Instagrameos de febrero

¡De los años 60 del siglo XX a los años 20 del siglo XXI!

Ver esta publicación en Instagram

El destacado papel de la mujer en Asgard #marvel #jim120

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Ver esta publicación en Instagram

¡Nadie succiona como el poderoso Thor! #jim94 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Tuiteos de febrero

¡Ahí vamos con febrero!

Instagrameos de noviembre

¡Porque recordar es volver a vivir!

Ver esta publicación en Instagram

Los nice guys son los peores #dd29 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Ver esta publicación en Instagram

Tryx contra la ansiosa hembra #thor218 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Tuiteos de noviembre

Que sí, que los habéis leído ya, pero hace tanto que ya se os habrán olvidado

En septiembre te tuiteé

Sí, hoy toca otro de los famosos días vagos del abajo firmante

Instagrameos de verano

Aquí vamos: junio, julio y agosto del 19 de un vistazo. No son buenos, pero al menos son recientes

Ver esta publicación en Instagram

Cría cuervos y tendrás un teléfono móvil #1964 #marvel #tos51

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Ver esta publicación en Instagram

Me siento TAN identificado :_( #peanuts1995

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

¿Y si…Raimon Fonseca también leyera DC?

Me ha venido a la cabeza la posibilidad del título porque hoy ha salido en nuestro idioma una historieta en la que el autor Marvel por excelencia, Jack Kirby, dibujó a la JLA.

Un bonito tomo cartoneado que recopila la segunda de las tres miniseries dedicadas a la linea de muñequitos.

(y si eres de los que aún piensa que Stan Lee hizo algo en Marvel, también puedes encontrar algo suyo con la Liga, aunque sin adaptación al castellano de Españñña –pero si en otras latitudes, veanse comentarios)

El caso es que, acostumbrados a caminos trillados en ciertos temas, tener a alguien como Ray contándonos lo ya sabido supondría un soplo de aire fresco. Porque parece imposible hoy día leer un artículo sobre Daredevil sin que aparezca Miller en algún momento, o que te hablen del Ragnarok y Surtur sin mentar a Simonson, los 4F sin Lee/Kirby... Y algo parecido ocurre en DC, hay títulos y personajes en los que al enfrentarnos a un artículos sabemos que vamos a recorrer paisajes ya conocidos…

…pero Ray siempre tiene alguna perspectiva que no te esperabas.

Leyendo el Omnigold de Iron Man

Estos días he estado leyendo las primeras aventuras de Iron Man en Tales of Suspense, y de vez en cuándo (como buen millennial) interrumpía la lectura para sacar alguna foto. Este ha sido el resultado

Ver esta publicación en Instagram

Cría cuervos y tendrás un teléfono móvil #1964 #marvel #tos51

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Tuiteos de la temporada otoño-invierno

Pues eso, copio y pego tuits viejos de mi cuenta y os tengo entretenidos un rato

Cohen Rey

Hay ciertas reiteraciones en la vida de este vuestro blog que han ido incluso más allá de la vida de esta vuestra desorganización, convirtiéndose en eventos fijos en el tiempo que todo el mundo podía imaginar que antes o después acabaría sucediendo algo.

Uno de ellos es nuestro declarado amor por el cineasta Larry Cohen. Hasta el punto de que uno de nuestros posteos de 2004 fuera para cantar las alabanzas de su The Stuff. Recordad lo que dijimos en su momento de este Yogur Mutante Controla-cerebros Intra-terrestre.

Sí, «The Stuff» o «In-Natural» o «La Sustancia Maldita» o yo qué sé cómo la llaman ahora.

Ha pasado tanto tiempo desde entonces que me ha dado tiempo a tenerla en dos versiones domésticas diferentes, la última nada menos que de Arrow Films. (Tranquilos, no incluye flashbacks a ninguna isla)

Pero incluso más que por esa película se le recordaba de manera regular por otra. Sí, ya en aquel primer posteo hace tanto tiempo se escribía sobre ella, pero no solo allí, hubo más ocasiones, la última de las cuales fue cuando alabamos la ética de trabajo de ese otro grande que es Eric Roberts.

Y es que Larry Cohen era un titán. Fuera como director o como guionista siempre encontraba un enfoque de lo GENIAL!, creador de la serie de TV de fantástico y misterio Los Invasores (1967 – 1968) -que fue referenciada en los cómics de Bruguera– además de escribir numerosos guiones para series que van de Los Defensores -La que tuvo más de una temporada- a El Fugitivo pasando por Colombo. Y entonces se puso a dirigir.

Ya solo los títulos alternativos de su primera película, Bone (1972), nos dan una idea de por dónde iban a ir los tiros con él: Beverly Hills Nightmare, Dial Rat for Terror o Housewife. ¿A que ya os ha quedado más claro de qué va?

Y aún le daría tiempo de seguir montado en la blaxploitation adaptando el clásico noir Little Caesar como Black Caesar (1973) y sacándole muy rapidito una secuela: Hell Up in Harlem (1973)

Su siguiente obra daría ya para serie de películas. It’s Alive (1974) va sobre niños que son diferentes pero hay que quererlos igual. O algo así.

Luego llegaría la obra maestra God Told Me To (1976) o Demon o como le toque llamarse esta semana. Sí, los títulos de Cohen siempre están con estas cosas. Aquí que teníamos desde remontar escenas de Espacio: 1999 a darle su primer papelito en cine a Andy Kaufman. Que fuera de un policía que sufre una crisis y empieza a disparar a la gente durante el desfile del Día de San Patricio no tuvo nada que ver. Quiero decir, el hecho de que no tuviera permiso para rodar durante el desfile real y decidiera hacerlo de todos modos con la complicidad de Kaufman.

Los setentas eran así, tú podías hacer una película con intención de que fuera un drama histórico policíaco como The Private Files of J. Edgar Hoover (1977) y el paso de los años harían sonar el título como un softcore kink gay. Son los taquiones.

Para los ’80 ya había llegado a la idea de que aquí había que sorprender, fuera con comedias como Full Moon High (1981), rodar un piloto y que como no salga lo conviertas en un estreno en salas como Momma the Detective, perdón, Hearsay, perdón, See China and Die (1981) y de ahí películas como Q (1982), que como tenía un nombre muy corto para los buscadores tuvo también el título Q: The Winged Serpent. No sé qué problema hubiera habido en llamarla directamente Quetzalcoatl. Esta vez tocaba investigar a los aztecas.

La cosa seguiría con películas como Perfect Strangers (1984) que en lugar de adaptar la serie metía asesinos de la mafia, niños demasiado pequeños como para ser testigos protegidos y madres solteras. Lo típico. No digamos ya el guión de Special Effects (1984), sobre un director de cine que decide dirigir una película basada en un asesinato que acaba de cometer y que están investigando aún, contando con el marido de la víctima y principal sospechoso como ‘asesor’. Eso es solo la mitad de las cosas raras que tiene la película. Como un título que no tiene nada que ver con lo que se cuenta, claro. Teniendo en cuenta que puede rastrearse la influencia de un guión suyo que vendió anteriormente llamado Daddy’s Gone A-Hunting (1969) -él quería que fuera para Hitckcock, pero Hitchcock no opinaba lo mismo- os podéis imaginar lo que nos vamos a encontrar cuando repasemos su carrera como guionista.

Y, por supuesto, la siguiente fue la favorita The Stuff (1985). De la que no creo que haya más que podamos decir.

En los ’80 aún le quedaría tiempo para dirigir la secuela salida de la nada A Return to Salem’s Lot (1987), otra película eminentemente afroamericana como Deadly Illusion (1987) que no diré yo que tenga nada que ver con Action Jackson, pero esta cuenta con Billy Dee Williams, Vanity y Morgan Fairchild y la otra con Carl Weathers, Vanityy Sharon Stone. Bien es cierto que Action Jackson se estrenaría al año siguiente.

Aún le quedaría tiempo en la década para dirigir una última vez a Bette Davis en Wicked Stepmother (1989). No, no es que la hubiera dirigido antes, es que sería su última película. De hecho, se largó del rodaje antes de que terminara -por salud, dijo Cohen; por Cohen, por el guión, por la falta de presupuesto, POR TODO, dijo Davis– así que tuvieron que contratar a otra actriz y reescribir el guión. Pusieron a Barbara Carrera en su lugar, como su hija, y explicaron que la consciencia de Davis había pasado a habitar un gato y se negaba a salir de ahí. ¡Un director de recursos!

Luego llegarían los noventa y con ellos sus últimas tres películas dirigidas: As Good as Dead (1995) y Original Gangstas (1996) serían las dos últimas. La primera un policíaco televisivo con un rato de Traci Lords y un guión setentero. El segundo sería su última película. Una que justifica más que de sobra su leyenda como el director judío que más blaxploitations ha dirigido, y lo hace con una celebración que reúne a Fred Williamson, Pam Grier, Jim Brown y Richard Roundtree entre otros.

Los guiones escritos pero no dirigidos por Cohen serían, entre otros, una multitud de capítulos de series reunidos luego como películas pero también cosas como la adaptación de Mickey Spillane con Armand Assante I, The Jury (1982), el locurón de Best Seller (1987), la nueva adaptación de los Body Snatchers (1993) para Abel Ferrara, el slasher sobrenatural Uncle Sam (1996), las películas de teléfonos y actores Marvel Phone Booth (2002) y Cellular (2004) -¡que sería adaptada en Hong Kong como Bo chi tung wah (2008)!- o Messages Deleted (2010) y, por supuesto, la serie Maniac Cop (1988 -).

Pero, como decía, hay una película en especial que queremos celebrar.

Efectivamente, la película que justificaría por sí solo la presencia de Larry Cohen en este vuestro blog. Es cierto que dicen de él que ha fallecido pero la BBC no ha confirmado nada. Claro que suficiente lío tiene la BBC con lo que tiene. Así que hablemos de

LA AMBULANCIA

En esta película de 1990 un Eric Roberts con el noventeriosmo a tope

pero que muy a tope…

investiga la desaparición de una muchacha, aparentemente raptada por una ambulancia en mitad de la calle. Por supuesto es una posibilidad de explorar la credibilidad de su personaje, realizar una investigación, encontrar aliados, hacer un comentario sobre el principelrescatismo y hablar de la diabetes. Ya, las películas de Cohen son así.

Pero lo más importante para nosotros es el trabajo de Roberts. De su personaje en la película, digo.

Aunque supongo que en esta explosión de noventerismo se nota a qué se dedicaba. ¿No?

¡¿NO?!

Efectivamente, trabajaba como dibujante. En esta empresa, ya sabéis…


Marvel Comics

Esa.

Lo que significa que estamos ante una película que entendió muy pronto, casi podríamos decir que antes de su época, un asunto fundamental.

¡LOS CAMEOS!

No solo porque a Stan Lee le faltara tiempo para ponerse a promocionar que salía en una película* sino, sobre todo, porque entendía que la credibilidad de alguien de la industria del cómic era reducida.

*¡Cómo se puede ver en Namor, The Sub-Mariner, Vol. 1, No. 2, May, 1990, y luego en Conan the Barbarian, Vol. 1, No. 235, August, 1990, joven creyente!

Pero sí, también porque había cameos varios y variados.

ROB! VENDIGA A LARRY COHEN!

Sobre todo teniendo en cuenta que casi podríamos pensar que esta es la historia de orígenes del propio ROB!

Así que sólo podemos despedirnos de él con un sonoro

AVIV YRRAL NEHÖC!