Defendiendo a Dynamite

Ultimamente en redes parece haber bastante confusión entre lo que es un desnudo artístico y uno sexualizado, si mostrar cierta cantidad de piel puede ser necesaria para una historia o simplemente es un cebo facilón para adolescentes con las hormonas revolucionadas. A continuación vamos a repasar algunas viñetas del Vampirella-Dracula: Unholy nº2 obra de Christopher Priest y de Donny Hadiwidjaja publicado recientemente por Dynamite

Empezamos con Vampirella vestida de un modo absolutamente normal y nada sexy. Los pantalones cortos son porque hace calor y el jersey tan repegado al cuerpo que parece bodypainting es debido a que está hecho de una tela alienígena con esas propiedades

Vampirella se quita la ropa (¿veis como no era bodypainting?) para desvelar su característico (qué digo característico, ¡icónico!) uniforme. Que sí, que es un poco escotado, pero no se lo vamos a cambiar a estas alturas. Este cambio de vestuario se puede justificar porque se ha encontrado a una niña perdida y quiere ser más reconocible para no asustarla

Cambio de escenario: Vampirella recibe una visita justo cuando sale de la ducha. Es una situación perfectamente habitual. Si eso no os ha pasado nunca quizá deberíais tener más visitas. O ducharos con más frecuencia

Vampirella se quita el albornoz porque… yo qué se, tendría calor. Ya habíamos establecido tres párrafos más arriba que el tebeo tiene lugar en una época calurosa del año. Nótese cómo la melena de la protagonista, que en la primera viñeta caía por la espalda, en la segunda se mueve a la velocidad del rayo a la parte delantera para tapar el pezón femenino, el Non-Plus Ultra de la sociedad estadounidense

La conversación sigue durante varias páginas más, porque Vampirella está comodísima con su desnudez (recordemos que viene de una sociedad con unas costumbres distintas). El colorista con buen criterio intensifica el uso de sombras para disminuir la incomodidad que algunos lectores puedan sentir al contemplar la escena

¡PERO OIGA, ESTO ES PURA PORNOGRAFÍA! ¡No me jodas, Dynamite, este tebeo es simple pajillerismo para preadolescentes! ¿No te da vergüenza, Christopher Priest? ¡A tu edad! ¡Se acabó! ¡Se acabó la defensa!