BB35, JL60…

En la blogosfera comiquera, la retentiva del visitante es corta. Contrariamente a lo que muchos de nuestros visitantes creen recordar, el Premio del Saló(n) de Barcelona a la mejor Obra Extranjera NO ha recaído en Spiderman: Un Día Más. Esta obra lo que ha ganado es el Premio Popular. La galardonada por la profesión ha sido La Educación de Hopey Glass, de Jaime Hernández. Su segundo premio en esta categoría, nada mal, así desempata con su hermano Beto. Y es que no es ni la segunda ni la tercera vez que una obra publicada por La Cúpula gana este premio. Es más, viendo las características de las obras Cupuleras que lo han ido ganando, es posible hacer una radiografía del comportamiento del mercado del tebeo patrio. Vamos pues a ello, ya que el que no conoce su historia está condenado a comprarla tarde, mal editada, y por un pastón.
eduglas.jpg
No os preguntéis cómo ha llegado a escribir ahí arriba
 
Esta categoría se inició en 1989 ganándola la obra Fuegos, de Lorenzo Mattotti, precisamente editado por La Cúpula. El gafapastismo de la época tenía un formato muy claro, heredero de los títulos de fuegos.JPG Toutain. Álbum con tapa de cartoncillo y un encolado capaz de resistir eones. Porque antes las cosas se hacían para que durasen. Observad cuando tengáis cerca alguna feria de libro antiguo lo bien que resisten las Historias de la Taberna Galáctica, Sebastian Gorza, Doctor Mabuse, Charlie Moon…en general todas las obras publicadas por el entrañable Filstrup. Y no menos de veinte años los contemplan. Abridlos, forzadlos, deslumbraos con la blancura de sus páginas y pensad que cisco se montaría si tratías de hacer lo mismo con algún tomo de Panini que no tiene ni cinco años. Lo dicho, que el formato que La Cúpula escogió para Fuegos era uno pensado para durar. A lo mejor por eso pese a su fama y premios no se reedita, porque no hay forma de acabar con los sobrantes,  parece que de una feria a la siguiente se regeneran. Era el formato del material adulto, en contraposición a la grapa de los superhéroes y el cartoné de las infantiladas francobelgas. Era caro, hasta más de cinco euros de ahora podían valer algunos, pero el formato era garantía de calidad y de vez en cuando había que hacerse un homenaje.

En 1992 el premio lo ganó El Condón Asesino, de Ralf König. Hoy día puede sorprender que hace nada menos que diecisiete años una obra que aborda con humor el mundo gay pudiese triunfar. Podría incluso pensarse que esto era debido a nuestra temprana apertura de mentes. Je, que va, si como bien cuenta el anuncio ese de los helados, todavía nos faltaba bastante para madurar.

muchachadarl.jpg 
1994, un gran año
Lo que pasaba es que lo que ahora se conoce como "comedia gay" por aquel entonces tenía otro nombre, menos políticamente correcto pero muy, muy, popular. El Condón Asesino era un tebeo de…
 
konig.jpg
chistes de mariquitas. Y eso siempre triunfa.

lostgirls.jpg ohdio.jpg Eran tiempos de experimentación, con Zinco probando nuevos formatos para sus tebeos de DC y forum copiándoselos. En La Cúpula el formato de "Novela Gráfica" con el que salió El Condón Asesino fue el que mejor aceptación tuvo, pues la reducción de tamaño respecto al tamaño álbum y la impresión en blanco y negro abarataba mucho los costes y permitía tener lectura abundante a un precio razonable. Ya, ya supongo que os suena la historia. Y con este formato, al año siguiente, ganó Jaime Hernández el Premio por Las Mujeres Perdidas. Y con el mismo formato, ya en 1996, lo ganó el Odio de Peter Bagge. Parecía un formato hecho para quedarse, pero ya hemos dicho que eran tiempos de experimentación, y nada podía hacer sospechar lo que pasó a continuación: los Brut Comix.

brrut.jpg Recesión brutal en el mundillo. Zinco se iba al garete, forum reinaba en solitario. En ese momento todas las demás editoriales quisieron hacerse notar para ocupar el hueco dejado por Zinco, con productos que recordasen, si no en temática al menos en formato, a los de las ediciones populares de quiosco. En España se vivió una verdadera explosión de la grapa. Camaleón, Dude, o la propia Cúpula y sus Brut, publicando en grapas con cartoncillo el material que en otro tiempo hubiera sacado como una Novela Gráfica de entonces. Y sucedió algo que hoy día parece impensabe: durante tres años consecutivos, de 1997 a 1999, el Premio del Saló(n) a la Mejor Obra Extranjera recayó en obras publicadas en grapa. Ver para creer. Río Veneno, El Club de la Sangre y La Ciudad de Cristal. En grapas, sí. Todavía nos faltaba bastante para madurar.

En 1999 el mercado dió el gran vuelco, como ya se ha explicado tantas veces aquí, (y seguiré contando hasta que os lo créais) con la entrada en el mercado de las Bibliotecas Marvel. Lectura abundante, edición barata a costa de pequeños sacrificios como el tamaño y el color, y el tener claro que con menos de 12 euros en el bolsillo no merece la pena entrar a comprar tebeos. Convencer a la gente de gastarse el triple que antes en tebeos y que encima piensen que son baratos tiene mucho mérito. Y volvieron a establecerse formatos menos económicos. Como los Cimoc Estra Color, con La Mazmorra o el Señor Jean. De haber salido al mercado en otro momento en que la gran mayoría no se gastaba 1000 pesetas en un tebeo, tened por seguro que estos títulos no hubieran triunfado. Nos plantamos así en 2001 con un premio para otra Novela Gr&aacut
e;fica de La Cúpula, el Ghost World de Dan Clowes, que repitió éxito en 2003 con David Boring.

Podría parecer que La Cúpula había encontrado un formato y una serie de autores que le iban a dar la oportunida de conseguir un Premio tras otro. Sin embargo, no fue así. Siguió sacando cosas de Daniel Clowes, de Charles Burns, o de los Hermanos Hernández, pero el éxito en forma de premios no volvió a producirse. Y eso que la editorial se preocupaba mucho por ajustar los precios para que sus productos fueran siempre los más competitivos del mercado. Aunque igual era ese su error.

El cambio de actitud en la editorial se produjo en 2007. El año anterior había sacado tres volúmenes de Locas, de Jaime Hernández, tres Novelas Gráficas tres que entre otro mucho material contenía el ya premiado anteriormente de Las Mujeres Perdidas. A un premio imbatible. Entre 220 y 280 páginas encuadernadas en rústica con solapas por un precio de 12-15 euros. Premio seguro. Eh, se puede repetir material, que este premio Maus lo ha ganado dos veces. Y lo de Barcelona no es como en Madrid que si repiten premio es por no acordarse de que ya lo dieron.  Pero Locas (220-280 páginas, 12-15 euros) no ganó. Lo hizo Ice Haven, del ínclito Clowes, pero editado por Mondadori.

icehage.jpg

90 páginas, tapa dura, 14.5 euros.

Y no sería porque La Cúpula no hubiera sacado cosas de Clowes. Y a mucho mejor precio además. Pero como hemos dicho antes, igual ese era el problema. Y es que el mercado actual está en un momento de guerra de cifras. Un momento confuso en el que hay tanta oferta de tantas cosas por tantos sitios, que más que con los valores de la obra nos estamos quedando con otros detalles accesorios que la hacen inusual, y uno de esos factores es precisamente, un precio desmesurado. Si una obra es cara, la comprará menos gente, pero si es extraordinariamente cara, mucha otra gente pensará también que debe haber un motivo para ese precio y harán lo posible por adquirirla. Y todo el mundo sabe que cuánto más se paga por una obra más se aprecia luego. Vaya, con lo que ha costado como para no disfrutarla. Ice Haven no hubiera gando aquel premio si se hubiera publicado en tapa blanda y hubiese costado la mitad. El mercado demandaba precios abusivos. Se empezó con los Absolute y otras filigranas con la excusa de la tapa dura. Y se ha llegado a un punto que un precio elevado es sinónimo de calidad. Algunos editores se quejarán objetando que son precios inmorales y que revientan el mercado, pero otros dirán que aún siendo un precio elevado a la larga compensa. Son dos formas de verlo. El caso es que La Cúpula abandonó sus tradicionales buenas ediciones a buenos precios para liarse la manta a la cabeza con formatos pequeños, gigantes y extraños, siempre con el denominador común de la tapa dura y un precio que rara vez bajaba de los 20 euros ¿una estrategia suicida? al revés.

2006. Locas, de Jaime Hernández. 220-280 páginas. Tapa Blanda. 12-15 euros

2008. La Educación de Hopey Glass, de Jaime Hernández. 132 páginas. Tapa Dura. 18 euros.

eduglas.jpg
 
¡PREMIO!
Y tened claro sobre todo que ese es el precio porque el mercado lo ha querido. No inentéis comprenderlo ni mucho menos resistirlo, simplemente es así, La Cúpula lo comprendió a tiempo, reaccionó y sigue cosechando triunfos. Así que hoy día si queréis saber si una Novela Gráfica es buena, sólo teneís que mirar la contraportada, pero no por su sinopsis, sino por el Pvp. Y aún podeís cuentas y alegraros de que con los Universo DC o los Omnibus, se tiene lectura abundante por poco dinero una relación cantidad/precio ajustada. Y siempre nos quedará la esperanza de que si meten unos pocos cientos de páginas más al tocho de Superman contra Doomsday igual puede optar con posibilidades al Premio del Saló(n). Al popular no, al otro. Será por dineros ¿All Star Superman, decis? no, de ninguna manera, demasiado barato, ese ha sido un error de cálculo, si le hubieran puesto siete euros más de recargo arrasaba…ya lo dije antes, no intentéis comprenderlo, simplemente es así…

19 comentarios en «BB35, JL60…»

  1. >Era caro, hasta más de cinco euros de ahora podían valer algunos
    Eso no es nada. Deberíais haber vivido lo que valía el Den de Corben cuando se editó por primera vez en España. ¡1.500 pelas del año 1978!
    Ehm… no, yo tampoco lo viví… me lo ha contado un amigo mío que él sí es mayor…

  2. Yo a mi rollo y envio mi minipost, titulado:
    «And Now for Something Completely Different (4): Absolute JLA/Avengers Sketch Not Included»
    Primicias El Follonero hoy da la triste noticia de que:
    Franco a muert.. perdón, esto no era… a si:
    Discoplay a cerrado.
    http://www.google.es/search?hl=es&q=discoplay+cierra&meta=&aq=f&oq=
    ¿¡Que se será ahora de Norma!? ¿¡Quien saldará sus cómics!? ¿…planetacomic.net? ¿MediaMarkt? ¿el Lidl?
    Hoy es un dia negro para los salderos.

  3. Fuera coñas, un artículo GENIAL.
    Por mi parte, únicamente compro 1 ó 2 tebeos al mes sin que ninguno pase de 9 €. Lo demás, me la suda…

  4. Lo he puesto pero no lo veo, así que lo repito:
    Otra cosa buena de ser caro es que se saltan un tomo entero y nadie lo reclama porque todo el mundo está contento de no tener que pagarlo.
    Estos son los cinco tomos que van después de «locas»
    Love and Rockets Book 16: Whoa Nellie!
    Love and Rockets Book 18: Locas In Love
    Love and Rockets Book 20: Dicks and Deedees
    Love and Rockets Book 22: Ghost of Hoppers
    Love and Rockets Book 24: The Education of Hopey Glass
    Se han saltado el 16, parte del 18, parte del 20, el 22 y han publicado el 24.
    ¿alguien ha oído alguna queja?

  5. Lo de Discoplay tiene tiempo, año y medio, mi pila de lectura lo ha notado, snif.
    >>¿¡Quien saldará sus cómics!?
    No tiene nada que ver con lo que preguntas, pero el sábado me pillé esos dos tomos de Say Hello to Black Jack poco sobados por 4.95. En la próxima feria de libro antiguo estaré atento a ver si hay cosas nuevas.

  6. Pues empezad a quejaros de todas las editoriales de libros, porque comparativamente son bastante más caras…
    Me acabo de comprar el último de Yasutaka Tsutsui y cuesta la friolera de 18€ en tapa blanda, ni siquiera tapa dura. Y tiene 200 págs, sí, claro, con tipo de letra 64… 😛
    Iván: ¿cuándo me he quejado yo del precio de un tebeo? Y no sólo de editoriales amigas (que, vaya, creo que lo son todas, por aquello de pagarme la hipoteca y el mercedes…)

  7. Con esto de los premios del Saló, habría que matizar que desde hace ya años, hay un cambio profundo en el mecanismo de su concesión. Antes, es cierto, era un jurado básicamente de críticos. Pero desde hace ya casi 10 años, es «el voto de la profesión», es decir, no es un «premio de la crítica» o de un jurado, sino un premio por votación de los dibujantes, editores, libreros, etc.
    «La educación de Hopey Glass» -y el resto de obras y autores- no ha sido galardonada por la crítica como dice Calduch, sino por todos los profesionales.
    Antes se podía acusar de elitismo al jurado, pero ahora, si se tiene que acusar a alguien, es a «la profesión».

  8. «no ha sido galardonada por la crítica como dice Calduch, sino por todos los profesionales»
    Corrijo entonces, pensaba que de la consulta abierta entre profesionales se sacaban los cinco candidatos, pero que luego para elegir uno entre los cinco ya era un jurado más restrictivo. Corrijo.
    Pero, ey, que no se termine entendiendo que tengo alguna queja respecto al fallo, lo que he querido explicar es que para adaptarse al mercado actual La Cúpula se ha visto obligada a dar lustre a sus formatos y subir los precios, que con grapas y tapas blandas baratas no iba a ninguna parte. En ese sentido el paso de formato y reconocimiento entre Locas y La Educación de Hopey Glass es bastante ilustrativo.
    Y no digo que La Cúpula sea cara, tiene los precios que tiene, que se siguen ajustando al mercado actual, igual que 50 millones de euros por Villa es hoy un precio razonable pero descabellado hace quince días. Lo que podría haberse dicho de La Cúpula es que hasta hace nada eran muy baratos, pero de los bueno ya se sabe que no se habla.

  9. >Iván: ¿cuándo me he quejado yo del precio de un tebeo?
    Con los pasajeros del viento que le levantaron a Norma.
    De todas formas no hablaba de dinero, hablaba de la mierda de publicación de love & rockets que hace la cupula y que parece que da igual.
    Da igual que se salten tomos o que cambien el formato o que ni informen lo que publican en cada sitio, todo da igual, son la cupula y molan.
    En Locas, concretamente, se han saltado lo que he dicho más arriba, pero los fans de Locas son los más mejores y no necesitan ni que les publiquen esos números para disfrutarlos.

  10. Iván, yo me quejé, me quejé… ahora, no me hicieron ni pastelero caso.
    Lo que me fastidia es que no me compré varios tomos de «Love and Rockets» porque tras enviar un mail a La Cupula preguntando si editarían «Whoah Nellie!» y las siguientes, me dijeron que sí que publicarían material nuevo, y pronto, y yo me lo creí y no me compré el material en edición pitininglis en un viaje al extranjero de fuera.
    Aun me estoy dando de golpes contra la pared por no haberme pillado el «Whoah Nellie!»

  11. «Con los pasajeros del viento que le levantaron a Norma.»
    la excepción que confirma la regla. En realidad lo que dije fue «En otras condiciones no sería un problema (es una obra tan prodigiosa que una buena edición bien vale ese precio), pero en los tiempos de crisis que corren puede ser un handicap muy importante.»
    Es decir, sólo he cambiado mi criterio porque estamos en tiempos de crisis, no porque se lo levanten a Norma, como pareces insinuar. De hecho, sólo digo que es un handicap, no que sea caro, que son dos cosas diferentes.
    Respecto a la edición de Locas y de Palomar, es cierto que La Cúpula lo está haciendo mal. las ediciones que saca son muy buenas, pero es una lástima que se esté saltando arcos argumentales, por mucho que no afecten a la lectura y los saque más tarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.