Los Noventa no fueron fáciles

Hay una gran corriente de opinión que concluye que esta es una de las portadas que mejor representa lo que significaron los años Noventa para la industria del comic-book.

Quede claro que con las portadas del primer número de Spawn, WildCATS o Youngblood tendríamos una portada icónica de la época, pero que en ningún caso podríamos darnos cuenta de cuánto representaron y moldearon la industria.

En cambio, en esta…estos no son los 4F que leían tus padres (en realidad sí, que al tebeo le quitabas esa chaqueta y por dentro era tierno como un corderito): portada con brillitos raros, los que no vuelan llevando armas, mucha cazadora molona (de moléculas inestables además, al menos la Antorcha), la Cosa llevando un casco para no mostrar una cicatriz que afea su bello rostro, relieve estratégicamente colocado para que no se vean los pies… que la familia fundadora del Universo Marvel tuviera que plegarse a la corriente del momento para mantener las ventas indica lo muchísimo que la actitud vitalista de las creaciones de los Extreme Studios, Wildstorm, Top Cow y compañía marcaron el paso de las demás editoriales. En el caso concreto de los Cuatro Fantásticos esto les concedió tres años más de vida, al final cerraron, se los pasaron directamente a Jim Lee, luego el mercado se dio la vuelta con los Heroes Return y resultó que lo que el mercado quería era Claremont + Larroca….una larga historia, pero esa portada marca muy bien como estaba la industria en aquel momento.

En su día yo ya manifesté que para mi la icónica era esta otra

pues representaba cuánto se había tenido que liar la continuidad mutante para resistir, con un derivado surgido de un crossover paseándose por otra serie con una alineación poco reconocible. Una tendencia que Krakoa mediante no cambia mucho de la actual. Pero al menos los mutantes no necesitaron cerrar. Renumerar sí, por supuesto, como toda Marvel. Ahora mismo la serie que lleva más tiempo sin renumerar es la de X-Force, con eso queda dicho todo.

Además escogí la versión española de la portada con su reciente renumeración tras La Era del Apocalipsis, y que se viera bien el logo a ordenata con su color, su relieve y su brillo, los textos comiéndose la mitad del espacio. Pero la portada realmente no conseguía definir cómo pasó el mercado patrio del comic-book aquellos años.

Y ha sido hace poco, en el foro de facebook dedicado a los tebeos de Forum, cuando me he topado de frente con la portada definitiva de la situación de Los Años Noventa en España. Y es que tras una época de bonanza editando lo que querían cómo querían sin competencia, comenzaron a necesitar agudizar el ingenio para mantenerse a flote. Competir con Zinco a finales de los ochenta fue fácil en su día, pues les bastaba con copiar sus estrategias, pero más difícil fue cuando la competencia venía de la sobreoferta del material marveliano, y como la multiplicación de títulos hacía difícil cuando no imposible encontrar algo de interés. Fue entonces cuando se volvieron editorialmente más creativos.

Si los lectores de un título no son suficientes, pongamos dos series bajo una misma cabecera. Para algunas cabezas pensantes eso supondría vender el doble…siempre que cada serie tuviera su propio grupo de seguidores independiente del otro. En la práctica no solía ser así, y a final lo compraban los de siempre (si es que no se bajaban del carro) y duró lo que duró.

Qué series juntar para mantener el interés solía ser un desafío. El dúo vengador de Thor y el Capi´tan América, los Nuevos Mutantes con seriales mutativos por aquello del gen X, el de La Masa con Alpha Flight porque los equipos creativos se intercambiaron, el de La Masa e Iron Man porque yo que sé… se trataba de sobrevivir como fuera. Y exprimiendo las meninges llegaron a Julio de 1991, cuando se sacaron de la manga el combinado definitivo.

El Caballero Luna junto con Nick Furia, y de postre tiras de prensa de Spiderman. El título que Bendis cuando era Bendis hubiera matado por poder escribir.

La serie del Caballera Luna duró por si sola hasta el número 15, y luego se reconvertió a esta fórmula heredando numeración. Bimestral, 64 páginas. La cabecera se mantuvo tres números más cerrando en el 19. Una razón más por la que mucha gente no lo recuerda. Y es que hubo un tiempo que editar Marvel era duro.

Pero que las penurias editoriales de la época no os escondan el más verdadero matiz noventero de la portada.

El Nick Furia fumándose un puro dentro de su escafandra.

Eran otros tiempos. Pero ojo que cuando menos te lo esperes vuelven.

5 comentarios en «Los Noventa no fueron fáciles»

  1. Otra cosa muy noventera son las tipografías escandalosas. En «RISE OF DOOM!» cada palabra tiene una fuente completamente diferente. Y los dos signos de exclamación de la portada de Excalibur son como una hostia en la cara.

  2. Porque nos queremos fijar sólo en lo anecdótico porque es lo que da clicks pero ¿y la paridad de la portada de los 4F? Tres personajes masculinos y tres femeninos, con la ahora Mujer Invisible ocupando el espacio central en una demostraci´`on de feminismo del de VERDAD, mostrando todos sus… ahm… empoderamientos… Sí, eso, empoderamientos.

  3. Lo del Caballero Luna y Nick Furia Forum lo superó con el Marvel 4 in one de Capa Y Puñal y La Cosa, junto con El Docotr Extraño (de Strange Tales) y un Serial de Lobezno de Marvel Comics Present.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.