Entendiendo el heteronormativismo básico

Archie y Reggie, dos hijos sanos del heteropatriarcado, están en la playa con simpáticas camisetas a juego (como buenos bros) disfrutando de las vistas sin molestar a nadie

Cuando de repente su diversión se ve interrumpida por la llegada de dos feminazis, que se dirigen directamente a ellos

Y ya está, solo con eso Archie y Reggie han sido expulsados del espacio público. Su tarde de diversión cuidadosamente planificada (las camisetas se las han tenido que traer de casa) está arruinada

¿Pero cuál es el problema que tienen estos dos varones heterobásicos? ¿Timidez? ¿Hipocresía? ¿Que no les gusta que les hagan lo que ellos le estaban haciendo a terceras personas? ¡Incorrecto! Lo que les ha molestado de verdad es la PETICIÓN DE CONSENTIMIENTO. El consentimiento quita la sal a la vida, es mejor pedir perdón que pedir permiso, a ver si ahora vamos a tener que firmar un contrato para follar. Y así todo

[Viñetas de Archie 266 (1977)]

Archie me ha dejado sin palabras

A pesar de que otras veces nos hemos echado unas risas con el Archie del siglo pasado la siguiente historieta presenta tal despliegue de toxicidad que no me he atrevido a editarla ni comentarla lo más mínimo para no alterar su valor como documento antropológico y retrato de una época

[Historia aparecida en Archie nº 265 (1977)]

Así era Marvel a principios de los ochenta

Viñetas de los 70, los 80 y los locos 20

Lazos Entrelazados

Desde su creación Gonder Co Wonder Woman ha sido un personaje marcado por una contradictoria dualidad.

Por un lado es una de las primeras y más importantes heroinas. Un personaje femenino tan empoderado que, como se ha escrito, casi podría considerarse el feminismo como uno de sus superpoderes.

Pero por otro es un personaje que tiende a acabar atada e indefensa en sus portadas.

Muy a menudo.

Una y otra vez a lo largo de las edades y las décadas.

Sin distinción de etapas ni de enfoques.

Tanto que casi podría decirse que su otro superpoder es el bondage.

Que, si no fuera porque es imposible, uno podría jurar que su creador era un abierto practicante del BDSM.

Afortunadamente, como cantaba Bob Dylan, los tiempos están a-cambiando. Vivimos en una época en la que por fin se está haciendo justicia a todos los grupos oprimidos por el heteropatriarcado que ha regido el Noveno Arte™ como regía el mundo. Y nuestra princesa de Themyscira preferida ya no es un mero objeto sexual destinado a verse reducida a la indefensión una y otra vez para satisfacer los fetichistas impulsos de masturbatorios lectores.

Bueno, salvo si le pones de guionista a un ex interrogador de la CIA que no ha logrado desengancharse de lo de atar y torturar gente, claro.

Viñetas sueltas de lecturas inconexas

Venimos de donde venimos, y por eso estamos como estamos

Lo de hoy no solo es una historieta, es un vistazo a un pasado no tan lejano. Bienvenidos a 1974

El drama comienza cuando la madre de Archie le pide a su hijo que lave los platos y la ropa. Pero no es que nuestro pelirrojo favorito sea especialmente vago, lo que pasa es que…

¡Su madre le está pidiendo que haga trabajo de mujeres! ¡Normal que Archie esté así de preocupado! ¿Y si haciéndolo se le cae el pene?

Archie les cuenta la movida a sus dos novias, lo que nos permitirá conocer el punto de vista femenino sobre esta inusual petición. Veronica está decididamente de su parte y verdaderamente preocupada por la hombría de su macho, pero Betty discrepa

Porque, aunque ella también cree que es una humillación para el gallo del corral, el argumento que usa es que ¡su madre se merece cualquier sacrificio! Ante tamaña verdad Archie cede, con la condición de que quede en el más absoluto secreto

Y aquí llegamos al punchline de la historia. ¡Basta con darle al botón para que las máquinas mágicas hagan todo el trabajo! ¡Qué gracioso todo!

Y es aquí donde nos damos cuenta de que los autores de esta historieta no han dado palo al agua en su hogar en su vida. ¿Los platos han entrado al lavavajillas solos? ¿Y la ropa a la lavadora? ¿El jabón, el suavizante, el lavavajillas… existen? ¿Qué pasará con la ropa mojada cuando la lavadora acabe de dar vueltas?

En fin, acabamos con una viñeta final que a modo de resumen confronta dos puntos de vista femeninos sobre la masculinidad. Betty está orgullosa de que Archie haya realizado con gran sacrificio por su parte una tarea tan repugnante e inapropiada por amor a su madre y Veronica jamás podrá respetar de la misma forma a un hombre que una vez hizo… tareas de mujer

[Viñetas de Archie 235]

Los instagrameos que Matt Murdock no quiere que veas

Para un target específico

Hubo una época en que Archie tenía bien claro su público: niños y preadolescentes

Pero sus anunciantes sabían que los preadolescentes estaban a un mal día de convertirse en adolescentes, y que a los adolescentes se les podían vender…

…posters en miniatura de estrellas de cine por solo 50c. Algunos que interesarán más a los potenciales compradores que otros

Recordad que en 1972 no existía internet, y el acceso a… ciertas cosas… no era tan fácil como ahora