Dos filos de frente

Shang-Chi, Master of Kung-Fu…
shangchis.jpg
Imagen equivocada, pero ya sabéis a quién me refiero, al de las artes marciales, al de los juegos de engaño y muerte. Al chino.
De acuerdo. Ahora intentad recordar, de este personaje que tuvo serie propia que alcanzó hasta el número 150, algún enemigo característico. Que no sea su padre.

No es tan difícil a poco que os acordéis de lo poco que se ha visto del personaje por nuestro país, que fue lo de Moench y Gulacy por considerarse el equipo creativo que alcanzó mayor calidad. Y si hoy en día te dicen que en 150 números el mejor dibujante fue Paul Gulacy entran ganas de santiguarse. Pero es que el Gulacy de entonces estaba bastante mejor valorado. Era también estático y raruno en proporciones y distancias, pero cobraba mucho menos que Steranko y se le daba un cierto aire.

Pero ya me salía del tema. Es posible que no os acordaráis de su nombre, en cuyo caso "el tío aquel con cuchillas en vez de manos" también me valdría.

TaotoTango9RazorfistGulacy.jpg
El nombre es Razorfist, y su aspecto nos generaba varias incógnitas. No me refiero precisamente a la imagen de arriba, de si tenía muñones también en las piernas o si había un escalón, sino cómo debía ser su quehacer cotidiano teniendo esas afiladas hojas donde los demás solemos tener manos. Cómo haría las cosas que todos hacemos con las manos. O, si llegamos a pensar sucio, cómo haría las cosas que todos hacéis con las manos.

A esto último puedo atreverme a responder con tan sólo cuatro palabras: El Príncipe de Zamunda.

razor-fist-sauna.jpg

(Si no lo pilláis por no haber visto la película, podéis bajárosla o esperar a que la repongan algún Sábado por la tarde. Lo segundo suele tardar menos).

En el Universo Marvel ha habido hasta tres personajes con el mismo nombre e idénticas superminusvalías. Y no ha sido hasta hace poco que al último Razorfist se le ocurrió que con los avances en biónica y todo eso, tal vez podría tener algo más de control sobre su vida con ciertos ajustes sin perder sus letales armas.
 

Razor-Fist_II_hands_h.jpg

Pero es que la inteligencia nunca ha sido el fuerte de los villanos con cuchillos en las manos. Y no, no voy a caer tan bajo como remontarme a Disney para demostrarlo. Me basta con algo más cercano temporal y geográficamente. Voy a hablaros del astuto Cavallari.
 
 

242-12.jpg
Aparecido en el folletín del Capitán Trueno, Cavallari contaba con una daga que hacía las veces de su mano derecha. Cómo le había sido amputado el miembro es algo que no se nos cuenta, pero no es esa su única limitación, pues también luce un ojo algo tontuelo.
243-05.jpg
Cavallari presume de astuto, siniestro y taimado. Y mucho de eso parece ser cierto, pues en su primera malvada actuación, tras presumir de inteligencia, decide emplear para noquear a la moza que llevará a su barco con el pérfido fin de desposarla nada menos que el filo de su daga-mano.
 
243-06.jpg
Ciertamente hay que ser muy hábil con el miembro para dar de plano el golpe con el ángulo y fuerza adecuados para aturdir en vez de clavar o cortar. Años de práctica, podemos suponer dándole el beneficio de la duda.

Sin embargo, los más sagaces notarán algún desatino en la estrategia escogida por Cavallari en la escena siguiente cuando quiere eliminar a Goliath atacándole por la espalda ¿cómo pensáis que lo hará? tiene hasta dos intentos y ninguno es como habíais pensado.

243-10.jpg

Y mira que es difícil sujetar con fuerza una piedra de ese peso con una sola mano y un cuchillo, pero Cavallari es persistente, además de inteligente y astuto, y termina consiguiendo su objetivo.

243-11.jpg

No terminan aquí las habilidades de Cavallari. Un par de episodios más tarde ha conseguido apresar al mismísimo Capitán Trueno, al cual piensa en eliminar pasándolo por la plancha de su embarcación (cualquier cosa menos elaborada no sería digna de un villano inteligente y astuto que se precie) para lo cual se customiza algo más el muñón ¿Con qué fin?

245-09.jpg

Pues para poder usar su arco y hacer sangrar al Capitán Trueno en cuanto los tiburones comiencen a acecharle. Aquí tenemos al manco y tuerto Cavallari presumiendo de su habilidad.
 

246-03.jpg

E, inexplicablemente, fallando.
 

246-04.jpg
Poco más voy a contaros del personaje, pues a las pocas páginas encontró su final a manos de un cocodrilo tiburón.
 
246-05b.jpg
Únicamente dos conclusiones: una es ahondar de nuevo en la limitación intelectual que parece ser característica de los Razorfisters en grados más o menos severos. Y la otra haceros notar que en los escasos cuadernos que disfrutamos de su imponente presencia, Cavallari en ningún momento llegó a emplear su cuchilla para absolutamente nada. Lo que nos lleva de nuevo a la primera conclusión.

Cavallari. Razorfist. Razorfist II. Razorfist III. Darwin estaría orgulloso. El de los Premios, quiero decir.