Naturaleza Viva

Todos los posts son pocos para despedir a Pacheco. No sólo estamos hablando de uno de los dibujantes de superheroes más importantes del cambio de siglo sino de un creador tremendamente cercano a los principios fundacionales de esta (des)organización. No podía ser de otra manera hablando de alguien que empezó a despuntar gracias a algunos de los personajes noventeros más NOVENTEROS que han existido.

Pistolones, dientes-dientes, cartucheras, ausencia de pies… ROB APPROVED!

Pero es en parte injusto que sólo se conozca a Pacheco por su perfecto dominio de la pose triunfante superheroica.

No porque no fuera un maestro en ello, que lo era como demuestran las decenas de ilustraciones icónicas que realizó, sino porque en paralelo era un experto en lo opuesto, las poses relajadas. Es un tema que le obsesiona como demuestran las muchas portadas centradas en personajes sentados que dibujó a lo largo de su carrera. De hecho sirven perfectamente como baremo de su evolución artística.

Desde sus primerizos trabajos para Forum…

…hasta la histórica portada con que arranca Siempre Vengadores.

Preguntadle a cualquier dibujante y probablemente os diga que hay pocas cosas tan dificiles de lograr como una pose natural. A diferencia un Doctor Muerte gesticulante dibujado Al Estilo Marvel™ (Buscema mediante) el ojo la compara instintivamente con las poses que ve todos los dias y saca a pasear cualquier error que detecte por el Valle Inquietante. Sólo mediante la práctica y una exhaustiva atención a las poses de la gente que le rodea se pueden llegar a conquistar cumbres como dibujar gente atándose los zapatos que resulte creible.

Y Pacheco tenía una envidiable capacidad de observación.

¿Ya he dicho que además era uno de los nuestros y se notaba en todo lo que hacía?

Sólo eso explica que saliera airoso de retos que habrían resultado insuperables para otros dibujantes. Como cuando en uno de los guiones para Siempre Vengadores Busiek escribió…

«…y entonces Clint se pone a frotar el palitroque con todas sus fuerzas…«

«…hasta sacárselo todo TODO«

(Dios, es que uno casi CASI puede oir el FAP-FAP-FAP)

Nistilgii di lis nivinti

Corría el año 1993 cuando a un joven dibujante español se le presentó una gran oportunidad de prosperar de la mano de un nombre oscuro: Dark Guard. Solo era una miniserie de cuatro números para una editorial pequeña (y, para más inri, británica) pero resultó ser un escaparate magnífico para ser fichado por el editor de Flash Brian Augustyn, con lo que comenzaría su carrera en Estados Unidos

Pero este no es un posteo sobre Carlos Pacheco. Porque formando pareja con él estaba…

…Oscar Jiminez. O al menos así aparecía acreditado en este primer número de la miniserie…

…y, vaya por ROB!, también en el segundo. Las correcciones no viajaban a gran velocidad en aquel mundo analógico. Por suerte, para el tercer número el aviso (a saber si vía memorándum o vía post-it) llegó a su destino

Aunque lo de explicarles el uso de las tildes a los británicos debieron dejarlo para otro día