El reseteo de 1965

Mañana llega a los quioscos la primera hornada de títulos de la nueva DC (vale, la semana pasada se adelantó el Justice League de Johns y Lee, pero es lo que tiene ser los jefes). Pero reseteos, rebooteos, reinicios y rearranques desde cero ha habido muchos a lo largo de la convulsa historia editorial de los héroes de DC, pero hoy nos centraremos en ver cómo fue la puesta a punto de la serie de Wonder Woman en 1965, concretamente a la altura de su número 158, para ver que la situación apenas ha cambiado en medio siglo y que lo del reseteo de DC de esta semana ya ha pasado antes y volverá a pasar. Para empezar, tenemos las protestas de los fans ante los rumores

reseteo1.jpg

A continuación tenemos un editor despótico que juzga que el pasado es una losa, que la continuidad es demasiado complicada y hay que simplificarla y borrar personajes

reseteo2.jpg

¡Ni las propias amazonas tienen claro su futuro!

reseteo3.jpg

Y, una vez consumado el continuidadcidio, son los pobres autores los que tienen que dar el callo

reseteo4.jpg

Mientras los autores intentar sacar adelante el próximo número los personajes posan, el editor vende la moto a los lectores de lo estupendo que va a ser todo…  ¡y algunos hasta le creen!

reseteo5.jpg

En definitiva, que la única diferencia entre 1965 y 2011 es que hoy por hoy nadie creería ningún rumor acerca de una pajarita amarilla

It’s the Final Countdown: 13

ww11.jpg
WONDER WOMAN #1
Written by BRIAN AZZARELLO
Art and cover by CLIFF CHIANG

The Gods walk among us. To them, our lives are playthings. Only one woman would dare to protect humanity from the wrath of such strange and powerful forces. But is she one of us – or one of them?

Letsgodynamic.com: Online poll

wwcomp.jpg

Mientras tanto, en otro lugar…

–  ¡¡¡Ayudanteeee!!!!

– ¿Llamaba, señor Didio, señor?

– No, ayudante, he gritado porque me apetecía comprobar que seguía teniendo cuerdas vocales. Ya sabes como son, las muy guarras: no las usas durante diez minutos y se piran.

– Aunque nadie se lo creería, ese razonamiento no es el más absurdo que he oído de sus labios, señor Didio, señor.

– ¡Claro que no! ¡Es una verdad como un templo! Pero… ya que estás aquí, aprovechemos para charlar de algunos asuntillos. ¿Adónde vas de vacaciones, ayudante?

– Esteeeee… Creo que este verano mi mujer y yo iremos a Hawai, señor Didio, señor, a disfrutar de sus maravillas naturales: las playas, las palmeras, los cocos, el búnker donde rodaron las escenas de la iniciativa Dharma de Perdidos…

– Hawai, ¿eh? ¿Seguro? Creo que no estás siendo sincero conmigo, ayudante.

– Eeh, no sé por qué dice eso, señor Didio, señor. Yo siempre soy franco con ust…

– ¡JA! Y entonces, ¿por qué acabo de imprimirme las copias de dos billetes de avión a Alaska a tu nombre y el de tu mujer? ¿Eh? ¿De dónde han salido? Y mira que me ha costado encontrarlas. He tenido que usar el nombre de la empresa para que los de la compañía aérea se creyeran que eras un posible terrorista. Menos mal que nos cambiamos el nombre a DC Entertainment, si no, no podría hacer cosas como esta.

– Te… ¿terrorista? Señor Didio, señor… Sus palabras me… inquietan.

– Tranquilo, ayudante. Ya llamaré luego para decir que era una falsa alarma. Pero que sepas que tu falta de honestidad me hiere en el alma. Ya sabes que cada vez que me mientes, Dios mata un gatito.

– Ya… Pero es que a mi mujer no le gustó que tuviéramos compartir habitación con usted durante las últimas vacaciones, así que me obligó a intentar despistarle, señor Didio, señor… Le ruego que me perdone. Ya sabe que yo le idolatro…

– Ya te dije que esa mujer tuya no me gustaba. Te quiere para ella sola, y eso no está bien, ayudante. Durante las vacaciones del año pasado me miraba mal. Y ni siquiera me dirigió la palabra cuando cenamos los tres juntos para celebrar vuestro quinto aniversario.

– Bueno, señor Didio, señor, quizás no se hubiera cabreado tanto si no nos hubiera obligado a compartir cama los tres esa noche, señor.

– ¿Y dejaros solos en una noche tan especial? ¿Qué clase de amistoso jefe haría algo así? Parece mentiras que no me conozcas, ayudante. Quizás debería dejar que los de los aeropuertos sigan creyendo que tu mujer es una terrorista. Así podríamos pasar unas vacaciones tranquilos los dos, para variar.

– Esa es… una idea… eeeeeh… apabullante, señor Didio, señor. Claro que entonces no tendría quien le masajeara los hombros mientras yo les hago friegas en los pies.

– Mmmmmh… Ciertamente, eso es un contra importante. Lo pensaré durante un par de días y ya te contaré. Pero cambiemos de tema y hablemos de trabajo. ¿Cómo va el relanzamiento de Wonder Woman? ¿Se siente cómodo Estrachinsqui con el nivel de control editorial?

– Comodísimo, señor Didio, señor. El señor Joe Michael me ha pedido que le agradezca que le permita reirse en la cara del editor durante diez minutos cada vez que éste le recuerda un fallo de continuidad en sus guionies. En Marvel sólo le dejaban hacerlo durante cinco minutos.

– Bien, bien. ¿Y qué tiene planeado hacer el bueno de Joe con el personaje? ¿Sigue en pie aquello que me dijo?

– En efecto, señor Didio, señor. Reseteo del status de Isla Paraíso sin tener en cuenta lo que ha pasado estos últimos cuatro años, Wonder Woman sin poderes y sin recuerdos. Nuevo uniforme…

– Hablando del nuevo uniforme, ¿sabemos algo de los diseños de Jim Lee para el personaje?

– Es… Estoy… aquííííí.

– Oh, Dios mío, ayudante. ¡Mi silla ha empezado a hablar y le ha salido un brazo con el que sujeta unos papeles! ¡Está viva! ¡Vive!

– Señor Didio, señor, no es su silla, sino Jim Lee. ¿No recuerda la discusión que tuvieron los dos cuando los nuevos jefazos de DCEntertainment les dieron el mismo cargo a los dos y el señor Lee quiso quedarse este despacho?

– Ayudante, ya sabes que las neuronas las reservo para guardar información importante, como la alineación de la Liga de la Justicia Internacional. Uno siempre tiene que recordar los nombres de los personajes que quiere matar.

– Pues el señor Jim Lee se sentó en su silla y dijo "Yo de aquí no me muevo" y entonces usted, señor Didio, señor, se le sentó encima… Y hasta hoy.

– ¡Es cierto! ¡Ahora lo recuerdo! Al principio, recelé, pensando que quizás el bueno de Jim se aprovechase de mi nueva posición para proparse conmigo, pero dejé de preocuparme al recordar que todos los orientales la tienen muy pequeña.

– Ca… bronazo…

– Calla, chunlí, y suelta esos diseños de una p*ta vez. Aquí los tenemos, ayudante. ¿Qué te parecen, ayudante?

 

newwwcostume.jpg

– Pueeeees… No sé que decirle, señor Didio, señor.

– Mi afilada intuición me dicen que no te convencen del todo, ayudante. Dime, ¿qué es lo que no te gusta?

– Pues para empezar, señor Didio, señor, con ese uniforme el personaje parece tan… estancado en los noventa…

– ¡Eso es maravilloso!

– ¿Maravilloso, señor D
idio, señor?

– ¡Pues claro, ayudante! El uniforme antiguo ya tenía 70 años. ¡Antes estábamos estancados en los cuarenta y ahora en los noventa! ¡Hemos avanzado cincuenta años de un plumazo! ¡Este Jim Lee es fantástico! ¡Seguro que conseguirá un look actual cuando rediseñemos al personaje otra vez dentro de treinta años!

– No lo dudo, señor Didio, señor, pero es que este nuevo diseño es… No sé… tan pocoooo…

– ¿Tan poco qué, ayudante?

– Pues… Verá, señor Didio, señor, la antigua Wonder Woman es una mujer de armas tomar que tiene una melena indómita, unos pechos voluptuosos, unos muslos tersos y un trasero redondo y jugoso como dos manzanas fescas. Pero la nueva Wonder Woman tiene pinta de ser una niñata postadolescente con mal gusto para la ropa. En resumen, señor Didio, señor, a la antigua Wonder Woman cualquier lector entre treinta y cincuenta años, o sea, nuestro público mayoritario, querría zumbársela. En cambio, señor Didio, señor, la nueva no les pondrá nada, pero nada, nada.

– ¡Perfecto, ayudante! ¡Así seguro que recuperamos al mercado gay! ¡Y con la de pasta que se dejan los maricas en cualquier pollada, seguro que nos hacen ricos comprando figuritas de Wonder Woman para espantar a sus grandes enemigas, las lesbianas! Apunta esta idea, ayudante, y pásasela a los de marketing. No sé que harían estos sin mis certeras indicaciones.

– Posiblemente un trabajo mucho menos… interesante, señor Didio, señor.

– En efecto. ¡Y sabes lo que te digo! ¡Que vamos a escribir una nota de prensa anunciando a bombo y platillo que Wonder Woman cambia de traje por primera vez en sus setenta años de historia!

– Eeeh… ¿está seguro, señor Didio, señor?

– ¡Pues claro que lo estoy, ayudante! ¿Por qué no habría de estarlo?

– Pues, señor Didio, señor, principalmente porque eso no es cierto, señor Didio, señor.

– Ay, ayudante… Parece mentira que no sepas como funciona esto de la prensa. Un periodista se limita a publicar lo que dice un teletipo. Si un periodista se dedicara a comprobar si lo que dice un teletipo es cierto o no, entonces ya no sería un periodista. Sería un colaborador, y, por tanto, lo que dijera sería una opinión y no tendría validez documental. O, mucho peor, si un periodista supiera más cosas de las que dicen en los teletipos, sería un bloguero. ¿Conoces acaso algún periodista que prefiera ser bloguero a trabajar en un periódico?

– Aunque lo hiciera no osaría contradecirle, señor Didio, señor.

– ¡Pues claro que no! Ya sabes lo que piensa Steve Lobs de los blogueros, y si Steve Jobs dice que algo es malo, es que de aquí a cinco años no existirá. Créeme, ayudante, de aquí a final de año, se extinguirán todas las personas zurdas del mundo civilizado. Es así y punto. Por cierto, recuérdame mañana que revise los contratos que tenemos firmados con dibujantes zurdos.

– Lo pondré en su agenda, señor Didio, señor. ¿Se le ofrece algo más?

– Pues mira, hablando de Estrachinsqui, ¿qué ha decidido hacer con Superman?

– Pues parece ser que el no poder salvar a un abuelete le causa una crisis de conciencia que hace que se ponga a vagar de una punta a otra del país para reencontrarse a sí mismo.

– ¿Qué? ¡Vaya una idea estúpida! Es tan estúpida como hacer que Superman deje Metrópolis durante todo un año y hacer que sus colecciones regulares las protagonicen personajes secundarios que no le importan un carajo a nadie.

– Bueeeeno, señor Didio, señor, de hecho eso mismo es lo que usted permitió que pasara durante este año pasado en las coles de Superman…

– ¿Y los tebeos se han seguido vendiendo lo mismo?

– Sorprendentemente sí, señor Didio, señor.

– Eso es porque soy un genio. Y porque Superman se vende bien pase lo que pase en el tebeo, aunque no salga el personaje. Al fin y al cabo, es Superman, ¿no es cierto, ayudante?

– He de confesar que eso me parece cierto, señor Didio, señor. Terrorífico, pero cierto.

– Bien, bien… Pero mientras, hagamos que Action Comics la protagonice un personaje con más tirón que los dos monicacos que se sacó Rucka de la manga. No sé porqué, pero este hombre ha perdido mucho desde que escribió Gotham Central. Con lo que me gustaba su historia del Joker…

– A lo mejor tiene que ver que esa historia fuera de Brubaker, señor Didio, señor.

– ¿Brubaker, eh? ¡¡Ya lo tengo, ayudante!!  ¡BWA-HA-HA-HA! ¡Vamos a vengarnos de Marvel! ¡Robémosles un guionista para que escriba un Action Comics protagonizado por… Lex Luthor! ¡Llama a Bendis!

– ¿Bendis, señor Didio, señor?

– Sí, Bendis.

– ¡Ah, ok, Bendis!

– Ok, ¿entonces?.

– Ok, Bendis entonces.

– ¿Todo claro?

– Todo claro.

– Mejor así.

– Mucho mejor.

– Seguro que a Bendis se le hace el ojete agua al pensar en poder hacer algo con Lex Luthor.

– No sé, señor Didio, señor, pero no creo que Bendis quiera dejar pasar los beneficios con los que le premian por los paperbacks que recopilan las cien colecciones que hace para Marvel…

– ¡¡Pues entonces llama a Millar!!

– Millar se está haciendo de oro con los derechos que publica en la línea indie de Marvel, señor Didio, señor. De hecho, llora de alegría cada vez que ve un cómic de Kick Ass en una estanter&ia
cute;a, así que no creo que quiera dejar de sopetón las ventajas que tiene el hacerse más y más rico cada año.

– ¡Maldito Quesada! Siempre conspirando para hacerme sombra… ¿Sabes lo que te digo? Si en Marvel fueran tan tontos de cancelar una buena serie de un buen guionista y luego darle mierdecillas de complementos y limitadas idiotas en vez de darle una cole, seguro que podría ficharle y apuntarme un tanto…

– Veré lo que puedo hacer, señor Didio, señor. Y si no tiene nada más, me gustaría retirarme, señor Didio, señor. Seguro que ni el adláter más paciente ha llegado hasta este punto de la conversación.

– Puedes retirarte, ayudante. Pero creo que antes deberíamos hablar de Batman, ¿no? Hemos hablado de Wonder Woman, de Superman, y estaría guay hablar de Batman. ¿Qué tal va Morrison con el Retorno de Bruce Wayne?

– Puees… Lo cierto es que no hay una opinión formada en la compañía, señor Didio, señor.

– ¿Diversidad de opiniones, entonces?

– A decir, verdad, no, señor Didio, señor. Es que nadie en el edificio ha sido capaz de entender el segundo número y ahora tienen miedo de leerse el tercero.

– ¡Pero eso son buenísimas noticias! ¡Todos saben que un tebeo de Morrison es más bueno cuanto menos se entienda! ¡Mira Final Crisis! Lo mejor que he editado nunca, sin duda alguna. Retírate, ayudante.

– Como usted diga, señor Didio, señor-

– Y recuerda meter mis drogas en tu maleta cuando hagas el equipaje para irnos de vacaciones, que no quiero tener problemas en el aeropuerto.

– Lo haré, señor Didio, señor. Y saludos a usted también , señor Lee.

– Sacadme… de… aquí… hijos de puta.

– Calla, condenao. Y presta un poco de atención, o no aprenderás nunca a ser un editor de mi categoría, por Dios. Lo que me costarás de criar.
 

Por qué me gusta DC

Sí, lo confieso: me gusta DC. Así de directo. Así de simple. Así de cierto. Ya sé que eso me hace una rareza (como si no bastase con lo de ser maricón, lo de ser profe de mates y las cosas raras que me gusta hacer con el brócoli). Pero sí, me gusta DC. Y la gente no me entiende. La gente siempre ha preferido Marvel. La gente me para en las tiendas, me coge por la solapa de las camisas y me espeta: “¡¿Cómo?! ¿Cómo es posible que te guste la DC de Didio?”.

Y no es que tenga nada en contra de Marvel. De hecho, los tebeos Marvel y todo lo que les rodea me tiene total, completa y absolutamente hechizado.  Me gusta sobretodo cuando los propios autores comentan el tebeo en cuestión, como en el último Daredevil de Panini, donde cuentan que Ed Brubaker ha dicho:

“Me gusta hacer que Michael dibuje escenas de lluvia, porque Michael tiene una habilidad especial para dibujar la lluvia”

A lo que Michael Lark ha contestado:

“Sí, bueeeno, es un filtro que me hice con el Photoshop y tal y tal…”

Pero, a pesar de que los cómics Marvel son, como podéis ver, mucho más didácticos, yo sigo prefiriendo los de DC. “¿¡Por qué!?”, me grita la gente en los Salones. ¿Quéreis saber por qué? ¿De verdad queréis conocer la razón por la que me gustan los tebeos DC? Pues la razón es que…

…en DC son unos
 CACHONDOS!!!!!

Que sí, que sí, joer, unos cachondos mentales. Y no lo digo ya por Didio, que lleva seis meses descojonándose de Paul Dini con llamadas telefónicas del tipo “Oye, Paul, ¿sabes aquello de los supervillanos que querías contar en Countdown? Pues mira, he pensado que mejor sacamos una limitada llamada Salvation Run y lo contamos aparte. Pero tranquilo, que si necesitas cosas para llenar la serie, te dejamos que cuentes lo de los Nuevos Dioses. Que no, que de eso no sacaremos limitada, te lo prometo… ¡Uy! Tengo que dejarte, Paul, que tengo una llamadita de Jim Starlin por la otra línea…”.

No, hoy en día hay muchas muestras de que DC está llena de auténticos CACHONDOS. Como Kurt Busiek, que se sacó de la manga hace un añito o así que en la Tierra había… ¡¡UN TERCER KRIPTONIANO!! Claro que cuando el tebeo salió a la venta, le contestaron que en realidad kriptonianos hay unos pocos más…

kriptonianos.jpg

…ante lo cual el tío ni corto ni perezoso despachó a todos los que no le interesaban con argumentos del calibre de “Power Girl no cuenta porque… ¡¡viene de una realidad paralela!! Y Kripto tampoco porque… ¡¡en el momento que se dijo lo del tercer kriptoniano no estaba en la Tierra!! ¡¡Y Christopher Kent todavía no había llegado a la Tierra!! Y Superman Prime tampoco vale porque… ¡¡porque es muy malo!!”. Otra persona le hubiera cambiado el nombre a la saga por el de “El Sexto o Séptimo Kriptoniano, Según Lo Mires”, pero Busiek no, él se limita a poner unas excusas cutres y salchicheras. A otro guionista se le caería la cara de vergüenza, pero a Busiek no… ¿Y sabéis por qué? Pues porque …

…Busiek es un CACHONDO!!!!

No es el único. Mark Waid también ha demostrado en numerosas ocasiones que se parte el nabo de la risa cada vez que le toca guionizar un cómic. El último ejemplo es la tralla que le da a su queridísimo Jay Garrick en el último Flash, donde un alien que acaba de conocer a nuestro velocista preferido (o casi) se pregunta…

flashhat.jpg
“¿Dónde se meterá ese sombrero cuando no lo lleva puesto?”

Mark Waid comparte el puesto de CACHONDO con ese otro gran hombre que es George Pérez. Yo, leyendo el último Brave and The Bold (que aclaro a los  Marvel Zombies que es la versión DC del Marvel Team Up, pero en divertido), me imagino las duras conversaciones que tuvieron Waid y Pérez hasta conseguir que la portada transmitiera el mensaje oportuno:

nosolotetas.jpg

“Pues yo creo, George, que las tetas de Power Girl deberían ser más grandes”. “¿Más grandes aún?”. “Sí, sí, las tetas de Power Girl deben ser más grandes que las de Wonder Woman”. “Joer, pues para dibujárselas más grandes voy a necesitar las dos manos, ¿eh? Voy a tener que soltar la Budweiser”. “Ves, ya te dije que lo mejor era hacerse guionista. Mírame a mí, escribiendo con una mano  mientras con la otra me hago una manola”.

Lo que yo te diga. Waid y Pérez: unos auténticos CACHONDOS!!!!

¿Y qué me decís de Tom Palmer Jr.? ¿Que no sabéis quién es? Pues es el editor de la cole de Uncle Sam and the Freedom Fighters, y fijaos si es CACHONDO que ha fichado como dibujante a… ¡Sí! ¡Lo habéis adivinado! ¡A nuestro adorado Renato Arlem!

Pero el Arlem no se queda atrás, ¿eh? Él siempre ha sido de, en vez de dibujar todos los personajes del cómic uno por uno, dibujar cuatro diferentes y con un poco de Photoshop (ahora éste lo amplío un poco, a ésta le aplico una simetría…) ya queda el cómic apañao. Pero es que ahora ya ni lo disimula, coño, que mirad esta página del Uncle Sam #2…

arlemagain.jpg
clicá para disfrutarla en grande, pibe

¡¡Alguien con tanto morro tiene que ser un CACHONDO de cojones!!

Pero el que sí se lleva la palma, el que supera a todos los demás, el que se parte el pecho cada vez que se pone a guionizar un tebeo es… Geoff Johns. Y no lo digo por todo lo que está haciendo en esa serie paradigma de los Adliano que es Booster Gold (y si queréis un ejemplo con spoilers de como disfruta Johns con esta serie, clicad aquí para ver la portada del número 6), no. Ni tampoco por permitir a Eric Powell marcarse la versión bizarra de la Liga de Justicia, no. Que, por cierto, mirad que es chula:

bizarrejla.jpg

No, Johns es el puto amo de los CACHONDOS por lo que ha hecho en el Tales of the Sinestro Corps Special: Superman Prime #1. Y no me refiero a lo de intentar  ganar el Guiness al título más largo, no. Me refiero a lo de Risk.

¿Os acordáis de él? Si hacéis memoria, Risk era el Titán al que Superboy Prime arrancaba el brazo en vivo y en directo durante la archiconocida batalla de las Crisis Infinita (curiosamente, en aquella batalla los únicos que recibieron de verdad fueron Titanes de Jurgens; una muestra más de lo CACHONDO  que es Johns).  Ahora, Johns ha aprovechado el rollo de la Guerra de Sinestro para devolver a Superboy Superman Prima a la Tierra, y evidentemente, allí que se le plantan delante todos los Titanes, entre ellos Risk, que quiere venganza por lo de su ex-brazo derecho y… ¿a que no sabéis cómo acaba la cosa? Pues tal que así:

raaaskaprime.jpg
¡¡¡ raaaaaaaaaash !!!!… perdón, ¡¡¡ tnkkkchhh !!!

¡¡¡ BWA-HA-HA-HA!!! Ya me lo imagino al tío escribiendo en su típica libretita de guionista donde apunta sus ideas “Superman Prime 2 – Risk 0” mientras se echaba unas risas. Y luego llamando a Jurgens: “ei, Dan, ¿a que no sabes lo se me ha oucrrido hacerle a Risk?”. Seguro que en próximas entregas veremos como Risk se gana la vida pintando bodegones con los pies para los almanaques de los de Artis Mutis. O como para comérselas, tiene que pinchar las albóndigas con la punta del pijo. Y todo ello gracias a Johns. ¿Veis lo que hay que tener para ser un autèntico CACHONDO?

Vamos, que si después de estos ejemplos no entendéis mi amor por DC, yo más razones ya no os puedo dar. Bueno, en realidad sí que podría, pero carajo, este post aunque largo me está quedando niquelao. Así que, ¿para qué seguir hablando y cagarla en el último momento? ¡Hala, hasta la semana que viene si no pasa ná!

Momentos DC de la semana

Sí, ya está. Me he decidido.  A partir de ahora voy a hablar sólo de tebeos de la DC. Por varias razones. La primera, porque con el curro no tengo tanto como para ir buscando gilipolleces noticias interesantes de las cuales sacar un post. La segunda es porque sin duda, DC es la editorial con los cómics más geniales que hay actualmente en todo el mundo mundial. Así que a partir de ahora y hasta por lo menos el miércoles que viene, cada madrugada de viernes tendréis una ración de…

¡¡¡LOS MEJORES MOMENTOS DC DE LA SEMANA!!!

Para esta nuestra primera semana en emisión os hemos preparado un menú variadito de tres platos. Aviso de que a alguno se le puede atragantar un spoiler, así que… ¡Cuidadín! Como entrante vamos con…

SUPERMAN #668

Por fin llega el esperado inicio de la saga “El tercer kriptoniano”, con Busiek a los guiones. Rick Leonardi empieza como Dios manda, con toda una splash page donde se puede apreciar toda la potencia del hombre de acero…

super.jpg

…pero a mí me importa una mier*a la saga, la splash-page y las moñas en ajoaceite. Lo que hace este número uno de los MOMENTOS DC DE LA SEMANA es…

viturtiazo.jpg

¡¡¡Píazo VITURTIAZO!!! Y ya van tres veces en un año: les pasó con el primer arco de Wonder Woman, les pasó con el arco de Adam Kubert en Action Comics y ahora, no faltaba plus, con el arco de Camelot Falls en  Superman. Eso sí, no hay mal que por bien no venga: con tanto retraso, ya no tienen que calentarse el tarro pensando en qué porquería meter en los anuales. Ahora ya está claro: en los anuales van los números que no llegan a tiempo. Preparaos para que el año que viene más de una colección tenga seis anuales.

Pero dejemos el aperitivo para entrar en el primero de los platos fuertes. Nos zampamos el…

WONDER WOMAN #13

Después de tres arcos argumentales diferentes donde nuestra amazona preferida se enfrentaba, respectivamente, a Circe, a Circe y… esteeee… a Circe, nos llega este fill-in a la espera de que por fin debute en esta cabacera un guionista. Perdón, quiero decir, a que debute la guionista Gail Simone, que traerá (espero) nuevos aires a la colección. De momento, J. Torres y Julián López nos traen este número donde nos llegan un par de detallitos muy interesantes. El primero, que Wonder Woman ha progresado mucho en su nuevo trabajo como agente del Departamento para Actividades Sobrehumanas:

wondertraecomida.jpg

¡Traer la comida a sus jefes! ¡Ese sí que es el trabajo idóneo para la representante más ferviente del feminismo en el DCverso! Pero lo mejor sin duda es que Wonder Woman…

bocata.jpg

…¡¡compra la comida en el Bocatta!! Y es que la buena de Diana es una chica normal, forma parte de las clases populares. Wonder Woman ha hecho el viaje inverso al que ha hecho Letizia Ortiz: si la nueva Farrah Fawcett de la monarquía española pasó de ser plebeya a ser princesa, Diana pasó de ser princesa del reino de las mujeres a parte de la plebe que se alimenta de comida rápida. Y todo ello siguiendo las directrices de las chicas Top Cow, es decir  sin dejar de mirar de frente…

wonderfrente.jpg

…ni desdeñando una buena mirada de costado.

wondercostado.jpg

Pasamos al segundo plato principal no sin antes agradecer a Julián López su increíble trabajo en este número. Ánimo, chaval, sigue así y pronto El Mundo te pedirá que le hagas un par de trabajitos sin pagarte un duro, que así te promocionas.

Bueno, como  decimos vayamos al segundo plato; yo os propongo probar un plato nuevo e innovador que dejará muy satisfechos a todos los amantes del cómic. Peguemos un buen muerdo al…

BOOSTER GOLD #3

Booster Gold es, hoy por hoy, la serie que todo lector DC debe leer. Y es que Geoff Johns, cansado de megasagas como las Infinite Crisis, o de sagazas épicas como la Sinestro Corps War, se ha líado la manta a la cabeza y ha decidido poner su extensivo conocimiento de la historia del universo DC en una serie con bastante cachondeo donde ha convertido a Booster Gold en todo un continuity cop. Aunque parezca mentira, con esta premisa la serie le está quedando divertidísima pero es que además, puede presumir de estar cargada de momentos que sólo pueden calificarse de una manera: adlianos.

Como muestra un botón: en el número 3, Booster Gold salta al pasado y allí se encuentra ni más ni menos que con Jonah Hex. Desde la portada, ya se nos advierte de cual será el tema principal del cómic:

logo%20booster.jpg  
Booster Gold gana bebiendo a Jonah Hex

Así es, amiguitos, Booster Gold y Jonah Hex se encuentran y, ¿qué van a hacer? Pues ganarse mutuamente el respeto a base de llenarse el buche con lingotazos de whisky del bueno.  No es de extrañar que pasado un rato, la cosa acabe como acaba…

amigohex.jpg

Ya, Jonah, y ahora le preguntarás al pobre pipiolo que si está dispuesto a probar experiencias nuevas. ¡Qué el viejo truco ya no funciona, agüelo! Y te lo digo por experiencia propia. Ay, Jonah, los hombres de este nuevo y duro siglo XXI ya no se dejan llevar a la cama tan fácilmente: lo que tienes que hacer es prometerles compartir una hipoteca a treinta y cinco años, y entonces ya son tuyos para siempre:

portadabooster.jpg

Después de este breve interludio romántico, Booster Gold acaba volviendo a navegar la corriente temporal en la Esfera Temporal de Rip Hunter. Claro que insiste en conducir, aunque el padrazo de Rip intenta disuadirle ya que Booster va como una cuba después de su intensa sesión de chupitos con Jonah Hex. Pero Booster se hace con el volante después de sacar a colación argumentos como “es la corriente temporal un martes de madrugada, no hay nadie en la carretera, el asfaltado es nuevo, la corriente temporal es larga y recta…” Total, que la cosa acaba como era previsible: Booster Gold se come al coche de delante:

partealseguro.jpg
Y es que ya lo decía el ciego aquel: si bebes no conduzcas.

Dejemos a Booster Gold, que lo que viene ahora no es muy divertido (ya sabéis: saca los papeles, que si vamos a hacer parte al seguro, que si yo venía por la derecha, que si no me has puesto el intermitente, que eso del parachoques ya lo llevabas, no me vengas jodiendo, etc) y acabemos este nuevo repaso semanal a la actualidad de DC. ¿Qué? ¿Que me falta el postre? Pueees… ¡tíos, no hay postre que valga! ¡Si yo estoy a dieta, todo el mundo se jo*e y se queda sin postre! ¡Y si tantas ganas os quedan de historias de DC, aquí al ladito hay un marciano dispuesto a satisfacer todas vuestras ansias. ¡Hala, a cascarla!

¡Una editorial nos lee y nos hace caso!

¿Recordáis ese posteo del verano pasado en que las maestras amazonas enseñan a Diana idiomas tan exóticos como el cavernícola, el marciano o el español?

ww11502bn.jpg

Pues parece que DC lo leyó y tomó nota, porque en el Showcase aparecido la semana pasada que reeditaba ese episodio (en Glorioso Blanco y Negro) podemos ver…

ww11502bn.jpg

…que Wonder Girl ha aprendido español. O mejor, ¡se establece retrocontinuidad mediante que siempre lo ha sabido!

Barcelona 2007: las afotos

Hay dos cosas que le piden a uno cuando va a un megaevento comiquero como es el Salón de Barcelona: “haz muchas fotos” y “cuando vuelvas cuentame los cotilleos”. Como lo segundo es territorio de Jónatan, me limitaré a enseñaros algunas fotos:

Éste es Koopa, un monigotero del que soy un fan absoluto. Me hizo comprarle el fanzine en vez de ofrecermelo como copia de prensa, pero como soy un buenazo se lo reseño igual: uh, uh, mola

barnakoopa.jpg

El sábado cuando volvíamos de comer alguien nos dijo “no sabía que teníais adlettes“. Cuando nuestro acompañante nos describió la camiseta salimos corriendo detrás de ellas para saludarlas y felicitarlas por su buen gusto. No salen las cabezas porque se me olvidó pedir permiso para colgar la foto…

barnaadlettes.jpg

Pero para camiseta estupenda, ésta que robo del blog de Jotace

barnagondercoman.jpg

Los medios acreditados en el Salón fueron tantos que acabaron con las pulseras de color azul, que era el color que les correspondía. La organización suplió esta carencia con ingenio:

barnapaseprensa.jpg

El stand de Planeta, como viene siendo habitual, era un fortín en que los “puertas” no dejaban entrar si no respetabas las normas (no entrar con bolsas de tebeos ni mochilas que no estuvieran selladas). Para todos aquellos que se negaron a entrar va esta canción:

Quiero entrar en tu garito con mi mochila,
que no me miren mal al pasar,
estoy cansado de siempre lo mismo,
que no la quiero retractilar,
me da pena tanta desconfianza,
quiero un poquito de normalidad,
pero a ver, mírame, y escúchame tronco,
paso de vosotros y me voy a otro stand

barnaplaneta.jpg

Pero si de música se trata está claro que el protagonismo se lo llevaron un año más las Charm, esta vez con la presentación en sociedad de su nuevo proyecto Lokita. ¡Por primera vez en este blog y en riguroso directo, Johnny Nemoni!

De momento no hay más fotos, que lo poco gusta y lo mucho cansa. Así que me limitaré a saludar en plan pelota a aquellos a los que he estado viendo estos días: la gente de Dolmen, DR, Polloputo, Xavi Recerca and his little helper, Joseba Basalo, las hordas de Malavida, Patrick El Hombre Mosca, Verónica Casas, el editor Breve, los niños de Rantifuso, David “un pie en USA” Baldeón, el inconmensurable Hombre Orgánico, los Katz, las Kösen, Viturtia, Miralles, el núcleo duro de la redacción de Dreamers, los dispersos y desorganizados Húngaros, los míticos Invisibles y satélites, Mauri, Quantum (new & improved look!), Toni y Sergio de Zona Negativa, Vic y Marisol de Comicvia, los cuasiindistinguibles miembros de Entrecomics (¡todos eran El Tío Berni!), Sergio Tirafrutas, el mestre Pons, Jotace, gente diversa de la organización… y, buf, todos aquellos de los que me olvido (¡memoria de pez, lo siento!)

Y yo ya estoy. Jónatan, Be, os devuelvo la conexión

Wonder Woman en la ducha (¡Aprende, Terry Dodson!)

Del Wonder Woman nº10 de otoño de 1944 nos llega esta imagen de Wonder Woman cargada de erotismo…


¡Que sí, que os aseguro que es ella! ¿Cómo que no parece Wonder Woman? ¿¡Cómo que no parece una mujer!? ¡Qué sabreis vosotros de mujeres, malditos frikis!

Supliendo a Jotace (II): Diana la políglota

Que sí, mucho rollo con que a ver si la etapa de Kal-El como Superboy entra o no en continuidad, o si lo que vale es Smallville, o ninguna de las dos cosas, pero nadie parece recordar (y mucho menos reivindicar) los años que Diana, futura Wonder Woman, pasó como Wonder Girl antes de que Donna “Who is” Troy heredara el nombre


Como muestra, esta deliciosa escena del nº115 de Wonder Woman en que las maestras amazonas enseñan a Diana idiomas tan exóticos como el cavernícola, el marciano o el español…


…y va la muy burra y no sabe decir ni “buenos días” en español. ¡Buuuh, fuera! ¡Que la borren de la continuidad!

Traducciones Inefables: Nuevos Titanes (II)

Hay algunas personas que parecen haber entendido que el post del viernes estudiaba la traducción que David Macho ha realizado recientemente para Planeta. Y asimismo, hay algunas personas más que nos acusan de boicotear la edición de PdA analizando una traducción que no es la que está ahora mismo en los quioscos (bueno, quioscos… es un decir)

¡Nada más lejos de nuestra intención! Simplemente, el Tiemporriva® es fuerte en nosotros. Y un día después de dar la noticia de que Forum iniciaba su andadura, tocaba mirar qué hacía a principios de los ochenta la Distinguida Competencia

Porque quien quiera leer sobre los Titanes de Planeta, ya tiene un amplio abanico de weblogs que lo han hecho con anterioridad, desde Zona Negativa hasta Cosas de Frikis, pasando por los foros (¡sí, a pesar de la proliferación de blogs, los foros todavía sobreviven!) y listas de correo, donde los morbosos podreis encontrar todas las equivocaciones que querais… incluso alguna que no es tal, como ésta:


Porque yo estoy totalmente de acuerdo con Abraham García en la frase de arriba. A la vista de estas imágenes…

 

¿…quién se atreve a rebatir que Wonder Girl es la versión FEMENINA de Mujer Maravilla?