Lo bueno y lo malo de DC en una sola historieta

Lo malo de DC (entre otras cosas) es que su continuidad está hecha unos zorros. Y lo bueno es que Keith Giffen sigue por allí aprovechando la coyuntura para hacer practicamente lo que le da la gana, como en esta historieta de Sugar & Spike (por si la existencia de una nueva versión de Sugar & Spike -o Sal y Pimienta- adultos metidos a detectives de lo metahumano no fuera suficiente pista)

SugarSpike

Nuestra historia comienza con Wonder Woman hablando a los detectives protagonistas de cierta vez que estuvo a punto de casarse con una criatura multiforme pero ésta la abandonó en el altar

LegendsOfTomorrow3a

Porque ahora la historia se ha hecho pública con un giro sorpresa: el novio afirma que la boda se consumó y va a hacerse un tour por los Sálvames estadounidenses llenándose el bolsillo

LegendsOfTomorrow3b

Sugar se encuentra con el novio para negociar, y éste le demuestra lo decidido que está a seguir adelante. ¡Hasta tiene una licencia de matrimonio falsa!

LegendsOfTomorrow3c

Pero ya hemos hablado bastante. ¡Esto es un tebeo de la DC de DiDio, y aquí las cosas se resuelven con violencia!

LegendsOfTomorrow3d

Y cuando Sugar obliga al multiforme y a su banda a adoptar su verdadero aspecto se desvela totalmente el regalo que Giffen está haciendo a los lectores veteranos (aunque muchos lo habrían adivinado antes gracias a las pistas que había repartidas por la historia)

LegendsOfTomorrow3e

¡La historia es una secuela del Wonder Woman 155 de 1965, una historia clásica de Robert Kanigher y Ross Andru!

WonderWoman155

Y sí, todo es tal cual lo han contado, incluyendo que es el novio el que planta a Wonder Woman en el altar

WonderWoman155a

Pero lo que Giffen planteó como una brillante sorpresa que ir descubriendo poco a poco lo arruinó el editor de la colección al decidir publicar esta portada de Kevin Nowlan que destripa totalmente la identidad del asesino novio

LegendsOfTomorrow3

Lo que decía, lo bueno y lo malo de DC junto y revuelto en una sola historieta

Los cómics de antes sí que eran buenos XIV

 Corrían los locos años 60 y los cómics estaban cambiando.
 
supes.jpg
Los tebeos ya no eran sólo para niños, introducían la psicología, los derechos sociales y otros temas comprometidos recreando con ello las actitudes de sus personajes ante la vida, incluyendo sus secundarios.
 
lois.jpg

Que dejaban atrás su rol de simples extras cuya única función era ponerse en riesgo para dar un objetivo al héroe, y reclamaban escritores que les convirtieran en personajes tridimensionales con su propia personalidad, motivación y objetivos en la historia.

Esa liberación de los personajes femeninos no podía dejar de lado a la colección de Wonder Woman donde llevaban ya centenares de números rompiendo convencionalismos, como pionera que era la colección en esto de convertir a una mujer en protagonista de un cómic de superhéroes.

Por este motivo, en Wonder Woman 175, se nos mostró una de las historias con mayor psicología del cómic, una auténtica obra maestra que, como todo gran trabajo, se presentó enmascarado con una historia que iba a empezar como siempre, con Wonder Woman atacada por un villano tipo de los de la época dorada de los cómics.
 

coche.jpg

Pero el villano que les ataca es un villano clásico sólo en apariencia, porque en realidad es un villano con PSICOLOGÍA! y, por ende, con una motivación:

un-becho.jpg
Quiere un beso, de los de verdad y con pasión, de Wonder Woman, o matará a Steve Trevor. Puede parecer algo muy tonto, pero como hemos dicho este número pertenece a la era de la PSICOLOGÍA! de los cómics y por lo tanto es una decisión muy justificada, porque con esa cara el villano sabe que sólo puede conseguir mambo pagando algo que le impide su porte noble (lleva un bastón de esos con bola encima, no os digo más).
 
besa-morena.jpg

Wonder Woman se sacrifica, y besa, bien pero sin lengua porque la PSICOLOGÍA! en los cómics no había llegado aún a esos extremos, al villano, salvando así la vida de Steve, pero, debido a la profundidad de la historia este reacciona como su propia PSICOLOGÍA! le permite

NOOOO.jpg

Echándole la culpa a Wonder Woman de ser una fresca. Una polémica reflexión que se mueve entre la necesidad del personaje de Steve de hacer ver su enfado por llevar desde 1941 queriendo morderle la boca a la amazona y ahora ve como el primer tío que le ata a un peñasco la cata antes que él, y la presión social que se ejercía sobre la mujer de los 60 a la que se le pedía que estuviera en forma y enseñara cacha, pero a la que se lapidaba públicamente si besaba a un tipo más viejo que ella con un ejército de sirvientes a su disposición (como hemos cambiado, afortunadamente).
 
nono.jpg
Para Steve el shock es tan fuerte que el enfado no se le pasa, haciendo que Wonder Woman salga fuera para expresar sus sentimientos (otra muestra de la irrupción de la PSICOLOGÍA! en los cómics)

nonono.jpg    

Pero al regresar se encuentra con que:

la-otra.jpg

Una Wonder Woman de una tierra alternativa (canten comingo: "yo soy de deceeeee, de deceeeeee, de deceeeeee"), ha viajado en cuanto ha visto que dejaban al rubio solo y se lo ha llevado al huerto. Justo aquí es donde la PSICOLOGÍA! se encuentra con el COMPROMISO SOCIAL! y con este cómic DC enseñaba a las niñas que si van dejando pasar trenes, su chico ideal se acabaría marchando con la primera pelandrusca que pase por ahí (otro rasgo de la sociedad de los años 60—el de que el fin de las muchachas no era otro más que el encontrar barón que las desposara—que afortunadamente hemos superado sustituyéndolos por figuras que defienden el poder de las mujeres mientras cantan "si te gustaba tenías que haberme comprado un anillo").

 

candela.jpg
Wonder Woman reacciona como la PSICOLOGÍA! manda, primero fingiendo indiferencia, luego molestándose, y después intentando interferir en el nuevo ligue de Steve, que no deja de ser ella misma. Ella confía en que Steve volverá a ella, pero como llevamos un buen rato explicando, Steve ya no es el secundario de antaño que cuya única función era meterse en líos para que Wonder Woman le rescate, ahora, es un secundario cuya única función es meterse en líos para que Wonder Woman le rescate pero con PSICOLOGÍA!, lo que le lleva a ponerse del lado de la villana de esta historia, lo cual es lógico antendiendo al hecho de que es exactamente la misma chica a la que lleva décadas persiguiendo pero que se deja meter mano.

Steve pues actúa en la historia según su propia PSICOLOGÍA! y por ello Wonder Woman, también renovada, hará lo mismo haciendo lo que cualquier mujer moderna e independiente haría si el novio al que tiene a dos velas le dejara.
 

esto-2.jpg
Llamar a su madre….

Al final deciden que los temas del amor son demasiados complejos para tratarlos a la lígera, así de profundo fue el autor en el uso de la PSICOLOGÍA! en esta historia, por lo que deciden que sólo puede dirimirse con una serie de pruebas atléticas que decidan quien se queda con el rubio. 

 

winner-take-it.jpg

Al rubio por supuesto le parece todo estupendo, pero porque la PSICOLOGÍA! no le deja más acción lógica que tomar, un tío que lleva 20 años detrás de la misma tía y que ahora descubre que puede por fin mojar con su gemel
a obviamente no tiene el riego sanguíneo en ese momento en condiciones para pensamientos profundos.

Las dos Wonder Woman inician una competición donde se desubre un terrible acontecimiento inesperado:

natacion.jpg
chiqui.jpg

En el mundo paralelo Wonder Woman rejuvenece, lo cual parece una solución totalmente arbitraria, casi tanto como que de repente sin mayor explicación aparezca una gemela malvada desde una tierra paralela, pero que no es más que una metáfora de la PSICOLOGÍA! para explicarnos que Wondy, nuestra Wondy se está comportando como una cría con una competición por un tío que se pone de los nervios porque le has dado a pico a un villano para salvarle la vida. Y cuando te comportas como una cría es imposible que puedas vencer.

 

defeated.jpg

Así pues la Wonder Woman ligera de cascos supera a la Wonder Woman casta, pero en un inesperado giro de los acontecimientos.
 
ninos.jpg
Steve, que también pertenece al mundo de Wonder Womany—y vive en una época más sana en la que aún no se ha propagado el concepto MILF, salvo tal vez en el cine italiano, pero esos no cuentan porque no saben poner siglas— pasa de la Wonder Woman madura porque sólo tiene ojos para la versión pre-puber de la misma.
 
grow.jpg

Y así Steve acepta que lo suyo con la fresca es imposible, y que mejor se queda con la Wonder Woman de siempre.

Al final, en una nueva innovación que demuestra por qué Grant Morrison adora tanto esta serie, se rompe la cuarta pared con la aparición del guionista que nos explica la idea que en todo momento nos ha estado planeando la cabeza mientras leíamos este tebeo.

explain.jpg

¡¡Wonder Woman ha perdido por primera vez un torneo!! ¡¡Algo inconcebible en la serie!! Pero tal y como explica Robert Kanigher—quien tenía que hacer estas cosas porque los editores no estaban por la labor siempre de poner quien hacía los tebeos— ahí está la grandeza de la PSICOLOGÍA!, en que a veces perder significa ganar, si al final eres tú quien se lleva a casa el premio.

¡Los cómics de antes sí que eran buenos!


Los cómics de antes sí que eran buenos XIII

Corrían los convulsos años 60, norteamericanos. Los años que traerían consigo la contracultura, los derechos sociales y la igualdad entre hombres y mujeres. Años de símbolos, como John Lennon en la cama con Yoko Ono, como Martin Luther King contándonos que tuvo un sueño, y, sobre todo, con Wonder Woman demostrando que las mujeres podían hacer exactamente lo mismo que Superman o Batman, enfrentándose a amenanazas terroríficas como:

ENTER-THE-MOUSE.jpg
¡¡¡EL HOMBRE RATON!!!
Un villano tan temido por wonder Woman que sólo con saber que está entre rejas acude inmediatamente a prisión sólo para asegurarse de que no escape.
 
Lo cual no tiene de extrañar porque El Hombre Ratón tiene terribles poderes. Para empezar es del tamaño de un ratón (lo cual implica una mimetización total de su animal totémico).

SUPERPODERES.jpg

Y esa mimetización le permite comunicarse con ese mismo animal como si hablara con ellos en su lengua materna.
 
REUNION.jpg

Sólo con estos dos poderes Wonder Woman ya tendría motivos de sobra para temer a El Hombre Ratón, pero es que encima necios son quienes no cuentan con la astucia de este villano capaz de superar a la en inteligencia a la mismísma Wonder Woman.
 
ASTUCIA.jpg

Por culpa de esta astucia Wonder Woman queda atrpada en su propio lazo de la verdad, un problema que no ha de tomarse a broma porque a estas alturas llevaba 143 números sufriéndolo varias veces por entrega sin poder encontrarle solución ninguna.

 

TRAPPED.jpg

Con Wonder Woman a su merced El Hombre Ratón lleva a la heroína a su laboratorio gigante, algo que puede parecer incogruente, puesto que el hombre ratón es muy pequeño, pero  que años más tarde se demostraría como una inversión (una vez más) astuta al alquilarlo para grabar videoclips de Blur.
 
OBRAS.jpg

MAS.jpg

 

Una vez allí El Hombre Ratón cumpliría su sueño, agarrar la probeta….

 

AGARRAME-PROBETA.jpg

Y lanzársela a la cara a Wonder Woman

CHOCHOA.jpg

Lo cual acaba provocando que Wonder Woman reduzca su tamaño….

SHRINKING.jpg

Y escape de su lazo, con el resultado previsible:

fin.jpg

Pero es que cuando uno piensa con la probeta, ya se sabe que lo más fácil que puede pasar es que te arrepientas después de las consecuencias…algo que demuestra la grandeza de los guionistas de Wondy a la hora de crear sus aventuras.

AVIV REDNOW NAMOW!!!

Retrocontinuidad retro

Este es el origen de Flash, tal como se vio en el Showcase 4 de 1956. Barry Allen está al lado de una estantería llena de productos químicos, cae un rayo y…

Showcase004_05.jpg   

¡Hala, a correr como un loco!

Showcase004_06.jpg

Y este origen permaneció eterno e inmutable hasta el Flash 167 de 1967, en que a Gardner Fox (o a Julie Schwartz, que las injerencias editoriales en DC no son un invento de DiDio) se le ocurrió que ya era casualidad que a Barry le pasara precisamente eso, que no había quien se lo tragara. Y por eso crearon a Mopee

Flash167-05.jpg

Y éste le cuenta a Flash que tenía un examen de magia que consistía en dar a un ser humano el don de la supervelocidad. Así que el rayo no cayó por casualidad, sino que lo guió él. Así que como resultado tenemos un origen de Flash aún más difícil de creer que el anterior. ¡Vamos, un ejemplo de retrocontinuidad de cajón!

Flash167-06.jpg

Y este, queridos lectores, fue el origen de la famosa explicación universal del mundo de la ficción: "lo hizo un mago"

Los cómics de antes sí que eran buenos XII

La identidad secreta de un superhéroe es muy importante. Desde un nivel puramente argumental sirve para evitar que alguien se salte las defensas de la fortaleza de Superman y le pegue un tiro a los Kent para que nadie ataque a los fallecidos padres de Clark para que nadie ponga en peligro a los niños que adopta Bruce Wayne que va progresivamente convirtiendo en Robin para que nadie dañe a los seres queridos del héroe.

Su función, desde el nivel cretivo es aún más importante, pues es lo que permite que el lector se identifique con el superhéroe que consume. Que gente con la fuerza y agilidad de Spider-man tenga problemas para pagar el alquiler, y un jefe tirano que le chille, hace que el lector pueda usar sus aventuras como escape a su propia realidad, soñando que a pesar de lo mal que lo trata su entorno él también esconde un ser extraordinario de gran valor en su interior.

Pero esa misma fortaleza de los tebeos se vuelve, a la vez, su máxima debilidad puesto que la necesidad de crear situaciones en las que introducir el tema de la doble identidad de los héroes y su necesidad de defenderla ante ojos ajenos, en todas y cada una de las aventuras del personaje acaba sometiendo al autor, inevitablemente, al llamado "Síndrome de Scooby Doo", que definía Mark Evanier como aquel problema que se encontraba cada vez que inventaban un monstruo para esta serie de misterio debían acudir a un coordinador que les informaba que su propuesta de un Espantapájaros con cabeza de calabaza que monta en un tractor poseído por satanás ya se hizo una o dos veces en algún momento en los 30 años de historia del personaje.

En Wonder Woman ese problema llegó pronto, cada número llevaba entre dos y tres aventuras de la heroína amazona, así que a la altura del número 122 las excusas para someter a Diana, tal y como quería el público, a problemas para mantener su identidad en secreto ya se acumulaban en el escritorio del encargado de la continuidad de la serie. Afortunadamente, los guionistas de Wonder Woman conocían el secreto de una buena historia: Hacerlo lo más simple posible:

 

WonderWoman122_04.jpg  
Aquí lo tenéis, Wonder Woman, que quiere estar cerca de Steve Trevor pero sin ayuntarse con él, se ha instalado como secretaria, pero un día cualquiera en el interfono, Steve confunde a Diana con Wonder Woman porque…¡¡tienen la misma voz!! (Algo que como bien señala Diana normalmente no pasa porque Steve suele estar "distraído" mirando el disfraz de Wonder Woman).

Así que Steve sale de su despacho sin pararse a pensar por qué contesta el interfono Wonder Woman en vez de su secretaria el interfono. ¿Es Steve tonto? No, es víctima de un recurso narrativo. Si Steve se para a Diana le daría tiempo a cambiarse, pero aquí estamos hablando de otra cosa, de poner en un aprieto a Diana del que parece imposible salir salvo con la estrategia más simple.

 

agarra.jpg

Darle a Steve un abrigo para que se lo sujete

cambia.jpg

cambiarse de ropa tapada por el abrigo

YA.jpg

y echarle la culpa a lo despistada que es la secretaria que se ha ido sin que la veas, y olvidándose del abrigo.

Todo bien, todo normal.

AVIV SOL SATSINOIUG SONEUB!!!

Los cómics de antes sí que eran buenos XI

En contra de la creencia popular, el desarrollo de la psicología en los cómics no se produjo en los años 80. Esta no es más que una falacia que se usa para desprestigiar a los cómics antiguos acusándoles de tener argumentos planos e infantiloides cuando, en realidad, es todo lo contrario. Los cómics clásicos llegaron, prácticamente de la mano del desarrollo de la ciencia psicológica, razón por la cual no es de extrañar que estos tebeos están impregnados de los planteamientos fundacionales de esta importante ciencia.

Uno de los mejores ejemplos de psicología profunda en los cómics pre-Alan Moore la encontramos en los trabajos realizados en la serie clásica de Wonder Woman, una serie rompedora desde su concepción porque pone en papel protagónico a una mujer, e invierte los roles del cómic de la edad de oro colocando al hombre como el que necesita ser rescatado y a la fémina como el personaje fuerte que no cede a los convencionalismos sociales.

Por eso Steve Trevor le pide constamente a Wonder Woman que se case con él

Mientras que es Wonder Woman quien demanda que tengan paciencia y espere a que se consiga la paz en el mundo antes de formalizar lazos. Podría parecernos que en realidad Diana le está dando largas, como tu vecino cuando le decía a su novia que estaban muy bien como estaban pero si España ganara alguna vez el mundial de fútbol se casarían—¡¡Que risas las de aquel día!!—pero lo cierto es que Wonder Woman ama de verdad a Trevor, lo que pasa es que obtiene lo que quiere por otras vías.

 

Todo en Wonder Woman está medido dentro de la lógica psicológica de los personajes por ejemplo la reacción de Wonder cuando la auténtica Diana Prince le escribe para decirle que va a tener que abandonar su indentidad secreta.
 
TENGO-UNA-CARTA-PARA-TI.jpg
 
Así es amigos, Diana es una heroína, así que no cometería ningún acto ilegal como crear una falsa identidad para poder trabajar como una inmigrante ilegal en los Estados Unidos. Movida por el bien, que es el impulso psicológico último de los superhéroes americanos, Wonder Woman consiguió su identidad gracias a un acuerdo comercial beneficioso para todas las partes y que entronca directamente con el estido de vida americano.

Ahí lo tenéis. Wonder Woman se encontró con una enfermera que se parecía a ella llorando porque su novio se había marchado a hacer fortuna a Sud América con la intención de forrarse y pagarle después el billete de avión. Sin embargo el ingeniero se había quedado sin pasta, hecho que hacía llorar desconsoladamente a la muchacha hasta que Wonder Woman tiene una idea, ella le pagará el billete a la desgraciada muchacha, a cambio de poder ocupar su lugar. Wonder Woman es enfermera amazona titulada por lo que puede llevar a cabo su labor, gozar de una identidad secreta y mantener cotizando a la verdadera Diana Prince sin que nadie sospeche de nada.

 

 

TU-A-BOSTON.jpg

Nada podía salir mal en el plan, pero ahora resulta que el muchacho se ha perdido en el monte, la auténtica Diana sigue siendo pobre y se quiere volver a América (la buena, se entiende, porque en América ya está).

Wonder Woman no puede permitirse esto, el que la chica sufra y renuncie a sus sueños de riqueza queremos decir, y como representante del bien coge su avión invisible y se desplaza hasta el lugar desde ha llegado la carta.

 

     Donde los nativos le explican que el chico ha ido al monte tabú y que de allí no vuelve nadie.

Aquí el autor nos muestra una nueva muestra de psicología. Los montañeses son una cultura retrasada, que aún no domina los concpetos más clásicos de climatología necesarios para afianzar una buena agricultura, como demuestra el hecho de que igual te visten manga larga, que manga corta, o van directamente sin camiseta (podríamos hablar también de la ausencia de zapatos pero los robinieristas sabemos que los pies no son realmente importantes). Este retraso evidente es el que justifica que a pesar de que advierten a Wonder Woman que los espíritus malvados de Monte Tabú se han llevado al ingeniero americano, Wondy interprete sus advertencias como lo que son, supersticiones.


 
Y una creyente de Zeus y Minerva que lucha contra grifos, esfinges y arpías educada en una isla en la que las mujeres luchan con espadas y lanzas no puede detenerse por meras supersticiones de pueblos retrasados. Por lo que sin tener miedo a los consecuencias se enfrenta a los peligros de Monte Tabú. Donde sus habtiantes la atacan sin motivo nada más llegar.

¿Pot qué le atacan sin tratar de entablar conversación? Psicología amigos, psicología. La sociedad de Monte Tabú es una comunidad cerrada que no tiene contacto con el exterior, por ello se sienten amenazados por la presencia de Wonder Woman y atacan, como hace el ser humano en su estado natural de sociedad pre-científica, a aquello que les es desconocido. Wonder Woman se defiende pero por esas cosas que tiene el cómic, nuestra heroína acaba…


Atada como en el 80% de sus cómics cláiscos. Habrá quien culpe de este hecho al autor, asú como de la extraña situación que supone un giro argumental para que Wondy enseñe axila depilada en primer plano. Pero esto ha de entenderse como una muestra más de la extraña psicología de una socieda aislada del resto, y no de ningún fetichismo en los cómics DC de los años 50, que es alñgo que sa
bemos que no existe, ni existió jamás.

WTF.jpg

Cuando llega al poblado de la tribu que habita Monte Tabú se produce la escena más profundamente psicológica de la hsitoria del cómic moderno.  Donde los niveles se superponen como capas de cebolla, y en donde se nos demuestra la maravilla del trabajo de los guionistas clásicos.

Nada más llegar Wonder Woman no teme a su destino sino que el capturado ingeniero revele su identifdad secreta, sin embargo se siente alividada al saber que el ingeniero la llama Diana, el nombre de su novia cuya identidad ha alquilado la amazona. ¿Como puede aliviarse si ha pasado precisamente lo que temía?, se preguntará el neófito, fácil, porque no has entendido la psicología de los personajes.

El ingeniero de minas capturado identifica a Wonder Woman como Diana Prince—la identidad falsa de Wonder Woman—basándose en el hecho de que  Wondy es idéntica a la Diana Prince que él conoce—la auténtica Diana Prince que viajó a Sudamérica para ver si su novio se hacía rico—y ello se basa en que son identicas y que no hay muchas más chicas blancas con zapatos en las cercanías de Monte Tabú. El hecho de que ya no lleve gafas, vista de superheroína son accesorios puesto que, volviendo al principio de la historia, el ingeniero se marchó de los Estados Unidos antes de que apareciera Wonder Woman. Diana se tranquiliza pues puesto que no se dará cuenta de que hay dos entidades separadas, él cree que ella es quien los otros creen que es ella, cosa que hizo para que nadie supiera que en realidad ella era ella (sí, cosas de chicas otra vez).

Para salvar al valiente ingeniero civilizador que sólo viene a llevarse los materiales que harían ricos a los retrasados habitantes de monte tabú, Wonder Woman se ve sometida a duras pruebas como

Saltar un abismo que nadie ha saltado con una cuerda atada a la cintura. 

Saltar unas brasas planeando sobre ellas

Y salvando a la población de una catástrofe natural.

Todo acaba bien, pero como este es un cómic psicológicamente complejo, los actos tienen consecuencias y justo en ese momento el ingeniero se da cuenta de una cosa extraña.
 

Su novia, la chica que se ha quitado las gafas, y se ha puesto un traje de amazona, no suele ni saltar abismos, ni planear, ni romper rocas con su manos en casa… a lo que Wonder Woman responde de la manera más psicológica posible.
 

 
 

Le dice que le deja solo en medio de un camino polvoriento porque quiere ponerse guapa, y luego convence a la verdadera Diana Prince que le explique que sí ha podido detener un alud con sus manos ha sido por THE POWER OF LOVE (TM) que lo puede todo. Que puede parecer de nuevo una explicación muy tonta pero de nuevo expresa una profunda carga psicológica servida en dos fases:

a) A pesar de que Wonder Woman va rompiendo clichés sociales no duda en aprovecharse de ellos, como muchas mujeres han hecho antes que ella y siguen haciendo hoy en día, para lograr sus objetivos (cuando le dice que le deja tirado para ponerse guapa y el novio de Diana lo acepta porque son "cosas de chicas").

b) Los hombres no quieren una explicación real, sólo quieren una explicación que encaje en lo que quieren conseguir en ese momento (el momento THE POWER OF LOVE TM)

Habrá quien piense que Wondy, y Diana, mienten, pero es una mentira pequeña para un bien mayor, que Wonder Woman pueda seguir cerca de Steve Trevor—más cortito que este ingeniero porque no se ha dado cuenta que Diana sin gafas se parece mucho a Wonder Woman, pero al que sin embargo el ejército, un mundo de hombres por excelencia, ha puesto más arriba en el escalafón social que al novio de la auténtica Diana—y que la auténtica Diana Prince pueda enganchar a un millonario. ¿No es bonito cuando las historias acaban bien?

  

 

El reseteo de 1965

Mañana llega a los quioscos la primera hornada de títulos de la nueva DC (vale, la semana pasada se adelantó el Justice League de Johns y Lee, pero es lo que tiene ser los jefes). Pero reseteos, rebooteos, reinicios y rearranques desde cero ha habido muchos a lo largo de la convulsa historia editorial de los héroes de DC, pero hoy nos centraremos en ver cómo fue la puesta a punto de la serie de Wonder Woman en 1965, concretamente a la altura de su número 158, para ver que la situación apenas ha cambiado en medio siglo y que lo del reseteo de DC de esta semana ya ha pasado antes y volverá a pasar. Para empezar, tenemos las protestas de los fans ante los rumores

reseteo1.jpg

A continuación tenemos un editor despótico que juzga que el pasado es una losa, que la continuidad es demasiado complicada y hay que simplificarla y borrar personajes

reseteo2.jpg

¡Ni las propias amazonas tienen claro su futuro!

reseteo3.jpg

Y, una vez consumado el continuidadcidio, son los pobres autores los que tienen que dar el callo

reseteo4.jpg

Mientras los autores intentar sacar adelante el próximo número los personajes posan, el editor vende la moto a los lectores de lo estupendo que va a ser todo…  ¡y algunos hasta le creen!

reseteo5.jpg

En definitiva, que la única diferencia entre 1965 y 2011 es que hoy por hoy nadie creería ningún rumor acerca de una pajarita amarilla

¡Una editorial nos lee y nos hace caso!

¿Recordáis ese posteo del verano pasado en que las maestras amazonas enseñan a Diana idiomas tan exóticos como el cavernícola, el marciano o el español?

ww11502bn.jpg

Pues parece que DC lo leyó y tomó nota, porque en el Showcase aparecido la semana pasada que reeditaba ese episodio (en Glorioso Blanco y Negro) podemos ver…

ww11502bn.jpg

…que Wonder Girl ha aprendido español. O mejor, ¡se establece retrocontinuidad mediante que siempre lo ha sabido!

Supliendo a Jotace (II): Diana la políglota

Que sí, mucho rollo con que a ver si la etapa de Kal-El como Superboy entra o no en continuidad, o si lo que vale es Smallville, o ninguna de las dos cosas, pero nadie parece recordar (y mucho menos reivindicar) los años que Diana, futura Wonder Woman, pasó como Wonder Girl antes de que Donna “Who is” Troy heredara el nombre


Como muestra, esta deliciosa escena del nº115 de Wonder Woman en que las maestras amazonas enseñan a Diana idiomas tan exóticos como el cavernícola, el marciano o el español…


…y va la muy burra y no sabe decir ni “buenos días” en español. ¡Buuuh, fuera! ¡Que la borren de la continuidad!