The Legend Returns

Lo estábamos esperando con ansia y ya lo tenemos aquí. Ya podemos babear sobre el teclado con el primer número completo de la nueva X-Force de Rob Liefeld que se puede encontrar en la página de Milehigh.
Para los que esperamos a comprar la edición en tapa dura (pero dura… dura) es una buena forma de matar el gusanillo.

Vuelven Cable y sus pistolas y Dominó con su parche. En definitiva, vuelve Rob a Marvel y roguemos que sea por mucho tiempo. La diversión está garantizada.

Peleas, frases chulescas, poses imposibles, anatomías preciosamente incorrectas, fondos imprescindibles, armas, más armas…
Esta nueva X-Force huele a clásico moderno. Ese caballo gigantesco y culón, esa Dominó con su nuevo poder mutante de modificar el tamaño de sus pechos a voluntad, ese Cable imitando a Pozí y esas manos más grandes que las cabezas nos devuelven a la edad de oro de las portadas múltiples con brillitos y cromos de regalo. Seguro que no nos decepciona a ninguno de sus seguidores.

Y además, Liefeld evoluciona. Se nota en el tebeo una disminución del número de dientes por viñeta y yo no he podido ver ninguna página en la que el ojo brillante de Cable cambie de lado (si alguien encuentra un cambio de ojo, por favor, que lo diga, que me haría mucha ilusión). Y luego van los puristas de siempre y dicen que no sabe dibujar. Mucha envidia es lo que hay.

Y una única decepción. Liefeld no empieza su historia mostrando una splash page de Cable pisando la patata verde esa que tanto odiamos.
Rob no es vengativo, es magnánimo.
No es como nosotros.

Hola Rob, bienvenido a casa.
Otra vez.

Erase una vez un

Erase una vez un concurso de popularidad de dibujantes de comics que se organizo en una página web. En ese concurso entre otros muchos participaba un dibujante que tenia un pequeño pero influyente numero de seguidores (adoradores mas bien) y que había llegado a donde había llegado gracias en parte a Mike Carlin.

El cabecilla de dicho grupo al ver que su admirado dibujante no conseguía todos los votos necesarios para alzarse con la victoria llamo a sus camaradas y entre todos se dedicaron a dejar mensajes en foros y listas de correo animando a la gente para que votasen a su ídolo mientras que ellos se dedicaban a votarle una y otra vez para asegurarse de que nadie le derrotase, y no por falta de talento, mas bien por las envidias que despertaba su inimitable talento con el lápiz.

Hubo muchos que se llevaron las manos a la cabeza al ver ese comportamiento, que no dejaron de criticar a ese grupo de fieles, decían que si no importaba la calidad del dibujo de los participantes, que si lo único que importaba era que ganase tu favorito independientemente de cómo dibujasen todos participantes. No entendían que había muchas cosas mas importantes que la objetividad o la vergüenza, que lo único que realmente importaba era que ganase “su” dibujante, ellos sabían que era el mejor, no importaba lo que dijesen los entendidos, el suyo era el mejor.

Por suerte ellos no se dejaron amilanar por las criticas de todos esos envidiosos y siguieron pidiendo votos por cada foro que encontraron, convencieron a cada persona con la que se cruzaban, cada voto les acercaba mas a la gloria de ver en el podio a “su” artista, y asi, después de muchos esfuerzos lo conseguimos y Rob Liefeld fue declarado mejor dibujante de comics en aquel “concurso” de popularidad en Hispacomic.

¿O acaso alguien pensaba que hablabamos de otro concurso manipulado por otras personas?

¿La Venida de ROB!?

En el Salón del Cómic de Barcelona no quieren invitarle…

En las Jornadas de Avilés no tienen presupuesto para hospedarle…

En el Expocómic de Madrid niegan saber de quién estamos hablando…

¿Será acaso el Salón del Manga el que haya conseguido traer por fin al invitado más esperado por la afición? ¿Se producirá por fin el Advenimiento a España de ROB!?

(Y si no, ¿qué es lo que tratan de decirnos con ese cartel?)

What If…?: XXV Salón Internacional del Cómic Adlo!

En la localidad californiana de Fullerton se celebró durante los días 30 y 31 de febrero el XXV Salón Internacional del cómic Adlo!
Con gran éxito de participación, los asistentes pudieron disfrutar de multitud de talleres, conferencias, mesas redondas y sesiones de firmas que hicieron las delicias de los amantes del cómic y enfermos mentales en general.

El primer día y a primera hora de la mañana estaba previsto el taller de dibujo impartido por Frank Miller bajo el título de “Dibujo para reírse, color para llorar”. Lamentablemente la clase magistral tuvo que ser cancelada por motivos de salud del autor. Parece que Miller está muy deteriorado por un ataque de risa crónico que arrastra desde que se enteró de que había que solicitar el DK2 completo por el Previews antes de que el primer número viera la luz. Aún así, su mujer impartió las lecciones de coloreado mientras las teclas de goma de su spectrum aguantaron.

La siguiente actividad fue la sesión de firmas de Al Milgrom. Un punto a favor de la organización fue que la cola estaba muy bien organizada. Ninguna de las dos personas que estaban en ella se quejó.
El Salón Adlo! es apreciado entre los aficionados por la cercanía y el buen rollo que demuestran los autores con los fans. En ningún sitio la gente de la organización reparte insultos y bofetadas con un cariño tan grande.

Ya por la tarde muchos aprovecharon para visitar la zona comercial y realizar sus compras. Este año, como novedad, se podían adquirir originales que muchos de los artistas tenían a la venta en un espacio destinado especialmente. La anécdota simpática la dieron unos fans que intentando comprar originales de Humberto Ramos se llevaron unos de Francisco Herrera. “Ej que no los firma y luego pasan ejtas cosas” comentaba entre risotadas uno de estos descerebrados.

Junto a la zona comercial se encontraba la exposición de Eddie Campbell.
Bajo el título “From Hell: No me cuentes milongas” se exponían 25 versiones de la misma página desde su concepción original hasta el último retoque. Con sombreros, sin sombreros, con bigotes, sin bigotes, muy sucia, todavía más sucia…

En la zona exclusiva para profesionales, los jóvenes valores de la historieta americana pudieron presentar sus books a los editores españoles invitados que daban sus opiniones a los futuros profesionales. “Si no es autobiográfico no nos vale“, “Explicas en una página lo que se podría hacer en 48” o “Si no dibujas como Dupuy o Berberian no te comes una rosca” fueron los consejos más escuchados.

A última hora y como colofón, el evento más esperado del día. El debate que enfrentaba a John Byrne y Neal Adams. Bajo el título “Yo, yo y yo” debatieron sobre lo humano y lo divino y los que asistieron sacaron conclusiones tan interesantes como que Byrne inventó la rueda y Adams la electricidad. Tras la pelea de egos nadie salió gravemente herido salvo la inteligencia de los presentes.

El último día del salón, por la mañana, se celebró la gala de entrega de los premios PicAdlo!. Los ganadores fueron pasando a recoger su estatuilla y acto seguido remachársela en la cabeza al presidente del jurado. A destacar el agradecimiento de Stan Lee que aburrió de tal manera al personal que en la platea se podía ver a gente leyendo las reseñas del U.

Por la tarde y tras una copiosa comida pagada por el Ayuntamiento de Fullerton se procedió a la presentación de la autobiografía de Rob Liefeld. Rob! se hinchó a firmar ejemplares e incluso estampó su firma en las posaderas de un trastornado que tras la firma se marchó gritando “¡¡¡SOY EL PUTO AMO, SOY EL PUTO AMO!!!!”

Y hasta aquí la crónica de este año. Mucho se queda en el tintero por falta de espacio (ladrones de derechos, novedades fantasma, fans disfrazados de editores…) pero ya os podéis hacer una idea de lo que fue esta edición.
Os esperamos en la próxima.

Aviv Bör!

Trapitos mutantes

Sin duda muchos críticos malintencionados al ver estas imágenes no dudaran en afirmar lo que la envidia hace años que les obliga a decir, que Rob! es un autor mediocre y que esas viñetas no hacen sino confirmar lo mal dibujante que es. Pero en ADLO! sabemos la verdad, sabemos que Liefeld es un genio, que el capi sin tetas no es mas que una tabla de planchar roja, blanca y azul y que si Rob! nos muestra algo en su arte, sus razones tendrá.

En estas viñetas extraídas del Nº91 del vol1 de los Nuevos Mutantes podemos observar como Rictor se enfrenta a Dientes de Sable, durante el principio de dicho combate Rictor viste un pantalón de cuero negro, un chaleco del mismo material y una cinta roja en la frente, ese vestuario se mantiene intacto hasta la pagina 11, pero ¿que sucede en la Pág. 12? Vemos que Rictor mantiene los pantalones y la cinta, pero su chaleco de cuero ha desaparecido y ha sido sustituido por una camiseta sin mangas de color blanco, pero no queda ahí la cosa, si pasamos la pagina vemos que en la nº13 vuelve a llevar su chaleco, este se mantiene en su sitio durante la primera viñeta de la pagina 14 para ser sustituido de nuevo por la camiseta al final de la misma pagina ¿que es lo que esta pasando?

Muchos dirán que eso un fallo de raccord, pero quienes dicen eso no saben apreciar el verdadero arte. En estas paginas Liefeld nos estaba contando mas de una historia, no se limitaba a narrar magistralmente un enfrentamiento entre un pupilo de Cable y uno de los merodeadores. Si nos fijamos bien en los detalles podemos apreciar como Rob había introducido sutilmente en la serie un subargumento que sin duda fue censurado por los editores ya que no pudo continuarlo mas adelante en X-Force.

Vamos a ver, tenemos dos prendas de ropa que parecen transformarse la una en la otra, sus colores son blanco y negro, los dientes de Rictor parecen crecer…¡Sus ropas eran un simbionte alienígena! es evidente que Rictor, en algún momento de su vida había sido poseído por un simbionte de la misma especie que el que sirvió para transformar a Eddie Brock en Veneno.

Por desgracia la estrechez de miras de los altos cargos de la editorial le hicieron dar marcha atrás a su idea llegando al extremo de hacer que Rictor abandonase el grupo y dejando a Rob sin poder desarrollar su saga del simbionte alienígena mutante adolescente, Saga que hubiera pasado a los anales de la historia del comic y que se hubiera colocado al lado de otros grandes del comic como “La Encrucijada”, “Thor Corps”, “El nacimiento de Marvel-Tech” o “La saga del Clon”

Liefeld Superstar

El Invisible Molina dejó anoche en el foro Dixtopia un enlace a esta página, en la que puedes subir una foto tuya y te dice a qué estrella(s) de cine, fútbol, etc., te pareces.

He subido el retrato de ROB! que nuestro insigne colega ADLáter y bloggero Eme A tiene en la inefable y nunca bien ponderada Karetos (¡sopotocientos autores y Jim Lee vestido de tía!), y… bueno, aquí está la captura de pantalla con los resultados. Juzguen ustedes mismos:

Grotesque Anatomy

Hace unos días, uno de mis contactos me avisó de que en uno de los posteos de un weblog llamado Grotesque Anatomy se estaba hablando del Capitán América de Rob Liefeld. El autor, John Jakala, no es precisamente un fan de ROB!, pero ni siquiera los mayores detractores del Maestro pueden escapar al influjo de su magia: el sueño de John era ver al Capitán América de ROB! tal y como Diso lo trajo al mundo. Pero sus búsquedas en Google (“ROB LIEFELD CAPTAIN AMERICA NAKED”) eran infructuosas… ¿cómo iba a saber él que ese material solo estaba disponible en español, cortesía de ADLO! ?

El caso es que nunca me he resistido a hacer feliz a un niño, así que enlacé la página en cuestión en los comments de su weblog (para regocijo general de sus visitantes). Y es curioso comprobar cómo, una vez pasado el impacto inicial, a los estadounidenses les dio por hacer una de las cosas que mejor saben hacer…

…censurar la imagen

WC Cómics

No es una nueva editorial. Ni lo que pensamos de algunos productos de DC. En absoluto.
Es la entrada para esta pregunta:

¿Qué tebeos llevamos al váter?

Porque supongo que cualquier aficionado a los tebeos aprovecha ese tiempo de tranquilidad y silencio para leer algo. No vamos a quedarnos mirando la uniformidad de las baldosas, supongo. O lo sucias que empiezan a estar las paredes de la bañera o la cortina de la ventana (si hay suerte y ventana). Debemos tomar una postura intelectual (no dejo de pensar en las caras de los canes cuando están en ello) y selectiva; mientras nuestro cuerpo deshaga que nuestra mente absorba conocimientos. Pero… ¿de qué? No siempre tenemos las revistas de DVD o detodounpoco de una gran superficie en particular. Y los dominicales suelen ser un coñazo. Una buena entrevista cada mes a lo sumo, y dos o tres fotos a destacar, exagerando mucho.

Mi tebeo preferido para leer en estas condiciones ha sido Savage Dragon. Rápido, fácilón de leer, un poco tontorrón, pero bien acabado. Y entretenido. La clave es esta: rápido. Algo con lo que no te eternices. No puedes llevarte Blankets, para hacer pesas ya hay otro momento, ni nada de Alan Moore. Olvídate de los tebeos que no te puedes acabar cuando tú has acabado. Corres el peligro de seguir leyendo y seguir leyendo… Llevar algo de Delano sería redundante. La elección es siempre difícil, directamente proporcional al famoso MONTÓN acumulado de tebeos sin leer, de tebeos prestados. ¿Quién a pesar del repentino apretón no ha parado a pensar el tebeo que en ese momento debería leer en el trono? Authority, otro de mis favoritos. Y por supuesto, Rob.

Benditos por siempre los bidés. Aleluya por las tapas de los bidés. Superficies acumulativas de comics, revistas y catálogos del LIDL (los más adlianos del universo). Y para los que tienen monstruitos destroza tebeos (llamados vulgarmente “hijos”), la tapa sirve de escudo protector, y el bidé de pupitre peligroso.

Diabólicas hemorroides. Malas, malas. Pero… son el pago a momentos extendidos de grandes lecturas, de olvidarnos dónde estamos y cuál era nuestra misión. EL problema es para el que espera, que se caga… pero en tí, en tus cómics y en la madre que parió a Yellow Kid.

¿Qué tebeos leeís vosotros en ese mágico momento? No es que sea de mi incumbencia, aunque para rellenar este post me vale. Dime que lees cuando… y te diré si la edición se lo merece.