Si aquí se publica así, en parte es culpa de Gene Colan

Rezongaba Pablo el otro día por los impedimentos que Planeta le estaba poniendo para el merecido disfrute de una obra de Geoff Johns. Y el caso es que a lo largo de la longeva andadura de este sitio las hemos ido contando de todos los tamaños y colores sobre esos descuidos de las editoriales españolas a la hora de adaptar y presentar el material a los lectores. Algunos pueden considerarse rebuscados, otros clamorosos, pero todos tienen algo en común: que no pasa nada.

Y es que da igual. Alguna vez se ha tenido que echar atrás alguna tirada si el volumen de negocio lo aconsejaba, pero en casos menores se hacía de tripas corazón y editores y público tirábamos adelante. Los resignados dirán que tampoco es para tanto, pero la cruda realidad, la que manejan los que publican, es que mayormente el público no se fija.

Que no sabemos si es por volumen de lectura o por pura dispersión, pero cada vez se presta menos atención a lo que se lee, de manera que nos las pueden colar más gordas y nos las tragamos. En tomos y en grapas. En material nacional e importado. En caro y en barato. Y como no nos fijamos, cuela.

Y esto no es algo de ahora, no, lleva décadas sucediendo. Y es un mal endémico de aquí.

Os voy a poner un ejemplo. El número 77 de Daredevil, de 1971.

En el mismo, Gerry Conway tuvo a bien incluir a un par de ilustres invitados como Spiderman y Namor, lo que se supone redundaría en un notable incremento de ventas. Este cruce fue ilustrado por el artista habitual de la serie, Gene Colan. Y en una escena de este número sacó a Peter Parker y su entrañable amiga Mary Jane, lo que nos permitió ver a esta última con una paleta cromática capilar poco habitual.

No hay colorista acreditado en el episodio, pero los cronistas atestiguan que Colan coloreaba su propio arte durante su etapa en el cuernecitos. Atribuyámosle pues el crédito (lo que me permité poner un cebo en el ´titulo para incrementar visitas en este festivo local; la alternativa era «Triple Acci´on con Mary Jane«, que también hubiera atraido público).

Podemos suponer que en las américas este hecho tendría su repercusión en el correo de los lectores de la serie, aunque el buen rollo imperante en la e´poca y el filtro editorial permitiría posiblemente que sólo se publicasen las divertidas misivas que tratarían de explicar la situación de una manera que fuera merecedora de sus famosos No-Premios. Sin embargo, en nuestro país, este es uno de los episodios del Daredevil pre-Miller que más veces ha sido publicado, y ni en correos ni en redes ha habido nunca ni una sola reacción.

Y es que esta aventura se ha publicado en nuestra piel de toro en nada menos que en cuatro ocasiones. Poca broma.

Podemos comprender que no resuenen las reacciones de aquel lejano 1972 en el que se publicó por primera vez:

Pero cuando volvió a publicarse en 2002 ya había foros, y chats, y hasta una Cárcel de Papel donde reaccionar.

Y la vez siguiente ya era 2004, estábamos hasta nosotros.

Esa es Gwen, que lleva diadema

Y la última fue en 2007, en pleno pináculo de foros y blogs.

Cuatro veces, gentes, y nadie se dio cuenta.

Así nos va. Que tenemos lo que nos merecemos.

Alcaldes con mucha Mano

Bueno, esta historia comienza en 2010. Más o menos. No os acordaréis de lo que estaba pasando el el Universo Marvel en aquel momento, pero basicamente Norman Osborn era la mano derecha de Barack Obama y Matt Murdock era el líder de la mano. También alguien en las oficinas de Marvel había descubierto lo de dar apariencia de animación a imágenes estáticas en flash y el Nu Metal.

¿Cuál es la relación entre DD y el Nu metal? Lo dejamos para otro día.

El caso es que en el evento Shadowland, Matt Murdock se convertía en el líder de la Mano, la malvada liga de asesinos asiáticos que no tienen nada que ver con la Liga de Asesinos, la malvada asociación de origen asiático de la Distinguida Competencia. Tras la caída y aparente muerte de Murdock al final de Shadowland, Wilson Fisk, conocido como Kingpin, tomaba su asiento como líder de la mano (hasta que fue derrocado también por Otto Octavius cuando era el Spiderman Superior… pero esa es otra historia).

Saltamos un poco después, 2018, momento en el que Wilson Fisk llega a alcalde de Nueva York. Es entonces cuando Murdock entra como ayudante del alcalde, y, tras una agresión contra Fisk por parte de la Mano, brevemente Murdock se convierte también en el alcalde de la ciudad.

De lo cual solo pueden salir dos conclusiones.

O Frank Castle va a acabar siendo alcalde de Nueva York…

O J. J. Jameson fue, en algún momento antes de ser alcalde, líder de la Mano.

Viendo el historial de los personajes, lo de Jameson parece probable. Viendo las tendencias de voto, lo de Punisher parece inevitable.

Spider-Man. Y sus amigos.

Si en Amazing Spider-Man 325 Todd McFarlane había dibujado a Spidey junto al Capitán América en un tebeo con fecha del Noviembre de 1989, apenas dos meses después, el primer tebeo de Spidey en aparecer en 1990 contaba con Hulk en la portada. Spider-man no iba a dejar de ser un personaje tremendamente sociable en los años siguientes, coincidiendo, de la mano de Erik Larsen con el Castigador en el número 330 o con el todopoderoso Thor en el número 339, donde el Dios del Trueno le hacía un favor al trepamuros para librarse de una bomba en el espacio. En Febrero del 91 aparecería Cárdiaco, antihéroe al que podemos considerar acompañante y aliado de Spidey con el paso del tiempo, pero si buscamos algo más convencional, en Junio del 91 le veríamos junto a los Vengadores en la portada de Amazing Spiderman 348. Y un par de meses después, en el Annual número 25 de la colección, volvería a aparecer junto a Iron Man y Pantera Negra. En octubre la serie sería visitada por Nova, y un mes después ambos héroes seguirían juntos en un arco de 6 números que les uniría en equipo con el Castigador, el Caballero Luna, Darkhawk y NightThrasher.

Con la llegada de 1992, y terminado el arco argumental de los sidekicks molones, se consolida la llegada de Bagley a la colección y la primera aparición de Matanza como villano, lo que nos llevaría a la presencia de Veneno cada vez más en un rol de aliado (lo que acabaría llevando a su propia colección como antihéroe un año después). En el Annual del 92 Spidey coincidiría con los Nuevos Guerreros, otro equipo que tendría importante relación con él en los años venideros. En Amazing Spider-man 366 Spidey pediría ayuda al Capitán América, y en el número siguiente contaría con el apoyo del héroe antiterrorista Solo. En 1993 el Annual de la cabecera principal contaría el origen de un nuevo antihéroe, Anexo, para el que pronto habría también una miniserie de 4 números. Pero es que para mediados de ese año comenzaría otro gran arco que reuniría a Spidey con un grupo de viejos y nuevos aliados.

Matanza Máxima fue el gran crossover arácnido previo a los clones, una historia que constaba de 14 números y aunaba las 4 colecciones de Spiderman del momento. Hago aquí una pausa para destacar esto: durante los años de los que hablamos se publicaron 4 cabeceras del personaje al mes, y todos estos cruces y colaboraciones solo corresponden a la primera de ellas. Pero Matanza Máxima es un gran ejemplo de Spidey como héroe solitario. Durante esta prolongada peripecia macabra veíamos luchar junto a Spidey a Veneno, la Gata Negra, Morbius el Vampiro Viviente o a Capa y Puñal, pero también al Capitán América, a Puño de Hierro, Deathlock o a Estrella de Fuego. Y con Estrella de Fuego cabe hacer otra pequeña pausa, porque los orígenes del personaje se remontan atrás en el tiempo. En 1981 se había dado luz verde a Spider-Man and His Amazing Friends, que durante 24 capítulos y tres temporadas estableció a Spidey como un héroe colaborativo que luchaba junto a dos compañeros: el Hombre de Hielo y Estrella de Fuego. No serían los únicos “amazing friends” de la serie, en la que aparecerían entre otros el Capitán América, Daredevil, Hulk, el Doctor Extraño y por supuesto varios X-Men.

La siguiente serie de Spiderman sería Spider-Man The Animated Series, estrenada en 1994 y en la que aunque la titularidad del programa la mantuviera en singular el trepamuros, veríamos a algunos de estos y a otros muchos personajes de Marvel como Nick Furia, Blade, el Castigador, los 4 Fantásticos o Máquina de Guerra, aparte de un memorable cruce con X-Men The Animated Series, un remedo de Secret Wars y un cameo de Stan Lee.

Mientras, durante el 94, la aparición de personajes en los cómics de Spiderman no pararía. Iron Fist en la cabecera sencillamente llamada Spider-Man, en los números 41, 42 y 43, nada más comenzar el año. En Mayo la serie trimestral Spider-Man Unlimited contaría con la Antorcha Humana, y el siguiente número en Septiembre, con Thor. Seríamos testigos de un cruce en Web of Spider-Man con La cruzada del infinito, uno de esos arcos llenos de personajes cósmicos y terrícolas. Y a finales de año, con el comienzo de la Saga del Clon, aún visitará Daredevil tanto la cabecera de Spectacular como la de Amazing.

Es cierto que durante los años siguientes, la cantidad de cameos y apariciones de otros héroes en los cómics de Spider-Man se reduciría. No quiere decir esto que Peter Parker se quedase solo, estaría acompañado de su clon y “hermano”, Ben Reilly. También tendríamos ocasionales apariciones de Marta Plateada, Luke Cage y Puño de Hierro, el Castigador o Daredevil. Además, durante los primeros meses de 1995 contaríamos con la colección Spider-Man, Friends and Enemies, en las que le veríamos interactuar con algunos superhéroes nuevo cuño de los Nuevos Guerreros, grupo al que Ben Reilly se uniría en agosto de ese año.

Y todo esto sin hacer de menos las apariciones de Spidey en otras colecciones. Spidey en 1990 estuvo junto a los Vengadores entre el número 314 y el 318 de la cabecera de los Héroes Más Poderosos de la Tierra. Al año siguiente se le valoró como miembro formal del grupo, algo que no pasaba desde hacía 25 años. Y no conviene olvidar tampoco que en 1990 habría entrado a formar parte de los Nuevos 4 Fantásticos junto con Hulk, Lobezno y el Motorista Fantasma. La cosa duró un par de números, pero al año siguiente Spidey volvía a aparecer en la saga el Guantelete del Infinito. Durante los años siguientes estuvo invitado a las portadas del Motorista Fastasma, la Sensacional Hulka y muchos más. También prestó su apoyo a nuevas cabeceras de sus secundarios, como la de Veneno o Merodeador.

A todo esto, en 1995 ve la luz una nueva cabecera con un inusual crossover. Spider–man and Batman, guionizado por J.M.Dematteis y dibujado por Mark Bagley, es una rareza dentro del mundo del tebeo, pero por algún motivo, Marvel y DC se encontraban bastante dispuestas a llevarse bien, como si algo hubiera ocurrido que les obligase a cerrar filas contra un enemigo común. Un enemigo GENIAL!

Es verdad que 1996 es un año con muy pocas apariciones de Spidey fuera de sus colecciones, y al mismo tiempo el desenlace de la etapa de los clones no daba mucho margen a apariciones invitadas. Sin embargo, precisamente por lo oscuro que estaba el tono de las colecciones “canónicas”, aparece The Adventures of Spider-Man, una colección basada en el universo de la serie televisiva que en abril estrenaba número 1 con el Castigador. Dos meses después llevaría en portada a la Patrulla X, y para antes de terminar el año también habían pasado por ahí los 4 Fantásticos. En Marzo de 1997 Spidey aparecería junto con Daredevil en el número 17 de la reiniciada cabecera del Castigador. Unos meses después aparecería en Uncanny X-Men 346 y a finales de ese año Deadpool se introduciría en un cómic del personaje en el número 11 de la colección escrita por Joe Kelly.

Pero para entonces algo más había ocurrido: La editorial había decidido lanzar una nueva versión de su cabecera Marvel Team-Up, y de nuevo Spidey era el protagonista. La serie tuvo un escaso recorrido, aunque cuenta con la primera vez (y aquí invoco la sabiduría Adlater si me equivoco) que Blade y Spidey se cruzan en la continuidad oficial, a pesar de haber salido ya en la serie de dibujos. Curiosamente tras este número, el séptimo, el personaje protagonista de los Team-Ups para a ser Namor, y cuatro meses después la colección está para cerrar.

Sin embargo, para 1998 Spidey ya vuelve a estar en plena forma atrayendo gente a sus cómics. Estela Plateada aparecería en Amazing Spider-Man 430, Daredevil 8 números después, y casi simultáneamente coincidiría con el Motorista Fantasma en Spider-man 93. También le veríamos aparecer en las páginas de los Vengadores de Kurt Busiek. Al final de la década lo encontrábamos también en la nueva cabecera de Daredevil, dibujado por Joe Quesada o junto al Hombre de Hielo en el número 3 de la flamante nueva colección Peter Parker: Spider-man. El siglo XXI le depararía a nuestro trepamuros muchísima actividad, colaboraciones y encontronazos de todo tipo. Pero si tras este repaso podemos sacar algo en claro es que si ha habido un momento para considerar a Spider-man un superhéroe solitario que trabaja solo, ese fue el de mediados de los 90, durante la saga del clon. Una época, por supuesto, siempre muy reivindicable.

Esta portada no incluye tropos antisemitas porque Bennet solo hacía los interiores. La portada es de Tom Lyle.

Spiderman y sus enmarañados amigos

Durante las últimas dos semanas repasamos la trayectoria de Spiderman en los cómics acompañado de otros héroes, recorriendo su primera década de historia. A partir de 1972 me permití dar un salto cronológico hasta 1981, surfeando la cabecera Marvel Team-Up en la que el trepamuros sería una presencia prácticamente constante durante toda una década, incluyendo una racha ininterrumpida del número 30 al número 104, ambos inclusive. Aparte de esta aparición mensual con otros superhéroes, Spider-Man seguiría teniendo encontronazos con más personajes del Universo Marvel, tanto dentro de sus propias cabeceras como en las de otros superhéroes. Por citar algunas relevantes, en el número  123 de Amazing Spider-Man conocería a Luke Cage, en el 130 Johnny Storm le ayudaría a construir el Spider-Mobile o en los números 161 y 162 coincidiría con Rondador Nocturno y con el Castigador. El justiciero de la calavera se convertiría en un habitual en la colección, a la que tampoco faltaban héroes de nuevo cuño, como Nova, o clásicos como el Capitán América.

Además, a partir de su segunda cabecera, Peter Parker, The Spectacular Spider-Man, el cabeza de red tendría el doble de posibilidades de encontrarse con más personajes de Marvel. Así, en el número 9 coincidiría con Tigre Blanco y en el número 22 de dicha cabecera se toparía por primera vez con el Caballero Luna. Ya en los 70, la popularidad de Spider-Man le convirtió en un habitual acompañante de personajes menos conocidos y más recientes para servir como carta de presentación a héroes como Ms. Marvel, Spiderwoman o el ya mencionado Nova. Spider-man se convertiría así en un invitado frecuente en las nuevas series lanzadas durante los 80 como Dazzler, Power Pack o la Hulka de Byrne.

En 1985 termina la cabecera Marvel Team-Up, y poco después el gran evento marvelita de los 80, Secret Wars, en el que Spidey tenía un papel considerable alrededor de todos los héroes del Universo Marvel. Sin embargo, la costumbre del trepamuros de aparecer casi siempre acompañado no decaería en aquel momento. En Octubre de 1985 se cruzaría con Hulk en Web of Spider-man 6, y al mes siguiente en Amazing Spider-Man 270 acabaría siendo apoyado por los Vengadores tras una ardua batalla contra un heraldo de Galactus. Poco después Daredevil le ayudaría contra el Comepecados en la cabecera Peter Parker: The Spectacular Spiderman y pocos meses después, en el número 115 de dicha colección coincidiría con el Dr. Extraño. Ya en 1987 tendría encontronazos con el Castigador y Daredevil en la colección arácnida principal o con Lobezno en Web of Spider-Man 29 y ya a finales de la década, en 1989, contaría con un pequeño arco lleno de crossovers en Amazing Spider-man. El arco se llamaba The Assassin Nation Plot y dibujaba nada más y nada menos que TOD!

Es cierto sin embargo que la presencia de Spidey en colecciones ya instauradas se había convertido en algo menos habitual. En parte porque la segunda mitad de los 80 eran una década donde pesaban mucho los elementos oscuros y trágicos de los personajes, y muchos guionistas consideraban que Spider-Man no aportaba en ese sentido, sino que restaba. También se habían popularizado las cabeceras colectivas gracias al éxito de la Patrulla X, lo que también cargaba las colecciones de personajes y hacía menos necesarios los crossovers. Aún así, eso no quiere decir ni por asomo que el cabeza de red no se dejase ver de cuando en cuando. En Uncanny X-Men 190 y 191, por ejemplo, a pesar de lo poco amigo que era Claremont de mezclar a los mutantes con el resto de personajes de la editorial. También cruzó sus caminos con varios vengadores, como en Thor 391 (en Mayo del 88) o Iron Man 234 (en Septiembre de ese mismo año).

Entre unas cosas y otras, Spider-Man no llegó a pasar solo ni seis meses en ningún momento del tiempo que va entre 1971 y 1990, pero la cosa iba a sufrir un importante cambio de tono a partir de entonces. Las tramas cada vez más complejas y enrevesadas que rodeaban a gran parte del Universo Marvel complicaban las apariciones puntuales y cada vez tendrían que justificarse en arcos narrativos más rocambolescos. Y vaya si los hubo. Pero de eso seguiremos hablando… la semana que viene.