Lazos Entrelazados

Desde su creación Gonder Co Wonder Woman ha sido un personaje marcado por una contradictoria dualidad.

Por un lado es una de las primeras y más importantes heroinas. Un personaje femenino tan empoderado que, como se ha escrito, casi podría considerarse el feminismo como uno de sus superpoderes.

Pero por otro es un personaje que tiende a acabar atada e indefensa en sus portadas.

Muy a menudo.

Una y otra vez a lo largo de las edades y las décadas.

Sin distinción de etapas ni de enfoques.

Tanto que casi podría decirse que su otro superpoder es el bondage.

Que, si no fuera porque es imposible, uno podría jurar que su creador era un abierto practicante del BDSM.

Afortunadamente, como cantaba Bob Dylan, los tiempos están a-cambiando. Vivimos en una época en la que por fin se está haciendo justicia a todos los grupos oprimidos por el heteropatriarcado que ha regido el Noveno Arte™ como regía el mundo. Y nuestra princesa de Themyscira preferida ya no es un mero objeto sexual destinado a verse reducida a la indefensión una y otra vez para satisfacer los fetichistas impulsos de masturbatorios lectores.

Bueno, salvo si le pones de guionista a un ex interrogador de la CIA que no ha logrado desengancharse de lo de atar y torturar gente, claro.

¡VENDIDOS! (2023’s version)

A veces la mejor forma de comenzar un posteo es por el final. O, bueno, casi el final si queremos hacerlo con una pregunta. Porque… ¿qué tienen estos cómics en común?

Portada de Spider-Man: Fake Red de Yusuke Osawa, en la que vemos a Spidey saltando por la ciudad, detrás hay un edificio en el que vemos reflejado a Veneno, el escorpión o Screwball. Todos ellos con diseños un poco más manga de lo habitual.

Ah, y arriba a la izquierda el logo de Marvel.
Portada de Spidey and his Amazing Friends. Arriba el logo de marvel y luego el título Team spidey does it all! en la que vemos unas viñetas con una ciudad futurista y el Team Spidey con Parker, Morales y Stacey. Leemos también My first comic reader! -porque esto es para pequeñ s lectores- y un poco debajo: Features 14 all-new adventures.

Y no, aquí no aparece autoría alguna registrada en la portada. ¡Quizá lo hicieron duendes!
Portada en la que vemos un estilo como de dibujo animado con Miles Morales corriendo por tejados mientras se disfraza de Spidey, vemos un par de graffitis con motivos latinos, y también texto:

MARVEL(el logo, claro)

A Spider-Man graphic novel

MILES MORALES

Shock Waves

Written by Justin A. Reynolds
Illustrated by Pablo Leon
Portada en la que vemos un Spidey con estilo cómic algo humorístico, está rodeado de animales, algunos reconocibles como Tippy-Toe, Goose, Lucky o Throg. De fondo, en un cartel en un edificio vemos a Los Vengadores. Sam Wilson de Capitán América, la Capitana Marvel, Hulk y Iron Man.

El texto dice A mighty MARVEL team-up (el Marvel es el logo, claro)

SPIDER-MAN 
Animals Assemble!

An original graphic novel

Written and illustrated by Mike Maihack

Hum, quizá esté siendo un tanto oscuro todavía como para que se vea con facilidad qué tienen en común…

Aunque… Puedo añadir un quinto título que no encaja del todo pero que puede dar una pista.

Imagen clásica de la portada de la primera aparición de Spidey, recortada para centrarse en él y sin bocadillos, dentro de la edición más clásica aún con la franja blanca y la negra en la parte inferior con el título y demás de los Clásicos Penguin.

En la parte superior tenemos ese recorte de la portada orignal con Spidey en el centro cargando a una persona, y un edificio detrás en el que hay gente mirándole y señalando. La franja blanda debajo tiene el pinguino de Penguin y el texto Penguin Classics Marvel Collection

Debajo, en la franja negra que ocupa como un tercio de la portada leemos:

The Amazing Spider-Man
Stan Lee! and Steve Ditko!

Foreword by Jason Reynolds
Introduction by Series Editor Ben Saunders

Y el logo de Marvel en el centro.

Sí, creo que ahora queda más claro.

¿No?

Sí, cierto, todos son cómics de Spider-Man, todos tienen el sello de Marvel. Pero no es eso.

De entrada, todos tienen el sello de Marvel pero ninguno de ellos es de Marvel. Que es parte de lo importante aquí.

De abajo arriba tenemos el tomo Penguin Classics: Amazing Spider-Man  que entra -claro- en la colección de Clásicos de PRH. Encima de eso tenemos el Spider-Man: Animals Assemble que publicó Abrams. Y, por encima, en Scholastic, tenemos el segundo año de Miles Morales: Shock Waves. En cuanto a Disney -sí, Disney y Marvel son dos sellos editoriales diferentes, os va a tocar aguantas cháchara editorial por si no os lo veíais venir- en su caso tenemos Spidey & His Amazing Friends: Team Spidey Does it All! Y, finalmente, tenemos Viz, la editorial USA especializada en manga con Manga Spider-Man: Fake Red.

Viz, Disney, Scholastic, Abrams y Penguin. Pero no Marvel, propiamente dicho.

Porta de Spider-Punk: Battle of the banned. En la que vemos a Spider-Punk en una pared que parece tener grafittis. 
A la derecha el logo de Marvel.
A la izquierda pone: Ziglar, Mason, Charamlampidis y un texto elogioso de una página web especializada en cómics.

Spider-Punk: Battle of the Banned, ese sí que es de Marvel propiamente dicho.

Vamos, no solo eso, es que fue el cómic más vendido en las librerías generalistas el año pasado.

Ah, sí, es cierto. Se me había olvidado comentar algo. ¿Os acordáis de cuando estuve comentando que el cómic de supes es algo que vende mucho… dentro de las librerías especializadas en el cómic de supes y muy poco en el resto de librerías? Pues ya ha salido el estudio de este año que, como siempre, corresponde a las ventas del año anterior. 2023, vaya.

Un año en el que Spider-Punk es el único título de Marvel en el TOP 750 de cómics. Eh, el año pasado también tuvieron solo uno… ¡y el anterior ni eso! Así que las cosas podrían ser peores. Supongo.

Al fin y al cabo han logrado vender unos 12 mil ejemplares de ese Spider-Punk.

Eso son más de los casi 10 mil ejemplares del Penguin Classics: Amazing Spider-Man, por ejemplo.

Eh, ya os dije que ese cómic tenía algo diferente.

Porque todos los demás han vendido más. Spider-Man: Animals Assemble 16 mil, Miles Morales: Shock Waves 34 mil, Spidey & His Amazing Friends: Team Spidey Does it All! 36 mil y Spider-Man: Fake Red 50 mil ejemplares vendidos.

Así que aunque el de PRH haya vendido más que cualquier cómic de Marvel no lo ha hecho más que su superventas. ¡Esa es la diferencia!

Por supuesto aquí debería de comenzar la cháchara sobre editoriales pero, en realidad, toca pasar al siguiente sospechoso habitual de estas cosas: ¿Que cómo le ha ido a DC? Bueno, mejor que a Marvel.

14 títulos colocados dentro de esos 750. Pese a lo cual ha sido peor resultado que los años anteriores. Y, por supuesto, cuando uno mira qué es lo que ha vendido de DC se encuentra lo esperable:

Portada en la que vemos dos versiones de Robin. Una mayor que parece ser Dick Grayson en una versión con diecitantos, y un joven que supondremos Jason Todd. El primero está hablando por móvil, va con una chaquetilla de estudiante como de último año de instituto o primero de 'college', a su lado el otro parece más pequeño, va con chandal y lleva un batarang en la mano. En ambos casos su ropa reproduce los esquemas de Robin

Arriba leemos un blur elogioso de una autora, debajo a la izquierda el logo de DC. En grande arriba en el centro los nombres de los autores:

KAMI GARCÍA
GABRIEL PICOLO

y

The New York Times Bestselling Series.

Y debajo, también en grande:

Teen Titans
ROBIN

Yep, el cómic más vendido de DC el año pasado. Con 34 mil ejemplares -eh, mira, ahora ya sabéis qué dos cómics con los derechos vendidos de Marvel han logrado superar a los de DC.- fue el mayor éxito que siguieron. Y detrás vino Watchmen, Sandman, Año Uno, Batman ’89, La Broma Asesina, El Batman que Ríe, los mangas Joker: One Operation Joker y Batman: Justice Buster (en torno a los 11 mil ejemplares, muy lejos de los 50 mil del manga de Spidey), V de Vendetta y ya el resto por debajo de los 10 mil ejemplares.

Con DC pasa también algo muy entretenido, y es que cuando se ponen a mirar resulta que siguen vendiendo ejemplares de America’s Best Comics, CMX, Paradox o Minx. Que no son los únicos sellos que aparecen, claro, pero probablemente son los que llevan más tiempo cerrados. Aunque es otra de esas cosas que podemos dejar para un poco más adelante.

El asunto es que sumando lo que vende Marvel y lo que vende DC no llegan al 10 % del mercado. Los cómics infantiles son los que más venden por cantidad, el manga es lo que más vende por total de títulos.

Es decir, parecido a lo que comentábamos la última vez pero con todo el mundo vendiendo menos. Y, sobre todo, con varios comentarios que se pueden hacer al Tema En Sí desde un punto de vista de La Cosa Industrial.

Comenzando por la estrategia de Marvel de vender los derechos. Es curioso cómo en las películas acabaron decidiendo que mejor ocuparse ellos que llevarse una parte de lo que hicieran otros. Y, sin embargo, con los títulos para infantil/ juvenil claramente han ido por otro lado. Ahora bien, viendo cómo le ha ido a DC parece que tampoco era tan buen idea…

Excepto porque en DC tuvieron una BRILLANTE IDEA después de la fusión con Discovery: Despedir a todo el departamento de ventas de DC y que se encargara uno general de Warner. Que ha servido, básicamente, para que las ventas de DC se desplomaran. Mientras que las empresas que hacen lo propio con las franquicias de Marvel, sea Scholastic, Viz o quien sea, mantienen sus equipos de ventas y sus ideas promocionales. Así que quizá el asunto estaba en invertir en trabajadores.

Algo que se ve también con las cifras de ventas de Sandman, que resulta que vendía mejor cuando eran 10 volúmenes de un precio razonable que como 4 tomos caros. Porque a la gente -inesperablemente, por supuesto- le cuesta más tanto conseguir el primero como seguir pagando el resto cuando el dinero es más. Reunir 10 es más fácil que 40. Así que se vende menos. Supongo que alguien vendrá con que el porcentaje de ganancia es mayor o algo así, pero lo cierto es que acaba como todo lo demás: con menos gente comprando cómics.

El siguiente tema es el que decíamos antes. Hay varios cómics que tienen ya un tiempo. No hay más que ver que DC debería de llamar a Alan Moore para darle las gracias. Y, probablemente, también dinero.

No son los únicos, mirando las cifras de Andrews McMeel -que está en el quinto puesto de las de no-manga- su segundo título en ventas es… Calvin & Hobbes. Una tira que el año que viene cumplirá 30 años desde que dejó de publicarse. 33 mil ejemplares de The Complete Calvin and Hobbes vendieron. Casi tanto como el cómic de DC que más vendió, más que algunos de los franquiciados de Marvel.

Así que tenemos autores malpagados, despidos y decisiones editoriales que causan bajadas de ventas, y un caos general que está golpeando al cómic de superhéroes.

Es decir, la rutina de costumbre.

Uno esperaría que de todas estas cosas pudieran sacar conclusiones y decidieran tomar medidas. Quizá deberían ver cuál de los suyos es el que más ha vendido y buscar la manera de repetir su éxito. Aunque sea con sigilo…

Pagina de Spider-Man: Fake Red n la que vemos tres viñetas. Las dos inferiores muestran al protagonista siendo despedido del rocódromo por un joven, entusiasta y alegre de color. La de la izquierda la muestra esperando para cruzar. Pero la principal es la superior, que ocupa como dos tercios de la página y que muestra al joven subiendo un rocódromo, como si estuviera tumbado, con Spiderman 'encima' de él. Soplándole la nuca.

…ninja.

ANIRT

Ha muerto Trina Robbins. Para muchos de los lectores de ADLO!, y para la mayoría de la prensa de los tebeos de superhéroes, el principal logro de Robbins es que fue la primera mujer en dibujar un cómic oficial de Wonder Woman. Así lo han destacado Eldiario.es o RTVE, por hablar de la prensa española. Sin embargo, el legado de esta autora legendaria del underground americano es mucho más importante. Fue la primera autora en crear una historia sobre una mujer abiertamente lesbiana en el cómic estadounidense (o, como ellos aseguran, del mundo mundial, aunque eso es más difícil de asegurar). Robbins no era lesbiana. Robbins, que sepamos, no pertenecía al colectivo LGTBI+. Pero en 1972 decidió fantasear con la idea de que igual, si las mujeres dejaban de ir detrás de los hombres, podían “hacerse lesbianas”. Trina Robbins fue la primera mujer en teorizar sobre el “lesbianismo político” en los cómics.

La cosa no le salió barata, aunque la historia la ha tratado con benevolencia. Su tira del lesbianismo político, publicada en el primer número del fanzine Wimmen’s Comix, provocó a otra autora, Mary Wings, a contraatacar con un fanzine autoconclusivo que desromantizaba el ideal amazónico de Robbins para plantear el drama sáfico desde un punto de vista biográfico. De este modo, Wings se convertiría en la primera autora LGTBI en crear un cómic sobre una mujer lesbiana en el cómic estadounidense (o, como ellos aseguran, del mundo mundial).

Después de eso Robbins hizo muchas cosas. Para ser una feminista de segunda ola, con todos los riesgos que todos sabemos que tienen esas cosas a medida que la edad avanza, el historial de la autora ha logrado evitar las polémicas más avinagradas entre el colectivo LGTB y las segundaolistas. De hecho, llegó a tirarle beef a Melinda Gebbie en su momento por publicar un tebeo sobre temática gay… sin ningún autor gay entre sus acreditados. Para que luego digan que no se puede aprender de los errores.

Es verdad que Robbins dibujó Wonder Woman. 4 números, nada menos. Pero hizo muchas más cosas. Algunas verdaderamente importantes y relevantes, preservando y contando la historia de las mujeres en un medio, el cómic, que ha tendido siempre a olvidarse de toda una labor underground, subterránea y alternativa poblada de mujeres. También en los 2000 empezó una serie de cómics para Image que solo duró dos números. Y amigos, si eso no es GENIAL!, yo no sé qué puede serlo.

Esta serie, ¿se ríe (de ti)?

Yo no suelo hablar de esto, pero hace dos años que no compro carne ni pescado en el super. Ni huevos, ni lácteos, tampoco. Dos años y cuatro meses, que se dice rápido pero no es tan rápido. Total, que yo sé que hay quien está muy preocupado por esos “productos vegetales” que se compran bajo el nombre de productos de origen animal. Leche de avena. Hamburguesas vegetales. Queso vegano. Lo entiendo. Igual tú ves una hamburguesa de remolacha y proteína de guisante y te la compras pensando que es carne de rata, cerdo y un montón de harinas para rellenar. Así no hay quien se cuide. Está fatal.

El caso es que espero que los mismos defensores del consumidor que han logrado imponer los tetrabriks de “bebida vegetal de soja” estén pendientes de las “series aperiódicas” con las que nos congratula ECC.

Que digo, imagina tener a Wonder Woman. Guionizada por Tom King. Y decidir que eso igual no merece la pena ni ponerle un calendario de ir saliendo al mercado. “Aperiódica”. Que quiere decir que si no te sacamos el siguiente número no puedes decir que no cumplan su compromiso de “siempre terminar las series”. La serie termina donde ellos digan. Como la anterior etapa de Wonder Woman. Que terminó donde les vino bien.

Pero claro, tú imagina que tienes a Superman. O a los Titanes, con Tom Taylor nada menos. Y dices. No, mira. También aperiódica. ¿Para qué nos vamos a pillar los dedos? No preocuparse, que es por el estado del mercado y la demanda del público. Lo que el público quiere es no saber si el siguiente tomo sale o no sale. Disfrutad lo votado.

Luego tienes las series periódicas. ¿Qué es eso? Que todos los meses sale el número. Pero claro, igual no es el número consecutivo al anterior. Igual nos saltamos unos números para sacar esto en tomo. ¿Que tienes toda la colección en grapa menos estos números? Ya, bueno, a mí me pasa con el final de The Nice House of the Lake y no he hecho tanto aspaviento.

Es que vamos a ver, la RAE es clara: “Conjunto de cosas que se suceden unas a otras y que están relacionadas entre sí.” Y hombre, sucederse se suceden, hasta que dejan de suceder. No están faltando a la verdad. ¿Dónde dice que la sucesión no puede ser aperiódica? Al fin y al cabo, lo períodico es solo aquello “Que se repite con frecuencia a intervalos determinados.” De modo que asumimos que las series aperiódicas se suceden en intervalos no determinados. Por ejemplo, el tomo 1 el mes que viene y el tomo 2, nunca. Ya sacaremos otro tomo más grande que incluya ambas. Esto es una serie, pero nadie dijo que fuera en serio.

Por suerte, esto no es como el “filete de atún 100% vegetal”, que puede llevar a engaño. Esto es una serie aperiódica atendiendo al estado del medio. Y si no te gusta, espera, que en seguida sale el DC Universe Infinite. Tú espera, que ya se viene.

1962: Tan tanto y tan poco

Dos ejemplares históricos, uno de 1938, el otro de 1961.

Nada menos que 23 años les separan, y ¿os fijais en qué es lo que tienen en común?

Ya fueron buscando maneras de ir recortando páginas y contenido, pero tenían claro que se trataba de un entretenimiento asequible, era parte de su éxito. Pero llegó 1962, y el chicle no pudo estirarse más, de manera que las publicaciones subieron a los 12 centavos. Un 20% de golpe. Y si hubo una subida, también hubo el documento que quiero presentaros hoy:

Nada menos que el primer «Querido lector«.

Y la verdad es que es impecable. Recomiendo sumergirse en su prosa, está todo ahí. El agradecimiento, los costes, las disculpas…todos los elementos que se han seguido usando desde entonces, estando ahí desde el primer momento. Los que vinieron después tan sólo fueron adaptando esas directrices iniciales. Con cambios mínimos este anuncio podría ser de este mismo año. Todo estaba inventado (o enfocado de otra manera: ni en eso son ahora originales).

Y es que la publicidad de aquellos comics es para enmarcarla. Muchas veces os habrán enseñado anuncios sobre rifles, musculación, gafas con rayos-X, monos marinos y demás tonterías, clásicos todos. Pero el que no puedo evitar mostrar hoy es uno que me encontré en un ejemplar de un Lois Lane de 1962, el mismo del que he sacado el «Querido lector» de arriba:

Publicidad institucional sobre ventajas de la ciencia y recomendaciones sobre vacunación.

En esto sí que hemos cambiado, estamos totalmente desconocidos. Hoy los terraplanistas soltarían pestes sobre este pasquín de la Agenda 2030 con el que nos quieren inocular chips y cosas. A ver si tomamos ejemplo y con el Back to Basics también vuelven estas costumbres. Bueno, con menos plástico también nos conformariamos…

A lo tonto, a lo tonto

Cierto, en España lo que se celebra hoy no es lo que celebran los estadounidenses. Nosotros andamos o con la mona o con la resaca, a veces ambas, mientras que los USA están haciendo con tres meses y pico de retraso el Día de los Santos Inocentes.

Normal que acabaran sacando un FoolKiller, pero no es ese el tema de hoy. Suponiendo que lo tuviéramos.

A lo que vamos es a cómo cambian las cosas. Por ejemplo, en 1947 teníamos a Green Lantern, concretamente a Alan Scott. Es cierto que en 1940 se había creado (¿Como que QUIÉN? ¿Es que sois COMUNISTAS?) a El Joker. Pero eso no impidió que ese 1947 apareciera…

Primera página de la historia 'The Fool Comes to Town' dentro del Green Lantern #28. En la que vemos a Green Lantern luchando contra The Fool con una feria (caballitos, montaña rusa, unos aviones dentro de los que se encuentra The Fool) como fondo.

Lo cierto es que no hay muchos datos de este extraño hombrecillo que a finales de los ’40s parecía vestir como un cantante de años posteriores. Incluso tenía su origen explicado, como se hacía en aquellos momentos…

Dos viñetas de esta primera aparición en la que vemos a The Fool vestido con una chaquetilla y unos pantalones negros cortos, camisa con chorreras hasta en los puños, enormes botones en las prendas. Calcetines amarillos, una enorme pajarita amarilla con topos rojos y un capirote en el que pone FOOL -amarillo también-, él es un tipo pelirrojo, de facciones afiladas y muy sonriente. En los diálogos dice que en la carcel siempre le decían que era The Fool, así que ha decidido comportarse como uno y cometer crímenes que solo un Fool cometería.

…en dos viñetas.

El villano volvería a aparecer un par de veces más en el siguiente año, siempre con crímenes en apariencia estúpidos.

Primera página de la historia 'Beauty and The Fool!' dentro del Green Lantern #31 en la que vemos a The Fool vaciando una caja de Pop Hacks, dentro están los snacks, Green Lanter, que le combate, su acompañante que no hace gran cosa y, como tumbados en la mesa, una mujer y una serie de joyas.
Primera página de la historia 'The April Gool's Day Crimes!'" dentro del Comic Cavalcade #27 en la que vemos al Fool de nuevo en un avioncito de Feria, esta vez está en lo que parece la ópera o el teatro, le está robando el sombrero a un tipo mientras Green Lantern le persigue.

Pero después de 1948 no volvió a aparecer por DC (de momento, ya sabéis cómo va esto)

Veinticinco años más tarde -día arriba, día abajo-, en 1975 y en Marvel nos encontramos con otra variación de ese tipo de villano, esta vez en el Spidey Super Stories. Esta vez no es The Fool sino…

Primera página de la historia 'There's no a Fool like an... APRIL FOOL!' dentro del Spidey Super Stories #10. El susodicho, ataviado como un payaso incluyendo una enorme pajarita verde, una llamativa flor amarilla y un hongo azul, ha lanzado aceite al suelo, con Spidey y otro de los personajes de la Electric Company, J. Arthur Crank, resbalándose y cayendo.

En una historia en la que ese bromista que usa sus extraños objetos para… bueno, para nada en concreto. Es decir, hace bromas pero no quiere robar nada, ni mucho menos matar a nadie. Lo que pasa es que sus bromas son muy pesadas. Yo qué sé.

Pero como han pasado los años podemos ver una evolución, en este caso que..

Página final de la historieta de April Fool en la que vemos como Valerie la Bibliotecaria le manda a la sección de libros de humor, al abrir uno sale un Spidey de broma de entre sus páginas, haciendo que se asuste y se caiga contra la estantería haciendo que los libros se le caigan encima. Spiderman se ríe de él y Valerie dice aquello de: Quien ríe el último.

…más que Spidey es Valerie the Librarian, un otro personaje de la Electric Company el que resuelve la situación frente a la inacción de los otros dos tipos. Por suerte es una mujer joven y de color. (Normal que acabara siendo la primera Spider-Woman) Y es que en los años ’70 pasaban este tipo de cosas todo el rato.

La evolución era imparable, y así, de nuevo en Marvel, unos quince años más tarde, e iniciando el noventerismo, en 1991, Bob Harras decide cubrir las vacaciones de verano en The Avengers con media docena de números en la que nos presenta a otro grupo de creaciones de los Celestiales tras los Eternos y los Desviantes, esta vez eran los Brethren. Como los Músicos.

Última página de The Avengers #334 en la que vemos una primera viñeta con Mercurio y algunos Inhumanos, la derecha otra viñeta con uno de ellos -Timberius- grita, y en la siguiente, enorme, viñeta vemos a los Breathen. Un tipo azul imponente con casco y armadura plateada, blanca, roja y azul -incluyendo una enorme capa-, detrás la figura femenina y, abajo, como una especie de sub-ser, The Fool. Debajo del todo hay una viñeta con los ojos del jefe mirando.

En teoría es mogollón de gente, en la práctica lo que vemos todo el rato es el jefe Thane Ector, la mujer Sybyl Dorn, y The Fool, que es esa cosa que parece que alguien estuvo viendo demasiado Thundercats.

Primera página de The Avengers #335 en la que vemos, 'For Here We Make Our Stand!' como nombre. El Lord Thane Ector está en una especie de trono, Lady Sybyl Dorn y The Fool están en Pose, con él enroscando su brazo y rabo -de los de detrás, quiero decir, que salen por el... ya sabéis de cuales- en su pierna.

Bueno, también tenían una especie de pingo zombie llamado Olar, pero no toca hablar hoy de él porque no queremos construir ningún muñeco de… mondonguillo de carne.

Los tres tipos este tenían, claro, tres personalidades, el jefe era el jefe, la chica era la chica y The Fool era…

Viñeta en la que The Fool habla a Lady Dorn, y esta le pateo. El resto, claro, es el viejo 'Los locos dicen la verdad'.

…el saco de patadas. Que no digo yo que no fuera algún tipo de kink.

Un nuevo ejemplo de Fool dando su opinión y Lady Sybyl Dorn hinchándole a patadas.

Pero tampoco digo lo contrario. Este gusto por que las mujeres le golpearan le ponía de todos los colores.

Esta vez es Sersi la que está en una terraza, con Fool ahora de color marrón. De nuevo, a las palabras de Fool corresponde Sersi con violencia, golpeando su cabeza por detrás mientras le grita: Oh, shut up!

La historia de los Brethen era, por supuesto, puro noventerismo inicial, como demuestra que pillen a un personaje con cierta trayectoria como es El Coleccionista, y usen con él Poses Noventeras.

Viñeta final de The Avengers #334 en la que vemos a El Coleccionista presa de un dolor tal que se encuentra contorsionándose con las piernas hacia delante, la espalda hacia atrás, el cuello intentando girarse aún más hacia atrás, y todas esas cosas.

Fue muy efectivo, así que evolucionó a Rediseño Noventero, claro.

Tres viñetas en las que vemos el nuevo diseño de El Coleccionista, ahora con botas como de robot, igual que las muñecas, va de marrón con calzón negro con border y cinturón naranja, un tono similar al de sus nuevos guantes, también lleva una capa cuya parte delantera en forma de V está decorada por un círculo igual de naranja sujetándola Pero lo importante es que tiene una cara como de mezcla de Thanos y Mancha Solar, de color rosáceo, con manchitas negras por todos lados y algo que podrían ser cuernos u órbitas, cinco en total saliendo de la cabeza.

Pero esa es, de nuevo, otra historia.

Sobre todo porque en esos seis números a los Brethen les dieron pa’l pelo y acabaron como acaban estas cosas…

Cuatro viñetas en las que vemos a Fool surir por la muerte de parte de su pueblo, el jefe dice que tiene un lazo físico con ellos y se acerca para abrazarle y consolarle.
Cuatro viñetas finales, con lord Thane Ector y Fool muriendo en el suelo mientras Sersi llora a su lado e, incluso, besa al primero. La última es una viñeta de fondo negro y un círculo rosa sobre la que vemos a los tres personajes en rojo. The Fool está tirado en el suelo, Ector también, pero Sersi está agarrándole para que no esté en el suelo tirado.

…en un callejón oscuro con perlas ensangrentadas.

…con el final de esta nueva raza.

Porque, al final, lo que espero que os haya quedado claro es que da igual que cada cierto número de años se intente crear a un personaje llamado The Fool, no solo es que va a tener menos éxito que el FoolKiller, es que no vuelven.

Probablemente porque, con estas cosas, nadie está lleno.