¡A vender Tebeos!

Una curiosa situación de la actualidad es que tenemos mas acceso a la información y los datos que nunca. Pero no parece que eso lleve a que, además, lo aprovechemos.

Entendedme, claramente se aprovechan porque hay que crear contenido todo el rato, pero una cosa es crearlo y otra que ese contenido se haya molestado en estudiar el contexto, el significado, el origen de los datos. O en hacer alguna prueba de ellos.

Así hemos podido leer hace poco en un medio que el manga vendía a finales sel año pasado» y en aquel momento, que son delimitaciones muy claras. Pero bueno, son periodistas españoles así que no es raro leerles cosas como que 

el manga es infinito. No es un subgénero del cómic ni de la literatura, es un universo en sí mismo que condensa todas las temáticas -aventuras, terror, deporte, erotismo, costumbrismo, LGTB…-

Uno lee eso y podría llegar a pensar que es que el Manga es un tebeo con otro nombre. Y que meter a todos los de Japón en el mismo hueco tiene que hacer a la fuerza que haya variedad. No puedo dejar de pensar en un periodista nipón diciendo que los Tebeos son infinitos, puedes encontrar desde Mortadelo y Filemón a Moderna de Pueblo pasando por Purita Campos o Super Patata, o Anarcoma y de Sebas Martín a El Torres pasando por Paracuellos y Ana Penyas. ¡Es infinito!

Luego ya la cosa de las temáticas que separa LGTB de ser terror, costumbrismo, erotismo, aventuras… deben de ser cómics de vaqueros.

Pero bueno, que ni es lo más tonto que dice el artículo ni lo que más hace poner los ojos en blanco. La idea de los coronaotakus es como para darles un premio.

Aunque probablemente lo más estúpido sea lo de una serie de mejoras tecnológicas posteriores lograron reimpulsar su publicación gracias al abaratamiento de los costes de edición.

Sí algo ha caracterizado a la publicación en papel en los últimos años es que es más barato, sí. No tienes más que preguntar por el papel a los editores.

Por supuesto parte de esto viene de la idea básica de que el periodismo tiene dos funciones: 1) Dar explicaciones fáciles a temas complejos y 2) Ponerle un formato más legible a las notas de prensa con el argumentario de los que pagan.

Que estemos en pleno lanzamiento del sello Zona Manga del primer grupo editorial mundial, PRH, seguro que no ha influido en este artículo. Que va. 

Pero bueno, como decía antes, todo esto sirve para hablar de al menos tres temas de interés. El primero de los cuales es precisamente que comparar toda la producción de un país con un género de otro es una cosa curiosa que se sigue haciendo. 

¿Significa esto que no creo que el Manga esté vendiendo más? En absoluto. Ahora hay como media docena de títulos que venden muy bien. Alguno de ellos no son ni reediciones, no os digo más. Y como pasa siempre, en cuanto hay media docena de títulos que venden parece que el mercado cambia. Pero bueno, la última vez que pasó esto fue cuando Glènat tenía a la vez Naruto, Bleach y Kensin. Así que ya sabemos que es un plan a futuros sin fisuras.

El segundo es de dónde vienen los datos que se dan. A estas alturas parece que seguimos con el famoso secretismo de las ventas, de vez en cuando alguien consigue unos datos Nielsen o GFK y hace lo que puede en interpretarlos, y en ocasiones se fía de modificadores externos, como el listado de más vendidos de TTL, sin pararse a pensar qué significa o qué datos se tienen en cuenta.

Es un poco como intentar adivinar lo que hay dentro de un regalo a fuerza de agitar el paquete y escuchar cómo suena. Puedes acertar pero quizá te cargues algo por el camino. 

Sobre todo porque hay un asunto básico con esto de las listas, y es que se reporta siempre a partir de un número de ventas dentro de un número igual de concreto de tiempo. Es decir, si se están hablando de, por ejemplo, Los 100 más vendidos de la semana lo que tendremos son los títulos que más han logrado vender durante 7 días en sus 100 puestos superiores. De modo que una compra sostenida como la de un título habitual -es decir, un acumulado grande al principio y un descenso más o menos suave después – no funcionará igual con un título regular. Porque, por un lado a la gente que colecciona con una periodicidad le interesará más estar al día, y por el otro el ser una serie concreta favorecerá que se vayan vendiendo los títulos iniciales antes que los nuevos y que los sucesivos vayan perdiendo a los lectores que abandonen los cuat… las series. De ese modo los primeros números irán logrando un mayor acumulado pero será más extraño que salgan en las listas, y sin embargo los números nuevos tendrán una semana al mes en el que tendrán su oportunidad de estar en la lista… y desaparecer hasta el siguiente mes.

Igual que la cosa aquella de vender complementos de un videojuego tuvo a Batman copando las listas de más vendidos el año pasado. 

Por supuesto hay que entender lo que se está leyendo y darle un contexto para sacar una imagen que sea algo más que la nueva Paranormal Activity.

El tercero es que la idea de que esto lo han hecho porque durante el cierre por el Coronavirus consumieron anime (¿dónde?) y eso le ha convencido de comprarse los tomos en papel… bueno. Es una decisión.

Sobre todo cuando se ve el tiempo que llevan varias de las series publicándose fuera y lo que ha costado que muchas lleguen. Por ejemplo, Norma aún no ha sacado la reedición de Utena que anunció para el año pasado. 

Pero, claro, esto también debería hacer pensar a los periodistas si hemos tenido algún otro tipo de cómic que se ha podido consumir sin sacar de casa y cuya publicación en papel esté siendo un éxito. (O cuál es el umbral de éxito para cada cosa que se publica, que las cifras de los éxitos de infantil están muy lejos de las del cómic, pero mejor dejamos el tema de lo que ha vendido, por ejemplo, Arrugas, que hoy no queremos hacer llorar a nadie) 

Imagínate un medio hablando de webcomics sin estar replicando la nota de prensa de alguno que un gran grupo haya publicado en papel. Pero, claro, para eso tendría que interesarles la parte de la cultura y no la del dinero.

Pero todo esta turra nos ha llevado hasta este momento en el que se descubre que -una vez más – he utilizado un tema tangencial para hablar de webcómics.

NYA-HA-HA!!! Mi maldad no conoce límites.

Pues sí, porque no llegué a hablar de Subcultura en su día -y anda que no era ADLiano eso- pero sí voy a poder al menos decir un par de cosas sobre su versión coreana: WebToon.

Y es que WebToon tiene esa cosa de que lo mismo te están leyendo varios millones de personas que casi nadie en absoluto. Porque tú subes tus cosas y a partir de ahí puedes acabar escondido o en la lista de éxitos con esas cifras suyas.

Así que entras y eliges una temática. 

Yo no sé qué vamos a hacer con las temáticas, de verdad. Pero Conmovedor es, sin duda, Una Decisión. En cualquier caso, la maldad por delante, vamos a mirar hoy en Superhéroes.

Como veis no hay demasiado. Quizá porque por evitar problemas han decidido que en realidad los superhéroes pueden ir a casi cualquier lado que quieran. Por ejemplo, Vida Cotidiana.

 ¿Qué es más cotidiano que la familia Wayne?

Pero bueno, esos son los destacados pero seguimos pudiendo ver cómics de todo tipo si entramos en los que pueden subir los propios usuarios, el Canvas, y ahí miramos en la categoría de superhéroes.

Muy distintos.

Muy variados.

Mucho.

Claramente con todos los derechos de autor.

Todos.

Y de entre todos esos voy a aprovechar para destacar uno que es imposible que resuma mejor las enseñanzas de ROB!

¡ORGULLO CANARIO!

Vamos con un par de ejemplos.

Así que ya sabéis, no tenéis más que consumirlo a la espera de que la adapten a anime y a partir de ahí la publicación en papel con enorme éxito.

¡Ya veréis lo popular que se vuelve en Japón el género Tebeo! 

2 comentarios en «¡A vender Tebeos!»

  1. Igual me equivoco, quicir seguro que sí, pero juraría que la traducción de manga es «dibujo rápido» o algo así, y que en el fondo no es un género (del mismo modo que «cómic» como concepto no es un género concreto).
    Y por otro lado creo que llevo toda la vida, quicir todo el tiempo que en España se llevan publicando mangas, que se repite el mismo mensaje. Que solo vende una cosa, y que es la ruïna y todo se hunde.
    No sé, no tengo claro que las editoriales lleven años perdiendo dineros por los loles y por las ganas de hacer un «servicio cultural».
    Però bueno, supongo que reírse del manga y de lo Otaku sigue saliendo mejor que lo de reírse de tipos con barba y 40 tacos comprando Tebes de tíos y tías en pijama. Porqué eso no, llamar pajeros a los fanses de Marvel y DC, no. Reírse de llevar la cuenta de quien vende más tampoco. Vamos, que ese es un terreno mucho más serio y mucho más adulto.

    1. Lo has entendido perfectamente, en ADLO! jamás nos reiremos de los lectores de cómic, perdón, de los lectores de superhéroes. Aunque sea solo porque es un género nuevo que está empezando y que casi no tiene editoriales que lo publiquen en nuestro país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.