Dura Lex, sed Luthor

Ha llegado la hora de acabar de una vez por todas con una idea erronea muy extendida, y más tras el advenimiento del Universo Cinético Marvel. La de que el poseedor del Guantelete del Infinito es el ser más poderoso del universo.

Vereis, en el Universo Marvel existe separación de poderes. Y en paralelo al que podríamos llamar “ejecutivo”, en el que existen artefactos capaces de transformar la realidad como el Cubo Cósmico, artefactos capaces de transformar todavía más la realidad como la Gema de la Realidad y artefactos capaces de transformar pero recontramuchísimo más la realidad como el Guantelete del Infinito, existe un poder judicial que lo controla y supervisa.

El Tribunal Viviente.

Y existe jurisprudencia que lo prueba. Concretamente el primer episodio de Warlock y el Reloj Infinito en la que su veredicto hace que las Gemas del Infinito dejen de poder funcionar coordinadas anulando así el poder el Guantelete del Ídem.

Y es que La Ley es Igual para Todos™, seas un ente cósmico o un mero mortal callejero y la imparcialidad de la justicia incuestionable. Una vez dicta sentencia el Tribunal Viviente esta es absoluta e inapelable. Nada ni nadie puede influenciar su inquebrantable independencia ni sus firmes y sólidos principios, garantes del estado de derecho.

Bueno, claro, a menos que existan circunstancias especiales.

Que de repente resulte que las consecuencias de una sentencia sean gravísimas para los benefila recuperación económica del universo.

En ese caso y por pura responsabilidad quizá haya que reconsiderarla y volver a permitir que funcione el mangoneGuantelete del Infinito como si aquí no hubiera pasado nada.

Pero vamos, por pura responsabilidad jurídica y social ¿eh? No porque te llamara Galactus cabreadísimo por la sentencia que te acababa de colar el hippy podemita de Eternidad ni nada por el estilo.

Que la independencia judicial Tribunal Viviente es INCUESTIONABLE, que os quede claro.

Porque La Ley es Igual Para Todos™.