Martillo para Caer

Dentro tema:

Tema musical, claro, porque el TEMITA de esta semana ha sido otro martillo.

El de Thora.

Y lamento tener que levantarme contra la unánime opinión aprobadora que ha recorrido Twitter como un tsunami. Ese coro de aplausos de manos perfectamente aleccionadas por la presente «cultura de la representatividad«. Que, antes de que me lo echeis en cara, yo no estoy en contra de las heroinas en absoluto. ¡Pero si soy fan de Ripley detodalavida!

Pero qué necesidad hay de hacer una copia femenina de Thor más que la de querer apropiarse a toda costa de lo que se precibe como un símbolo de la malvada cismasculinidad hetero. Que sí, es cierto, la Jane Foster Thor existe en los cómics. Pero anda que no hay superheroinas en el Universo Marvel con una personalidad propia no meramente derivativa de un original masculino. De los más clásicos como Spider-Woman, Hulka o la Capìtana Marvel a los más modernos como Tigre Blanco, Ojo de Halcón o Chica Luna.

Y sí, también es cierto que la inscripción de marras ha dado pié a que en determinadas ocasiones otros personajes blandieran el poder de Thor al demostrar ser dignos.

Pero vamos, el caso de Bill Rayos Beta fué EXCEPCIONAL.

El de Thunderstrike fué ÚNICO.

El de «Red» Norvell IRREPETIBLE.

Lo de Tormenta ANÓMALO.

Lo de… bueno, lo de toda esta lista de gente que ha levantado Mjolnirs originales o marca Hacendado fueron todas CIRCUNSTANCIAS SINGULARES, ¿vale?

Y la razón es facil de comprender. Un personaje que debe sus poderes a un objeto debe de estar muy bien definido. De lo contrario cualquier otro que le ponga las manos encima gozaría de los mismos atributos. Por eso sólo el joven Arturo pudo extraer Excalibur de la piedra. Sólo Hal Jordan tenía el coraje suficiente para usar el anillo del Sector 2814. Y sólo Thor Odinson y esos escasísimos personajes listados arriba han podido alzar el martillo uru.

Si no fuera así esto sería un cachondeo en el que podría tirar de maza el primero que pasase por allí.

O peor aún, el divino, singular y preciado martillo de guerra podría acabar convertido en un simple y vulgar adminículo…

repartido con la casual disciplencia de los proverbiales caramelos en la proverbial puerta de un colegio…

5 comentarios en «Martillo para Caer»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.