X-force 1 – Página 21

Análisis a cargo de Edu: «Que Rob! es un maestro en el arte de la narrativa grafica es algo que a estas alturas no debería sorprender a nadie. En esta pagina es capaz de decirnos sin palabras quien será el vencedor del combate antes incluso de que este de comienzo.»(sigue aquí)

X-Force 1 – Página 20

Análisis a cargo de El Torres: «Esta página ha de ser contemplada como una obra de arte íntegra. En sí misma, como un Todo. No sólo hay que fijarse en el uso de los colores vivos e informáticos (guiados sin duda por el criterio de Rob!), que nos retrotraen a tiempos felices del fauvismo. La anatomía, sobre la que ya se ha comentado mucho en otros estudios, es reinterpretada por el Artista como un conjunto de normas a batir.» (sigue aquí)

X-Force – Página 18 (ahora sí)

Como lo prometido es deuda aquí está la Página 18

Análisis a cargo de Towsend: «Rob! Ha vuelto para quedarse. Señores y señoras. En esta decimoctava página, Rob! Vuelve a hacer un ejercicio de estilo, demostrado de cuanto es capaz para recuperar a sus lectores. Aquellos que jamás le olvidaron y que esperan con ansia su vuelta a la serie que le hizo lo que es: X-Force!» (sigue aquí)

X-Force 1 – Página 19

Análisis a cargo de Rorschach: «A lo largo de esta Obra Maestra del Séptimo Arte ROB! desarrolla un subtexto sobre la búsqueda del equilibrio interior. RotaEstrella tiene una espada en cada mano. «Con la mano derecha Diso creo a Adán, con la mano izquierda Caín mato a Abel. Mi mano izquierda quiere golpearte, mi mano derecha, saludarte» (Spike Lee, Haz Lo Que Debas) » (sigue aquí)

X-Force 1 – Página 18

Hoy no podemos ofrecer a nuestro público el habitual análisis de una página del X-Force de ROB!. La razón es que se queríamos ofrecer una colaboración especial de Cels Piñol, que dijo que se pondría a ello de inmediato, en cuanto le diera los últimos retoques a su novela… así que era lógico lo que iba a pasar: el post de hoy no está listo a tiempo (ni la novela). En realidad estabamos tan seguros de que no lo acabaría a tiempo, que ni siquiera le escribimos el e-mail a Cels Piñol proponiendoselo. ¿Para qué íbamos a molestarle mientras escribe su novela, si el resultado iba a ser el mismo? Bueno, en realidad no le escribimos porque no tenemos su e-mail ni su número de teléfono; ni el e-mail ni el teléfono de su negro (de hecho, dudamos seriamente de que Cels Piñol tenga e-mail o teléfono o negro). Pero no tener el e-mail o el teléfono de un autor no tiene que ser impedimento para intentar publicar algo suyo, ¿verdad?

En cuanto a la página 18, será reasignada y podreis disfrutar de su análisis proximamente

X-Force 1 – Página 17

Análisis a cargo de Observador: «Una página de Rob! no es una simple página de un tebeo. No hace falta leerse ninguna pagina anterior del tebeo (yo no lo he hecho) para comprender perfectamente toda la trama en la primera viñeta, y a partir de ahi evolucionar hacia un mundo nuevo totalmente desconocido.» (sigue aquí)

X-Force 1 – Página 16

Análisis a cargo de Victor Manuel Barriga (Rodor): «La página 16 de este auténtico manual de estilo que el gran ROB! nos propone comienza con un gran contraste. De esos que, a modo de ruptura, provocan que el intelecto se sacuda de estupor e incredulidad. Como si de un moderno Eisenstein se tratara, ROB! funde dos ideas para crear una tercera, que fabricará el propio lector.»(sigue aquí)

X-Force 1 – Página 15

Análisis a cargo de Adbar Sabbar Jenkins: «Se ve claramente que esta pagina es un homenaje a kill bill, sale un chino viejo con coleta y pinta de ser muy sabio y venerable, que además tiene el poder de avanzar y retroceder en el tiempo ya que en una viñeta parece que es joven y en la otra parece viejo.» (sigue aquí)

X-Force 1 – Página 14

Análisis a cargo de Javier Riva: «Ante cualquier página escrita por Rob se abre un abanico de posibilidades. Primeras lecturas, segundas lecturas, lecturas transversales, lecturas tridimensionales… lo fácil y siempre equivocado es quedarse con la primera impresión: Estrella de los fragmentos (gracias, Bablefish) está dando su merecido a los hermanos Matamoro (Kiko y Coto), que desean ser estrellas en los fragmentos donde aparecen en la tele.» (sigue aquí)