Lo bueno y lo malo de DC en una sola historieta

Lo malo de DC (entre otras cosas) es que su continuidad está hecha unos zorros. Y lo bueno es que Keith Giffen sigue por allí aprovechando la coyuntura para hacer practicamente lo que le da la gana, como en esta historieta de Sugar & Spike (por si la existencia de una nueva versión de Sugar & Spike -o Sal y Pimienta- adultos metidos a detectives de lo metahumano no fuera suficiente pista)

SugarSpike

Nuestra historia comienza con Wonder Woman hablando a los detectives protagonistas de cierta vez que estuvo a punto de casarse con una criatura multiforme pero ésta la abandonó en el altar

LegendsOfTomorrow3a

Porque ahora la historia se ha hecho pública con un giro sorpresa: el novio afirma que la boda se consumó y va a hacerse un tour por los Sálvames estadounidenses llenándose el bolsillo

LegendsOfTomorrow3b

Sugar se encuentra con el novio para negociar, y éste le demuestra lo decidido que está a seguir adelante. ¡Hasta tiene una licencia de matrimonio falsa!

LegendsOfTomorrow3c

Pero ya hemos hablado bastante. ¡Esto es un tebeo de la DC de DiDio, y aquí las cosas se resuelven con violencia!

LegendsOfTomorrow3d

Y cuando Sugar obliga al multiforme y a su banda a adoptar su verdadero aspecto se desvela totalmente el regalo que Giffen está haciendo a los lectores veteranos (aunque muchos lo habrían adivinado antes gracias a las pistas que había repartidas por la historia)

LegendsOfTomorrow3e

¡La historia es una secuela del Wonder Woman 155 de 1965, una historia clásica de Robert Kanigher y Ross Andru!

WonderWoman155

Y sí, todo es tal cual lo han contado, incluyendo que es el novio el que planta a Wonder Woman en el altar

WonderWoman155a

Pero lo que Giffen planteó como una brillante sorpresa que ir descubriendo poco a poco lo arruinó el editor de la colección al decidir publicar esta portada de Kevin Nowlan que destripa totalmente la identidad del asesino novio

LegendsOfTomorrow3

Lo que decía, lo bueno y lo malo de DC junto y revuelto en una sola historieta

Los cómics de antes sí que eran buenos XIII

Corrían los convulsos años 60, norteamericanos. Los años que traerían consigo la contracultura, los derechos sociales y la igualdad entre hombres y mujeres. Años de símbolos, como John Lennon en la cama con Yoko Ono, como Martin Luther King contándonos que tuvo un sueño, y, sobre todo, con Wonder Woman demostrando que las mujeres podían hacer exactamente lo mismo que Superman o Batman, enfrentándose a amenanazas terroríficas como:

ENTER-THE-MOUSE.jpg
¡¡¡EL HOMBRE RATON!!!
Un villano tan temido por wonder Woman que sólo con saber que está entre rejas acude inmediatamente a prisión sólo para asegurarse de que no escape.
 
Lo cual no tiene de extrañar porque El Hombre Ratón tiene terribles poderes. Para empezar es del tamaño de un ratón (lo cual implica una mimetización total de su animal totémico).

SUPERPODERES.jpg

Y esa mimetización le permite comunicarse con ese mismo animal como si hablara con ellos en su lengua materna.
 
REUNION.jpg

Sólo con estos dos poderes Wonder Woman ya tendría motivos de sobra para temer a El Hombre Ratón, pero es que encima necios son quienes no cuentan con la astucia de este villano capaz de superar a la en inteligencia a la mismísma Wonder Woman.
 
ASTUCIA.jpg

Por culpa de esta astucia Wonder Woman queda atrpada en su propio lazo de la verdad, un problema que no ha de tomarse a broma porque a estas alturas llevaba 143 números sufriéndolo varias veces por entrega sin poder encontrarle solución ninguna.

 

TRAPPED.jpg

Con Wonder Woman a su merced El Hombre Ratón lleva a la heroína a su laboratorio gigante, algo que puede parecer incogruente, puesto que el hombre ratón es muy pequeño, pero  que años más tarde se demostraría como una inversión (una vez más) astuta al alquilarlo para grabar videoclips de Blur.
 
OBRAS.jpg

MAS.jpg

 

Una vez allí El Hombre Ratón cumpliría su sueño, agarrar la probeta….

 

AGARRAME-PROBETA.jpg

Y lanzársela a la cara a Wonder Woman

CHOCHOA.jpg

Lo cual acaba provocando que Wonder Woman reduzca su tamaño….

SHRINKING.jpg

Y escape de su lazo, con el resultado previsible:

fin.jpg

Pero es que cuando uno piensa con la probeta, ya se sabe que lo más fácil que puede pasar es que te arrepientas después de las consecuencias…algo que demuestra la grandeza de los guionistas de Wondy a la hora de crear sus aventuras.

AVIV REDNOW NAMOW!!!

Los cómics de antes sí que eran buenos XII

La identidad secreta de un superhéroe es muy importante. Desde un nivel puramente argumental sirve para evitar que alguien se salte las defensas de la fortaleza de Superman y le pegue un tiro a los Kent para que nadie ataque a los fallecidos padres de Clark para que nadie ponga en peligro a los niños que adopta Bruce Wayne que va progresivamente convirtiendo en Robin para que nadie dañe a los seres queridos del héroe.

Su función, desde el nivel cretivo es aún más importante, pues es lo que permite que el lector se identifique con el superhéroe que consume. Que gente con la fuerza y agilidad de Spider-man tenga problemas para pagar el alquiler, y un jefe tirano que le chille, hace que el lector pueda usar sus aventuras como escape a su propia realidad, soñando que a pesar de lo mal que lo trata su entorno él también esconde un ser extraordinario de gran valor en su interior.

Pero esa misma fortaleza de los tebeos se vuelve, a la vez, su máxima debilidad puesto que la necesidad de crear situaciones en las que introducir el tema de la doble identidad de los héroes y su necesidad de defenderla ante ojos ajenos, en todas y cada una de las aventuras del personaje acaba sometiendo al autor, inevitablemente, al llamado "Síndrome de Scooby Doo", que definía Mark Evanier como aquel problema que se encontraba cada vez que inventaban un monstruo para esta serie de misterio debían acudir a un coordinador que les informaba que su propuesta de un Espantapájaros con cabeza de calabaza que monta en un tractor poseído por satanás ya se hizo una o dos veces en algún momento en los 30 años de historia del personaje.

En Wonder Woman ese problema llegó pronto, cada número llevaba entre dos y tres aventuras de la heroína amazona, así que a la altura del número 122 las excusas para someter a Diana, tal y como quería el público, a problemas para mantener su identidad en secreto ya se acumulaban en el escritorio del encargado de la continuidad de la serie. Afortunadamente, los guionistas de Wonder Woman conocían el secreto de una buena historia: Hacerlo lo más simple posible:

 

WonderWoman122_04.jpg  
Aquí lo tenéis, Wonder Woman, que quiere estar cerca de Steve Trevor pero sin ayuntarse con él, se ha instalado como secretaria, pero un día cualquiera en el interfono, Steve confunde a Diana con Wonder Woman porque…¡¡tienen la misma voz!! (Algo que como bien señala Diana normalmente no pasa porque Steve suele estar "distraído" mirando el disfraz de Wonder Woman).

Así que Steve sale de su despacho sin pararse a pensar por qué contesta el interfono Wonder Woman en vez de su secretaria el interfono. ¿Es Steve tonto? No, es víctima de un recurso narrativo. Si Steve se para a Diana le daría tiempo a cambiarse, pero aquí estamos hablando de otra cosa, de poner en un aprieto a Diana del que parece imposible salir salvo con la estrategia más simple.

 

agarra.jpg

Darle a Steve un abrigo para que se lo sujete

cambia.jpg

cambiarse de ropa tapada por el abrigo

YA.jpg

y echarle la culpa a lo despistada que es la secretaria que se ha ido sin que la veas, y olvidándose del abrigo.

Todo bien, todo normal.

AVIV SOL SATSINOIUG SONEUB!!!

El reseteo de 1965

Mañana llega a los quioscos la primera hornada de títulos de la nueva DC (vale, la semana pasada se adelantó el Justice League de Johns y Lee, pero es lo que tiene ser los jefes). Pero reseteos, rebooteos, reinicios y rearranques desde cero ha habido muchos a lo largo de la convulsa historia editorial de los héroes de DC, pero hoy nos centraremos en ver cómo fue la puesta a punto de la serie de Wonder Woman en 1965, concretamente a la altura de su número 158, para ver que la situación apenas ha cambiado en medio siglo y que lo del reseteo de DC de esta semana ya ha pasado antes y volverá a pasar. Para empezar, tenemos las protestas de los fans ante los rumores

reseteo1.jpg

A continuación tenemos un editor despótico que juzga que el pasado es una losa, que la continuidad es demasiado complicada y hay que simplificarla y borrar personajes

reseteo2.jpg

¡Ni las propias amazonas tienen claro su futuro!

reseteo3.jpg

Y, una vez consumado el continuidadcidio, son los pobres autores los que tienen que dar el callo

reseteo4.jpg

Mientras los autores intentar sacar adelante el próximo número los personajes posan, el editor vende la moto a los lectores de lo estupendo que va a ser todo…  ¡y algunos hasta le creen!

reseteo5.jpg

En definitiva, que la única diferencia entre 1965 y 2011 es que hoy por hoy nadie creería ningún rumor acerca de una pajarita amarilla

¡Una editorial nos lee y nos hace caso!

¿Recordáis ese posteo del verano pasado en que las maestras amazonas enseñan a Diana idiomas tan exóticos como el cavernícola, el marciano o el español?

ww11502bn.jpg

Pues parece que DC lo leyó y tomó nota, porque en el Showcase aparecido la semana pasada que reeditaba ese episodio (en Glorioso Blanco y Negro) podemos ver…

ww11502bn.jpg

…que Wonder Girl ha aprendido español. O mejor, ¡se establece retrocontinuidad mediante que siempre lo ha sabido!

Supliendo a Jotace (II): Diana la políglota

Que sí, mucho rollo con que a ver si la etapa de Kal-El como Superboy entra o no en continuidad, o si lo que vale es Smallville, o ninguna de las dos cosas, pero nadie parece recordar (y mucho menos reivindicar) los años que Diana, futura Wonder Woman, pasó como Wonder Girl antes de que Donna “Who is” Troy heredara el nombre


Como muestra, esta deliciosa escena del nº115 de Wonder Woman en que las maestras amazonas enseñan a Diana idiomas tan exóticos como el cavernícola, el marciano o el español…


…y va la muy burra y no sabe decir ni “buenos días” en español. ¡Buuuh, fuera! ¡Que la borren de la continuidad!