Fiebre arácnida

Hablábamos ayer (sí, sí, literalmente ayer, en el post de Calduch) sobre movimientos especulativos y desaforadas ventas de cosas que probablemente mucha gente quería, pero tora mucha compró en cantidades ingentes solo con el objetivo de ganar dinero con ellas vendiéndolas en el futuro.

No, no, no vamos a hablar de NFTs. Yo me refería a las entradas para ver Spider-man No way Home.

La cosa ha llegado a unos niveles de furor tales que hasta algunos oportunos (no, no diría que yo que “istas”. O sí) medios de comunicación han aprovechado para hacerse eco de la hora a la que salen las entradas. Con mucho SEO.

También se hicieron eco, por supuesto, las webs de videojuegos, teniendo en cuenta la importante repercusión que ha tenido la aparición del trepamuros en el videojuego de los Avengers (solo en su edición para Play Station, claro). Como véis, hoy la cosa es temática de cosas coleccionables para especuladores y ludópatas.

Por supuesto, no hay nada preocupante ni insano en este furor por ir el primero a ver la película antes de que nos caiga un spoiler. De hecho, comentar que quizá se nos ha ido la mano con todo esto es ser un aguafiestas. Un hater. Un personaje odioso que solo quiere malmeter y no dejar disfrutar a los fans de sus colas virtuales, sus infartos, sus reventas y sus peleas.

Al fin y al cabo, hemos venido solo a divertirnos. Y si después de una espantosa campaña promocional, si me dicen que todo esto es solo una de esas performances promocionales que hacen los estudios, como cuando fingen que la gente se desmaya en las salas viendo películas de miedo, pues no nos va a extrañar demasiado.
Total, alguien ha decidido que sacar 5 números de Amazing Spider-man en menos de mes y medio es una idea tan buena como cualquier otra.

4 comentarios en «Fiebre arácnida»

  1. En verdad os digo… ahora las películas ya no serán evaluadas con aplausómetros (Cannes), sino con trifulcas por los boletos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.