Lo sentimos, Randy Meeks…

 

…pero esta vez te has pasado y lo tenemos que decir…

 

bandy2.jpg

 

Supongo que todos debéis conocer ya El Blog de Randy, lo tenemos enlazado en la columna de la izquierda (o la derecha, desde vuestro lado del monitor), esa que casi nadie mira. Tras un breve periodo de ausencia, ha vuelto con renovada energía y día a día alcanza nuevos pináculos de grandeza. Si no lo seguís debéis hacerlo (y ahora es cuando, como no tengo ni idea de mirar stats ni nada de eso, a lo mejor viene Eme A y me pega un capón por estar recomendando casi compasivamente un blog que igual nos triplica en visitas o algo así…)

Su blog toca varios temas, pero el Lunes es el día que acostumbra a hablar de tebeos. Escoge los títulos a pulso, y algunos de ellos son pura ¡DINAMITA! Creedme que en su primera época lo pasé mal alguna vez pensando que si me retrasaba demasiado en alguna reseña, Randy se me adelantaría y además lo haría mejor. Sí, señor, la verdad es que me alegré cuando lo cerró y…espera, esto no tenía que decirlo…

El caso es que ayer y el Lunes pasado dedicó su espacio tebeil a reseñar uno de mis tebeos fetiche: Superman vs Muhammad Ali.

muhhammadanui.jpg

 

Y esto es algo por lo que no paso.

Cuando fui demasiado mayor para leer tebeos, éste fue uno de los primeros que desapareció de mi colección. No me pregunten cómo, simplemente pasó. No fue ningún suceso traumático, ninguna madre despechada los tiró a un contenedor ni nada parecido, seguramente le dije a algún amigo todavía en edad de leer cosas de críos que se llevara algunos y el cabrón me haría caso. No recuerdo quién sería, pero si me estás leyendo que sepas que cuando te encuentre te voy a hacer la vida imposible. No es nada personal, tu harías lo mismo en mi situación.

Asimismo, cuando ya tuve edad para no avergonzarme de leer tebeos, éste fue uno de los títulos que intenté recuperar con más ganas, pero no se me volvió a poner a tiro hasta Noviembre de 2001, en una feria de Libro Antiguo. El dependiente y yo cruzamos miradas, puse mi cara de despistado y le pregunté que cuánto valía aquel de Superman del estante. El hombre que lo mira, yo que trago saliva disimuladamente, me vuelve a mirar, le mantengo la mirada como si fueramos los dos samurais cruzando el puente, y tras un tenso silencio me dice

"500 pesetas"

Saco con calma un pañuelo del bolsillo, contengo mi hemorragia nasal y pago el precio acordado. Con las pulsaciones a mil y MI tebeo en su bolsa me alejo del tenderete por si se había equivocado y sólo cuando estuve bien lejos lo saqué de su envoltorio para volver a saborearlo. La vida, a veces es justa (y acabo de darme cuanta de que esta es la versión extendida de una anécdota que ya conté aquí una vez)

Con todo esto quiero decir que el tebeo de Superman vs Muhammad Ali tiene para mi un valor especial.

Y, Randy, paso por que te chotees de la historia, de los escorzos de Neal Adams, de que Ali fuera un abusón jugando al baloncesto contra críos de seis años, de un Superman sin poderes intentando volar y pegándose un morrazo. Incluso de la escena final en la que Muhammad Alí deviene un genio de la deducción revelando lo que Luisita Lane llevaba lustros intentando descubrir (iba a escribir "décadas"; pero este es un tebeo que tiene una edad). Puedo pasar por todo eso, sí, incluso imaginándote mientras lo escribías y pensabas que esta vez te estabas pasando. Pero, como decía, hay algo por lo que no puedo pasar.

Porque vamos a ver, hombre ¿Cómo se te ocurre reseñar el mítico tebeo de Novaro y no decir nada de sus anuncios? ¡Pero si eran una maravilla! todo lector que haya tenido en sus manos un ejemplar de esta historia tiene el recuerdo de estos anuncios grabado a fuego. Así que como supongo que tu (cof, cof) ejemplar debe carecer de esas imágenes, saco MI ejemplar de la estantería y me dispongo a hacer que tantos y tantos lectores se reencuentren con una parte perdida de su infancia (excepto tú, maldito, ya te he dicho que no es nada personal pero pienso hacerte la vida imposible).

Contraportada interior (forma tésnica de decir "página dos") de la edición de Novaro. El EspiROBoll, un relampagueante concepto de la diversión. Un juego tan electrizante, divertido y moderno que todavía no tiene entrada en la wikipedia. Horas y horas de diversión imaginando el mecanismo del juego a partir de la fotografía. Y portátil. No lo busquen en las tiendas, hoy día son ejemplares de coleccionista cotizadísimos. Con la garantía Plastimarx. Y si lo clican se agranda.

espirobollo1.jpg

 (Espí, ROB! y Boll. Que tres ¿eh?)

 

Y seguidamente, porque alguien tenía que subirlo, el mítico y tantas veces recordado anuncio de contraportada, el de Buggs Buny y Kool Aid "moviendo el rabito". Todo un clásico de la publicidad que, extrañamente, no estaba todavía en Internet.

 

rabito1.jpg

 

Desde aquí puedo oler vuestra nostalgia, carrozones. Lagrimad, lagrimad, que ahora no os mira nadie…

¿Cómo puede ser que hay
a gente que no eche de menos a Novaro? sniff.

Gracias, Randy

(por cierto, que pensé en pasarte las imágenes, pero es que el próximo Lunes deberás tenerlo ocupado con otro tema)

 BCD09.jpg

5 comentarios en «Lo sentimos, Randy Meeks…»

  1. Viendo lo que es, no me extraña que Randy se lo haya saltado. Creo que sería demasiado para nuestras mentes de lectores habituales de su blog.
    Ahora mismo tengo el cerebro hecho puré sólo con lo de Bugs Bunny «moviendo el rabito».

  2. Amigo Calduch, mi «ejemplar» (ejem, ejem, ejem) no contaba con esos anuncios. Porque quizá el Espiroboll no sea demasié, pero Bugs Bunny preparando Trina formaría parte de ese selecto grupo de anuncios que se te quedan en la memoria.
    ¡Moviendo el rabito, disfruta Kool-Aid! Encontrarse esto en mitad de un combate a muerte entre Superman y Muhammad Alí debió ser toda una experiencia para una mente infantil. De hecho, ahora entiendo de dónde surgió Superman contra Bugs Bunny: De la unión de alguien que se leyó el cómic de ediciones Novaro.
    Y en una cosa tiene razón, Calduch: Me pasé bastante. No puse la viñeta de los extraterrestres con cabeza de gallina. Nunca me lo perdonaré.

  3. > y ahora es cuando, como no tengo ni idea de mirar stats ni nada de eso, a lo mejor viene Eme A y me pega un capón por estar recomendando casi compasivamente un blog que igual nos triplica en visitas o algo así…
    La época de mirar estadísticas ya pasó. Ahora las visitas a los blogs son tan secretas como las cifras de venta de Planeta
    Por cierto, ya que sale el tema, me ha dado por mirar nuestras estadísticas y… Dato del lunes 9 de Febrero, 3238 visitas en ADLO! Novelti Librari. A pesar del elevado número de comentarios no mejora la cifra de visitantes del lunes anterior (3287) ni del último lunes de enero (3596). Traducción: ¡que son los mismos cuatro entrando todo el rato y no les lee nadie más!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.