Vuelta a la normalidad

Han quedado vertidas palabras más que de sobra sobre El Asunto que nos ha mantenido entretenidos durante la última semana. 11 entradas de ADLO! sobre Antonio Martín, Artículo 20, Forum, Planeta, David Ramirez, el Saló del Manga Barcelona y mucho más. Sin embargo, lo que tienen estas tendencias es que se van transformando, alterándose, dando lugar a líneas alternativas, divergentes, relacionadas de una forma casi imperceptible que con el devenir de los años un buen divulgador debería ser capaz de volver a ligar.

Así, David Rubín hablaba sobre la agria polémica que está emponzoñando, de forma paralela, la entrega de premios del Salón de Angouleme. Por su parte, Alfonso López escribía sobre los orígenes del Salón del Cómic de Barcelona, vinculados a una hoy inexistente sección sindical de la UGT para historietistas. En Sala de Peligro el guionista Fernando Llor se preguntaba “¿Y ahora qué?” señalando como uno de los elementos clave de la polémica la precariedad de quienes trabajan creando para el medio de la historieta. Y nosotros… bueno, nosotros seguimos hablando de lo nuestro. El caso es que cualquiera diría que detrás de todo esto hay… un conflicto de clase.

*sonido de tormenta ominosa*

El caso es que de pronto sale la lista de nominados para los premios Eisner.Y resulta que hay un buen puñado de españoles nominados. No tanto como los canadienses, pero más o menos en la misma medida que los italianos, e incluso en pugna con los británicos. Más españoles que mujeres. También han nominado al hermano de Ethan Van Sciver, pero de eso estaríamos hablando si no se hubiera liado la que se ha liado. El caso es que esto lleva a una cuestión, una pregunta, una incógnita. Llamémoslo intuición.

Si vivimos en un momento en el que hay tantos autores españoles con amplia proyección internacional, ¿qué pasa que les hacemos tan poquito caso? Tan poco como para que Diálogos de Cómic lo vean “cuatro gatos”. ¿Y con los autores nacionales? Parece sencillo determinar quiénes eran los merecedores del premio hace 15 o 20 años, autores que crearon escuela entre los 60 y los 80. Sin embargo, parece complicado ahora imaginar a quién se le dará el premio dentro de 15 años. Como si de pronto en España se estuviera haciendo menos tebeo, como si se estuviera publicando mucho menos. ¿La culpa? Igual ciertas trayectorias podrían arrojar algo de luz.

El caso es que aquí me encuentro, pensando en todo esto, en la industria, los autores, lo nacional, lo internacional, los sindicatos, la sectorial del cómic… y entonces caigo en la cuenta de que estoy perdiendo el tiempo. Porque se ha estrenado ya Loki, y eso quiere decir que podemos volver a hablar de la Marvel que de verdad importa. ¡La Marvel De Las Pelis Audiovisual!

¡Ahí sí que no hay ningún problema laboral que nos amargue el día!

Un comentario en «Vuelta a la normalidad»

Responder a John Space Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.