RALPH AZHAM O LIBERTAD

Vaya movidita que se está montando en la capital del reino ¿eh? con sus efectos mariposa, sus repercusiones, sus giros de guión inesperados… Televisivamente, desde que el espacio nocturno de Tómbola y Salsa Rosa fue sustituido por el plató de La Sexta Noche o El Cascabel, no parece tanto que el populacho haya ganado en formación política, sino que la política misma se ha ido chabacanizando para llegar en modo hooliganismo a todos los estratos de audiencia. Cuando aquellos gobernantes propusieron lo de Pan y Circo, poco imaginaban que lo del pan no era tan importante si el circo era bueno, y que no hacía falta contratar payasos, acróbatas o gladiadores, pues ellos mismos podían desempeñar esos papeles en su diaria labor.

Y de manera inevitable, las posturas del público se han ido radicalizando, tanto a nivel individual como colectivo. Ya casi como con el fútbol, tan importante es a favor de quién estás como en contra de quién, hasta el punto de alegrarnos más por las desdichas del contrario que de las victorias propias.

Es sencillo saber de qué pie cojea cada medio de comunicación. Y si crees que alguno es neutral, se sabrá de que pie cojeas. Difusión televisada, radiada, escrita…¿y los tebeos? ¿se posicionan políticamente las editoriales? ¿sí, no, y cómo?

Quizá a nivel personal en editoriales de calado, es bien conocida la posición ideológica de Joan Navarro, otrora factótum de Glénat España y EDT. Sin embargo, estas simpatías no se reflejaban necesariamente en sus publicaciones, editando desde loas a la proclamación de la República Popular de China hasta la novelización gráfica de la biografía de Hitler. Hay que separar las ideas del negoci. Aunque igual esta actitud sea tambien un posicionamiento ideológico.

Así las cosas, seguramente será más fácil intuir las posturas de cada editorial no por lo que publica, sino por lo que deja de publicar.

Lo que nos lleva a Ralph Azham.

Una obra de fantasía heroica a cargo del prolífico Lewis Trondheim, autor que suele ir asociado a rentabilidad asegurada. Tras dejar claro que La Mazmorra fue una broma que se les fue de las manos porque el público se la tomaba en serio, quiso compensar al lectorado con una obra de factura similar en la que el público de La Mazmorra se encontrase cómodo y con certeza de continuidad. Si la presencia del autor en dibujo y guión no fuera suficiente, el protagonista que da nombre al título era un pato, para que todo quedase claro desde el principio.

El primer tomo se editó en nuestro país en Diciembre de 2012 mediante Norma Editorial. En aquel momento nuestra piel de toro estaba inmersa en la X legislatura, que tras los resultados de las Elecciones Generales de 2011, constaba de una mayoría absoluta del Partido Popular, seguido en votos y escaños por PSOE, IU y UPyD, estos dos últimos a bastante distancia, y una retahila de partidos regionales.

Norma nos brindó la segunda entrega del desaliñado pato de largo pelo azul en Diciembre de 2013. Fue este un año tranquilo en lo político y electoral, en tanto que la mayoría absoluta de los conservadores no daba opciones para demasiadas alternativas, y tan sólo hubo unas elecciones a las Juntas Administrativas de Álava. La muerte al principio del camino, se titulaba, como anticipando que la tranquilidad tenía las horas contadas.

2014 es el año que marca el inicio de la quedio por llamarse la Nueva Política, con la tímida aparición de partidos de nuevo cuño en las Elecciones al Parlamento Europeo de Mayo, ganadas aquí por el PP (26.1 %), seguido por el PSOE (23.0 %) e Izquierda Unida – Los Verdes (10.0 %). Sorpresivamente, a UPyD (6.5 %) le arrebató el cuarto puesto Podemos (8.0 %), fundado unos pocos meses antes y para que se supera quienes eran optaron por incluir en su logo electoral la imagen de su candidato. Para que quedara claro que ese era El de la Tele.

Reseñable también fue la entrada de Ciudadanos (3.2 %, 2 escaños). Vox, fundado a finales del año anterior, obtuvo un 1.6 % de los votos, lo que no le valió ningún escaño. Eran otros tiempos. Ah, y en Diciembre Norma editó el tercer tomo de Ralph Azham.

2015 fue un año electoral intenso, ya que antes de las Generales del 20 de Diciembre, hubo autonómicas y municipales varias, con epicentro el 24 de Mayo, con todas las municipales junto con 11 autonómicas. En estos comicios destacó la subida de Podemos, con porcentajes de voto entre el 8 y el 20 % en las diferentes convocatorias. En Agosto del mismo año, tras ser impreso en Singapur, aparece en nuestras tiendas la cuarta entrega de la serie.

En ella, el protagonista decide cambiar de aspecto para mantener el incógnito durante una incursión, puesto que está siendo buscado. Nuestro pato de lacia pelembre azulada se nos muestra desde entonces tal que así:

Y así le vemos cometer toda suerte de heroicidades y acciones molonas.

Desde entonces, la serie ha alcanzado ya la docena de entregas en Francia. Norma, en cambio, decidió no publicar ninguno más desde entonces.

No han trascendido las razones por las que Norma decidió frenar la salida de las siguientes entregas de las aventuras de este héroe, sobre todo teniendo en cuenta que Lewis Trondheim suele ser garantía de unas ventas decentes. Sus motivos tendrán, desde luego. Pero no me aventuro a imponer conclusiones, me limito a exponer los hechos. Cada cual publica y deja de publicar lo que considera conveniente.

Y a ver si otro día podemos hablar de La Cúpula. Dan Clowes ¿visionario?