Recuerdos de un octubre entre viñetas y toques de queda

Pues sí, otra tanda de mis tuits

Camaleón: un ejemplo de emprendedor

Reinventarse o morir. En este negocio tienes que moverte, ser ágil, rápido, adaptable, un maldito superviviente. Tomemos como ejemplo al Camaleón. Su nombre habla por sí mismo. Dmitri Smerdyakov fue el primer villano en enfrentarse a Spider-man, en el icónico The Amazing Spider-Man 1. En 1963 el Camaleón se dedicaba a robar planos de defensa para venderlos a las potencias soviéticas durante la Guerra Fría. Un plan que hubiera salido bien si no hubiera decidido intentar liar a Spider-Man en todo el tinglado, usando un poder que probablemente nunca nadie ha vuelto a utilizar: las frecuencias auditivas arácnidas.

Todo esto nos habla del Camaleón como un intelectual, un hombre de la logística y la planificación. Por ello, no es de extrañar su apretada agenda como uno de los primeros villanos soviéticos de Marvel durante 1964. En Tales of Suspense 58 se enfrentaría a Iron Man y secuestró al Capitán América para leerle la mente, y en Tales of Astonish se dedicó durante unos números a trabajar para el Líder creando problemas al Increíble Hulk.

La segunda mitad de la década de los 60 no resultó mucho más prolífica para el Camaleón. Había dejado una huella importante como espía, científico y agente comunista, sirviendo de camino a muchos otros villanos, como el propio Líder, el Rhino o Abominación. No sería hasta 1970, en The Amazing Spiderman 80, que Dmitri se enfrentase de nuevo al cabeza de red. 

Aunque capturado por Spider-Man, el Camaleón no se dió por vencido, escapó de prisión y buscó reinventarse. Como a gente de Hydra se enfrentó a Hulk y a Ant-Man en Incredible Hulk 154. Aunque no consigue destruir a sus enemigos, esta aventura insufla nuevas fuerzas en Dmitri para usar sus habilidades para el crimen. Su intento de incriminar a Spider-Man en su fuga de prisión se vería frustrado en Marvel Team-Up 26 al intervenir de nuevo Hulk.

Tras este fracaso, el Camaleón decide cambiar de objetivo. Esta nueva táctica le llevaría al número 134 de Daredevil, intentando encubrir sus crímenes disfrazado como el Hombre sin Miedo.

Cualquiera diría que el que un hombre ciego te suelte un guantazo llamándote fracasado debería minar un poquito tu moral. Sin embargo, Dmitri volvería a intentarlo en 1978, en The Amazing Spider-Man 186. Esta vez, equipado con un nuevo y futurista traje que cambia automáticamente de aspecto, haciendo innecesario el uso de máscaras, peluquines y vestuario, el Camaleón intenta desacreditar a Spider-Man una vez más.

Sale mal.

Llegados a este punto, Dmitri toca fondo. Ha pasado de ser una peligrosa amenaza de la Guerra Fría a un pelele al que sacuden cada 2 años con regularidad y sin conseguir sacar siquiera un enfrentamiento que dure dos números. Por eso, el Camaleón decide replantear su modelo de negocio. Es un hombre de recursos, solo debe aprender a invertirlos correctamente. La respuesta no llegaría hasta una década después. En The Amazing Spider-Man 306, el Camaleón vuelve a las páginas marvelitas para comenzar una década dorada de ambición desbocada.

¡Así se aprovechan los años sabáticos! Dmitri decide dejarse de mamarrachadas y lanzarse directamente a la destrucción del Imperio Americano armado con su nueva tecnología de bio-camuflaje. En 1989 el Camaleón planearía hacerse con el control de la mafia neoyorquina junto con Cabeza de Martillo mientras se dedica a hundir la ¿escasa? reputación de Spider-Man disfrazado como J.J. Jameson. Hasta había ideado una ingeniosa marca personal con tipografía guay, y es que llegaban los 90, y Dmitri estaba dispuesto a convertirse en un American Psycho.

Con esta jugada maestra el Camaleón consigue por primera vez un arco de personaje que dura más allá de un número único, y en Web of Spiderman 64 le vemos ya convertido en líder de la mafia, contratando a un regimiento de villanos de los Vengadores para matar al trepamuros.

Es cierto que el personaje haría una pequeña parada en boxes en la miniserie “Skating on thin ice”, en la que su malvado plan consiste en vender drogas a unos adolescentes deportistas. Podemos entender que uno de cuando en cuando siempre tiene el gusanillo de un crimen más personal y cercano. Pero el Camaleón ha cambiado, se ha adaptado. Ya no es el villano soviético universal de los 60 ni el secuaz que cumple órdenes de los 70. Ahora es el cerebro, el líder en la sombra que da las órdenes y prepara los planes. Y así llegamos a su momento culminante. Con el apoyo de Harry Osborn, el Camaleón suplanta a los padres de Peter Parker con androides para intentar sonsacarle al fotógrafo la identidad secreta de Spider-Man, como veríamos en The Amazing Spider-man 388.

Aunque los planes no acaban saliendo bien, con ese conocimiento, Dmitri va más allá e intenta enloquecer a Spider-Man haciéndole creer que no es quien realmente cree ser. Durante la elaboración de este plan, se va fraguando una obsesión en el Camaleón con la figura de Kraven el Cazador. Incluso el difunto enemigo del trepamuros aparece para ayudarle. La obsesión posee a Dmitri, y tras varios años de brillantes golpes maestros a la cordura de Spider-man, al final es él quien acaba tocado del ala.

Entre hijo de Kraven e hijo de Kraven (hemos hablado de ellos por aquí) Dmitri hace un par de intentonas de tomar la piel de león y convertirse en Kraven el Cazador. La cosa sale regular, él acaba internado en un manicomio y parece que el Camaleón ha desaparecido.

Cualquier otro hombre se hubiera hundido para siempre. Pero no Dmitri. En 2006 aparecería en Spectacular Spider-Man 29, de nuevo bajo la identidad del Camaleón, dispuesto a volver al juego al mando de varios villanos. Incluso fundó un nuevo grupo: los Exterminadores. Quizá en algún momento se conviertan en algo recurrente.

Y es que el Camaleón del siglo XXI ha aprendido a jugar en equipo. No es extraño encontrar a Dmitri aliado con otros supervillanos. Pareció unirse al equipo reunido por M.O.D.O.K. en 2007 (aunque resultó no ser él) y lo vimos en 2012 como parte de los 6 Siniestros (The Amazing Spider-Man 659).

Ese es Dmitri, un hombre que sabe adaptarse. ¿El mercado pide soviéticos? Pues soviético. ¿Mafiosos? Mafioso. ¿Genios maquiavélicos con planes intrincados? Él te pone dos. ¿Que se rumorea que se va a hacer película de los 6 Siniestros? No le va a pillar despistado. ¿Que Obama dice que le gusta mucho Spider-Man? No falta a los saraos importantes, ahí estaba el Camaleón.

En 2012 el Joker se cortó su propia cara durante el evento Batman: La muerte de la familia. Siempre atento a cambios y tendencias, el Camaleón decidió pasar de las viejas máscaras de toda la vida y la tecnología super avanzada a la más depurada técnica de cortarle la cara a la gente y ponérselo como máscara, como vimos en Avenging Spider-man 21.

Que este 2020 le hayamos visto involucrado en movidas de atentados de falsa bandera y golpes de Estado no es casual. Ese es el Camaleón: un alma incansable, un innovador irrefrenable. Un hombre disruptivo en la super maldad. La clave es no estancarse, seguir probando cosas hasta que en algún momento la cosa funcione.

El agosto del estreno más improbable

Hoy no trabajo, hoy tocan reposiciones de lo que escribí en agosto

Rígidos los cuerpos las figuras de acción bailan…

Es baladí afirmar que vivimos tiempos dorados para el coleccionista de muñequiFIGURAS DE ACCIÓN. Un largo y tortuoso sendero une aquellas primeras figuras creadas por Mego en dos oleadas, la colección Superpowers de DC, la Secret Wars de Marvel, la primera explosión masiva de merchandising de los 90 y el apabullante panorama moderno en el que lo dificil es encontrar un personaje del que no exista un muñequiFIGURA DE ACCIÓN. ¿Ulysses Bloodstone quizá?

Por ello los diseñadores modernos se están centrando en el campo de las versiones específicas, buscando trajes alternativos con una furia equivalente a la de un jugador de videojuego caja de arena de superheroes. Spider-Man con traje blindado metálico, Iron Man con armadura Thorbuster, Lobezno disfrazado de Parche. Cada anuncio de una nueva oleada de figuras equivale a abrir una lata de galletas noruegas en la que no hay ninguna de pasas. Y la nueva de Marvel Legends, centrada en Spider-Man e imitando el packageo noventero no ha sido una excepción.

Todos y cada uno de sus muñequiFIGURAS DE ACCIÓN son una irresistible tentación tanto para el coleccionista como para el aficionado casual. Yo no sabría quedarme sólo con una, me gustan todas. Y no, repito, NO es porque Hasbro me haya obsequiado con una copia de prensa. ¿ME OYES, HASBRO? YO AQUÍ PONIENDO POR LAS NUBES VUESTRO PRODUCTO Y NI OS MOLESTAIS EN MANDARME AUNQUE SEA UNA. ¿ME HABEIS OIDO?

*suspir*

En fin, decía que no podría escoger sólo una. «Spider-Man Clásico» está magnificamente articulada pero «Daredevil Blindado» también lo está y rememora una de las más GENIALES! etapas del personaje.

Y qué decir de «Norman Osborn como el Duende Verde«, o «Peter Parker sintiendo el Instinto Arácnido«.

Bueno, vale, lo reconozco, he mentido. Si me obligaran a escoger sólo un muñequiFIGURA DE ACCIÓN hay una que señalaría sin dudarlo.

«Gwen Stacy Psicópata con la Cabeza Cortada de la Guarra Robanovios de Mary Jane«

Aunque ya no sea mayo, ¿te puedo tuitear?

Una segunda oportunidad para que podáis leer chorradas que en su mayor parte no se merecían ni una primera oportunidad

Aquí no se tira nada

Hay que cuidar los activos que se tienen. Cuando uno trabaja para una gran empresa como, pongamos, una gran editorial de cómics de superhéroes supeditada a un enorme conglomerado multimedia, tiene que saber qué licencias, franquicias y marcas constituyen un valor seguro en términos de inversión-rentabilidad. Y usarlos con sabiduría para ampliar las perspectivas de negocio. Sin embargo DC ha demostrado en demasiadas ocasiones en los últimos años que no sabe qué demonios hace con sus franquicias y personajes ¿se acuerdan de la película de Nightwing? ¿La de Batgirl? ¿La de Flash?

Pero en cambio uno mira a Marvel y sabe que puede confiar en ellos. Un grupo que lleva desde los 90 dándole vueltas a hacer una película de su personaje más querido… Namor. Que dedicó la primera década de este siglo a meter pasta en personajes tan queridos por el público de los tebeos como Blade, el Motorista Fantasma o Hulk. Sin embargo, si hay un estudio que ha sabido sacarle miga a las franquicias que tiene bajo su control, esa es Sony, empeñada en sacar contra viento y marea proyectos tan estimulantes como la película de Morbius.

Sin embargo, yo creo que aún se le puede sacar más jugo a la cosa. Al fin y al cabo, haciendo abierto la duda razonable con Veneno y Morbius, la cuestión es, ¿qué personajes controla Sony? ¿Qué personajes abarca la Familia Arácnida?

Porque uno mira hacia atrás y el primer superhéroe que podemos sacar de las páginas del trepamuros es el Merodeador (para los de marketing Prowler). Su uso en la reciente película de animación y los rumores de que podría interpretarlo nada menos que Donald Glover parecen motivo suficiente como para empezar a pensar en una futura adaptación cinematográfica. El personaje además ha tenido no uno sino dos intentos de gozar de cabecera propia. Una en 1994 y otra en 2016. ¡Hay material para ignorar de sobra!

En los 70 debutarían varios héroes secundarios a cuál más memorable. El propio Morbius, que en 1992 conseguiría su primera serie propia, el Castigador, que llegaría a tener varias simultaneas, y la Gata Negra, cuya película Black & Silver debería estar al llegar, ¿no?

Hablando de dúos, en Peter Parker: The Spectacular Spider-man 64 harían aparición Capa y Puñal, que han tenido el honor de contar con dos temporadas televisivas antes de que les cancelen la serie.

Parece mentira que la explotación de los 80 hayan dejado personajes sin utilizar, pero en 1988 haría aparición en las páginas de Web of Spider-Man James Bourne, alias Solo. En 1994 el agente antiterrorista conseguiría serie propia, apadrinado en su primer número por el mismísimo cabeza de red. La excusa perfecta para que Sony reclame su derecho a darle peli.

Lo del apadrinar series ajenas es una cosa muy de Spider-man. En 1976 aparecería en el primer número de la cabecera dedicada a Howard el Pato, y un año después saldría también dando su apoyo al número uno de Ms. Marvel. En 1981 haría lo propio con la mutante disco Dazzler, cuya trama continuaba la contada en The Amazing Spider-Man 203. Por desgracia, todos estos personajes ya tienen peli y no parece probable que Sony pueda aprovechar. (Sí, Dazzler aparecía en la peli de Fenix Oscura).

En 1988 Spider-Man traería en su cabecera la creación de dos personajes. Por una parte está el ya adaptado Veneno. Pero por el otro tenemos a Bola Veloz, héroe adolescente simpático y bromista que Marvel decidió no aprovechar para introducir en su Civil War matando a un montón de niños, como en los tebeos. Gracias a esta dejadez, Sony tiene ahí la ventana abierta. Quién sabe, incluso forzando mucho la máquina se puede construir una película de los Nuevos Guerreros. ¿Os acordáis de los Nuevos Guerreros? Ellos tampoco.

Llegamos al fin a los 90 y a The Amazing Spider-Man 343, un número memorable del combo Michelinie-Larsen en el que el trepamuros hace equipo con Felicia para luchar contra el Camaleón, el Escorpión, Tarántula y ¡Las Mujeres Fatales! Qué grupo de villanas más recuperable hoy en día, en estos tiempos de ofendiditos y políticamente incorrectos. En este rompedor número haría aparición en este número también sería Cardiaco, superhéroe también en la zona gris de los derechos audiovisuales. Si lo quieres poner en dúo, también hace buena pareja con Vigilante Nocturno, aparecido en Web of Spider-Man 97.

Para los que no recuerden a Vigilante Nocturno (para los de marketing: Nightwatch), se trata de un homenaje de Marvel a la obra de TODD!, y por tanto, una oportunidad perfecta para Sony para hacer un 2 por 1 ahora que parece que la película reboot de Spawn está tan cerca de estrenarse como la película de Lobo. El personaje se ganó rápidamente el amor de los lectores, llegando a estrenar una serie propia de 12 números escrita nada más y nada menos que por Terry Kavanagh, el hombre que puede poner en su CV que puso la primera piedra de la Saga del Clon de Spider-Man.

En 1994 también obtendría serie propia, aunque mucho más breve, Anexo, un villano reconvertido a héroe que había debutado como rival del lanzarredes en el Annual de Amazing Spider-man del año anterior. Su breve recorrido no disuadió a los autores arácnidos de crear otro vigilante tecnológico violento y carismático llamado F.A.C.H.A.D.A. (F.A.C.A.D.E. para los de marketing) en las páginas de Web of Spiderman.

Si te suena el traje de F.A.C.H.A.D.A puede que sea porque en las páginas de Protector Letal habían salido unos meses antes el Jurado, un grupo de vigilantes que perseguían a Veneno y a Spider-Man por los crímenes cometidos por el primero, y que por supuesto, también harían su aparición en la colección arácnida principal para que Bagley tuviera la oportunidad de dibujarlos.

Que el Jurado suena para bingo en la tercera película de Veneno se da por sentado, pero eso no tiene por qué detener a los señores de Sony de prescindir de prometedoras franquicias como Anexo y F.A.C.H.A.D.A. para sus Universo Fílmico. Si busca algo más parecido al material original en los 90 aparecieron varios personajes en las páginas de Spider-Man que se pueden aprovechar. Y no me refiero a la SpiderWoman adolescente que se enrollaba con ese Peter Parker que estaba a punto de ser padre, algo que a Hollywood indudablemente le interesa.

Hablamos, por supuesto, de cierto grupo que estrenaría cabecera en 1998. lBasado en personajes creados en las páginas de Spiderman. Con capas, trajes robóticos, chupas de cuero, pelitos noventeros , trajes alienígenas,… Por supuesto, estoy pensando en la posibilidad de una película de los Slingers.

Tenemos un equipo joven, radical y noventero, ¿qué más quieres, Sony? ¿A qué estás esperando para soltar la pasta? Porque es o esto o NFL Superpro, que es del 91 y que para sacarle un trailer durante la Super Bowl la verdad es que lo tiene a huevo.

¡Esto es canon!

Sin embargo, el siglo XXI también ha sido generoso a la hora de darnos personajes desde las páginas de Spider-Man que pueden utilizarse para una película de Sony. En 2005, en Marvel Knights Spiderman 13 nos presentaban a Ethan Edwards, Virtud. Un señor periodista con gafas de la América rural que resultaba ser un alienígena con superpoderes como volar, superfuerza, invulnerabilidad… Quizá sea un personaje con pocas oportunidades para el público de hoy día, pero puede valer la pena. En 2007 conoceríamos a Jackpot. No recuerdo nada de su trama salvo que jugaban a que todos creyéramos que era Mary Jane Watson tras el Mefistazo, pero bueno, con arcos de personaje más endebles se han hecho películas de superhéroes.

Aún tendríamos tiempo de conocer a Lily Hollister, que brevemente ejercería como la superheroína Queen Cat, aunque probablemente más relevante es Espectro (Wraith para marketing), alias de la capitana de policía Yuri Watanabe, y con la que parte del público de Sony ya está familiarizada por su papel en la trama del juego de Play Station 4 (ojo, SPOILERS en el vídeo).

¡Todavía hay más! En 2012 tuvimos por las páginas de Amazing Spiderman a Alfa, que contó con una miniserie de 5 números con portadas de Humberto Ramos para que pareciera que tenía relación con lo que estaba contando Slott en Amazing aunque no tuviera nada que ver ni estuviera dibujando el interior. Y en 2019 y gracias a la cabecera de Miles Morales: Spiderman hemos conocidos a Starling, que está emparentada con el Buitre y que podría ganarle los garbanzos a Michael Keaton con otro cameo. ¡Nunca se sabe!

¡Son tantas las opciones! ¿A qué espera Sony para sacar un calendario con todos estos jugosos personajes? ¿Cuánto tiempo va a tardar Marvel en darle a estos personajes una nueva cabecera de 4 números para que Panini tenga algo con lo que rellenar las grapas? ¿Tendrán vínculos estas películas con la de los Seis Siniestros? Preguntas, preguntas… preguntas que quedarán sin respuesta de momento.

Cuando nadie te dice que pares

Ante cuestiones como las que indica el tuit con el que abrimos hoy, creo que hay bastantes cosas que podemos sacar a colación para rellenar hacer un post un día como hoy. Podemos debatir sobre lo mucho que se dijo que Keaton estaba poco menos que arrepentido de su papel como Batman y que por eso había accedido a protagonizar Birdman. Desde entonces, parece que va a aparecer en 3 Universos Fílmicos distintos… suponiendo que la película de Flash vaya a llevarse a cabo antes de que se jubile. Algo tan probable como el estreno de The New Mutants.

Pero precisamente hablando de esta película, no puedo evitar darme cuenta de la necesidad que tiene la industria de agarrarse a lo viejo. ¡Qué incapaces están los grandes estudios para ver las posibilidades de darle salida a nuevas ideas! Sí, vamos a hablar de los Seis Siniestros.

Bueno, o como le gusta decír ahora a los de marketing, “Sinister Six”. Una cantinela que viene de tan largo que casi parece como de otro tiempo, pero que se aviva cada vez que Sony revela que tiene en desarrollo “una nueva película del Universo Spiderman” o para cualquier pequeño guiño en alguna producción a algo que pueda interpretarse como una continuidad entre películas. Vamos, como con el DCEU, pero al revés.

Sin embargo, no podemos decir que esto sea una cosa que solo pasa en las películas. Los Seis Siniestros tienen una larga estela, ya en la publicación impresa, de gente que no sabe cuándo soltar. Creado para el primer Annual de The Amazing Spider-Man, el grupo no pasaba de ser un All-Star de los villanos más destacados creados por Lee y Ditko durante los primeros números del trepamuros. Ni había mucho donde elegir ni la cosa necesitaba una excusa demasiado buena. De hecho, en el cómic no llegamos siquiera a ver un combate del héroe contra el sexteto completo. Solo salen juntos al principio o en esta escena que inspiró después a Ibáñez para hacer Mortadelo y Filemón contra el «Gang» del «Chicharrón».

La idea se queda ahí (tampoco daba para mucho más, dado que son personajes sin ningún propósito común real) y apenas tiene recorrido. Cuando DeFalco monta un nuevo grupo de villanos aliados contra el trepamuros, crea al Sindicato Siniestro, con personajes con unos intereses y motivaciones más similares y, sobre todo, menos entidad propia, lo que hacía que tuviera más sentido reunirlos para crear una cierta amenaza.

Todo va bien para los Seis Siniestros hasta que Michelinie decide revivirlo en los 90, para The Amazing Spider-man 334. ¡Prácticamente 26 años después de la primera aparición del grupo! Es esta agrupación, que dura la friolera de 4 números, la que reivindica el nombre del grupo y le recuerda a Marvel que tenía ahí esa carta guardada. Erik Larsen no se puede resistir, y cuando le dejan al cargo de la cabecera de Spider-Man, tras la marcha de TODD!, decide traer de vuelta al grupo, esta vez decididos a vengarse no del trepamuros sino del Dr. Octopus.

Esto demostraría que el grupo podía reciclarse si se tenía la suficiente cara dura, falta de ideas o ganas de intentar algo nuevo. Tanto es así que para la Segunda Temporada de la serie de dibujos animados de Spiderman (1995) aparecen, renombrados como The Insidious Six.

Pero también en el 95 aparecería en la colección de Spiderman Unlimited escritos por Tom Lyle, un experto en eso de tener pocas ideas y la cara un poco dura. En este caso, tras la muerte por automedicación de plomo de Kraven, que el Hombre de Arena se uniera a los Vengadores y el asesinato de Octopus a manos de Kayne, los tres miembros originales restantes (más el Duende, que había fichado en el cómic de Michelinie) deciden unir fuerzas con el Escarabajo y el Conmocionador (recliclando fichajes del Sindicato Siniestro) y a Scorpia, un claro caso de diversidad forzada introducida por los malvados SJW de Soros.

A estas alturas los Seis (o siete) Siniestros son más un grupo de apoyo de villanos enemistados con otros villanos que una formación destinada a eliminar a Spiderman, algo que volverá a resonar cuando a finales de los 90 Howard Mackie y Byrne reunan de nuevo al grupo para ir contra un renacido Doctor Octopus. Mackie decide ignorar la aparición anterior del grupo,descartar a las nuevas inclusiones (incluyendo al Duende, que es sustituido por Kraven, pero esta vez el hijo) y poner como sexto miembro a Veneno. No, la cosa no tenía mucho sentido.

Es decir, recopilando, que de aparecer una vez en 1964 y no volver a ser mencionados en 25 años, en apenas 10 años tuvimos 4 apariciones del grupo, en distintas encarnaciones. Bueno, muchos os dirán que es que los cómics de los 90 tenían estas cosas y que bajó de los cielos Joe Quesada y desfació todos los entuertos. Y por supuesto, os estarían mintiendo.

En 2005 Mark Millar está escribiendo Spider-Man Marvel Knights en un proceso de cambio de cara radical para varios de los personajes del plantel de villanos de Spiderman. Continuando con lo establecido por Bendis en The Pulse y Jenkins en Spectacular Spiderman, Millar nos trae una historia que culmina con la aparición de unos ¡12 Siniestros! reunidos por Norman Osborn. ¿Qué sentido tiene que Norman retome y reivindique el nombre de un grupo de villanos del que nunca formó parte y que de hecho le excluyó en todas y cada una de sus formaciones? Bueno, pues que MOLA. Y si MARK! ve que mola, él lo pone.

Aquí ya tenemos un poco de despiporre. Tenemos a la mitad del Sindicato Siniestro (Boomerang, Conmocionador, Hydroman), a medio equipo original y a unos cuantos que no tengo muy claro qué pintan ahí y que creo que solo están porque Millar no se sabe 12 villanos de Spiderman. La broma no llega para mucho más.

Slott reciclaría el concepto unos pocos años después como forma de reintroducir a villanos clásicos y poner a Otto de nuevo como líder del grupo y eje central de la villanía arácnida, en preparación de sus planes Superiores. Probablemente hablamos del único caso, desde 1990, en el que los objetivos del equipo se mantienen fieles a los originales del Annual 1. Y por supuesto, la primera vez desde entonces que el líder del grupo es Octavius. Igual tiene algo que ver.

De modo que cuando uno se pregunta qué lleva a Michael Keaton a presentarse como Batman para una película de Flash después de haber parodiado las películas de superhéroes en Birdman, haberse reinventado como villano en Spiderman Homecoming y hacer un cameo de cara a un nuevo universo cinematográfico en Morbius… Yo no puedo dejar de pensar en qué llevó a Adrian Toomes, el Buitre, a unirse a 7 formaciones distintas de los 6 Siniestros, incluyendo varias en cuyo objetivo era liquidar a otros miembros de anteriores equipos con los que volvería a asociarse más adelante. Y entonces me doy cuenta de que Keaton es un puñetero actor de método, y lleva metido en el personaje del Buitre desde hace años. ¡Qué tipo!

Ampliando la pila de lectura

Una de esas cosas de las que uno no debería estar orgulloso es de haberse leído prácticamente cualquier tebeo con el nombre de Spiderman en la portada publicado en 60 años de (irregular es poco) historia editorial del personaje. Por eso, cuando de pronto aparece algo de material que no conocía, siempre estoy abierto a caminar más aún en esa senda maldita que es leerte todo lo que hay de tu personaje preferido para constatar que… bueno, que igual no hay TANTAS cosas interesantes que decir con él. El otro día mi querido @ximicomix me advertía en Twitter de la existencia de dos números especiales, un crossover único entre el trepamuros y… Backlash.

Creado del genio creativo de Jim Lee y Brett Booth, Blacklash es uno de los personajes fundacionales del universo Wildstorm. Mitad atlante, mitad alienígena, ninja, mutante, espía, veterano de la II Guerra Mundial, el personaje lo tenía todo para triunfar, igual que todos los demás personajes de la prometedora editorial. Además de todo esto, tenía el poder de tejer redes psíquicas que le permitían atrapar enemigos y balancearse por los tejados, por lo que en algún momento de 1996 alguien decidió que era el candidato perfecto para cruzarse en el camino de Spider-man.

En aquel momento, casualmente, Spiderman estaba pasando por unas horas complicadas. Peter Parker era padre y el manto lo había tomado Ben Reilly, que todavía en aquel entonces creía que era el Spiderman original, mientras que el Peter retirado era el clon. De modo que aunque Spiderman tuviera muchos años de historia editorial, el personaje estaba casi nuevo, estrenando uniforme, sin personalidad ni carisma como para eclipsar a un recién llegado. Si hubo una situación perfecta para que editoriales jóvenes cruzasen a sus personajes con Spiderman sin miedo a que este les robase el protagonismo, no hubo un momento como 1996.

El trabajo de escribir esta obra magna quedó en manos de Brett Booth, dibujante y co-guionista habitual de la colección del propio Backlash. Aunque ninguno de sus alumnos llegó a los niveles de genialidad del maestro JIM!, debo admitir que el trabajo de Booth a los lápices es bastante GENIAL.

Aquí los tenéis, luchando contra los dos enemigos designados para este crossover. Al de la izquierda ya lo conocemos, era inevitable que en aquellos años apareciera Veneno, haciendo muchas menciones al tema de los simbiontes y a Matanza, su vástago asesino. A la derecha, al villano de Wildstorm escogido. ¿Qué? ¿Que os suena de algo? Por supuesto, es Pike, de Wildstorm.

¿Cómo? ¿Que se parece a otro personaje? No sé de qué me estáis hablando. No tiene nada que ver con ningún otro mercenario creado en los 90. Y la prueba está en que Pike…

…tiene pies.

Para completar este elenco de lujo tenemos a Taboo, una pelirroja poseída por un simbionte vampírico que lanza descargas de energía y es la exnovia de Pike. Y Veneno cree que es un nuevo producto de la reproducción alienígena de su propio simbionte. Y, bueno, se pasa toda la pelea final sin dar señas de vida. No se la podría intercambiar por una lámpara sexy con un simbionte vampírico porque el concepto de lámpara sexy y Kelly Sue DeConnick, igual que el resto de mujeres que hacen tebeos de superhéroes, aún no se habían inventado en 1996.

¿Qué os puedo decir sobre este tebeo? Puro 1996. ¿He comentado ya lo GENIAL que es Brett Booth?

Pues dado que dibujar todas estas páginas es indudablemente un esfuerzo ingrato, el bueno de Brett contó con apoyo para los guiones. El guionista Sean Ruffner se encargaría de apoyar la prosa que debía dar forma al carismático encuentro entre estos personajes. Si no os suena el nombre de Ruffner, os confieso que a mí tampoco. Buscando en Google apenas me aparecen sus trabajos en Image, tanto en Backlash como en la breve cabecera The Kindred, donde junto con otros cuatro guionistas escribiría 4 trepidantes números antes de su cancelación.

¡Ahí está en la portada del primer número, compartiendo créditos con el mismísimo Jim Lee! Como véis, en esta también sale Backlash. El otro no es Pike, no. Es otro personaje de Widlstorm totalmente original y CREADO POR LOS AUTORES llamado Grifter. 

Volviendo a Ruffner, se trata de un autor tan desconocido que no pude resisitirme, y tras acabar este crossover fuí a leer la única pieza de Marvel que encontré acreditada a él aparte de estos dos números de Backlash/Spiderman.

¡Team X 2000! ¿Dónde has estado todo este tiempo? Además dibujado por Kevin Lau, al que seguro que los más avezados recuerdan por su estilo amerimanga en su brevísima etapa de Puño de Hierro en 2004.

Sin embargo, el pesado velo de Quesada y los 2000 empañaron en esta obra el talento natural para la GENIALIDAD de KEVIN! mostrado en Team X 2000 en toda su gloria.

En fin, un número único que en pleno 1999 nos daba todo lo que el ávido lector de los 90 deseaba y ansiaba de un buen tebeo mutante.

¡Cable! ¡Songbird! ¡Bishop! ¡Lobezno Ciborg del futuro! ¡El Doctor Muerte! Los 90 más puros y duros de todos los tiempos. No se puede negar la influencia de los maestros a través de estas páginas. De modo que doy gracias por haberte encontrado, Kevin Lau. Y a ti, Sean Ruffner. Y por supuesto, a ti Brett Booth. ¡Gracias a todos por hacer los tebeos que sí que vale la pena leer!

Tuiteos de un abril confinado

Reciclando materiales digitales se asegura el futuro del planeta por partida doble