De la adaptación al castellano entendida como una de las bellas artes

En nuestro mercado se adapta mucho más material extranjero a nuestro idioma que el que se produce localmente para consumo interno. Sin embargo el número de estudios que se dedican a estas adaptaciones es bastante inferior al de artistas nacionales. Esto significa que cada estudio, muchas veces unipersonal, se echa a las espaldas muchísimo material a adaptar cada mes.

No existe formación reglada para esta tarea, en las ofertas de empleo, de haberlas, se busca ante todo gente voluntariosa y dicharachera, lo demás ya se andará. Es por esto que muchos de los mecanismos para adaptar mucho material en poco tiempo van pasando por tradición oral de packagers a packagers desde los tiempos del letraset. Por ello, hay atajos que se siguen aplicando en la actualidad cuando en realidad los avances técnicos no lo hacen necesario. Por ejemplo, a la hora de castellanizar un título, el camino habitual a seguir era que el adaptado fuera siempre algo mayor que el original, de manera que si el material que acababa llegando traía el título original incorporado, el español lo cubriría y arreglado, sin necesidad de recurrir a borrar, incorporar y redibujar.

Esta argucia devino innecesaria cuando títulos e ilustraciones venían incrustados en capas digitales que cruzaban el Atlántico por el éter, pero siguió aplicándose por costumbre al no haber contraorden en la tradición oral. Y con el avance técnico a esta regla se le adjuntó la siguiente: el título no debe tapar imagen diferente al fondo.

Dos reglas básicas y sencillas que se resumían en el siguiente pareado:

«Rótulo grande…

…ande…

…o no ande»

(y por eso más de uno volverá de las vacaciones faltándole un número a su miniserie)

Pasatiempo de Verano

Hola, amiguitos lectores. Los duendes de imprenta se han colado en la mesa de trabajo del redactor gráfico y por error ha publicado dos lomos de Super Conan exactamente iguales ¿sabrías decirnos qué números son?

(ejercicio propuesto por Santi Sahiher iniciando sus lecturas estivales)

Tipos de traducciones

Original sin traducir (Fantastic Four 181)

Traducción convencional y aburrida (4 Fantásticos Omnigold 9)

Traducción minimalista a.k.a. «así el dibujo se ve mejor» (Pocket de Ases 18)

Traducción imaginativa y GENIAL! (publicidad de los cómics Bruguera)

Tuvo los huevos de traducirlo así

Sahiher nos cuenta en nuestra lista de correos (esa que llevamos casi veinte años usando) que está releyendo el Capitán América de Mark Gruenwald en edición de Forum, y se ha encontrado con esta viñeta

Nuestro compañero no tiene claro cómo la traductora llegó a esa traducción, especialmente después de que Eugenio Quintana le enseñara la viñeta original

Tranquilo, que yo te explico cómo funciona el proceso de traducción:

  • Garner se traduce como Garner (a no ser que la biblia de nombres diga otra cosa)
  • media quiere decir prensa, que suena mejor que el tentador medios
  • nuts significa figuradamente huevos (buen dominio del slang)

y el resto ya se deduce del contexto

El puzzle que regala ECC

Flash 143

En efecto, ECC ha decidido regalar un puzzle en con cada ejemplar del tomo Flash: Relámpago Expansivo. Y lo ha hecho en forma del nº143 de Flash, que ellos ofrecen en esta forma:

Flash 143 versión ECC

Así os podéis pasar un buen rato intentando separar lo que es flashback de lo que no, y qué líneas cinéticas noventeras van detrás de qué líneas cinéticas noventeras. Para que no sufráis, la ordenación de la historia original era así:

Flash 143 versión DC

Es decir, que los que seáis demasiado vagos para montar por vosotros mismo este GENIAL! puzzle con que DC os ha obsequiado solo tendréis que leer las páginas en este orden: seguidas hasta la 59, luego 65, 70, 62, 63, 64, 60, 66, 67, 68, 69, 61 y nuevamente seguidas de la 71 en adelante. No era tan complicado, ¿no?

Pero lo mejor de todo es que este puzzle es gratis, ¡no conlleva ningún aumento de precio!

Precio de Flash (con Flash)

Lo que hice el último verano (I)

Pues resulta que dejé el blog de ADLO! en modo automático para que saliera un DC News diario, y yo mientras me dediqué a trabajar en algo que da dinero. Y de vez en cuándo leía algún tebeo, claro. También creo que hubo un mundial de fútbol, pero el recuerdo de eso ya está lejano

La Multiversal

Existen muchas razones para leer un determinado título de superhéroes. Las más es por gusto, pero no debemos nunca descartar la rutina, el masoquismo y el querer estar informado de lo que ocurre en un universo superheroico. Para este último motivo hay siempre determinados títulos clave que te dan un repaso de los eventos más importantes de la casa madre. Sin profundizar demasiado, para saber qué se cuece en el Universo Marvel suena como imprescindible Vengadores (un título o catorce según las temporadas). En DC podría ser la encarnación/es que toque de la Liga de la Justicia, pero tradicionalmente se concentra bastante poco en los ya de por si ramificados subuniversos del superhombre y el murciélago. Esto lo solventó la editorial hace un tiempo con un título dedicado a Batman y Superman, y no hace mucho lo ha ampliado a tres personajes bajo el título de Trinidad.

Una idea que tuvo un día Francis Manapul y que luego de lo suyo ha seguido publicándose con otros autores. Por gusto, por rutina, por masoquismo o por querer estar informado. A priori parece una colección interesante para saber qué sucede con estos tres emblemáticos personajes. Sin embargo las más de las veces sucede justo al contrario: las circunstancias de cada personaje, que generalmente suelen desparramarse por toda su familia de seres derivadas, afectan también a esta, haciéndola formar parte tangencia de cruces y eventos domésticos. Así, por ejemplo el número 8 de la serie narraba acontecimientos posteriores a Superman: Renacido, como se hacía constar en la primera viñeta de la primera página.

La acción se iniciaba de repente con Superman peleando contra Superman ¿son idénticos, no lo son, tienen el pelo parecido pero no igual, qué ha sucedido?

En pos de la comprensión, debemos tener en cuenta que se narran acontecimientos posteriores a Superman: Renacido, como se hace constar en la doble esplash tras la primera página.

Por tanto, la potencial utilidad informativa de Trinidad rebota en el lector ¿querías leer Trinidad para evitar comprarte Superman, Batman y Wonder Woman? pues ahora tendrás que comprar Superman: Renacido para saber de qué va lo que pasa en el Trinidad de este mes.

Pero aunque no se tenga claro cómo se ha originado la trama, esta se debería disfrutar igualmente, sobre todo si uno se ha criado con tebeos de Vértice y Bruguera, que aunque la numeración fuera correlativa no había garantía de que lo de uno siguiera al anterior. De manera que nos sumergimos en la aventura de Trinidad 8 hasta que llegamos a la segunda doble splash de la grapa, en la que se nos arrojan múltiples versiones de cada personaje.

¡MULTIVERSO! es lo primero que viene a la cabeza. Multiples personajes ergo múltiples universos ¿52? o más, infinitos, por qué no ¿pero no se había quedado en que DC era sólo uno? no lo sé, igual me lo han cambiado, que me quiero informar de estas cosas leyendo Trinidad y pasa lo que pasa. Y para mi, que haya infinitos es lo más pausible a la vista de esa splash.

Además, el número infinito es de lo más sugerente porque abarca todas las posibilidades imaginables y también las no imaginadas. Hay un universo idéntico al que habitamos pero en que este escrito se publicó ayer, otro en que este texto habla de Trinidad, pero de su número 9, otro idéntico en todo al nuestro pero en que escribimos en otro idioma (en el que los chistes que salen, por cierto, son mucho mejores).

El lenguaje, tema nada baladí. Hay universos en que a esto le llamamos dolmen:

Y esto por tanto son dólmenes.

Universos en los que las tradiciones religiosas festejan a una determinada Virgen.

Y a lo largo del año se festeja a determinadas Vírgenes.

Pero también hay universos en los que lo que están viendo lo llaman dolmens y virgens.

Debe haber formas menos enrevesadas de explicar a dónde quiero llegar, pero las estoy aplicando en otros universos, se siente. En el nuestro volvemos a la splash que quiere plasmar el multiverso infinito.

Un multiverso visto desde un universo en que el plural de «-man» en inglés es «-men«.

Pero hay universos en los que en su castellano Superman es palabra aguda. Y su plural por tanto es Supermanes.

En otros universos Batman y Wonder Woman son palabra llana, y además su plural se forma de manera similar al de dolmens y virgens.

Y como el infinito lo abarca tooodo, hay universos también en que los dos plurales se dan a la vez.

Espero estar publicando esto en el universo correcto. Hay uno en que la campaña del Museo de Benavente ya ha completado su objetivo. Así de bruto es lo infinito.

El mejor traductoraje del mundo: MuertoPiscinas También

Del país que nos acostumbró a escuchar sobre Jose María Aznar en Sabrina,

que nos ofreció innumerables momentos de diversión con la versión en español de Buffy,

y que nos hizo sentir a Los Remotos…

nos llega ahora…

¡MUERTOPISCINAS TAMBIÉN!

Una película…

Que sabe que no hay diferencias entre Dave Matthews y Bunbury.

Que le da lo mismo los Cobra Kai que el Señor Miyagi,

Que le parece que, ¿por qué no?, la Apropiación Cultural puede ser también Confusión Racial,

Y, sobre todo, que sabe que a la gente no le hace tanta gracia un eufemismo que poder decir Ojete.

¡Así que todos a dar las gracias por la versión española de esta película!

¡¡¡PORQUE, POR LA GRACIA DE ROB!, QUE ESTA TRADUCCIÓN LES HA SALIDO…

ADLIANA!!!

AVIV BÖR!!!

Desde 1999

El año 1999 fue uno estupendo para fundar cosas, dado que en un plazo breve de tiempo se podía decir que aquello tenía su origen «en el siglo pasado«, o mejor aún «en el milenio pasado«. Ya, muy pronto nos dimos cuenta de que en el 2000 también valía para eso, pero el cambio de cifras en el 99 era más llamativo. De manera que fue en 1999 cuando se fundó esta vuestra Asociación para la Defensa de Liefeld y Otros. Una época en la que Google era una incipiente opción más entre otros buscadores mucho mejores como Yahoo! o Altavista, cuando no había todavía Youtubes y las redes sociales iban por el correo electrónico de los ordenadores fijos. Cuando por la Red de redes sólo existían dos fotografías de Alan Moore, escaneadas de secciones de Zinco.

Prueba de la veteranía de esta Asociación es la sección de enlaces de la web. De la web, no del blog, de la parte alojada en Dreamers (hipervínculo haciendo clic con el puntero del mouse aquí). Gran parte de los mismos lleva a sitios ya inexistentes, muchos de ellos ubicados en GeoCities. Pura arqueología digital, sitios que ni siquiera archive.org recuerda. El resultado de todo esto es que aunque en 2004 comenzamos a indexar conocimiento en este blog de forma abierta y accesible a buscadores, gran parte del saber de aquellos primeros años sólo existe en algunas frágiles memorias (orgánicas, de gente) y si acaso pervive gracias a la tradición oral.

Recuerdo por ello para los más recientes que el Fundador, Putoamo y otros muchos títulos de todo esto es Javi Riva, que además de predicar la Loa a ROB! tenía otros fetiches, algunos de los cuales parecían ser incompatibles con la Molonidad del eterno enfant terrible del comic-book. Una de esas cosas raras que consiguió inculcar a los tebeonautas de entonces fue la admiración al Señor Jean, la serie de álbumes de Dupuy y Berberian.

¿Compatibilizar costumbrismo gafapasta con americano cool? ¿era acaso esto posible? pues posible pero extraño, se ve que hay gente para todo, hasta para esa pareja de creadores que por no definirse ni se sabía cual escribía ni cual dibujaba.

Y como para todo debe haber una razón, en alguno de los múltiples modos de comunicación que tenía la desorganización en sus inicios, uno que ahora no recuerdo, alguien a quién tampoco ubico trató de buscar Molonidad en el personaje francés, observando los títulos de los álbumes en su versión original.

Y sobre este escribió algo como «¡mirad, aquí dice que el Señor Jean es capaz de vivir sin aire! ¿Será acaso…UN MUTANTE?«. Por aquel entonces los mutantes molaban.

La realidad de la traducción era bien diferente, pero nunca había que dejar que esto estropease una buena publicación.

De la misma manera, también pudo sacarse Molonidad a la obra fuera de colección.

«¡Genes en Seul, tíos! ¿qué aberraciones genéticas MUTANTES estarán haciendo estos coreanos locos?«.

Así pasábamos el día entonces. Cuando se agote el nicho de «Yo Fui a EGB» comenzad a rascar en GeoCities, una época en que hasta los trolls cuidaban la métrica y la ortografía.

Ha llovido desde entonces, algunos han madurado y otros hemos crecido, y ha habido tiempo de que hasta alguna generación amamantada con ese conocimiento no rastreable estudie, se forme y ocupe puestos de responsabilidad, tanto responsabilidad real como responsabilidad editorial. Al igual que con Roy Thomas comenzó una época en la que los tebeos de Marvel comenzaron a hacerse por gente que había crecido leyendo esos mismos títulos y personajes, habrá ahora gente por la calle que tenga impregnado en su acervo intelectual consignas adlianas, ese conocimiento en segundo plano que no se manifiesta hasta que llega el momento.

Concretamente hasta que años después te toca traducir el integral del Señor Jean para ECC.

Y esto, cerrando el ciclo, llega a nuestro conocimiento gracias a no otro que el Putoamo de todo esto, que además nos ofrece una peregrina explicación alternativa…

…como que a alguien le guste Maná.