Heroes es a Originalidad lo que Stalin es a…

¿Os acordáis de cuándo hace dos años no emocionamos todos al ver como las aventuras de nuestros superhéroes preferidos se hacían imagen real? En efecto, la llegada de Heroes supuso un soplo de aire fresco gracias a la limpieza y la facilidad con la que adaptaron el género de supertipos a la pequeña pantalla. Todo un desfile de fantasía, de imaginación, de creatividad…

 

Y dos años y una huelga de guionistas después, los creadores de Heroes han vuelto para que podamos maravillarnos ante su imaginación, creatividad y originalidad. Las altas esferas me indican que debería avisaros de que a partir de aquí hay SPOILERS a tutiplén, así que no sigáis leyendo si no queréis.

Eso sí, os perderéis conocer qué pasa cuando mentes preclaras como las de Tim Kring y Jeph Loeb se encuentran en un proyecto común… Efectivamente, amiguitos, saltan chispas. Es la versión friqui de la fragua de Hefestos; Heroes es como el fuego divino que Prometeo robó a los dioses… Es la experiencia por la que debemos pasar para hacernos grandes.

 

Pero sin más dilación, dejadme hacer un repasito a los nuevos conceptos que los creadores de Heroes han introducido en los cuatro primeros episodios de la tercera temporada. Para empezar, una nueva versión de un poder clásico: aparece una velocista en la serie. Un concepto clásico al que los Herocreadores le dan un nuevo barniz nunca visto: la visten de colores llamativos, como el rojo y el amarillo…

nosoyflash.jpg

 

…en lo que supone una originalísima vuelta de tuerca en el diseño de un velocista. También resulta curioso que hagan que este nuevo personaje se dedique a malaprovechar su velocidad para robar cosas. Eso sí que es MUY original (a no ser que veas Smallville, donde hicieron exactamente lo mismo con Bart Allen hace ya unos añitos, pero bueno… ¿quién ve Smallville a estas alturas?).

Otro de los elementos super originales de esta temporada es la base de la trama principal. Resulta que uno de los personajes viaja al futuro, donde ve que las cosas están muy chungas y cuando vuelve al pasado decide intentar cambiar las cosas para evitar ese futuro. Nada que ver con la primera temporada, en la que uno de los personajes viaja al futuro, donde ve que las cosas están muy chungas y cuando vuelve al pasado decide intentar cambiar las cosas para evitar ese futuro. Ni tampoco con la segunda, durante la cual uno de los personajes viaja al futuro, donde ve que las cosas están muy chungas y cuando vuelve al pasado decide intentar cambiar las cosas para evitar ese futuro.

 

El hecho de que en la tercera este viaje esté precedido por la llegada de una versión futura de Peter Petrelli, con la cara marcada, que está obsesionado con matar a alguien del presente para evitar que su futuro llegue a producirse es otro elemento absolutamente originalísimo de la muerte.

  

llamarmebishop.jpg

 

Si fuera negro, podríais llamarme Bishop.

 

 También resulta digno de elogio el talento con el que intentan dar más protagonismo a ciertos personajes. Como el del doctor Suresh, quien consigue poderes al inyectarse un compuesto sintetizado a partir de la adrenalina de la tipa esta a la que le sangra mierda por los ojos.

 

chicapierdeaceite.jpg

He visto acequias más presentables, ché 

 

La cuestión es que se nota el cariño que los Herocreadores le tienen al personaje, porque han volcado en él toda la energía catárquico-creativa que les quedaba y han creado un personaje totalmente nuevo, original, y nunca visto por lo que el doctor Suresh podrá ser recordado por sí mismo, y no por su parecido con ningún otro. Básicamente, no se conoce la extensión actual de sus poderes, pero desde luego tiene superfuerza. Y hace otras cosas muy raras, como subirse por las paredes…

  

porlasparedes.jpg

 

 

…o quedarse pegado al mobiliario.

 

pegajoso.jpg

 

pegajoso%202.jpg

  

Un poder único y original para un personaje que desde el principio de la serie se ganó el cariño de los telespectadores.  

 

Resumiendo, que si estos se dedicaran a hacer tebeos, seguro que revolucionarían el medio. Siguiendo la estela de su compañero de trabajo Jeph, claro. Lo que tienen que hacer Marvel y DC es dejarse de zarandajas y contratar a gente como los Heroecreadores: gente con una visión diferente del género, con ideas nuevas… Gente como esta es la que salvará al mundillo de la ruina. Fijo.

Bat-Prime-Time: S 01, EP 15 y 16 – he Joker Goes to School / He Meets his Match, the Grisly Gohul

[Primero en Elitevision]

En español se llamó “El Joker va a la Escuela (Primer y Segunda Parte)” Nuestros traductores siempre tan fantásticos.

Curiosamente la segunda aparición del Joker en la serie viene participando en la destrucción moral de los jóvenes de Gotham. Y lo hace aprovechándose de estos encantadores jóvenes…

 


¡¡¡Con el Juego!!!

La aparición de dinero en máquinas de leche (¿) será lo que cause el mal. No el alcohol, ni las drogas, no, el juego. Es decir, el poder corruptor es el dinero. Por si os lo preguntáis, sí, este es uno de esos capítulos guionizados por Lorenzo Semple Jr. Y lo mejor es que no estaba pensado siguiera para El Joker sino para un nuevo personaje llamado The One Armed Bandit pero vio las posibilidades de César Romero y se tiró de cabeza.

 

Otra característica es el tiempo que pasa Dick Grayson “de civil” por producirse los hechos en su universidad. De hecho, este desplazamiento logra crear un cierto acercamiento Grayson céntrico al permitirnos entrar en sus estudios, sus compañeros y amigos y, además, verle infiltrarle entre los Bad Pennies.

 

Por otra parte la trampa de mitad de episodios, con Bats y Robin en una silla eléctrica conectada a una tragaperras esperando… véanlo ustedes mismos…

 

¡¡¡La aparición de un tercer limón!!!

Es pura poesía. Sólo hubieran podido mejorarlo metiéndolos dentro de una enorme máquina tragaperras. Pero no es el único artilugio que da brillo al capítulo, también está una de las tragaperras trucadas, de la que salen los cañones de una escopeta, o la aparición del glorioso Bat-Escudo Plegable.

 

En resumen, una capítulo único, lleno de ideas originales, incluyendo el plan del Joker de desacreditar al equipo de baloncesto haciéndoles una foto en la que se les ve leyendo un papel: un importante examen. El único “pero” que se me ocurre es que la única realmente seducida por el vil metal, las joyas, las pieles y los perfumes caros es la jefa del equipo de animadoras. ¿Se trata de un brillo machista? Prefiero creer que estábamos siguiendo con la explotación de los clichés más allá de cualquier raya trazada y si las jefas de animadoras y sus animacracias suelen ser arbitrarias y despiadadas, malvadas cabezas huecas en muchos casos o bondadosas cabezas huecas en otros, en este caso tenemos la corrupción de la cabeza hueca por los bienes materiales.

Aún más, esta chica será la que más cerca esté de besar a Robin hasta… pero eso es algo que debéis descubrir en el futuro.

Todo un episodio a redescubrir, ya saben.

Ah, y como todo lo revolucionario también lo fue a posteriori, cuando apareció colgado un vídeo del 1×16 redoblado en brasileño en el que se cambiaban los diálogos a todo el capítulo con… aviesas intenciones; convirtiéndose en un éxito rápidamente “y hablamos de antes del Youtube – así como en un ejemplo de redoblaje pop de alta diversión. Aquí lo tienen:

La noche de Los Santos.

Holy: Magos, cuando las flores echan gas a los estudiantes; Ball & Chain, cuando la máquina de monedas atrapa al Dúo Dinámico; Las Vegas, cuando Robin descubre la máquina maligna; Hailstorm, cuando la jukebox del Joker les dispara; Nochevieja, cuando el Joker le atrapa en una trampa de serpentina.

Bat-Prime-Time: S 01, EP 13 y 14 – The Thirteen Hat / Batman Stand Pat

Bueno, pues lo han logrado, esta vez el título en español también rima. “El Sombrero Número Trece / Batman se Mantiene en sus Trece“. Como curiosidad, circula por la red una versión de los títulos españoles como El Tercer Sombrero / Batman está en un molde. Imaginemos que es fruto de una sobreexposición al sol.

No hay mucho más que decir sobre este capítulo, bastante rutinario en todos los aspectos y que nos presenta a un personaje que sólo tendrá otra oportunidad contra Batman. Se trata de El Sombrerero Loco, un viejo villano al que daría nueva vida el tandem Dini / Timm en la serie de animación y que aquí se limita a salir con las pintas “un momento, permitan que les muestre las pintas-

las pintas, decía, de su aparición en los años cincuenta. El intérprete, David Wayne, era un actor de Broadway de los de toda la vida con alguna incursión en la pequeña pantalla de tanto en tanto. Lamentablemente ni el director, Norman Foster, ni el guionista, Charles Hoffman, supieron sacarle mayor rendimiento al personaje o al actor más allá de un poco de sobreactuación, del mismo modo que no aportaron demasiado al “imaginario” de la serie dedicándose a seguir con el colorido “como con la “línea de producción de sombreros”-

y , claro, con las pintas del pobre Jervis Trech, nuestro Mad Hatter. Reutilizaban una historia aparecida en el 56 y reeditada en el tercer Annual del personaje a principios de los años 60 en el que el Sombrerero, en Libertad Condicional, decidía vengarse del jurado que le había condenado y del testigo estrella del proceso. Si al llegar a Testigo Estrella has pensado en Batman está claro que sabes como va todo esto.

Cuando entramos los espectadores el Sombrerero acaba de probar su “mesmerizador instantáneo” “un artilugio de hipnotizar oculto en su sombrero que le da un cierto aire a lo Chapeau el Esmirriau, personaje creado por F. Ibáñez cinco años más tarde-

Para raptar a tres señores. El Comisario reacciona y avisa a Batman. Bats se pone a buscar algo en común y descubre dos cosas: Que los tres fueron miembros del jurado que condenó al Sombrerero y que hay otros SIETE miembros del jurado “desaparecidos”. Menos mal que está Bats porque aquí la poli es de juguete.

Ya puestos meten un par de referencias a la escultura; cuando vimos antes a Bruce y a Dick estaban discutiendo sobre bustos y estatuas

Y ahora sabemos el motivo. El Alcaide de la prisión quiere una estatua “sólo de Batman, sin Robin- para ponerla en el patio y así “que los criminales sientan temor y decidan apuntarse al programa de rehabilitación”. Una cosa es que los criminales sean estúpidos y supersticiosos y otra esta pasada… -¡¡¡Vuelve a los guiones, Lorenzo Semple Jr.!!! – ¿A qué viene todo esto? Pues a que logran raptar al jurado número once y en la huida dejan “descuidadamente” la tarjeta de un escultor. Concretamente, del que está haciendo la estatua de Bats.

Eso sí, cuando llegan allá el escultor tiene un comportamiento extraño, me pregunto por qué.

Menos mal que Bats tiene preparado un Bat-Reflector de Rayos Mesmerizantes.

A alguno le parecerá un espejo con -remota- forma de murciélago para.. bueno… para todo aquello que pueda necesitar un luchador contra el crimen. En realidad es un reflector contra rayos mesmerizantes, que tiene más sentido aunque, como ahora, el criminal se aparte y termine mesmerizando a Robin. ¿Cuánto hacía que no leíais tantas conjugaciones del verbo “mesmerizar”? Con Batman como único enemigo tiene lugar la pelea que termina con Bats cubierto de escayola. O algo. Y el tradicional Bat-Cartelito. Para aquellos que hayan notado alguna diferencia entre el traje de Bats al recibir la ducha y ahora… El doble de West lleva el traje original, el del episodio piloto, por eso puede parecernos que pasa algo raro.

Habrá quien piense que exageraba al hablar mal de este capítulo pero es que en la segunda parte todo decae, Bats se libera, libera a Robin, juegan al gato y al ratón, tratan de robar el Batmovil… poco que rascar, excepto la colorista “máquina de hacer sombreros” que desde que la vimos supimos que no estaba pensada para los sombreros, precisamente.

La verdad es que dan ganas de saber cómo hacían los sombreros con esa máquina. Por si lo dudabais, el que acaba en ella no es Batman, es Robin.

En fin, hablaría del epílogo, en el que dedican una cantidad larga e innecesaria de tiempo a que Tía Harriet se compre un sombrero pero, ¿a alguien le importa?

Un único apunte más. En principio se llegó a pensar en pasarle toda esta trama a Dos Caras, introduciéndole así entre los villanos de la serie. Finalmente Dos Caras no llegó a aparecer jamás por aquí -fue uno de los villanos olvidados por ser “demasiado adulto”- pero estaba previsto que se tratara de un presentador de televisión al que la manipulación de los focos por un rival había dejado convertido en… Dos Caras. ¿Hubiera cambiado esa percepción al personaje original tal y como sucedió con otros? Nunca lo sabremos.

Vidas de Santos:
Posado, por lo de la estatua, no penséis mal; Switcheroo al descubrir que el Sombrerero sustituye al escultor; Ricochet, cuando Batman reflecta el reyo mesmerizador y acaba dándole a él -menos “Santos” y más agacharse…- ; Encerrona, cuando el Sombrerero atrae a su guarida a Bats y Robin con eldispositivo de rastreo.

Bat-Prime-Time: S 01, EP 11 y 12 – A Riddle a Day Keeps the Riddler Away/ When the Rat’s Away the Mice Will Play

En español fue: Un Acertijo Diario Ahuyenta al Adivino / Cuando la rata se va se Divierten los Ratoncillos.. No me preguntéis qué es eso del Adivino, no.

Repetimos villano: Gorshin vuelve a ser el Acertijo para disfrute de todos los espectadores recreándose más “si eso es posible- en los acertijos que tiene preparados. El factor lúdico del villano, que tan bien aprovecha Lorenzo Semple Jr. se ve aquí convertido por el guionista del episodio, Fred De Porter, en una retorcida versión del gato y el ratón. La trama principal es la protección por parte del Dúo Dinámico de un monarca amigo que visita Gotham para evitar que el Acertijo se encargue de él.

Pero desde el principio tenemos claro que el Acertijo prefiere “jugar” “más aún cuando crea que Bats no está, como deja claro el segundo título- con ellos a cargarse al Rey Boris. (Detalle curioso: el intérprete del monarca, Reginald Denny, encarnaría en la película el importante papel de Comodoro Schmidlapp). Y lo más notable es que lo hacen con perfecta seriedad.

De hecho, el director de los episodios Tom Gries usa una iluminación oscura y un uso de la cámara que casi podrían hacernos sospechar de que estamos ante uno de los viejos seriales de la pareja.

También es un episodio lleno de mensajes filmados.

Especialmente los acertijos, auténtico centro del primer capítulo “recordemos que al creer el Acertijo muerto a Batman desde el segundo capítulo no tiene sentido que se molestara en enviar más- y con una elección más que notable de sucesos narrados:

Empieza la trama porque una niña le da al Rey Boris un ramo de flores explosivo “explosivos y humo, otros dos fijos de esta serie-, continúa con un certamen de belleza y concluye en el museo, con una antorcha de oro.

Otro momento notable, aunque esta vez premeditado desde fuera de la trama, es el encuentro de Wayne con Batman “un Batman falso, claro- que permite establecer un juego/guiño entre los espectadores y lo que los diferentes personajes de la escena piensan/saben: El Comisario Gordon no ve nada raro, el falso Batman “un secuaz del Acertijo- cree que Bats está muerto y nadie lo sabe, Wayne/Bats sabe que está vivo (claro), sabe que ese Batman es falso y sabe que es mejor no desenmascararle.

Finalmente, es notorio también el tiempo que “Bruce Wayne” aparece en este episodio frente a la poca relevancia que suele tener el “personaje” en la serie. Aquí, más allá del momento de la llamada, nos lo encontramos departiendo con Gordon en un par de ocasiones y alternando con la sociedad.

Es, por tanto, un episodio fuera de lo común en una serie ya de por sí externa.

Santitos: Robin dice Santo: Alcantarillado, cuando el acertijo aparece por una alacantarilla para lanzarles la falsa corona de la belleza y un nuevo desafío y Conflagración cuando Batman resuelve el acertijo del soldador.

¿Qué? ¿Cortito? Ya os he dicho que es un capítulo serio pero, tranquilos, tenemos aquí los ACERTIJOS:

¿Cuando es una persona como un trozo de madera?
Cuando es un gobernante (Ruler)
¿En qué habitación (Room) nadie puede entrar?

En un champiñón (Mushroom)
¿Qué es el principio de eternidad, el final de tiempo (time) y espacio (space), el comienzo de cada fin (every end) y el final de cada raza (every race)?

La letra E (por cierto, no se molestan en resolverlo en el capítulo)

¿Cuánta tierra hay en un agujero de tres acres cuadrados y doscientos pies de profundidad?
Ninguna, es un agujero.
¿Qué no corre rápido sin bobina (winding)?

Un río
¿Porqué una mujer enamorada es como un soldador?

Porque ambos llevan una antorcha. (flame)
 ¿Qué es lo que siempre viene pero nunca llega?
 Mañana
Uno de Batman: ¿Qué hace más ruido que una rata atrapada?
Varias ratas atrapadas. (Batman, nunca, nunca, nunca, te dediques a esto).

Bat-Prime-Time: S 01, EP 09 y 10 – Zelda the Great / a Death Worse Than Fate

Traslación casi literal en español: “Zelda la grande / Una muerte peor que el destino”

Un capítulo singular, sin duda. De entrada, por el villano invitado: Zelda, La Grande. Interpretado por Anne Baxter, la Eva de Eva al desnudo. Baxter reaparecería en la tercera temporada como Olga, la reina de los Cosacos. Más aún, es la única actriz que repitió aparición pero no personaje y, más aún, no vio como ninguno de sus personajes eras eran interpretados por otra actriz.

bscap0251.jpg
bscap0252.jpg

La segunda parte de su singularidad tiene que ver con el guionista del capítulo. Y si estabas pensando en Lorenzo Semple Jr. acertaste. El guionista debatía con el productor William Dozier sobre el limitado número de antagonistas femeninas y sacar más por lo que Sampler decidió que la adaptación de una vieja historia Batman’s Inescapable Doom-Trap! de Detective Comics #346 de manera que El Gran Carnado de la historia pasó a ser La Gran Zelda.Estamos, pues, ante el primer villano creado para la serie. En unos episodios inicialmente titulados The Inescapable Doom Trap/Zelda Takes the Rap Jack Kruschen interpretó al auténtico malvado de la función, el genio albano Eivol Ekdol.

bscap0247.jpg

La historia nos trae a una fecha concreta, el Día de los Inocentes, que en USA es celebrado el primer día de abril. Se trata de un crimen cometido por Zelda, una escapista que usa ese dinero para pagar al malvado Ekdol, el genio que inventa los trucos para sus actuaciones. Pero en esta ocasión Batman decide pararle los pies, de tal manera que Zelda termina raptando a Tia Harriet, colgándola sobre aceite ardiendo. He aquí otra novedad en los guiones, Semple decide darle más líneas y tiempo a tía Harret, tratando de dotarla de un poco más de profundidad, si bien no logró gran cosa.

bscap0248.jpg
bscap0249.jpg

Otro hecho notable es que tenemos la primera aparición en la serie de la Bat-Señal, usada aquí por O’Hara a petición de Gordon para que los Cruzados Enmascarados acudan a su llamada.

bscap0245.jpg
bscap0246.jpg

 Pero será el segundo capítulo el que girará en torno a un objeto, la Inescapable Doom Trap de Ekdol. No sólo es el truco construido para Zelda que motivará los crímenes, también será el clímax, el largo clímax, en el que se verán atrapados nuestros héroes. Decidido a probar cómo de mortal es su trampa el genio criminal no dudará en encerrarles y esperar a comprobar si pueden encontrar la manera de salir de allí.

bscap0253.jpg

Zelda se pone del lado de los buenos, ayuda al Dúo Dinámico y se entrega voluntariamente por lo que termina siendo amonestada y con un trabajo como ilusionista infantil. El crimen, que no paga lo suficiente. Una última cosa, dentro de las singularidades del capítulo, en pocas ocasiones veremos a un villano redimido al final del capítulo.

bscap0250.jpg

Holy, Holy…

Vamos con el recuento de “Santos” de este doble capítulo.

En Primer lugar tenemos Santa Venezuela cuando Bruce recuerda a Dick que tiene pendientes unas lecturas sobre Sudamérica. ArcoIris cuando vemos uno de los trucos de Zelda con sedas de colores. Agujero de Donut cuando en uno de sus trucos Zelda logra desaparecer en las narices de nuestros héroes. Fuego al descubrir el destino de Tía Harriet. Pastel de cumpleaños al caer Bruce en que llevó a Dick a ver la actuación de Zelda por su último cumpleaños. Dentro de la Trampa Mortal dirá Santa Pecera y Cementerio, y, finalmente, Fuego Cruzado al ser atacado por ametralladoras

Bat-Prime-Time: S 01, EP 07 y 08 – Instant Freeze/ Rats Like Cheese

En Español, El Capitán Frío / Queso para las ratas, pero, ¿quién trata de encontrarle ya sentido a los títulos en español? Es notable, eso sí, que nuestro Mr. Freeze se convierte aquí en el Capitán Frío, carismático enemigo de Flash. Los caminos del idioma, esos insondables desfiladeros…

Resulta sorprendente comprobar cómo esta serie revolucionó la vida del orejas. En este caso rescatando del olvido a un villano creado en el año 59: Mr. Zero. El guionista de esta semana, el oscuro Max Hodge (que guionizó para la serie esta pareja de episodios y los dos siguientes centrados en el mismo villano) decidió traerlo e vuelta con algunas modificaciones. La primera, la más obvia, el cambio de alias. También le cambió el nombre de Dr. Victor Fries a Dr. Schimmell y, para terminar, le cargó a Batman la culpa de que tuviera que habitar a una temperatura de 50 grados bajo cero.

En su periplo televisivo tres fueron sus apariciones en la serie, esta primera y dos más en la segunda temporada, en cada caso interpretando al villano un actor diferente pero, eso sí, sin apartarse de lo que veremos aquí: una obsesión por el frío y por los diamantes. Una trayectoria sin duda unida a la televisión, ya que sería el cambio en su historia en Batman: Animated Series lo que volvería a darle interés.

En esta primera ocasión el actor encargado de darle vida será el gran George Sanders, ganador de un Oscarâ„¢ a secundario por Eva al desnudo y con una gran trayectoria en Hollywood y en la televisión -suya era la serie del Teatro de Misterio de George Sanders-, teniendo en su curiosa biografía el hecho de haber estado casado con Zsa Zsa Gabor (en lo que sería el segundo matrimonio de él y el tercero de ella), quien acabaría pasando también por al serie en su último episodio. Pero lamentablemente, no hizo buenas migas con los actores y el equipo: se dice que no conversaba más que con el eterno Alan Alfred Napier, y a Neil Hamilton, el Comisario Gordon, los más mayores del reparto. Esto le valió ser descartado a favor de Otto Preminger, en lo que se demostraría una mala decisión, pues si Sanders no puso las cosas fáciles, a Preminger no le importó ponerlas difíciles, lo que llevó al tercer reemplazo, por Elli Wallach. Pero ya abordaremos el tema cuando analicemos la segunda temporada. Antes de pasar a analizar el episodio en dos partes, comentar un último detalle curioso: el casco de frío obligó a regrabar todos los diálogos de Sanders, pues su eco distorsionaba la voz.

George Sanders, un Mr. Freeze de blanco y elegante en su escondrijo.

George Sanders en Pecera dando un voltio por un banco de Gotham

Y ahora sí, el episodio. Dentro de los pares hay que reconocer que estamos ante una rareza, no sólo es un episodio con gran cantidad de planos exteriores -e incluso con una muerte, algo no muy habitual- sino que parece muy diferenciada la primera parte, llena de aventuras y de peleas…

Estas imágenes son del comienzo, con la persecución por las calles de Gotham.

Frente a una segunda parte que se centrará en nuestro Villano Invitado, Batman y Robin.

También es reseñable la desaparición de cualquier elemento detectivesco, frente a los intrincados acertijos de Lorenzo Semple Jr. -sabíais que su nombre acabaría saliendo-, aquí Freeze se limita a lanzar claras advertencias o, directamente, Batman acude a su Bat-Computadora para predecir el siguiente golpe. Aquí no hay Mejor Detective Del Mundo que valga, aquí hay mamporros y tácticas.

Sí, tácticas, porque uno de los gadgets de este doble capítulo es la guarida de Mr. Freeze en sí. Al no poder vivir más que a 50 grados bajo cero, el bueno de Freeze se las ha apañado para poder regular automáticamente la temperatura y poder ir encendiendo y apagando la misma mediante un complejo juego de botones que, además, controla la iluminación. Las capacidades expresivas de la sal pasando de azul a rojo parecen un hallazgo lateral del que ni el director resulta muy consciente, pese al juego que acaban dando en la “segunda parte de facto”.

Atentos al entramado del juego cromático. Las claves son Rojo = Calor, Azul = Muerte.

Aquí viene otra explicación. Tras las primeras tentativas de Mr. Freeze, llenas de peleas y con uno de los momentos más memorables de la primera temporada:

Lo que aquí veis es el plan de Mr. Freeze para robar. Llenar el banco de falsos Mr. Freeze y falsos Batman que vayan a por el Dúo Enmascarado mientras él usa su arma congeladora para llenar de hielo el suelo propiciando los resbalones. El caos causado es por lo tanto:

Terrible.

El efecto, sin embargo, es magnífico. Todos esos Batmans y Freezes repetidos peleándose en mitad del banco logrando que hasta Robin termine confundido…

A esta primera parte, decía, no le corresponde un final real con el primer capítulo, el final del primer capítulo no deja de ser un cliffhanger en el que vemos congelados a nuestros queridos amigos…

Que tendrán que ser cuidadosamente trasladados a una cámara de descongelamiento de la policía.

Sigue a eso una escena en el baseball -más baseball, recordemos la huida del Joker, y más exteriores- que terminarían con la captura de Batman y, ahora sí, el comienzo de la segunda parte.

En las dependencias en dos colores azul/rojo de Freeze asistimos a una auténtica lucha de egos -y a la desaparición del fastidioso traje que no dejaba ver ni oír a Sanders– y de tácticas en la que cada cual trata de sorprender al adversario. Magistral el momento de malvada delectación en la que Sanders le pregunta a Bats si está esperando a que alguien vaya a rescatarle para enseñarle, a continuación, a un también capturado Robin.

Los cambios de iluminación/calefacción animarán toda una segunda parte carente de más escaramuzas que la que Batman y Robin intentan contra Freeze, escaramuza en la que Robin demuestra ser el débil de la pareja al no poder soportar los 50 bajo cero de la zona azul obligando a Batman a que abandone la lucha cuando iba ganando para llevar a su joven pupilo a la zona caliente/roja y allí ayudarle a entrar en calor de nuevo.

Lo que nos lleva a un nuevo hallazgo: la utilización del color y la iluminación para el clásico “la habitación que se encoje”. El malvado Capitán Frío va eliminando el espacio en el que está encendida la calefacción, lo que se traduce en un menor espacio en rojo. Como en un juego de mimos conceptuales vemos como la pareja va quedándose sin espacio en rojo.

 

Si esto no es una brillante vuelta de tuerca a un concepto viejo como el mundo ya me dirán qué lo es.

Hasta que, de nuevo, Batman se “sacrifica” por Robin dejándole todo el espacio. Lo que le servirá para pillar desprevenido a Mr. Freeze y arrebatarle el control pudiendo “poner en caliente” al criminal y mantener a distancia a sus chicos. Sin tener que pelear otra vez con ellos. Pasamos a los remates de la historia, primero con Batman confesando que lo había logrado soportar gracias a la ropa interior polar que se había puesto bajo el traje -¡bravo!-, después con Robin quejándose a los policías cuando llegan tras haber reducido ellos a los villanos. “¿No podías haber llegado una hora antes?”. Y, finalmente, con un final “social” en el que cada cos se devuelve a su legítimo dueño. Que, al fin y al cabo, es lo que tiene que hacer los superhéroes cuando son buenos, ¿no?.

SANTA COMPAÑA Esta vez los Holys serán los siguientes: Iceberg, cuando Robin piensa en lo que se les avecina luchando contra Frío; Blizzard cuando Alfred les ofrece té helado, Schizophrenia, al ver a la legión de Batmen y de Mrs Freezes; Snowball, cuando Frío congela el Batmovil. Y, sorprendentemente, en toda la segunda parte no vuelve a salir ni un solo santo.

[Y sí, la patinadora rubia que aparece al principio de la primera parte es Teri Garr, pero, ¿realmente importa, Inga?]

Bat-Prime-Time: The Joker is wild/ Batman is riled (T1-Ep5&6)

La traducción que tuvo al español, para aquellos a los que les interesa: El Joker es un comodín/Batman se sulfura. No hará falta decir que el special guest villain de esta semana será El Joker. Lo que, todo sea dicho, concluye el “tridente” de enemigos recurrentes de Batman en esta serie. Sí, hay más enemigos y sí, muchos de ellos “por no decir todos: ya señalaré las excepciones- volverán a aparecer, pero serán estos tres primeros villanos los que más quebraderos de cabeza le den al orejas de murciélago. El Acertijo por ser villano fetiche del gran Lorenzo Semple Jr.; El Pingüino por la gran construcción y especial feeling con el equipo del no menos grande Burguess Meredith, y Joker porque será el villano que mejor encajará con este delirio pop.

Parte del mérito es de su intérprete, un justamente excesivo César Romero. Romero era conocido sobre todo como galán hispano, un hombre de modales correctos y “gallarda apostura”. Nada más divertido, pues, que verle perder las inhibiciones. Si esto hubiera ocurrido con un actor con cierta tendencia a, digamos, la sobreactuación, quizá hubiera sido demasiado (*cof* *cof*) pero al venir de alguien tan serio, la “Locura del hombre normal” queda perfectamente reflejada. También era conocido por el frondoso mostacho que lucía en sus apariciones, un bigote que le duraría hasta el final, cuando realizó su último personaje regular en Falcon Crest interpretando a un adinerado griego. Pero entre medias estuvo Batman.

Es difícil decir que un rasgo identificativo de un personaje sea no poseer algo. Salvo, claro, que sea algo común como pelo en la cabeza, dos orejas o nariz. El caso es que el Joker de los cómics NO llevaba bigote. De hecho, el Joker de los cómics era una suerte de archienemigo de Batman (pero no entraremos en la discusión de “Némesis definitiva”) representado como una versión flaca y desquiciada que cruzaba la interpretación de Conrad Veidt en El Hombre que Reía con un payaso extravagante con tendencia a vestir de lila, el rostro muy pálido, los labios muy rojos y el pelo verde.

Con Romero eso no era posible, así que, al final, el desquiciado Joker tuvo un aspecto de lo más desquiciado que se ha podido ver en televisión. Un pelo teñido de un dorado imposible y un bigote maquillado de blanco para que parezca inexistente… pero que se nota que está ahí. Como una extraña inversión de Groucho Marx y su bigote falso aquí tenemos el falso no-bigote de El Joker.

bscap0165pp8.jpg

Empezamos con nuestro villano en la cárcel: si el Acertijo estaba en libertad y el Pingüino acababa de salir, el Joker aún estaba dentro, y logra salir gracias a un par de sus trucos que incluyen una pequeña explosión y un Resorte para propulsarle a la salida. La imaginación al poder, como casi siempre.

bscap0171lu7.jpg

Una vez fuera, observamos la clásica refriega entre el maloso y nuestros héroes, que se torna favorable a los cruzados enmascarados gracias al cinturón de utilidades de Batman. El Joker logra escapar y, ya en su base, da con una idea genial: Tiene que hacer su propio cinturón. Vemos aquí como la clásica estructuración episódica “muestra clara de que no es Semple Jr. el guionista del capítulo; en este caso se trató de Robert Dozier, hijo del productor ejecutivo William Dozier adaptando con bastante fidelidad la historia de Batman #71 The Joker’s Utility Belt– en la que se da la vuelta a un recurso clásico del batuniverso. A continuación los usa en una representación en directo de la ópera El Payaso desde el Palacio de la Ópera de Gotham. Cuando Batman se presenta para detenerle el Joker le captura y prepara su desenmascaramiento para toda la audiencia.

Analicemos un poco esto. El cliffhanger del final del episodio, ya en el tercer capítulo de la serie está relacionado no con la muerte sino con la exposición de secretos a través de un medio de comunicación de masa, concretamente de La Televisión, que se convierte así en instrumento pop de terror por invasión en la intimidad.

bscap0164vk7.jpg

Casi nada.

-Aunque no sé yo si la audiencia de la Ópera de Gotham se interesa por este tipo de cosas. Es decir, ¿qué sentido tendría desenmascarar a alguien en La2…? Pues el sentido estético y ético de El Joker, claro-

bscap0173tr5.jpg

Por cierto, también este cliffhanger es el primero que lleva la coletilla de “En el mismo Bat-canal a la misma bat-hora”. Aunque aún no lo pongan por escrito.

Volviendo a la lucha, por suerte para nuestros amigos, Batman llevaba un dispositivo para lanzar bombas en su cinturón que logra activar los detectores de humo haciendo que salten los anti-incendios. Parecerá algo trivial pero en este capítulo el bat-cinturón será el auténtico eje de la trama. Seguimos con la “lucha de cinturones”, ya que eso será lo que veamos en las siguientes imágenes: a cada idea del Joker contrarrestada por el cinturón de Batman sigue una réplica por parte del de El Joker.

bscap0172mp6.jpg

El final de la historia no puede ser más conveniente, de nuevo ante televisión, esta vez para que Batman bautice un barco “ni más ni menos-, lo que permite al Joker preparar una trampa que será sorteada por la pareja gracias a la cabeza de Batman “ya que el mensaje es: el cerebro es el mejor “cinturón de trucos”– aunque echando mano de lo que tiene en su cinturón, eso sí.

La brillante idea del Joker de llenar la botella del bautizo de gas tóxico que paralice a todos los presentes -auténtica idea genial- fracasará cuando Bats descubra que la botella ha sido manipulada y eche mano de un recurso tan universal y arbitrario que parece un claro precedente del Bat-Reepelente para Tiburones. Concretamente de unas Pildoras de Curación Universal de Todos los Venenos.

Así, sin complejos.

Todos los Santos

Muchos Santos en este episodio, empezando por Kofax, nombre de un jugador de Baseball del momento, siguiendo por Resorte al enterarse de su huida, Cortina de humo cuando Batman adivina cuál es el verdadero objetivo del Joker, Stuffin al llegar al museo, Ravioli al aparecer la Ópera del Joker por la televisión, Serpentina cuando el Joker atrapa a Bats con uno de sus trucos, Gramática al descubrir la pista del Joker “El que ríe el último ríe mejor”, Safari cuando van al encuentro del explorador profesor Laughwell -¿notan cuál era la solución de la pista del Joker?- y, finalmente, Titulares, cuando los periódicos dan aviso de las proezas del Dúo Dinámico. Como vemos, en este episodio los santos estaban marchando.

¡Llegaron los Reyes Magos!

Apenas pasan unos minutos de medianoche y los Reyes Magos ya han pasado por mi casa (¡esto es buen servicio, sí señor!) dejándome esto:

dvdcoche.jpg


¡El primer DVD de El Coche Fantástico! ¡Y trae papelotes para leer y todo!

dvdmichael.jpg


¡Y si te suscribes a la colección te mandan a casa estos fabulosos regalos! Jo, me pregunto si serán exclusivos o los importarán de USA

dvdregalos.jpg


Llegado este punto os preguntaréis ¿y por qué nos has colado en el blog este posteo que no es más que publicidad y además off-topic? Primero, porque El Coche Fantástico tuvo cómic propio, así que no es off-topic. Segundo, porque aquí adoramos a David Hasselhoff. Y tercero, porque es una colección de…

dvdplaneta.jpg


…y eso significa que puede pasar cualquier cosa. Permanezcan atentos a sus pantallas

Bat-Prime-Time: Fine Feathered Finx/ The Penguin’s a Jinx. (T1-Ep3&4)

[Primero en Elitevisión]

En España lo de los títulos de los episodios era como para colgarse. En inglés el pareado de la semana era “Fine Feathered Finx” / “The Penguin’s a Jinx”. En español se llamó: “Los Facinerosos Feos (Partes 1 y 2)” Que, como se puede observar, viene a decir casi lo mismo… ahm… Mejor dejemos las traducciones y la demostración de que aquí no se entendía que dos partes no fueran un todo, pasemos a lo que interesa.

En este caso lo que interesa es presentar a El Pingüino, es decir, Burguess Meredith. Uno de los grandes nombres que pasaron por estos escenarios y, al cabo de las tres temporadas, el que más episodios “villaneó”. Hasta logra que se dijera que los productores tenían siempre un guión a mano por si Burguess pasaba por la ciudad. El actor, cuyo mayor éxito popular quizá fuera esta serie, junto con su personaje en la saga Rocky (por la que recibió su segunda candidatura al OscarTM), que dio tal distinción final al personaje que difícilmente puede ser reinterpretado sin tenerle en cuenta. El Pingüino de Meredith tiene la apariencia de un gentleman y muy malas pulgas, es mucho menos payaso que el del cómic y consigue integrarse perfectamente en el juego de Semple.

 bscap0155.jpg

En esta ocasión, Semple reinventa el cómic Batman #169, Partners in Plunder, haciendo que el Pingüino, tras uno de sus tradicionales trucos con paraguas “lo que permite usar el arsenal de humos de colores del estudio- ponga un micrófono a Batman para espiarle. Pero no se tratará de descubrir su identidad secreta sino de darle unas pocas indicaciones a Batman de su próximo golpe de tal manera que Batman trace la idea del criminal y establezca cuál es a su juicio el plan que seguirá y cómo podrán evitarlo. Sólo que el Pingüino no tendrá ningún plan, se limita a entregar indicios a Batman para que le diseñe uno a la medida de sus posibilidades y, además, pueda desbaratar con facilidad la defensa del cruzado de la capa.

Una idea brillante, si se me permite. Toda esta charada nos permite comprobar una de las máximas de la serie: el uso de los instrumentos científicos que convierten a este Batman en padre de la policía científica “continuador por tanto de Holmes- y en investigador superequipado. Esto último se consigue gracias a los carteles (ya no están las lonas blancas del episodio anterior cubriendo algunas máquinas) que serán parte integraria de todas las decoraciones. Del mismo modo que en los juegos infantiles una caja de cartón podía servir para casi cada cosa, en Batman con poner una placa tendremos un Analizador Hiper-Espectrógrafo. Algo de lo que también se servirán los villanos en sus maquinaciones.

 bscap0158.jpg bscap0160.jpg

También comienzan las muestras de cohesión en la serie: Aparece por primera vez el personaje del Alcaide Crichton “recordemos que Arkham no estaba aún popularizada-, que reaparecerá de cuando en cuando por la serie interpretado siempre por el mismo actor. Un ejemplo de seriedad y coherencia que se agudizará cuando veamos que prácticamente todos los otros personajes recurrentes, villanos en su mayoría, variarán de intérprete. Entre las señas de identidad de la serie ya empiezan a asomar los Holys y las Batcosas además de los objetos propios: si el Acertijo tenía sus bromas, el Pingüino tendrá paraguas, paraguas como los trucados del principio, o como el gigantesco “y completamente real- paraguas que centrará las investigaciones del dúo.

 bscap0156.jpg

Los Holys de Robin serán Haberdashery cuando veamos al Pingüino vestido con su vestimenta habitual aun dentro de la cárcel (sin desperdicio el esbirro, que lleva aún antifaz), Popcorn al descubrir Batman que el Pingüino planea secuestrar a una actriz, Lodestone cuando el Pingüino use el magnetismo para sacarse de encima a la pareja “truco que repite en la película con otros planes- y Flypaper al cerciorarse de su imposibilidad para moverse.

 bscap0157.jpg

Todo esto y las Baticosas (como los paracaidas -que vemos sobre estas líneas- con el que el Batmovil realiza los giros arriesgados o los transmisores con forma de bicho que son un auténtico delirio pop adolescente) marcarán definitivamente el signo de una serie demasiado divertida para que la tomaran en serio.

Bat-Prime-Time: Hi Diddle Riddle/ Smack in the Middle. (T1-Ep1&2)

Sí, son dos episodios.

La idea original fue hacer una serie de una hora; posteriormente los productores consideraron que quedaría mejor partiéndola en dos medias horas que se emitirían en días sucesivos, forma en la que se ofrecería durante sus dos primeras temporadas y motivo por el que mientras dure esta situación los “dos” episodios serán analizados juntos. Los episodios estaban partidos por el tradicional cliffhanger que muestra su carácter de puzzle de dos piezas (y atentos que el carácter lúdico de la serie hará que la presencia de los puzzles se multiplique) con esos títulos de episodio que riman entre sí. En España no tuvimos tanta suerte “para variar- y los títulos de los capítulos o caían en la traducción más chocante o se limitaban a ofrecer un título aleatorio y dividirlo en dos partes. Pero de eso ya hablaremos en el próximo par de episodios.

La gente que comenta este episodio suele decir que Semple ” que ejerció en el piloto de guionista principal- se basó para la historia en un cómic del año 65: Remarkable Ruse of the Riddler de Batman #171. La gente, claro, no se ha leído ese cómic, de lo contrario vería que el parecido está por debajo del mínimo (Por cierto, podéis encontrar el cómic en cuestión en el Showcase presents Batman #1) En el cómic tenemos al Riddle saliendo de la cárcel, recordando cuáles fueron sus cruces anteriores con Batman “se suponía que esta era la primera historia del Enigma de Tierra Dos-, ayudándole a derrotar a una banda que había estado molestando al cruzado de la capa durante los últimos números, para tenerle como adversario único. Ahí empieza su plan, escenifica un par de compras como planeados atracos esperando que para cuando llegue el atraco verdadero Batman ya se haya aburrido. Aburrir a Batman es imposible así que le atrapan, claro.

¿Qué llega de esto al Piloto? Una escena en la que Batman cae en una trampa del Enigma (o Acertijo si lo prefieren) al malinterpretar una situación en la que parece que el villano está atracando al joyero que está sacada del segundo atraco falso, y que no tiene ni la misma intención. Ah, y parte del traje del Acertijo será similar al que aparecía en esta historia. El resto es nuevo, hecho para la historia, para que se adapte a lo que Semple quería contar. El Acertijo engaña a Batman para que trate de detenerle, lo que le permite demandarle por un millón de dólares y obligarle a comparece públicamente y declarar su verdadera identidad. Su plan secundario es introducir a su joven ayudante Molly en la Batcueva, lo que lleva al rapto y suplantación de Robin. Difícilmente puede aceptarse la vieja acusación de que “infantilizó” los argumentos del cómic.

Y, además, lo hizo sin necesidad de realizar el clásico Piloto fijando el origen.

bscap0151.jpg

comicbats.gif

Semple quería pasar de presentaciones – Es Batman, no necesita presentación. – y así lo hizo.La “preparación” se limita a Bruce en una pequeña conversación en la que se habla de sus padres muertos, una mención a su tío (un guiño al Batman de los primeros seriales, que se separa totalmente del cómic); aparición de Alfred “tan de etiqueta que lo corregirían en siguientes episodios-, llaman, aparece Dick y ¡hop!, manos al asunto.

Por si no ha quedado claro, lo recalco: LA llamada telefónica interrumpe la Vida Wayne y lo hace así porque esta está subordinada a la Vida Batman, tanto que despide a sus invitados para poder responder al comisario. Tampoco el Acertijo tiene más presentaciones. ¿Por qué es un bien conocido enemigo de Batman? Pues no: porque Semple prefiere “mostrar” al villano y dar algunas pinceladas a “presentarlo a fondo”. Esa otra forma de hacer las cosas resultó tan exitosa que hizo que el Acertijo “magistralmente interpretado por Frank Gorshin– se convirtiera en el gran villano de la primera temporada, por lo menos en número de apariciones (4, por delante de sus inmediatos competidores, el Joker y el Pingüino) . Lo que no está nada mal para un personaje que antes del mencionado #171 sólo había aparecido en un par de números en el año 48. El concepto lúdico de Semple, con todos sus juegos de palabras, bromas y charadas ” algo que el espectador podía tratar de intentar descifrar desde su casa; no iba a lograrlo, pero por lo menos estaría entretenido- casa perfectamente con lo que será este villano. (En el futuro veremos como muchos enemigos se riddlean , ofreciendo juegos y enigmas a la pareja independientemente de sus personalidades). La habilidad de Gorshin “que era por encima de todo un cómico de club- para gesticular los juegos y realizar una interpretación doblemente alocada hizo el resto.

Os estaréis preguntando para qué sirvió el Piloto si no fue de Presentación. Pues bien, lo utilizaron de campo de pruebas. Y por eso precisamente hubo cosas que desaparecerían para futuras ocasiones. Los guantes de Robin, por ejemplo, hechos aquí de tela, fueron cambiados por otros de piel en los siguientes episodios para dotar de mayor realismo a la serie. Porque una cosa es que tuviera sentido del humor, fuera divertida y delirante y otra que no se tomara en serio la necesidad de parecer real. Incluso Batman salió reforzado de este piloto, nunca más se le iba a escapar un malhechor “ni como en este caso “desaparecer sin dejar rastro de su cuerpo“- y en pocas ocasiones más moriría un personaje principal del capítulo, en esta caso la bella Jill St. John que pagará caro el haber engañado a Batman disfrazándose como Robin para introducirse en la Batcueva, pues encontrará allí su muerte cayendo en la Fuente de Energía que abastecía al Batmovil en uno de esos típicos movimientos que sufren los enemigos de Batman. Es cierto, por otro lado, que el exceso pirotécnico que se ve en este capítulo fue severamente recortado. La tarta-bomba del inicio (¿notan la broma de “salpicar” a todos de tarta?) que agua la fiesta a la gente de Moldavia (perfecta definición de la serie: no existe una República de Moldavia, pero sí una región llamada Moldavia; ese cruce entre lo real, lo posible, lo probable y lo irreal es donde habita esta serie) no se repetirá, tampoco la explosión final, lo que obligará a Semple a acentuar otros registros más cercanos a la comedia física.

bscap0150.jpg

Entre lo que ya estaba es imposible olvidar las peleas pop que reunían la parte televisiva con las onomatopeyas comiqueras, también las escaladas en cuerda y, claro, el humor marca de la casa. Robin no puede entrar en la Discoteca What a Way to Go-Go (paladeen ese nombre) por ser menor de edad. Cuando Robin, de nuevo, se queja de no poder descifrar los enigmas de su enemigo Batman le sugiere que puede deberse a que está “aún pensando en esa jovencita que hemos visto antes“. ¿Hay que señalar a qué público iba realmente esta serie? Un par de datos más y les dejo que vayan a tomarse la merienda. La implicación del productor fue tal que la famosa voz del narrador “la que leía las preguntas culminantes de los cliffhangers, por ejemplo- es la del propio William Dozier.

bscap0152.jpg

bscap0153.jpg

Tía Harriet. Vale, lo imaginabais. Yo también sabía que habría que hablar sobre ella. Entre otras cosas porque no debuta en esta serie, como muchos han asegurado. En el año 64 los responsables del cómic decidieron quitarse de en medio a “ese gracioso patán” que era Alfred, un mayordomo torpón y notablemente incapaz de llegar a ninguna conclusión decente, pero la pareja pudo pasar poco tiempo sola en la Mansión Wayne ya que la tía de Robin (¿?) aparecía por allá para… bueno, no está muy claro para qué, pero allá que estuvo hasta bien entrados los setenta. ¿Qué es, pues, lo que hizo la serie? Pues adaptó la situación Bruce-Dick”Harriet y añadió a Alfred a la ecuación, un Alfred que sería un mayordomo pausado, tranquilo y, con cierta flema inglesa que bebería más de Mr. Belbedere (el de Cliffton Webb, claro) que de Ebony White. Es decir, el Alfred tal y como lo conocemos ahora, porque, claro, ya que lo revivieron lo hicieron siguiendo el esquema exitoso. El de la serie de televisión.Hasta aquí por hoy, pero no os preocupéis, seguiremos deconstruyendo la serie, desmontando sus viejos falsos mitos y exponiendo su notable relevancia en próximos capítulos.

Por ejemplo, en el siguiente, en el que llegará… El Pingüino.

Vale, sí, cierto.

Pensé que no habríais caído en la cuenta.

La secuencia en la discoteca, en al que Batman es drogado a traición por Molly es aquella famosísima escena en al que nace el archiconocido Batusi. Sólo lo bailaría Batman en dos ocasiones, y para la segunda aún falta. Como sois tan pacientes que habéis llegado hasta aquí os dejo con su contemplación, para que podáis ir pensando en cuantas veces lo habéis reencontrado a lo largo de la historia.