Colección temporada invierno 22/23

Te llamas Jack Burnley. Tu editor te encarga una portada para el número de Batman que aparecerá en la Navidad de 1944. La dibujas, la cobras y te olvidas

En 2022 una multinacional llega a un acuerdo con los que compraron el negocio a los que compraron el negocio a los que compraron el negocio a tus editores y fabrican un pijama con el diseño que tú dibujaste. A tus herederos no les dan ni las gracias

Te llamas Wayne Boring. Tu editor te encarga una portada para el número de Action Comics que aparecerá en la Navidad de 1947. La dibujas, la cobras y te olvidas

En 2022 una multinacional llega a un acuerdo con los que compraron el negocio a los que compraron el negocio a los que compraron el negocio a tus editores y fabrican un pijama con el diseño que tú dibujaste. A tus herederos no les dan ni las gracias

Instagrameos de un pasado reciente

Pero entonces, ¿están los Funkos en crisis?

Hace un par de semanas hablaba yo por aquí de cómo la llegada de productos más lucrativos que los cómics al ecosistema de la “tienda friki” formaba parte de una tendencia que venía a desplazar a los tebeos de la que ha sido su base de operaciones habitual durante las últimas décadas. Como pináculo de esta toma del espacio (físico, pero también económico) mencionaba los Funko Pops, algo que desató un atribulado debate en la ADLOcueva acerca del auge, la crisis y el estado actual del asunto de los Funko Pops en las tiendas de cómics. Quiso la suerte que unos días después la prensa española (no la de tebeos, de esa no hablo) nos sacase de dudas publicando el siguiente titular:

Y digo que nos resuelve el dilema porque cuando la prensa española se entera de una tendencia (por ejemplo, el dropshipping, los cursos de seducción científica, los bitcoins, los NFTs, o cualquier cosa similar) suele querer decir que ya está cayendo tan abajo que hasta los redactores de prensa escrita pueden ver la parábola. Y además nos sacaba de dudas con una dato: 35.000€ (estimados) divididos entre 1.500 figuritas llega a poco más de 20 pavos por figura. Poco más de lo que cuestan en tienda las nuevas remesas. Vamos, que como negocio de coleccionismo, no lo veo muy boyante.

De hecho, como tengas muchos Funkos de estos molones en realidad tu colección puede ser deficitaria.

Por supuesto, otra cosa que sabemos los aficionados a los tebeos de superhéroes es que cuando algo comienza a anunciarse como objeto de coleccionista es porque las ventas se están yendo al garete. De eso iba el post de hace dos semanas: pasar de una audiencia enorme que compra un producto muy barato (una grapa de los 70, una figura de plástico de 15 pavos) a un público más reducido que compra bastantes productos más caros (unas portadas holográficas, unos Funkos edición limitada). Y como ya sabemos, ese es en muchos casos el paso al abismo. Es decir, que podemos concluir que los Funko Pop, efectivamente, están en crisis. Como el cómic en grapa. O la prensa española.

Esta noticia en El País va enmarcada de anuncios de El Corte Inglés.

Lo cual no quiere decir que mañana vayamos a asistir al desmantelamiento del imperio Funko. Como dice Eduardo Garzón hablando de las criptomonedas, que algo siga valiendo dinero no quiere decir que no haya habido una burbuja. Qué duda cabe de que siempre habrá compradores y coleccionistas de tebeos, igual que los habrá de Funkos e incluso, quién sabe, de periódicos. No es nuevo y de vez en cuando, cual freaks nostálgicos a lo Mario Vaquerizo, son recuperados mediáticamente para recordarnos, de vez en cuando, que siguen ahí. Comprando Mortadelos, Cabbage Patch Kids, cromos de La Liga 1995 o lo que sea. Al fin y al cabo, desde hace ya un par de décadas, cuando hace falta rellenar parrilla tirar de los freaks siempre da resultado.

Y sin embargo, me reafirmo en lo que yo comentaba en mi artículo, porque lo que los Funkos han causado es un mal que no tiene remedio. Sí, puede que vayan pasando de moda y vayan dejando espacio poco a poco a otras cosas. Pero es poco probable que el espacio que en su momento robaron a los tebeos vuelva a ser recuperado por los tebeos. Pasarán a ser otro tipo de figuras baratas, de juegos de mesa, camisetas de Pampling, tazas, llaveros o algún tipo de merchandising apropiado. Porque sigue siendo más lucrativo tener en stock una caja de algo con un pingüe margen de beneficio que una caja de grapas de las que si acaso vendes alguna no vas a sacar ni un pavo. Es así de sencillo y así de duro. El daño, me temo, ya está hecho.

El daño de los mash-ups de cosas porque sí en camisetas también está ya hecho.

Los Funkos son solo una representación de un concepto mucho más grande y mucho más importante. Son fáciles de odiar porque son un conjunto obvio, que salta a la vista. Hay muchas figuras feas (desde esas figuras que imitan ser juguetes articulados de los 90 pero muchísimo más caras hasta las lolitas sexualizadísimas de tu tienda otaku más cercana) pero es más complicado saber de un vistazo a qué conjunto corresponden. Pero el Funko es obvio, monolítico, uniforme. El Funko es, al final, un signo de un tiempo donde el producto ya no importa, sino la IP, la marca. ¿Es fea la figura? ¿Es bonita? No importa, porque lo que importa es que es una figura que pertenece a X propiedad intelectual que te gusta. Y su valor estético importa mucho menos que su valor simbólico. Un Funko es una declaración de intenciones sobre un producto cultural que te gusta, no sobre el tipo de figura que te gusta. Y de hecho, si tienes muchos Funkos, y muy variados, ya no daremos tanto por hecho que te gustan la miriada de productos culturales que representan. Daremos por hecho que te gustan los Funkos. Como concepto. Como estructura. No lo entenderemos, quizá no queramos hacerlo. Pero es lo que vamos a inferir.

¿Y no es eso lo que ocurre ahora con tantas aficiones últimamente? Lo importante no es que te guste una u otra película de superhéroes. Lo importante es que te guste el Universo Multimedia del que forma parte. Y aunque no te guste, lo tragas porque es una forma de participar de un universo poliédrico de películas, series, trailers promocionales, ruedas de prensa y comunicados. De ahí los multiversos y los serviversos y todas esas interacciones entre IPs que antes solo aparecían en las horribles camisetas de Qwertee que plagia Pampling y que ahora están por todas partes. Incluso en los Funkos.

Lo que hay que ver

Cuando uno busca escribir estos posteos -bueno, cubrir el expediente, ya sabéis que hay muy pocos posteos que realmente me interese escribir- suele procurar estar al día de los movimientos USAcas para ver qué se les ha ocurrido ahora.

Lo cierto es que ese Ahora es difícil de gestionar, por un lado porque el pasado siempre golpea al presente y manda ondas hacia el futuro -¿O era al revés? Bueno, los taquiones, ya sabéis.- como porque uno nunca sabe por dónde pueden salirte. Y de eso tenemos casos prácticos.

Cuando Marvel llegó a un acuerdo con el primer grupo editorial a nivel mundial –Penguin Random House, que es el primero mundial y el segundo de España, porque los modificadores a veces son como los Reyes Católicos- se discutió mucho qué pasaría y qué dejaría de pasar pero el resultado fue un poco el esperable.

Decidieron que ellos por su cuenta sacarían una colección de clásicos. De hecho, lo sacaron en dos versiones.

Imagen promocional de la colección Penguin Classic Marvel Collection en la que vemos arriba las portadas de la colección regular y abajo los de las ediciones de lujo. La colección regular sigue el diseño de los Penguin Classic digamos clásica, la colección de bolsillo de Penguin con el recuadro negro abajo y una ilustración arriba. En este caso todas clásicas. Abajo tenemos una versión de tapa monocolor (negro Pantera negra, azul Capitán América, rojo Spider-man) con la ilustración en detalles dorados. La mezcla perfecta entre lo hortera y lo clásico. Los títulos son Black Panther con prólogo de Nnedi Okorafor, Captain America con prólogo de Gene Luen Yang y The Amazing Spider-Man con prólogo de Jason Reynolds. El primero parece traer una extensa colección con McGrego, Buckler, Graham además de Lee y Kirby. El segundo trae Kirby, Simon, Lee, Steranko y Romita Sr. y el último solo trae Lee y Ditko.

Porque, como todos sabemos, si algo no está publicado de Marvel son los clásicos. Es sorprendente la cantidad de veces que se reeditan unos cómics frente a otros, me pregunto si habrá algún motivo… Nah.

Pero, bueno, que los clásicos se sacaron en esas dos versiones, una más de batalla y otra más de lujo. Luego ya podemos discutir cuál es cuál. El asunto es que les debió de ir bien. Por que han repetido.

Una colección de portadas para la nueva hornada de los Penguin Classic Marvel Colection, en este caso de The Avengers, X-Men y Fantastic Four. Esta es la edición con el estilo clásico, el bloque en negro y la ilustración arriba. el contenido, por orden, es The Avengers de Lee, Kirby, Thomas, Heck, Buscema y Buscema con prólogo de Leigh Bardugo. X-Men de Lee, Kirby, Thomas, Roth, Heck y Adams, con prólogo de Rainbow Rowell. Fantastic Four de Lee y Kirby con prólogo de Jerry Craft.
De nuevo las portadas de los tres títulos nuevos, pero esta vez en la edición monocolor con detalles dorados. El contenido es el mismo del de la descripción anterior. Lo único que cambia es que aquí tienen colores asignados para las portadas: Azul oscuro para Fantastic Four, fucsia para X-Men y una especie de verde-azulado para The Avengers.

Es decir, no bien-bien como para sacar a una mujer, que suficiente tienen con usar a mujeres y personas racializadas en los prólogos – ¡y haber comenzando con el de Pantera Negra!- para que se note que en Marvel no tienen problemas con elles. Como para que además vayan a publicar alguna de sus colecciones.

El asunto es que parece claro con esta colección que en cuanto pueda se la traerán a España hay un interés por un mercado clásico en el cómic. Por volver a cosas que se hacían antes. No necesariamente una infantilización a partir de la nostaliga, qué va, pero sí una serie de decisiones que van confluyendo hacia un presente que, muchas veces, sólo se puede entender por la propia fluidez de la realidad.

Esto es:

Inenarrable decisión editorial de Warner que mezcla: Los personajes de Scooby Doo, pero ahora son Looney Toones, pero además son FUNKOS. Un horror primigenio en el que tenemos muy erróneamente a Bugs Buny como Fred, El Demonio de Tasmania como Scooby, El Pato Lucas como Shaggy, Lola Bunny como Daphne y PIOLÍN como Velma. No hay nada positivo que pueda decir de esto.

¿En qué momento alguien pensó que era buena idea? Nunca lo sabremos. ¿Quién tomó las decisiones? Nunca lo sabremos. ¿La división de Warner que más dinero gana es la de lejía para los ojos? Nunca lo sabremos. ¿Es peor la idea de la Velma Piolín que la Velma Mindy Kaling? Difícil de decidir.

El problema, claro, es que recuperar cosas antiguas y traerlas al presente no siempre es sencillo, porque los lenguajes de entonces y de ahora han cambiado.

Por ejemplo, el Rol. Resulta que entre unas y otras cosas -es decir, por un lado lo bien que lo ha vendido Stranger Things, por el otro descubrir que las videollamadas servían para esas agendas imposibles de cuadrar- ha hecho que del pasado glorioso del MSHRPG -del que ya hablaremos algún día, o quizá ya hablamos hablado, de nuevo, los taquiones.- se haya pasado a la cosa esta de…

Imagen promocional del Marvel Multiverse Role-Playing Game. Salen tres dados de seis caras. El primero y el último tienen un 6, el de en medio el logo de Marvel sustituyendo al 1. Porque es 616, claro.

Sí, el d616. Si es que son unos cachondo. No hay más que ver que tiran 3 dados de 6 pero señalan si es un 6 ó un 9 no sea que el multiverso convierta tu d6 en un d12o, peor aún, un d20. Por supuesto ese regreso y ese rol de Marvel viene también con sus propias publicaciones que para algo están trabajando en ello duramente.

Imagen promocional de los juegos de rol de Marvel que saldrán en 2023 -eso dice ahí, yo os aviso ya de que será para verano- que cuentan con uno más clásico que son las Core Rules y luego, a la derecha, el Adventure book con el título The Cataclysm of Kang.

Desde el verano pasado llevan, y hasta este verano no parece que vaya a salir. Aunque, eso sí, nos prometan ADLianidad ya desde la portada. ¿No habéis visto la portada del módulo? Si es que además con lo del cucu trastrasmedia han decidido que El cataclismo de Kang va a ser el título del módulo y no de la Fase seis, o la que sea que vayan ya. Pero mirad un momento la cara de este Kang

Portada del Marvel Multiverse Role-Playing Game de The Cataclysm of Kang, están Spider-Gwen, el Capi Wilson, Doctor Extraño, alguien que podría ser Star-Lord, America Chavez y voy a suponer que una iteración de Jane Grey. En frente está un Kang difícil de describir pero con una GRAN SONRISA CON MUCHOS DIENTES. El autor es el barcelónes Iban Coello así que PUEDE QUE SEA UN MENSAJE.

y decidme que esa sonrisa no es De las nuestras. En cualquier caso y al margen de las decisiones tomadas -¿lleva Kang medias? Puede ser- , hay una realidad clara y es que el choque entre esa creación de nuestro presente, el recuerdo del pasado, y el lenguaje del futuro al final acabaría creando equívocos.

Por ejemplo, todo esto de la idea de que el playtest se haga con ejemplares que TAMBIÉN hay que pagar, y ya que estás sacando algo que se paga pues sacas portadas alternativas, y ya que sacas portadas alternativas pues aprovechas para que sea más de coleccionista buscando algo que le pueda interesar a los compradores de rol, que a la vez pueda ser utilizado para futuros y que sin duda se encuentren con un mensaje sutil, una manera de relacionar elementos, que lleven a… a… a….

A esto.

Una portada con La Bruja Escarla en modelo Manga jovencita sexy levantando con su magia tres dados en los que se puede leer 616. Con cara así. ¿AsÍ? Sí, ASÍ. Muñequita manga y no entro en más que acabamos en los papeles. El título del susodicho libro para el que sirve de portada es: Marvel Multiverse Role-Playing Game: Playtest Rulebook Momoko Cover [DM ONLY]

Es cierto que [DM ONLY] puede significar muchas cosas.

Pero nuestra pregunta es…

¿Alguna buena?

Y precisamente por eso es por lo que hablamos del pasado, el choque con el presente, la decisión de vender cosas basada en esa nostalgia. Y como muchas de esas decisiones son… bueno… decisiones. No sabemos si será el capitalismo, no sabemos si serán los taquiones, pero os podemos decir algo…

¡HEMOS VISTO COSAS!

Porta del Star Wars Ewoks de Marvel, sin numeración alguna pero con un sello de los 40 años de Return of the Jedi, en la que, además de la firma de Ryan Brown '22, podemos ver a un Ewok con la cara en primerísimo plano y LLAMARADAS DE FUEGO REFLEJÁNDOSE EN SUS OJOS.

Relecturas noventeras y postnoventeras