FICOMIC of the Dead

 
– No sé yo hasta que punto es buena idea venir a este sitio tan apartado de vacaciones.
– Y dale. Que no os preocupéis, que esto del Saló es una cita internacional a la que siempre viene un montón de gente.
– ¿Muchos?
– Mogollón. Cienmil personas. Cada año. 
– Pues yo  no veo mucha actividad fuera. 
– Mujer, será que están ya dentro.
– Y parece que todo estó está un poco oscuro, ¿no?
– Será que este año hacen un homenaje a Pudridero.
– Eso explicaría también el olor…

– ¡¡¡ALTO AHÍ!!! ¡¡¡EL MUNDILLO… SE ACABA!!!

– ¿Qu-quién es usted?
– Además del clásico loco con pelazo que salta en medio del camino para advertir a los chavales y no logra nunca que le hagan caso, claro.

– ¡¡¡EL MUNDILLO SE ACABA!!! ¡¡¡SE ACERCA LA TORMENTA PERFECTA!!!

– No me diga más, y está usted construyendo un arca.
– Bueno, si es el mundillo será una tormenta perfecta en un vaso de aqua…
– Yo no sé si esto me anima mucho a ir al Saló, eh.
– Que sí, que sí, que precisamente de esto vamos a estar hablando. Tú piensa que el Saló son unos pocos estand que tienen algunos cómics entre el merchadising y alguna cosa colgada en las paredes más media docena de charlas repetidas año tras año. Vamos, como ir a ver a tus abuelos. Estas cosas permiten tener algo de que hablar.

-¡¡¡PERO HACEDME CASO, REDIELA!!!

– Sí, sí, buen hombre. Se lo hacemos. Mire, es ley de vida. Unas veces arriba y otros abajo, qué mundillo este, ¿eh? ¡¡¡CORRED!!!

– Pues dentro del Saló hay incluso menos luz. Quién iba a decirlo.
– Es que ya sabes, cuando se ponen a competir con Expofriki no hay quien les pare.
 – Lo que yo no recuerdo a es a nadie llevando capuchas negras.
– Algún manga. No, espera, que ya no están de moda. Pues algún webcómic. 
– Y me ha parecido oír un grito.
– La Zona de Fanzines, fijo.
– A mí esto me da algo de mala espina.
– Como siempre, pero no te preocupes que seguro que si esto está vacío es por algo…
– ESO es lo que me da mala espina.
– Que lo mismo ese algo es el Graf.
– ¿Tú crees?
– Ni en mis sueños más locos. 
– Pues vaya.
– Parece que en la sala de proyecciones hay un resplandor…
– ¿Todavía hay sala de proyecciones? Pensé que eso se había terminado cuando cualquiera pudo bajarse las películas para verlas en lugar de ser cosa de unos pocos como el encargado de la parte audiovisual de los salones…
– ¡TSCH!
– Parece que sólo hay interferencias en la pantalla…
– Podría ser peor, al menos no está Rajoy.
– Ese chiste es temporal y datado, dentro de 10 años nadie lo entenderá.
– Ni tampoco eso de lectores de cómics y aquí seguimos.
– ¡Basta ya los dos! ¡Empiezo a temer que estemos en una película de terror española! Lo único que me tranquiliza es que aquí todos vocalizamos. 
– Pues menos mal que eso te tranquiliza, porque acabo de notar que somos solo tres.

– ¿Chicos? ¿Dón-de estáis? ¿Eh? 
¿Qué es eso? ¿Es un arbusto rodando por el suelo? Vamos, ánimo, en el Saló no es raro que pasen arbustos rodadores. Lo extraño es que las cienmil personas no se tropiecen con ellos… Pero… ¡Se ha movido! ¡Ese árbol se ha movido! ¡Lo he visto!
– ¡HOLA, NENA, ¿QUIERES ENT-RETENERTE?!
– ¡¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHH!!!

– Os lo dije, un grito, si es que a quién se le ocurre. La próxima vez que vengamos al Saló yo me quedo fuera, en un bar.
– Llámalo espacio para profesionales. A veces creo que son los bares los que patrocinan estos eventos.
– Haced lo que os dé la gana. Yo me largo.
– Sí, eso siempre funciona.
– ¡Esperad! Ahí, tras la puerta, he visto algo…
– Lo mismo es Santamaría contando gente.
– O un vendedor ambulante de chapas.
– Claro, o uno de esos que venden rosas y ha aprovechado que le han confundido con un cosplayado para entrar, no te digo…
– Pues aquí tenemos velas negras, algo que puede ser sangre y armas blancas…
– Entonces es sin duda la sala de las charlas. 
– Nunca les he visto hacer mucha sangre.
– Pero todos los años le dedican un rato al cómic fe¡¿QUÉ ES ESTO?!
– Parece un volumen encuadernado en piel, así que imagino que es alguna novedad de Norma.
– ¡Fíjate en estos signos y señales! ¡estos garabatos casi incomprensibles!
– Bueno, qué se yo, entonce será de Sins Entido…
– ¡Piensa un momento! ¡Ya sé lo que ha pasado aquí! ¡Oh, malditos! 
– Como no empieces a explicarlo para los demás tú sí que te vas a quedar maldito.
– ¡¡¡¿No os dáis cuenta?!!! Esa es la manera en la que pretendían reconducirlos, atarlos a todos en tinieblas, reunir aquí a tanta gente!!! Esto es…. ¡¡¡EN ENDOGAMICÓN!!!
– Ah, pues entonces lo edita… nah, es un chiste demasiado sencillo.
– La forma más sencilla de reunir a la gente en un mismo punto, de hacer que lo que uno hace influya en el otro y de demostrar que si quieres vender algo lo mejor es publicar artículos y recopilaciones de varios autores, porque así tienes a las familias de más de una persona como compradora.
– Y así luego te puedes ir de bolos por Salones, como el de Asturias o el de Granada.
– ¿El qué de qué?
– No, no, eso es de otra línea argumental.
– Luego esas personas pueden llamar a otros con lso que han colaborado o buscar a un conocido común, porque si fuera español Kevin Bacon sería editor de tebeos, y así sumarlos a sus proyectos.
– Hay mundillos en los que existen agendas de contactos, nosotros estamos en uno que parece funcionar por  Meetic.
– ¡Pero esto se va a acabar aquí y ahora! ¡Voy a denunciar la aparición de las fuerzas del mal en internet!
– Uy, sí, eso siempre funciona. Espera, crétae un perfil paródico en tuiter, que eso ya les terminará de acojonar. 
– ¡¡¡ESTO SE ACABA AQUÍ!!! ¡¡¡KLAATU… BARADA… … … SIENKIEWICZ!!!
– ¡¡¡DITKO!!! COPÓN, SE DICE DITKO. ¡A saber qué mal habrás desatado ahora sobre la Tierra!

….

….

….

– Pues mira tú qué bien, el Graf se empeiza a animar.
– Sí, aunque esa agresividad y esa mirada perdida…
– Ya sabes, los teóricos cómo son. Y alguno será también cineasta español.
– Claro.
– Sí.
– Hmmm…
– ¿Qué?
– No, me había parecido ver a un lector.
– ¿Sí?
– No.
– Vaya.
– …
– …
– …
– Así a ojo habrá… como cienmil personas, ¿no?

2 comentarios en «FICOMIC of the Dead»

  1. Nuevamente, con el imperecedero malinchismo que les caracteriza, los presuntos graciosillos de ADLO cargan contra una iniciativa de profesionales españoles destinada a salvar a la industria.
    Lo que pasa es que al final no me ha quedado claro cual era.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.