Alien Voló sobre el Nido del Cuco

Pocas artes tan importantes y al mismo tiempo delicadas como la del marketing. Parafraseando a un conocido editor de periódico, el marketing puede hundir películas y derribar a directores de estudio. No importa que tu film sea una obra cumbre llamada a cambiar el devenir del séptimo arte si nadie va a verla. Tampoco importa que sea un infumable bodrio sólo reivindicable por columnistas de suplemento cultureta si la gente acude en masa el primer fin de semana.

Como el milagro geológico que crea los diamantes, el marketing consiste en la presión adecuada ejercida durante el tiempo correcto. Decenas de decisiones continuas que concatenan una sinergia un networking entre un público teórico y un producto todavía inmaterializado. ¿Metemos todavía más colores en las fotos de Wonder Woman para que quede claro que no tiene NADA que ver con Batman v Superman? ¿Ya es seguro decir que el director de Múltiple es “el creador de El Sexto Sentido” o seguimos ocultándolo como cuando Avatar? ¿Cuánto Iron Man podemos meter en las promos de Spider-Man: Casaviniendo sin que la Marvel quiera cobrarnos un extra extra?

Más interesante todavía resulta el estudio de los diferentes acercamienapproachs que toma el marketing para adecuar un producto a distintos mercadosmarkets. Resultaba notable en el sistema publicitario y distribuidor europeo hasta que, a lo largo de los 90, las meillors norteamericanas impusieron la aburrida homogeneidad que reina hoy en día pero los Emergentes Mercados Asiáticos™ han tomado el relevo con envidiable pasión y arrollador entusiasmo.

Tomemos como ejemplo la muy reciente Alien: Condemor. En los mercados occidentales la campaña se ha centrado dejar patentemente claras dos ideas fundamentales.

Una: QUE SÍ, PUTOS FRIKIS, QUE SALE EL BICHO ¿CONTENTOS? ¿EH?

Y dos: esto da miedo Del De Verdad™, esto es terror serio de sitios oscuros en que no se ve nada por los que deambula gente lloriqueando acojonada. De hecho hemos dedicado tanto esfuerzo a hacerla terrorífica que no nos ha quedado tiempo para ponerles armas del futuro y les hemos encasquetado lo primero que hemos pillado en atrezzo.

No está mal para los gustos y costumbres del público occidental. Pero no para el de Corea del Sur.

Hablamos de una nación que lleva décadas existiendo en un permanente estado de pre-guerra. De una cultura cuya marcialidad rivaliza con la de sus convecinos chinos y japoneses. A una gente que te hace Train to Busan no les metes en la sala donde ponen tu película a base de nostalgias ochenteras o moñeces de cine club.

No. Les tienes que explicar que Alien: Condemor es LA CAÑA, una inacabable balasera en la que heroicos y sacrificados humanos masacran oleada tras oleada de Chicos Malos de Ripley™

Y qué mejor manera de hacerlo que plagiahomejaeando la carátula de un juego de PC de calidad narrativa y lúdica ciertamente parejas a la de la cinta de Scott.

Pero no todos los asiáticos son iguales (a pesar de lo que Pablo Motos piense) y el de Japón es un mundo completamente diferente tanto al occidental como al coreano. Allí los bichos de dos metros de alto y seis hileras de dientes son cuquis mascotas en las series infantiles cuando no pokemones que cazar en la esquina de tu casa. Lo que les da miedo de verdad son niños en pantalón corto que se asoman a tu ducha y chicas de pelo largo haciendo extreme yoga. Y del tema violento-militar mejor no hablar, que les soltaron dos bombas hace más de medio siglo y todavía siguien tirándose de los pelos por ello.

Por eso en el País del Sol Naciente™…

…creen que Alien: Condemor es una mística parábola ecologista sobre el equilibrio budista y la coexistencia interespecies.

Luego está Tailandia, claro.

Como sabe todo aquel que haya visto algún Ong Bak o se haya topado con algún The Raid los tailandeses no se andan con chorradas. En Tailandia no existe el cine de terror porque el concepto de algo que no se pueda resolver a hostias les es completamente inconcebible. Tampoco, y por el mismo motivo, los whudunnit, los cyberthrillers o las comedias románticas, pero no divaguemos.

El caso es que no les puedes vender Alien: Condemor a los tailandeses…

…a menos que les asegures un brutal y salvaje duelo de Alien vs AndroiPersona Artificial.

Y en fin, tenemos que hablar de China.

Seguimos teniendo la imagen de un cine chino protagonizado por monjes calvos repartiendo patadas. Y nada más lejos de la realidad. Cierto, su cinematografía abarca las artes marciales pero, igual que Zhang Yimou es capaz de dirigir un Sorgo Rojo y luego un La Casa de las Dagas Voladoras, las audiencias chinas también comen de todo.

No, estoy hablando sólo a nivel cinematográfico.

Y si no puedes tentarles con un festival de hostias porque están más que acostumbrados…

…hazlo prometiéndoles un agridulce y sentimental melodrama de Wong Kar Wai…

 

…Mientras tanto en Melee Island™

-¡Te tenemos, Guybrush Threpwood!

-¡Estás atrapado!

-¡Esta vez no podrás escapar!

-¡Mirad, detras vuestro!

-Oh venga, ¿de verdad crees que vamos a caer en un truco tan viejo?

-¡Justo detrás!

-¡Que ya son 30 años de tomadura de pelo!

-¡Cuidado!

-¡Eso por no hablar del estereotipado e insensible retrato de las tribus aborígenes!

-¡Detrás vuestro! ¡Un mono de tres ca… de tres… de…

…un mono de MALDITOS RECORTES, ESTÁN YENDO DEMASIADO LEJOS… (suspir)

Tuiteando en junio

Hoy tenía previsto darle un último empulón al mecenazgo de RosaViento, pero como ya está conseguido el objetivo (y le sobran cien euros y tres días) paso a rellenar el resto del posteo con reposiciones veraniegas (indistinguibles de las reposiciones del resto del año, lo admito)

Os supongo enterados de que Dolmen ha sacado el cuarto tomo de la Puta Mili de Ivà. Y si no lo estabais, ahora ya sí #1990-1992

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Slutshaming setentero #marvel #mokf39

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Sí, sigo leyendo las Historias de la Puta Mili de Ivà, el cuarto tomo (1990-1992) de la edición de Dolmen

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Lo de la liberación de la mujer #dc #mm5 #jackkirby

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Superman y los yeyés #dc #jo144 #jackkirby

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Kingthor

-Hombre kingpin, tú por aquí. Qué delgado se te ve.

-¡No soy Kingpin, necio insufrible! ¡Soy Lex Luthor!

-Hubiera jurado que…

-Es culpa del pomposo patán de John Byrne, que no contento con quitarme mi hermosa armadura me ha hecho ganar estos *tosecill* kilillos de más.

-Bueno, ya sabes lo que dicen, no hay retconeo que cien episodios dure. ¿Cómo van esos planes malvados megalomaníacos?

-De maravilla, necio patético. Ahora mismo estoy construyendo una plataforma de almacenamiento de gas en España que…

 


 

-¡Hombre, Lex! ¡Por fin con armadura otra vez! ¿No era verde y morada?

-¡No soy Lex Luthor, necio obtuso! Soy KingWilson Fisk, un honesto emprendedor que por algún error burocrático se ha visto mezclado en esto del Marvel Future Fight

-Claaaro (guiñ) claaaro (guiñ). Y ahora me dirás que ese que está contigo NO es el Joker sin maquillaje…

…sino, yo qué sé, Bullseye ¿no?

-¡Justo! Si te fijas en su fr…

-Que sí que sí, lo que tu digas. Oye, en qué planes malvados megalomaníacos andas metido.

-Ahora mismo ninguno, necio rimbombante. Me quisieron vender un equipo de fútbol español pero bufs, hasta yo tengo mis límites y…

Más reposiciones preveraniegas

Como todos sabéis, ADLO! tiene una cuenta de Twitter para, basicamente, enlazar el posteo diario del blog. Pero entre enlace y enlace de vez en cuándo también trinamos o retuiteamos otras cosas. Como estas:

Tuiteando en marzo

Hoy es (otra vez) ese día del mes en que autosaqueo mi Tuiter y mi Instagram para no tener que pensar nada nuevo

La mujer llamada Ducharme, solo un escalón por debajo del perro llamado Mistetas #gsmokf1 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Ya ha salido el tomo 13 de Yotsuba. Es la FELICIDAD encuadernada en tamaño bolsillo

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Tuiteando en febrero

Este mes en mi posteo de autoredifusión de mis tontás en las redes sociales Dylan Dog, Nick Furia y otras petisoperías

…y va y se la liga. Todo tiene explicación: es un tebeo italiano #dylandog42

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

El humor del siglo XX sigue vivo #dylandog235

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

A los guionistas de Dylan Dog unas veces les sale Groucho mejor y otras peor #dylandog235

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

El humor de Groucho #dylandog236

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Su secreto es que siempre está enfadado… ¡pero tiene motivos para ello! #defenders31 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Tuiteando en septiembre

Ya sabéis de qué va esto: si no me da tiempo a escribir algo anarroseo de aquí y de aquí y a correr

Doctor Extraño vs Masa Enfurecida #st118 #marvel

Una foto publicada por Eme A (@emea75) el

Deadpool: cómo se hizo #sd6 #marvel

Una foto publicada por Eme A (@emea75) el

Portadas desde el Filo

Si aparecen tantas y tantas novedades cada semana y en teoría todas se venden algo (es decir, por mucho que bajemos en el Top de ventas no habrá ninguno con cero ejemplares vendidos, supongo), es señal de que hay gente para todo. Y eso incluye gustos muy raros. Nos podemos poner de acuerdo en seguir una serie de títulos, los más mainstream, pero más allá cada uno tiene sus rarezas casi inconfesables, eso que leemos pero de lo que no hablamos, esos títulos extraños que aparecen en la tienda cuando hay llegada de Previews y nadie sabe para quién puede ser ¿Cuales son vuestros placeres culpables?

En mi caso, debo admitir que no me resisto a echar un vistazo a los tebeos basados en franquicias de videojuegos.

Es decir, el videojuego estaba antes y hay una historia hay detrás, unos personajes, un escenario y ciertos tics, y se le pide a los autores de la adaptación que desarrollen eso, que al mismo tiempo marquen camino y por otra parte que no se salgan demasiado de lo establecido. Un comprometido tira y afloja en el que parece que tienen la partida perdida antes de comenzar. Con las manos tan atadas poco bueno puede salir de ahí. Casi siempre se trata de series limitadas de poca duración, con autores poco conocidos o que se están comenzando a abrir camino. Pocas son las excepciones, como un recorrido largo de Walter Simonson como guionista en serie regular de World of Warcraft o Bendis y Maleev en Halo Levantamiento para Marvel. Más bien suelen estar escritos por Matthew Smith y dibujados por Joe Johnson.

Y sin embargo estos títulos siguen saliendo. Y sin embargo les sigo echando una ojeada. Y empiezo a sospechar que no soy el único.

Para hacerlo más raro todavía, tampoco es que se me pueda considerar un gamer al uso. Mi trayectoria se resume en el Manic Miner, el Arch Rivals y el Candy Crush. Pero precisamente por no seguir ninguna tendencia no me importa leer historietas adaptando juegos de los más oscuro o perdido. Porque en realidad no tengo ni idea de si son muy populares o no.

Siempre se puede encontrar algo en estos títulos. Cuando no es un argumento ingenioso para calzarlo en la trama del juego, es descubrir algún artista que trata de aportar algo sin miedo a arriesgar, pues casi que tienen ya la partida perdida de antemano sin apenas público al otro lado.

Uno de los últimos que he descubierto, aunque es añejo ya, es la miniserie de seis números aparecida en Wildstorm dedicada a Mirror’s Edge.

¿Qué podemos esperar de la adaptación de un videojuego que es sobre todo una chica haciendo parkour? Pues…pues sobre todo a una chica haciendo parkour. Pero en este caso esto nos sirve para disfrutar con la fluidez visual del dibujante, que no es otro que Matthew Dow Smith (y sí, si no fuera por el Dow tendría un nombre tan genérico como los que me había inventado antes).

mirroredge

Un muchacho conocedor de sus limitaciones y que ya no que no puede despuntar con un dibujo espectacular, tira de narrativa en una trama de alta velocidad con una disposición que entra por los ojos.

dowsmith2

Porque siendo amables, con ese estilo definiéndo con lineas tan rectas y dejándole todo el trabajo de relleno al colorista, a lo máximo que puedes aspirar, y eso si dibujas un poco más sucio, es como los John Paul Leon o Tom Coker: a hacer alguna serie límitada con Peter Milligan para Vertigo. A ver si llega algún día.

Y cuando el autor de los interiores no es demasiado llamativo, el problema añadido es que no puedes dejarle la portada en sus manos. Es lo primero que llega al lector, y si no mola puedes vender todavía menos. Es por eso que las portadas se encargan a otros. No se deja que las haga todas el mismo para evitar que se termine repitiendo, ya que prácticamente el único dato que se les da para hacer estas ilustraciones es la sinopsis del videojuego. Y a partir de ahí cada uno tira por donde puede.

Otro recurso socorrido, al menos para la primera portada de los primeros números, es tirar de la icónica ilustración lo más parecida posible a la carátula. Ey, se titula como el juego y se ve como el juego. Si te gusta el juego debes comprar ese tebeo. Pero no lo abras hasta haberlo pagado.

809583

Pero de vez en cuando se nos destapan con alguna maravilla. Y eso es lo que pasó en el tercer número, con la portada realizada por Brian Steelfreeze, especialista en eso de epatar desde las tapas. Al hombre le dicen que la cosa va de una chica que hace parkour ¿vale? y por lo tanto es muy ágil y flexible, y que en su camino se enfrenta a las fuerzas del orden.

Mensaje captado ¿queréis flexibilidad? pues allá va.

809584

Miradlo dos veces, las que haga falta. Pero no intentéis hacerlo en casa. Y pase lo que pase, dejad de pensar en ese pie izquierdo.

Es por la belleza de cosas como esta de vez en cuando que compensa tragarse cierto material. Material que sigo consumiendo, es superior a mi ¿en serio que nadie todavía ha sacado una adaptación del Subway Surfers? ¡con Dow Smith molaría!