Both

Hay muchos temas de los que podríamos hablar estos días, incluyendo del #SnyderCut. Algo que ha sorprendido incluso a los fanes de HBO Max al descubrir que condenan la violencia. Como si fuera algo incompatible.

Cuando, precisamente, la belleza de la situación es que hay gente capaz de defender ambas cosas a la vez sin que le de vergüenza ni nada, ni siendo directivo de Warner ni nada.

Y es que hay veces que te encuentras a gente capaz de esto:

Pero que, luego, te dibuja esto otro:

AVIV BÖR!

El podcast que faltaba

A ROB! hace tiempo que se le quedó pequeño Twitter. Durante un tiempo probó con los directos de Instagram, pero no parecían lo suficientemente perdurables para lo que sus palabras merecían. Ahora ha encontrado la solución

Ya tenemos en línea ROBservations, un podcast al que se puede acceder vía Spotify y en el que ROB! desplegará su sabiduría desde esta misma semana. Así que sí, ya lleváis un capítulo de retraso. ¡A ponerse al día todo el mundo!

Liberad el CUT

Como esto del cine empezó como una afición de poca monta, antes de que vinieran Tarantino, David Fincher y Christopher Nolan, hay películas que se han perdido, de las que no queda copia alguna que nos permita volver a verlas. Con el paso del tiempo, y cuando los frikis del cine empezaron a juntar dinero suficiente como para preocuparse por dónde acababan las películas que habían visto en una nostálgica tarde de domingo cuando eran jóvenes, empezó aquello de la conservación cinematográfica. Sin embargo, ya era tarde. Muchas de las películas que habrían de cumplir diez décadas en lo que llevamos del siglo XXI se han perdido de forma irrecuperable.

La historia de este cine perdido es apasionante. Incluye espías soviéticos, a los hermanos Marx, incendios, a Ed Wood, escándalos sexuales, problemas con la justicia e incluso películas en 3D incompletas. Próximamente, habrán de incluir otro capítulo en la trágica historia de la pérdida del patrimonio fílmico universal. Hablamos del metraje perdido que Zack Snyder lleva un par de años asegurando que constaba en su versión de la película Justice League y que, por desgracia, no vamos a ver.

Lo que sí que parece que vamos a ver es a un montón de directores reclamar su porción del pastel a empresas envueltas en una batalla campal por los servicios de streaming y los contenidos exclusivos durante un año en el que se ha tenido que parar la mayor parte de la producción audiovisual durante meses. Así, tenemos a David Ayer asegurando que también tiene un “cut” de su Escuadrón Suicida.

Y Paul Feig dice que él rodó una película de Cazafantasmas de 3 horas y media, algo que por lo visto, alguien necesitaba ver.

Mientras esto ocurre, muchos nos preguntamos, ¿por qué parar aquí? ¿Por qué no se está reivindicando un Miller&Lord Cut de Solo? ¿Un Trank Cut de Fant4stic? ¿Un Raimi Cut de Spiderman 3? ¿O un Wright Cut de Antman? O aún más, ¿por qué Joss Whedon después de pasar por el insufrible trago de acabar Justice League para que ahora Snyder pueda aportar su visión, no reclama que le dejen rodar un Whedon Cut de Vengadores 3? Seguro que tendríamos un montón de incómodas subtramas sexoafectivas entre los personajes que nos hemos perdido.

¿Es porque Disney paga a los críticos? ¿Es porque los Marvel-fans están demasiado cegados por el lavado cerebral de Disney? ¿Es porque desde las absurdas montañas de dinero del Universo Cinematográfico Marvel Kevin Feige no oye los llantos? Nadie lo sabe. Salvo los youtubers españoles que dan noticias exclusivas como que Ben Affleck va a rodar, ahora sí, su película de Batman.

En medio de todo este asunto, solo hay una cosa que me da paz. Algo que me hace sentir que sé cómo debería sentirme al respecto del Snyder Cut.

ÉL lo aprueba.

Verdades como puños de ROB!

Como seguimos faltos de noticias y de actualidad en el Twitter de los tebeos (y su hermano importante, el Twitter de las películas de superhéroes), a una panda de indocumentados con ganas de acción y de bronca no se les ha ocurrido nada mejor que sacar de contexto las declaraciones de ROB!

Certificando de este modo que, como dicen por ahí, lo peor que le ha pasado a la cultura friki es haberse hecho popular, esta pequeña legión de ignorantes fans de la pose han decidido arremeter contra la producción artística de ROB! durante la década de los 2000, o intentar atizar al maestro con referencias y alusiones a los tebeos más populares de aquella década. A esto ROB! ha podido contestar sin apenas despeinarse, demostrando sus conocimientos enciclopédicos y su reverente respeto por los clásicos y los orígenes de los que venimos.

Y es que evidentemente, todo es una conspiración contra el talento. Una conspiración que él conoce. Una conspiración EVIDENTE.

Y es que al final, “the first Will always be best”.

No se puede discutir que ROB! tiene toda la razón. Si uno quiere disfrutar de verdaderas historias, originales y rompedoras, debe ir a los orígenes. A los comienzos. A la magra historia fundacional del género y sus personajes. Como por ejemplo, al Batman de Nolan.

Y es que la sabiduría desplegada durante los últimos días por el Maestro no puede dejar indiferente a aquellos que han caído en las garras de la todopoderosa Disney y en el empeño de sus directivos, ya desde finales de los 90, por destruir el legado dejado por los grandes creadores para allanar el camino a un manso rebaño de fans del infantilizado Universo Cinematográfico Disney.

Y es que si atendemos a la Historia y la lógica, vemos que muchos de los supuestos logros alcanzados por las grandes editoriales durante los 2000, comenzaron antes de terminar la década de los 90.

¿The Authority? Comenzó a editarse en 1999. ¿O me váis a decir que preferís la etapa que guionizaba Mark Millar? Y Transmetropolitan arranca en 1997. ¿Me váis a decir que preferís a Warren Ellis escribiendo Ultimate Fantastic Four? ¿Marvel Knights? Varias de sus cabeceras se lanzaron en 1998, incluyendo la más popular: Daredevil. ¿Me vais a decir que preferís a Kevin Smith escribiendo Una chica de Jersey? ¿La Liga de los Caballeros Extraordinarios? Se comenzó a publicar en 1999. Igual que Promethea y Top 10. Ahora va a resultar que somos todos fans del Alan Moore pornógrafo de Lost Girls. ¿Sabéis dónde estaba Bendis en los 90? ¿No? Yo tampoco, y creo que éramos más felices así.

Algunos, por no reconocer con humildad que ante la sabiduría de ROB! no les debería quedar otra que quitarse el sombrero, continúan insidiosamente tratando de ganar una batalla dialéctica que ya tienen perdida de antemano. Y para ello recurren vilmente a las obras menores (si se las puede llamar así) del Maestro.

Esgrimir contra ROB! su incomprendido trabajo en Onslaught Reborn es bajo. No porque la calidad de la obra no esté al nivel habitual de ROB!, sino porque se trata, a pesar el inmenso talento invertido en ella, de una obra alimenticia con la que nuestro hombre pagaba las facturas mientras preparaba el relanzamiento de Youngblood. Un regreso para el que la industria y la audiencia, contaminadas por los altos directivos de Marvel que odian los cómics, no estaban preparadas.

A pesar de eso, ROB! colaboró en los 2000, como hasta entonces había hecho, con los mejores. Por eso trabajó con Robert Kirkman en un relanzamiento de Killraven para el que, de nuevo, el infantilizado y falto de originalidad mercado de los 2000 no estaba preparado. Si hay un autor que en los 2000 desató su creatividad proponiendo nuevas e inexploradas ideas durante la década, ese fue Kirkman, quien en Invencible y The Walking Dead daba muestras de la solidez creativa de un hombre que reconocía a ROB! como un héroe con el que valía la pena trabajar.

Y es que es importante leer con atención a una mente tan grande como la Suya y entender las múltiples capas con las que se expresa ROB! Porque él no dice que no haya buenos tebeos entre el años 2000 y el 2010. Pero siendo sinceros, ante los rápidos y sencillos ejemplos presentados, ¿quién no prefiere una buena dosis de tebeos noventeros?

AVIV BÖR!

Another vodka stinger

Están siendo unos días tan complicados que uno ya no sabe ni si el dictador está muerto o no. Y normalmente eso lleva cuarenta años. Pero el mundo de los cómics no está tan lejos del resto de mundos. Supongo.

En realidad ni siquiera tengo claro que haya alguien al otro lado leyendo esto. Podríais ser todos bots falsos. Ahora que las editoriales ya no los contratan alguna manera de ganarse la vida tendrían que tener.

Pero, claro, si hemos llegado al punto en que las grandes editoriales tienen que pagar para que entrevisten a sus editores es que algo está cambiando. Y no creo que sea la falta de ganas de los blogs. Perdón, ahora no se llaman blogs. Ahora se llaman… ¿semanarios digitales de información comiquera? Yo qué sé, si un cómic es un tebeo con otro nombre no veo por qué van a dejar de ser blogs.

Porque los periódicos no han variado, qué va. Ellos siguen siendo tan…

periodistas.

El mundo del cómic es así.

Lo mismo hay tanta juerga como con la nueva novela de Morán

como con la Virgen de la Macarena.

Se empieza así y se termina haciendo fanfics del escultista ilegal cuando ves que a otros les funcionan los fanfics del murciegalo.

No, ese no.

Tanto da, todo eso no importa cuando llega lo último y arrasa con todo como si fuera un programa de corazón demostrando cómo se maximizan las estrategias de visibilización de la AltRight.

Que podría ser peor, podría ser un chupito de lejía.

Pero aún así…

Vivimos días extraños, desde luego.

Muy, muy extraños.

Un momento creativo

Ya, ya lo sé. No hay tiempo para hacer todo lo que se supone que hay para hacer porque estás con otras cosas y blablabla. Pero dado que ROB! aún no se ha decidido a dibujar fondos para teleconferencias -y es raro que no haya visto el dinero ahí habiéndolo visto en Cameo- con algo tendré que rellenar yo esto.

Lo primero que he pensado ha sido, por supuesto, hacerlo con lo que están haciendo los autores en estos momentos. Que no es que vayamos a pasarle nada por la cara a nadie, es normal que en este momento haya gente intentando hacer obras originales igual que habrá quien recurra al fanart de superhéroes con películas, si es que es lo bueno del cómic. Que acabe todo aunque una cosa traiga más atención que la otra.

Pero, claro, también están los que han decidido contar lo que están viviendo, bien desde el confinamiento

Bien desde… otras perspectivas.

Supongo que también habrá gente haciendo webcómics de personajes originales desde una perspectiva que no sea la autoficción. Hay gente para todo.

Por ejemplo, ROB! ha decidido ponerse a hacer sus cosas de ser ROB! pero no en webcómic, sino en papel.

Concretamente ha decidido anunciar que va a sacar un cómic nuevo llamado EKO-92.

Que no creemos que tenga nada que ver con que en abril del ’92 saliera el #1 de Youngblood. Que va. Es como insinuar que su nueva serie tiene parecido alguno con aquello. O que el motivo de todo esto es que no pueda sacar dinero de los personajes por culpa de Rosenberg. Todo ello falaces embustes.

Es como lo de que ROB! no está enviando las copias del cómic para el que hizo el kickstarter hace siete años. ¡No lo está haciendo por vuestra seguridad!

Igual que este grupo nuevo novísimo llamado EXPO 92 no tiene ningún parecido con ningún otro grupo.

¡¡¡NINGUNO!!!

AVIV BÖR!!!

2.1

En la presente situación, la maquinaria editorial se encuentra parada.

En tanto que negocio, la industria del tebeo se basa, como tantas otras, en una dinámica de pago por trabajo, una cadena que pasa por editores, guionistas, dibujantes, rotulistas, coloristas…pero también por todo lo relacionado con impresión, transporte, distribución y librerías hasta que llega al comprador. Con el confinamiento de la población compradora y la no esencialidad de la apertura de los sitios de venta, no hay flujo monetario que alimente esta actividad, con lo que las distribuidoras (en el caso de los USA, LA Distribuidora) deja de servir material, por lo que no hay nada que imprimir, y se llega a que las casa editoriales dejan en standby los títulos en que los autores estaban trabajando. No adelantéis faena, gente, que hasta que no haya mercado no tenemos con qué pagaros el trabajo. Este ha sido más o menos el mensaje que se ha dado a casi todos los profesionales.

En el caso de dibujantes/entintadores, es buen momento para encargarles commissions. Los guionistas, callados ellos, parece que no tienen nada que hacer, pero cuando esto pase y un año después casi todos migren de los trabajos alimenticios en las dos grandes a sus proyectos creator-owned bajo otros sellos, que no se rasguen las majors las vestiduras, pues el tiempo para rumiarlos se lo pusieron en bandeja. Más complicado lo tendrán los demás estamentos para seguir con sus actividades profesionales o de cualquier otro tipo. Una vez acabado lo poco que quede pendiente ¿qué hacer?

Me viene concretamente un caso a la cabeza ahora mismo, no daré nombres, pero cuando termine con las rotulaciones de Savage Dragon y no le dejen salir con la bici ¿a qué podría dedicar tanto tiempo por delante?

El análisis quasi-arqueológico del más minúsculo detalle sobre las obras estudiadas ha hecho de PLOT 2.0 un referente sobre algunos de los materiales más interesantes de los comic-book de los 80. Si bien lo de contactar de nuevo con librerías y tal puede volverse un mundo, sí que debe haber por lo menos algunos escaneos por hacer, algunos pdf por maquetar, algunos documentos que con un par de retoques quedarían listos y acabados… Y además del anunciado, ya se avanzó que en próximas entregas se podría hablar de Pícara, de Carol Danvers, de Gil Kane en Spiderman… hay material, hay ganas, hay tiempo.

Un plus en muchas de las entregas anteriores, además del repaso de polvorientos incunables de revistas y periódicos, fue la comparativa en PRIMICIA MUNDIAL de los argumentos de Chris Claremont para la Patrulla-X con las páginas tal como quedaron tras los lápices de Byrne y Austin. Asistimos, cual concierto de Pimpinela, a un toma y daca artístico entre lo que uno pretendía y lo que el otro dibujó, y como el primero se vengaba dialogando lo que no se había dibujado.

Por los buenos ratos pasados disfrutando de esas comparativas (y la de páginas que se consigue llenar tirando del mismo sistema), es por lo que me atrevo a sugerir un posible material para alguna entrega futura, que una pandemia bien desescalada puede dar para hacer mucho. Un tema que aunque se salga un poco, no del todo, de la línea editorial habitual, ofrece casi todos los elementos que han consolidado esta publicación: Años Ochenta, Autor Mítico y Obra Legendaria.

Porque si comparamos lo que terminó publicándose…

…con lo que se dibujó al principio…

…se diria que ahí una bonita historia que merece ser contada con un buen bol de palomitas.

BONUS: ¿clicaste en el primer link? pues aquí tienes el segundo.

Una figura de unidad

En estos momentos duros, difíciles y divisibles es lógico mirar a nuestras instituciones buscando a alguien que nos represente y darnos cuenta de que los Lehnsherr, perdón, los Eisenhardt… bueno, como se llamen esta semana… ellos no nos han sabido representar con tanta isla y tanto estado y tanto… bueno, tanto estar buscando de paraíso en paraíso.

Precisamente por eso hace falta encontrar algo mejor. Algo que signifique unión. Algo que… Bueno, que qué os voy a contar…

AVIV BÖR!

Y Aviv también a karthik_nj que es quien ha realizado tan magnífico retrato.

Homecoming

Mucho mejor que Far from home, qué os voy a decir.

– Los bottle episodes, que movida. –

Quizá no hayáis oído nada, pero hay un algo de tema ahora mismo. Uno que da para mucho hablar, mucho discutir y mucho decir.

Esto podría ser un posteo de recursos comiqueros gratuitos online. En serio, son varias la sposibilidades. Pero no lo es, así que luego.

Esto podría ser, también, un posteo de comparativa de consumo. Cómics de distintos momentos de la historia evaluados para saber cuales son mejores en estos momentos de emergencia. Nos referimos, por supuesto, a la discusión surgida a partir de:

Incluso podríamos abrir esto para los profesionales de todo tipo metidos en este marrón, las sugerencias e ideas que están llevando para intentar quebrar lo menos posible. No hay más que ver lo que librerías especializadas, editoriales o autores están contando. La Edad de Oro para los Lectores tiene estas cosas.

Pero no. Lo que vamos a hacer es lo de siempre. Servir de altavoz para la opinión más autorizada.

La de ROB!

Palabra de ROB!

Y, ahora sí, vamos con ese recopilatorio de cómics que sabemos que estábais esperando desde, por lo menos 2014.

Así que venga:

Que no se diga.

Tuiteos de enero

Sí, ya podemos empezar a hacer resúmenes de 2020. ¡Cómo vuela el tiempo!