Final Crisis: una reseña

 

Seguramente ya lo sabéis todos: Final Crisis ha acabado. El número siete se ha puesto a la venta esta semana, y muchos hemos podido disfrutar de esta magna obra maestra que viene a reordenar el Universo DC para el futuro. No obstante, aquellos que le tienen alergia al previews se estarán preguntando si la serie ha estado bien, y si Grant Morrison ha estado bien o qué.

 

La repuesta es que Morrison no es que haya estado bien, no: es que se ha salido,el tío.

 

Para empezar, Morrison crea una nueva técnica narrativa: la hiperconstrucción narrativa. En qué consiste la hiperconstrucción, os estaréis preguntando. Pues muy fácil: en lo contrario que la deconstrucción. Así, Bendis, Ellis y el resto de guionistas Marvel emplean técnicas como dilatar los hechos de la narración a lo largo de páginas y páginas de tebeo, mostrándonos todos los detalles de  la historia, hasta los más mínimos, dedicando un mimo extenuante a la creación de eso tan difícil llamado atmósfera, mostrándonos paso a paso todas y cada una de las reacciones de los personajes. Eso es la deconstrucción: analizar el desarollo de la historia, dando más tiempo a  explorar cada uno de sus elementos, deconstruyéndola.

 

FC5.jpg

Deconstructivismo…

 

Morrison, por el contrario, hace gala en este Final Crisis de las técnicas contrarias: las cosas pasan rápido, sin pararse a entrar en detalles. Morrison no se detiene para analizar nada ni para mostrar elementos secundarios de la historia. En un texto hiperconstructivo, las ideas se suceden a toda velocidad, tanta que a veces se narra la muerte o el destino de un personaje en una sola viñeta . El leiv motiv canvia de una página a otra, quizás incluso más rápido, a veces de viñeta en viñeta, a veces de bocadillo a bocadillo, a un rtimo frenético. Las reacciones de los personajes, las típicas peleas de supertipos… todo eso no aparece, o sale en el tebeo de manera fugaz. Con una pericia admirable, Morrison deja que sea el lector el que deba completar esos huecos con su propia imaginación y, por tanto, se convierta en un guionista más de la obra. Naturalmente, esta es la razón de que la obra haya recibido tantas críticas injustas: que hay lectores que no tienen la capacidad de imaginarse los huecos de la historia, y por eso se quejan. Mindundis que ensucian la reputación del que es, sin ninguna duda, el mejor guionista de nuestra época.

 

fc2.jpg

…vs hiperconstructivismo. FIGHT!

 

A nivel editorial, Final Crisis supone además todo un acontecimiento. El desenlace de la miniserie cambia el status quo de todo el universo DC: Batman está muerto (bueno, en realidad lo estaba desde hace ya un par de meses, cierto… aunque ni entonces ni hoy se haya enterado nadie), Superman está… esteeee… como siempre. Y el resto del universo DC pueeeees… está muy sucio, eso sí. Van a tener que limpiarlo mucho. Eso sí, a los que más afectado es a los Nuevos Dioses, cuyo status cambia radicalmente…

 

 fc3.jpg

 

…o algo así. ¡Ah! Y claro, al final nos enteramos de que Batman no está muerto, claro. Menos mal que Morrison nos lo aclara porque yo ya estaba angustiado por no volver a Bruce Wayne en un tebeo.

 

Y si a la intrínseca calidad de la serie, le sumamos la experiencia que supone leerse el Superman Beyond 3D, el disfrute es ya completo. Esta mini de dos números funciona como complemento perfecto de Final Crisis, y además, sus páginas en 3D nos permiten hacernos una idea perfecta de como ve Morrison el mundo cuando va puesto, o sea, desde que desayuna hasta que cena.

 

fc4.jpg

 

En definitiva, Final Crisis es una de esas joyas que no debéis dejar de pasar (…¿o era que no debéis dejar pasar? Siempre me hago un lío) Una obra maestra que seeguro que influirá en numerosos autores, quienes gracias a la hiperconstrucción narrativa pueden saltarse la reglas de la logica, la coherencia y la linealidad a la hora de contar una historia. Y encima es el tebeo perfecto para dejar cerca de ese amigo gafapasta que siempre se está riendo de ti por leer supertipos: haced que intente leerlo y ganaréis su respeto. Si es que os hace flata, claro. Vaya, que Final Crisis es imprescindible. Y por eso hemos de entonar todos un  unánime…

 

…AVIV TNARG NOSIRROM

17 comentarios en «Final Crisis: una reseña»

  1. >>hay lectores que no tienen la capacidad de >>imaginarse los huecos de la historia, y por eso >>se quejan.
    Casualmente, justo anoche leía a Norman Fernández diciendo sobre la complejidad de la serie de Grendel, que no todo los tebeos tienen porqué leerse con el sistema nervioso periférico. Aunque visto desde la óptica de ahora, que pagues por un tebeo y encima te obliguen a pensar, es como excesivo ¿no?
    Espero que cuando lo publiquen en castellano caigan es que ese es un tebo en 3D, que son capaces de tirarse tres meses depurando la linea ylos registros para sacarlo limpio…

  2. !Abajo los decomprimators (salvo Bru) y los ultimaters! !Vivan los tebeos que cuentan mucho en sólo unas 20 paginas, como los de los 60!
    ?He dicho los 60? GrOoooOOOVvVVVvYYyyyyy…
    (Sonando: la cancioncilla de los créditos de _Crimen imperfecto_: tudeskai,tudeskai…)

  3. >que no todo los tebeos tienen porqué leerse con el sistema nervioso periférico.
    Claro, claro: esa es la idea de Morrison. Lo que pasa es que lo hace una tan, pero tan bestia, que el resultado sólo se puede de calificar como adlianamente magistral.
    Y ya que estamos, el Action Comics aquel en 3D ¿cómo lo publicaron los de PdA? ¿mantuvieron el 3D? No, ¿verdad?

  4. Y ahora viene lo mejor: ¿por qué no se les ve la cara a los Viejos Nuevos Dioses? Pues porque ahora el Alto Padre es la Alta Madre, Lightray es Rayoligero Gonzales, Big Barda es Fat Barda y Mister Miracle… ufs, lo de Miracle es demasiado fuerte para contarlo…

  5. No estaba en mis planes porque últimamente evito las grandes macrosagas, pero gracias por avisar, porque Morrison es uno de los autores que me gustan. Pero está claro que tantas drogas no podían ser buenas a la larga. En realidad el hombre está siendo un gran ejemplo para la juventud, pero nosotros no sabemos interpretar el metalenguaje implícito en simples cómics de superhéroes.

  6. >el FC 7 debe acojonantemente malo para que hasta vosotros lo reconoscais….
    ¿Malo? ¿Dónde se dice que el tebeo es malo en la reseña? Es más, ¿cómo puedes creer que dudo de la calidad de un tebeo donde se crea todo un nuevo estilo narrativo? Por favor, leámonos bien los posts, que comentarios como este luego crean polémicas innecesarias.
    >leiv motive
    Joeeeer. La primera me confundí con la segunda. La segunda es una errata. Pero la próxima vez que escribas un post a las nueve de la mañana de un sábado resacoso, me avisas para que yo te señale las faltas. Espabilao. Hala.

  7. ¡Bleyer que ya no eres el nuevo! ¿Que nos han enseñado los packagers? Si alguien te dice que canvia es con m y b le llamas mesetario intolerante y listo…

  8. Yo soy gran fanatico de Grant Morrison, pero que presente es final, que despues de leer todas las crisis, con sus tie-ins, extras y extensa investigación en internet, despues de pasarme 2 años comprando harto comic de DC, de la crisis de tierras, hasta todo el 52 completo.
    Que despues de toooodo eso, Morrison presente un final que no logre entender.
    Simplemente te dan ganas de agarrar una guia telefonica y darle en la cara al calvo ese, y los que defienden estano se escuden en que los idiotas e iletrados no lo compreden, esto pasara a la historia como el error de un grande. Así como Paul Dini tuvo su Coutndown, Morrison tuvo su Final Crisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.