Terapia de choque

– No se preocupe señor Hernández, vamos a intentarlo una vez más ¿de acuerdo?

– Yo la verdad prefiría descansar un poco la verdad…

– Señor Hernández estamos haciendo progresos, sería contraproducente parar ahora…

– De acuerdo doctor.

– Bien ¿Que ve aquí?

– Una loable esfuerzo de acercar una serie clásica al mercado español.

– Muy bien señor Hernández, a la decimocuarta va a la vencida, y esta vez no hemos tenido que echar manos de las descargas eléctricas.

– No me lo recuerde.

– Bien, vamos con la siguiente imagen. ¿Que ve en ella?

– Un claro ejemplo del que el negado del traductor no sólo no ha visto El Prisionero sino que no sabe que «the village» significa «la villa» y no «un pue…. BUZZZZZZZZZZZ…. ¡Ah! ¡¡Doctor eso duele!!

– Es por su bien señor Hernández, céntrese en lo que hemos preparado.

– Si perdone….Un error humano, El Prisionero es una serie de culto ergo de minorías y por lo tanto el packager no está obligado a conocer las oscuras referencias que dos autores yankis incluyan en sus cómics. Y si el pobre traductor no gana suficiente como para pagarse un acceso a internet para consultar en el google quien es Patrick McGoohan no es culpa de nadie más que de lo caras que son las conexiones en España.

– ¿Ve como cuando quiere puede señor Hernández? Sigamos. ¿Que ve aquí?

– Pues muchas cosas, y ninguna de ellas es un diálogo con los bocadillos cambiados. En realidad es una reflexión entorno a lo confuso que es saber quien es uno mismo. En todo caso una mejora substancial del vodevil que ofrecen los autores.

– Perfecto. Sigamos con otra imagen.

– Esto es un claro homenaje al ya mítico JLA:Justicia para todos, si allí se confundía a La Cazadora con Wonder Woman, aqui es con Green Flame/Llama Verde. Además Beatriz da Costa está en plena crisis de identidad en ese momento por culpa de sus nuevos poderes, así que el diálogo aporta más intensidad a la historia, ofreciendo un importante trasfondo que hace el lector conecte con el estado de confusión que atraviesa la superheroína brasileña.

– Excelente, excelente. Ahí va la siguiente.

– Un dialogo mal coloca…….ehhhh…..mal colocado es lo que vería un novato, pero en realidad el hecho de que se conteste una pregunta antes de que la hagan no es más que una sutil apreciación de los efectos del teletransporte en la mente humana.

– Perfecto, perfecto. Vamos con la última, usted puede señor Hernández.

– Pues esto es……esto es……….es……¡¡¡UNA CAGADA COMO UNA CATEDRAL!!!BUZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZ……….
¡¡¡¡AAAAHHHHHHHH!!!
¡¡¡Me da igual lo que digan!! ¡¡¡Ahí falta un diálogo lo ve hasta un niño de teta!!!

– ¡Dios mío con lo bien que ibamos!

– Lo siento doctor, pero es que hay cosas con las que no puedo y no puedo…..es superior a mí. ¿Cree que hay esperanzas?

– Le seré sincero señor Hernández. Veo muy pocas esperanzas en su caso, está condenado a hacer posts sobre la JLA/JLE hasta que se acabe la colección.

– ¡Dios mío Doctor! ¿¿¿Que va a ser de mí???

– No se preocupe, la ciencia médica contínua investigando casos como el suyo, todos los días salen al mercado nuevos tratamientos. Mientras tanto aqui le dejo un folleto con información sobre como vivir con su enfermedad. Verá que ya no es como antes y que usted puede hacer una vida prácticamente normal. Sea fuerte.

Publicado por

Isaac Hernández

Periodista y adláter. Sueño con una vida normal pero sé que me cansaría de ella en menos de seis meses

14 comentarios en «Terapia de choque»

  1. ¿no tienen garantia los comics?
    Todos los que los compraron deberian devolverlos y que les diesen su dinero. Cuando las editoriales tuviesen montañas de devoluciones, pondrian mas interes en sus productos.
    O que instauren un departamento de control de calidad.
    saludos

  2. Y yo que pensé en su momento, me deshago de la edición de Zinco y lo consigo todo en comodos tomitos…

    Gracias a dios que el angel San BWAH-HA-HA me hizo ver la luz

  3. Bueno, y a todo esto, ¿qué debería poner en el bocadillo que falta? Es que ya me habéis devuelto la duda…

    ¿Y si os digo las páginas de los «Cásicos DC: Nuevos Titanes» (en ésta sí que me planto, ni uno más) en las que también hay bocadillos sin «mortadela»? ¿Me los rellenais?

  4. Nada, nada, en el próximo número incluirán el bocadillo que falta sin aumentarnos el precio. Pofesionales que son, leñe. Incluso se dará la posibilidad de que el propio comprador escriba con boli azul en el bocadillo vacío las palabras correspondientes, sin aumento de coste y sin reclamar derechos por el copyright.

    También, en este caso con pilot rojo, se podrán colocar flechas que unan los bocadillos con los personjaes a los que realmente corresponden esos diálogos, e incluso numerarlos para su lectura. Es más, se podrá recortarlos y pegarlos en el sitio adecuado. Un sin fín de posibilidades de ocio y entretenimiento gracias a Planeta. Y algunos aún se quejan…

  5. > Bueno, y a todo esto, ¿qué debería poner en el bocadillo que falta?

    En la edición de Zinco, «¡No! ¡No quiero que el Jefe se ría de mí… y se rasque el ombligo a mi costa!». Imprimidlo en papel adhesivo y pegadlo a vuestros ejemplares

  6. A mi me parece que no…

    Dejaran de cambiar el orden de los bocadillos???

    Podiamos llamarlo formato evolutivo del O-esto-o-nada.

    Hola, buenas a todos, podiamos hacer un homenaje a este nuevo formato.

    El mensaje esta claro, vivid en TiempoRiva (y cuando lo domineis desaparecereis como el profeta de ROB! hacia otro plano de existencia…)

Responder a Anónimo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.