Están tocando nuestra canción

Esto es una historia imaginaria. (¿Acaso no lo son todas?)

Hungría, 1992
-Oiga, abogado, ¿tiene un minuto?
-Sí, dígame, señor compositor
-Es que el chaval estaba viendo los dibujos animados y escuché esta canción…

…y creo se parece bastante a esta otra que compuse hace unos años…

¿…usted recomienda que les demandemos?
-Mire, yo creo que no. Hay que presentar la demanda allí, y de una serie así de cutre no sacaríamos ni el dinero que nos vamos a gastar en sellos
-De acuerdo, lo dejaremos pasar

Hungría, 2019
-¡Señor compositor, vamos a demandar a esos ladrones de música!
-Llega usted tarde, mi padre murió hace la tira de años
-¡Pues les demandaré en nombre de los herederos! ¿Es que no ha leído la noticia?

-Yo creí que esa serie tan cutre estaría criando polvo en algún almacén
-¡Ahora es de Disney! ¡Ya tenemos a alguien a quien sacar dinero!
-Pero Disney solo la va a emitir en un futuro, y la serie lleva casi treinta años dando vueltas. ¿No puede encontrar a nadie más?
-Veamos…

¡Qué buena idea has tenido! ¡De esta nos forramos, chaval!

Hierba parece, plata no es, es… ¡Pectro!

-Bienvenido a la Tienda de Tebeos Sin Nombre Ingenioso, caballero. ¿En qué puedo ayudarle?

-Estaba buscando un tebeo que leí hace muchos, muchos años, cuando era joven. Pero no recuerdo el título.

-¿Quién era el protagonista?

-El Espectro, recuerdo…

-Hmmm… ¿Y recuerda algo del argumento?

-¡Si! El espectro había perdido todo contacto con su parte humana y esto le había causado un desequilibrio. Era incapaz de juzgar el mal que cometen las personas. Por ello se le aparecia a un religioso.

Quería qué él, como humano, le ayudase a juzgar justamente. Pasaba una movida muy tocha con muchos muertos.

Y al final, lo recuerdo perfectamente, el Espectro adoptaba su forma mortal y se unía a la congregación del religioso para intentar redescubrir su humanidad.

-Oh si, ya sé a qué se refiere. Aquí lo tiene, la serie regular del Espectro de John Ostrander y Tom Mandrake de 1992. 62 episodios más un anual y un Hora Cero recopilados en excelentes tomos de tapa dura absolute que acaba de editar Weyland-Panini.

-¿S-seguro…?

-Claro que sí, es lo que me ha comentado. El Espectro preocupado por su deshumanización buscando consejo de un religioso…

…el momento de juzgar y el final en que vuelve a adoptar el aspecto de Jim Corrigan para reconectar con su lado mortal.

-Pero… Recuerdo que tenia dibujos de Alex Ross…

-Efectívamente, he aquí la portada.

-Pero… Ahora que lo pienso… ¿No se titulaba algo así como nosequé de un reino?

-No, caballero, se confunde usted con Kingdom Come, un tebeo posterior que no tiene nada que ver salvo que también aparece el Espectro.

-Pero… Recuerdo que…

-Recuerda usted mal. ¿Se imagina lo absolutamente cutre que tendría que ser Mark Waid para firmar un tebeo que plagiara descaradamente una trama publicada apenas dos años antes?

-N-no, claro… debo recordar mal. Envuélvame los tomos para regalo, por favor.

-Allá va otro cliente satisfecho… Y POCO A POCO MI VENGANZA SE VA CUMPLIENDO, MARK, MUAJAJAJAJAJA…

-Eres una mala pécora vengativa, Luis Alberto.

-Juré que se arrepentiría de no haberme firmado aquel recopilatorio del Capitán América en San Diego en el 2006 ¿VERDAD?

La penúltima cacería de Kraven

Hay personajes de Marvel que uno nunca sabe muy bien qué están haciendo. Dónde están, qué ha sido de ellos, cuándo volverán a aparecer, y, sobre todo, por qué demonios iban a volver a aparecer. Si hablamos de un personaje muy secundario, pongamos, qué sé yo, el Gibón, lo más probable es que alguien se haya olvidado de él y algún guionista lo recupere cuando lo necesite. Pero si se trata de un secundario más o menos popular, la respuesta más posible a los motivos de su desaparición siempre suele ser la misma: en algún momento ha muerto.

Así, entramos en el proceso del Marvel 3D. Un personaje muerto (Dead) acabará reapareciendo, bien a través de un imitador/clon/familiar (Double) o bien a través de émulo de otra dimensión (Dimension). Este triángulo se repite de forma infinita, pues es necesario que el personaje muerto en algún momento reviva, haciendo imprescindible la muerte del doble, o bien el nuevo sustituto, ya sea clon o de otra dimensión, acabará muriendo en un paralelismo al personaje primigenio, forzando al siguiente guionista interesado a buscar una nueva excusa: revivirlo, volver a buscarle un doble o volver a traerlo de otra dimensión.

Image result for kraven the hunter

Un ejemplo muy ilustrativo es Kraven el Cazador. Kraven es uno de los villanos clásicos de Spiderman, creado por Steve Dikto y alguna servilleta en la que garabatease Stan Lee en 1964. Con la llegada de los 80 su popularidad comenzó a decaer, al ser un personaje demasiado camp y ridículo para las historias habituales del trepamuros. Esto era así hasta que J.M.DeMatteis tuviera la feliz ocurrencia de darle matarile en 1988, reciclando una historia que tenía pensada para otro personaje que no era Spiderman ni su némesis con piel de león. La última cacería de Kraven es lo más parecido a La Broma Asesina con lo que dan la turra los aficionados de Marvel, y marcó un nuevo punto en la vida de Kraven el Cazador. Aparte de por haberse muerto, claro.

El tono lúgubre e intensito de La última cacería permitió a los más lúgubres e intensitos aficionados a los tebeos de finales de los 80 subir a los altares de los mejores villanos del trepamuros a un secundario bastante ridículo, y esa popularidad era algo que Marvel no podía dejar escapar. De modo que fueron surgiendo Dobles variados.

El primero sería Vladimir Kravinov, hijo del Cazador en persona y que se puso el ridículo mote de El Cazador Macabro, con el que rondó las colecciones arácnidas durante un año antes de que Kaine, uno de los clones de Spiderman, le mandase al otro barrio temporalmente. Pero no fue el único.

Por ejemplo, hubo un momento en el que el Camaleón intentó hacerse pasar por Kraven…

…desgraciadamente para él, intervino Alyosha, otro de los hijos bastardos del auténtico Kraven. Aunque a este le duró poco la pájara. O eso pensábamos. De hecho, Al Kraven estuvo durante una temporada intentando hacerse un nombre en Hollywood como productor de cine, hasta que tuvo un enfrentamiento con Nedrocci Tannengarden, que se descubriría finalmente que era otro de los hijos ilegítimos de Kraven. A estas alturas, estaremos todos de acuerdo con que Kraven el Cazador es el equivalente marvelita de Julio Iglesias.

Más tarde tomaría el manto Anastasia Kravinoff, otra hija de Kraven que llegaría a asociarse con varios de sus medio-hermanos para revivir a su padre.

Y desde entonces, Kraven el Cazador, el de verdad verdadera, ha estado rondando por el Universo Marvel sin demasiado propósito en este mundo, porque, bueno, en realidad se había suicidado él y tampoco tenía mucho que hacer.

Como en Marvel no tenían una idea muy clara de qué hacer con el personaje, ha tenido que llegar Nick Spencer, el actual guionista arácnido y experto en retomar el hilo de villanos de Spiderman caídos en desgracia, a resolver la papeleta. Spencer demuestra que el revival de los 90 ya está aquí y recurre a un viejo truco al que todos los guionistas de Spiderman llevan décadas mirando de reojo. ¡Clones!

Entendemos el disgusto de Anastasia, que se ve venir que no va a volver a salir en un tebeo jamás ahora que hay un montón de señores blancos con bigote para copar las historias. El caso es que detrás de todo esto hay un enrevesado plan en el que Kraven ha decidido capturar a todos los villanos del Universo Marvel que utilizan el nombre y el aspecto de animales salvajes.

E igual que hace un par de semanas, confirmamos que ni un solo guionista de Marvel (o editor, ya que estamos) estaba pendiente de lo que se hacía en las colecciones del Castigador en la década pasada. En Punisher War Journal, Matt Fraction ya había hecho que Alyosha Kravinov, en uno de sus piques imitando a su padre… bueno, capturase a un montón de villanos con aspecto de animales.

De hecho, los villanos protagonistas de esta historia eran dos enemigos de Spiderman bien conocidos, El Buitre y el Rino.

Que casualmente también llevan la voz cantante en el cómic de Spencer…

Y es que, está claro, que de tal palo, tal astilla. O tal homenaje.

Veremos qué nuevas aventuras nos sugieren ahora que Spencer ha puesto fin al problema de Kraven, dándole por fin una muerte digna en la que vuelven a aparecer (y van…) todos los elementos clásicos del lore del Cazador desde sus orígenes hasta su mítica primera muerte en La última cacería de Kraven, dejando reposar al personaje para el merecido descanso que DeMatteis le ofreció hace ya 30 años.

Ah, no, el clon sigue vivo, coge la piel de león y va a seguir siendo Kraven el Cazador. Podemos empezar a hacer una porra de cuánto tarda en morir. O en tener hijos. O ambas. Los noventa han vuelto con fuerza.

Todo parecido con la realidad es pura serendipia

Entre la miríada de declaraciones que nos está brindando el inminente estreno de Yonker™ nos ha sorprendido particularmente esta nota aclaratoria de nuestros queridos muchachos de la Warner.

El por qué han creido necesario explicar que su película es una simple ficción es una pregunta cuya respuesta se me escapa a mi tanto como se os está escapando a vosotros. ¡Ni que se hubiera producido una masacre a tiros en el estreno de una película protagonizada por el Yonker™ alguna vez!

(o en todo caso alguna masacre a tiros que no pudiera haberse evitado si los acomodadores trabajaran con chaleco antibalas y subfusiles con miras de visión nocturna)

Afortunadamente vivimos en una sociedad muchísimo más madura de lo que piensa la gente de Warner (o su despacho de abogados). Somos perfectamente capaces de distinguir la palpable realidad que vemos al otro lado de nuestras ventanas de las quiméricas ficciones que contemplamos en la gran pantalla. ¿Os imaginais un pesadillesco universo paralelo en la que fueran indistinguibles? ¿En la que hubiera que aclarar que lo que íbamos a ver a continuación era una mera invención y no una veraz crónica?

¿En la que gracias a una burbuja inmobiliaria se hubiera construido vivienda tan incontroladamente que la siguiente riada te iba a entrar hasta la cocina?

¿En la que en cualquier momento un veterano pirado podía agarrar el arsenal que tenía guardado en el sótano y salir a la calle a repartir balazos entre los transeuntes?

¿En la que el fascismo fuera una presencia renacida palpable que creciera día a día ganando fuerza y poder sin el más mínimo disimulo, amenazando derechos y libertadas ganados a lo largo de años a base de sangre, sudor y lágrimas ante la indiferencia de un electorado mayoritario dócil y aborregado?

JA JA JA. Cómo se nota que este es un blog sobre tebeos de pijameros ¿eh? ¿En qué otro lugar podriais leer ideas tan absurdas y peregrinas? Afortunadamente la realidad es la que es, firme y sólida.

Y sobre todo perfectamente creible.

Estos no son los Salvajes Vengadores que leían tus padres

Uff, uff.

Qué resaca más mala.

¿Qué ha pasado?

¿Dónde nos quedamos la semana pasada?

Ah, sí, es verdad, en Salvajes Vengadores. Madre mía.

Bueno, a ver, básicamente el primer número es Lobezno curtiéndose a hostias con Conan el Bárbaro, algo que por algún motivo algún editor de Marvel decidió que era algo que merecía la pena escribir, dibujar, entintar, maquetar, imprimir y distribuir en tiendas.


*sigh*

Al final de toda esta fiesta resulta que es malo es Kulan Gath, que está haciendo un ritual para el que necesita la sangre de muchos guerreros. ¿Su plan? Secuestrar a la familia de Frank Castle para atraerlo y convertirlo en zumo.

Sí, bueno, podría haber intentado traer la sangre de algún otro guerrero del Universo Marvel. Yo qué sé. Kang, Thor, el Capitán América,… Pero entonces esto no sería SAVAGE AVENGERS.

Total, que el Castigador aparece por allí para matar ninjas de la mano y se encuentra con Elektra, con la que… Déjame que mire. Ah, sí. Tuvo un rollete mientras ambos estaban en los Thunderbolts.


Sí. Aja. Entendido… Bueno, esto es Marvel, ¿quién no se ha follado alguna vez a un no-muerto?

¡Ah! Cierto, hablando de no-muertos. Lobezno descubre que tiene un nuevo superpoder, merced de su factor curativo.

¡La transferencia de sangre de la resurrección!

Sí, probablemente nunca jamás se vuelva a usar esta tontería en un cómic.

Y bueno, Kulan Gath ofrece al Castigador revivir a su familia, a la que ha sacado de sus tumbas para atraerle ahí. A cambio quiere no sé qué cosa, a estas alturas yo ya solo estoy mirando los dibujos.

Un momento, ¿no pensaba desangrarlo para su ritual? Suponemos que sí.

En fin.

La idea es cojonuda, ¿eh? El Castigador, ese personaje de a pie de calle, alejado de las grandes escaladas de poder del Universo Marvel, encuentra a un mago maligno que le ofrece usar sus poderes para revivir a su familia muerta.

Ah, sí, es verdad. Ya lo hizo Rick Remender en 2009, con El Encapuchado durante el evento de Reinado Oscuro.

Lo que evidentemente, dada la GENIALIDAD de estos Salvajes Vengadores solo puede querer decir una cosa… Exacto.

TAQUIONES.

El poder de SAVAGE AVENGERS es tan inmenso que ha logrado atravesar las fronteras del tiempo para influir a Rick Remender hace una década. Sí, eso debe haber sido. Bueno, ¿qué pasa después?

Conan muere, pero lo revive un Simbionte que el malo tenía metido dentro de una botella para fusionarlo con su Dios de la Muerte o lo que sea que están invocando. Llegados a este punto no vamos a fingir que esto me sorprende, pero tampoco os voy a negar que me pareció un poco que el vaso estaba a punto de colmarse.

Llevamos tres números y esto no solo no mejora, no solo no aparece Venom (todavía), no solo sigue estando dibujado por el Deodato con menos talento de todo Brasil, es que encima, las portadas…

Ay.

¿Me he hecho viejo para eso?

Al fin y al cabo yo crecí leyendo tebeos de los 90. Yo me curtí con los mutantes de Jim Lee, con La Araña Escarlata, con Spawn y Rob Liefeld. No puede ser que esto me supere. Es imposible que haya algo en este tebeo con lo que yo no pueda. ¿Qué puede ser más ridículo que lo que he leído hasta ahora?

Definitivamente, me he hecho viejo para esto.

Moteros Image, Toros Awesome: Al Filo de lo Imposible

La Guerra de las Galaxias: el Arroz de Skywalker (2019, J. J. Abrams)

Shatterstar, X-Force (1991, Rob Liefeld)

¿Coincidencia? ¿Serendipia? ¿Homenaje?

¡TÚ DECIDES!

Pues yo creo que…

CoincidUN MOMENTO
¿POR UNA VEZ LO DE ROB!
ES ANTERIOR A LA OTRA OPCIÓN?
URKK m-mi corazón… Que alguien me alcance las pas[THUMPP]
Created with Survey Maker

Cosas veredes…

Dicen los maledicentes que el cine español sólo sabe hacer películas sobre la Guerra Civil. Pero nada más lejos de la realidad.

De hecho nuestro cine no sólo es variado y diferente, es rabiosamente iconoclasta y original.

Podemos estar muy orgullosos de nuestro cine y de las innovadoras aportaciones que ha hecho a la historia del séptimo arte.

Al fin y al cabo ¿tiene algo que envidiarle nuestro Pepón Nieto a su Bill Nighy?

Y espera a que les toque escribir la necrológica…

Ese servicio de streaming en el que antes estaba Juego de Tronos ha lanzado por fin el trailer de su adaptación al formato televisivo de la Novela Gráfica Watchmen. Es un gran momento para los aficionados, que saben que el estreno audiovisual recuperará la atención sobre esta indispensable obra del noveno arte.

Quizá, incluso, provoque la reedición de la Novela Gráfica, tan demandada y complicada de encontrar en las librerías especializadas del país. Además, este paso de Watchmen a un medio superior, como es el audiovisual, ha atraído de nuevo la atención de los medios a la vida y obra de su creador, el visionario guionista Alan Moore.

La ocasión la pintan calva porque el pionero juntaletras Alan Moore acaba de dar carpetazo a La Liga de los Hombres Extraordinarios, obra que anunció en 2016 que iba a ser su última incursión en el medio, harto de los avaros intereses corporativos, los infantiles aficionados nostálgicos y esas infundadas acusaciones de que muchas de sus Novelas Gráficas incluían una serie de tropos misóginos bastante cuestionables.

Esa escueta despedida de Moore ha sido adelantada por The Guardian, y rápidamente el resto de medios se han dedicado a fusilar el artículo del diario británico… o a traducirla, a pesar de todo, en el caso del lodiario.

En palabras de nuestro/a misterioso/a periodista, Moore es «el creador de productos imperecederos como Watchmen, V de Vendetta o La cosa del pantano». Es una lástima que en lodiario hayan decidido no acreditar a ninguno de sus redactores como el autor de esta pieza, que ha podido adelantar esta exclusiva sobre la autoría de Swamp Thing. Asumimos que dicha creación a manos de Moore tuvo lugar antes de ese advenedizo de Lein Wein publicase un tebeo del personaje en 1971, cuando nuestro barbudo protagonista tenía 18 tiernos añitos.

Suponemos también que esa creación tuvo que ser anterior, taquiones mediante siempre, a 1996, momento en el que Moore se “estrenó” como escritor según la pieza de lodiario. Por suerte, «pronto» logró hacerse hueco en la industria del cómic, así le dio tiempo a publicar una larga trayectoria en Marvel UK para luego acabar en DC 12 años antes de la publicación de La voz de fuego.

O bueno, a ver, puede que los periodistas de lodiario se refieran a escritor De Verdad, es decir, no de Novelas Gráficas, sino Novelas De Verdad. Porque todos sabemos que ser escritor es solo si escribes De Verdad. Si escribes otras cosas como, por ejemplo, yo qué sé, relatos, no cuenta como escribir. No mirar ni la Wikipedia sí que cuenta, sin embargo, como documentarse.

Como digo, es una pena que no sepamos quién ha escrito el artículo de lodiario, porque estamos hablando, sin lugar a dudas, de alguien que sabe valorar la importancia de la palabra escrita y la Literatura de Verdad.

Y es que si hay algo con lo que siempre hemos podido contar los socios de lodiario es que cuentan con EXPERTOS.

Living la Vida Mad

Amigos, adláteres, citando las sabias palabras de Q, «todas las cosas buenas llegan a su fin».

La revista Mad ha muerto.

¡COMIENZA EL REINADO DE LOS SUPERMAay no, perdón, que esta está muerta de verdad. Que ni siquiera lo hacen para reescribir la continuidad y lanzar un nuevo número uno aunque la editara la DC. Habrá que irse haciendo a la idea.

Son tantas y tantas las cosas que vamos a echar de menos. Y sin duda la más icónica será Alfred E. Neuman, su inmortal mascota de portada y su no menos inmortal «What, me worry?».

¿Tomará alguien el relevo de la Loca revista? Cosas más raras se han visto.

Sobre todo teniendo en cuenta el número parodia que lanzó National Lampoon petadito de artistas Marvel empezando por esa portada de John Romita (Senior).

Dificil lo va a tener quien quiera recoger la antorcha del humor Loco, eso está claro. Y aún así llamadme necio, llamadme incluso soñador y utopista, pero tengo esperanzas como Morgan Freeman al final de Cadena Perpetua. Tengo fe en la capacidad del ser humano de crecerse ante los retos y, por muy imposible que nos pueda parecer que alguien pueda igualar el nivel de absoluta y estúpida tonteria que caracterizaba a nuestra ya añorado Alfred…

…cosas más imposibles se han visto ¿verdad?

(basado en una idea del Señor Calduch y robando con batasuna malicia para el fondo una ilustración de 01quilan)