The New40 (39)

 

Youngblood_000_Page_20-21.jpg
Ejercicio de agudeza, para todo aquellos que tengan cuerpo en Domingo para estas cosas: En esta maravillosa página ¿de qué se quejan esta vez los Boinkeros?

¿Dientes apretados? por supuesto que no, ya que no estamos en una escena de vibrante acción sino de tensa cotidianeidad, por lo que el único brillo de dientes es el causado por su ausencia.

¿Que no ha dibujado pies? ahí están, incluso llegan a comentar en su estulticia que el derecho de Vogue (es la chica) (es la que tiene tetas) (es la que va de morado) es uno de los más pequeñitos que han visto nunca. Lo cual tiene su lógica, ya que se nos presenta como una ex-gimnasta soviética. Y ya sabemos lo dura que era la disciplina tras el telón de acero para las atletas femeninas, de forma que las especializadas en deportes en las que primaba la fuerza y la potencia gozaban de una musculatura sanamente sobredesarrollada, y por el contrario aquellas a las que se les exigía agilidad y ligereza eran poco más que niñas cuando rozaban la veintena. En el caso de Vogue, ese pie derecho nos indica sin lugar a dudas que su especialidad gimnástica era la barra de equilibrio, con cuyo grosor (10 cm) la longitud de su entrenado pie coincidiría, dándole plena estabilidad en el aparato. A la asimetría de los brazos de Rafa Nadal me remito como ejemplo de las consecuencias de un sobreentrenamiento prolongado.

Por cierto, que a la barra de equilibrio también se la llama Viga. Vogue-Viga. Do you pille it, Boinkers?
 

Pero tampoco era eso. La queja viene, atención, porque a Baedrock se le ve hojeando una revista ¡que lleva el título donde debería estar la contraportada! y que esto sucede no una sino dos veces, en la viñeta incial y en la que se nos presenta al personaje. You hile very thin!

En fin ¿qué decir?

¿Enumero anuncios de la revista Wizard en las contraportadas de otras publicaciones y lo dejo estar? esta gente no merece más.

Pero no, no me limitaré a eso (¿qué te pasa hoy, Google Images, por qué no me encuentras anuncios de Wizard en contraportadas?), sino que explicaré la razón de ser de este presumible gazapo de una forma que hasta la gente de Progressive Boink lo podrá comprender:

Sentido oriental de lectura.

Así de difícil es.

En su visionaria sapiencia, ROB! nos indica, ya en 1991, de la importancia que tendrá en el mercado la historieta nipona. Aquello que hace algo más de veinte años era considerado una rareza que para adaptar al gusto de occidente había que invertir, colorear y re-rotular, hoy es el producto de historieta mayoritariamente consumido en todo el mundo excepto Alemania. Tanto es así que ya hace tiempo que se dejó atrás la necesidad de adaptarlo a nuestras costumbres y hemos sido los propios lectores los que nos reacomodamos cuando nos ponemos a leer un manga.

Ojo, que no hablamos de calidad, sino de marketing, de mercado. Del dinero que mueven esas publicaciones. Es por eso que ROB! nos presenta al personaje más popular (Baedrock) de su creación más popular (Youngblood), leyendo, en sentido oriental, la revista más popular del pujante mercado del comic-book de la época. Y para que no quepa duda y en pos de la coherencia, no nos lo muestra una vez sino dos (de no haber sido así, estos de PB seguro que se hubieran quejado de que cada vez el título miraba hacia un lado, your plumer is showing!).

Esto fue en 1991, en el número cero de Youngblood. Siete años después, ya con el título bajo la batuta de otro guionista bajo el cual el nuevo volumen del título únicamente duró dos números (un tal Alan Moore), el buno de ROB! en calidad de editor dedicó un buen porrón de portadas alternativas al primer número, en el cual no pudo faltar…
 

99530656888.1.EMC.EVANS.GIF

…la versión japonesa. Hacer este tipo de cosas es un lujo al alcance de muy pocos, pero no lo digáis muy cerca de Dan Didio que es muy fácil picarle.

Un comentario en «The New40 (39)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.