Todo es adaptarse.

¿Qué semana, eh? No solo empieza con la resaca de haber visto adaptado un cómic a los servicios de streaming sino que acaba creando la resaca de haber visto adaptado un cómic a los servicios de streaming. Claro que la anterior tuvo la resaca de haber adaptado unos personajes de cómic a animación y esta terminaba con la adaptación de una novela japonesa en la que han decidido que la mayoría de personajes no sean asiáticos. Se ve que Scarlett Johansson estaba ocupada en otra cosa. ¿Que esto último es un cómic? Pues porque Akira Yoshida aún no se ha puesto a ello.

Por supuesto, podría seguir hablando de Prey y de cómo consolida una idea que ya nos ha ido dejando caer Red, Baymax y las propias Paper Girls: «Si sangra, puede matarlo».

Así que vayamos a The Sandman, que ya sé que es de lo que todos queréis que escriba. Os voy a dar el gusto. Hablando, además, de la adaptación en sí. Mi primera idea era recomendaros que os leyérais un libro sobre el tema de las adaptaciones y las broncas arriba y abajo con ellas: Tales from Development Hell de David Hughes, pero pasan dos cosas. La primera y más importante, que el propio autor del libro colgó el capítulo correspondiente en su blog para que lo pueda leer quien quiera. Y segundo, que no sé yo eso de recomendar libros. Parece que leer no gusta mucho, es más fácil llamar ‘amarillento’ a algo sin habérselo leído. Hacer un Angosto, vaya.

Así que, en su lugar, voy a hacer un resumen general. Yo os recomiendo mucho más que le déis al enlace y pidáis a google translator que os diga lo que pone. No es tan bueno como Altavista pero logra que no lo ovidemos. Por lo demás os resumo el asunto.

El artículo empieza diciendo algo así como que The Sandman dió respetabilidad al género y ganó premios y robaba de muchas partes, perdón, tenía muchas tradiciones que continuaba, poco menos que inventó la Novela Gráfica en su variedad de 24 páginas, porque esto es como el Fandom, regularmente alguien lo crea. Y luego demuestra cómo son los periodistas hablando de que Warner se hizo con el control de DC. Que es algo de ya sabemos que es falso por lo de Kinney y tal. Pero bueno, periodistas.

Lo importante es que nos ponemos con las historias de la adaptación, primero con Elliott y Rossio (Aladdin, Men in Black y varias películas más hasta llegar a The Lone Ranger) que aseguraron que les echaron, pese a que el guión le había parecido bien a Gaiman, porque el productor quería que a Sueño le atraparan unos adolescentes de farra haciendo una sesión mágica. Por lo visto estos guionistas se creían mejor que Ghoulies.

Entonces llegó Roger Avary, que tenía a su favor conocer a Tarantino y en su contra aún no tenía la historia de Glitterati, y el proyecto se puso otra vez en marcha con ellos. Por supuesto adapta los dos primeros arcos, saca a El Corintio como gran villano y hay una trama romántica o algo con una Rose. Quien, de hecho, acaba teniendo dos. Platónicas, claro.

El problema es que estos guionistas tenían más cosas que hacer así que viendo que no terminaba pasaron a la siguiente y dejaron solo a Avary que, al fin y al cabo, conocía a Tarantino. Así que se puso a adaptarlo. ¿Cómo? Bueno, ahora El Corintio era el padre de Rose. Y salía la casa de Madonna. Pese a lo cuál no se entendía con el productor, porque el productor quería a Sandman ‘con mayas y capa golpeando a El Corintio’ como era el modelo del momento. ¿Que qué momento? 1997. Nunca fue fructífera la relación de los superhéroes y el cine.

Si os estáis preguntando quién era ese productor… Jon Peters. ¿El de la araña mecánica de Wild Wild West (1999)? Ese. Eh, no os riáis, sus últimos cre´ditos son Superman Returns (2006), Man of Steel (2013) y A Star Is Born (2018).

Según Avary lo que Peters quería era un nuevo Batman. Que en 1997 era Batman y Robin. Pero Batman con pezoneras encaja perfectamente en una versión de The Sandman que siguiera lo que Poppy Z. Brite o Clive Barker hubieran podido imaginar.

Pero bueno, que se tratjeron a otra persona. A William Farmer, porque les había gustado su guión para lo que acabaría siendo Jonah Hex. Que deja claro que considera que el problema de los cómics es que no tienen una estructura clara de tres partes -risas- y sigue diciendo que lo que querían en realidad era crear toda una franquicia alrededor de The Sandman. Con la película del mismo nombre en el centro. Supongo que estarían pensando ya en la posibilidad de una película para Madame Web.

Solo que Farmer -que, inexplicablemente, no tuvo una gran carrera en Hollywood siguiendo el estreno de Hex– se encontró con que él hacía lo que le pidieran, pero lo que le pedían eran cosas como que el cambio de milenio tuviera una importancia crucial, y que hubiera una escena en una rave.

El resumen de lo que se filtró es bastante inenarrable pero muy divertido, os animo a que vayáis a leerlo a la página original, pero os resumiré que saquean cosas de Terminator 1 y 2, que ahora El Corintio es el hermano de Sueño, y que la pelea entre los dos es porque el tercero de los hermanos, Lucifer, hizo una apuesta con el primero.

Por algún motivo cuando llamaron a Gaiman a preguntarle su opinión se pasó quince minutos gritándoles cosas.

Artistas.

Por suerte el guión -una versión de él- fue filtrado a una web y vilipendiado tan fuerte que uno pensaría que qué suerte tuvo Gaiman de que alguien filtrara ese guión de acceso restrictivo a internete. Sí. Una fortuna.

Así que se paró todo. Otra vez.

Incluso hubo rumores de que Gaiman se iba a llevar el material a algún sitio distinto de Warner. Algo que el propio Gaiman negó asegurando que era ridícula la idea siquiera de que la adaptación de Gaiman no fuera para Warner.

El siguiente en pasar por la picadora de guiones fue, ya en los ’00s, David J. Schow. Autor de splatterpunk -al fin y al cabo el horror es una parte importante del cómic, al menos en sus primeros números, y no podría ser algo que se dejara de lado con facilidad al adaptarlo- así que traer a Schow, que venía de adaptar The Crow. Que por lo visto era más importante que su guión para Critters 3, el arte nunca es comprendido. Por supuesto todo esto fue mucho antes de que hiciera guiones como el de The Texas Chainsaw Massacre: The Beginning. Pero eso es otro tema, centrémonos en este.

Su idea fue hacer algo que no fuera una historia de orígenes. Para lo cual decidió centrarse en cuatro personajes: Sueño, Muerte, El Corintio y Grace. Grace es un personaje que se había inventado él y que sería hija de la Rachel del cómic además de una descendiente sangínea de El Corintio. De paso mostraría las posibilidades de The Sandman llevándole a una aventura para recuperar sus tres posesiones. Lo cierto es que para no ser una historia de Origen daba la sensación de serlo.

Por supuesto se metió por medio Peters. Quería que The Sandman tuviera una trama romántica, que El Corintio fuera más fuerte y poderoso que él y que secuestrara a la chica.

Mientras, Gaiman se desesperaba y decía que ojalá lo convirtieran en una serie de televisión. Y que lo último que sabía es que le habían preguntado si The Sandman tenía un gran villano central como en Harry Potter y en El Señor de los Anillos. Y que él había respondido que no. Y eso era lo último que había sabido.

El texto termina ahí. Faltan los movimientos en los ’10s con David S. Goyer y Joseph Gordon-Levitt guionizado por Eric Heisserer. Que dijo que esto tendría que ser una serie de HBO y no una película o una trilogía. Pero al guionista del remake de Pesadilla en Elm Street y más recientemente autor de la adaptación de Bloodshot, no le hicieron demasiado caso.

Detrás de él vinieron James Mangold (Logan) o Eric Kripke (Supernatural, The Boys) que se encontraron con diversos problemas con HBO… Hasta que HBO decidió pasar.

Eso, unido a que Goyer contrató al guionista de series y cómics Allan Heinberg y a que el éxito de unos y otros, especialmente de Buenos Presagios, hizo que existiera una posibilidad de venta -aunque American Gods hizo que no en Prime– que nos lleva a la llegada a Netflix.

De la que Gaiman ha dicho que ha trabajado en The Sandman más de cerca que en American Gods pero no tanto como en Good Omens. ¿Cómo se dice en inglés Nadar y guardar la ropa?

Pero bueno, lo importante es que sabemos que la adaptación ha sido hecha de manera muy diferente a lo que teníamos hasta ahora: Nada de El Corintio apareciendo todo el rato y siendo el Gran Villano; nada de rebajar o eliminar la brutalidad del cómic, el horror noventero, la violencia, a favor de un tratamiento más Para toda la familia que permitiera venderlo mejor cambiando el tipo de violencia que se ejerce y es ejercida; nada de trasladar este daño a los animales; y, por supuesto, nada de extender innecesariamente las historias. Al fin y al cabo todos sabemos que 24 páginas no dan para una hora.

Todo es adaptarse.

Vueltas y revueltas

Hoy tampoco hay ganas de escribir posteo. Total. Lo normal hubiera sido hacer un Weekend ADLater con lo de San Diego pero es que… ¿habéis visto las cosas que han anunciado? Si casi todo estaba anunciado ya o era un trailer. ¿Qué vamos a hacer ahora, rescatar chistes de hace ocho años y hacerlos pasar como algo nuevo? ¿Decir que eso ya lo predijo Teen Titans? Pasando. Así que voy a hacer como Warner y a fingir que no hay nada que ver para el futuro.

En lugar de eso, mejor me centraré en uno de los cómics que han anunciado en Marvel. Porque ejemplifica perfectamente esto que decimos siempre aquí de que Todo esto que ya ha pasado

…y volverá a pasar, y…

volverá a pasar.

Pues así todo el fin de semana. Mira, me voy a poner el ventilador y a descansar.

Minutos musicales

Hace demasiado calor como para escribir nada, así que vamos a algo más sencillo que un anarroseo de notas de prensa o una lamida de culo a una persona con poder en el mundillo. Sí, más sencillo aún que la programación habitual de las webs de cómics.

Vamos con música. Porque nos hemos encontrado con esto -que es del año pasado pero es que los taquiones etc…- y tenemos que aprovecharlo.

Total, para hacerle un roast a Torcuato siempre hay tiempo.

Por supuesto ni tenemos nada que ver con esta persona, ni nos hacemos responsable de los efectos de escuchar estas cosas.

Pero para rellenar un día nos vale.

El esencial Thor

¿Son los aficionados al cómic realmente aficionados al cómic o son una categoría de juegos de preguntas y respuestas del mismo?

Demasiadas veces queda la sensación de que el uso de los conocimientos comiqueros (inevitablemente limitado, pero si tienes dudas alguna vez porque alguien se presenta como ‘experto en cómics’ no tienes más que preguntar por un tema al azar como cómic pinoy) es una excusa antes que una manera de relacionar cosas entre sí.

Pongamos por caso el Torcuato que nos ocupa este fin de semana. Resulta que ha salido gente usando la carta de «malditos progresistas, estáis destruyendo los cómics originales».

Pero, ¿qué son «los cómics originales»? Porque habrá quien asegure que son aquellos en los que Torcuato era un señor blanco y masculino. Incluso elevado a sí mismo en ese aspecto, muy Masc X Masc.

El asunto es… ¿Y si nos vamos a su primer cómic? A esa primera aparición en el número 83 de Journey into Mystery en agosto de 1962.

Porque, claro, ¿cómo van esos expertos en cómic a llamarlo de otra manera que Primera aparición? Al fin y al cabo no es cómo si Marvel/ Timely hubiera tenido antes un cómic creado por Stan Lee sobre una diosa clásica reinterpretada… digamos… Venus.

Así que Torcuato, decíamos… ¿Cómo era en aquella primera aparición en Journey into Mystery que decíamos antes? ¿Qué era lo que se nos contaba? Ah, sí:

En realidad Thor es cualquier persona que sea digna de levantar el bastón -como el doctor cojo Donald Blake– y que se mantenga cercano a él durante mínimo sesenta segundos.

Parecen unas reglas muy básicas. Sostienes el palo, eres Thor.

Por supuesto Stan Lee, por necesidades narrativas o lo que sea, cambió de opinión luego. Y otra vez. Y más gente que no era Lee pero a los que Marvel contrataba para los fanfics oficiales. Y… Bueno, os hacéis a la idea. Al fin y al cabo en ese primer número ya escribían Lee y su hermano Larry Lieber.

Cada vez que ha hecho falta se ha cambiado la idea de lo que es Thor. Desde entonces hasta Torcuato.

Es algo que sabemos ahora y que se sabía ya en los años ’90.

Así que, podemos aceptar que el que cambie es parte del personaje…

O ponernos tontos y emperrarnos en que la única versión válida es la original.

¿Qué? ¿La de Journey into Mistery #83?

¿Pero es que no me habéis oído antes? Nadie sabe en realidad de cómic. CREE saber de cómic.

El primer Thor creado por Stan Lee y publicado dentro de Timely/Marvel fue en 1948. Dentro del número 11 de Venus, un cómic sobre una diosa venida a la tierra que tiene una doble personalidad como Victoria «Vicki» Nutley Starr. Que tras ocho números viviendo aventuras amorosas -o algo- ahora… bueno. Pasaba a tener aventuras fantásticas en las que tenía que usar sus poderes.

¿Cómo? No os suena esta superheroína creada por Stan Lee. Qué curioso, me pregunto a qué se puede deber.

Como decía, lo que empezó más centrado en la parte romántica del asunto fue pasando al fantástico, y de ahí que para el número once ya se nos presentaran aventuras en las que salían otros dioses como Júpiter, Apolo o…

Thor, claro. ¿Cómo no iba a salir? En toda su gloria de pelo rojo, barba y un mazo. La viva imagen que cualquier Esencialista de Marvel debería estar pidiendo. Al fin y al cabo si los Amish de Marvel quieren la creación original de Stan Lee… ¡Es esta!

Las cosas son como son. Al fin y al cabo Thor volvería a aparecer en el número siguiente, el 12, con otro modelito, otra arma… ¡Y con Loki!

Y volvería a aparecer de nuevo en el 13…

hasta dos veces…

Digo yo que ya tres números seguidos, escritos por Stan Lee, con un claro componente superheróico, claramente significa que ESTE es el Thor original.

Uno que es incapaz de ser consistente con su apariencia, armas o poderes. Pero, eh, ¿no era el Original el que se reclamaba?

Pues aquí le tenemos. Con Venus. Una superheroína creada por Stan Lee que luego para encajarla han creado dos historias distintas. En una era una sirena. Sí, ya. En la otra era Afrodita y todo esto una versión de los Olímpicos. Luego para los ’10s decidieron que ambas explicaciones debían pelear y acabaron dando vueltas por Agentes de ATLAS y Hércules y… en fin, las típicas historias de la Marvel que ya se contarán si hace falta en este vuestro blog. Pero que concluyen en una cosa.

Venus está dentro de la continuidad oficial. Y la explicación sobre este Thor que aparece en sus páginas es un añadido traído tiempo después.

Y por lo visto a esa gente no le gustan los añadidos. Así que…

AVIV RÖHT!!!

Everything Everywhere All at Once: The Ezra Miller Story

A veces es difícil separar las noticias verdaderas de las cosas más o menos verdaderas pero no muy noticias. El periodismo es así, puro cebo. Viene todo esto porque no estamos dejando de leer historias de Ezra Miller últimamente y está la cosa un poco extraña.

Es decir: ¿Cómo es posible que tenga a la vez broncas en Estados Unidos, Alemania e Islandia? No solo eso, ¿cómo pueden suceder las noticias de Estados Unidos a la vez en Vermont, Massachusetts, Hawái? Por supuesto hay una respuesta sencilla: Es el hombre más veloz del mundo.

La otra, por supuesto, es que los periodistas periodistean. Total, si lo mismo te montan un artículo sobre lo poco que venden los libros -que es verdad- sin entender o contextualizar las cifras o de dónde vienen, hablar con los que allí estuvieron o, en fin, la fuente del mismo… Pues es normal que en cuanto haya un ´término que consigue visitas lo metan siempre que pueden.

Así consigues convertir ‘Ezra Miller‘ en un término SEO para que entren visitas porque, total, no es como si hubiera gente real detrás de la cosa esta o como si hubiera temas extraños.

Lo primero que tenía intención era de hacer un repaso a los sucesos documentados y la cronología de los mismos. Por suerte tenemos un artículo de The Cut que se ha molestado en hacer un repaso a todo esto, y a un usuario de Reddit que se ha hecho la línea temporal de los sucesos y sus localizaciones. Lamentablemente no han hecho un análisis de algunas de las cosas que hay alrededor. Pero os lo hago yo, luego meto un párrafo así como de mucha reflexión y termino con un chiste. Y, pumba, el 4 de julio más hecho que con Will Smith.

El principal problema de todo esto no es que Ezra Miller pueda o no ser una persona violenta. Hay vídeos que le muestran siendo violenta. Y sospecho que un tanto beoda. Pero tiene todo muchas cosas a su alrededor.

Por ejemplo, el hecho de que sea una persona queer declarada dentro del reparto de la cosa esa de Snyder. Es cierto que por lo menos es blanco, porque Ray Fisher se quedó sin película – e incluso sin salir en la película de The Flash– por mucho menos.

Pero es que los temas que se han dicho y usado en las distintas broncas de Miller incluyen temas de identidad sexual y padres diciendo cosas como que su prole ‘no es trans‘. Discusiones sobre sectas en torno a famosos jolibudienses que han interpretado a superhéroes -que ya es raro que podamos poner más de un caso aquí- en las que su papel como famosos es lo que ha servido de gancho. Discusiones sobre gente queer siendo identificada poco menos que como pedófilos metiendo por medio las cosas trans, una sorpresa, incluyendo la historia de alguien que pide una orden de alejamiento por algo de hace tres meses. Un padre que denuncia que ha secuestrado a su mujer e hijos, y luego la mujer sale a decir que el exmarido era un maltratador y le ayudó a huir. El hecho de que digan que ‘consume maría’ que a estas alturas no sabes si quieren pintarle como alguien de los años setenta o como el nuevo Charles Manson. Igual que la señora que se supone que se le acerca a decirle cosas porque es famoso y él responde con violencia. ¿Será que es mejor no acercarse a los famosos? Y, por supuesto, todo lo transversal como el que algunas de sus teóricas víctimas no sean de raza blanca ni, desde luego, ricas.

Por supuesto hacer chistes sobre que Ezra Miller aparece en sitios y ataca a gente, o la rapta, o lo que sea -Recordemos que un medio llegó a dar como noticia que en su casa había armas. Como si no se acordara de improviso de que son un medio estadounidense.- se hace porque da visitas. Y de ahí que en estas últimas semanas hayamos visto noticias de continuación de algunas de las antiguas, sin mencionar que son antiguas.

Pero, claro, muchas de las ‘fuentes’ de esas noticias no dan ni las fuentes de las noticias. A veces porque se hacen eco días más tarde.

Como esa ‘imagen oficial’ de Namor que de momento no hay ninguna fuente oficial que haya confirmado. No significa esto que no pasara, significa que aún no es oficial. Decir que es oficial es mal periodismo, incluso aunque al final lo acabe siendo. Necesitas tener los ‘recibos’ que demuestren de dónde lo has sacado.

Que es una cosa que debería ser básica del periodismo, incluso aunque parezca que el ‘periodismo‘ sobre cómic consista en usar lomos de tomos gordos como decoración de fondo.

O te puedes acabar encontrando con noticias sobre la portada de The Flash -Hecha, por cierto, por el propio director de la teórica película. Sí, también dibuja. Estas cosas pasan.- que estaba protagonizada por Ezra Miller desnude…

que luego reproduce incluso un medio de los más leídos de España: El Marca

E incluso cuando lo la retiran parece que su contenido es peligroso…

Cuando en realidad es poco menos que un chiste.

Pero que debería ayudarnos a recordar que estas cosas con periodistas por medio no siempre son lo que parecen.

Porque, además, por quién le vas a sustituir. ¿Por Chris Pratt?

Una historia completa

Como siempre, hay muchas cosas de las que podríamos hablar. Pero es que esta semana sale a la venta en España un libro que es Uno de Esos Libros. Verdadero Creyente en Es Pop.

Deberíamos de haberle pedido un ejemplar al editor para, a continuación, hacer anarroseo de párrafos y ahorrarnos el posteo de hoy. Pero es casi mejor que se le compren los libros a los editores pequeños y que nosotros nos limitemos a enseñar por un agujerito todo lo que hay dentro.

Porque alguien – Abraham Riesman– decidió que había que hacer una biografía completa de Stan Lee. Y lo que es más, la hizo. Ni siquiera es realmente una biografía escándalo tipo las de Kitty Kelly. Lo que pasa es que, bueno, dar datos a veces es casi tan escandaloso como invertárselos.

Riesman estaba escribiendo una serie de artículos sobre el cómic estadounidense y el de Stan Lee y la creación de los superhéroes de Marvel tuvo mucha repercusión, lo que llevó a -por supuesto- que se pusiera a escribir un libro. Pero en lugar de hacerlo copiando de entrevistas antiguas y tal tuvo la desfachatez de irse a entrevistar a colaboradores de Stan Lee, familiares -su hermano Larry Lieber, por ejemplo-, gente que trabajó con él -o a sus órdenes- en alguna de las múltiples empresas y blablabla. Y, claro, la gente blablablabla en cuanto tiene oportunidad.

Veréis el día que salga el libro sobre Forum.

Lo que, inmediatamente lo convirtió en un libro polémico porque a ver qué iba a ser eso de hablar de Stan Lee y que no fuera una hagiografía. Que es algo que ya pasó en parte cuando Tom Spurgeon y Jordan Raphael publicaron la biografía -también crítica porque resulta que la gente no es solo buena, y menos los que hacen pasta de verdad- The Rise and Fall of the American Comic Book. Que además se publicó a principio de los ’00s antes de que llegaran las explosiones de cameos y la de mierda del final de sus días. Aunque fuera en parte como respuesta a la autobiografía que con el nombre de Excelsior! Lee había sacado según se iniciaba el nuevo milenio.

Pero bueno, que el presentar declaraciones que le hacían quedad mal no gustó. Y eso que no consiguió que Lieber le dejara contar toda su historia, pero lo mismo algún día sale la autobiografía de Lieber y… Pero bueno, volviendo al tema. Que todo lo que cuenta va con una serie de declaraciones cruzadas de gente, de manera que hay veces en las que se observa con mayor claridad que cada uno cuenta la historia según la vivió, barriendo, o empujando con la escoba, hacia donde le interesa, y otras esa falta de fiabilidad de los narradores está centralizada en una persona mientras el resto opina de manera similar.

Quizá lo más divertido de toda la bronca es que en realidad Stan Lee acaba pareciendo una persona más humana y menos su propia caricatura, la que nos hemos formado o la que él quería vender, y sin embargo mucho fanboy se rebotó precisamente porque quería la caricatura. Por ejemplo, el primer escritor de fanfics de la historia de Marvel, Roy Thomas, se pilló tal rebote que acabó publicando en The Hollywood Reporter diciendo que un 5% de lo escrito en el libro era falso y que eso no se podía tolerar. Mi parte favorita del artículo es cuando dice que si hubiera dedicado ese tiempo a investigar sobre Jack Kirby también hubiera encontrado gente hablando mal de él. Así que supongo que el Lee vs Kirby no se acabará nunca, porque venir aquí a sacar a Kirby, bueno… las hinchadas tienen sus cosas.

Por supuesto en el libro se habla de la vida familiar de Lee, igual que se habla de cuando se trasladó a Hollywood para venderles proyectos -sale mal-, de cuando intentó establecer sus propios cómics y series de superhéroes -sale mal-, de cuando creó StanLeePuntoCom -sale tan mal que debería de tener su propio posteo en ADLO!, ¿o lo ha tenido ya? Los taquiones…- y, en fin, todas esas cosas que le acabaron demostrando que lo mejor que podía vender Stan Lee era… Stan Lee. Parte Creador Absoluto de Marvel, parte su principal mascota.

Lo curioso del caso es que es mucho lo bueno que dice también de Lee, desde cómo -por los motivos que fueran- acreditaba a los autores de las historias en Marvel a cómo -de nuevo aunque fuera por estar a la altura de su tiempo- tomo decisiones en sus cómics que por tibias que pudieran parecer ya estaban mostrando un cambio. (Vamos, lo que siguen haciendo hoy día las empresas multimillonarias esperando a cambio un pin.)

¿Esperabais que pusiera aquí extractos del libro? Pues claro que no, que luego no os lo pilláis. Pero, mira, podéis echarle un ojo al principio en la propia web de la editorial.

Y en cuanto a la traducción, seguro que os gusta. La ha hecho un auténtico experto en cómics que escribía columnas en ForumJose María Méndez.

AVIV FFUN’!

Todos lo sabíamos (Menos los de siempre)

Yo hoy iba a hablar del musical de El Gua2. Es decir, esto es como lo de Ezra Miller, ahora mismo hay mucha gente eligiendo entre la realidad y la leyenda. Pero, oye, hacemos un repaso a musicales, hablamos de lo que es un Jukebox Musical, sacamos la obra The Joker de 1925 (una comedia de intriga pero no musical, qué lástima) y pim-pum-pam, otro lunes resuelto en este vuestro blog.

Pero, claro, no contaba con su (falta de astucia) y con que lo que se comentaba una semana iba a llegar la siguiente a demostrar. Es decir, esto:

Ya, ya, ya sé: ¿qué cojones nos estás enseñando ah´í, Jónatan?

Pues qué queréis que esté enseñando, lo que cualquier persona que estuviera vivo el verano pasado sabía lo que iba a encontrarse:

¿Os acordáis de lo que hablábamos la semana pasada? Aquello de que había sido un éxito en Todos Tus Libros y blablabla. Pues este cómic salió esta semana, el año pasado tuvimos la experiencia con Batman. Así que el resultado es…

Que, de nuevo, es el libro más vendido.

Lo sabíamos todos menos, por lo visto, los que ya se encontraron con este percal el año pasado. Porque de los 100 libros –que podéis consultar aquí– este es EL ÚNICO que no tiene su portada.

Claro, son cómics, un número suelto de 4,20€… ¿Cómo va a vender un… ¿cómo era?

un objeto cosmético de Fortnite?

Pues así están las cosas por, precisamente, lo que hablábamos la semana pasada. Así que mientras no monten skins de Fornite de Pérez Reverte -que todo podría ser- tiene pinta de que cada vez que haya una de estas va a estar arriba del todo de las ventas.

Y eso que cada cual tiene sus juegos. Para cada generación.

Aunque, en realidad, es algo muy de toda la vida.

¿Regalitos con los cómics para vender más? Un clásico. ¿Regalitos de los tecnojueguitos para vender más?

Pues también, claro.

Todo está inventado ya… ¿Cómo es posible que siempre pille a alguien con el culo al aire?

¡A vender Tebeos!

Una curiosa situación de la actualidad es que tenemos mas acceso a la información y los datos que nunca. Pero no parece que eso lleve a que, además, lo aprovechemos.

Entendedme, claramente se aprovechan porque hay que crear contenido todo el rato, pero una cosa es crearlo y otra que ese contenido se haya molestado en estudiar el contexto, el significado, el origen de los datos. O en hacer alguna prueba de ellos.

Así hemos podido leer hace poco en un medio que el manga vendía a finales sel año pasado» y en aquel momento, que son delimitaciones muy claras. Pero bueno, son periodistas españoles así que no es raro leerles cosas como que 

el manga es infinito. No es un subgénero del cómic ni de la literatura, es un universo en sí mismo que condensa todas las temáticas -aventuras, terror, deporte, erotismo, costumbrismo, LGTB…-

Uno lee eso y podría llegar a pensar que es que el Manga es un tebeo con otro nombre. Y que meter a todos los de Japón en el mismo hueco tiene que hacer a la fuerza que haya variedad. No puedo dejar de pensar en un periodista nipón diciendo que los Tebeos son infinitos, puedes encontrar desde Mortadelo y Filemón a Moderna de Pueblo pasando por Purita Campos o Super Patata, o Anarcoma y de Sebas Martín a El Torres pasando por Paracuellos y Ana Penyas. ¡Es infinito!

Luego ya la cosa de las temáticas que separa LGTB de ser terror, costumbrismo, erotismo, aventuras… deben de ser cómics de vaqueros.

Pero bueno, que ni es lo más tonto que dice el artículo ni lo que más hace poner los ojos en blanco. La idea de los coronaotakus es como para darles un premio.

Aunque probablemente lo más estúpido sea lo de una serie de mejoras tecnológicas posteriores lograron reimpulsar su publicación gracias al abaratamiento de los costes de edición.

Sí algo ha caracterizado a la publicación en papel en los últimos años es que es más barato, sí. No tienes más que preguntar por el papel a los editores.

Por supuesto parte de esto viene de la idea básica de que el periodismo tiene dos funciones: 1) Dar explicaciones fáciles a temas complejos y 2) Ponerle un formato más legible a las notas de prensa con el argumentario de los que pagan.

Que estemos en pleno lanzamiento del sello Zona Manga del primer grupo editorial mundial, PRH, seguro que no ha influido en este artículo. Que va. 

Pero bueno, como decía antes, todo esto sirve para hablar de al menos tres temas de interés. El primero de los cuales es precisamente que comparar toda la producción de un país con un género de otro es una cosa curiosa que se sigue haciendo. 

¿Significa esto que no creo que el Manga esté vendiendo más? En absoluto. Ahora hay como media docena de títulos que venden muy bien. Alguno de ellos no son ni reediciones, no os digo más. Y como pasa siempre, en cuanto hay media docena de títulos que venden parece que el mercado cambia. Pero bueno, la última vez que pasó esto fue cuando Glènat tenía a la vez Naruto, Bleach y Kensin. Así que ya sabemos que es un plan a futuros sin fisuras.

El segundo es de dónde vienen los datos que se dan. A estas alturas parece que seguimos con el famoso secretismo de las ventas, de vez en cuando alguien consigue unos datos Nielsen o GFK y hace lo que puede en interpretarlos, y en ocasiones se fía de modificadores externos, como el listado de más vendidos de TTL, sin pararse a pensar qué significa o qué datos se tienen en cuenta.

Es un poco como intentar adivinar lo que hay dentro de un regalo a fuerza de agitar el paquete y escuchar cómo suena. Puedes acertar pero quizá te cargues algo por el camino. 

Sobre todo porque hay un asunto básico con esto de las listas, y es que se reporta siempre a partir de un número de ventas dentro de un número igual de concreto de tiempo. Es decir, si se están hablando de, por ejemplo, Los 100 más vendidos de la semana lo que tendremos son los títulos que más han logrado vender durante 7 días en sus 100 puestos superiores. De modo que una compra sostenida como la de un título habitual -es decir, un acumulado grande al principio y un descenso más o menos suave después – no funcionará igual con un título regular. Porque, por un lado a la gente que colecciona con una periodicidad le interesará más estar al día, y por el otro el ser una serie concreta favorecerá que se vayan vendiendo los títulos iniciales antes que los nuevos y que los sucesivos vayan perdiendo a los lectores que abandonen los cuat… las series. De ese modo los primeros números irán logrando un mayor acumulado pero será más extraño que salgan en las listas, y sin embargo los números nuevos tendrán una semana al mes en el que tendrán su oportunidad de estar en la lista… y desaparecer hasta el siguiente mes.

Igual que la cosa aquella de vender complementos de un videojuego tuvo a Batman copando las listas de más vendidos el año pasado. 

Por supuesto hay que entender lo que se está leyendo y darle un contexto para sacar una imagen que sea algo más que la nueva Paranormal Activity.

El tercero es que la idea de que esto lo han hecho porque durante el cierre por el Coronavirus consumieron anime (¿dónde?) y eso le ha convencido de comprarse los tomos en papel… bueno. Es una decisión.

Sobre todo cuando se ve el tiempo que llevan varias de las series publicándose fuera y lo que ha costado que muchas lleguen. Por ejemplo, Norma aún no ha sacado la reedición de Utena que anunció para el año pasado. 

Pero, claro, esto también debería hacer pensar a los periodistas si hemos tenido algún otro tipo de cómic que se ha podido consumir sin sacar de casa y cuya publicación en papel esté siendo un éxito. (O cuál es el umbral de éxito para cada cosa que se publica, que las cifras de los éxitos de infantil están muy lejos de las del cómic, pero mejor dejamos el tema de lo que ha vendido, por ejemplo, Arrugas, que hoy no queremos hacer llorar a nadie) 

Imagínate un medio hablando de webcomics sin estar replicando la nota de prensa de alguno que un gran grupo haya publicado en papel. Pero, claro, para eso tendría que interesarles la parte de la cultura y no la del dinero.

Pero todo esta turra nos ha llevado hasta este momento en el que se descubre que -una vez más – he utilizado un tema tangencial para hablar de webcómics.

NYA-HA-HA!!! Mi maldad no conoce límites.

Pues sí, porque no llegué a hablar de Subcultura en su día -y anda que no era ADLiano eso- pero sí voy a poder al menos decir un par de cosas sobre su versión coreana: WebToon.

Y es que WebToon tiene esa cosa de que lo mismo te están leyendo varios millones de personas que casi nadie en absoluto. Porque tú subes tus cosas y a partir de ahí puedes acabar escondido o en la lista de éxitos con esas cifras suyas.

Así que entras y eliges una temática. 

Yo no sé qué vamos a hacer con las temáticas, de verdad. Pero Conmovedor es, sin duda, Una Decisión. En cualquier caso, la maldad por delante, vamos a mirar hoy en Superhéroes.

Como veis no hay demasiado. Quizá porque por evitar problemas han decidido que en realidad los superhéroes pueden ir a casi cualquier lado que quieran. Por ejemplo, Vida Cotidiana.

 ¿Qué es más cotidiano que la familia Wayne?

Pero bueno, esos son los destacados pero seguimos pudiendo ver cómics de todo tipo si entramos en los que pueden subir los propios usuarios, el Canvas, y ahí miramos en la categoría de superhéroes.

Muy distintos.

Muy variados.

Mucho.

Claramente con todos los derechos de autor.

Todos.

Y de entre todos esos voy a aprovechar para destacar uno que es imposible que resuma mejor las enseñanzas de ROB!

¡ORGULLO CANARIO!

Vamos con un par de ejemplos.

Así que ya sabéis, no tenéis más que consumirlo a la espera de que la adapten a anime y a partir de ahí la publicación en papel con enorme éxito.

¡Ya veréis lo popular que se vuelve en Japón el género Tebeo! 

La noche de los filmes murientes

La continuidad tiene estas cosas. Hace unas semanas escribía por aquí hablando de cómo Doctor Extraño se había comido las salas de cuatro películas, tres que tenían bastante tiempo… y Morbius


En realidad podríamos decir que se redujo al mínimo, de las películas citadas solo X está muerta-muerta. The Batman anda por pantallas y Uncharted en salas. Habiendo sido las dos pasadas a sus respectivos servicios de streaming. Y en cuanto a Morbius


Bueno, Morbius estaba la semana pasada en 83 salas. Pero los memes de internet fueron poderosos y desde ¿Sony? ¿Los exhibidores de cine? decidieron darle una nueva oportunidad. Pasando a emitirla en 1039 localizaciones en total.


¿El resultado del regreso de este intento de expansión? Podemos resumirlo en un famoso Meme de Spider-Man:

Aproximadamente trescientos mil dólares. En tres días. En algo más de mil cines.

Efectivamente, hemos pasado de 83 salas, con una media de 120 dólares de rendimiento por sala el fin de semana pasada, a que esté en 1039 con uno 96 dólares. Que ha recaudado más en total, sí, pero casi por pura fuerza bruta.


Debemos reconocer desde ADLO! que ha sido algo monumental. Sobre todo porque parte de los implicados lo habían abrazado. Empezando por el propio protagonista:


Parece mentira que este señor sea jefe de una secta, o bien es una secta pequeñita, claro. Pero bueno… He is BIG in Croatia!


Por supuesto todos estamos esperando a ver si hay reacción por parte de la cadena de cines o de la productora o de alguien -muy probablemente volviendo a mandar la película (quién sabe si definitivamente) al cementerio de exhibiciones- aunque sea solo para que le pregunten a internete qué ha pasado. Concretamente: Jajaja no, ¿qué ha pasa’o?

Es decir, los internautas parecían estar pasándoselo muy bien con la película. Riéndose de con ella. Y cuando se anunció que la volvían a estrenar hubo gran regocijo. Normal que los ejecutivos estén sorprendidos por los fanes. Si prometieron que nunca iban a rendirse, nunca les iban a dejar tirados, nunca iban a huir abandonándolos, nunca iban a hacerles llorar, nunca iban a decirles adiós, nunca iban a mentirles hiriéndoles. ¿Qué se perdieron?

Porque no se paran a pensar que quizá Internete tampoco les entiende. Pero no hay problema, yo explico todo lo que ha pasado en memes:

Un nuevo héroe

Hay quien dice que todo es circular y quien opina que no, que es panfleto. Es posible que ambas cosas sean ciertas. No sería la primera vez.

¿Habéis oído sobre las nuevas series de superhéroes que se estrenan esta semana en USA? Sí, esas juveniles. Ya sabéis de cuáles hablo, segurísimo. El asunto es que ahora escucharemos cosas sobre la pervivencia de las series de superhéroes y blablabla.

La primera serie de superhéroes emitida en televisión fue en 1949. Bueno, en realidad era más de ciencia ficción y gente con pintas raras y chavalada a la que reclutar y tal. Es decir:

Captain Video and His Video Ranges (1949-1955)

Que, en realidad, es lo que iba pasando en todas partes. De ahí que en España la tele comenzara sus emisiones en 1956 y para 1958 estuviera ya el emisión Diego Valor. Aunque esa es otra historia. Que ya he contado, pero otra historia.

¿Quién sería el primer superhéroe más clásico? Con sus armas, sus villanos, su identidad secreta, su calavera…

Ahm, quizá la calavera fuera opcional. Las armas TM ya son otra cosa. Porque tenía medias lunas que lanzaba como bumerangs y … Sí, eso es una especie de… Ah, que esto os suena. Normal, son los taquiones, que lo enturbian todo.

Pero es lógico. Al fin y al cabo esta de la que os hablo, Gekkō Kamen (1958-1959), era japonesa también.

Por eso decía, que nada cambia ni termina. De hecho, las series japonesas de superhéroes -sea en su versión tokusatsu, super sentai o lo que les de la gana teniendo en cuenta que el primero y el segundo pueden hacer diagrama de Venn- deberían de tener su propio apartado aquí. Y no lo van a tener, claro.

El caso es que cada vez había más supes -si es que nos podemos poner de acuerdo en qué es un supes- y eso llevó en 1966 a Batman que ya sabemos cómo era. Magnífica. Pero, además, sirvió para animar a que se hicieran series como Captain Nice o El Chapulín Colorado. Vale, la primera es de 1967 y la segunda de 1973, pero seguro que lo entendemos todos. Además de entender que es algo global, como ejemplifica que The Tomorrow People (1973-1979) fuera todo un éxito en UK. Cunado hay un éxito todo ayuda.

Igual que la serie de 1975 de Wonder Woman ayudó a que le dieran series a ISIS el mismo 1975 (ISIS el personaje, que aquí te descuidas y te montan un Rambo III antes de tiempo) y también a Electra Woman and Dyna Girl en 1976 (que tendría un remake en 2016, pero ese vuelve a ser otro tema). Y es que de cualquier cosa se podía sacar algo exploitativo, lo que explica que ese mismo 1976 tuviéramos a The Kids From C.A.P.E.R.

Lo cierto es que no pararíamos de ver todo tipo de series con poderes para un público más o menos infantil/juvenil. Desde The Powers of Matthew Star (1982-1983) a Jason of Star Command (1978–1979) pasando por experimentos como Going Bananas (1984), Misfits of Science (1986) o la inenarrable Photon (1986-1987) a mayor gloria de los laser tags y con una estética similar a la de Scavengers. No os pongo imágenes o argumentos porque 1) así los buscáis, 2) no va de eso el posteo y demasiado largo se me está haciendo ya y 3) además así si alguna vez me apetece centrarme más en alguna de ellas tengo material para hacerlo.

Para finales de los ’80s esas distintas maneras de entender el superheróico infantil/juvenil que podemos dividir en tres partes: 1) como el de los mayores pero más ligero, 2) como el de los mayores pero más infantil y 3) directamente niños con poderes, daba dos de sus mayores éxitos en ambas categorías. Es decir: La Super Abuela (1987-1989) y My Secret Identity (1989-1991). Series más cercanas al superheróismo tradicional que a, simplemente, Joven con Poderes como podría ser De Otro Mundo (1990).

Es decir, podemos discutir el público objetivo de El Capitán Justicia (1987) o El Gran Héroe Americano (1981-1983) pero no de los anteriormente mencionados. Porque, y este es el tema central del posteo: Siempre hemos tenido este tipo de series. Igual que siempre hemos tenido series de este tipo.

Que es lo que permite títulos que nos suenan parecidos a otros como Captain Power and the Soldiers of the Future (1987-1988) o directamente nuevas versiones de aquellos, como cuando los estadounidenses decidieron hacer de nuevo The Tomorrow People (1992-1995), aunque por supuesto el éxito mayor superheróico noventero, aquel en el que cualquiera sin duda piensa, es…

Los Power Rangers, la adaptación de lo que decíamos de los japoneses que lleva desde 1993 emitiéndose en distintas versiones, con crossovers inesperados y provocando réplicas internas y externas causantes de todo tipo de olas e iteraciones realmente inesperadas como Mystic Knights of Tir Na Nog (1998-1999), Monster Warrios (2006-2008) o -por mucho que lo nieguen ellos- Los luchadores (2001) hasta llegar a parodias como Tattooed Teenage Alien Fighters from Beverly Hills (1994-1995) o Mighty Moshin’ Emo Rangers (2005,2010,2015). Y, de nuevo, este no es el tema del posteo así que no voy a contar más.

¿Fueron los noventa una buena década para los superhéroes en infantil juvenil? ¿Se puede considerar como tales realmente una década en la que fuimos de Bibleman (1995-2016) a Cybersix (1995) siendo tan diferentes como eran pero empezando ambas, aún con desigual suerte, el mismo año? O lo que va de The Secret World of Alex Mack (1994-1998) a The Famous Jett Jackson (1998-2001). Es posible. Pero eso no significa que las cosas quedaran allí.

Habrá quien ponga el inicio de los ’00s en los X-Men o en Spider-Man. Eso es porque no recuerdan ya la variación de El Zorro que es Queen of Swords (2000-2001). ¿Por qué menciono ahora una versión de El Zorro cuando no le he hecho caso antes a las mil versiones de El Zorro, incluyendo Águila Roja (2009-2016)? ¿Es porque en esta una de las actrices es Elsa Pataky? Podría ser.

Lo cierto es que podríamos buscar más inicios. Incluso en el cine. ¿Sabéis que hubo una serie llamada The Others (2000) sobre sucesos paranormales que antecedió en un año a la película sobre sucesos paranormales The Others (2001)? Pero no hablemos de obras olvidadas, centrémonos en clásicos imperecederos.

Porque tras su película de 1995 y la secuela de 1997, llegó en 2001 la adaptación a la televisión del clásico Black Scorpion. ¿Y qué tiene esto que ver con superhéroes infantiles? Esperad y veréis.

No fue lo único, porque igual que La India se apuntó a finales de los ’90s con series como Betaal Pachisi (1997-1998) Shaktimaan (1997-2005) o Captain Vyom (1998-1999) en una saga que seguiría con series como Junior G que lleva en antena desde 2003, en 2004 tanto el GMA como ABS-CBN decidieron ponerse a adaptar y crear series Filipinas.

Mulawin (2004) y Krystala (2004-2005) fueron las primeras, por supuesto pronto llegó Darna (2005) y a partir de ahí ya no hubo final. Será por cómics filipinos para adaptar. Otro de esos temas que seguimos sin atacar desde aquí. Pero bueno, que un exitazo con obras como Super Inggo (2006-2007) logrando incluso una pseudocuela. Porque siempre habrá niños más pequeños.

Lo cierto es que esa década vería la aparición de dos grandes éxitos superheróicos del norte de Europa: Mega Mindy (2006-2014) y Lazy Town (2004-2014). Junto con obras como Cybergirl (2001-2002), Legacy of the Silver Shadow (2002) o The Amazing Extraordinary Friends (2006-2010) y, por supuesto, ese Ace Lightning (2002-2005) que parecía sacar lo peor de Photon y de las series esas de Zutanito y los menganitos, pero que tuvo suficiente éxito como para ser recordada incluso hoy. Por algunas personas incluso para bien.

Todo esto y mucho más -por ejemplo, El pantera (2007-2009)- se emitió por televisión antes de la famosa fecha de 2008. Sí, había héroes antes y los habría después también.

Porque tendríamos obras como Misfits (2009-2013) o The Middleman (2009) o The Cape (2011) que claramente aprovechaban la tendencia para demostrar que algunas cosas se habían hecho antes. Y si bien ninguna era propiamente dicha infantil/juvenil sí que supo anticipar la llegada de obras como Supersnällasilversara och Stålhenrik (2009), Aaron Stone (2010) o Tower Prep (2010) que quizá duraran solo una temporada porque, bueno, ¿quién pone Cartoon Network para ver imagen real?, pero que volvían a poner a los más pequeños en medio de los superhéroes.

A veces hasta extremos como los de The Aquabats! Super Show! (2012-2014)

Así que tampoco es tan extraño que los programas siguieran, con peor fortuna –The Nine Lives of Chloe King (2011) – o con mejor, como el combo Lab Rats (2012-2016) y Mighty Med (2013-2015) dando lugar a Lab Rats: Elite Force (2016-2017)

Con deciros que The CW tuvo una idea innovadora y revolucionaria: ¡Hacer una serie de The Tomorrow People (2013)!

Un éxito internacional que podría tener efecto en una temporada como Juan dela Cruz (2013) -sí, hay muchas historias que dearían para posteos por su lado, ya lo sé- o a exitazos en apariencia infinitos como Baal Veer (2012-2016) y luego Baalveer Returns (2019-2021)

Pero en lo que a chavalería se trata es más fácil hablar de títulos como The Thundermans (2013-2018) o Henry Danger (2014-2020) que de tanto éxito tuvo que sacar un spin-off Danger Force (2020-) porque su personaje principal tenía ya… una edad.

Sí, estos últimos años hemos visto de todo. Desde Mech-X4 (2016-2018) a Ninjak vs. the Valiant Universe (2018). E incluso en el Berlantiverso ha dado tiempo de sacar Stargirl (2020-) o Naomi (2022) -Si has preguntado «¿Quién?» tienes el conocimiento suficiente para dirigir The CW hasta que Discovery se la venda a alguien-. Pero supongo que a estas alturas habéis dado por imposible a cuenta de qué todo esto.

Como esto no es una película de Nolan no aparecerá ahora nadie para que quede claro que desde los inicios de la televisión hasta la actualidad ha habido series de superhéroes en infantil-juvenil.

En su lugar me limitaré a preguntaros, ¿sabéis qué series que cumplan esto se estrenan esta semana en USA en, concretamente, Disney +?

Efectivamente.

¿No es bonito ver cómo todos los programas precedentes ofrecen una coherencia en los que se nos acaba ofreciendo en este 2022? Hija de su tiempo tanto como hija de su tradición, casi resultaría más extraño que no se hubiera llegado a este momento. Qué podemos decir, las pistas estuvieron ahí todo el rato. Casi tanto como la demostración de que es algo que deja mucho por contar a partir de este esqueleto.

¿Cómo podríamos terminar tras esto? ¿Con una versión de The Tomorrow People que durara incluso menos que la anterior? O mejor… Ah, sí, esperad…