Aprenda economía con Planeta DeAgostini. Hoy: el IPC

En los tiempos convulsos que estamos corriendo, estos en los que dentro de cada paisano hay ya no sólo un seleccionador de fútbol sino también un economista que arreglaría el pifostio nacional y europeo en cuatro tardes, las cambiantes decisiones editoriales de la otrora más reputada empresa de publicación patria han posibilitado la aparición de una nueva faceta de nuestra personalidad. Todos llevamos también un editor dentro.

ver-toros-barrera.jpgNos sabemos capacitados para cuestionar, criticar y rebatir los precios, periodicidades y formatos de cada una de las novedades que llegan al mercado. Y esto ¿por qué? ¿dónde hemos obtenido el Diploma, qué Alta Autoridad nos ha investido con el Honor de discernir entre un pufo y un blockbuster? tal rango nos viene otorgado por nuestra condición de lectores habituales, somos sus clientes y, como todo cliente sabe, el cliente siempre tiene la razón. Y aparte que criticar lo que hacen los demás siempre es taaannnn tentador y fácil…

De un tiempo a esta parte tenemos clara una cosa, y es que si hay dos formas posibles de editar un producto, Planeta DeAgostini elegirá la peor. Pero podemos llevar más allá todavía este postulado: en el supuesto de que Planeta DeAgostini editase un producto de las dos formas posibles, ambas estarían mal.

Siendo Planeta DeAgostini parte afectada por estos axiomas, es imposible que los pueda considerar de la misma manera objetiva con la que lo hacemos los demás, es por eso que no sabe ver estas Verdades Absolutas e insiste en buscar la inexistente manera correcta de hacer las cosas, dando continuos bandazos en su política editorial. Y cada vez que en su búsqueda infructuosa de la edición adecuada cambia de golpe y porrazo series, colecciones y planes editoriales, le llueven las alabanzas en los primeros momentos, hasta que se detectan los puntos débiles del nuevo formato, comienza el chaparrón de críticas y se vuelve a empezar.

Se aplaudió en su momento la llegada de la grapa doble, la llegada del tomo, los tomos pequeños en blanco y negro, los tomos pequeños en color, el formato Absolute, el formato Universo DC, el tomo en tapa blanda, el tomo en tapa dura, el integral, el Omnibus, el Omnibus en cofre…pero cuando pasa la novedad del formato recién estrenado, todo son pegas: que si el precio, que si el tamaño, que si se nota un poco el pixel, que por un poco más se publica en tamaño grande, que para eso mejor en blanco y negro, que mejor haberlo partido en tres tomos, que si es demasiado dinero de golpe… y Planeta De Agostini, como empresa moderna, trata de hacerse eco del feedback de sus clientes y, lo que es peor ¡intenta hacerles caso! ¡a todos a la vez! alguna vez hemos hecho la chanza de imaginar una reunión de editores de la casa, pero la realidad es siempre mucho más dura: la culpa de todo es tuya, querido lector. La multitud de voces que resuenan constantemente en la cabeza de los editores de vuestros tebeos más deseados ¡son las vuestras! y convivir con Las Voces no es nada sencillo, lo sé porque…porque…porque una vez me lo dijo un amigo. Eso es, un amigo. Tratando de contentarlas a todas no se contenta a ninguna. Nunca te dejan en paz ¡Callaos! tener tanta gente hablando a la vez termina perjudicando, afecta al comportamiento ¿habéis notado alguna vez cómo de vez en cuando le cambia el humor al que responde las consultas en la web de Planeta DeAgostini? tiene temporadas con respuestas secas, luego son más extensas, razonadas y amables, a ratos se vuelve borde…¡Callaos! ¡es imposible trabajar en condiciones así! los tiempos de Vértice, esos sí que eran de extraordinaria placidez, que hacían lo que les daba la gana sin hacer caso a nadie y bien que se los compraban todos y con el cariño que se le recuerda. Todos contentos, pues era eso o nada.

Por eso, cuando Planeta DeAgostini decide sacar un producto nuevo, sabe de antemano que ninguno de los formatos ni estrategias de venta que ha empleado anteriormente va a servir, todos tienen fallos, de manera que debe probar por definición algo nuevo y diferente cada vez. Aprende de sus muchos fracasos para no volver a repetirlos, sino crear otros nuevos.

Vamos al tema que nos ocupa hoy, que seis párrafos de introducción son suficientes.  Pongamos que Planeta DeAgostini bucea en el pozo de cosas que aún no ha editado y decide lanzar una línea de clásicos británicos, la recordada línea IPC ¿Cómo debe hacerlo? ¿cual debe ser su referente para no repetir los errores del pasado? obviamente, debe de intentar no repetir el fracaso que fue su anterior línea de clásicos populares, la línea Excelsior con sus Bibliotecas Marvel.

(que alguno podrá decir que es un error, que la línea Excelsior no fue un fracaso, pero yo rebatiré que el error es doble, pues la línea Excelsior no era de Planeta DeAgostini sino de Forum, que parece lo mismo pero no es ni mucho menos igual. Y dos errores hacen un acierto, así que se acierta en que fue un error ¡Callaos!)

En las BM se redujo el tamaño. Ahora se apuesta por un tamaño más normal.

BM tapa blanda. IPC tapa dura.

En las BM se les quitó el color ¿ahora los coloreamos? quita, quita, que el que puso los colores en los primeros tomos de Príncipe Valiente aún no se ha recuperado.

Mensual. Bimensual Bimestral.

Antes precio popular. Ahora algo carete.

¿Veis si es fácil? el formato para el material de IPC sale sólo, basta con NO aplicar nada de lo que se hizo con las Bibliotecas Marvel.

Vale, ya tenemos el formato, ahora hay que planificar la estrategia de salidas ¿Cómo lo hizo Viturtia? pues recurrió a lo fácil, editando lo más comercial y previsible de golpe. En el mismo mes se juntaron tres nuevas series en las estanterías: Vengadores, Cuatro Fantásticos y Capitán América. Vale que la del Capi no parecía la más deseada, pero hacía bulto y eso es importante para mantener presencia en el mercado, y se beneficiaba de la inercia de que si dos títulos eran apetitosos el tercero también debía serlo así que para la saca tambien ¿o no os pasó eso?

El formato fue abucheado en su día, por supuesto, pero Las Voces no sonaban tan fuerte en la cabeza del Editor y siguió el camino que se había marcado, publicando primero las cosas apetecibles que quedaban como los mutantes o Spiderman, para luego rebuscar en el fondo editorial de Marvel material publicable y que el cliente seguía comprando sin tener apenas tiempo de leer. Por los títulos de la línea fueron pasando Thor, Iron Man, Hulk, Nova., Viuda Negra..hasta languidecer con títulos tan apetecibles a priori como Namor o Motorista Fantasma. Pero como no hubo pausa entre unas publicaciones y otras, el lector respondía a la avalancha editorial compra
ndo sin parar, ya lo iría leyendo cuando tuviese tiempo. Y de esa manera cuando el lector notó una bajada en la calidad de los publicaciones ya había comprado una docena de tomos más, y de esa forma las BM se mantuvieron en el mercado en ese formato durante casi 10 años. Que tampoco era tanto para los estándares de entonces, lo que pasa es que ahora todo va mucho más rápido.

Si lo analizais, es el viejo truco, empiezas sacando mucho de lo bueno, les embotas los sentidos y cuando no se dan cuenta les endosas la morralla. Es lo mismo que hace todo el mundo cuando, por ejemplo, monta una celebración como una boda, con el vino bueno al principio y el garrafón en la barra.

¿He dicho "todo el mundo"? pues perdón, porque me equivoqué, hubo alguien que no lo hizo así. Pero para recordarlo tenemos que remontarnos mucho tiempo atrás:
 

Por aquel tiempo se celebraba una boda en Caná de Galilea, cerca de Nazaret, y estaba allí la madre de Jesús. Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos. Y, como faltara el vino, le dice a Jesús su madre: «No tienen vino». Jesús le responde: «Mujer, ¿qué nos va a mí y a ti? Todavía no ha llegado mi hora». Dice su madre a los sirvientes: «Haced lo que él os diga».

Había allí seis tinajas de piedra, puestas para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una. Les dice Jesús: «Llenad las tinajas de agua». Y las llenaron hasta arriba. «Sacadlo ahora, les dice, y llevadlo al maestresala». Ellos se lo llevaron. Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de dónde venía , llama al novio y le dice: «Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya todos están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora».

¿Veis? Jesús no sacó las Bibliotecas Marvel buenas al principio ¿acaso existe mejor ejemplo a seguir?

Pongámonos en situación de nuevo, que con vosotros no hay manera ¡Callaos! el material de la IPC ¿Cual es el más solicitado por la gente? una búsqueda rápida por la blogosfera hispana lo deja bien claro: Zarpa de Acero, Spider y Mytek. El vino bueno.

ipc3.jpg

Así que, teniendo en cuenta todo lo explicado ¿con que títulos ha comenzado la publicación de esta línea Planeta DeAgostini? es obvio:

elojomagicodekelly1.jpg
 
Sólo ante el peligro en las frías estanterías durante todo un largo mes. Ni efecto vino ni efecto inercia. Y las reseñas de Internet (Las Voces) advierten que la calidad de la reproducción no es muy allá, que en los tiempos que corren es la excusa que el adicto necesita para no engancharse a cierto material. Que si hubiera sido el título al que le tenía ganas todavía picaba, pero siendo así…
Pero al menos ahora ya sabéis por qué lo han hecho así esta vez, y de quién han tomado ejemplo. Y lo de Caná terminó bien, seiscientos litros de vino bueno tras los primeros platos.  Un fiestón. Y al Editor lo terminaron ascendiendo. Y sabéis también ahora que si esta vez tampoco funciona, Planeta DeAgostini ideará otra forma de publicarlo completamente distinta ¡Callaos! ¡callaos! ¡callaos!

10 comentarios en «Aprenda economía con Planeta DeAgostini. Hoy: el IPC»

  1. Bimensual no, BIMESTRAL. O a ver si te estás haciendo el joven y no viviste los Marvel Two in One.
    Voy a hacer una campaña para concienciar sobre el enorme peligro que sufre la lengua y para que el mensaje llegue a más gente la llamaré SAVE CASTILIAN! que queda mucho más cool y llegará mejor a la chavalería…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.