Los tebeos son los ríos

El otro día me leí Heroes Reborn. La nueva. La de Jason Aaron. En esta nueva década en la que, como en todas, se empiezan a añorar las cosas que leías cuando todavía podías tomar hiperprocesados sin sentirte mal durante una semana, parece que todo regresa. Aunque es verdad que Marvel lleva tan puesto el acelerador que a veces parece como que nunca se ha ido.

Por ejemplo, oficialmente Kaine Parker, el malogrado clon de Spider-man, murió oficialmente en Spectacular Spider-man 227, publicado en 1995. Sin embargo, el personaje era demasiado popular, se le dió un pequeño arco de redención y siguió apareciendo durante los 3 años siguientes, dispuesto a vengarse de Norman Osborn por haber estado detrás de todo el asunto de los clones. La cosa se quedó en unos pocos ganchos pero nadie se animó a continuar aquello y como por el 98 ya se dejó de hablar de él.

Hasta que llegó 2009, y es que 11 años después, Marc Guggenheim decidió que no debía olvidarse de ello, de modo que decidió traer de vuelta a Kaine en Amazing Spider-man 609, todo a cuenta de un viejo asunto pendiente de Ben Reilly, claro.

Ah, Ben había muerto en 1996, al final del arco Revelations que ponía punto final al asunto de los clones. Desde entonces había aparecido escasamente en algún flashback breve o alguna mención peregrina, pero su regreso en forma de flashback con arco relevante en 2009 era algo distinto. Guggenheim había abierto la veda. Al final del arco de tres números, Kaine escapaba… para ser convertido poco después en un monstruo arácnido por el Chacal.

Ah, sí, el Chacal también había regresado. Realmente nunca murió, o algo así, sino que había sido un clon suyo… en fin, el viejo truco de los clones, los Muertebots y los replicantes de Thanos, ya sabéis. De hecho, que Miles Warren estaba vivo lo llevábamos sabiendo desde 2006, cuando había aparecido con una nueva identidad villanesca en la miniserie Daredevil vs Punisher de David Lapham. Sin embargo, como en aquella época los guiones de Spidey estaban en manos de JMS, enredados en aquella cosa llamada El Otro, pues el tema quedó bastante en el aire durante años.

A finales de 2009, como decíamos, Kaine y el Chacal aparecerían en el evento Spider-Island de Dan Slott. ¿Hasta qué punto la reaparición de Kaine en 2009 por Guggenheim y la resurrección del personaje por DeMatteis (viejo conocido) fueran decisiones tomadas pensando en su papel en este evento dos años después? Supongo que nunca lo sabremos. El caso es que al final de Spider-Island Kaine se recupera de la enfermedad degenerativa que llevaba matándolo ya más de 13 años de publicaciones, y se convierte en la nueva Araña Escarlata.

Por supuesto, el Chacal seguía en danza, y el siguiente paso de Miles Warren era, lógicamente, revivir a Ben Reilly, que estaba tan a gusto muerto 20 años (que en términos de Marvel, es muchísimo). Ben acabaría tomando la identidad de Chacal en el evento Dead No More: The Clone Conspiracy (publicado en 2016), en el que clonaba y “revivía” a todas las personas muertas alrededor de Spider-Man durante todos estos años. Dan Slott preparaba aquí uno de los golpes más duros a la moral del trepamuros de su larga etapa en Amazing Spider-Man.

Al final del evento, Ben Reilly y Miles Warren luchan a muerte, aparentemente venciendo el clon de Peter, que retomaría su labor como, de nuevo, la Araña Escarlata. Por supuesto, a Kaine, que todavía ostentaba dicho título, la cosa no le hace gracia, lo que les llevó a un enfrentamiento en la serie Ben Reilly: Scarlet Spider dibujada por Mark Bagley en 2017, que siempre se queja de que no le dejan dibujar a Spider-Man pero que probablemente es la persona que más Ben Reillys y más Kaine ha dibujado jamás. La serie es un auténtico sindios que incluye clones,  resurrecciones, Mephistos y todas esas cosas por las que Spider-Man es bien recordado y reconocido. Desde entonces, ambos clones han seguido saliendo de cuando en cuando, ambos como sus respectivas versiones de la Araña Escarlata.

Lucha a muerte por ser los favoritos de nadie.

Mientras tanto, Miles Warren se pega un viaje interdimensional (¡por supuesto que no está muerto!) para intentar ligar con la Gwen Stacy de Tierra 35, también conocida como Ghost Spider (o Spider-Gwen, si sigues siendo un básico). Esto ya es cosa de 2019, en la miniserie del personaje arácnido.

Ahora sabemos que a finales de este 2021 Nick Spencer deja su etapa al frente de la cabecera arácnida, siendo sustituido por un grupo de guionistas que van a llevar a cabo el evento Spiderman Beyond. ¿Y en qué consiste la cosa? Pues aunque aún no sabemos mucho, sí sabemos que el bueno de Peter dejará (temporalmente, asumimos) el traje de telarañas. ¿Quién será su sucesor? Pues Ben Reilly, nada menos. No es una cosa que ya haya pasado, o que vaya a volver a pasar. Aún no sabemos qué papel jugarán Kaine o Miles Warren en todo el asunto, aunque podemos imaginar que no permanecerán al margen.

Con todo esto quiero decir que a veces parece que las cosas se mueven por ciclos. Que cada 20 o 30 años toca reivindicar lo anterior. Pero la vida a veces no es como el Guadiana y a diferencia de los tebeos de la DC actual, tiene continuidad. Desde mediados de los 90 hasta aquí, pequeñas semillas han ido dando frutos que nos han traído hasta este momento. Y si algo podemos aprender de la Heroes Reborn de Jason Aaron es que siempre podría ser peor.

No he querido entrar en que ya hemos tenido una saga del clon este año con Miles Morales. Libre de chacales.

Entre comunicado y comunicado, junio ya ha pasado

Una selección no exhaustiva (ejque eran muchos) de los tuits de ese junio que vivimos peligrosamente

Hoy la D es de NICK!

Soy un defensor de causas perdidas. Por eso, y solo por eso, escribo en ADLO! (¿amiguismo? ¿Necesidad acuciante de redactores? No sé de que me habla). El caso es que a mí la etapa de Spencer en Spider-Man me gusta. Sé que no es una opinión popular. Nunca lo es. Quiero decir, que yo empecé a leer a Spidey en la época en que guionizaban Michelinie y DeMatteis, luego DeFalco y demás. Bueno, a nadie le gustó mucho, y con el paso del tiempo casi todos los que gozaron aquellos tiempos bajan la mirada y disimulan. Como con el franquismo en la Transición. Ya llegará el momento de reivindicarlo y le volverá a gustar a todo el mundo. Como el franquismo y ahora.

Tras un breve receso leyendo al trepamuros volví cuando escribía… Straczynski. Que hubo un momento en el que mucha gente estaba muy contenta, sobre todo porque le dibujaba Romita Jr antes de que la edad le pasase factura del todo a su estilo (o cuando Scott Hanna todavía le arreglaba las pifias con el entintado). Pero claro, luego se fue Romita, JMS demostró que no tenía un buen plan ni lo iba a volver a tener… Y de pronto dejó de ser tan popular. Por suerte, porque tampoco es que fuera la gran cosa, y había gente haciendo cosas mucho mejores en las series secundarias. Imagina que Paul Jenkins hubiera podido hacer un poco más con Spectacular Spider-Man. Pero en su camino se cruzó Bendis con su Vengadores Desunidos, y luego alguien decidió que queríamos más tebeos sobre la hija secreta de Gwen Stacy y Norman… Bueno, el caso es que cuando JMS se fue hubo un cierto respiro.

Luego llegaron los equipos creativos del Brand New Day. Bueno, a ver. Recuerdo que nos vendieron que eran los mejores equipos creativos nunca vistos. Ahora comparas aquellos desastres con, por ejemplo, los equipos reunidos alrededor de Hickman para lanzar el reboot mutante y se te cae un poco el alma a los pies. Pero la gran diferencia es que en los mutantes está Hickman haciendo un poco de guía. Aquí no había nadie al volante, hasta que alguien cogió las riendas. Ese alguien fue Dan Slott.

La etapa de Slott no ha estado desprovista de polémicas. Aunque al final de sus años al frente de Amazing parecía indiscutible, le hizo falta casi una década para lograr acallar las voces que aseguraban que estaba destruyendo el personaje (aún siguen ladrando unos pocos, claro). Ay, qué bien lo pasamos durante Superior Spider-Man leyendo los foros de fans. En fin.

El caso es que Spider-Man no suele tener buenas consideraciones mientras una etapa está “en curso”. Ni inmediatamente después. Sorprende bastante que para ser el personaje más popular, prolíficamente editado y representativo de la editorial, cuando llega el momento de hacer una recopilación de sus mejores momentos… casi no hay nada que brille. Nada con lustre. Todas sus etapas tienen mala fama. Que si Stern y DeFalco en los 80 daban demasiado la turra con la identidad del Duende, que si Gerry Conway era demasiado tebeo pulp juvenil,… El caso es que parece que nunca podrá haber una etapa que sea La Etapa después de la parte de Stan Lee… sobre la que también hay una considerable pugna sobre si los guiones buenos son lo que hizo sin acreditar Ditko o los que hizo sin acreditar Romita.

Supongo que es más fácil escoger el mejor disco de los Who o los Rolling que de los Beatles, porque lo que tiene ser el mejor es que a todo el mundo le parece que deberías haberlo hecho un poquito más mejor todavía. Estas cosas no les pasan a los Lobezno ni a los Iron Man.

El caso es que, como decía, soy un gran defensor de las causas perdidas. Y Spencer, con todas sus cosas, ha sido capaz de glosar un montón de las mayores GENIALIDADES! del personaje. Como por ejemplo… ¡Clones!

¡Refritos de La Última Cacería!

Versiones femeninas de personajes señores. ¡Carolyn Trainer y Scorpia!

¡Simbiontes asesinos!

¡Spiderman 2099!

¡Trajes “modernos” más feos que ni sé! ¡Revelaciones sobre la identidad del gran villano detrás de todo! ¡Bailes de dibujantes! ¡Con Bagley! ¡Más tebeos arácnidos al mes de los que ningún lector puede soportar! ¡Vivan los 90! ¡Viva Spider-Man!

¡KCIN AVIV!

Hay más de una forma de hacer las cosas

Peter Parker bajo la influencia del traje simbionte según Chip Zdarsky y Pasqual Ferry en Spider-Man: The Spider’s Shadow 2 (2021)

Peter Parker bajo la influencia del traje simbionte según Sam Raimi y Tobey Maguire en Spider-Man 3 (2007)

Para mí que va a ser…
Homenaje
Taquiones
La escena de la peli es mejor
La escena del tebeo es peor
Created with Poll Maker

La ropa interior de Spiderman: Milgrom vs. BENDIS!

Según Al Milgrom (Peter Parker: Spider-Man 73, 1982) Peter Parker lleva calzoncillos debajo de su uniforme de Spiderman

Pero según desvela BENDIS! (New Avengers 5, 2005) Peter no lleva nada debajo de su uniforme arácnido por motivos estéticos

¿Quién tiene razón?
Milgrom: Peter Parker usa ropa interior siempre
BENDIS!: Peter Parker va en plan comando
Los dos: de jovecito llevaba pero luego dejó de hacerlo
¡Oigan, este posteo es pura pornografía!
Created with PollMaker

Tuiteos de del segundo marzo pandémico

Probablemente ya los hayas visto, pero seguramente ya los habías olvidado

¡Me cago en la leche, merchandising!

El del merchandising de tebeos de pijameros es una madriguera de conejo en la que más le vale al incauto no caer so pena de acabar perdido cual Alicia en una tierra de bizarras e incesantes visiones. Todos recordamos (tras intentar inútilmente olvidar) la clásica pistola de agua de Batman.

Pero la pluscuamperfecta demencialidad de este artefacto no debe cegarnos al hecho de que los escaparates de las tiendas de juguetes viejunas vieron objetos que rivalizan con el en horripiliante inquietud.

Como los patines hechos con piel de Hulk.

Estos tiempos modernos de películas han traido un incremento de la oferta merchandisera, incrementando así las posibilidades de lucimiento de los diseñadores. Pero, qué quereis que os diga, no es lo mismo.

Lejos de mi intención restarle mérito al creador del Spider-Man que se restriega contra el cepillo con la impúdica lascivia de una stripper de Las vegas. Ni mucho menos a las mentes tras esos otros visionarios conceptos que ya hemos celebrado en estás páginas.

Porque ni los Vengaconsoladores…

…ni la Baticueva para hamsters…

…ni el Hugo Strange intentando hacerse pasar por Stan Lee carecen de enloquecedor impacto. El problema no es que no haya talento en la actualidad, es que nunca llegará a igualar el de la época que parió los posters troquelados articulados. Esa invención que permitia a los niños recrear las divertidas aventuras de Superman y Batman…

…para risilla nerviosa de Wonder Woman y pasmo absoluto de Spider-Man.

Y hablando de nuestro Amistoso Vecino, si hay un juguete total y absolutamente errado no me cabe la menor duda de que es el aparato de ejercicios Muscle Meter de Spider-Man. Es imposible concebir un objeto en el que oferta y demanda choquen de manera más catastrófica. Y no es sólo que los diseñadores de los 70, completamente ignorantes sobre el público lector de las aventuras arácnidas, pensara que disfrutarían de un artefacto que marcara sus grados de progreso con palabras que oian todos los dias en el patio del colegio como «flojucho» o «nenaza»…

…es que pensaran que necesitaban ejercicio extra de fuerza manual.

(¿veis, chicos? he logrado escribir un post entero sobre merchandising superheroico sin mencionar a Wonder Woman haciendo la tijera)

UPS…

Instagrameos del invierno de la tercera ola

Sí, hoy toca reposiciones. Para material nuevo, volved ayer. O cualquier otro día anterior de esta semana

Non-Stop Nineties

La semana pasada vio la luz Non-Stop Spider-Man, la nueva cabecera con la que Marvel pretende captar al público del trepamuros que no esté disfrutando de los extensos arcos de Spencer y prefiera una dosis de adrenalina arácnida rápida. Así lo promete el título de la serie, y también todo el marketing al respecto. Hemos podido deleitarnos así con una apuesta atrevida e inusual dentro del actual panorama Marvelita, que sin embargo, al ojo avezado no le habrá resultado del todo novedosa. Y es que Non-Stop bebe de unas fuentes que los aficionados a lo GENIAL! pueden reconocer con facilidad.

El cómic intenta apurar todo el potencial expresivo de las composiciones de página de Bachalo, llevando hasta el extremo los paneles diagonales, la cuadrícula inclinada y el dibujo a sangre. Elementos que ya habían usado otros autores como Neal Adams, pero cuyo uso se popularizó e hizo más patente a partir de los últimos 80, precisamente con un autor que dibujaba a Spidey…

El Amazing Spider-man de TODD! comienza tímidamente en el 88 a jugar con las viñetas inclinadas y las composiciones de página con viñetas que se superponen. La apuesta por riesgos compositivos cada vez mayores continuó durante toda su etapa en Amazing, dando cada vez pasos más y más atrevidos.

TODD! no solo jugaba con la inclinación de las viñetas, también con la de los cuadros de texto de las viñetas y la superposición de elementos, algo que llevará al extremo de su experimentación a la siguiente cabecera arácnida, Spider-Man.

Ante las malas lenguas que no entienden EL PERIODISMO aclaramos que esta página la firma ERIK! pero a través de él sin duda se expresa TODD! Que hay que explicarlo todo.

Sabemos que TODD! no es el único artista poniendo las convenciones narrativas del mercado mainstream contra las cuerdas en la Marvel de los primeros 90. También teníamos a JIM! haciendo lo propio en los mutantes. Incluso a un nivel aún más avanzado y atrevido.

Y sin embargo, todos sabemos que Jim Lee es un clasicista en comparación con nuestro adorado ROB! que en aquel entonces se prodigaba en Marvel reutilizando recursos clásicos y al mismo tiempo subvirtiendo los cánones establecidos. Aunque ya en los últimos números de New Mutants con Simonson se va dejando ver ese espíritu indómito, es a partir de la marcha de la guionista, con ROB! como narrador, donde esa faceta infravalorada del artista se pone a todo gas.

Estos artistas abrieron las ventanas de la industria y dejaron entrar recursos narrativos que no habían inventado ellos, pero que indudablemente ayudaron a popularizar. Las splash pages y las dobles (o spread-pages), ya empleadas por Kirby en los años 40, se convierten en un elemento protagonista que ha llegado hasta nuestros días, y del que Non-Stop Spider-Man se nutre para regalarnos imágenes impactantes. Cierto que Bachalo juega con la falsa ilusión de que continuidad de una página a otra, engañando al ojo del lector para proveer de mayor dinamismo a todo.

Vemos también en estos ejemplos un elemento recurrente, y es el uso de las onomatopeyas como elementos narrativos, no solo del sonido, sino también del movimiento. Los rótulos sonoros sirven así también de líneas cinéticas que nos dirigen el sentido de la acción e impactan, no solo a nivel de composición, sino en un sentido mayor. Algo que también utiliza la nueva cabecera arácnida.

Nuevamente, este recurso no es completamente novedoso, se puede rastrear en la obra de Will Eisner y en la tradición del manga japonés, en el que muchos de estos recursos ya eran habituales. Pero son autores como ROB! los que les dan mayor visibilidad en la pujante industria de los superhéroes de los 90, haciéndolos llegar hasta nuestros días.

En este repaso por las influencias de Non-Stop Spider-Man es obligatorio mencionar a Frank Miller. FRANK! no deja de ser uno de los grandes pioneros en el estudio de formas alternativas de narrar en el cómic, bebiendo precisamente de las fuentes anteriormente mencionadas. Su uso del movimiento, el espacio negativo y las onomatopeyas es indiscutiblemente una inspiración. Pero además, él ya hizo una muestra magistral de crear un cómic movido ciegamente por lo cinético, en una apuesta de dinamismo desaforado. Hablo, claro, de Hard Boiled, ilustrado brillantemente Geof Darrow.

Habría que citar a muchos otros artistas, por supuesto. Es indiscutible la influencia de Miller en la obra de Bachalo, pero también hay que destacar la impronta que dejó sobre él su participación en Sandman. La obra de Neil Gaiman es otro ejemplo deslumbrante de la ruptura con la encorsetada narrativa mainstream, y la vulneración de todos los límites conocidos sobre composición de página existentes en la industria de los superhéroes. Bachalo entró en Marvel como una de las jóvenes promesas tras la salida de los autores de Image y rápidamente ocupó un destino GENIAL! dentro de la franquicia mutante, con el aún más GENIAL! Scott Lobdell a los guiones. Generation X recogía el testigo de los New Mutants liefeldianos pero con la ágil pluma de Bachalo.

Es bajo la batuta de Lobdell que comienza a perfilarse el dibujante que todos conocemos. Los mimbres ya se encontraban allí, pero es cuando su estilo de horror vacui y su pasión por la composición a página completa por encima de la reducción a la viñeta se definen en algo sólido. El barroquismo de Bachalo suele asociarse con la labor de Sam Kieth, que en 1993 ya se encontraba en el bando de LOS BUENOS, dibujando The Maxx para Image Cómics.

Y es que un buen dibujante, un gran narrador secuencial, tiene valor en tanto al material literario con el que trabaja. En el caso de Joe Kelly, estamos hablando de alguien adecuado para el trabajo de Non-Stop Spider-Man. No es casualidad que el primer trabajo popular del guionista para Marvel fuera precisamente al cargo de Deadpool y después la cabecera X-Men (con nuestro Carlos Pacheco). Es cierto que en 1997 Marvel ya se encontraba haciendo marcha atrás de todo lo avanzado por los artistas de los 90, pero aún pudo dar rienda suelta a una gran cantidad de experimentación con herramientas traídas por el underground, el cómic de autor y los creadores de Image.

Dos autores que comenzaron su carrera en Marvel bajo la sombra de los más GENIALES! y que aprovechan en este nuevo título arácnido la multitud de recursos dispuestos por nuestros ellos. Páginas a sangre, esquemas eclécticos, uso creativo de los recursos del cómic para dotarlo todo de mayor dinamismo y expresividad y algunos elementos que detallan esas influencias, como esas redes retorcidas y barrocas que dibuja Bachalo y que nos recuerdan inevitablemente a McFarlane y Larsen, o la presencia de grandes pistolones…

… espadas y chaquetas de cuero por encima de los uniformes…

…y peculiares composiciones finales prometiendo más y mejor.

Vistas las evidencias no queda otra que agradecer a Marvel que esté tomando buena nota de todo lo brillante de esa década explosiva y bombástica que tanto amamos. Y es que indudablemente, los 90 han vuelto. Bienvenidos sean.

Los inevitables tuits de febrero

También conocido como el decimocuarto mes de 2020