Tuits del mes de mayo

No, no os voy a repetir los tropecientos tuits sobre Eurovisión, pero aquí están algunos de los demás

En este mundillo somos todos hermanos

Una cosa muy bonita del mundo del cómic es que todo se perdona. Los aficionados somos todos una gran familia y pase lo que pase al final vamos a estar juntos y vamos a estar unidos. Por ejemplo, puede que Angel Luís Sucasas amenazase a una periodista e insinuase que activamente veta a mujeres críticas con el machismo. Pero le dejamos seguir escribiendo sobre tebeos en El País. Porque aquí todo se perdona, y la amenaza a la libertad de prensa solo pasa cuando alguien de Podemos dice cosas. O si se le dice a los de eldiario que corrijan un artículo. Es más, ¿por qué va a escribir Sucasas un solo artículo cuando aquí no se tira nada y puede sacarse dos?

Claro que esto es una práctica habitual en El País cuando se habla de tebeos. Los artículos se sacan de dos en dos. Por eso Eneko Ruiz puede destacar que hay “Una española en el Universo Marvel” en 2015, cuando se anunció que Natacha Bustos iba a comenzar a dibujar su estupenda Moon Girl y el Dinosaurio Diabólico, y luego un año después lo podía repetir Victor Parkas a raíz de la edición en España del mismo título. Mismo contenido, doble de clics. No nos podemos quejar (salvo si tienes una tienda y te vinieron en 2015 personas preguntando por el cómic de Marvel de Natacha, que no te llegaría hasta un año después).

Pero como decía, estamos en familia y al final lo perdonamos todo. Por ejemplo, yo ahora espero que la Sectorial del Cómic me perdone. Es cierto que igual no han estado presentes en muchas de las polémicas del sector desde su fundación, pero también es de rigor que han conseguido un hilo de tuits de la Biblioteca Nacional de España que quizá de aquí a 10 años se materialice en algo (las cosas de palacio van despacio) y también un Proyecto No de Ley del PSOE para impulsar y dignificar el medio. De aquí a que estemos como en Francia no debe quedar tanto.  Y yo quejándome.

En grapas de Panini eso son casi 50 grapas.

No solo eso, sino que en la Sectorial también han dado un asiento a Pedro Kat como representante de la AEPV. Y Pedro es como si fuera de ADLO!, solo que prefiere colaborar en la prensa seria. Y cuando hablamos de la prensa seria nos referimos a la que hace una lista de Las Mejores 25 Frases del DCEU e incluye varias de una película que no se ha estrenado. Y algunas de las frases están incluídas para decir de ellas cosas como “Es en esta frase cuando quedó patente que Zack Snyder no entiende a Superman”, lo que nos hace plantearnos la definición de “mejor” que mantienen los redactores de Sala de Peligro. Cosas de la prensa de verdad. No preguntes.

Pero estábamos hablando de perdonar. Y es que como decía, aquí somos todos una gran familia. Por eso no pasa nada si se firma un comunicado contra el fascismo y un par de semanas después se está defendiendo a Juanjo Guarnido, que “levantó la polémica” alabando en redes sociales la labor divulgativa del famoso youtuber de no-de-derechas-solo-políticamente-incorrecto de turno. Aquí se perdona todo. Y se blanquea. No pasa nada, en ADLO! también hay gente que no es ni de izquierdas ni de lo otro. Como decía, somos una gran familia.


Y las familias tienen desencuentros, problemas, discusiones. Pero siempre pueden reunirse a la mesa, preferiblemente en Navidad pero también puede ser durante el caluroso estío, a declarar públicamente su empeño en propiciar un diálogo de franca distensión que les permita hallar un marco previo que garantice unas premisas mínimas que contribuyan a crear los resortes que impulsen un punto de partida sólido y capaz, de Este a Oeste y de Sur a Norte, donde establecer las bases de un tratado de amistad que contribuya a poner los cimientos de una plataforma donde edificar las nuevas bases de los futuros premios y tender puentes de comunicación.

Haría una porra de «colectivos», pero esta semana ya hemos tenido bingo.

Jurados hasta arriba

Uno de los adlateres tiene un lema. Dice que los premios dicen más de quien los da que de quien los recibe. Pocas semanas ha sido esto tan cierto como ahora en el mundo del cómic español. Y es que no quiero hablar de Antonio Martín, pero podemos hablar del jurado. Contamos ocho nombres (3 mujeres y 5 hombres) de los cuales 4 aparecen acreditados en cierto modo como autores. Y un 5º autor, Antonio Altarriba, cuyo único mérito mencionado es ser el ganador del Gran Premio en 2019, algo que hasta hace unos días bastaba para sobreentender que también él es, ante todo, autor de cómic.

No hace falta decir demasiado de Antonio Altarriba. Al fin y al cabo, ya se ha retratado él solo en El Periódico, probablemente el primer medio “serio” en comunicarse con alguna de las partes. ¿Con el premiado? ¿Con los autores firmantes del comunicado? No, con Altarriba, miembro del jurado. Parece por tanto que no hay nada vil ni despiadado en hablar de ellos, ha sido uno de sus miembros el que ha dado el primer paso. Resulta curioso contrastar la noticia tal y cómo se publicó, que empieza hablando del comunicado con la versión editada y disponible ahora en la web del diario, que comienza hablando del Prestigioso Premio. Algo habrá ocurrido entre medias. Publicada como un “Comunicado”, no tenemos firma responsable, al parecer, que pueda explicar si era muy complicado contactar con alguno de los autores del comunicado. Por cierto, tampoco firma nadie la nota publicada por El País, donde ha sido pluma habitual otro miembro del jurado, Álvaro Pons.

Pons, además de bloguero, divulgador y conocedor de los antiguos premios a la Divulgación que daba el Saló (puesto que ganó el suyo en 2007) ha sido colaborador de esta desorganización, aunque no podamos descartar por completo que ejerza su Derecho al Olvido en ese sentido. Pons ha preferido mantenerse en un perfil bajo al respecto de la polémica, delegando la responsabilidad de las explicaciones en un comunicado que Ficomic debería sacar en algún momento. En cualquier caso, sabemos que comparte con Altarriba algunas de sus opiniones sobre lo sucedido en el asunto entre el galardonado y David Ramirez. Tras la sentencia (la nota Jueves.09. Enero) Álvaro comentaba que al mundo del tebeo le venía bien un poco de amor duro en forma de condena a un artista en mala situación económica para espabilar todos y no confundir libertad con libertinaje.

El hecho de que unos años después él mismo ganase un premio en el Saló de Barcelona que precisamente contaba con un gran apoyo popular sin que nadie arquease una ceja nos puede servir de muestra de que aquí el eje del problema no son las opiniones sobre la libertad de expresión, sino esto es solo un añadido a una interpretación free style de las bases.

Pero si hablamos de personas implicadas en el asunto entre Martín y Ramirez, en el jurado tenemos a la persona más implicada en ello aparte de autor y denunciante. ¿Cels Piñol? No hombre, él se mantiene al margen. Para variar. Me refiero a Toni Guiral, que aparece también mencionado en la susodicha tira. Lo curioso del asunto es que aunque Guiral es probablemente más conocido y recordado por su labor como divulgador, él sí es autor y podría optar al Galardón sin tener que retorcer las bases de nada. Guiral no ha movido ficha sobre el tema, aunque fue compañero en el sector e incluso en la misma editorial que el galardonado.  Ambos coincidieron en esas editoriales que usted sabe con Marika Vila, también parte del tribunal que nos ocupa. Todo en familia.

Además de jurado, Guiral es, según la Wikipedia, comisario de las Exposiciones del Salón del Cómic de Barcelona. Curiosamente, una de las dos exposiciones anunciadas en la página web de Ficomic está dedicada, precisamente, a Antonio Altarriba. Dado que la Wikipedia le atribuye a Guiral ese puesto desde 2013 cabe atribuirle también responsabilidad en este misterioso suceso de 2016 en el que algunas pinturas desaparecieron de una exposición, se le dijo al autor que era por mostrar vello en el cuerpo de las mujeres ilustradas, pero luego se apresuraron a decir que era por otra cosa. Recordemos de nuevo que no hay que confundir la libertad con el libertinaje. Al año siguiente a Guiral lo ascienden a «director de contenidos» del Salón.

Hablando del tebeo de Ramirez, hay que reconocerle a La Vanguardia, cuya pieza sí que firma Justo Barranco, que no solo publica la polémica página, también desliza el listado del jurado de los premios de este año. No obstante, no parece que hayan logrado ponerse en contacto con ningún otro miembro del mismo, con lo que no goza del incalculable valor de hemeroteca que supone la nota de El Periódico. Quienes no han parado han sido los de Vandal/El Español, que no contentos con publicar una nota desde el propio Vandal (recordemos, una web de videojuegos) han publicado no una sino dos columnas de opinión sobre el tema en su apartado de tebeos, Sala de Peligro. Con sorprendentes resultados.

Por supuesto, aparte de los autores presentes en el jurado hay más autores de cómic perfectamente conformes con el premio. Por ejemplo desde ARGH!, Asociación Profesional de Guionistas de Cómic, no se han pronunciado, aunque sí que han compartido no solo su participación en los eventos del propio Salón de Ficomic sino también la conversación que Elisa McCausland tuvo, también en el marco del salón, con… Antonio Altarriba. 

A estas alturas no debería haber dudas: Altarriba es miembro de la asociación de guionistas. También lo es Fernando Llor, firmante de una de las dos columnas, críticas con el fallo del jurado, en Sala de Peligro. Otro conocido de este blog, El Torres, aparece también como uno de los miembros que conforman ARGH!. Aunque diríamos que El Torres preferiría que la asociación se mojase un poquito.

No os voy a recordar que ARGH! es uno de los colectivos fundadores de la Sectorial del Cómic, porque hoy no hemos venido a hablar de eso. Aunque sí que es una pregunta interesante, ¿dónde están los colectivos? Por ejemplo, el resto de Salones del Cómic que se celebran en España. Ya sabemos que perro no come perro, pero la gente de Expocómic (Heroes Comic Con Adolfo Suarez Madrid Barajas) sí que ha sido de comerse a otra gente. Igual sería un gran momento para, no sé, salir a defender a los autores. Es raro porque en la página web del evento madrileño no he podido encontrar las bases de sus premios para comparar, solo un montón de cosas que acreditan que el mundillo está lleno de trileros.

De modo que mientras seguimos esperando ese comunicado de Ficomic, o a que los señores y señoras del jurado se pronuncien de alguna forma, los periodistas, divulgadores, lectores, editores, fans y otras personas podéis sumaros (vía email a comunicado.mundillo@gmail.com) a un nuevo comunicado, creado para paliar las ganas que pudieseis tener de sumaros al de los autores sin serlo. ¡Si es que no era tan difícil!

Historiador, no historietista…

…o «tecleé mal y me salieron videos de modositas«.

Todo vuelve. Los Heroes Reborn, los reboots en DC, Rocio y Antonio David, el Kun Agüero… Y ahora, Antonio Martín.

En la pasada entrega de Mask Author, el Jurado de Notables decidió que debía quitarse la máscara Darth Vader ¡QUI-TA-TE-LÁ! ¡QUI-TA-TE-LÁ! y esta vez, cuando se retiró el casco, la impresión del respetable no fue impostada. De esto va el shoubisnes, de llamar la atención.

Que la deliberación del tribunal no tenga actas con las que rendir cuentas es válido, al ser FICOMIC tan sólo una federación sin ánimo de lucro, incialmente compuesta por los gremios de Editores, Libreros y Distribuidores de Catalunya. Por gente seria, nada de artistas ni faranduleros. Y el tribunal va aparte. Aunque si la videoreunión de zoom fue grabada ojito por dónde circulan esos archivos. Según declaró Antonio Altarriba, el fallo es inapelable y soberano. Lo de inapelable es literal, pues el fallo no se la ha pelado a nadie. Y ya se sabe que Soberano es cosa de hombres.

Tan sólo dos días después del fallo, el Domingo, ya se propagaban las primeras reacciones. Tiene guasa que los primeros retuits vengan de Carles Santamaría.

Y las normas son interpretables, para eso están escritas. También es casualidad que encontrar las bases de años anteriores en la Red sea una odisea al haber discontinuado Ficomic su web anterior, pero habiendo llegado a las bases de 2012 podemos comprobar que no ha habido tijeretazo. Eran entonces y son ahora:

Gran Premio del Salón del Cómic de Barcelona

En reconocimiento a la trayectoria profesional de un autor español con un mínimo de 25 años de trabajo publicado. Para optar a este premio el autor debe estar vivo y no puede haber ganado este galardón previamente.

Evidentemente son las reglas de 2012. Las actuales ya especifican «autor o autora» por partida doble.

«Autor o autora español/a«, tan sólo eso. Las normas son interpretables. Como aquella partida de la Oca que gané a la familia, aún me maldicen. En ninguna parte se decía que mi dado debía limitarse obligatoriamente a seis caras. Si alguien más recuerda la tira de Muntanyola del campeón de piragua para el TBO, a ver si la encontramos ¿era una piragua de 500 metros?

El concepto de autor es muy amplio. Tanto que en el mundillo puede abarcar desde Jesús Marugán como autor de Akira Comics desde 1993, hasta Nacho Carmona como autor de dreamers.com desde 1996. Y sus labores merecen reconocimiento, pero otra cosa es que el ÓscarTM de este año se lo hayan otorgado a Sálvame. La labor divulgativa tuvo su hueco en los Premios de lo antes llamado Saló, entre 2007 y 2011. Dos de los cinco galardonados están en el actual tribunal, señal de lo acertado de los mismos. Antonio Martín no estuvo nominado ni una vez entonces, pero es que lo que primaba durante aquellas vacas gordas era la actualidad. Y la obra divulgativa de Martín es bastante anterior. Se podría aducir que la misma se encuentra descatalogada y es prácticamente inencontrable, pero de eso tampoco dicen nada las reglas. Y de la misma manera se puede argumentar que está por sacar en nada un libro de los suyos, con números de años como le gusta. Y portada de Sienkiewicz nada menos, ahí hay nivel. Vicente tiene todavía en standby si ponerle pegatina en portada con lo de «Del Ganador de…«.

Por cierto, que la entrevista a Vicente del enlace de arriba es lectura obligada.

Os preguntaréis si este es el ansiado libro con la historia de Forum o tan sólo va de Eclipse. La respuesta es «compra«. Siempre podéis ojearlo, cumpliendo escrupulosamente normas sanitarias.

Al final todo es wishful thinking, pues en la actualidad uno puede llegar a ser lo que se proponga ser, y no hay reglas ni realidades que puedan impedirlo. Bastan 25 años y estar vivo, y en ninguna parte dice que deban ser años terrestres. Mercurio tarda 88 días en dar la vuelta al Sol. Tod@s somos autor@s.

No voy a entrar en asuntos patibularios, pues tampoco de eso hablan las reglas. Mucha gente dice que Alan Davis es algo más que arisco y eso no le quita mérito a sus dibujitos. A mi lo que me importa es que Antonio Martín introdujo la obra de ROB! en España (si no contamos a Halcón y Paloma, pero sobre Zinco no hay libros), y eso merece premiarse de alguna manera. Tan positivo quiero ser que me gustaría rematar esto con una imagen de Martín sonriente…pero no he encontrado. De manera que he pedido a un autor anónimo que haga una.

Y como tiene un bocadillo, le cuenta como obra publicada de cómic para empezar a contar. Gracias, autor desconocido.

De nada, papá.

Calla y cuenta 25 años.

La composición tan parecida al Bad Weekend ha sido casualidad. Esas cosas suceden. Pero con la lectura fresca encuentro paralelismos…

Seamos pues positivos. Por cierto ¿no te fustra a ti también, autor de lecturas, que el comunicado circulante esté restringido a autoras y autores de cómic, como si la opinion de los demás no fuese también importante? tranquilo, mundillo, eso tendrá también tendrá pronto remedio. Wishful thinking.

(pst, ¿difundís el Otro Comunicado ya?)

Habrá más entregas de Mask Author, seguro ¿quien vota por el Cuadrado? ¿y por la Barretina? o lo verdaderamente importante ¿Antonio Martín dibujará el cartel del año que viene?

Un breve repaso a lo dicho por los participantes en charlas y los medios allí destacados sobre la censura del Saló

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Nos vemos el próximo!