Estaba escrito

Katsuhiro Otomo empezó su famosa obra Akira en 1982. La primera escena fue una carrera de motos en el Neo-Tokio de 2019 a la que seguía esta conversación:

akira1.jpg

Y más tarde en el manga se construye el Estadio Olímpico de Neo Tokio destinado a albergar los Juegos Olímpicos de 2020, que es el escenario de (entre otras cosas que no os voy a espoilear) la batalla final de Akira

akira2.jpg

Así que ya veis, estaba escrito que Madrid 2020 no ganaría las olimpiadas. Pero es que, por si fuera poco, ¿habéis visto a quién tenían esos abusones de mascota?

doraemon.jpg  

Y si alguen cree que ha visto todo esto primero en Twitter, es falso. Lo de Tokio 2020 se dijo primero en este blog. Concretamente, en el primer comentario de la entrada dedicada a Madrid 2012

Acabo de conseguir tres citas

«No tenemos ninguno entre nuestros planes» (el bot de Planeta, ante la pregunta de si iban a sacar algún manga protagonizado por un gato… unos días antes de lanzar Doraemon, el Gato Cósmico)

«A ver si lo lleno y no palmo pasta» (Mike Sánchez, promotor de musicales y conciertos; atentos los fans de las Charm que esteis en Madrid el 9 de Abril)

«¿Por qué he empezado a escribir de nuevo la novela desde el principio a menos de dos meses y medio de la monolítica fecha de entrega?» (Cels Piñol, la improvisación al poder)

De nuevo entre nosotros…

ADLáteres todos y no ADLáteres. Hay una nueva colección de Manga que merece un vistazo por parte de nuestra organización:

Ahí tenemos a nuestro héroe que está «de viaje». Sabía que era parte robot pero no que hubieran usado una tragaperras… aunque eso explicaría el CABEZÓN.


Estas primeras historias parecen demostrarnos que Doraemon también tiene su corazoncito. Por eso se pone celoso cuando ve a Nobita tratando de ligar con otros. Como si no le tuviera contento con todos los «juguetitos» que puede sacar de su bolsillo. Por suerte Nobita liga a su peculiar manera (atención a la cara del lelo) así que no hay problemas de que se reproduzca.

Y, finalmente, algo que parece querer llevarnos a una reflexión: «¿Por qué lo llaman amor…?» El caso es que hay un animal (¿un gato? ¿el hamster de Richard Gere?) que le trae loco y que tiene al final de su cola algo.. que no sabemos si es para recoger carrete o para dar «energía» a su relación.

AVIV NÖMEARÖD!!!