¡Pyun, Pyun!

Llevábamos ya unas semanas para hablar de Albert Pyun, de hecho lo dejamos ahí encarrilado la semana pasada cuando hablamos de las películas de Marvel y de la necesidad de hablar del Capitán América de 1990 y de su director. Sí, era él. Pero no solo eso. Sabíamos que se encontraba muy enfermo, su mujer había pedido que si alguien tenía palabras de ánimo o de gratitud se las comunicara para hacérselas llegar. Y ese era nuestro propósito para hoy.

Entre medias la vida pasa, y lo que ha pasado es que ayer mismo se comunicó el fallecimiento de Pyun. Ya que este posteo no puede servir como homenaje en vida tendrá que serlo como recuerdo ante su muerte.

En realidad lo raro es que no hayamos hablado más -alguna mención se ha hecho aquí y allá- teniendo en cuenta no solo sus películas sino su decisión a la hora de crearlas, buscando una awesomidad que muchas veces hace que no se pueda resumir un argumento en tres líneas, explicar la película con normalidad o, simplemente, que la idea original llegue a hacer justicia a la que él tenía en su cabeza.

Pero empecemos por el principio: Albert Pyun nació en una base militar estadounidense en Hawái. Y dentro del clásico de los militares estadounidenses fue siguiendo a su familia de base en base. Eso le sirvió para vivir en, por ejemplo, Japón, y también para conocer las películas de muchos de esos sitios. Según su propia declaración fue el ver Doctor No lo que le hizo empezar a grabar cortos propios, allá por los 10 años, y a partir de ahí no dejaría el cine. En el instituto seguiría con el cine, por un lado contaría con su amigo Tom Karnowski, que actuaría como productor, y por el otro trabajaría de becario en distintas productoras haciendo un poco de todo, desde montaje a sonorización.

Todo esto serviría para que un día recibiera un mensaje de Toshirō Mifune, que había visto alguno de sus cortos y le ofreció un tutelaje. Así volvió Pyun a Japón, en principio para ver cómo trabajaba Akira Kurosawa en Dersu Uzala. Pero Mifune decidió que pasar casi un año en Siberia no le apetecía, más aún teniendo varias series contratadas. Y fue a esas series a donde se llevó a Pyun, a que estuviera a las órdenes de Takao Saito -el director de fotografía de Kurosawa– aprendiendo cosas.

A su vuelta a Hawái Pyun trabajaría en una productora de anuncios, aprendiendo a rodar rápido y barato, sacando el mayor partido posible al presupuesto del que contaba. Y a partir de eso la decisión de mudarse a Los Angeles y meterse en el negocio del cine como fuera.

Como fuera acabó siendo The sword and the sorcerer. Un éxito, la película que más recaudó en su carrera, y un ejemplo de lo que le gustaba, empezando por una espada awesómica con tres hojas.

Las dos laterales se podían lanzar. En serio:

Solo por eso ya se merecería una estatua, pero es que hay más en esa película que merece ser visto para ser creído. La trágica muerte del especialista Jack Tyree podría haber supuesto su final, pero la investigación concluyó que no había responsabilidad de la producción.

Lo siguiente que haría Pyun lograría ser más raro todavía. Radioactive Dreams no tiene mucho sentido en general, pero es Just your typical action-adventure-science-fiction-musical-fantasy in the post-nuclear world. Y no es que lo diga yo, es que esa era la frase de venta en el poster.

Llevamos solo dos de sus películas pero creo que ya está claro que tengo que recordaros que cualquier cosa que os diga sobre Pyun probablemente será cierta.

¿Que esta fue la película que hizo Michael Dudikoff antes de El guerrero americano y John Stockwell después de Christine? Pues sí, lo fue. Cualquier cosa es posible con él.

Por ejemplo, que su tercera película, Dangerously Close, con Stockewell de nuevo -esta vez justo antes de que hiciera Top Gun– fuera una crítica al vigilantismo USA reaganiano hecho de una manera muy complicada Y SIN EMBARGO suficientemente parecida a un telefilme que se estrenaría quince días más tarde, incluyendo compartir actores. Es una cosa notable, que se puede explicar en parte porque están basadas ambas en un caso real sucedido en Texas, y también porque los Taquiones son poderosos. Eso sí, el telefilme -que lleva por título The Brotherhood of Justice– está protagonizado por Keanu Reeves, Kiefer Sutherland y Billy Zane entre otros.

Para la tercera comienzo poniéndoos el poster, intentáis pensar de qué puede ir, y luego ya hablamos:

Efectivamente, es sobre un grupo de música que se pierde en un planeta abandonado de camino a un concierto que podría suponer su consagración. Me alegra ver que lo habéis pillado a la primera.

Con esta película comenzó también otro movimiento típico en la vida de Pyun: Le prometían un presupuesto para hacer la película y cuando empezaba a hacerla le decían que solo había una fracción. Así que puedes ver qué es lo que se estaba preparando cuando aún parecía que había dinero y qué en todo el resto. En este caso el decorado de la nave espacial. La solución de Pyun fue meter más escenas en la nave, que cuando más la ves más piensas que EN REALIDAD tampoco se habían gastado TANTO dinero. En fin, muy propia.

¿Y qué hizo en la siguiente? Pues darle su primer papel en el cine a Courtney Cox. Down Twisted es algo así como una película de aventuras. Suponiendo que Pyun estuviera decidiendo si quería hacer Thief o Tras el corazón verde. Si estáis pensando que esas películas no se parecen os podéis hacer una idea de la awesomidad del resultado. Que en algunos países como, digamos, España se estrenada como El tesoro de San Lucas puede hacer una idea de hasta qué punto pensaban estirar la realidad para buscarle un título.

Alien from L.A. fue su intento de hacer una versión de Viaje al centro de la tierra, lo que tiene más gracia viendo que la siguiente película en la que intervino fue Journey to the Center of the Earth. En realidad la primera, fuera de la falta de sentido general de la historia, es una buena película. La segunda, por otro lado… es lo que pasa cuando dejas a los productores cerca de las cosas, primero ponen a un director en el proyecto, luego ponen a Pyun para que haga una secuela de su película anterior, y al final se dedican a mezclar ambas sin mucho sentido ni intención. Que engañaran a una actriz inglesa para que fuera Su lanzamiento en USA -no lo fue- entra dentro de las improbabilidades propias.

Supongo que esperaréis que ahora diga algo sobre su próximo proyecto siendo algo más sensato. Ya. No va a pasar.

Su siguiente proyecto fue… Spider-Man.

Bueno, quizá podríamos decir que su próximo proyecto era… Masters del Universo 2.

En realidad lo eran ambos. La idea era crear unos decorados que se pudieran usar en ambas películas y grabarlas casi a la vez.

Eh, ¿qué podría salir mal?

Pues que la productora perdiera a la vez ambos derechos.

Una vez más, ¿os mentiría yo?

Pyun decidió que se podía salvar la compañía si aprovechaban el dinero que se habían gastado en los escenarios para rodar otra película. En su cabeza sería una película de Chuck Norris. En su cabeza eran muchas cosas. En cualquier caso, el resultado sería

Efectivamente, Cyborg era una película en la que prácticamente no había cyborgs y en la que el productor le dijo que mejor que Chuck Norris pusieran a Jean Claude Van Damme. La película en sí sería otro éxito, aunque no tanto como para salvar al estudio. Pero ayudaría a Van Damme a seguir progresando en su camino y crearía también otro precedente con Pyun. Que le quitaran el corte final por desavenencias. Es cierto que Journey… podría ponerse como el primer caso, pero es que a partir de aquí sería casi la norma.

El asunto es que fue JCVD el que lo hizo aquí, se fue con su amigo montador y entre los dos se pasaron dos semanas montando una película diferente porque no le convencía la idea de Pyun.

¿Que cual era la idea de Pyun? Pues hacer una ópera rock en blanco y negro con mucho grano en la imagen para contar un western postapocalíptico dramático llamado Slinger.

Van Damme consideró que mejor un pegahostias de toda la vida, aunque fuera en fantástico y con una trama un tanto esquiva. Pero espero que sepáis valorar que casi tuviéramos una ópera rock en blanco y negro dramática con Chuck Norris.

¿Es esta la más increíble historia de la película? Tampoco.

Pyun aprovechó mientras se preparaban para rodar las tomas nuevas que necesitaba la versión de Cyborg de JVCD para aprovechar por escenarios y el material y grabar en tres días una película y llamarla Deceit. Soy absolutamente incapaz de explicar de qué va. Hay tres personajes principales, eso sí. Pero os pongo mejor la sinopsis habitual de la película.

Two outer-space aliens visit Earth with the intention of blowing it up, but they meet a hot blonde and decide to postpone the planet’s destruction in order to try to score with her.

Me niego a intentar traducirlo, o explicarlo.

Y ahora llegamos a su siguiente película que fue pensada para lanzar la 21st Century Film Corporation de Menahen Golam. Una gran producción. Es decir…

Una de superhéroes.

Podría dedicar una entrada entera a la película de Capitán América y me quedaría corto. Entre las historias que se cuentan de ella, además de que el banco le quitó el apoyo a la productora según se empezaba a roda, está la del responsable del dinero que intentaba sacarlo de donde pudiera, aunque eso significara llevar maletines con dinero, sacarlo de donde podían o… bueno… llevar maletines vacíos fingiendo que estaban llenos de dinero. La decisión de que los villanos fueran todos italianos en lugar de alemanes, o mi momento favorito:

Sí, sí, sé que esto está editado. para que la escena vaya más rápida y para que salga sangre del brazo de Cráneo Rojo. Pero la idea principal es la misma. Si el Capitán América te agarra el brazo TE LO CORTAS. No cuento más porque algún día haré una entrada solo para esta película porque se lo merece. Aunque sea solo por el anuncio en Variety.

A continuación llegó Kickboxer II, y un poco más adelante la IV. También en las de pegarse tendríamos Bloodmatch, Hong Kong ’97 o la saga Nemesis.

La saga Nemesis es enormemente entretenida pero también demuestra cómo le funcionaban las cosas a Pyung. En su idea original en Cyborg lo iba a interpretar una joven de 13 años pero el productor le dijo que mejor un señor adulto y él dijo que venga, que vale. (Por supuesto en cuanto pudo -la segunda- puso a una mujer de protagonista) Y de Dollman no os cuento nada porque algún día saldrá también posteo por allí.

Lo que sí que hubo fue una película que os pongo tal cual y vosotros decidís:

Brain Smasher… A Love Story protagonizado por Andrew Dice Clay y Teri Hatcher.

Sam, a model, helps her botanist sister smuggle a red lotus to Oregon. A bunch of Chinese «ninja» monks want the lotus and try to get Sam so as to force an exchange. A bouncer helps Sam.

Knights iba a ser la continuación de Cyborg pero luego no, Arcade -otra que es pa’ verla- tuvo que retrasar su lanzamiento cuando Disney vio un material promocional y les amenazó por fusilar el diseño de Tron. (Con Disney pasaban estas cosas, cuando quiso rodar Omega Doom en EuroDisney postapocalíptico con todos los personajes siendo animatrónicos que seguían con vida tampoco le dejaron. Unos sosos) Así que cambiaron los CGIs del final -sí, en serio, y sí, en 1993- que a su vez cambiaban el final pero bueno. Lo que no impidió que hubiera mercados a los que se enviara la primera versión. A estas alturas ya no sé si por error o a propósito porque es todo creíble.

La verdad es que podría hablar de cada una de las películas porque esto no tiene final. Que lo mismo te montaba un remake de Yojimbo con Rutge Hauer, que dirige cuatro películas con Ice-T, monta una de Lovecraft que… bueno… la monta, prepara segundas partes de películas suyas y ajenas -en serio, hizo una segunda parte de Streets of Fire llamada Road to Hell contando con Paré y Van Valkenburgh, y las canciones de la origina- o se montaba ideas como su última película: Interestellar Civil War.

Una película cuyo resumen os dejo buscar, pero os aviso ya de que hay un Imperial Empire.

Ha quedado muy apresurado todo esto, supongo que podría haber quedado muy largo, quién sabe. Pero he decidido no seguir una por una porque aunque hay mucho más que podríamos contar hay algo más importante.

Pyung dio multitud de entrevistas, nunca decía que no a una, y en ellas siempre hablaba maravillas de la gente con la que había colaborado. En el peor de los casos -los productores, vaya- hablaba de desacuerdos o de cosas que no hacía falta recordar, pero no hacía el clásico de poner a parir a toda la gente todo el tiempo que es tan habitual en estos casos. Echando siempre la culpa a los demás de no haber llegado a más.

Y eso es lo segundo. Pyun amaba el cine tanto que estaba siempre dándole vueltas a qué hacer a continuación, sin preocuparse por no haber sido más conocido, simplemente contento de poder hacer películas. Calificándolas no por su éxito monetario, su impacto o sus premios sino por lo cerca o lejos que se habían quedado de su visión original -y ya habéis visto lo que eso siginificaba aquí-.

En 2013 anunció que por desgracia tenía esclerosis múltiple, en 2017 que además sufría de una forma de demencia. Procuró que ninguna de ellas le parara y lo que buscó fue la manera de seguir haciendo películas pese a ello.

Hace unas semanas su mujer pidió por Facebook que si alguien quería decirle lo que había significado su cine le escribiera, que los mensajes le animaban mucho. En aquel entonces comentamos la posibilidad de hacer esta entrada, que siempre parecía merecer un poco más de espacio. Otra imagen, otro clip.

No hemos llegado a tiempo para que nos lea. Pero esperamos llegar a tiempo para decir que Albert Pyun se merecía como pocos autores el respaldo y aliento de esta nuestra desorganización.

AVIV NUYP!!!

Le Mort d’Marvel

Ah, los ’90s. Unos años de posibilidades, de películas, de nombres propios. El otro día hablábamos de Namor y uno de los recortes que usamos fue de un artículo de Variety de 1997 sobre cine de superhéroes, de Marvel concretamente.

Pero había algo en ese recorte… algo más…

Pantallazo del artículo citado de Variety en el que se puede leer: 

"years ago after forming Marvel Studios. Run by chairman/CEO and Marvel legend Stan Lee, president Avi Arad and production and development veep Matt Edelman, Marvel Studios has turned into a hatchery for franchise fare.

Though the Marvelites wouldn’t comment, they’ve formalized films ranging from “X-Men” to “Mort the Dead Teenager.” They’ve also found an undeniable truth: Hollywood’s biggest directors and stars believe in the power of superheroes.

Philip Kaufman, best known for directing such serious films as “The Right Stuff” and “The Unbearable Lightness of Being,” has his own favorite: the moody Prince Namor, who rules the world beneath the sea. He’s making a deal with Marvel to develop “Namor: Sub-Mariner.”

While Marvel Studios hasn’t placed that pic with a studio, it has scattered most of its heroes at studios all over town. That’s turned out to be a blessing, since most of the deals pre-dated Marvel’s bankruptcy woes. Fox alone has five potential Marvel franchises, two of which could be in production this year. Fox Family plans a summer 1998 release of “Silver Surfer,” a Richard Jefferies-scripted actioner to be directed by Geoffrey Wright (“Romper Stomper”) and produced by Constantin Films. The project was developed by Fox Family president Chris Meledandri and executive veep Jon Jashni."

No, no me refiero a lo de Silver Surfer. Aunque hubo un momento en el que esa película iba a ser un musical protagonizado por Olivia Newton-John con canciones de Paul McCarthy. Pero esa es otra historia. Como el Dazzler de Bo Derek, Donna Summer, Cher y Robin Williams. ¿Qué podría disputarse esta atención? ¿Quizá vamos a hablar de El Capitán América noventero producido por Menahem Golan? Hoy no, pero lo haremos, que su director bien se merece una entrada.

Mirad bien el recorte porque ahí aparece:

Recorte del anterior pantallazo del artículo, se puede leer:

"legend Stan Lee, president Avi Arad and production and development veep Matt Edelman, Marvel Studios has turned into a hatchery for franchise fare.

Though the Marvelites wouldn’t comment, they’ve formalized films ranging from “X-Men” to “Mort the Dead Teenager.” They’ve also found an undeniable truth: Hollywood’s biggest directors and stars believe in the power of superheroes.

Philip Kaufman, best known for directing such serious films as “The Right Stuff” and “The Unbearable Lightness of Being,” has his own favorite: the moody"

"Mort the Dead Teenager" está subrayado en azul.

Supongo que estamos en el momento Espera, ¿qué? ¿quién? Así que vamos un poco más allá en el mismo artículo.

Otro pantallazo del mismo artículo. Esta vez pone:

"“Ghost Rider,” and Marvel’s looking for homes for other franchises like Thor and the Punisher.

There are 1,300 characters in the Marvel library, said sources, and they’re not all superheroes.

In fact, one of the most promising Marvel development projects resides at DreamWorks and could possibly be the next in production if they find the right director. It’s “Mort the Dead Teenager,” a film scripted by John Payson and the comic’s creator, Larry Hama. Producers Gabrielle Kelly and Zachary Feuer spent five years pushing the film toward production.

Hama, who draws Wolverine and G.I. Joe, did Mort as a four-part comic series, and gave an early look to Kelly.

In the series, Mort is an average Long Island teenager until he’s flattened by a LIRR train in a drag race. Beheaded, among other things, he’s met by Teen Death, the son of the grim reaper. Mort’s consigned to haunt his family and friends.

Though his head falls off at inopportune moments, he hasn’t lost his teen angst.

“We really feel this little comic will help contribute to the resurgence of Marvel,” said Feuer, “even though the company almost didn’t realize it owned the comic.”"

En la parte de abajo se ven los clásicos signos de que es el final del artículo con un "Read More About" que sugiere temas similares: Dr. Strange, Geoffrey Wright, John Langley, Ron Perelman, Series Mania.

Pues claramente tuvo que existir ese cómic. Y, de hecho, lo hizo.

En 1993, con fecha de diciembre, salía el número 1 de Mort, The Dead Teenager. Lo tenéis incluso en la web oficial -y en su servició de lectura online– de Marvel.

Portada de Mort The Dead Teenager. Sale un joven de aspecto corriente excepto por el color cadavérico y el hecho de que tiene la cabeza separada del cuello, le persigue un tipo siniestro, Teen Death, en una especie de coche macarra. Tiene muy clara intención de leerse como un cómic indie aunque lo publique Marvel.

¿Y esto de dónde sale?

Pues nos vamos un poco más adelante, porque esta creación de Larry Hama con dibujos de Gary Hallgren, tuvo un punto de partida en… las películas. Bueno, más o menos. En 2002 decía Hama:

Pantallazo de un artículo, esta vez de Fox News, en el que se puede leer:

"decapitated in a train accident. New York-based Hama told me yesterday that he came up with the title first when he was writing the series, then had to figure out a story.

"When I was at Marvel I kept saying, 'Why don't we adapt some of these things like X-Men or Spider-Man into movies?' The response was, 'They're already taken.' So I thought we should come up with some new characters who could be turned into movie characters."

En efecto, querían vender ideas para películas -o propiedades para hacer películas en forma de cómic, como prefieran llamarlo- con la excusa de que era un personaje de la Marvel. Porque estas cosas funcionan -han funcionado/ funcionarán- siempre así.

Pero, espera… Si el cómic salió en diciembre de 1993 (tras ser retrasado, por cierto, tendría que haber salido en septiembre, pero de eso hablaremos luego), ¿cómo podía ser que llevaran cinco años vendiendo los derechos en 1997?

Pues… porque primero intentaron venderlo y ya si eso sacar el cómic. Hama lo estuvo moviendo desde 1992, luego le presentó la idea a Marvel, luego comenzó a moverlo con la cosa de que sería un personaje Marvel lo que vendía, al final decidieron sacar el cómic con la idea de que esto ayudaría a venderlo. El que tuvieran que retrasarlo unos meces quizá nos da idea de por dónde fueron los tiros. Porque no lograron suficientes compradores interesados -ya sabéis, el sistema de Previews que va a tres meses vista- así que lo retrasaron una segunda vez. Hay artículos que dicen que nacía con la idea de ser una serie abierta, que lo dudo mucho, y otros que dicen que iba a ser una mini de seis y se acabó como una mini de cuatro. Tampoco he encontrado mucho más evidencia, aunque es más posible. En cualquier caso, y como veis en la portada, salió directamente con el 1 de 4 en la portada. Y, efectivamente, se acabarían publicando los 4 números.

Portada del segundo número, vemos a una muchacha con pinta indie noventera agarrando un esqueleto punkie con la misma pinta de Teen Death, el tipo siniestro de la primera portada, con una guitarra con un cuchillo en su extremo amenazando a un claramente asustado Mort.
Portada del número 3. Parece que esta vez Teen Dath, el tipo siniestro, lleva una especie de  bodysuit de esqueleto sexy femenino. La muerte se ve que no tiene género. Mort sigue poniendo cara de espanto, de fondo hay un letrero que lleva por un lado al cielo y po otro a la Playa Error.
La cuarta y última portada, y la primera en la que Teen Death no aparece, muestra a un aún confundido Mort siendo objeto de pelea entre una angel sexy y una diablo sexy. Todo muy noventero, claro.

Por cierto, espero que aprecies el aspecto pre-memético de las esquineras.

Ilustración que reúne las cuatro cajetillas de personaje del cómic. Normalmente salía, en esa época, arriba Marvel Cómics y debajo en el recuadro un dibujo del personaje, bajo el cuál se ponía la información de número, precio, fecha y el sello del cómic code. Aquí empezamos con el del 1 que nos muestra a Mort fallecido, en el segundo está en estado de putrefacción, en el tercero es casi una momia, y el cuarto y último es una ilustración en blanco y negro como en un negativo, en la que se le ve como un esqueleto.

Unos adelantados a su tiempo, vaya.

En cualquier caso, el consenso fue que no le interesó a nadie. De hecho, solo hay otras dos referencias a Mort en Marvel. La primera es en un texto promocional en Marvel Age #130.

Texto de la revista Marvel Age, la parte más importante de la ilustración está dedicada al cómic de "Pinhead", del que se habla en una columna con tres textos. El suyo es el segundo. El primero es "Break the Chain" de Kyle Baker. El tercero y más breve es, claro, "Mort the Dead Teenager", lo acompaña una ilustración con la portada del 3er título y los dibujos de los cajetines, incluyendo una versión alternativa sin 'negativizar' de la cuarta en la que es un esqueleto. El texto dice:

"MORT THE DEAD TEENAGER
The colorful title of this four-issue limited series by Larry Hama and Gary Hallgren tells it all as the follow the adventures of a dead youngster who just can't leave this world without another laugh or three. Shawn Bantx just couldn't help but find humor in Larry's twisted story. "MORT THE DEAD TEENAGER (no relation to BREAK THE CHAIN Editor Mort Todd) is hilarious! You try to feel pity for this character, but just wind up laughing."

En la que se señala, además, que en Marvel estaba trabajando como editor Mort Todd. ¿Sacaría de ahí la idea Hama? Lo dudo.

¿Y la otra aparición? Pues mucho más tardía, ya en 2010… En el Handbook actualizado de Marvel. Official Handbook of the Marvel Universe A to Z Update #5, por ser concreto.

La ficha del Handbook de Marvel de Mort. Con una ilustración de Gus Vazquez y un recuadro pequeño con un dibujo original de Gary Hallgren. Además de eso trae el siguiente texto: 
MORT THE DEAD TEENAGER
KNOWN RELATIVES: Bruce Graves (father), Wendy Graves
REAL NAME: Mort Graves
ALIASES: None
IDENTITY: No dual identity
OCCUPATION: Student
CITIZENSHIP: USA
GROUP AFFILIATION: None
(mother), Cyndi Graves (sister), Kyle Graves (brother). Digby Graves (grandfather)
EDUCATION: High school student
PLACE OF BIRTH: Mistake Beach, Long Island, New York
FIRST APPEARANCE: Mort the Dead Teenager #1 (1993)
HISTORY: Mort Graves drove his father's car to Konvenience Korner, hoping to impress Kimberley Dimenmein. Distracted by friends Reardon "Weirdo" Weedlow and George "Slick" Slikowski, Mort ignored classmate Maureen Redding's flirtations. Mort's plans were preempted by Kimberley's boyfriend, Lance Boyle, who Mort challenged to race across a railroad crossing and risk being struck by the Babylon Express. Bad brakes and worse judgment hurled Mort into a fatal collision. In the "Netherworld," Death's supposed son, "Teen Death," assigned Mort to frighten others into appreciating life, but neither family nor friends appreciated Mort's ghostly return. Mort haunted a theater but failed to frighten desensitized moviegoers. When Weird and Slick auditioned Maureen and Kimberley for their band, Mort, resenting Slick's lust for Kimberley, sabotaged their instruments, but the clamor convinced Weird's father to bankroll the band, "Positive Feedback." At a gig, Mort tried frightening the audience, but found the band had none. Mort saw alternate timelines of his living self and deemed ghosthood preferable. Unfortunately. The band's failure alienated him from Slick and Weird, also driving both Kimberley and Maureen to new romantic interests. Exasperated, Mort awoke, alive, his ghostly existence
apparently a dream, one he quickly forgot as he absconded with his father's car exactly as before. Meanwhile, the Babylon Express had an appointment to keep, with Teen Death himself at the controls.
HEIGHT: 5'7"
WEIGHT: 145 lbs.
EYES: Green
HAIR: Reddish-blond
ABILITIES/ACCESSORIES: As a ghost, Mort, composed of ectoplasm, could remove his
head, divide into multiple apparitions, and otherwise reshape himself. He could become invisible and intangible, fly or levitate in place, generate "electoplasmic shock" of several hundred volts, see others' daydreams, and "enter" a film to interact with its characters. He could apparently create objects out of excess ectoplasm.
INTELLIGENCE: 1 STRENGTH: 2 SPEED: 2/3 (As ghost) DURABILITY: 2/6 (As ghost) ENERGY PROJECTION: 1/2 (As ghost) FIGHTING SKILLS: 1
Art by Gus Vazquez with Gary Hallgren (inset)

En el lado bueno se han acordado de él, en el malo… Si ya le dan una inteligencia de 1 en Marvel imaginad cómo era Mort.

El resumen del cómic es más o menos ese. Mort se mete en una carrera de coches, se las arregla para matarse, es devuelto a la tierra por el hijo de la muerte, llamado Teen Death, porque el cielo está de reformas y el infierno está lleno, se aparece a su familia con nulo éxito y a sus llamémoslos amigos, aunque decide echarle una mano a estos últimos con un grupo. Entre medias muchas ilustraciones que ilustran el concepto de cómic indie americano de los ’90s. Entre Crumb y los Hernández, no se fuera a perder el público. Pero, claro, hacer indie en Marvel por lo que sea no cuela. Por mucho que haya momentos en los que sospechas que alguno de los responsables de El diablo metió mano le echó un ojo a estos cómics. En realidad quitando el primer número, que presenta la situación, y las abruptas últimas páginas del último, que ofrecen un cierre circular a la serie, no hay una trama como tal. Parece mentira que en una mini de cuatro números no haya una construcción o desarrollo sino una serie de aventurillas autoconclusivas en los tres últimos. Lo que facilita pensar que Hama, efectivamente, estaba más ocupado en montar algo que vender que un cómic en si.

Supongo que pensáis que esto será el final de la historia. Ni mucho menos, es el principio.

En 1997, tres años después del final de esta mini, salía el artículo de Variety del que hablábamos antes. En el que se hablaba de la inminencia de la película y se citaba un guión de John Payson (El apartamento de Joe) junto con Larry Hama (G.I. Joe) y la producción de Gabrielle Kelly (Despedida de soltero) y Zachary Feuer (¿Matamos a la animadora?). El proyecto no salió, claro.

La siguiente vez que sabemos de él es en FOX News, en la otra pieza de la que hablábamos antes de 2002. ¿Quién podría no confiar en la FOX News post-11S?

Además de salir diciendo que el cómic lo montaron para venderlo como adaptación comentaban más cosas:

Recorte del texto de FOX News:

"Unfortunately, Mort was too dark and too hip when he was launched. Consequently only four issues were completed. Hama moved on. Mort went out of print and became a cult classic. Several years later, Hama met with Steven Spielberg and Robert Zemeckis, who bought the books for adaptation."

A veces considero que haría falta una wiki de cosas que Spielberg ha comprado para adaptar. Pero bueno, que ahí estaban él y Zemeckis por medio… No sé exactamente cuántos pueden ser los several years later teniendo en cuenta que estamos en 2002, el cómic había salido en 1994 y en 1997 nadie les había mencionado. Pero bueno, tanto da.

Porque en realidad lo de 2002 no va de ellos, va de UN CAMBIO. Porque resulta que habían conseguido -y esa era la exclusiva de FOX News– a un nuevo PRODUCTOR.

Gran titular en mayúsculas:

Tarantino to Exec Produce Hip Marvel Comics Film

Debajo, más pequeño:
By Roger Friedman , | Fox News

Que es normal, porque, claro, era un título de culto, era hip, era adelantado a su tiempo. Un cómic de esos… ¡DE ESOS! Porque si Tarantino echa uno ojo a los cómics Marvel de 1994 a 2002 SEGURO que este era el primero en el que pensaba. O Blackwulf… ¡Pero primero este!

¿Cabrían más nombres propios en la historia? ¡Por supuesto!

Más de la entrevista: 
Quentin Tarantino has agreed to executive produce Mort the Dead Teenager, from a four-book mini-series of comics written by Larry Hama several years ago. Tarantino will make the movie with partner Lawrence Bender and their A Band Apart Productions, currently shooting Kill Bill with Uma Thurman. Madonna's Maverick Films, run by Mark Morgan, will co-produce and Dimension/Miramax will distribute the film.

Director Dean Paraskevopoulos (who directed 1998's Too Smooth with Neve Campbell under the shortened Paras) inherits that role after several others passed or passed out along the way.
Y aún un poco más: 
"Paraskevopoulos will, I am told, use the same script Zemeckis had commissioned by writer Jim Cooper. Actress Dominique Swain is said to be at the top of the list for Mort's girlfriend, and Mort may still be played by Elijah Wood, who was attached to the Zemeckis version."

Tanto nombre propio que vamos a hacer un repaso. En 2002 Mort the Dead Teenager iba a ser la adaptación de una miniserie de Marvel que iban a producir por un lado Quentin Tarantino (Four Rooms) -o Lawrence Bender (White Man’s Burden), a saber- y por el otro Madonna (Barridos por la marea) -o Mark Morgan (Slackers), no podemos saberlo- con dirección de Dean Paraskevopoulos (¡Demasiadas mentiras!) y guión de Jim Cooper (¿?) que iban a protagonizar Elijah Wood (Todo lo que quiero) y Dominique Swain (Falsa amistad).

En esa misma época salió otra nota en ICv2:

Pantallazo de la nota en ICv2 que dice:

With the imminent success of Spider-Man every failed comic book-based project in Hollywood is getting a second look.  Certainly Mort the Dead Teenager has been revived in part because other Marvel projects have met with considerable success.  But coming as well towards the end of a major wave of Marvel movies (see 'Marvel's Monster Movies Mash the Screen!), Mort should benefit from its quirkiness, which sets it totally apart from the general run of Marvel superhero comics.  No shooting date has yet been announced for Mort, which will be co-produced by Madonna's Maverick Films and released by Dimension/Miramax.

En el que hablaba de ‘el final de una gran ola de películas Marvel’ -jijiji- y que ya puestos pues le echas un ojo y a ver. ¿Cómo no va a tener éxito si está basada en un cómic de Marvel?

Por supuesto, no salió. Wood estaba liado rodando nosequé en Nueva Zelanda, Tarantino estaba también con sus cosas, Madonna se apartó un poco del cine por cualquier motivo y Dominique Swain fue pasándose al cine de género más… más. Su último papel ha sido en la película Shadow Master.

En cuanto a Dean Paraskevopoulos, de los Paraskevopoulos de toda la vida, no volvería a rodar una película, pero sí que hizo vídeos musicales. En concreto en 2003 estrenó uno con la cantante Jessica Simpson (sus vídeos musicales) y ahí pasó lo que tenía que pasar:

Pantallazo de un texto en Superherohype:

Titular en grandes letras: 
Jessica Simpson in Mort, The Dead 
Teenager!

Luego ya la no-firma SUPERHEROHYPEWEDNESDAY, SEPTEMBER 03, 2003
Y el principio del texto:
"Jessica Simpson has been in the press quite a bit lately for her new album “In This Skin” and her new MTV reality show, “Newlyweds: Nick and Jessica”. The singer continues to mention a Marvel project she’s involved with (she said so even here on a Houston radio station), but when asked which movie it is she’s been tightlipped. Jessica has also mentioned that your everyday person would probably not know about it."

El texto de SuperheroHype va contando lo esperable, que está muy ilusionada, que quiera dar el salto al cine, que dijo que iba a hacer un proyecto de Marvel pero que no era conocido…

En MovieInsider tenían una ficha y la actualizaron y todo para reflejar esto.

Que tampoco salió, claro. Por suerte Jessica Simpson probaría suerte en el cine unos años más tarde con The Dukes of Hazzard y esa experiencia, junto con un par de obras más como Private Valentine. Que no va de lo que pensáis, sucios. Va de soldaditos que… ¡Pero bueno, mente limpia! Bueno, dejémoslo en que se retiró del cine una década después de que el cine se retirara de ella.

Tras 2003 hubo otra serie de películas, aunque no esta. No hubo suerte. Y no porque estuviese fuera de continuidad. Sale en el Marvel Handbook y se cita a Motoristas Fantasma, así que está claro que Teen Death es un personaje real del Universo Marvel. Y no solo eso, las compras y adquisiciones significan que es canon esta viñeta del primer número…

Un detalle de una viñeta del primer número de "Mort, The Dead Teenager". En ella vemos a Mort y a Teen Death en el infierno. De fondo, en llamas, está un autobús escolar en llamas conducido por Otto y con Bart Simpson a su izquierda.

Efectivamente, en el universo Marvel es canon que Bart Simpson (icono noventero) ha muerto y está en el infierno. No lo digo yo, lo dicen sus reglas.

A partir de ahí, y del ‘renacimiento‘ de Marvel como marca y el asunto con Disney en 2009, el interés se fue difuminando. Nadie canceló nada oficialmente, pero nadie comentaba nada. Salvo, ya sabéis en sitios como foros de fans de Tarantino como The Quentin Tarantino Archives.

Así, la película que en 1997 Variety veía más factible que se hiciera de entre las propuestas de Marvel está sin hacer después de 15 años, 64 películas, varios mediometrajes y telefilmes, series animadas y no y, en fin, productos relacionados de otros universos a cascoporro.

¿Qué puedo deciros?

Nunca fue fructífera la relación de los superhéroes y el cine.

Warner NUNCA compró DC: la historia de Steve Ross

Gangsters de Nueva Jersey, parkings, funerarias, Rin-Tin-Tin, una empresa de limpieza, un Mayor norteamericano enfrentado al ejército, la ley antimonopolio, la Hammer, los métodos tradicionales para ascender socialmente, Mr. X, el negocio cinematográfico desde antes de Edison pero, sobre todo, Steve Ross. El tipo del que Spielberg dijo que fue como un padre para él. Todo esto y, no os voy a mentir, mucho más se agolpa cuando uno tiene que contar qué es lo que pasó de verdad entre DC y Warner.

Es una historia que he ido diciendo que algún día tendría que escribir, incluyendo la semana pasada, así que vamos a ello.

La primera persona de la que tenemos que hablar por lógica sería el mayor del ejército USA. Malcolm Wheeler-Nicholson fue un soldado aficionado a la escritura, a la que llegó porque teniendo por delante un buen futuro en el ejército decidió mostrar su desacuerdo con la forma de funcionar del ejército publicando una carta abierta al presidente. El presidente en cuestión era Warren G. Harding, así que os podéis imaginar de cuándo estamos hablando. A la carta le siguió una serie de escándalos, investigaciones y demás investigando lo que allí se había dicho. Pero, sobre todo, el final de su carrera por motivos tirando a obvios. Así que pasó a escribir novelas cortas, relatos para publicaciones pulp e incluso adaptación de libros a tiras cómicas. Y viendo que las revistas que recopilaban cómics estaban funcionando decidió en 1933 crear National Allied Publications.

Los primeros títulos los editó Lloyd Jacquet, del que ya hablamos un poco la semana pasada, a partir de ahí se encargó él mismo fichando para cabeceras como New Fun o New Comics a gente como Siegel y Shuster. Pero su decisión de publicar personajes nuevos hizo que tuviera todo tipo de problemas económicos, hasta el punto de que cuando pensó en abrir una cabecera llamada Detective Comics lo tuvo que hacer en compañía, le debía dinero al editor, impresor y muchas mas cosas Harry Donenfeld -que había empezado como gestor financiero hasta que el crack del 29 le llevó a publicar pulps picantes, meterse en el negocio de la impresión y, ya puestos, a distribuirse bajo el nombre de Independent News– así que se asoció con él para lanzarla. Donenfeld puso a un joven protegido, Jack Liebowitz que también era su contable, como socio de Wheeler-Nicholson en esta segunda empresa, y fue maniobrando para que ambas empresas fueran convirtiéndose en una. En el siguiente revés económico le convenció de que le vendiera los derechos de su primera empresa, y para principios de 1938 le convenció de que se fuera de vacaciones a Cuba con su mujer. Para cuando Wheeler-Nicholson regresó se encontró con que habían cambiado las cerraduras, había puesto a un amigo juez como nuevo director de la empresa y le tenía preparado un finiquito para que no montara lío. A partir de ahí el Mayor decidió centrarse en escribir sus historias militares y olvidarse del mundo de los negocios, que solo traen problemas. Por su parte National/Detective, ya al mando de Liebowitz, comenzarían a publicar en los años siguientes a su marcha cabeceras nuevas como Action Comics y personajes como Superman y Batman.

Donefeld repetiría el truco un poco más tarde, esta vez con Max Gaines, metiendo su All-American Publications de nuevo con Leibowitz por medio. Gaines saldría con menos problema, sobre todo porque se iba a fundar su propia empresa: Educational Comics o EC. Para los ’50s Leibowitz, que ya había pedido un código para sus propios cómics, fue uno de los apoyos del Comic Code y su primer vicepresidente. Liebowitz ro, para lo que a nosotros nos interesa, tanto All-American como National como Detective Cómics cogerían la denominación de National Periodical Publications para su salida en bolsa en 1961. ¿No se llamaba DC Cómics? Pues no, se anunciaban como Superman-DC ya en los ’50s, y luego ya como DC Comics (sí, una reiteración, qué vamos a hacerle) pero su nombre empresarial era otro.

De momento dejamos a la editorial de cómics ahí y nos vamos al lado de las películas. A Jack Warner. Un pieza que lograría montar un imperio partiendo de la manera habitual punto tres: Gracias a su familia. Primero actuó como cómico, luego su hermano Sam entró en el negocio y él fue detrás, tuvieron un teatro en 1906 hasta que Edison les sacó del mercado con su idea de una empresa que metiera a los peces gordos de la distribución, la película y todas las cosas, lo que les acabaría llevando a la producción. Una empresa que iba intentándolo con éxito desigual hasta que lograron el enorme éxito de las películas de Rin Tin Tin a mediados de los años ’20. para 1927 Sam había apostado por las películas sonoras, aunque moriría de una neumonía antes del estreno de El cantor de Jazz. El inesperado fallecimiento del Warner bueno con solo 40 años y el éxito de la película llevó a Jack a volcarse en ellas, establecerse incluso más claramente en el mercado e ir convirtiéndose en un personaje fundamentalmente odiado. A punto de perderlo todo varias veces pero capaz generalmente de salvarlo, incluyendo 1962 cuando lo apostó al éxito de My fair lady. Y le salió bien. Pese a todo, con 70 años cumplidos, comenzó a considerar la posibilidad de retirarse del negocio. Así que en 1966, tras el descalabro de la producción de Camelot, decidió ceder y le vendió la mayoría de sus acciones de la Warner a otra empresa. La Seven Arts Productions, una productora independiente que servía también de distribuidora, trabajando por ejemplo con la Hammer británica.

A partir de 1967 pasaría a llamarse la Warner Bros.-Seven Arts. Jack Warner seguiría por allí, ya con muy poco poder pero aún con enormes capacidades para dar por saco, como sus intentos de que no se realizara Bonnie & Clyde.

El negocio del cine era turbulento en los años ’60s, el negocio de los cómics también era turbulento en los años ’60s. Así que -poco más de mil palabras más tarde- ha llegado el momento de que presentemos a nuestro personaje principal: Steve Ross.

Steve Ross tuvo una fulgurante carrera en el mundo de los negocios gracias a la manera habitual número dos: Se casó con la hija del jefe. Su suegro era Edward Rosenthal, el dueño de la mayor funeraria judía de Nueva York: Riverside Memorial Chapel. Y responsable de su expansión. Porque si su familia había ido añadiendo a la original, que se había ido mudando y ahora estaba en el Upper West Side, también otras en Brooklyn, Bronx, Westchester e incluso Miami, Rosenthal se dedicaría a adquirir otras empresas de servicios funerarios hasta convertirla en la principal empresa estadounidense del ramo. Y, tras trabajar con él un lustro, en 1958 decidió retirarse de los negocios y pasarle el testigo a su yerno, Steve Ross.

Ross ya había dado muestras de su inventiva empresarial al darse cuenta de que las limusinas que se usaban para los servicios fúnebres se usaban muy poco y convencer a su suegro de que le dejara montar su propia empresa de alquiler de limusinas: Abbey Rent a Car.

Su paso a dirigir el negocio de las funerarias y de los coches de alquiler tuvo tanto éxito que decidió que debía buscar una manera de expandirse con ayuda de una empresa complementaria. De las de los coches de alquiler, claro. Y ahí es donde entran los gangsters de Nueva Jersey.

La Kinney Parking Company había sido fundada por Manny Kimmel, Sigmund Dornbusch y Abner Zwillman. El de en medio había fallecido en 1956, pero los otros dos eran buenas piezas más que conocidas por las autoridades. El último en concreto era conocido no solo por su apodo Longie, o sus tratos comerciales con Lucky Luciano o que le llamaran El Al Capone de Nueva Jersey, todo porque se dedicaba al negocio de la bebida durante la prohibición. Pero tampoco era un problema para la compañía. Fundamentalmente porque había muerto de manera sospechosa en 1959, en un movimiento que había quien decía que tenía el sello de Vito Genovese. Manny Kimmel, sin embargo, seguía vivo.

Manny Kimmel era el que se había metido originalmente en el negocio de los aparcamientos, la había montado en 1945 cuando decidió darle una vuelta a sus negocios. Quizá porque esos negocios parecían incluir ya de antes a los parkings, pero con unos propósitos mixtos. Es decir, Kimmel facilitaba a Zwillman y otros un lugar a los que ir moviendo de un lado a otro de la ciudad vehículos durante la prohibición. El contenido de lo que podían transportar los mismos no era, sin duda, de su incumbencia. Que es más o menos lo que podemos sacar de cuando le tocó declarar en los juicios a Zwillman o a Joe Adonis. Sea como fuera en 1945 montó esta compañía. Bueno, la montó además. Además del negocio que tenía fama de gestionar de apuestas ilegales. Considerado el mayor corredor de apuestas ilegales de carreras de caballos en Nueva York en un momento determinado, propietario de varios caballos de carreras, y conocido también por sus negocios en las partidas ilegales de cartas, hasta el punto de que parece ser la inspiración directa para el Mr. X de Beat the Dealer.

Motivos todos por los que Ross sabía que más le valía ser rentable, pero también que tendría el dinero y las conexiones mientras lo necesitara. Al fin y al cabo Zwillman había… ahm… tomado especial interés en el negocio del cine, especialmente en la carrera de Jean Harlow. Así que Kimmel conocía a gente. Aunque creo que podemos dejar de hablar de estos asociados de Ross, pero quien quiera más puede leerse Master of the Game de Connie Bruck.

A Ross siempre le había interesado el mundo del espectáculo, así que además de continuar con la funeraria, los coches y los parkings (que ofrecían aparcamiento gratuito a los alquilados del mismo grupo) e incorporarle empresas de limpieza o edificios enteros, de hecho de su fusión con la empresa de servicios National Cleaning Company saldría el nombre con el que se conocería por el siguiente lustro: Kinney National Company.

Por supuesto, el interés por el mundo del espectáculo se notó también por cómo se dedicó a comprar empresas. Se hizo con la agencia de talentos Ashley-Famous, la empresa Panavision de equipamiento cinematográfico, las discográficas Elektra Records y Nonesuch Records, y para 1969 decidió que podía hacerse también con Warner Bros.-Seven Arts. Total, ya puestos. La productora aceptó. Lo último que saldría con este sello sería la distribución de una película de la Hammer: Frankenstein Must Be Destroyed, en lo que solo puedo considerar como ironía del destino.

En principio todo iba bajo el paraguas de la Kinney Parking Company, pero un escándalo múltiple que incluía fijar el precio de los parkings, expandirse sin medida y meter las zarpas en todos los niveles posibles fue notado por las autoridades estadounidenses que en lugar de recomendarles que se cambiaran el nombre a Sectorial y se dedicaran a cagarla en la comunicación le montaron una investigación por prácticas monopolísticas. Y si estáis sorprendidos de que las leyes antimonopolio sirvieran para algo sabed que ya somos dos. Sigo sorprendido de que acaben de echar para atrás PRH/Simon & Schuster no me voy a sorprender menos de que a principio de los ’70s fueran efectivas.

Pero lo fueron. Así que Kinney se dividió en dos bloques en 1971, el de las Empresas de Servicios que tendría por nombre Kinney National y que dirigiría Paul Milstein, parte de una empresa familiar dedicada a los suelos, Circle Floor, que había sido comprada por Kinney pero que se había quedado dirigiendo. De esa manera Steve Ross podía dedicarse a gestionar el segundo bloque, el de las empresas del mundo del espectáculo. Que pasaría a llevar por nombre Warner Communications.

A partir de ahí Ross se dedicaría a cosas como montar la MTV o Nickelodeon, se ocupó de la parte de películas hasta el punto de que Spielberg dijera que era todo lo que deseó que su padre fuera y le dedicara La lista de Schindler, e incluso compraría Atari llevando a Warner al bordé de la compra hostil por su fracaso. Logró evitarlo. E hizo más cosas como promocionar el fútbol e intentar que Pelé fuera una estrella en Estados Unidos. De esas que hacen anuncios, supongo. Pero de todo eso no tenemos por qué hablar -al menos no aquí, no hoy- porque lo importante es lo que hemos estado dejando de lado.

¿Y qué pasa con los cómics?

La última vez que vimos a la National Comics Publications, Inc. estaba saliendo a bolsa en 1961, los cincuenta habían sido unos años convulsos en los que los superhéroes no parecían interesar tanto. Aunque gracias a mandar también en Independent News tenían una situación de superioridad que les permitió hacerse con los restos de Quality Comics, por ejemplo, y quedarse como la principal empresa de cómics. Pero la muerte de Donenfeld en 1965 y los cambios que estaban sucediendo con el cambio de gustos en los superhéroes animaron a Liebowitz a aprovechar el éxito de la serie para televisión de Batman de 1966 y vender en 1967 su empresa a Steve Ross.

Ahora llega ese pequeño y molesto momento de comprobar cómo de atentos habéis estado a toda esta cháchara de más de dos mil palabras. ¿Pero no había dicho yo que Warner NUNCA compró DC? Efectivamente. Y os lo acabo de contar.

Liebowitz vendió National etc a Steve Ross. Y no, el asunto no es que se llamara National y no DC Cómics. ¿Por quién me tomáis? ¿Por el Monstruo de Frankenstein?

National Comics Publications, Inc. fue adquirida en 1967 por la empresa de Steve Ross… que en aquel entonces era Kinney National Company. Y lo era, entre otras cosas, porque hasta 1969, dos años más tardes, no compraría el mismo Ross con el mismo Kinney la Warner, y no llevaría el nombre Warner la compañía resultante en la que se engolbaban todas las de la industria del espectáculo, incluyendo National/ DC Cómics, que compró entre Ashley-Famous y Panavision, hasta 1971. Para entonces DC llevaba cuatro años operando bajo sus nuevos jefes.

POR ESO Warner NUNCA ha comprado DC Cómics. La compró Kinney, que compró después a Warner y que unos años más tarde se puso su nombre.

Es posible que por eso Warner siguiera durante años sin hacerle caso. Antes de todo este movimiento jamás había trabajado con ellos y después seguiría sin hacerlo hasta el Batman de 1989. De ahí que el Superman de 1978 lo produjeran Dovemead Ltd. y la International Film Production dedicándose la Warner solo a distribuirlo, un trato habitual durante muchos años. Hasta que se diera cuenta de las posibilidades de explotación del negocio de los cómics.

Luego ya pasaron más cosas, con Steve Ross y tras su fallecimiento en 1992. Y ahora mismo DC está como está. Con Wakanda Forever superando en un fin de semana lo que Black Adam en el mes que lleva estrenado, Los Minions 2 superando a The Batman en taquilla y Zaslav haciendo sus cosas que si no fuera por los Musk o Bezos lograrían un primer puesto. Pero, claro, ni en eso pueden ser primeros. Los pobres.

Así que, visto lo visto, ¿no os parece normal que Warner NUNCA comprara DC?

Ah, sí, National Comics Publications, Inc. pasaría a ser oficialmente DC Comics, Inc. en 1977.

romaN

«Enfrentar a negros e hispanos» parece la versión más básica de muchos manuales, que por lo visto incluye al de Disney. Aunque, claro, no es algo que nos vaya a dejar congelados. Total, ¿qué podríamos esperar que pensaran cuando se les mencionó que Namor siempre tenía la espalda mojada?

Lo cierto es que todo esto ha servido, fundamentalmente, para meter a Namor en el Universo Cinematográfico Marvel. Que no está mal, porque es de suponer que estamos yendo camino de traer de vuelta a Los 4 F. Así que ya tenemos rondando a Nathaniel Richards, ahora toca Namor y la próxima es la Zona Negativa. Pero no nos desviemos.

Lo importante con Namor es no perder de vista de quién estamos hablando. La creación de Bill Everett sirvió para que Marvel se convirtiera en lo que es hoy en día, que es algo que se puede explicar a través de tres historias. Cuatro si me admitís también un pequeño juego de portadas.

La primera historia tiene lugar justo al inicio, Marvel aún no existía. Lo que sí que existía era Funnies Inc., una empresa que creaba contenido para lo que le pidieran, desde cómics gratuitos para regalar en los cines -porque hay cosas que nunca cambian- a historietas para gente que necesitaba rellenar sus publicaciones.

Martin Goodman quería lanzar una revista de cómics así que habló con Lloyd Jacquet, el dueño de Funnies Inc., y este le vendió un par de personajes que venían a complementarse y que iban a haber salido en una revista que nunca llegó a salir. Se trataba de La Antorcha Humana y de Namor. Y estos Packagers -sí, eso es, desde entonces- lograron ponerlos en el centro de la revista Marvel Comics. La Antorcha protagonizaría la portada del primer número y Namor del cuarto. Pronto estarían expandiéndose por otras publicaciones y, de hecho, Namor acabaría teniendo una cabecera (más o menos compartida con El Ángel, más secundada en realidad) que pasó de salir tres veces al año a seis con asombrosa rapidez.

En su interior se veía la versión original, un Namor que no estaba a favor de un estado o de una voluntad que no fuera la suya y que regularmente chocaba con Estados Unidos. Una suerte de Godzilla, salvo porque aún no había entrado USA en la 2ª GM y, claro, los estadounidenses no habían soltado una bomba atómica sobre Japón.

Pero esto sirve para todos aquellos que quieren que el personaje sea lo más parecido a lo que era en sus orígenes. Porque en el caso de Namor eso significa ser lo más parecido posible a esta viñeta de Sub-Mariner Comics #2.

Sinceramente, después de esta viñeta podría terminar el posteo e irme a descansar que -así entre nosotros- me lo merezco. Total, nadie se lee tanto del texto de acompañamiento.

¡PERO! Os he prometido tres historias y un poco más y aquí estoy para contároslo. Porque en realidad lo que marcó ya en aquella época a Marvel fue el siguiente paso dado. Timely se dio cuenta de que podía sacar dinero montando su propia cuadra de autores, así que fichó a gente, incluido Joe Simon. Y una vez montado el tenderete una de sus finalidades fue lograr que Jacquet les vendiera sus ‘creaciones‘ -esto es, algo que en realidad no era suyo sino de Bill Everett y Carl Burgos pero que Marvel Timely quería para que fuera suyo y no de Bill Everett o Carl Burgos– por el método de dar mucho la plasta con cambios y pijotadas.

¿Qué cómo podemos decirlo tan tranquilos? Pues porque lo dejó por escrito Simon en su libro The Comic Book Makers, y la propia Marvel recogió sus palabras y las imprimió en el prólogo que Will Murray hizo para Golden Age Daring Mystery Masterworks Vol. 2

Para los que no lean la imagen:

«Goodman… asked me to take over the editing of all his comic books,» Simon wrote un The Comic Book Makers, «Lloyd Jacquet and his Funnies, Inc., outfit were being phased out. Soon, we were buying only The Human Torch and Sub-Mariner from Jacquet and irritating the hell out of him with demands for script and art changes in the hopes that he would resign the features he had helped to build. Timely Comics had outgrown Funnies, Inc.»

Y para los que no lean inglés:

«Goodman… me pidió que me hiciera cargo de la edición de todos sus libros de historietas», escribió Simon en The Comic Book Makers, «Lloyd Jacquet y su equipo Funnies, Inc. estaban siendo eliminados. Pronto, compramos solo The Human Torch y Sub-Mariner de Jacquet y lo irritó muchísimo con demandas de cambios de guion y arte con la esperanza de que renunciara a las características que había ayudado a construir. Timely Comics había superado a Funnies, Inc «.

Así que esta es la primera historia, cómo Marvel como empresa se construyó saqueando desde el primer momento. Y es que esa creación desde Marvel Comics #1 es tan mítica -en tanto que falsa- como lo de que Warner compró DC. -Que será un posteo distinto para un día diferente-.

Para la segunda historia lo más sencillo es hacer un repaso por las portadas para ver cómo ha ido cambiando Namor con los años:

Yo creo que ha quedado bien.

Así en lugar de ir poniéndoos distintas portadas y comentarios tenéis un pequeño repaso al que poner vosotros los comentarios y me dejáis pasar a la segunda historia.

Namor ya había tenido su traje tradicional, a Namor ya le habían dado un traje negro con… aletas o algo… así que cuando llegaron los ’90s y se lo dieron a Byrne solo había una manera de hacerlo más noventero.

O dos, si contamos lo de la coleta.

El asunto es que a Byrne le pareció muy gracioso este convertir la parte de Salvaje en algo más o menos real y en cuanto te descuidas un tipo más repeinado que un CEO como se veía en esa primera portada suya

Acababa efectivamente en los ’90s como prometía la portada, o esta otra portada.

Un diseño awesomistico a tope que los dibujantes fueron complementando dentro.

Con un poco más de bolsillos y dientes sería perfecta. Por cierto esta última imagen sale de aquí.

¿Influyó en el futuro este momento noventero?

A veces parece que sí.

Brazos y manos así no se ven todos los días.

¿Qué historia queda por contar? Pues la tercera, claro. La de la película.

En realidad podríamos empezar por el serial, porque a mediados de los ’50s ya estuvo cerca de hacerse algo con él. Según decía Everett hubo problemas de producción y quedó en nada. Aunque el teórico protagonista elegido acabaría haciendo La sirena de las aguas verdes. Vaya lo uno por lo otro. En los setenta volvería a intentarse pero la NBC se adelantó -y se la pegó- con Man of Atlantis y, de nuevo, nada.

La versión más moderna lleva en construcción desde, por lo menos, los ’90s. Y si no me creéis a mi, creed al Variety.

Es mucho lo que podemos contar de ese artículo, y probablemente volvamos a él en algún futuro cercano para hacer un repaso a ideas como que Tony Stark sería Nicolas Cage, una idea tan peculiar como intentar encontrar puntos de conexión entre Stark y Elon Musk. (Más allá de haber nacido en familias con mucho dinero y moral cuestionable, claro) Pero, como decía, a este artículo volveremos otro día.

Quedémonos conque el director de La insoportable levedad del ser y Elegidos para la gloria o La invasión de los ultracuerpos le interesó que fuera su siguiente película tras Sol Naciente. La cosa no acabó de funcionar y tuvo que limitarse a cosas como Giro Inesperado para rellenar las tardes de los domingos. No quiso casarse con Marvel y ahora su consuegra es Nancy Pelosi. ¿Casualidad? Quién sabe.

A continuación llegó Saban, que quiso producir una película del personaje dirigida por Chris Columbus. Fue la época de cuando Jemas se empeñó en escribir unos números del personaje para acercarse a la película, o algo. Quizá pensó que los creadores de cómic podrían sacar dinero de las adaptaciones al cine. Eran tiempos más sencillos, más simples, más crédulos…

Después el rumoreado fue Jonathan Mostow. Y después llegó 2008.

A partir de ahí comenzó un extraño baile en el que alguien decía que Marvel/Disney había recuperado los derechos y Feige salía a desmentirlo/ decir que era un poco más complicado. En 2012 fue Quesada, en 2014 Borys Kit, en 2016 fue -de nuevo- Joe Quesada, en 2017 fue la publicación Production Weekly. En cada caso Feige salió a decir que no exactamente, no está claro, es un poco complicado, hay muchos factores, etc…

Finalmente sale en esta película, y lo hace mientras Feige tiene que repetir que los derechos de una película en solitario blablabla. Que siendo un tema parecido al de Hulk parece indicar que tendrá película en solitario para cuando la tenga Hulk más o menos.

Y estas son las tres historias, esta es la galería de portadas, pero aún me quedan algunas cosas que añadir.

Como, por ejemplo, que teníamos más portadas. Como estas alternativas del evento The Best Defense de 2018 que también hacen un repaso a la historia del personaje.

O como esta otra de la serie que saldrá este mismo año y que nos muestra al personaje en el trono.

Y, por supuesto, una serie de viñetas más o menos equívocas que tenía por si el texto se quedaba corto y había que recurrir a ellas:

Y, por supuesto…

A ver si os pensabais que os ibais a librar solo porque estemos en noviembre. ¿Es que no habéis escuchado lo del calentamiento global? Pues para combatirlo está esa imagen.

Y ahora que ya hemos sacado tres historias, una multitud de viñetas y abierto varias posibilidades para otros posteos nos podemos ir con un…

AVIV ROMAN!!!

Pero recordad:

HADLOWEEN!!!

Ah, ya habéis llegado… bien, bien. Pasad, pasad hasta el final de la cripta, venid. Porque hoy es 31 de octubre y lunes. Y no suele suceder que dos días de tanto terror se junten. NYA-HA-HA!!!

Así que vamos a celebrarlo. Y lo haremos como los buenos, como nos ayudan a demostrar los amigos de Comic Vine, recordándoos que esto es algo internacional. En todas partes hay miedo. Aunque cada uno lo trata a su manera. Especialmente los italianos.

JOCORRO, JAMPIROJ!!!

Los italianos son un caso aparte. Da igual lo que quieras hablar, siempre tienen ejemplos de ello, aunque no siempre son los mejores posibles, hay veces que uno sospecharía que no acaban de entender bien del todo lo de la adaptación de las tradiciones…

Doctor, INSISTO en que lo de los ajos y los vampiros NO FUNCIONA ASÍ.

Lo importante es que lo intentan. Y más importante aún, que todo el mundo ha ido tomando nota de la importancia del terror, algo que se podía ver desde el principio, con las primeras apariciones en medios anglosajones,

¡Oh, no, LA ARAÑA CULONA!
♫Today is gonna be the day♫ that they’re gonna throw it back to you♫
Puede que El Grinch no acabara con la Navidad, pero empezaba a considerar hacerlo con InfoJobs.
No había creído que la publicidad de ese libro de que «tendrás a las mujeres en tu mano» sería tan LITERAL.

hasta obras más recientes.

Poeltiverso.

Y, por supuesto, por todo el mundo.

No, pero me gustaría verlas.

Quiero decir, ADEMÁS de los italianos. Tomemos a los alemanes, por ejemplo. Un pueblo serio donde los haya, que también tuvo sus propias publicaciones de terror.

¡Atrás, retrocede ante mi linterna de móvil!

Como la célebre Spuk que tantos años duró enfrentando a su protagonista -el que va vestido de una manera perfectamente normal- con todo tipo de inimaginables criaturas,

¡Oh, no, La Mujer Araña!

Y que, en ningún caso dio muestras de que los alemanes tuvieran ningún tipo de parafilia,

Una noche tranquila en casa.

nopes, nada en absoluto,

Sabía que tu afición a la jardinería acabaría así…

gente perfectamente normal.

Lunes, otra vez.

Nada que ver con los vecinos italianos.

Es una evolución de vampiro: mitad murciélago mitad mula.

Que no es que los italianos tuvieran nada malo, por supuesto, ellos tenían sus propios héroes.

¡Voto a bríos!
¡Oh, no, el Ataque de Lauren Postigo!
¿Y a ti por qué te llaman La Vaca Lechera?
¡Oh, no, ÉL ES PAGLIACCI!
Vota taquiones.
La fuerza usar no quiero.

Lo importante es que cada pueblo tiene su propia personalidad que se refleja en el tratamiento que hace del terror. Sean brasileños…

Así que esta era la ‘anaconda’ que me ibas a enseñar…

los suecos…,

Efectivamente, la arena era tosca.

los mexicanos…,

Última vez que canto ♫Abuelito, dime tú♫, lo juro.

franceses…,

Le quiero aunque sea un poco pulpo.

e, incluso, indios.

Pues no, no era una bola de pelo como decía el gusano mental.

De hecho, los indios tienen una rica tradición que no desmerece a la angloeuropea.

Nunca debí pedir una de terror con un poco de todo.
Animorph: Génesis
Nokia El Inmortal.
Cariño, te juro que puedo explicarlo.

Ni siquiera a los alemanes.

Alístate, decían.

O a los italianos.

Cartel alternativo de Drácula, un muerto muy contento y feliz.

Ah, los italianos. ¿Qué podríamos decir de ellos? Uno puede esperarse cualquier cosa.

Yippee ki yay, mother fuckers!!! – Se acabó, no te dejo ver ni una película más.

Y eso les ha permitido publicar una enorme variedad de temas y posibilidades.

No sabéis lo difícil que es configurar una smart tv.
¿Conoces la historia de la Cabrita Cristiana?
Normal que les de cagalera.
¡Dije WEINSTEIN, merluzo!
¡Atacada por una metáfora!
¡NO, YO SOY PAGLIACCI!

Sin contar, por supuesto, con las que traía nuestra querida revista de jampiros, Jacula.

El viejo chiste de: ¿Cuántos jampiros necesitas para desabrochar un sujetador?
¡Me voy a preparar unas croquetas!
¡El ataque del Lauren Postigo múltiple!
¡Argh! ¡Caracondón! Casi prefiero que vuelva Lauren Postigo.

Y, por supuesto:

Y otro voto para Bolsonaro.

Pero lo importante de todo esto no es solo que demuestran una mayor versatilidad que los alemanes,

¡Oh, nien, nos ataca Urotsukidojen!

Sino la universalidad de temas que pueden tratarse y hermanar a los pueblos, da igual que sean los japoneses…

Me voy a meter un momento en el… baño.

o estadounidenses,

Cariño, ¿qué estás haciendo tanto tiempo en el baño? ¿Cariño? ¡¿CARIÑO?!

La hermandad de los pueblos y los temas universales hacen más fácil leer lo que los estadounidenses y el resto de anglo tienen que ofrecernos y encontrar ese punto de unidad que nos hace reconocernos en sus miedos y temores.

En cuanto termine de leer me pongo con las plantas, prometido.
Así que esto es un vaso de espirituoso…
Pues sí, que me folle un pez.
¡Me la pela!
En el episodio de hoy, el nada disimulado fetiche del guionista.
Pues no entiendo por qué me decían que las setas me iban a sentar mal.

Los pueblos, al fin y al cabo, se unen por el pánico inconmensurable.

¡Que vienen los alemanes!

Bueno, y quizá por otras cosas.

Pero eso no significa que las idiosincrasias estadounidenses vayan a quedarse más lejos de realizar sus propias adaptaciones.

¡Eso es, niños, todos alrededor del señor con músculos y spandex! Así no os pasará nada.

Son sus héroes, son sus personajes,

¡Vaya calabazas!

y hay que respetarlos. Pero el terror es completamente igualador.

– ¡Un hombre lobo policía! – ¡Un perro que habla! – ¡ACAB!

A partir de ahí podemos ir creando los puentes de entendimiento entre las distintas naciones. Los países que hablan español,

Es un doble doctorado en Frankenstein y Vampiros.
¿A quién no le gusta un Conan El Embalsamador?

los que hablan inglés,

He usado su antipolillas y es cierto, ¡NOPOL LAS FORTALECE!
¡Oh, no, atacada por una metáfora! ¡Otra vez!
♫Today is gonna be the day…♫ ¡ARGH!
¡Tenía que haberme dejado de libros y puesto con las plantas!

los hablantes de alemán,

¡Oiga, que yo solo pregunté que dónde se podían encontrar esas plantas que tenía mi vecina!

y, por supuesto, de los italianos.

Y ahora, para mi siguiente truco, sacaré una paloma.

De ahí que incluso en la actualidad podamos seguir contando con historietas terroríficas.

¡Cu-cú!
Mi disfraz de Terminator me ha quedado igualito al de la peli.
Oh, no, por favor, llámame Ethel. Madam Satán era mi padre.
– ¡Bud Spencer y Terrence Hill! – ¡Chst! No digas nombres que no pensamos pagar derechos.
Vaya, parece que la cosa se va a poner peluda.

En fin, una experiencia totalmente universal, totalmente integradora, que nos hace comprender a todo el mundo.

Sí, incluso a los alemanes.

Más aún, os animamos a que vosotros mismos desarrolléis estas cualidades. ¡Seguro que también tenéis cosas que opinar sobre estos cómics de terror! ¡Seguro que si os pongo una portada algo se os ocurre algo sobre ella que aún no hayamos dicho nosotros. Pongamos una al azar…

Porque, al final, si estamos todos metidos en la misma mierda tenemos que hacerlo unidos y juntos enfrentándonos a los monstruos. Así que…

¡FELIZ HADLOWEEN!

Salva sea

El problema de tener que salvar todo un Universo es que no siempre se dejan. Más aún, no siempre la persona que tiene que salvarlo parece la más probable. O posible. o algo.

De ahí que cuando se pusieron las esperanzas del Universo DC Cinematográfico -o nombre similar, aunque lo cierto es que dudo mucho que ese sea su nombre porque ahora mismo tienen una mezcla entre Multiverso y Ensaladilla montada como para tener claro el nombre que habría que darle- en que el Black Adam de Dwayne The Rock Johnson iba a salvarlo de no sabemos muy bien qué -supongo que de Mr. Zaslav– había un par de problemillas por medio.

El principal, claro, era que el paso del Sistema de Estrellas al Sistema de Propiedades (no vamos ni a fingir que algunas son intelectuales) hace que La Roca sea un actor bien conocido… pero no uno al que le haya ido TAN bien en sus películas. Sobre todo cuando las más taquilleras lo son porque sale más gente. Y su director de referencia es Brad Peyton, o como se le conoce más habitualmente: ¿Quién?

Nosotros, por supuesto, defendemos a Peyton. No en vano hablamos del director de Cats & Dogs: The Revenge of Kitty Galore. Una cumbre de la acción de mascotas. Pero volvamos a Dwayne Johnson.

Sus mayores éxitos en USA -que son los que cuentan, al menos hasta que alguien estrene Warcraft 2– han sido la primera del remake de Jumanji, la séptima de Chufas Furiosas, Moana y luego distintas versiones de las dos primeras citadas. hasta que en el 10 llegamos a San Andreas, una película de 2015 con él como estrella en solitario por fin que costó 110 M$ y recaudó en USA 155. Que tampoco es que esté mal, pero no tiene pinta de que tenga muchisísimo tirón.

Pero seguro que en Warner sabían lo que hacían.

Por eso le pusieron al frente de una película tras el éxito en 2018 de sus dos últimos proyectos en solitario. en abril sacó Rampage con Brad Peyton, que logró recaudar 101 M$ con un presupuesto de nada de 120 M$, y luego ya en julio sacó Skycraper que recaudó algo menos de 69 M$ con un muy razonable presupuesto de 125 M$. Dirigido por otro de sus colaboradores habituales, Rawson Marshall Thurber. Por supuesto no os voy a decir que todas las películas sean iguales, por ejemplo la segunda me gustó. Sólo a mí, pero ya es algo.

Es normal que con estos datos por delante en DC decidieran que era la persona que iba a salvar su… ahm… ensaladilla.

En cualquier caso, recién llegado a los cines ya podemos decir que ha sido un gran éxito… para Johnson. Por lo visto ha roto varios de sus records personales como protagonista de una película. Es decir, no ha roto ninguno de los de películas como Fast & Furious… ¡Pero sí de los suyos! Como los medios no se cansan de decir es el mejor jueves, el mejor viernes y el mejor no-se-qué.

Y eso es lo importante. ¿Qué más da que haya sacado la mitad de lo que hizo a principio de año The Batman? Total, solo porque las dos películas costaran prácticamente lo mismo no vamos a compararlas. Claramente hay que compararla con otras películas de DC. Vale, no lo vamos a hacer con Aquaman porque ha sacado casi un millón de dólares menos. ¡Pero luego a Aquaman le fue muy bien e hizo mucho dinero, ¿por qué no va a pasar lo mismo aquí?! Quiero decir, sí, Aquaman tuvo mucho mejores críticas, ¡pero quitando eso! Mejor compararla con Shazam. Ha sacado más que Shazam. ¡Eso es bueno! Vale, quizá sea cierto que Shazam costó aproximadamente la mitad, pero eso es una menudencia. Aquaman costó también bastante menos y no por eso vamos a señalárselo a Warner, que seguro que se está gastando más en abogados para poder estrenar otra cierta película y que suficiente tiene con encontrar a alguien para dirigir su división de DC.

En su lugar podemos compararlo con películas de… ahm… No sé… ¿De Marvel? Vamos a ver… ha hecho menos que… euh… DocThoSpi¿Viuda Negra tampoco? Pero si era en medio de la pand… da igual. ¿Ni Shang-Chi? ¿Ni Eternals? ¡¿TAMPOCO ETERNALS?! Pero hasta qué año hay que retroceder para… Ni la nueva de Ant-Man y La Avispa… ¡¡¡Pero sí más que la primera de Ant-Man!!! ¡Chúpate esa, Marvel, que Black Adam ha hecho más que el primer fin de semana de Ant-Man!

Vale, es cierto que ha quedado por debajo de varias películas estrenadas este año, como Sonic 2. Pero está claro que el Sonic Cinematographic Universe está ya más que asentado y, sobre todo, parte de una colección de cómics mucho más exitosa. Al fin y al cabo Sonic tiene más números seguidos que cualquiera de las cabeceras que haya tenido Black Adam, incluso en ECC. Así que es lógico que haya tenido mejor recorrido.

Así que si excluimos a Sonic 2, las pelis de Marvel y la mayoría de las otras pelis recientes de DC

¡THE ROCK VA A SALVAR EL UNIVERSO DC DE PELÍCULAS!

(Por el método de que su película no pierda mucho dinero. Mucho mejor que estrenar Batgirl, dónde va a parar)

La importancia de los hablantes nativos.

No reconocemos lo suficiente el trabajo que hacen los encargados de establecer los nombres de las cosas.

Ya sabéis, los que deciden que la forma correcta de traducir un título es haciendo una gracia.

Pero, sobre todo, la gente que conoce el país en el que vive.

Que conoce a su gente.

Que sabe sus tradiciones.

Y aún así decide publicar álbumes con títulos como:

¿Cómo no quererles?

(¿Qué? No, hoy tampoco quería trabajar. De verdad, qué ganas. Si total luego no me leéis.)

Don’t JapanWorry, Darling

Podríamos hablar de muchas cosas. Es decir, estamos en la semana en la que se ha afirmado por una ex-integrante que un partido de ultraderecha filtró información de El Jueves para ver si ‘les hacían un Charlie Hebdo’ y de esa misma revista se han inventado una portada pro-Rusa para hacer la propaganda. No sabemos si la misma ultra-derecha o una ultra-derecha distinta. Lo que sí que parece claro es que por lo menos ellos saben que se sigue publicando. Que también es una victoria.

Pero no vamos a hablar de eso ni vamos a comentar como una publicación privada puede acabar difundiéndose. Porque, ¿a quién querríamos engañar? Ha sido el fin de semana en la que se ha creado una cuenta de tuiter para reunir todas las tropelías de las Japan.

¿Sabéis lo que significa eso?

¡No tener que pensar el relleno del posteo! Como si fuéramos un medio digital de ‘noticias’.

Así que os dejamos aquí la cuenta que podéis cotillear: Japan Beefend.

Por supuesto ahí se habla de cosillas de nada como reclamaciones por el trato a los asistentes o por el trato a los que ponen stands. Pero sabemos que venís aquí para saber cómo se portó la industria editorial. Y ahí es donde entramos notros:

Hay que reconocer que todas estas cosas de los salones de sitios se parecen al final. Aunque lo único que me sale es: «¿El qué de qué?».

Hale, otra semana de mierda más salvando el expediente.