Estando visibles

Es curioso cómo funciona esto de la visibilización. Uno piensa -o uno pensaría- que los argumentos típicos de ¿Qué necesidad hay de un X? o ¿Para qué quieren OTRO si ya tienen uno? se irían cuando la gente se diera cuenta de que ellos mismos querían otras película del mismo estilo, o les molestaba que se insinuara que había demasiadas de aquello que les gusta.

Pero uno nunca deja de sorprenderse. Igual que decíamos hace unas semanas que de la nada te puedes encontrar con una década entera sin películas de superhéroes de origen africano y, de improviso, que se lance una y sea un superéxito. (De hecho, tanto éxito que uno no puede más que pensar que quizá en su momento también la del cazavampiros… pero ese es otro tema, sin duda). Lo más curioso es que uno puede no darse cuenta de cómo se reproducen esas mismas ideas en distintos momentos. O cómo lo han hecho desde el pasado. Tanto en  los equipos creativos como en las apariciones en cómics.

Es decir, ¿todo eso sobre las mujeres, los afroamericanos, los asiáticos, el GSD, ableismos, religiones y -yo qué sé- lo que sea que te puedas imaginar que alguna vez se haya señalado? Se haya, incluso, dado un artículo sobre el tema o felicitado por que existan…

Hoy vamos a hacer un breve repaso a una categoría muy especial:

Los españoles.

Porque uno se descuida y se acaba encontrando con un tomo en las tiendas llamado Maestros Españoles del Arte del Cómic que, más allá de que el título parezca traducido por un bloguero, se centra en los creadores españoles que trabajaron para la Warren. Que, por un lado, no dudamos de que habrá creadores más que interesantes dentro. Y, por el otro, ¿saldría si no fueran españoles?

Cierto es que estamos acostumbrados a estas cosas. Son muchos años de señalar que Sergio Aragonés nació en Castellón y Carlos Ezquerra en Zaragoza -y la leyenda urbana de que Disney era andaluz- o hablar de nuestro José Luis García-López. ¿Habéis oído alguna vez que Mortadelo y Filemón son Muy populares en Alemania? Quizá sea la primera noticia. Clever & Smart los llaman, que lo mismo tampoco lo habíais oído nunca.

Si me dieran un céntimo por cada artículo sobre el desembarco de dibujantes españoles en USA -o su paso previo por UK- podría comprarme… quizá hasta una grapa actual, que están los precios últimamente como están, porque ya no sé la cantidad de variaciones que se le pueden dar al tema. Hasta parece que se vendan en pack de españolidad. Como cuando salían referencias a alguna cosa española y la gente asentía alegre como: Sí, eso es nuestro. Español y universal. Daba igual que fuera La Santa Inquisición.

Oh, mira, viajan a Barcelona. Que bien.

Pero, claro, luego llegan las quejas por la forma poco realista en la que se pinta a los españoles. Ya sabéis, las quejas por el uso de tópicos como Toros y Flamenco, las quejas por la forma de mezclar ideas o porque en el arroz con cosas han usado chorizo. Eh, es que lo de Misión Imposible 2 era una juerga, no porque fuera en España. Que va. Como lo de Resident Evil o lo de Magneto de Borbón, si hubieran sido en otras partes el bombo no hubiera variado. Que va.

Quiero decir, no es como si se hicieran periódicamente artículos en los que dentro de un tema general se fijaran en los españoles. ¿Los españoles que son candidatos o ganadores de los Eisner? Rídiculo. Todo el mundo sabe que sería Los españoles ganadores de los Óscar del Cómic.  ¿Que a Paco Roca le han sacado una edición de una de sus obras en Tegucigalpa? Eso no va a ser noticia en la prensa porque todos sabemos que hay que decir Honduras o hablar del Distrito Central que forma con Comayagüela, y como eso es un lío pues no se haría. En Japón quizá, en Tegucigalpa ni de coña. ¿Y qué decir de Los 4F? No, digo lo de tener a un guionista español, además de dibujante. Que podría haber hablado de El Brujo -o de El Águila o del Capitán España, por poder- pero estas cosas, como El Matador, seguro que os pillan más que de sorpresa.Yo qué sé, los centros de poder de la cosa del cómic son los que son y parece que si no mencionas que alguien ha logrado publicar su lo-que-sea en USA estás haciéndole de menos.

Y sí, ya sé que Albert Monteys o Pasqual Ferry o David Baldeón merecen todos nuestros elogios no sólo por el hecho de ser españoles.

Pero la cosa es precisamente esa, ¿realmente alguien podría llegar a pensar que qué necesidad hay o que si era necesario…?

Pues entonces, seamos conscientes también de lo que los demás ven y de por qué consideran que es necesario. Sobre todo cuando no pueden invocar la distancia geográfica para no incluir más. -El famoso asunto con los hispanos del que ya hablaremos otro día-.

Al fin y al cabo si no hubiera artistas españoles trabajando para USA lo mismo no hubiera habido serie de Domino y eso hubiera impedido que hiciera una portada alternativa el mismo ROB!

Que es un motivo más que de sobra para ser noticiable. Por ser obra de ROB!, claro. Pero al final más vale que veamos todas esas pequeñas conexionas cuando opinemos sobre las representaciones de los demás. Al  fin y al cabo su afinidad por España está más que demostrada.