Adaptation (la importancia de saber a que mercado te diriges)

Acaban de arrancar los felices años 90, unos años en los que la gente ataba los perros con longanizas por encima de sus posibilidades y la Unión Europea—por aquel entonces Comunidad Económica Europea— parecía la solución a todos los problemas de nuestros camiones en la Junquera, cuando noté mi primer fallo en Matrix.

Aquello no tenía ningún sentido para mí. No, no hablo de lo de Alemania ganando a España, ya hemos dicho que eran los locos noventa en los que se creía en cosas absurdas como que una moneda única nos iba a sacar de pobres, sino como leches podía darse un acontencimiento que obligara a España a jugar con sus suplentes. ¿Habían entrenado en ciudades diferentes los suplentes y los titulares? ¿Como podía España perder 11 jugadores y tener aún inscritos suficientes para alinear 11 más y los que te obligan tener gente en el banquillo? Al final pensé que la única explicación posible era que lo del accidente se lo hubieran inventado los dobladores para no quitarle la ilusión a los niños que veían la serie, y que aún no sabían que los reyes son los padres, que el ratoncito pérez no existe, y que los cuartos de final eran una cosa muy, muy terrible que tarde o temprano nos llegaba a todos los españoles, al menos en esos tiempos…

Nunca pude confirmar que eso fuera así, pero lo cierto es que las licencias de los dobladores ya habían aparecido en mi vida, sin que yo me hubiera percatado de nada.

Efectivamente Levi Strauss no hacía calzoncillos con su nombre bordado, los hacía Calvin Klein, lo cual explica porque en plenos años 50 el abuelo de Marti da de cenar en su casa a un tipo de nombre judío en vez de hacer uso de la Segunda Enmienda y pegarle dos tiros con la escopeta que le regaló su padre por haberse graduado en el instituto.

Al final lo que se produce aquí es un tema de adaptación. La adaptación es algo natural en todos los relatos que ha contado el ser humano, que cambian siempre detalles, aquí y allí, para hacer la historia más cercana al público.

La adaptación nos ha traído cosas curiosas como esto

Y monstruos horrorosos como este

Pero también es verdad que cuando no existe adaptación ninguna aparecen los fallos . Las películas que dicen que en la tierra hay 6 Billones de personas, la importación de Halloween, fiesta que desplaza el Día de Todos los Santos, el muérdago en navidad…ensalzando así los símbolos de una cultura que no es la tuya y que acaban dejando huella en aquellas mentes que aún por formar, que llegan a crear que las formas y usos del país productor de la historia son mejores que las suyas propias.

;

Adaptar pues no es sólo importante, sino directamente necesario además, si lo haces bien, respetando el espíritu del original, como pasa en Regreso al Futuro.

AsterixRanger01Small.jpg
¿Quien se va a dar cuenta de nuestros cambios? ¿eh?
wonder2.jpg 
 

Chutados

El otro día me acordé de Oliver y Benji y aunque Viruete se haya adelantado hablando de ese gran protagonista llamado Alan aún quedan cosas que pueden aprovecharse para el blog.

«Oliver y Benji» es una serie muy española. Comienza cuando un tipo decide enviar a un borracho a que esté a solas casi todo el año con su mujer y su hijo pequeño. El niño es… especialito. Sólo le gusta el fútbol. Así que según llega le meten en un equipo que juega contra otro en el que la figura máxima es el portero. Sí, lo sé, un equipo en el que el más importante es el portero es un equipo triste. Tanto que se deciden a hacer un nuevo equipo que una los dos y en un acojonante uso de la síntesis y la imaginación lo llaman «New Team«.

Todo esto sirve para presentar a un par de secundarios importantes, es decir, a Benji, a Bruce y a Patricia.


Benji es como Robin pero en español. Se supone que es el mejor portero de su categoría. Probablemente porque tiene tarjetas que dicen «Benji Price: Mejor portero de su categoría» porque el tipo en realidad es un gordo que se pasa más tiempo lesionado viendo partidos por la tele (mientras se come unas patatas ) que otra cosa. Encima el tipo vive con un «entrenador«. Muy raro.

Bruce es… ¿Cómo definirlo? Es el típico defensa piernas que por algún extraño motivo acaba incluso en al selección. No sabemos si juega al Patapumparriba pero debe ser más o menos eso. Yo le auguro un largo futuro como comentarista deportivo cuando termine su carrera: «Aquí vemos como el New Team va presionando y puede ganar el partido» «Bruce, que pierde 2-0» «Pero siempre nos queda la esperanza de Oliver» «¿Oliver? Está retirado» «¿Te he contado cuando jugaba con él? Es buenísimo. Seguro que al final ganamos» «Que los dos equipos son japoneses, trata de disimular» «Hay que ver que bien juegan» ««

Luego ya aparecería la pareja real de Oliver que se llamaba Tom y el portero Alan. Alan es uno de los mejores personajes de toda la serie. El tipo es un pupas, resulta que le toca tragarse casi todos los partidos, luego le toca hacer de portero titular de la selección pese a ser como la tercera opción así, el entrenador duda si ponerle a él o a Bruce, e incluso le toca soportar a Oliver. En serio, si a mí un tipo empieza a decirme «El balón es bueno, el balón es tu amigoooo» lo mínimo que le suelto es «Vida social poca, eh, chavalote«.El episodio de «El sustituto de Benjí» es cojonudo. Se lesiona el gordinflas y todos se dan cuenta de que había otro portero. Yo me habría suicidado allí mientras los otros decían paridas «Te vamos a tirar diez penaltis cada uno» Pero, a ver, ¿para qué coño le vais a tirar penaltis si en esta serie el árbitro no los pita ni aunque le paguen? Y no hay partido que termine con penaltis tampoco. El caso era humillar al muchacho. Luego ganaban algo y todos «Que bien lo has hecho Oliver«, «Estupendo pase, Tom«, «Bruce tu… eh… no has estorbado» y, sobre todo, «Nunca lo habríamos logrado sin ti, Benji» y Alan, que se había comido todos los partidos no importantes y todas las suplencias de Benji «Uy me duele la pierna» Price, dado de lado.

Que esa es otra, ¿qué mierda de deportistas van a ser de mayores si tiene todos lesiones? Parecía aquello Hospital General, el que no tenía mal la pierna era el tobillo el corazón o era impotente y tenía que dejar a su esposa con un bor… digoooo… A ver, ¿quién carajo va a comprar a un jugador que con quince años ha tenido más lesiones que ProsiPorsinn.. Prostin… que el tío feo ese? Si había capítulos en lso que parecían muertos viventes, todos con sus dolencias arrastrándose por el campo y el doctor con pinta de tio raro que parecái que iba a decir: «Está sufriendo mucho, mister, mejor acabemos con su sufrimiento» Tschk-Tchack ¡BANG!

Pero sigamos, pasemos al corazón. La Pati es una tía que se dedica a perseguir a Oliver. Es un claro ejemplo de que también veían esta serie las chicas porque hoy en día salen en la tele. Así que algo de olfato tenía. Oliver pasa de ella como de la mierda y se preocupa más por abrazar a Tom pero ella sigue allí que si te doy esta bandita, que si te coso este noseque, que si te lanzo mis braguitas… Shhhhhhop CHOF! Ssssshhhhhaaaaamp… ¿Bruce, quieres esto? ¿Un pañuelo con encajes, gracias? Mooooc, Moooc. No en realidad… mejor dáselo a Alan. Eh, Alan, un regalo. Oh, gracias… Unos… gayumbos… de la suerte, me los pongo ahora. Shhhaaarghht. Alan, ¿qué haces? Eh, no, nada, Oliver, yo… me voy a llorar a ese rincón…

Total que se van enfrentado contra otros equipos que tiene grandes delanteros, en general todos bastantes desquiciados, como sacados de Chicho Terremoto pero sin humor. Así que están Los Gemelos Derrick a los que hay que nombrar porque, amiguitos, son los de la Catapulta Infernal; o Julian Ross que es un tipo muy raro porque tenía problemas de corazón (por eso jugaba al fútbol, todo el mundo sabe que los jugadores se lo toman con más calma que los aficionado) y además, cada vez que Oliver miraba a su novia; ponía cara de «Te follaría, pero eso le partiría el corazón, -literalmente- a tu novio» y se contenía. En lugar de ponerse detrás de Julian y hacer ¡BUH! Por detrás estaba Patricia, echando bilis, claro.

Pero el tipo más importante que se encontrará es su archienemigo: Dani Melo. Con una cabezón como Calimero, aunque luego digievolucionara a algo más manejable. El tipo este era el típico enano inteligente que se busca a un tipo simiesco para que parezca el jefe mientras le da consejos y conduce su carrera. Porque, amigos, un tipo capaz de decir «para entrenar me voy a ir a darle patadas a un tronco» necesita a alguien que le guía., alguien que le diga «¿Y por qué no a invertir la corriente de una cascada?» Total, al final va a acabar haciendo el Vegeta o el Ikki uniéndose a los protas. Lenders consiguió muchas féminas seguidoras, así que repitieron el
truco de chuloputas entrañable con el portero. Luego el Barcelona decidió que ellos también podían hacer el truco de usar al portero. Parece sucio usar al portero de Objeto Sexual, pero dado el nivel de los porteros que tenían antes por lo menos ese servía para algo. Aunque eso es otra historia.

Pero al grano: que por si no quedaba claro que la serie tenía vocación española (no por el fútbol sino por los entrenadores que le daban a la botella y por ese Benji Sillonball) hacen el quipo de Japón, ¿cómo? Pues cogiendo a todos los delanteros estrella y a tres o cuatro porteros (al final termina jugando siempre Alan, claro). ¿Quién puede ser tan rematadamente estúpido de creer que con eso van a lograr ganar algo? En fin, por suerte es una ficción y eso justifica las decisiones.

El caso es que hicieron un montón de cosas, como enfrentarse a los españoles que «no eran los titulares» JA! tras lo que Oliver se fue a Brasil a aprender (y su padre tan contento, claro, así la mujer tendrá más tiempo para estar con el borracho) que se resumiría en «Saca los dientes para fuera» o algo así, tampoco creo que aprendiera mucho. El caso es que al tipo le fue bien porque como estaba en Brasil y era jovencito le ficharon en el Barcelona.

A estas alturas el manga sigue en Japón, pero todos sabemos que los comments se dedicaran a recordar los viejos tiempos. ¿A que sí, Viru?

Psss… Te robo las imágenes para ilustrar esto.