Desnudar a un Rob para vestir a otro

De manera solapada porque no afecta a Panini o a ECC, está habiendo toda una serie de movimientos de derechos entre editoriales menores. Así, en Planeta, han consumido los derechos de Los Muertos Vivientes de Robert Kirkman, lo que anuncian para compensar junto con tanda de novedades de material nuevo, material de siempre y material que ya anunciaron en 2019. Aleta se despide de nosotros para tres meses después resurgir felizmente de la mano de una Sargantana, y veremos qué sucede con la publicación del Invencible de Robert Kirkman. Y es otro bichejo, la Hidra, la que arranca de DC la parte del pastel que corresponde a las novelas gráficas para jóvenes adultos, esa en la que saldrá, por ejemplo, la historia que todos esperábamos leer sobre la hija gótica y lesbiana de Starfire. Hail.

Mucho movimiento, reorganización de recursos. Y cuando algo así sucede es porque están preparándose, dejando un hueco para algo, cambiándose los cromos para hacer sitio al siguiente fichaje. Alguna cosa importante debe estar cociéndose entre bamabalinas, pero ¿qué?

Pues descartando el material de las dos grandes, queda claro que el próximo bombazo comiquero será el que pueda hacerse con los derechos de la publicación de la miniserie de Snake Eyes, el personaje de los G.I. Joe, a cargo de nuestro querido ROB! Liefeld. Pues a saber quién tiene ahora los de los G.I. Joe o de cualquier otra cosa de la IDW.

El tercer número de la miniserie acaba de aparecer en las Américas, y el tomo recopilatorio ya tiene fecha programada de aparición para el próximo verano, así que es normal que se vayan preparando para la subasta de un material con mucho gancho comercial. Y es que el bueno de ROB! sigue sorprendiendo a la audiencia con nuevos hallazgos artístico-estéticos. En esta tercera entrega, sin ir más lejos, nos enseña la manera de hacer que las escenas de acción cundan más de lo que parece, de manera que en estos tiempos de 20 paginitas y narrativa descomprimida el tebeo nos dure algo más.

Vamos con ejemplo.

Parecen tan sólo dos viñetas ¿verdad? pero la magia del cómic en realidad se encuentra en lo que sucede ENTRE la viñetas, en lo que no se está contando y que es la imaginación del lector debe rellenar. Es este ejercicio intelectual el que hace que lo que en principio parezca una escena fluida sea en realidad una suma compleja de acciones.

Viñeta 1: el Prince of Storms (nombre libre de derechos) golpea en la cara al Cara Roja con el puño derecho, que blande un martillo.

Viñeta 2: el Prince of Storms golpea en la cara al Cara Roja con el puño derecho, que no blande nada.

Por tanto entre una viñeta y otra el atacante debe haber soltado o cambiado de mano el martillo y debe haber adoptado de nuevo una posición de ataque para repetir el golpe. Puede haber sido un retroceso del brazo, o bien puede haber dado un giro completo para dar el segundo puñetazo. Imaginación al poder.

¿Veis? ROB! nos ofrece las viñetas impares y deja al lector que complete las pares. El doble de acción en la mitad de páginas. El acto creativo que en la niñez consistía en coreografíar las peleas entre muñequitos adaptado a la narrativa dibujada de los G.I. Joe. Y una vez más, es nuestro ROB! el que está detrás de tanta maravilla.

Tomad vosotros, jugad. Esta vez con tres viñetas.

Giros, contragiros, avances, pasos de ballet ¿no es precioso? ¡ya basta de que nos lo den todo masticado y fluido! ¡no queremos papillas, tenemos dientes!

Y el genio del artista no termina ahí. Que el dibujo cunda. En una misma acción podemos ver la preparación del golpe, la ejecución del mismo y sus consecuencias en forma de piedras saltando ¡nos has visto tres viñetas, no, todo está ahí! porque el golpe lateral de izquierda a derecha está descartado, ya que la disposición de las piernas lo imposibilita.

Esta imagen en concreto me recordaba a alguna de las míticas secuencias de brutos y gigantes con las que John Buscema solía deleitarnos en Conan o Vengadores. Pero es que tras esa escena con John

…me topo de bruces con su hermano Sal. Juro que si para el cuarto número alguien sale volando despedido cabeza abajo hago la ola.

Snake Eyes Deadgame, el primer gran bombazo de la era de la mascarilla. A ver quién se lleva el premio gordo editorial por nuestros lares. Seguiremos informando del avance de esta fascinante historia sin intentar espoilear nada, tal como hicimos en la primera entrega. Vaya, nos dejamos la segunda entremedias. Pues tomad y jugad, tres viñetas de allí.

Conectamos con nuestro corresponsal

Supongo que todo el mundo tiene ideas de lo que puede hacer y cómo hacerlo y lo que decir y cómo decirlo y blablabla con el resultado de la cosa USA.

(Que sí, que ya, que no están al 100%, que solo están al 9ytantos -excepto si eres alaskeño, pero ya sabemos que Alaska es cercan a Losantos- pero parece que no solo es probable sino, incluso, posible que los resultados sean los que son)

Y podríamos haber hecho muchos tipos de entrada -desganados en casi todos los casos porque parece un mes y ha sido menos de una semana y además en Madrí vuelve a ser fiesta porque esto es una verbena- pero hemos creído que lo más razonable era conectar con nuestro corresponsal en USA:

View this post on Instagram

How it started….. How it’s going. 🇺🇸

A post shared by Rob Liefeld (@robliefeld) on

Palabra de ROB!

El Orden y La Ley

Mira, yo qué sé. Resulta que aquí los festivos también se trabaja. Que yo pensaba que no, pero aquí estamos.

Mi primera intención era, por supuesto, limitar todo a un meme y ya.

Pero parece que la gente está con otras cosas. Por lo visto hay gente haciendo fotografías de sus estanterías y gente quejándose de las fotografías de las estanterías. Es lo bonito de que todo sea cíclico, que si la cosa de los archivos funcionara ahora iría yo a mirar cuando Nacho (el malvado PICS) permitió que se subieran imágenes a Dreamers y cómo entonces hubo discusión.

En realidad la discusión es más ‘¿Cómo lo ordenas? ¿Cuánto tienes en la casa del pueblo? ¿Cómo es posible que nos los tengas guardados/ ordenados como yo?‘ que «Estás fardando de tener muchos cómics porque así parece que tienes más conocimientos que el resto». Quiero decir, para que esto fuera verdad los cómics tendrían que estar desprecintados. O quizá es que esto funciona por osmosis y lo importante es tener los cómics, no haberlos leído. Eso explicaría el funcionamiento de los servicios de prensa.

Pero bueno, que si hay que decir algo del tema pues se dice porque, total, ¿cuándo fue la última vez que pasó algo así? ¿Cuando el hashtag del #Shelfporn en 2013, ’14, ’15… ? Bueno, creo que hasta 2020, que con tanta videoreunión algo hay que poner en el fondo.

Por suerte también para esto tenemos un ganador claro. Y es que lo mejor siempre es preguntarnos… ¿Qué foto subiría ROB!?

Pues ya está, discusión zanjada. Que se empiezan con estas cosas y se acaba soltando numeritos chorras en tuiter.

Pudiendo seguir en la cama igual.

Diferencias personales

Parece mentira que a estas alturas haya que explicar estas cosas. Porque no es lo mismo un homenaje que una copia que unos TAQUIONES.

Que sí, que ya sabemos que la vida da muchas vueltas y un día estás defendiendo a la editorial que publicaba un plagio y a los dos días estás discutiendo con ellos, convencido de que lo que ha cambiado es todo lo demás.

Pero creemos que a estas alturas ya estaba claro que no es lo mismo tomar una referencia que colocar un dibujo encima y REPASAR LAS LÍNEAS. Sobre todo porque lo que hacen los CALCADORES, como todo el mundo sabe, es con las TINTAS.

Por suerte tenemos a ROB! que está más que dispuesto a explicarnos lo que es la REFERENCIA. ¡¡¡EL HOMENAJE!!!

Esperamos que este golpe de genio haya zanjado de una vez por todas la cuestión.

Haciendo ojitos

Admito que con la que cayó la semana pasada con Dynamite me resistía a hablar de esto, porque no podía concebir que ROB! se estuviera relacionando con esta gente…hasta que me di cuenta de que esto salía en IDW. Son gajes de que ROB! se nos haya vuelto alternativo, que tendremos que comenzar a distinguir entre las editoriales pequeñitas. El caso es que el pasado 15 de Julio fue la premiere mundial de la miniserie Snake Eyes: Deadgame, en la que el molonísimo personaje de los G.I. Joe adquiere un nuevo dinamismo de la mano del Autor.

Si bien esta de Black Skier es la principal, por supuestísimo la pequeña IDW ha sabido hacer fandom y caja con las portadas.

Todo esto cuando llega el recopilatorio son extras

Y aunque la expectación ha sido alta previa a la salida del tebeo, poco quiero desvelar de esta (apasionante, claro) primera entrega, pues quedan cinco capítulos más y no quiero desvelar detalles al lector de una atractiva trama que a buen seguro las editoriales patrias ya estarán posicionándose para pujar por los derechos de publicación en jugosa recopilación. Quien sabe, igual de rebote con las negociaciones hasta se consigue que terminemos viendo una versión en castellano del cruce más nostálgico para los movedores de figuras de acción.

Una maxiserie muy loca, no sale ROB! pero sí Tom Scioli, el de Gødland. Pero esto es otro tema, no adelantemos acontecimientos. En el tebeo que nos ocupa ahora, ROB! se rodea de colaboradores ya habituales.

O sea, Chad Bowers (X-Men’92, Masacre: Mal Rollo, Youngblood) para pulir diálogos, y ADeLsO Corona (Deadpool Corps, Infinite, Halcón y Paloma, Deathstroke) repasando los elegantes lapiceros del de Fullerton. Dos trabajadores que, como le pasó una vez a Dave Gibbons, estuvieron en el lugar adecuado en el momento adecuado y a partir de ahora darán las gracias al creador de la obra por haberles dejado estar ahí cada vez que les llegue el cheque de los royalties.

Decía que no quiero adelantar nada, pero no puedo dejar de mencionar esta imagen, pues con ella ROB! consigue cerrar un círculo.

Se podría pensar que la inclusión en el tebeo de Roadblock (Barricada, el del medio pistolón) podría venir impuesta por Hasbro y Paramount por ser el personaje al que Dwayne Johnson ha interpretado en las dos películas. Pero la realidad es que a ROB! le viene como anillo al dedo para poner en perspectiva su carrera desde su despegue al estrellato hasta el momento actual. Pues cuando aquel energético autor nos estimulaba las neuronas con Cable y la nueva actitud de Los Nuevos Mutantes

…ya tenía en mente a Roadblock.

Lo que en otras circunstancias podríamos debatir si era copia u homenaje, nos queda claro que coincidencia no es. Lo que vemos ahora es lo bien planificados que ha tenido ROB! los pasos a dar en la industria desde sus comienzos. Él no es como esos futbolistas que dicen cuando fichan por un club que siempre habían sido forofos del mismo desde pequeños, y que cuando se van a otro repiten la jugada. Él puede decir cuando llega a G.I. Joe que es fan desde siempre y puede documentarlo y demostrarlo con comparativas.

Pero el Roadblock de ROB! mola mucho más. No es necesario cargar a cuestas con una ristra de balas para parecer duro. Basta con llevar bolsitas en el cinturón.

A partir de ahora, cuando alguien os diga que ROB! ha copiado algo, votad Homenaje. Homenaje una obra propia, lo que pasa es que a lo mejor todavía no se ha publicado. LlamAdlo planificación, llamAdlo taquiones.

Seguiremos con avidez e interés las siguientes entregas de la miniserie. La expectacion en los USA ha sido tal que han decidido retrasar al año que viene la salida de la película de Snake Eyes, posiblemente para coincidir con la salida del tomo recopilatorio. Esperamos que este furor por el personaje también se repita por estos lares.

Both

Hay muchos temas de los que podríamos hablar estos días, incluyendo del #SnyderCut. Algo que ha sorprendido incluso a los fanes de HBO Max al descubrir que condenan la violencia. Como si fuera algo incompatible.

Cuando, precisamente, la belleza de la situación es que hay gente capaz de defender ambas cosas a la vez sin que le de vergüenza ni nada, ni siendo directivo de Warner ni nada.

Y es que hay veces que te encuentras a gente capaz de esto:

Pero que, luego, te dibuja esto otro:

AVIV BÖR!

El podcast que faltaba

A ROB! hace tiempo que se le quedó pequeño Twitter. Durante un tiempo probó con los directos de Instagram, pero no parecían lo suficientemente perdurables para lo que sus palabras merecían. Ahora ha encontrado la solución

Ya tenemos en línea ROBservations, un podcast al que se puede acceder vía Spotify y en el que ROB! desplegará su sabiduría desde esta misma semana. Así que sí, ya lleváis un capítulo de retraso. ¡A ponerse al día todo el mundo!

Liberad el CUT

Como esto del cine empezó como una afición de poca monta, antes de que vinieran Tarantino, David Fincher y Christopher Nolan, hay películas que se han perdido, de las que no queda copia alguna que nos permita volver a verlas. Con el paso del tiempo, y cuando los frikis del cine empezaron a juntar dinero suficiente como para preocuparse por dónde acababan las películas que habían visto en una nostálgica tarde de domingo cuando eran jóvenes, empezó aquello de la conservación cinematográfica. Sin embargo, ya era tarde. Muchas de las películas que habrían de cumplir diez décadas en lo que llevamos del siglo XXI se han perdido de forma irrecuperable.

La historia de este cine perdido es apasionante. Incluye espías soviéticos, a los hermanos Marx, incendios, a Ed Wood, escándalos sexuales, problemas con la justicia e incluso películas en 3D incompletas. Próximamente, habrán de incluir otro capítulo en la trágica historia de la pérdida del patrimonio fílmico universal. Hablamos del metraje perdido que Zack Snyder lleva un par de años asegurando que constaba en su versión de la película Justice League y que, por desgracia, no vamos a ver.

Lo que sí que parece que vamos a ver es a un montón de directores reclamar su porción del pastel a empresas envueltas en una batalla campal por los servicios de streaming y los contenidos exclusivos durante un año en el que se ha tenido que parar la mayor parte de la producción audiovisual durante meses. Así, tenemos a David Ayer asegurando que también tiene un “cut” de su Escuadrón Suicida.

Y Paul Feig dice que él rodó una película de Cazafantasmas de 3 horas y media, algo que por lo visto, alguien necesitaba ver.

Mientras esto ocurre, muchos nos preguntamos, ¿por qué parar aquí? ¿Por qué no se está reivindicando un Miller&Lord Cut de Solo? ¿Un Trank Cut de Fant4stic? ¿Un Raimi Cut de Spiderman 3? ¿O un Wright Cut de Antman? O aún más, ¿por qué Joss Whedon después de pasar por el insufrible trago de acabar Justice League para que ahora Snyder pueda aportar su visión, no reclama que le dejen rodar un Whedon Cut de Vengadores 3? Seguro que tendríamos un montón de incómodas subtramas sexoafectivas entre los personajes que nos hemos perdido.

¿Es porque Disney paga a los críticos? ¿Es porque los Marvel-fans están demasiado cegados por el lavado cerebral de Disney? ¿Es porque desde las absurdas montañas de dinero del Universo Cinematográfico Marvel Kevin Feige no oye los llantos? Nadie lo sabe. Salvo los youtubers españoles que dan noticias exclusivas como que Ben Affleck va a rodar, ahora sí, su película de Batman.

En medio de todo este asunto, solo hay una cosa que me da paz. Algo que me hace sentir que sé cómo debería sentirme al respecto del Snyder Cut.

ÉL lo aprueba.

Verdades como puños de ROB!

Como seguimos faltos de noticias y de actualidad en el Twitter de los tebeos (y su hermano importante, el Twitter de las películas de superhéroes), a una panda de indocumentados con ganas de acción y de bronca no se les ha ocurrido nada mejor que sacar de contexto las declaraciones de ROB!

Certificando de este modo que, como dicen por ahí, lo peor que le ha pasado a la cultura friki es haberse hecho popular, esta pequeña legión de ignorantes fans de la pose han decidido arremeter contra la producción artística de ROB! durante la década de los 2000, o intentar atizar al maestro con referencias y alusiones a los tebeos más populares de aquella década. A esto ROB! ha podido contestar sin apenas despeinarse, demostrando sus conocimientos enciclopédicos y su reverente respeto por los clásicos y los orígenes de los que venimos.

Y es que evidentemente, todo es una conspiración contra el talento. Una conspiración que él conoce. Una conspiración EVIDENTE.

Y es que al final, “the first Will always be best”.

No se puede discutir que ROB! tiene toda la razón. Si uno quiere disfrutar de verdaderas historias, originales y rompedoras, debe ir a los orígenes. A los comienzos. A la magra historia fundacional del género y sus personajes. Como por ejemplo, al Batman de Nolan.

Y es que la sabiduría desplegada durante los últimos días por el Maestro no puede dejar indiferente a aquellos que han caído en las garras de la todopoderosa Disney y en el empeño de sus directivos, ya desde finales de los 90, por destruir el legado dejado por los grandes creadores para allanar el camino a un manso rebaño de fans del infantilizado Universo Cinematográfico Disney.

Y es que si atendemos a la Historia y la lógica, vemos que muchos de los supuestos logros alcanzados por las grandes editoriales durante los 2000, comenzaron antes de terminar la década de los 90.

¿The Authority? Comenzó a editarse en 1999. ¿O me váis a decir que preferís la etapa que guionizaba Mark Millar? Y Transmetropolitan arranca en 1997. ¿Me váis a decir que preferís a Warren Ellis escribiendo Ultimate Fantastic Four? ¿Marvel Knights? Varias de sus cabeceras se lanzaron en 1998, incluyendo la más popular: Daredevil. ¿Me vais a decir que preferís a Kevin Smith escribiendo Una chica de Jersey? ¿La Liga de los Caballeros Extraordinarios? Se comenzó a publicar en 1999. Igual que Promethea y Top 10. Ahora va a resultar que somos todos fans del Alan Moore pornógrafo de Lost Girls. ¿Sabéis dónde estaba Bendis en los 90? ¿No? Yo tampoco, y creo que éramos más felices así.

Algunos, por no reconocer con humildad que ante la sabiduría de ROB! no les debería quedar otra que quitarse el sombrero, continúan insidiosamente tratando de ganar una batalla dialéctica que ya tienen perdida de antemano. Y para ello recurren vilmente a las obras menores (si se las puede llamar así) del Maestro.

Esgrimir contra ROB! su incomprendido trabajo en Onslaught Reborn es bajo. No porque la calidad de la obra no esté al nivel habitual de ROB!, sino porque se trata, a pesar el inmenso talento invertido en ella, de una obra alimenticia con la que nuestro hombre pagaba las facturas mientras preparaba el relanzamiento de Youngblood. Un regreso para el que la industria y la audiencia, contaminadas por los altos directivos de Marvel que odian los cómics, no estaban preparadas.

A pesar de eso, ROB! colaboró en los 2000, como hasta entonces había hecho, con los mejores. Por eso trabajó con Robert Kirkman en un relanzamiento de Killraven para el que, de nuevo, el infantilizado y falto de originalidad mercado de los 2000 no estaba preparado. Si hay un autor que en los 2000 desató su creatividad proponiendo nuevas e inexploradas ideas durante la década, ese fue Kirkman, quien en Invencible y The Walking Dead daba muestras de la solidez creativa de un hombre que reconocía a ROB! como un héroe con el que valía la pena trabajar.

Y es que es importante leer con atención a una mente tan grande como la Suya y entender las múltiples capas con las que se expresa ROB! Porque él no dice que no haya buenos tebeos entre el años 2000 y el 2010. Pero siendo sinceros, ante los rápidos y sencillos ejemplos presentados, ¿quién no prefiere una buena dosis de tebeos noventeros?

AVIV BÖR!

Another vodka stinger

Están siendo unos días tan complicados que uno ya no sabe ni si el dictador está muerto o no. Y normalmente eso lleva cuarenta años. Pero el mundo de los cómics no está tan lejos del resto de mundos. Supongo.

En realidad ni siquiera tengo claro que haya alguien al otro lado leyendo esto. Podríais ser todos bots falsos. Ahora que las editoriales ya no los contratan alguna manera de ganarse la vida tendrían que tener.

Pero, claro, si hemos llegado al punto en que las grandes editoriales tienen que pagar para que entrevisten a sus editores es que algo está cambiando. Y no creo que sea la falta de ganas de los blogs. Perdón, ahora no se llaman blogs. Ahora se llaman… ¿semanarios digitales de información comiquera? Yo qué sé, si un cómic es un tebeo con otro nombre no veo por qué van a dejar de ser blogs.

Porque los periódicos no han variado, qué va. Ellos siguen siendo tan…

periodistas.

El mundo del cómic es así.

Lo mismo hay tanta juerga como con la nueva novela de Morán

como con la Virgen de la Macarena.

Se empieza así y se termina haciendo fanfics del escultista ilegal cuando ves que a otros les funcionan los fanfics del murciegalo.

No, ese no.

Tanto da, todo eso no importa cuando llega lo último y arrasa con todo como si fuera un programa de corazón demostrando cómo se maximizan las estrategias de visibilización de la AltRight.

Que podría ser peor, podría ser un chupito de lejía.

Pero aún así…

Vivimos días extraños, desde luego.

Muy, muy extraños.