El extraño caso del Doctor Rarito

-¡Igor! ¡Ven aquí!
-¿Qué desea de mí, Amo?
-Me apetece contar mis malvados planes en voz alta, como todo buen villano, y necesito a un secundario cómico que me dé la réplica
-¿De qué se trata esta vez, Amo? ¿Otra subida de precios retroactiva? ¿Otro error en el orden de las páginas? ¿Otro tebeo de Slott en formato miniatura?
-No, se trata de la publicación con varios meses de retraso del último tomo del Cuaderno Coloreable del Doctor Rarito


-Pero Amo, ¿no sería más dañino simplemente no publicarlo?
-No, eso ya lo hicimos con el Nightamerica, y es peligroso repetirlo a menudo: a la larga los lectores perderían la confianza en nosotros, y necesitamos que sigan comprandonos. Si no, ¿a quién vamos a torear?
-Comprendo, Amo, pero ¿el contenido no habrá quedado desfasado?
-Es la ventaja de los Cuadernos Coloreables, ¡nunca les pasa eso! ¡Son eternos!


-Bueno, hay un detallito que sí que hay que actualizar, pero se cambia el 50 por un 75 y listo


-Amo, tengo otra duda acerca del plan
-Esto iba a ser un monólogo maligno, Igor, no una rueda de prensa, pero adelante…
-¿La gente no se habrá cansado de esperar? ¿No se resentirán las ventas simplemente porque han perdido la costumbre de comprar la serie?
-Ah, querido Igor, aquí viene la parte más endiablada de mi Plan Maestro: ¡nos haremos publicidad en internet en alguno de los blogs más visitados!
-¿Pagando, Amo?
-¡Nada de eso! En internet es todo gratis, ¿no lo sabías? Solo hay que encontrar el modo. Fijate en esto que dice Ray en la introducción:


-Entonces, vamos a la primera página del correo y cambiamos el código de barras por un Estela Plateada


-Y que el error resalte más, le ponemos un pie erróneo a la ilustración


-¡Y listo! Con una errata tan apetitosa, seguro que los bloggers se dan de tortas por hablar de nuestro tebeo. Mal, claro, pero lo importante es que hablen de ti: así todos los compradores de los tomos anteriores estarán avisados de la salida de éste
-Es usted brillante en su malignidad, Amo
-¿Acaso lo dudabas, Igor? ¿Por qué te crees que conseguí el puesto? ¿Por saber de tebeos?

Epílogo: Por supuesto, el blog de ADLO! se hizo eco del error, y hasta publicó la dichosa portada


Incluyendo además una ampliación del famoso código de barras

Publicado por

EmeA

En 1972 fui acusado de un delito que no había cometido y desde entonces sobrevivo como soldado de fortuna

11 comentarios en «El extraño caso del Doctor Rarito»

  1. La verdad es que insertar, entre tanta errata recursiva, una insinuación de reproche porque el amable lector «lee sus correos de forma descuidada» tiene un punto de desparpajo como una de las bellas artes.

  2. Ayer estuve en una libreria y vi que tenian varios tomos del Dostor Estraño guardados detras del mostrador y quizas por no marear otra vez al librero con la pregunta «¿ha llegado ya?» pasé del tema. Bastantes problemas tenia yo con la BM La Cosa (te acostumbras a la periodicidad anormal y luego te saltas el 8)

  3. ¿Quién eres tú y qué has hecho con Eme A? ¿Dónde está el post con una imagen descontextualizada de Batman y dos líneas de texto? 😀
     

  4. Yo cada vez que pienso que dentro de poco toca el fin de la BM de Hulk me pongo a temblar. Si en la del Doctor han hecho algo muy acorde con su apelativo, ¿que harán con la del mortal mas fuerte del planeta?. Con la de la Cosa prefiero ni imaginarmelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.