Una buena Crisis es lo que hace falta

Que locura lo del Multiverso ¿verdad? y os lo digo una semana en la que el 13 caerá en Viernes.

Al principio hace ilusión, pero luego las cosas se van enrevesando, se complican, es todo un lío y lo mejor es olvidarse de todo, dejarlo como estaba al principio y comenzar de nuevo para no embrollar al público ¿cada cuánto conviene resetear? pues depende. Para el Universo Cinemático de DC lo mejor es cada dos películas como mucho. Pero es que ya en los tebeos DC tiende a hacerse confusa en seguida. Al principio era bastante sencillo, con aventuritas entrañables y situaciones que son tan del gusto de los visitantes de este sitio

Te echamos de menos, jotacé

En el momento que comienzan a agruparse, tanto personaje junto hace bola. Cojamos esta viñeta por ejemplo. A la vista del texto ¿cuántos componentes diría que tiene la Liga de la Justicia?

Pues alguno menos de lo que ellos mismos suponían.

Los cuarteles generales disponían de pasillos amplios

Sucede mucho, son tantos personajes…

Y cuando aumenta el número de dimensiones y Tierras, la confusión también se multiplica, como aquella vez en que una amenaza que afectaba a Tierra 2 tenía repercusiones también en los personajes equivalentes de Tierra 1. Lo que le afectaba a Flash-Jay Garrick le dolía también a Flash-Barry Allen, y lo mismo para los Hawkman de ambas tierras, y los Green Lantern, y…

…y si no hay un Doctor Medianoche en Tierra 1 lo normal es que afecte a su equivalente, a Batman. Algo que tiene su lógica, salvo cuando la Sociedad de la Justicia se reune para afrontar esa Crisis…

…y al contemplar su alineación nos asalta una duda. Una duda seria y cruzada de brazos.

No es de extrañar por tanto que con la costumbre que tenían de reunir cada verano a los supergrupos de ambas tierras en una aventura común ´que podía afectar a más universos, llegase un momento que se hiciera necesario demoler para simplificar. Estas reuniones desde los sesenta hasta los ochenta fueron recopiladas por DC en seis potentes tomos, tan potentes que Planeta en su día sólo se atrevió con los tres primeros. Suficiente para darse cuenta de que aquello era muy complicado. No queda claro si era complicado para el lector, para los autores o para los packagers, pero antes la duda tijera. Y así se fraguaron las míticas Crisis en Tierras Infinitas que dieron lugar a un Nuevo Universo más sencillo y comercial. Y la historia de este Universo mereció publicación propia para orientar al lector. Y quiere el Destino que dicha obra salga reeditada en nuestro país esta semana. Un homenaje bonito.

Eso sí, el Destino es puñetero, y ha querido que en nuestro Multiverso…

…nos llegue con portada de otro.

A cuánto va el Bono de Guerra

Sin paños calientes, el actual conflicto armado pinta que tendrá repercusiones amplias a escala global. Que ya los está teniendo, de acuerdo. Que entre pandemias, infotainments y procastrinaciones varias la opinión pública mayoritaria permanece anestesiada, colocando este hecho a la misma altura que la última remontada de su equipo o el bofetón de Will Smith, también. Ya irán llegando las cosas y ya nos irán diciendo.

El que no suele quedarse parado cuando el tema es importante es el mundo del cómic americano. Les viene de antiguo.

En los años Ochenta, ya tuvieron sus particulares We are The World We are the Children con la ayuda desinteresada de sus máximas estrellas. Por África.

Si uno os suena más que otro, comparad las alineaciones, a ver si es por eso

Dos iniciativas conducidas por Jim Starlin y Bernie Wrightson y auspiciadas por las dos editoriales grandes de entonces. Sendas grapas de 48 páginas por 1.50$, con una historia central realizada por equipos creativos diferente que van cambiando cada pocas páginas.

Tres lustros después, un atentado volvió a provocar una reacción similar con el objeto de recaudar fondos para ayudas a damnificados. En este caso por cuestiones de celeridad se optó por el formato de antología, que pide mucha menor coordinación. Dos fueron los volúmenes aparecidos por parte de la mayor parte de editoriales. El primero fue producido por Dark Horse, Chaos! e Image.

El segundo producido por DC Comics, con una alegórica portada con la caracterísitca de cuatro palabras con la que en aquel incipiente siglo XXI se comenzaría a conocer todo tebeo especial que se precie…

…»Portada de Alex Ross«.

Tomos de 192 y 224 páginas, a 9.95$ cada uno.

Para el momento actual, las cosas son bastante diferentes.

Antes, Marvel y DC podían mojarse por una causa benéfica, sobre todo teniendo en cuenta que solía ser «a favor de» algo, no contra nadie.

Miller participó con dos potentes páginas en los especiales 9/11, pero se guardo su punto de vista para otra obra más personal.

Sin embargo ¿podemos imaginar hoy día a los conglomerados de Disney o Warner posicionándose contra parte de su mercado global? en estos tiempos atropellados y conectados de ahora lo que impera para estas cosas solidarias es el crowdfunding. Y así ha sido como el mundo occidental ha creado la antología destinada a recaudar fondos para una ONG de ayuda humanitaria a refugiados ucranianos. Crowdfunding que en apenas un día ha cumplido su objetivo y será pronto una realidad. Crowdfunding que para mostrar la sensibilidad del mundo occidental hacia Ucrania lo ha tenido a buen titular Semillas de Girasol (eso sí, en inglés, Sunflower Seeds, que en inglés todo suena mejor). Casi, casi, como si una antología para la investigación contra la pandemia se hubiera titulado Papel Higiénico.

Y con sutil portada de Alex Ross, como no podía ser de otra forma.

En estos casos el contenido suele ser secundario, pero merece la pena mentar aunque sólo sea para llamar la atención que los equipos creativos tras Astro City, Chew, Groo, American Flagg, Star Slammers, Scary Godmother, Usagi Yojimbo o Grendel contribuirán con contenido exclusivo de sus personajes. Con sus aportaciones y las de otros autores se completará el volumen de 96 páginas, que podrá adquirirse, con la portada mostrada u otras a cargo de Arthur Adams, Dave Johnson o Bill Sienkiewicz, en tapa dura o tapa blanda.

Y aquí vemos también cuánto ha cambiado todo:

Tapa blanda 40$, tapa dura 60$.

Otros tiempos, otras causas.

El final de Inmortal Hulk llegó, y tú partirás

Todo lo bueno se acaba, y todo lo alabado por la crítica también. Este octubre, tras cincuenta entregas (y un porrón de especiales, y una serie spin-off de Gamma Flight) ha llegado a su fin la etapa en Hulk de Al Ewing y Joe Bennett (y probablemente también la carrera de Bennett en Marvel), que abarca la colección que pasará a los archivos de Marvel Unlimited con el nombre de Inmortal Hulk

¿Y qué se le ha ocurrido a Marvel para cerrar esta etapa? ¿Qué inolvidable imagen se grabará en la retina de los lectores cuando hayan acabado con la lectura de este último e histórico capítulo? ¿Cuál es el broche de oro a Inmortal Hulk?

Te dicen que te sigas comprando la nueva serie de Hulk, que la biografía de nuestro personaje favorito sigue escribiéndose mes a mes. ¡Vamos, que esas facturas de la sanidad privada estadounidense no se van a pagar solas!

Pongamos que hablo de Apokolips

No sé vosotros pero yo estoy cansado de todo este guerracivilismo. De este permanente enfrentamiento entre dos bandos de extremistas que a los ciudadanos de a pié nos pilla en medio. Esta crispada sobreexposición informativa a unos políticos que, al fin y al cabo, son todos iguales. Y ni siquiera podemos evadirnos en los tebeos porque también se han llenado de «concienciados» que pretenden utilizarlos para lavarnos el cerebro con sus ideologías.

Por eso, como buena acción del mes, voy a recomedaros un cómic. Uno de mediados de los 90, cuando la única preocupación de los creadores era enhebrar historias divertidas y entretenidas y no predicar discursos políticos.

El Kingdom Come de Mark Waid y Alex Ross.

Pero ojo cuidado, la edición recomendable es cualquiera de los tomos recopilatorios posteriores a la miniserie pues entre otros extras como el epílogo contienen páginas adicionales que quedaron fuera de la serie original y que desarrollan secundarios pero cruciales elementos de la trama.

Y uno de los mejores es la secuencia de Orion en Apokolips. Visualmente es un tour de force de un Ross que demuestra que cuando necesita documentación visual agarra el primer fotograma de película que pilla y tira palante su capacidad referencial. Desde la primera viñeta queda claro que su Apokolips es un lugar infernal en el que sólo un loco masoquista y suicida intentaría vivir.

Narrativamente Waid también está a la altura. Componiendo un sentido homenaje a la épica y los temas que planteaba Kirby en sus historias del Cuarto Mundo pero al mismo tiempo desarrollándolas en una cuidada filigrana que combina respeto con evolución lógica.

Un abatido Orión rememora cómo finalmente derrotó a Darkseid cumpliendo la antigua profecia y trayendo la libertad a las oprimidas masas de habitantes de Apokolips. Permitiéndoles poder determinar su propio destino y gobierno.

Y como borregos descerebrados eligen seguir siendo vasallos de un dictador absoluto: él.

De entre los muchos personajes inolvidables de Kingdom Come debo confesar que mi preferido es ese Orion amargado y pesimista que ha descubierto lo imposible que es salvar a gente que en realidad no quiere ser salvada. Y por eso me gustan tanto los tebeos de los años 90.

Porque puedes evadirte a universos imaginarios en los que suceden cosas que jamás pasarían en el mundo real.

Adelantando el trabajo

Como ya sabeis, está en preproducción una segunda película de Shazam! en que el Gran Queso Rojo supuestamente se enfrentaría a Black Adam, o directamente una primera película de Black Adam, o ambas a la vez. El caso es que en DC creen que la llegada a la gran pantalla (o a las pequeñitas de HBOMax, depende de cómo vaya la pandemia) del personaje es inminente y ya han empezado a prepararse. Decid adiós a la encarnación clásica del personaje que tanto le gusta dibujar a Alex Ross…

…y recibid con los brazos abiertos el rediseño basado en el actor que aún no ha interpretado pero interpretará (esperemos, ¿te imaginas el disgusto si no lo hace después de casi una década anunciándolo?) a Black Adam en el cine

Y no, por una vez no estamos hablando de Salvador Larroca

[Viñetas de Future State: Suicide Squad 1 dibujadas por Fernando Pasarín]

Tuiteos de enero

Sí, ya podemos empezar a hacer resúmenes de 2020. ¡Cómo vuela el tiempo!

Hierba parece, plata no es, es… ¡Pectro!

-Bienvenido a la Tienda de Tebeos Sin Nombre Ingenioso, caballero. ¿En qué puedo ayudarle?

-Estaba buscando un tebeo que leí hace muchos, muchos años, cuando era joven. Pero no recuerdo el título.

-¿Quién era el protagonista?

-El Espectro, recuerdo…

-Hmmm… ¿Y recuerda algo del argumento?

-¡Si! El espectro había perdido todo contacto con su parte humana y esto le había causado un desequilibrio. Era incapaz de juzgar el mal que cometen las personas. Por ello se le aparecia a un religioso.

Quería qué él, como humano, le ayudase a juzgar justamente. Pasaba una movida muy tocha con muchos muertos.

Y al final, lo recuerdo perfectamente, el Espectro adoptaba su forma mortal y se unía a la congregación del religioso para intentar redescubrir su humanidad.

-Oh si, ya sé a qué se refiere. Aquí lo tiene, la serie regular del Espectro de John Ostrander y Tom Mandrake de 1992. 62 episodios más un anual y un Hora Cero recopilados en excelentes tomos de tapa dura absolute que acaba de editar Weyland-Panini.

-¿S-seguro…?

-Claro que sí, es lo que me ha comentado. El Espectro preocupado por su deshumanización buscando consejo de un religioso…

…el momento de juzgar y el final en que vuelve a adoptar el aspecto de Jim Corrigan para reconectar con su lado mortal.

-Pero… Recuerdo que tenia dibujos de Alex Ross…

-Efectívamente, he aquí la portada.

-Pero… Ahora que lo pienso… ¿No se titulaba algo así como nosequé de un reino?

-No, caballero, se confunde usted con Kingdom Come, un tebeo posterior que no tiene nada que ver salvo que también aparece el Espectro.

-Pero… Recuerdo que…

-Recuerda usted mal. ¿Se imagina lo absolutamente cutre que tendría que ser Mark Waid para firmar un tebeo que plagiara descaradamente una trama publicada apenas dos años antes?

-N-no, claro… debo recordar mal. Envuélvame los tomos para regalo, por favor.

-Allá va otro cliente satisfecho… Y POCO A POCO MI VENGANZA SE VA CUMPLIENDO, MARK, MUAJAJAJAJAJA…

-Eres una mala pécora vengativa, Luis Alberto.

-Juré que se arrepentiría de no haberme firmado aquel recopilatorio del Capitán América en San Diego en el 2006 ¿VERDAD?

Se titulan así pero no es lo que parece, cariño

La historia previa es bien conocida. En un mercado repleto de autores bombásticos y cinéticos, uno desaborido y estático tuvo un nicho para destacar por lo diferente. Es así como se explica que un calcador como Alex Ross pudiera medrar. Total, que los cazadores de tendencias de la revista Wizard le encargaron una serie de bocetos en los que elaborara un futuro distópico (¿acaso no lo son todos?) para Marvel, que aparecieron en uno de sus tebeos especiales y exclusivos.

Y como la cosa tuvo su gracia y la Marvel de 1999 estaba al borde de la bancarrota encargaron a posteriori y a la desesperada al estático hot-artist una maxiserie para desarrollar todo eso: Tierra-X.

Ross aceptó, dejando a cargo de sacar una historia a partir de los bocetos a su buen amigo y compañero Jim Krueger. Un tipo cuya biografía se puede condensar mayormente en: la trilogía de series-x con Alex Ross, Justice para DC con Alex Ross, Project: Superpowers para Dynamite con portadas y argumento de Alex Ross y la limitada Vengadores/Invasores con argumento y portadas de Alex Ross.

Algún malpensado podría ver una pauta, y quizá para desdecirla Krueger está últimamente trabajando sin su buen compañero, para poder demostrar que también puede hacer cosas solo. Está haciendo una sección de tres páginas para un conocido título de la conocida línea Young Animal de DC, Mother Panic. Ahí queda eso.

Lo de sacar una historia a partir de unos dibujos molones ya se había probado en otras ocasiones con gran éxito, que se lo pregunten a Fabian Nicieza, que sigue comiendo caliente por estar en el buen sitio cuando ROB! estaba terminado con los Nuevos Mutantes y tenía un mercenario parlanchín al que añadirle letras. Con ese precedente los augurios eran muy buenos.

Estaba también el detalle de que Ross accedió a seguir realizando las portadas, pero los interiores los realizaría otro artista, pero tranquilos que nadie iba a notar la diferencia: John Paul Leon.

Maldito corrector

Vale, Alex, sólo realizarás portadas, de acuerdo, pero la maxi tendrá además de los 12 números un número cero de apertura y uno final al que numeraremos X. Dos portadas más ¿conforme? pues sea.

El caso es que a la hora de hilvanar cómo habían llegado los personajes al futuro planteado por Ross, Krueger estuvo bastante sembrado y comenzó a relacionar hechos aparentemente inconexos que apuntaban en una misma dirección, haciendo ver el tapiz del universo Marvel de una forma nueva pero que seguía teniendo sentido. Lo que Krueger contaba sonaba factible, y de hecho gran parte de las situaciones plasmadas en la maxiserie han acabado viendose en tebeos Marvel de la continuidad.

Pero una cosa es tener buenas ideas y otra plasmarlas correctamente. Estoy seguro que la sinopsis de pocos folios envíada a los capitostes de Marvel para dar su aprobación sería muy prometedora. Estoy seguro también de que los datos reflejados en la sinopsis se encuentran desarrollados en el tebeo. Pero que desarrollar un tebeo es algo más que agolpar personajes hablando sin ritmo ni clima es algo que se sabe también. En Tierra-X los cambios de escenas, personajes y escenarios se amontonan sin descanso, sin dar un ritmo, sin ofrecer la explicaciones necesarias en el momento oportuno. Sin momentos especialmente memorables o cliffhangers que marquen la separación entre un capítulo y el siguiente. Es como esas películas en que es mejor la lectura de la sinopsis en la carátula que la experiencia de estar hora y pico viéndola. Y los extras de texto con los diálogos entre X-51 y el Vigilante para en teoría despejar los flecos que no quedaban claros en la historieta no lo hacían mucho más asimilable.

¿Fracasó entonces Tierra-X? al contrario, era algo…diferente a lo habitual, y el poso que dejó fue lo bastante bueno como para plantearse una continuación: Universo-X.

¿Que Ross sólo hace portadas? de acuerdo, pero entonces que además del 0 y del X que haya cinco especiales adicionales. Aceptado.

El scope se ensancha en esta segunda maxiserie. Una vez establecidos los personajes y combatida su primera amenaza la historia evoluciona con un Capitán Marvel infante nacido de la unión de Adam Warlock y Ella que ha adivinado que los viajes en el tiempo en el Universo Marvel son una estratagema de Mefisto para crear Universos alternativos en los que pueda esconderse cuando la entropía condene el universo principal dentro de miles de millones de años. Eso está mal y para evitarlo hay que recolectar artilugios mágicos de poder con los que poder enfrentarse y derrotar a la Muerte. A grandes rasgos era algo así. Seguro que la servilleta de Krueger tenía más cosa y molaba más. Y el reino de la Muerte ya salía en la primera maxiserie como un lugar en que los personajes llevaban uniformes con los colores cambiados y creían seguir viviendo y que los que habían muerto y no estaban eran los que seguían vivos. Catorce miniseries y cinco especiales con esto.

Fue precisamente en uno de esos especiales, Universe X: Spidey, donde apareció la viñeta de la discordia que terminó con el contrato de Al Milgrom con la editorial. Al poco del despido del Editor en Jefe Bob Harras, Milgrom aprovechó una librería de fondo que debía entintar para dedicar un texto de despedida que fue mainterpretado. Se ve que en inglés «SOB» no es solamente la onomatopeya de lamento compungido.

Es lo que tienen las siglas. Por algo parecido le hicieron a ROB! acortar el nombre del Frente Internacional de Liberación Mutante.

Dos maxiseries, cinco especiales y 28 episodios, coronados cada uno de ellos con páginas de diálogos grandilocuentes entre personajes clarividentes varios. El sentido de la vida en la Tierra explicado. La razón de la existencia superada. La Muerte desterrada como concepto ¿queda algo después de esto? por supuesto: otra maxiserie. Paraiso-X.

De acuerdo, Alex, pero conste que los especiales no podrán ser de extensión tan larga como los hacías, si acaso los conviertes en miniseries y nos haces más portadas ¿el argumento dices? sí, dejalo ahí, en el borde de la mesa, que lo leeremos cuando podamos. Cierra la puerta al salir.

¿De qué iba Paraiso-X? es una buena pregunta.

Digamos que cogen la situación en la que terminó la miniserie anterior y apechugan con las consecuencias, en esa política de tierra quemada que toda historia alternativa tiene. Poco importa dónde llegues porque será final de trayecto. Disfruta pues del camino, en este caso las portadas.

Eliminar la Muerte puede parecer bueno a corto plazo, pero a las pocas páginas los heridos, impedidos y terminales varios comienzan a quejarse del descanso que no les llega. Así que toca buscarle un reemplazo, y ver qué están haciendo los antes ubicados en el reino de la Muerte, y la Zona Negativa pinta algo en todo esto, y es posible que todo esto fuera una trama algo tortuosa del renacido Capitán Marvel para resucitar a la raza Kree y no sentirse tan solo. Un amasijo de conceptos, ideas y revelaciones presentados uno detrás de otro sin ritmo ni clima ¿que Lobezno lleva patillas?¿que el cavernícola que montaba al Dinoasurio Diabólico llevaba patillas? pues está claro que Lobezno procede de una raza de patilludos primigenios fruto de experimentos de los Celestiales.

Y si me compras la justificación te saco una splash con un poblado de Lobeznos en la actualidad ¿hace? pues todo así.

Tanto es así que a medida que van quedado pocas páginas y todo debe terminar alguna forma, se suceden de manera acelerada las explicaciones trascendentes con fondos alegóricos, las parrafadas profundas de textos inconexos. Y cuando estamos casi al final, un envejecido Reed Richards, la mente más analítica del Multiverso Marvel, el hombre que ha sobrevivido a dos sagas de Jonathan Hickman y sabría explicarlas sin esdrújulas, el inventor de las moléculas inestables y de conceptos más grandes que la existencia, hace en una memorable viñeta el mejor análisis posible de la trilogía de maxiseries con tan sólo tres palabras:

Cuando llevas entre pecho y espalda más de 1800 páginas de historia y este hombre te suelta esto os juro que emociona. Vale la pena vivir la experiencia para llegar al momento. Porque las historias se recuerdan por sus momentos cumbre, y posiblemente este será el más recordado de la obra conjunta Tierra-X, Universo-X, Paraiso-X. Podrían haber seguido con más, pero Marvel les dijo que muchas gracias pero que ya era suficiente.

En nuestro país, Panini ha recuperado la historia en tres tomos, uno por maxiserie en el formato de Extra Superhéroes. Pocas veces la palabra «ladrillo» ha hecho tanta justicia como en estos tres tomazos. En mi ranking de distopías forzadas han adelantado a los tres libros Claremontianos que formarón X-Men: El Fin. Que ya es decir.

Y como pasatiempo final, dejo la despedida con agradecimientos a casi todos los amigos y colaboradores de maxiseries, miniseries y especiales, para ver si encontrais Al que falta.

Tuiteando en julio

¡El colmo de la jeta! Este mes en vez de colaros un post de reposiciones veraniegas voy a separarlas para rellenar dos. ¡Aquí está el de mi Tuiter!

MarvelAge (Octubre-Noviembre 1993)

12901 12902 12903 12904 12905 12906 12907 13001 13002 13003 13004 13005