Estábamos tan agostito

Una vez más, redifusión de tuits que hablan de temas ya pasados de moda

Spiderman y sus enmarañados amigos

Durante las últimas dos semanas repasamos la trayectoria de Spiderman en los cómics acompañado de otros héroes, recorriendo su primera década de historia. A partir de 1972 me permití dar un salto cronológico hasta 1981, surfeando la cabecera Marvel Team-Up en la que el trepamuros sería una presencia prácticamente constante durante toda una década, incluyendo una racha ininterrumpida del número 30 al número 104, ambos inclusive. Aparte de esta aparición mensual con otros superhéroes, Spider-Man seguiría teniendo encontronazos con más personajes del Universo Marvel, tanto dentro de sus propias cabeceras como en las de otros superhéroes. Por citar algunas relevantes, en el número  123 de Amazing Spider-Man conocería a Luke Cage, en el 130 Johnny Storm le ayudaría a construir el Spider-Mobile o en los números 161 y 162 coincidiría con Rondador Nocturno y con el Castigador. El justiciero de la calavera se convertiría en un habitual en la colección, a la que tampoco faltaban héroes de nuevo cuño, como Nova, o clásicos como el Capitán América.

Además, a partir de su segunda cabecera, Peter Parker, The Spectacular Spider-Man, el cabeza de red tendría el doble de posibilidades de encontrarse con más personajes de Marvel. Así, en el número 9 coincidiría con Tigre Blanco y en el número 22 de dicha cabecera se toparía por primera vez con el Caballero Luna. Ya en los 70, la popularidad de Spider-Man le convirtió en un habitual acompañante de personajes menos conocidos y más recientes para servir como carta de presentación a héroes como Ms. Marvel, Spiderwoman o el ya mencionado Nova. Spider-man se convertiría así en un invitado frecuente en las nuevas series lanzadas durante los 80 como Dazzler, Power Pack o la Hulka de Byrne.

En 1985 termina la cabecera Marvel Team-Up, y poco después el gran evento marvelita de los 80, Secret Wars, en el que Spidey tenía un papel considerable alrededor de todos los héroes del Universo Marvel. Sin embargo, la costumbre del trepamuros de aparecer casi siempre acompañado no decaería en aquel momento. En Octubre de 1985 se cruzaría con Hulk en Web of Spider-man 6, y al mes siguiente en Amazing Spider-Man 270 acabaría siendo apoyado por los Vengadores tras una ardua batalla contra un heraldo de Galactus. Poco después Daredevil le ayudaría contra el Comepecados en la cabecera Peter Parker: The Spectacular Spiderman y pocos meses después, en el número 115 de dicha colección coincidiría con el Dr. Extraño. Ya en 1987 tendría encontronazos con el Castigador y Daredevil en la colección arácnida principal o con Lobezno en Web of Spider-Man 29 y ya a finales de la década, en 1989, contaría con un pequeño arco lleno de crossovers en Amazing Spider-man. El arco se llamaba The Assassin Nation Plot y dibujaba nada más y nada menos que TOD!

Es cierto sin embargo que la presencia de Spidey en colecciones ya instauradas se había convertido en algo menos habitual. En parte porque la segunda mitad de los 80 eran una década donde pesaban mucho los elementos oscuros y trágicos de los personajes, y muchos guionistas consideraban que Spider-Man no aportaba en ese sentido, sino que restaba. También se habían popularizado las cabeceras colectivas gracias al éxito de la Patrulla X, lo que también cargaba las colecciones de personajes y hacía menos necesarios los crossovers. Aún así, eso no quiere decir ni por asomo que el cabeza de red no se dejase ver de cuando en cuando. En Uncanny X-Men 190 y 191, por ejemplo, a pesar de lo poco amigo que era Claremont de mezclar a los mutantes con el resto de personajes de la editorial. También cruzó sus caminos con varios vengadores, como en Thor 391 (en Mayo del 88) o Iron Man 234 (en Septiembre de ese mismo año).

Entre unas cosas y otras, Spider-Man no llegó a pasar solo ni seis meses en ningún momento del tiempo que va entre 1971 y 1990, pero la cosa iba a sufrir un importante cambio de tono a partir de entonces. Las tramas cada vez más complejas y enrevesadas que rodeaban a gran parte del Universo Marvel complicaban las apariciones puntuales y cada vez tendrían que justificarse en arcos narrativos más rocambolescos. Y vaya si los hubo. Pero de eso seguiremos hablando… la semana que viene.

Entre comunicado y comunicado, junio ya ha pasado

Una selección no exhaustiva (ejque eran muchos) de los tuits de ese junio que vivimos peligrosamente

No tiene temor porque lucha con la razón

Esta semana la editorial Arechi (cuya cabeza visible es un viejo conocido de este blog, Carles M. Miralles) ha empezado a publicar en España el manga de City Hunter (¡ánimo, a la tercera va la vencida!). Por supuesto se trata de una serie imprescindible para la generación que está siendo vacunada contra el Covid-19 en junio, aunque para las generaciones posteriores habría que advertirles de algunos detallitos que pueden ofender su sensibilidad. Como los abusos deshonestos a mujeres…

El fanservice, con la trama desnudando a las mujeres a la mínima ocasión…

Tanto parcial como totalmente

Más tocamientos…

Más fanservice, esta vez con extra de cuerdas

Y todo salpicado con un poco de humor tránsfobo y machista, ¡que se note que es 1985!

Y, por supuesto, lo que se convertiría en uno de los gags recurrentes de la serie: un montón de chistes de erecciones

¿Cómo aceptará el público del siglo XXI el manga de Tsukasa Hōjō? ¿Quemarán las redes? ¿Quemarán la editorial? ¿O se volverán fanáticos de City Hunter, haciendo retroceder el movimiento woke tres décadas? ¡Proximamente en sus redes sociales!

Están estropeando Marvel con tanta política

Última página de Incredible Hulk 256 (1981), por Bill Mantlo y Sal Buscema. La versión en español está sacada del tomo Increíble Hulk: Muerte y destino de Panini

[Idea inspirada por Necio Hutopo. Sí, por segundo día consecutivo]

Instagrameos del invierno de la tercera ola

Sí, hoy toca reposiciones. Para material nuevo, volved ayer. O cualquier otro día anterior de esta semana

¡Feliz 2021!

El supuesto primer mes de 2021 resultó ser el decimotercer mes de 2020. Vivimos tiempos extraños

Los últimos posteos del año 20

Diciembre fue más o menos así

¡Manos arriba!

¡Coño, Matt, qué susto me has dado!

¿Qué dices? ¿QUE TE DÉ LA CARTERA Y EL MÓVIL?

Joder con la crisis, al final era verdad que el mundillo se iba a acabar en dos años. Pero no, lo siento, no puedo dártelos.

Sí, sí, claro que me creo que vas a dispararme. Que estás mu loco y eso, que hasta aquí hemos llegado, que se ha acabado lo de ser un chico bueno.

Y no, no dudo de que me puedas acertar. Que aunque seas ciego se que tienes esos sentidos animales… ¿instinto arácnido? Ah si, «sentido del radar».

Verás, no puedo entregarte ni mi cartera ni mi móvil…

…porque se los he tenido que dar a uno de la competencia que ya me ha atracado dos estanterias más allá. Que se está poniendo de un peligroso lo de venir a la libreria de tebeos que esto parece el Bronx de 1972.

Tú Tubo

Amigos, adláteres, lo he decidido. Me voy a liar la manta a la cabeza y me voy a hacer yotuber de esos. Al fin y al cabo no es nada que no haya estado haciendo hasta ahora, la diferencia es que voy a sacar pasta por ello monetizarlo.

No, claro que sé que en realidad los yotubers no emiten por Yotube, ja ja. ¿Quién os creeis que soy, un señoro de esos que no saben de cosas modernas? Ya estoy mirando cómo configurar canales en Tic Tac, Intragram y Pinrelest (ahm… ¿alguien sabe qué IPs tengo que meter en el ICQ para que me salgan?).

¿El tema? Retrogaming. Videos comentando juegos de la época de los 8 bits, cuando eran BUENOS DE VERDAD. Que no necesitábamos shaders ni FBBAX ni oclusión ambiental para divertirnos, nos bastaba con juegos que fueran divertidos. Y dificiles, que todo el mundo sabe que a un chaval de hoy de los que juegan al Fornight le pones un Comecocos y no pasa de la primera pantalla. Así que ya sabeis, suscribios a mi canal de RetroJuegos, que cada Megusta es dinerito.

¿Cómo? No hombre no, en absoluto pienso fugarme a Andorra en cuando sea millonario para no tener que pagar impuestos.

No sé que os hace pensar eso ¿eh?