Otro instaposteo de relleno

Volvemos a repasar algunas de mis lecturas de los meses de verano

Instaposteo de relleno

Bienvenidos otra vez a la primavera y el verano de 2021

Estábamos tan agostito

Una vez más, redifusión de tuits que hablan de temas ya pasados de moda

Pecados del pasado: una Defensa

Como Nick Spencer, el guionista actual de The Amazing Spider-man, está tratando algunos de los mayores desaguisados de la historia de Spiderman, se ha vuelto a hablar mucho de Pecados del Pasado. Puede que algunos de los aficionados más recientes no conozcan toda la historia, pero es casi imposible haber estado por Internet los últimos años leyendo sobre el trepamuros sin haber visto esta imagen.

Que, por supuesto, es una manipulación de una página más completa, pero igualmente complicada de defender. Pecados del pasado, publicado originalmente en 2004, fue el primer arco argumental del equipo creativo formado por J.M.Straczynski y Mike Deodato. JMS acababa de dar apresurado cierre a una aclamada y extensa saga mágica para Spiderman. El motivo de esta premura era la salida (supuestamente temporal) de John Romita Jr. como dibujante de la colección, por lo que el guionista quiso hacer un punto y aparte en lo que estaba escribiendo, con reconocida intención de retomar las ideas que no había tenido tiempo a presentar cuando regresase Romita. Nunca lo hizo. Por tanto, hay que entender también que Pecados del Pasado es un arco argumental realizado de forma algo apresurada. Probablemente la idea ya estaba presente en la cabeza de JMS, pero no tenía intención de entregarla en ese momento y de esa manera.

Todo esto repercutió negativamente sobre Pecados del Pasado. La sensación de cierre en falso del arco anterior, una cierta tosquedad en la forma en la que se presentaba el tema y la llegada de un nuevo dibujante a la colección que todavía tenía que ajustarse y sentirse cómodo con el personaje. Ha habido otros equívocos que han llevado a cierta injusticia con la que es tratada esta historia. Uno de estos equívocos está alrededor de las portadas. Porque muchos lectores han visto estas portadas:

La chica representada en estas portadas es menor de edad. Repito, la chica es menor de edad.

Cuando las portadas de Pecados del Pasado son más bien así:

Entonces, ¿de dónde salen estas portadas? Las (espantosas) portadas de Greg Land pertenecen a otro arco argumental, Pecados Recordados, publicada en 2005, un año después, en otra colección diferente. La guionista de esta colección es Sara (Samm) Barnes, una guionista con escasa experiencia en el mundo del cómic. La trama retomaba los hechos de la saga de Pecados del Pasado, dando un nuevo arco narrativo a uno de los personajes de la historia de Straczynski. Y quizá ha llegado el momento de explicar en qué consiste la trama de Pecados del Pasado, para los que no la hayan leído o la prefieran haber olvidado.

Peter Parker recibe parte de una carta que su antigua novia, Gwen Stacy le había escrito durante una estancia en París. Esto le preocupa y va a visitar la tumba de Gwen en mitad de la noche donde es atacado por dos misteriosas figuras que intentan matarlo. Intentando escapar de ellos revela sus poderes, con lo que los dos enmascarados ahora saben que Peter es Spiderman. Poco después Peter descubre que sus atacantes, Gabriel y Sarah, son hijos de Gwen Stacy. Estos creen ser hijos de Peter, y también creen que Spiderman es el culpable de que su madre muriese. Sin embargo, más tarde se revela que eso es imposible porque Peter y Gwen nunca llegaron a tener sexo y que MJ guarda un secreto: Gwen se acostó con Norman Osborn poco antes del famoso viaje a París.

El resto de la historia no es importante ahora mismo, porque el ultraje aquí es este. Que Gwen Stacy tuviera sexo y se quedara embarazada de Norman Osborn para muchos es un truco demasiado inverosímil y enrevesado, y al mismo tiempo una mácula perpetua para el personaje de Gwen. Se acusó a JMS de odiar a Gwen Stacy y toda clase de cosas. Y aunque estamos de acuerdo en que el giro es, como mínimo, de trazo grueso, tampoco es justo plantear las cosas así. Primero, porque para JMS todo esto tenía un trasfondo psicológico. Que no supiera escribir personajes femeninos es otra cosa, pero para él aquello pretendía tocar muchas teclas. Redefinir a Norman y uno de los momentos más legendarios de la historia del personaje. Explorar el matrimonio y la confianza entre Peter y Mary Jane de formas más profundas. Interactuar con el hecho de que MJ y Gwen (las dos novias, las dos facetas del amor de Peter) fueran amigas y pudieran haber sido confidentes y cómo la muerte y la sombra de una impactó en la otra. Podría haber estado mejor escrito el asunto, pero la intención era esa.

No es justo decir que JMS odiase a Gwen. A lo largo de toda su etapa, los guiños a Gwen Stacy habían estado ahí. Peter recibía un dinero y montaba una fundación con su nombre. Peter viajaba a través del tiempo y el espacio debido a un hechizo del Dr. Extraño y se encontraba a sí mismo intentando rescatarla otra vez. Probablemente tenía más cosas pensadas, pero recordemos que tuvo que tirar de esta idea antes de tiempo. La historia intenta ponernos en la piel de Gwen, un personaje que llevaba años sin ser apenas mencionada. Y esto es importante, porque Gwen Stacy, ya antes, se había convertido en un capítulo abierto que nadie en Marvel se atrevía a cerrar.

Vamos a explicar rápidamente esto *cruje los nudillos*. En Amazing Spider-Man 149 vemos el final del primer plan del Chacal, narrado por el guionista Gerry Conway. Vemos, presuntamente, morir al villano y al clon de Spider-Man. Pero el clon de Gwen Stacy que el Chacal había creado no muere. Convencida de que su naturaleza como clon no le permite sustituir a la Gwen Stacy real, la nueva Gwen de marcha… para no volver. Más o menos.

En los tebeos casi nada es para siempre. En 1988 Gerry Conway estaba de vuelta en la colección Spectacular Spider-man y le pareció una gran idea hacerse un homenaje. En el octavo Annual de la Colección el Alto Evolucionador revelaba que Miles Warren, el Chacal, no había clonado a Gwen Stacy sino que había infectado a una mujer con un virus para convertirla en un doble genético de Gwen. Y nuevamente al final de esta historia, esta mujer se iba. En medio había una cosa con un grupo de héroes que parecen los Eternos pero no son los Eternos, no sé, no viene al caso. Esto solucionaba, un poco a medias, el dilema que llevaba más de una década rondando por el Universo Marvel, y es que ya no había una Gwen Stacy paseando por ahí, era otra señora. Asunto resuelto.

Siete años después, Terry Kavanagh había revolucionado el mundo de Spider-man reciclando las ideas descartadas de Conway y alumbrado  la Saga del Clon de los 90. Tras la reaparición de Ben Reilly, el primer clon de Spider-man, toda la explicación que Conway había hecho en el 88 sobre el clon de Gwen carecía de sentido, de modo que había que traerla de vuelta. ¿La solución de Terry? Desvelar que la Gwen clónica había estado viviendo con un clon de Miles Warren que muere por ser un clon defectuoso. Los guionistas no se ponían muy de acuerdo sobre qué personalidad tendría, de modo que aquí podéis ver cómo, en el mismo mes, la escribía Tom DeFalco (arriba) o Tom Lyle (abajo) en dos colecciones diferentes.

Ah, los tebeos de antes sí que tenían buenos dibujantes.

Al final, el clon de Gwen se escabulle… y el fantasma de que hay una Gwen Stacy viva en el Universo Marvel dando vueltas por ahí había vuelto. En 2011, con el regreso de los clones una vez más, el clon moriría de nuevo a manos de otro clon defectuoso de Gwen Stacy. Podemos calcular que entre 1975 y 2011 ha habido al menos dos Gwen Stacys rondando por ahí. Mínimo. Ahora volvamos a 2004.

Si después de este breve repaso a la vida y milagros de los clones de Gwen Stacy todavía queda alguien dispuesto a defender el honor y la dignidad del personaje, normalmente suele hacerlo con la excusa de que todo esto no era la verdadera Gwen. No era la verdadera Gwen Stacy la que se pasaba años casada con un clon de su profesor de la facultad. No era la verdadera Gwen Stacy la que intentaba destruir el matrimonio de Peter y MJ. Todo eso eran clones. La auténtica Gwen había muerto en la pureza absoluta. Y por eso lo que Pecados del Pasado hace es tan terrible para el personaje. No voy a hacer esta Defensa sostenida sobre los casos que demuestran que la Gwen Stacy original era una persona bastante regular. Allá cada cual con su conciencia.

Todos estos ejemplos deberían servir para mostrar la forma en que se ha tratado todo esto de formas mucho peores otras veces. Tanto Conway como Kavanagh volvieron a utilizar el personaje de Gwen a través de su clon de una forma bastante menos respetuosa e interesante que Straczynski. Las complicaciones para encajar el embarazo de Gwen en la continuidad palidecen frente al volantazo desesperado de hacer que Gwen fuera un clon, pero no, pero al final sí. Ni siquiera estos ejemplos son los casos más retorcidos y enrevesados en los que un personaje ha vuelto a la vida de Peter Parker o en que un villano ha acabado teniendo relación con el protagonista. No voy a poner muchos ejemplos, aunque estoy tentado. Solo recordaré que ahora mismo Spencer está lidiando, entre otras cosas, con Teresa Parker, la hermana secreta de Peter que es agente de la CIA.

No hay nadie que no esté en la nómina de Marvel al que le guste esta subtrama.

Tras Pecados del pasado pasaron muchas cosas, pero muchos aficionados nunca han terminado de perdonar el traspiés. La editorial tomó férreamente la correa de Spidey, asustados por la mala prensa, en un momento en que el personaje se encontraba en el apogeo de su popularidad con la llegada de la segunda entrega cinematográfica de la mano de Sam Raimi. Muy pronto se integraría en los Vengadores de cara a preparar el gran evento, Civil War, que desataría una colección de sucesos constantes y abrumadores en todo el Universo Marvel como parte de la segunda etapa de Quesada como editor jefe, con Bendis como mano derecha. Después llegaría el reinicio del matrimonio de Peter, y cualquier idea que JMS podía tener para continuar Pecados del Pasado se truncó.

Es posible que esto influyera también sobre la recepción de Pecados del Pasado. La popularidad del personaje y la entrada de una nueva generación de lectores durante los 2000 a través de las películas llevó también a un ablandamiento de algunos temas en los cómics de Marvel. El tratamiento del sexo de Peter a lo largo de los años 80 y 90 fue haciéndose cada vez más explícito, con alusiones cada vez más directas y más y más viñetas sugerentes. Esto sufrió un frenazo a partir de 2004. Durante muchos años después, el sexo volvió a ser una cosa que pasaba entre fundidos a negro de besos y la sexualidad del personaje y sus parejas se apaciguó en busca de un mercado más joven. Pero en julio de  2004 todos los niños podían salir del estreno de Spider-Man 2 y la grapa de The Amazing Spider-Man era Pecados del Pasado. Un poco más y podrías ver la sonriente cara de Norman Osborn practicando el delicioso con Gwen. Probablemente, no era lo que iban esperando.

Tras mucho pensar, he decidido que no debo subir imágenes de Willem Dafoe desnudo a ADLO!

Este cierre brusco del asunto nos lleva a una situación bastante graciosa en la que la hija superpoderosa de Gwen también anda suelta por el mundo, presumiblemente en Francia. No se ha vuelto a saber de ella (hasta hace insultantemente poco). La guionista que escribió el terrible epílogo de Pecados Recordados de tapadillo antes de que cerrasen la cabecera en la que se publicó pasó a productora de Babylon 5, la serie de TV de Straczynski, en 2006. Un año después montaría junto a este una productora independiente. Aunque probablemente JMS salió bastante quemado de su etapa en Spiderman, no ha dejado el mundo del cómic. El año pasado sacó un nuevo tebeo llamado The Resistance donde vuelve a trabajar con el dibujante de Pecados del Pasado, Mike Deodato Jr. Es posible que el recuerdo que los implicados tienen de esta historia no sea tan malo.

Las historias de Spiderman siempre han estado llenas de giros, relaciones familiares insólitas, personajes que vuelven una y otra vez, revisiones de lo ya ocurrido y Duendes Verdes urdiendo planes que no aguantan la más mínima revisión crítica. A veces también han estado llenos de niños desaparecidos, sexo un poco raro y personajes femeninos muy mal escritos. Pero Pecados del Pasado no solo pretendía ser una revisión de un momento clave de la mitología arácnida, sino una prueba psicológica para los personajes, un nuevo estadio de conflicto y dilema romántico en una pareja que llevaba años reconstruyéndose y fortaleciéndose. Por supuesto, no pudimos ver mucho más de eso, porque llegó Mefisto y se lo llevó. Quizá algún día el fandom arácnido tenga el sosiego de plantearse cómo hubiera podido seguir esto, ahora que está tan de moda What if…

Spider-Man. Y sus amigos.

Si en Amazing Spider-Man 325 Todd McFarlane había dibujado a Spidey junto al Capitán América en un tebeo con fecha del Noviembre de 1989, apenas dos meses después, el primer tebeo de Spidey en aparecer en 1990 contaba con Hulk en la portada. Spider-man no iba a dejar de ser un personaje tremendamente sociable en los años siguientes, coincidiendo, de la mano de Erik Larsen con el Castigador en el número 330 o con el todopoderoso Thor en el número 339, donde el Dios del Trueno le hacía un favor al trepamuros para librarse de una bomba en el espacio. En Febrero del 91 aparecería Cárdiaco, antihéroe al que podemos considerar acompañante y aliado de Spidey con el paso del tiempo, pero si buscamos algo más convencional, en Junio del 91 le veríamos junto a los Vengadores en la portada de Amazing Spiderman 348. Y un par de meses después, en el Annual número 25 de la colección, volvería a aparecer junto a Iron Man y Pantera Negra. En octubre la serie sería visitada por Nova, y un mes después ambos héroes seguirían juntos en un arco de 6 números que les uniría en equipo con el Castigador, el Caballero Luna, Darkhawk y NightThrasher.

Con la llegada de 1992, y terminado el arco argumental de los sidekicks molones, se consolida la llegada de Bagley a la colección y la primera aparición de Matanza como villano, lo que nos llevaría a la presencia de Veneno cada vez más en un rol de aliado (lo que acabaría llevando a su propia colección como antihéroe un año después). En el Annual del 92 Spidey coincidiría con los Nuevos Guerreros, otro equipo que tendría importante relación con él en los años venideros. En Amazing Spider-man 366 Spidey pediría ayuda al Capitán América, y en el número siguiente contaría con el apoyo del héroe antiterrorista Solo. En 1993 el Annual de la cabecera principal contaría el origen de un nuevo antihéroe, Anexo, para el que pronto habría también una miniserie de 4 números. Pero es que para mediados de ese año comenzaría otro gran arco que reuniría a Spidey con un grupo de viejos y nuevos aliados.

Matanza Máxima fue el gran crossover arácnido previo a los clones, una historia que constaba de 14 números y aunaba las 4 colecciones de Spiderman del momento. Hago aquí una pausa para destacar esto: durante los años de los que hablamos se publicaron 4 cabeceras del personaje al mes, y todos estos cruces y colaboraciones solo corresponden a la primera de ellas. Pero Matanza Máxima es un gran ejemplo de Spidey como héroe solitario. Durante esta prolongada peripecia macabra veíamos luchar junto a Spidey a Veneno, la Gata Negra, Morbius el Vampiro Viviente o a Capa y Puñal, pero también al Capitán América, a Puño de Hierro, Deathlock o a Estrella de Fuego. Y con Estrella de Fuego cabe hacer otra pequeña pausa, porque los orígenes del personaje se remontan atrás en el tiempo. En 1981 se había dado luz verde a Spider-Man and His Amazing Friends, que durante 24 capítulos y tres temporadas estableció a Spidey como un héroe colaborativo que luchaba junto a dos compañeros: el Hombre de Hielo y Estrella de Fuego. No serían los únicos “amazing friends” de la serie, en la que aparecerían entre otros el Capitán América, Daredevil, Hulk, el Doctor Extraño y por supuesto varios X-Men.

La siguiente serie de Spiderman sería Spider-Man The Animated Series, estrenada en 1994 y en la que aunque la titularidad del programa la mantuviera en singular el trepamuros, veríamos a algunos de estos y a otros muchos personajes de Marvel como Nick Furia, Blade, el Castigador, los 4 Fantásticos o Máquina de Guerra, aparte de un memorable cruce con X-Men The Animated Series, un remedo de Secret Wars y un cameo de Stan Lee.

Mientras, durante el 94, la aparición de personajes en los cómics de Spiderman no pararía. Iron Fist en la cabecera sencillamente llamada Spider-Man, en los números 41, 42 y 43, nada más comenzar el año. En Mayo la serie trimestral Spider-Man Unlimited contaría con la Antorcha Humana, y el siguiente número en Septiembre, con Thor. Seríamos testigos de un cruce en Web of Spider-Man con La cruzada del infinito, uno de esos arcos llenos de personajes cósmicos y terrícolas. Y a finales de año, con el comienzo de la Saga del Clon, aún visitará Daredevil tanto la cabecera de Spectacular como la de Amazing.

Es cierto que durante los años siguientes, la cantidad de cameos y apariciones de otros héroes en los cómics de Spider-Man se reduciría. No quiere decir esto que Peter Parker se quedase solo, estaría acompañado de su clon y “hermano”, Ben Reilly. También tendríamos ocasionales apariciones de Marta Plateada, Luke Cage y Puño de Hierro, el Castigador o Daredevil. Además, durante los primeros meses de 1995 contaríamos con la colección Spider-Man, Friends and Enemies, en las que le veríamos interactuar con algunos superhéroes nuevo cuño de los Nuevos Guerreros, grupo al que Ben Reilly se uniría en agosto de ese año.

Y todo esto sin hacer de menos las apariciones de Spidey en otras colecciones. Spidey en 1990 estuvo junto a los Vengadores entre el número 314 y el 318 de la cabecera de los Héroes Más Poderosos de la Tierra. Al año siguiente se le valoró como miembro formal del grupo, algo que no pasaba desde hacía 25 años. Y no conviene olvidar tampoco que en 1990 habría entrado a formar parte de los Nuevos 4 Fantásticos junto con Hulk, Lobezno y el Motorista Fantasma. La cosa duró un par de números, pero al año siguiente Spidey volvía a aparecer en la saga el Guantelete del Infinito. Durante los años siguientes estuvo invitado a las portadas del Motorista Fastasma, la Sensacional Hulka y muchos más. También prestó su apoyo a nuevas cabeceras de sus secundarios, como la de Veneno o Merodeador.

A todo esto, en 1995 ve la luz una nueva cabecera con un inusual crossover. Spider–man and Batman, guionizado por J.M.Dematteis y dibujado por Mark Bagley, es una rareza dentro del mundo del tebeo, pero por algún motivo, Marvel y DC se encontraban bastante dispuestas a llevarse bien, como si algo hubiera ocurrido que les obligase a cerrar filas contra un enemigo común. Un enemigo GENIAL!

Es verdad que 1996 es un año con muy pocas apariciones de Spidey fuera de sus colecciones, y al mismo tiempo el desenlace de la etapa de los clones no daba mucho margen a apariciones invitadas. Sin embargo, precisamente por lo oscuro que estaba el tono de las colecciones “canónicas”, aparece The Adventures of Spider-Man, una colección basada en el universo de la serie televisiva que en abril estrenaba número 1 con el Castigador. Dos meses después llevaría en portada a la Patrulla X, y para antes de terminar el año también habían pasado por ahí los 4 Fantásticos. En Marzo de 1997 Spidey aparecería junto con Daredevil en el número 17 de la reiniciada cabecera del Castigador. Unos meses después aparecería en Uncanny X-Men 346 y a finales de ese año Deadpool se introduciría en un cómic del personaje en el número 11 de la colección escrita por Joe Kelly.

Pero para entonces algo más había ocurrido: La editorial había decidido lanzar una nueva versión de su cabecera Marvel Team-Up, y de nuevo Spidey era el protagonista. La serie tuvo un escaso recorrido, aunque cuenta con la primera vez (y aquí invoco la sabiduría Adlater si me equivoco) que Blade y Spidey se cruzan en la continuidad oficial, a pesar de haber salido ya en la serie de dibujos. Curiosamente tras este número, el séptimo, el personaje protagonista de los Team-Ups para a ser Namor, y cuatro meses después la colección está para cerrar.

Sin embargo, para 1998 Spidey ya vuelve a estar en plena forma atrayendo gente a sus cómics. Estela Plateada aparecería en Amazing Spider-Man 430, Daredevil 8 números después, y casi simultáneamente coincidiría con el Motorista Fantasma en Spider-man 93. También le veríamos aparecer en las páginas de los Vengadores de Kurt Busiek. Al final de la década lo encontrábamos también en la nueva cabecera de Daredevil, dibujado por Joe Quesada o junto al Hombre de Hielo en el número 3 de la flamante nueva colección Peter Parker: Spider-man. El siglo XXI le depararía a nuestro trepamuros muchísima actividad, colaboraciones y encontronazos de todo tipo. Pero si tras este repaso podemos sacar algo en claro es que si ha habido un momento para considerar a Spider-man un superhéroe solitario que trabaja solo, ese fue el de mediados de los 90, durante la saga del clon. Una época, por supuesto, siempre muy reivindicable.

Esta portada no incluye tropos antisemitas porque Bennet solo hacía los interiores. La portada es de Tom Lyle.

Spiderman y sus enmarañados amigos

Durante las últimas dos semanas repasamos la trayectoria de Spiderman en los cómics acompañado de otros héroes, recorriendo su primera década de historia. A partir de 1972 me permití dar un salto cronológico hasta 1981, surfeando la cabecera Marvel Team-Up en la que el trepamuros sería una presencia prácticamente constante durante toda una década, incluyendo una racha ininterrumpida del número 30 al número 104, ambos inclusive. Aparte de esta aparición mensual con otros superhéroes, Spider-Man seguiría teniendo encontronazos con más personajes del Universo Marvel, tanto dentro de sus propias cabeceras como en las de otros superhéroes. Por citar algunas relevantes, en el número  123 de Amazing Spider-Man conocería a Luke Cage, en el 130 Johnny Storm le ayudaría a construir el Spider-Mobile o en los números 161 y 162 coincidiría con Rondador Nocturno y con el Castigador. El justiciero de la calavera se convertiría en un habitual en la colección, a la que tampoco faltaban héroes de nuevo cuño, como Nova, o clásicos como el Capitán América.

Además, a partir de su segunda cabecera, Peter Parker, The Spectacular Spider-Man, el cabeza de red tendría el doble de posibilidades de encontrarse con más personajes de Marvel. Así, en el número 9 coincidiría con Tigre Blanco y en el número 22 de dicha cabecera se toparía por primera vez con el Caballero Luna. Ya en los 70, la popularidad de Spider-Man le convirtió en un habitual acompañante de personajes menos conocidos y más recientes para servir como carta de presentación a héroes como Ms. Marvel, Spiderwoman o el ya mencionado Nova. Spider-man se convertiría así en un invitado frecuente en las nuevas series lanzadas durante los 80 como Dazzler, Power Pack o la Hulka de Byrne.

En 1985 termina la cabecera Marvel Team-Up, y poco después el gran evento marvelita de los 80, Secret Wars, en el que Spidey tenía un papel considerable alrededor de todos los héroes del Universo Marvel. Sin embargo, la costumbre del trepamuros de aparecer casi siempre acompañado no decaería en aquel momento. En Octubre de 1985 se cruzaría con Hulk en Web of Spider-man 6, y al mes siguiente en Amazing Spider-Man 270 acabaría siendo apoyado por los Vengadores tras una ardua batalla contra un heraldo de Galactus. Poco después Daredevil le ayudaría contra el Comepecados en la cabecera Peter Parker: The Spectacular Spiderman y pocos meses después, en el número 115 de dicha colección coincidiría con el Dr. Extraño. Ya en 1987 tendría encontronazos con el Castigador y Daredevil en la colección arácnida principal o con Lobezno en Web of Spider-Man 29 y ya a finales de la década, en 1989, contaría con un pequeño arco lleno de crossovers en Amazing Spider-man. El arco se llamaba The Assassin Nation Plot y dibujaba nada más y nada menos que TOD!

Es cierto sin embargo que la presencia de Spidey en colecciones ya instauradas se había convertido en algo menos habitual. En parte porque la segunda mitad de los 80 eran una década donde pesaban mucho los elementos oscuros y trágicos de los personajes, y muchos guionistas consideraban que Spider-Man no aportaba en ese sentido, sino que restaba. También se habían popularizado las cabeceras colectivas gracias al éxito de la Patrulla X, lo que también cargaba las colecciones de personajes y hacía menos necesarios los crossovers. Aún así, eso no quiere decir ni por asomo que el cabeza de red no se dejase ver de cuando en cuando. En Uncanny X-Men 190 y 191, por ejemplo, a pesar de lo poco amigo que era Claremont de mezclar a los mutantes con el resto de personajes de la editorial. También cruzó sus caminos con varios vengadores, como en Thor 391 (en Mayo del 88) o Iron Man 234 (en Septiembre de ese mismo año).

Entre unas cosas y otras, Spider-Man no llegó a pasar solo ni seis meses en ningún momento del tiempo que va entre 1971 y 1990, pero la cosa iba a sufrir un importante cambio de tono a partir de entonces. Las tramas cada vez más complejas y enrevesadas que rodeaban a gran parte del Universo Marvel complicaban las apariciones puntuales y cada vez tendrían que justificarse en arcos narrativos más rocambolescos. Y vaya si los hubo. Pero de eso seguiremos hablando… la semana que viene.

Spider-Man y sus espectaculares amigos

La semana pasada repasábamos la solitaria carrera inicial de Spider-Man, y comprobábamos que durante los tres años que el tándem original Lee-Dikto marcó los caminos del trepamuros, estos no pararon de cruzarse con los de otros héroes. Sin embargo, en 1966 el dibujante emprendió un nuevo rumbo, y la editorial colocó a John Romita a los lápices de Amazing Spider-Man. Después de esto, Peter Parker no dejó de encontrarse con nuevos y viejos conocidos del Universo Marvel. Así, para el tercer Annual de la colección arácnida, Spidey hizo una prueba para ser reclutado como uno de los Vengadores, enfrentándose de paso al Increíble Hulk, al que ya se había encontrado en una ocasión anterior. La cosa no salió demasiado bien entre otras cosas porque el Peter de los sesenta era un tremendo cretino.

Pocos meses después, en X-Men 27, veríamos al bueno de Spidey  por primera vez en un tebeo de la Patrulla X (en un cameo). El primer encuentro real entre el cabeza de red y los mutantes se produciría en 1967, en X-Men 35. Esto si no contamos su presencia en el Fantastic Four Annual 3, con la boda de Reed y Sue, ni la presencia de unos robots de la Patrulla que Misterio utilizó el primer Annual de la cabecera arácnida. 

Los cameos de Spidey ya eran algo habitual, puesto que el viejo Stan se dedicaba en muchos cómics a enumerar a los distintos héroes del resto de colecciones con la esperanza de tejer un universo compartido entre todas ellas. Así, en número 61 de los 4 Fantásticos estos se enfrentaban al Hombre de Arena, con pequeña mención a Spidey, mientras que en el 62 de Amazing Spider-Man este se encontraba con Medusa, parte de los Inhumanos que habíamos conocido en los cómics de la Primera Familia unos meses antes. El trepamuros también aparecería en Strange Tales 156, con Marie Severin dibujando a la otra criatura de Ditko, el Doctor Extraño. Con algo más de enjundia, podríamos ver el traje rojo y azul en la portada de Daredevil 27, espaciando en apenas una decena de números la última aparición del personaje en la revista del Hombre sin Miedo.

En Abril del 68 volveríamos a ver a Daredevil y Spider-Man hacer equipo, junto con Thor, contra los 4 Fantásticos. En el número 73 de la cabecera del cuarteto, un malvado plan del Doctor Muerte llevaba a este inusual choque entre héroes. Unos meses antes Spidey y la Antorcha Humana firmaban una página más de su relación de amor-odio en las páginas de cuarto Annual arácnido. Y al final del 68, en Avengers 59, veríamos un breve cameo de J.J.Jameson y Spider-Man, aunque no llegaría a cruzarse con el equipo protagonista. Sí lo harían en el siguiente número, como invitado a la boda de Chaqueta Amarilla y la Avispa, en una espectacular splash page dibujada por John Buscema.

El personaje volvería a las páginas de Daredevil en su número 54, y mientras tendría tiempo de volver a cruzarse con la Antorcha en su propia colección o con Ka-Zar, originario de las páginas de los X-Men y con el que se enfrentaría en Amazing Spider-Man 57. En general la diversificación de cabeceras de Marvel durante la segunda mitad de la década de los 60 no aumentó la cantidad de encuentros y cruces de Spidey con otros personajes, pero tampoco podemos decir que se redujera, pues contamos en tres años escasos unas diez apariciones con otros héroes, algunas más relevantes que otras.

Durante los 70 Spidey no solo visitaría las colecciones de héroes ya instituidos, sino que comenzaría a ser habitual la presencia del trepamuros en números inaugurales de las nuevas cabeceras, así como la presentación de importantes personajes nuevos dentro de las páginas del propio Amazing Spider-Man. Todo esto sin dejar de aparecer ocasionalmente con los Vengadores, Daredevil o los 4 Fantásticos, llegando en 1972 a la cabecera Marvel Team Up, donde el cabeza de red coincidía todos los meses con un héroe o personaje relevante del Universo Marvel hasta 1981 en Marvel Team-Up 104. Pero si una década de publicaciones y más de cien números continuos no te pueden convencer de que Spider-Man es un chico gregario y acostumbrado a trabajar en equipo, la semana siguiente seguimos otro poco. Que aún queda verano para rellenar.

Spider-man y sus asombrosos amigos

Cada vez más cerca, Spider-man: No way home se perfila como la más esperada y deseada película de superhéroes de Sony, y probablemente también de Marvel Studios. El hermetismo que ha pesado sobre la película en cuestión de material promocional hasta la fecha ha sido el caldo de cultivo para la especulación y los disparates de todo tipo por parte de los youtubers y aprovechados varios, necesitados de producir contenido rápido y monetizable, aún a costa de repetir lo ya dicho o de crear cientos de contenidos idénticos.

Como en anteriores ocasiones, las personas que más odian a Spider-Man ya se han puesto manos a la obra. Hablo, por supuesto, de los fans. Probablemente la mayoría esperaba encontrar la presencia del Dr. Strange de Benedict Cumberbatch en el material promocional para quejarse, pero como es agosto y seguimos sin un trailer, la cosa ya se ha activado en el clásico runrun ya habitual contra el Spidey del MCU: su excesiva dependencia de otros héroes y personajes que le marcan el rumbo. Por supuesto, no hay una explicación sencilla para esto. Hay varias.

Una de las más obvias es que la producción de estas películas parte de un acuerdo complejo y tenso entre Sony y Disney, y cada uno quiere que le otro se gane los dólares. Así, igual que Sony cede generosamente la presencia de Peter Parker para que Marvel haga sus cosas, esperan que a cambio sus socios pongan también un valor lucrativo encima de la mesa que empuje la taquilla hacia arriba. Y si en la primera película no podía ser otro que Iron Man, acusar a Far from home de repetir esta fórmula es un poco optimista. ¿Cuánta gente fue a ver la secuela de Spider-man porque salía Samuel L. Jackson? ¿O John Favreau? Probablemente no mucha, pero eso no detiene a los fans. Para esta tercera entrega tenemos ya confirmada la presencia de Strange, cuya primera película en solitario recaudó doscientos millones menos que la primera del Spidey de Holland. Como vemos, ser un gran fan del Spider-Man solitario, inteligente y científico no implica que sepas matemáticas.

Por supuesto, otro argumento sería precisamente que la presencia de Strange en la película de Spider-man busca situar al trepamuros en el entorno Vengador para los próximos años, creando una mayor presión sobre Sony para no jugar con el acuerdo que permite a Disney utilizar al personaje. Quizá una película demasiado independiente pudiera hacer que otras personas perdieran parte de la fiereza con la que el público ha reclamado que Spidey permanezca dentro del MCU, o incluso, darle a Sony la equivocada idea de que puede prescindir del universo compartido con Marvel y lanzarse a hacer películas en solitario del personaje, en lugar de conformarse con hacer películas de… los Slingers y Jackpot.

Pero hay otro motivo posible. E igual aquí estoy siendo un poco exigente con los fans de Spider-Man. Una cosa loca, disparatada, una cosa llamada “memoria”. Porque cada vez que oímos hablar del Spider-Man solitario, independiente e individualista, hay que hacer este repaso, una y otra vez. De modo que durante los próximos días voy a seguir trabajando en un listado lo más amplio posible que podamos reutilizar en cada discusión y debate. Un simple enlace para frenar el ruido, la producción de contenido polémico y la monetización de haber leído pocos tebeos pero haber comprado muchos Omnigolds para tenerlos de fondo en el vídeo de Youtube.

En marzo de 1963 tenemos el primer encontronazo del trepamuros con otros superhéroes. Hablamos, claro, de Amazing Spider-man 1, en el que nuestro héroe intenta relacionarse e incluso asociarse con la gran licencia del momento, los 4 Fantásticos. En julio del mismo año, en el número 3 de la colección arácnida, la Antorcha Humana serviría para inspirar a Peter Parker para enfrentarse y derrotar al Doctor Octopus. Y unos meses después, en Amazing Spider-Man 5, los 4 Fantásticos volverían a aparecer, esta vez debido a la presencia de Victor von Doom en la cabecera.

Esta relación con la primera familia se mantuvo durante el primer año de publicación del trepamuros. En el primer Anual de Strange Tales, editado en octubre de 1963 y en Strange Tales 115, lanzado dos meses después, Spidey y la Antorcha Humana volverían a hacer encontrarse, manteniendo una relación complicada que oscilaba entre la rivalidad y el compañerismo. Volverían a encontrarse en la portada de Amazing Spider-Man 8, publicado en enero de 1964.

Pero muy rápido las cabezas pensantes de Marvel quisieron relacionar a Spider-Man con el resto del Universo Marvel. Por eso, en Vengadores 3 Tony Stark, el mismísimo Iron Man, pediría ayuda a un ocupado Spidey que le despacharía sin mucho tacto. Unos meses después, en la portada de Strange Tales 119, el trepamuros se encontraba con el Hombre Gigante y la Avispa.

Estos malos humos entre héroes eran bastante habituales entre los héroes Marvel de los primeros años. En Strange Tales 119, impreso un par de meses que el mencionado número de Vengadores, Spidey ofrecía ayuda a un atribulado Johnny Storm, que también le mandaba a freír espárragos. Podemos ver que aquí Peter Parker no es un solitario, sino un joven solícito y dispuesto a echar un cable siempre que no seas el puñetero Iron Man.

Mientras tanto, en la cabecera arácnida seguirían apareciendo estrellas invitadas. En julio de 1964 encontraríamos al Increíble Hulk, y dos meses después a Daredevil. En ambos casos hablamos de personajes mucho menos populares que el trepamuros, cuya aparición por aquí debería ayudar a mantener cierto interés sobre ellos.

Pero además durante los siguientes meses la presencia de la Antorcha Humana en los cómics de Amazing Spider-Mans sería constante, apareciendo en varias de las portadas y en los interiores de los números 17, 18, 19 y 20, en algunos casos acompañado del resto de la Primera Familia. La relación entre ambos personajes se haría más estrecha, siempre con un cierto margen de rivalidad, hasta la llegada en los 70 de Marvel Team-Up, cabecera donde Spidey compartiría protagonismo con diversos héroes, siendo el primer elegido el más joven de los Storm.

Pero como decíamos, este no es el único cruce importante en la vida de Peter Parker. En Vengadores 11 Spidey ayudaría a los Vengadores a librarse de un doble robot del trepamuros creado por Kang, y unos meses después podríamos verle en Daredevil 16, en su primera aparición en la portada de El Hombre Sin Miedo. También podríamos verle en el tercer Anual de la cabecera de los 4 Fantásticos, esta vez salvando a Ojo de Halcón de una caja fuerte que le iba a caer encima al más puro estilo Wile E. Coyote.

Pero si hablamos de cameos importantes para Spider-Man, el Amazing Spider-Man Annual 2 le haría encontrarse con Dr Extraño, la otra exitosa creación Marvel dibujada por Steve Dikto. Algo que al parecer el propio ilustrador y cocreador del personaje quería poder plasmar, y que pudo hace unos meses antes de abandonar ambas colecciones por «diferencias creativas.

En total, en los 38 meses que Ditko dibujó la colección arácnida, los tres años y pico que podemos considerar los más puros y esenciales del personaje, podemos contar 19 crossovers entre todas las colecciones de los héroes de Marvel (que, recordemos, en aquella época no eran tantas, apenas una decena). Sale a una cada dos meses, aunque lo cierto es que el último año de esta etapa las apariciones del trepamuros con otros héroes ya eran bastante más escasas (7 meses entre Amazing Spider-man 20 con la Antorcha y este Anual, y otros 7 meses entre el Anual y el encuentro con Daredevil en su propia cabecera).

¿Sería Spider-man más o menos sociable a partir de entonces? Pues ya os puedo garantizar que el personaje no dejó de tener encuentros tanto en su propia cabecera como en las del resto de personajes. Pero hablaremos de algunos de esos encuentros en futuros posteos. Si algo nos ha enseñado toda esta polémica es que de un mismo tema debería poder sacar posteos para todo lo que queda del mes.

Esto sale de Strange Tales 115, por si os lo estabais preguntando.

Los tebeos son los ríos

El otro día me leí Heroes Reborn. La nueva. La de Jason Aaron. En esta nueva década en la que, como en todas, se empiezan a añorar las cosas que leías cuando todavía podías tomar hiperprocesados sin sentirte mal durante una semana, parece que todo regresa. Aunque es verdad que Marvel lleva tan puesto el acelerador que a veces parece como que nunca se ha ido.

Por ejemplo, oficialmente Kaine Parker, el malogrado clon de Spider-man, murió oficialmente en Spectacular Spider-man 227, publicado en 1995. Sin embargo, el personaje era demasiado popular, se le dió un pequeño arco de redención y siguió apareciendo durante los 3 años siguientes, dispuesto a vengarse de Norman Osborn por haber estado detrás de todo el asunto de los clones. La cosa se quedó en unos pocos ganchos pero nadie se animó a continuar aquello y como por el 98 ya se dejó de hablar de él.

Hasta que llegó 2009, y es que 11 años después, Marc Guggenheim decidió que no debía olvidarse de ello, de modo que decidió traer de vuelta a Kaine en Amazing Spider-man 609, todo a cuenta de un viejo asunto pendiente de Ben Reilly, claro.

Ah, Ben había muerto en 1996, al final del arco Revelations que ponía punto final al asunto de los clones. Desde entonces había aparecido escasamente en algún flashback breve o alguna mención peregrina, pero su regreso en forma de flashback con arco relevante en 2009 era algo distinto. Guggenheim había abierto la veda. Al final del arco de tres números, Kaine escapaba… para ser convertido poco después en un monstruo arácnido por el Chacal.

Ah, sí, el Chacal también había regresado. Realmente nunca murió, o algo así, sino que había sido un clon suyo… en fin, el viejo truco de los clones, los Muertebots y los replicantes de Thanos, ya sabéis. De hecho, que Miles Warren estaba vivo lo llevábamos sabiendo desde 2006, cuando había aparecido con una nueva identidad villanesca en la miniserie Daredevil vs Punisher de David Lapham. Sin embargo, como en aquella época los guiones de Spidey estaban en manos de JMS, enredados en aquella cosa llamada El Otro, pues el tema quedó bastante en el aire durante años.

A finales de 2009, como decíamos, Kaine y el Chacal aparecerían en el evento Spider-Island de Dan Slott. ¿Hasta qué punto la reaparición de Kaine en 2009 por Guggenheim y la resurrección del personaje por DeMatteis (viejo conocido) fueran decisiones tomadas pensando en su papel en este evento dos años después? Supongo que nunca lo sabremos. El caso es que al final de Spider-Island Kaine se recupera de la enfermedad degenerativa que llevaba matándolo ya más de 13 años de publicaciones, y se convierte en la nueva Araña Escarlata.

Por supuesto, el Chacal seguía en danza, y el siguiente paso de Miles Warren era, lógicamente, revivir a Ben Reilly, que estaba tan a gusto muerto 20 años (que en términos de Marvel, es muchísimo). Ben acabaría tomando la identidad de Chacal en el evento Dead No More: The Clone Conspiracy (publicado en 2016), en el que clonaba y “revivía” a todas las personas muertas alrededor de Spider-Man durante todos estos años. Dan Slott preparaba aquí uno de los golpes más duros a la moral del trepamuros de su larga etapa en Amazing Spider-Man.

Al final del evento, Ben Reilly y Miles Warren luchan a muerte, aparentemente venciendo el clon de Peter, que retomaría su labor como, de nuevo, la Araña Escarlata. Por supuesto, a Kaine, que todavía ostentaba dicho título, la cosa no le hace gracia, lo que les llevó a un enfrentamiento en la serie Ben Reilly: Scarlet Spider dibujada por Mark Bagley en 2017, que siempre se queja de que no le dejan dibujar a Spider-Man pero que probablemente es la persona que más Ben Reillys y más Kaine ha dibujado jamás. La serie es un auténtico sindios que incluye clones,  resurrecciones, Mephistos y todas esas cosas por las que Spider-Man es bien recordado y reconocido. Desde entonces, ambos clones han seguido saliendo de cuando en cuando, ambos como sus respectivas versiones de la Araña Escarlata.

Lucha a muerte por ser los favoritos de nadie.

Mientras tanto, Miles Warren se pega un viaje interdimensional (¡por supuesto que no está muerto!) para intentar ligar con la Gwen Stacy de Tierra 35, también conocida como Ghost Spider (o Spider-Gwen, si sigues siendo un básico). Esto ya es cosa de 2019, en la miniserie del personaje arácnido.

Ahora sabemos que a finales de este 2021 Nick Spencer deja su etapa al frente de la cabecera arácnida, siendo sustituido por un grupo de guionistas que van a llevar a cabo el evento Spiderman Beyond. ¿Y en qué consiste la cosa? Pues aunque aún no sabemos mucho, sí sabemos que el bueno de Peter dejará (temporalmente, asumimos) el traje de telarañas. ¿Quién será su sucesor? Pues Ben Reilly, nada menos. No es una cosa que ya haya pasado, o que vaya a volver a pasar. Aún no sabemos qué papel jugarán Kaine o Miles Warren en todo el asunto, aunque podemos imaginar que no permanecerán al margen.

Con todo esto quiero decir que a veces parece que las cosas se mueven por ciclos. Que cada 20 o 30 años toca reivindicar lo anterior. Pero la vida a veces no es como el Guadiana y a diferencia de los tebeos de la DC actual, tiene continuidad. Desde mediados de los 90 hasta aquí, pequeñas semillas han ido dando frutos que nos han traído hasta este momento. Y si algo podemos aprender de la Heroes Reborn de Jason Aaron es que siempre podría ser peor.

No he querido entrar en que ya hemos tenido una saga del clon este año con Miles Morales. Libre de chacales.

Entre comunicado y comunicado, junio ya ha pasado

Una selección no exhaustiva (ejque eran muchos) de los tuits de ese junio que vivimos peligrosamente