Spider-Man y sus espectaculares amigos

La semana pasada repasábamos la solitaria carrera inicial de Spider-Man, y comprobábamos que durante los tres años que el tándem original Lee-Dikto marcó los caminos del trepamuros, estos no pararon de cruzarse con los de otros héroes. Sin embargo, en 1966 el dibujante emprendió un nuevo rumbo, y la editorial colocó a John Romita a los lápices de Amazing Spider-Man. Después de esto, Peter Parker no dejó de encontrarse con nuevos y viejos conocidos del Universo Marvel. Así, para el tercer Annual de la colección arácnida, Spidey hizo una prueba para ser reclutado como uno de los Vengadores, enfrentándose de paso al Increíble Hulk, al que ya se había encontrado en una ocasión anterior. La cosa no salió demasiado bien entre otras cosas porque el Peter de los sesenta era un tremendo cretino.

Pocos meses después, en X-Men 27, veríamos al bueno de Spidey  por primera vez en un tebeo de la Patrulla X (en un cameo). El primer encuentro real entre el cabeza de red y los mutantes se produciría en 1967, en X-Men 35. Esto si no contamos su presencia en el Fantastic Four Annual 3, con la boda de Reed y Sue, ni la presencia de unos robots de la Patrulla que Misterio utilizó el primer Annual de la cabecera arácnida. 

Los cameos de Spidey ya eran algo habitual, puesto que el viejo Stan se dedicaba en muchos cómics a enumerar a los distintos héroes del resto de colecciones con la esperanza de tejer un universo compartido entre todas ellas. Así, en número 61 de los 4 Fantásticos estos se enfrentaban al Hombre de Arena, con pequeña mención a Spidey, mientras que en el 62 de Amazing Spider-Man este se encontraba con Medusa, parte de los Inhumanos que habíamos conocido en los cómics de la Primera Familia unos meses antes. El trepamuros también aparecería en Strange Tales 156, con Marie Severin dibujando a la otra criatura de Ditko, el Doctor Extraño. Con algo más de enjundia, podríamos ver el traje rojo y azul en la portada de Daredevil 27, espaciando en apenas una decena de números la última aparición del personaje en la revista del Hombre sin Miedo.

En Abril del 68 volveríamos a ver a Daredevil y Spider-Man hacer equipo, junto con Thor, contra los 4 Fantásticos. En el número 73 de la cabecera del cuarteto, un malvado plan del Doctor Muerte llevaba a este inusual choque entre héroes. Unos meses antes Spidey y la Antorcha Humana firmaban una página más de su relación de amor-odio en las páginas de cuarto Annual arácnido. Y al final del 68, en Avengers 59, veríamos un breve cameo de J.J.Jameson y Spider-Man, aunque no llegaría a cruzarse con el equipo protagonista. Sí lo harían en el siguiente número, como invitado a la boda de Chaqueta Amarilla y la Avispa, en una espectacular splash page dibujada por John Buscema.

El personaje volvería a las páginas de Daredevil en su número 54, y mientras tendría tiempo de volver a cruzarse con la Antorcha en su propia colección o con Ka-Zar, originario de las páginas de los X-Men y con el que se enfrentaría en Amazing Spider-Man 57. En general la diversificación de cabeceras de Marvel durante la segunda mitad de la década de los 60 no aumentó la cantidad de encuentros y cruces de Spidey con otros personajes, pero tampoco podemos decir que se redujera, pues contamos en tres años escasos unas diez apariciones con otros héroes, algunas más relevantes que otras.

Durante los 70 Spidey no solo visitaría las colecciones de héroes ya instituidos, sino que comenzaría a ser habitual la presencia del trepamuros en números inaugurales de las nuevas cabeceras, así como la presentación de importantes personajes nuevos dentro de las páginas del propio Amazing Spider-Man. Todo esto sin dejar de aparecer ocasionalmente con los Vengadores, Daredevil o los 4 Fantásticos, llegando en 1972 a la cabecera Marvel Team Up, donde el cabeza de red coincidía todos los meses con un héroe o personaje relevante del Universo Marvel hasta 1981 en Marvel Team-Up 104. Pero si una década de publicaciones y más de cien números continuos no te pueden convencer de que Spider-Man es un chico gregario y acostumbrado a trabajar en equipo, la semana siguiente seguimos otro poco. Que aún queda verano para rellenar.

Entre comunicado y comunicado, junio ya ha pasado

Una selección no exhaustiva (ejque eran muchos) de los tuits de ese junio que vivimos peligrosamente

Debes ser mayor de edad para ver este posteo

Cuaderno de dibujo de Dave Cockrum (1998), vía Ivan Cockrum

«El reencuentro» por Manuel Vázquez (1995), publicado en el fanzine Espuma nº5

Para mí que va a ser…
Homenaje
Coincidencia
Taquiones
Viejos verdes por todas partes
Created with Poll Creator

Leyendo Leyendas

Volver a los 90 implica recuperar los uniformes más feos que los hermanos Summers han llevado en toda su vida

Volver a los 90 conlleva rescatar del olvido al personaje más poochie que jamás pisó la franquicia-X

Volver a los 90 significa reivindicar la obra de ROB!

Pero, sobre todo, volver a los 90 sería imposible sin los autores que hicieron posible esa Década Prodigiosa por primera vez y sin el apoyo de un cuerpo editorial que cuida el producto hasta el más mínimo detalle

En resumen: que ya está a la venta el nº1 de la nueva serie X-Men Legends. Pedídselo a una de esas librerías que trabajan material americano pero que no mencionaremos porque prefieren patrocinar podcasts antes que weblogs

Aún quedan posteos del año 20

Como son de noviembre esta es la única forma que tendréis hoy de leer tuits sin que os destripen el nuevo capítulo de Wandavisión

Instagrameos de un verano confinados

¡Reposiciones! ¡No castigues tu cerebro leyendo cosas que no hayas leído antes!

My Taylor is King

De vez en cuándo la barrera entre dimensiones se rompe y atisbamos pequeños detalles de un mundo que no es el nuestro, pero que podría haberlo sido si algunas personas hubieran tomado decisiones distintas en determinados momentos

Pero la realidad no es fácil de cambiar y se empeña en ser coherente consigo misma, así que los fugaces destellos de otras vidas se quedan en nada, y nuestro mundo sigue en marcha según lo planeado

En cuanto a si estamos en el mejor mundo posible o en la darkest timeline, decididlo vosotros

[Un saludo a J. Calduch, que estaba más atento que yo a estos parpadeos de la realidad]

El agosto del estreno más improbable

Hoy no trabajo, hoy tocan reposiciones de lo que escribí en agosto

Fantástico Mr. Mengele

X-Men + Fantastic Four puede ser un título que uno no esperaría ver hace apenas unos años impreso en una portada de Marvel. El desinterés con el que la Marvel de verdad (la de las películas) ha estado tratando durante la última década a ambas licencias hacía imposible pensar en que nadie estuviera intentando atraer la atención sobre estos personajes con un evento conjunto. Por supuesto, la nueva situación de los derechos audiovisuales de Disney sobre estos dos grupos es el caldo de cultivo propicio para crear una nueva y sinérgica relación entre ellos para calentar motores de cara a las películas.

Hasta aquí todo bien. Marvel coge entonces a algunos autores de primera línea que no sean el propio Hickman para ver si logra hace algo interesante con ellos, o al menos, que haga que los aficionados se compren los 4 números, y no solo el primero. En lugar de optar por Dan Slott, que está ahora mismo guionizando a la Primera Familia (con resultados… vamos a decir que cuestionables), Marvel ha optado por Chip Zdarsky, que ahora mismo es su nueva gran promesa para venderlo todo, todo y todo. ¿Os acordáis de cuando ese puesto lo ocupaba Jason Aaron? Ah, los 80.

A los lápices y las tintas se pone el matrimonio Dodson, siempre dispuestos a bajar el nivel respecto a su anterior trabajo en una vorágine de decadencia que casi parece digna de John Romita Jr. El fondo del conflicto, como no podía ser de otra forma, consiste en que uno de los dos supergrupos se vuelva muy estúpido, y el otro muy facha. ¿Cómo de estúpido? ¿Cómo de facha? Por suerte la cosa no llega a la Justicia Preventiva de Civil War II ni tampoco del genocidio religioso planteado en X-Men vs Inhumans.

Para los 4 Fantásticos, Krakoa es Cubazuela del Norte, una peligrosa nación que se cree por encima de los demás por aquello de que no tiene un historial reciente de genocidio contra los mutantes. Para los mutantes liderados por Xavier y Magneto, los 4 Fantásticos son una familia de la América profunda que no acepta que su hijo Franklin igual está a gusto participando en orgías en su isla paradisiaca y que incluso puede que le gusten los chicos.

Todo esto digamos que tiene un pase. Lo podemos ignorar. Que Xavier y Magneto son más tontos que morderse un ojo lo tenemos asumido. Y no es la primera vez que Reed Richards es un completo idiota, y si le pudimos pasar que en la primera Civil War construyera un Guantánamo mutante, podemos también aceptar que sea de esos que “tengo amigos mutantes, pero si mi hijo fuera uno de ellos…”.

Se supone que Reed no es el malo de este tebeo. El malo es el Doctor Muerte por tener robots asesinos que atacan a mutantes.. Que es una cosa que el gobierno de Estados Unidos nunca ha hecho… si contamos desde hace un mes o así. ¡Y ojo! Que los robots de Muerte no son racistas. Matan mutantes, humanos, o lo que se les acerque.

Estas cosas pasan. Un día tienes a Pablo Casado siendo un fascista, al día siguiente lo tienes señalando a VOX para ver si por comparación nos parece moderado. Ese es Reed Richards. El Pablo Casado de Marvel. Alguien debería investigar cómo se sacó el doctorado. Sin embargo, Zdarsky no se puede estar quieto. Necesita que la cosa vaya a más. Richards no solo es un poco facha, también le pone implantes a sus hijos que modifican su genética, les espía con microchips camuflados en vacunas y básicamente diseña “por casualidad” un dispositivo eugenésico capaz de erradicar a todos los mutantes de la tierra.

Oficialmente, Zdarsky ha logrado convertir a Reed Richards en el personaje más facha de Marvel. Temporalmente, aún están a tiempo de poner a Carol Danvers a hacer alguna movida supernazi antes de que se estrene su siguiente película, supongo.