En septiembre te instagrameé

Enésimo acto de redifusión y reciclaje de mis tontás

Ver esta publicación en Instagram

Jane Foster y el acoso laboral #whatif10

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Ver esta publicación en Instagram

La última década de Marvel resumida en una viñeta #vco5 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

En septiembre te tuiteé

Sí, hoy toca otro de los famosos días vagos del abajo firmante

El Fin de la Eficiencia

-¡Shawn! Aquí traigo el guión de nuestro último episodio de Dr Fate.

-OK, J. M.

-Hemos dedicado un año a trazar un complejo mandala de lineas vitales entrecruzadas que enmarca un arabesco puzzle de almas y reencarnaciones y este episodio es su nirvana final. El nexo en el que sus existencias confluyen en un eterno ouroboros de karma.

-OK, J. M.

-Y yo… En fin, no es que dude de tu talento para retratar fielmente la odisea espiritual que aquí concluye, que llevamos trabajando juntos dos años ya pero… Es que hay una viñeta especialmente dificil. La despedida del Fantasma Errante y la pequeña Raina. A través de sus inocentes ojos hemos intentado proporcionar a nuestros lectores un atisbo de la emoción como fuerza fundamental del universo. De la felicidad como luz y guía en el sendero que toda alma debe recorrer en pos de su destino dhármico. De que ese principio cósmico que hemos llamado Dios existe en todos nuestros corazones y también nos referimos a ello como «amor».

-OK, J. M.

-Y… Bueno, son ideas sutiles y dificiles de plasmar visualmente. Pero yo no dudo de tu habilidad para hacerlo ¡todo lo contrario! Es sólo que… Mira, tú recuerda que nuestro tebeo no es una exploración del terror existencial como cuando dibujabas Sandman ¿vale? Perdona que sea tan pesado pero en estas cosas la linea que separa lo buenrrollista de lo inquietante es muy delgada. Bueno, venga, ya paro de incordiar y te dejo que curres. Hasta luego.

-OK, J. M.

-Shawn, así que estabas aquí. Toma, las pilas que me pediste que te comprara. Me debes 15 dólares. Qué caras son estas mierdas, con lo minúsculas que son. Son más pequeñas de las de mi reloj. Oye, si no es mucho preguntar ¿para qué las quieras?

-OK, J. M.

-Si no me lo quieres decir no pasa nada pero no me vaciles, Shawn.

-OK, J. M.

-¡QUE TE DEN, SHAWN! ¿ME OYES? ¡QUE TE DEN!

-OK, J. M.

App Ariencia

Vivimos en una internet donde impera el análisis sosegado y la reflexión en profundidad. Y cada dia más, thank God. A aquellos que llegasteis con la aparición de twitter no os lo parecerá pero los más veteranos hemos vivido una Red de Redes™ muy diferente. Una en la que imperaba el chistecillo fácil cuanto más soez mejor, believe you me. Una en la que las estrellas (de quienes no daré nombres, ni siquiera iniciales) vomitaban cada día un humor basto, tacky y primario entre las risotadas y los hoorays de sus enfervorizados seguidores.

Una en la que la manera de acercarse a un vintage episodio del Secrets of Haunted House de la DC de los early 80s…

…no era apreciar el trazo seguro y relajado de un Joe Kubert en la cumbre de su craft. O analizar el peso cultural del medio en plena inminencia del estreno de Superman II. ¡Ni siquiera estudiar la evolución de la subcontinuidad de los hosts de terror de la DC previa a su integración en el universo de Sandman I kid you not!

Lo que se hacia era buscar con lupa cualquier frame inocente que bien recortado y descontextualizado sirviera de gag. Un gag que, indefectiblemente, siempre acababa girando alrededor de lo mismo.

Y que culminaba en un comentario pretendidamente ingenioso y de doble sentido como «Harry nunca pensó que vería un rabo tan grande y caliente» o «Herbert pidió tener en sus manos la cola más grande del mundo y este fué su infernal destino«.

Afortunadamente hoy en dia somos una sociedad mucho más culta y menos arevaliana en la que el séptimo arte es tratado con el respeto que se merece y una historia es valorada en su conjunto. Y lejos de quedarse en la gracieta facilona un post dedicado a tal episodio continuaria con su lectura considerando que…

…que… Ahm… Que si ya habeis visto Chernobyl, que todo el mundo dice que es buenísima…

Sincronia

Recientes investigaciones han descubierto nuevas e insospechadas propiedades en la conducta de los taquiones. En su artículo publicado en el número de junio de la prestigiosa American Scientistis el físico del CERN Andreas Burgersonn esboza una teoría de ondas que podría explicar la hasta ahora elusiva cualidad transmisora de energía mediante impacto que en sus experimentos han mostrado los taquiones e incluso predecir su comportamiento. Burgersonn concluye su artículo con una ecuación, todavia incompleta como él mismo confiesa, que en su forma más simplificada para mayor comprensión lectora vendría a tener este formato.

Las impactantes consecuencias saltan a la vista y la ágria polémica ya se ha apoderado del correo de la prestigiosa revista. Y no es para menos ¿verdad?

Ay perdón, que siempre se me olvida que los que estais titulados en química no teneis ni idea de integrales y hay que explicároslo todo clarito. Tranquilos, que vereis cómo si os lo explico en bolas lo vais a entender todo perfectamente.

Como sucede con las bolas de la Cuna de Newton, la energía intrínseca de los taquiones se transmite de manera transiente al impactar con una masa de ficción, propagándose sucesivamente en el tiempo y en el espacio sin pérdida apreciable. Veamos el ejemplo que pone Burgersonn.

En 1993 un ROB! ya en pleno dominio de sus facultades regala a la humanidad esta página de X-Force.

Como los adláteres más veteranos ya saben, su incontenible GENIALIDAD! hace que desprenda una imparable corriente de taquiones que viaja atrás en el tiempo unos diez años. A 1983 concretamente.

Influyendo en un mediocre dibujante y guionista que entonces está comenzando a despuntar, un tal Frank Miller, e inspirándole a copiar la GENIAL! doble página de ROB!

Según los cálculos de Burgersonn la energía acumulada por los taquiones en su raudo trayecto es mucho mayor de lo que se creia hasta ahora. Tanto que no toda se gasta en la plasmación de la página retroplagiada del futuro. La fórmula abocetada más arriba describe cómo se transmite sucesivamente en bloques compactos que a su vez impactan en terceros y hasta cuartos tebeos. En el caso que nos ocupa este chaval, el Miller, unas décadas después realizará una simpática obrita no exenta de mérito propio titulada Sin City.

Y es en sus páginas, por un proceso todavía sin explicación clara, donde la energía taquiónica sobrante desplaza un bloque gráfico atrás en el tiempo de manera similar a la de la página original de ROB! Y podemos estar leyendo en un Detective Comics de 1979 una historia de complemento del Blanco Humano dibujada por Dick Giordano…

…con su habitual trazo fino y elegante y sin previo aviso ZASCA.

Aparece Marv en medio de la historia.

Como ya hemos dicho, las implicaciones de tal descubrimiento son extraordinarias. Capaces de hacer tambalearse todo lo que creiamos conocer de los taquiones. Tanto que muchos críticos exigen evidencias más contundentes alegando que, al fin y al cabo, estamos hablando de un mero parecido físico muy posiblemente debido a una simple serendipia. La novela gráfica de Miller es mucho más que una cara, tiene un definido estilo visual marcado por un contrastado blanco y negro de sombras nocturnas proyectadas sobre muros enladrillados.

Y sería algo distinto, una prueba irrefutable, que literalmente un trozo de Sin City, con su Marv, su blanco y negro contrastado y sus ladrillos…

…apareciera insospechadamente incrustado en medio de una viñeta de la mencionada historia de Detective Comics…

Recreando el pasado

Charles Soule y Paulo Siqueira están publicando una historia de Lobezno en la nueva encarnación de Marvel Comics Presents que tiene la peculiaridad de que cada capítulo tiene lugar en una década distinta: los 40, los 50, los 60…

En la época anerior a 1973 todo es difuso y fácil de encajar. Pero para empezar el capítulo de 1989 Soule tuvo la idea de cubir el hueco entre el capítulo anterior y este con un rápido resumen de lo que le pasó a Lobezno en la década de los 80. Y el dibujante suplente, Dio Neves, que al parecer solo conoce esa década por Stranger Things, se miró algunos tebeos y portadas de la época y en la mayoría de los casos el resultado da el pego

Pero, ay, Neves no debe de haber visto el trabajo de Dave Cockrum ni en pintura, y cuando toca dibujar a la Patrulla de 1981 lo hace con un look algo… posterior

Porque el traje que lleva Tormenta es el que debutó en Uncanny X-Men 273, de 1991, en aquel tebeo de los ocho dibujantes

Y el de Rondador es el uniforme con el que inaguró su cabecera propia (una de ellas) allá por 2004

¡PERO! Otra posibilidad es que el dibujante no se haya equivocado, sino que sea una pista. Tal vez el tiempo en Marvel se haya alterado y nadie se haya dado cuenta. Tal vez un poder superior ha comprimido sesenta años en una sola década, mezclando uniformes y conceptos. Alguien que creía que todo era demasiado complicado y había que simplificarlo

Todo esto ha pasado antes, ¿por qué no puede volver a pasar?