Suspenso en credulidad

Las cosas que ocurren en los cómics, ¿cómo tomárnoslas en serio si ellos mismos parecen muy lejos de poder hacerlo? Pensemos en figuras como la de… yo qué sé… alguien al azar… sí, totalmente al azar…

Lex Luthor.

Lex Luthor es un señor que, antes de aquello de Smallville de que todo el mundo entrase en su mansión y no le dejaran tomarse tranquilo el café, o lo de la película esa en la que lleva unos pelos raros y ha inventado CaraAmigo. Uno de esos. Bueno, antes de eso, decía, cuando era un personaje en los cómics, tenía toda una serie de maldades a sus espaldas. En serio, hizo de todo. En Tierra 1 y en Tierra 2. No había crimen lo suficientemente grande. O pequeño.

lexluthorcakes

Así que toda una vida de maldades más o menos públicas, varios planes megalómanos y algún traje artificial después, más un cambio de universos y, por supuesto, los tradicionales juegos florales con la continuidad y todo aquello que, en fin, acaba siguiendo una lógica que pasa por, en breve, un avanzado cáncer porque cosas, clonación de su cuerpo, paso a un cuerpo más joven -con pelo- -y barba-

luthorclone32-e1427672047985

-seduciendo al clon de Supergirl por el camino- -pero mejor no entremos en eso de nuevo- que cuando empezó a degradarse porque los clones siempre se degradan -y pierden el pelo, claro- le sirvió para acabar atrapado en su propio cuerpo clónico del que solo pudo salir gracias a un pacto con el diablo.

En serio y literalmente. El demonio Neron le ofreció recuperar su juventud -un decir- -no incluía su pelo- y sus actos a cambio de su alma. O algo. En realidad uno no debería fiarse demasiado de Neron, estamos hablando del tipo que le ofreció a Batman comprar su alma a cambio de que Jason Todd estuviera vivo, algo que él jamás hubiera aceptado, por supuesto. Pero Lex es Lex. Y había tenido unos ’90s complicados como hemos visto.
luthorclone51 luthorclone52

Por supuesto uno podría pensar que todo esto no era más que una excusa para traer de nuevo al Luthor de siempre y, de paso, encontrar una forma de arreglar su imagen pública.

Porque todo y cualquier cosa que hubiera hecho Lex Luthor pasó a ser culpa del clon. Sí, ese que estaba deteriorado y blablabla… Mientras tanto el ‘auténtico’ Lex estaba escondido y no había sido culpable de nada. Daba igual que le sacaran libros no-autorizados como este:

lex2

¿Quién iba a creer que alguien con tanto dinero permitiera un libro con semejante portada?

Pero lo mejor de todo es que todo esto de pactar con el diablo, del peinado, de su notoriedad pública, ¡TODO!… iba dirigido a una sola causa.

lex2000

¡Ja! Qué ridículo. ¿Cómo esperaba realmente alguien en DC que creyéramos que podía acabar siendo presidente alguien como él? Con todo ese pasado, con tanta facilidad para echarle los errores a los demás, ¡pactando con el diablo! ¡BAH!

Además, todos sabemos que no acabaría la legislatura, que seguro que antes de eso -y aunque haya tenido oportunidad de meter Nuestros Mundos En Guerra– acabaría perdiendo la cabeza y volviendo a las andadas como si un mal guionista estuviera por medio.

6-1

Así que no me pidáis que intente creerme en absoluto que alguien como él podría llegar al poder en USA. ¡JAMÁS! No se me ocurre ningún tipo de tragedias consecutivas que se hubieran tenido que dar para que eso acabara pasando.

descarga

Y por eso sé que lo único por lo que tengo que preocuparme es porque alguien pudiera haber llegado a pensar que algo así podría suceder.

¡CRÉDULOS!

Observaciones con Otro Nombre: 16 de Septiembre de 2004

Los amores de Clark

 

Tras tres días un poco densos (al menos para el que esto escribe) vamos a relajar un poco en tono con un pequeño divertimento.

smallville1.jpgEsta chica parece mona. Todo el mundo piensa que lo es, lo que de verdad le pasa es que tiene una cara rara que le va perfectamente a su personalidad. Es boba, no se puede confiar en ella y hace juicios de valor a la mínima amén de cambiar de opinión a cada capítulo. De todas maneras, a nadie le importa, a todo el mundo le da pena y siempre la perdonan haga la estupidez que haga, que son muchas. En definitiva, es una persona insoportable.

Huir de ella a toda costa. No se entiende que ve Clark en ella (será también cuestión de pena), ya que incluso a la hora de tener el primer calentón lo tiene con otra profesora más interesante.

smallville2.jpgEsta chica es un poco fea. Aunque tiene su punto. Es inteligente, inquisitiva, habladora, graciosa, tiene montón de cosas interesantes que decir. En definitiva, ésta es la novia que te echarías. Que sí, que la otra está más buena, pero abre la boca y se acaba todo el encanto. Clark debería estar con ella, pero sus hormonas adolescentes le ciegan, porque cuando aparezca Lois que es igual que Cloe pero en tía buena, pues ya veréis como le tira más.

smallville3.jpgEste chico le resulta atractivo a muchas mujeres. Debe ser un asunto capilar, porque con pelo no le gusta a nadie. Es inteligente, maquiavélico, traicionero, arrogante, manipulador… en fin, toda una joya. Se pasa toda la serie diciendo “A Clark dejarle en paz”,”No os metáis con él”. Su futura pérdida de memoria puede deberse al desengaño amoroso que se llevara cuando Clark se líe con Lois.

smallville4.jpgEsta chica es un sueño. No hay más que echarle un vistazo para entender porque Clark bebe los vientos por ella. Esto si que es una chica de verdad y no la tonta de Lana. Está claro porque Clark se enamora de ella.

– Hola, soy Lois.

– Tú puedes ser lo que quieras.

Agenda para hoy

¿No tienes nada para hacer hoy? ¿Te espera otro fin de semana aburrido aguantando a la familia? Si es así, no te preocupes: ¡somos la solución! He aquí tres propuestas para hacer del día de hoy toda una fiesta.


Primera propuesta: un evento
. Pégate a la tele o pantalla más cercana y échate unas risas con el último episodio de verdad de la buena de Smallville. Así no sólo disfrutarás de la despedida de una de las series más GENIALES! de todos los tiempos, sino que podrás chulear con los colegas y hacerte esa camiseta de "Yo aguanté hasta el final de Smallville" que siempre has querido hacerte.


Segunda propuesta: One Hit Wonder in the sky with diamonds.
Vuelve a pegarte a la tele. Porque esta tarde-noche, una hora después si accedes a ella por canales sindenianos, hacen el episodio más demandado de Doctor Who. Por fin esta vetusta y afamada serie da su brazo a torcer y emite un episodio guionizado por un escritor de verdad: ni más ni menos que Neil Gaiman, conocido por su Sandman y por su… esteeeeee… por su matrimonio con una pelandusca de esas de la farándula. Esto no se lo puede perder nadie. El hype generado es tan, pero tan grande, que hasta en el Doctor Who Confidential (la serie de Como se Hizo que se emite justo después de cada episodio de la serie en UK) de la semana pasada ya ponían un teaser de que en el episodio de hoy salía Gaiman (el novelista de género fantástico más importante del mundo, en palabras TEXTUALES de Steve Moffat).
 

 

Tercera propuesta: acércate a tu tienda de cómics más cercana. Porque hoy es el 2º Día del Cómic Gratis Español. Y cinco editoriales y veinte tiendas se han juntado con el único propósito de regalar cómics, para de estar manera colapsar el sistema capitalista de mercado y provocar el equivalente comiquero de la Primavera Árabe. O algo así pensamos nosotros que pretenden, vaya, por que si no… ¿para qué iban a querer regalar tebeos?. Los que estén por Valencia no deberían dejar de visitar Imágenes Cómics, donde encontrarán la exposición ADLO!: Una retrospectiva. En efecto, amiguitos, somos tan importantes que ya hasta nos exponen. Que se enteren los de Ficómic: cuando toquéis a nuestra puerta pidiéndonos que os dejemos exponernos en el Saló para que tenga algo realmente interesante, os diremos "vale" pero también "llegáis tarde".

Y si no os convencen ninguna de las tres, pues… aprovechad e ir a un mitín electoral. O mejor, a varios. Pensad que la semana que viene ya no habrá ninguno y por lo tanto hoy es vuestro último día para evitar esa sensación de "han vuelto a pasar las Fallas y no he ido a ninguna mascletà" (traducción simultánea para no valencianos: "han vuelto a pasar los Carnavales y no he descorchado ninguna funda de preservativo"). Y aquí estoy tentado de poneros la foto electoral de uno de los candidatos de mi tierra y haceros un comentario sobre Gollum, pero no lo haré, que luego la gente me tachará de imparcial. La autocensura, qué mala es.

 

¿Dónde estarás la semana que viene?

Hay momentos definitorios en la vida de toda persona. Y esta semana que está a punto de comenzar nos traerá uno de esos momentos. Porque en la madrugada del viernes al sábado pasará algo que definirá nuestras vidas. Un evento de esos de los que siempre recordarás lo que estabas haciendo mientras sucede. Un punto de inflexión en nuestra carrera de aficionados a la subcultura de calidad.En efecto, amiguitos, preparaos porque el fin de semana que viene…
 
smallv10.jpg

…¡¡¡ACABA SMÓLVIL!!!

Y es que ninguno de los adláteres puede permanecer impasible ante el final de un ciclo de diez gozosos años de nuestras vidas. Diez años durante los cuales hemos podido ver como los estudiantes del instituto de Smallville iban transformándose, uno a uno, en villaniásicos freaks con superpoderes. O como a Lex Luthor iba descubriendo la verdad sobre Clark Kent tantas veces como le hacían olvidarla al episodio siguiente. Diez años en los cuales se nos ha introducido a muuuchos de los personajes del Universo DC, pero con los trajes más arrebatadormente humildes y modestos que hemos visto nunca (superhéroes con fondo de armario de rebajas: todo un mensaje premonitorio de la Crisis que cambió el mundo). Diez años durante los que hemos vistos historias que no podrían verse en los tebeos (como aquella tan genial en la que Doomsday mataba a Jimmy Olsen el día de su boda). Diez años en los que, para rematar, Geoff Johns escribía cuatro episodios, a cada cual más genial (el último, hace aenas un par de semanas, nos presentaba la versión televisiva de Booster Gold; un capítulo con Ted Kord y el nuevo Blue Beetle y en el que no hay, genialmente, ni un sólo chiste bwahahaha). Diez años de nuestras vidas durante los que sólo hemos visto el traje de Superman una vez, y colgado en un maniquí. Diez años en los que no se ha mencionado ni una sóla vez la palabra Superboy.

Diez años geniales que llegan, triste pero a la vez gozosamente, a su fin. Recordadlo a la hora de planificar vuestra agenda del fin de semana que viene. Porque ninguno de vosotros podrá perdonarse el haber ignorado este memorable acontecimiento. Que lo sé, que estoy seguro, y por eso os doy este aviso antes de tener que lamentar tragedias personales.  De nada.