Aquellas maravillosas planetadas (II)

Cuando Planeta se hizo con los derechos para publicar los cómics DC en España la gran mayoría de los frikis brindó con champán. La unión Planeta-DC era un sueño largamente aplazado. Porque se trataba de la Mejor Editorial de España, que no solo garantizaba la Mejor Calidad y los Precios Más Bajos, sino que además iba a dar un Valor Añadido a sus tebeos favoritos

Y como ejemplo un botón. En el tomo 14 de Clásicos DC: Legión de Superhéroes se narra la última aventura del primer Superboy, el personaje que originó el grupo, que debía hacer mutis por el foro debido a las directrices editoriales. Una historia con rayos, explosiones, cielos rojos, viajes en el tiempo y hostias como panes, como debe ser. Una historia precticamente perfecta, salvo por dos breves interludios

En la página 7 una morenaza manda a paseo a un pringao que se pone llorica. Nada de interés

interludioquesobra.jpg

Y en la 14 otra tía buena le levanta la… moral a otro pringao. Buf, qué pereza

interludioquesobramas.jpg

La gente de ZInco, como solo eran unos frikazos fanzineros venidos a más, publicaron la historia tal cual. Pero la gente de Planeta no. Ellos son unos Profesionales, que saben dar Valor Añadido a todas sus publicaciones. Así que optaron por la mejor opción: se saltaron esas dos páginas en que no pasa nada para ofrecer a sus lectores la orgía ininterrumpida de caos y destrucción que ese juntaletras, un tal Levitz, debió escribir desde el principio

El tiempo pone a todos en sus sitio. Por cosas como ésta el tal Levitz apenas ha escrito tebeos desde entonces (y ya hace 25 años), y Planeta sigue ofreciendo a sus lectores mes a mes La Edad de Oro de DC en España

[Gracias a Raul por ponernos sobre la pista]

Aquellas maravillosas planetadas

– Oye, Manolo, que en este tomo de Clásicos Legión nos hemos olvidado una portada
– ¿Cómo dices, Benito?
– Fijate, aquí está la del número 61, aquí la del 63, y falta la del 62 en medio
– ¿Ya estamos dando por culo con las putas portaditas? ¿Van a protestar tanto como con el Olestar Superman?
– Es que había sitio. Solo había que quitar ese anuncio de la rubia de las tetas gordas y…
– ¡Pero cómo vas a quitar ese anuncio, melón! ¡Rubias con las tetas gordas, eso es lo que quieren esos pajilleros! Además, seguro que la puta portada ya la tienen más que vista en ediciones anteriores

legioncover62.jpg

– Pero Manolo, eso no es lo peor
-¿Qué pasa ahora, a ver, desgraciao?
– Que también nos hemos dejado sin meter una página de historieta en ese tomo
– ¿Una página? ¿Qué página?
– Ésta:

legion56p1.jpg 

– ¿Eso? Bah, eso ni es una página ni es na. ¿Dónde están las viñetas? ¿Dónde están los bocadillos?
– Pero los frikis se quejarán
– ¡Joder con los putos frikis! ¡Podrían comprar libros de verdad! Pues metemos esa página en el número siguiente y en paz
– Creo que no vamos a poder, Manolo…

thisistheend.jpg

– ¡Vaya por Dios! Míralo por el lado bueno, Benito, ¡esto no va a hacer que bajen las ventas de la serie!
– Pero algo tendremos que hacer, ¿no? Una nota de prensa, una disculpa…
– Sí, sí, sí… Coge la última nota de prensa que haya salido, cambiale lo que haga falta y envíala por correo

Corroboramos que falta una página original en el tomo 17 de Clásicos DC: Legión de Superhéroes. Esto se debe a que Eduardo Barreto no disponía del original y, como su ausencia no afectaba a la trama de la historia ni mermaba en modo alguno su entendimiento, el autor prefirió no usar copias escaneadas, que reducirían la calidad de la obra en comparación con el resto de páginas”.

-Hala, apañao. ¿Ves qué fácil? Vamonos pal bar, que ya es la hora del vermú…