Great guns!

En este blog ya os hemos enseñado múltiples ejemplos de la publicidad de los rifles Daisy, fabricados para y vendidos a los niños de mediados del siglo pasado. Pero no se trataba de un monopolio: Mattel también satisfacía las ansias de los boomers por jugar a disparar armas de fuego

Genios de la profesión

Tenéis toda una web de prensa AQUÍ en la que mirar las variaciones del cartel, aunque por algún misterioso motivo parezcan no estar usándolos en sus redes sociales. ¡¿Quién puede entender por qué?!

Pero – oh, tiempos, oh, costumbres – parece que a estas alturas Lupin III no es muy conocido. Total, solo han tenido seis temporadas animadas, siete películas, veintiocho especiales televisivos, seis ovas, y toda una serie de material derivado. Incluyendo dos incursiones en la acción real (no confundir con la acción falsa o lo de los dibujitos). O, peor aún, han leído cualquiera de las dos ediciones en Español -que demuestran que Restauración para muchos editores es un periodo históricos que va de 1874 a 1931-. Es fácil que a alguien se le haya pasado la existencia de este personaje.

Por supuesto es comprensible que ahora quieran acercarse a él teniendo en cuenta que está basada en… ¿cómo era? El éxito de Netflix. Esa serie que nos ha conquistado a todos en sus… veamos… cinco capítulos emitidos. Un nuevo clásico.

Y, claro, se quieren acercar a esto conociendo solo la serie de Netflix y es lógico que se líen. Por suerte aquí estamos nosotros para explicar correctamente quién es este personaje ignoto. Pues bien, Lupin III es

un ladrón de guante blanco que se burla de la ley, nadie tiene tanta clase como él. Va con Óscar y con Francis -Genios de la profesión-, juntos viven aventuras y hacen mil locuras pero tienen un gran corazón.

Lupinx3: El ladrón más elegante que se puede imaginar. Nunca le echarán el guante, nunca lo sorprenderán. Siempre el inspector Basilio va tras él, pero no consigue pruebas que le valgan de una vez. Es un juego divertido de ganar y de perder. Nunca le echaran el guante, siempre escapará.

Esperamos que ahora haya quedado más claro incluso a aquellos que -como hipótesis de trabajo- no tengan Netflix.

No nos deis las gracias, no es nuestro trabajo.

«Añadir el título»

Prosiguiendo la lectura de los tomos del Universo James Bond publicados por Panini, me sorprende gratamente la lectura del dedicado a la miniserie de Felix Leiter.

En principio, porque acostumbrado ya a un personaje frío, estoico y rematadamente seguro de si mismo como el agente 007, es refrescante encontrarse con uno más inseguro y frágil, que le viene de perlas a James Robinson para llenar las páginas de cajas de texto atormentado. Cambiar el esquema de vez un cuando viene bien.

Y por otra parte, se agradece el intento, ya desde el capítulo 1 de la miniserie, de dar una idea de continuidad y relación entre las diferentes historias contadas en los diferentes tomos y miniseries, a través de las referencias editoriales a aventuras anteriores.

No obstante, este agradecimiento se diluye cuando pocas páginas después en el mismo capítulo se hace nuevamente referencia a la misma circunstancia…

…con una referencia a un tomo diferente.

Inevitablemente, me voy a ver en la grapa original…

…para comprobar que sucedía lo mismo.

A ver, que en Dynamite tienen editores de todo tipo para que no pasen estas cosas.

Y en Panini ya ni te cuento. Será por gente.

Puedo comprender que si la edición original venía así, poco puede hacer la versión española para enmendarles la plana. La cuestión entonces es por qué sucedió esto en origen, sobre todo teniendo en cuenta de que las dos llamadas editoriales tuvieron lugar en el mismo episodio, en la misma grapa.

Hasta que caí en la cuenta. No se trataba de llamadas editoriales, no son referencias, no son sugerencias.

Son órdenes.

Son anuncios.

Es publicidad.

Ves un asterisco en el texto y se te va la mirada hacia la caja de al lado. Un comportamiento aprendido, una conducta condicionada. Y te quedas con el mensaje, que por repetición termina dejando una huella que puede influir en futuras compras.

Te has tragado un banner, te has comido un popup. Tanto da que diga «See James Bond #7» como «Drink Coca-Cola«. Si lo lees en digital deberías clicar en el asterisco para cerrarlo.

Que lo anunciado está relacionado con lo que estás leyendo, por supuesto. Como todo buen banner. Al abrir tu ejemplar aceptaste las cookies.

Quedando clara entonces la táctica publicitaria más o menos solapada de Dynamite, que puede gustar más o menos, resta por dilucidar si Panini obra bien replicándola. Haber, eso es opinable, pero ay una cuestión objetiva que debe denunciarse:

¡HaceD el favor de usar bien el imperativo, rediez!

En caso contrario duelen los ojos, ver véase la última frase del anterior párrafo.

Hatarí

[rinnnngggg rinnnnggggg]

-Dígame.

-¿Lapetino? ¿Estoy hablando con Tim Lapetino?

-El mismo.

-¿El Tim Lapetino que está recopilando uno de esos libracos carísimos para regalar en Navidades sobre El Arte de Atari?

-Y me hubiera salido con la mia de no ser por esos chicos entrometiQUIERO DECIR sí, ese. ¿Y usted es…?

-Dan Kramer. Trabajé en el departamento de marketing de Atari a principios de los 80. Qué tiempos aquellos.

-Y me llamas porque…

-Porque sé cómo funciona esto. La idolatría de los Artistas con mayúsculas, los Genios que sacaron adelante la empresa.

Y ¿sabes qué, Tim? Esos genios no habrían llegado ni a la esquina sin nosotros, los de marketing. Nosotros éramos quienes les encargábamos las ilustraciones y teníamos que aprobarlas. Y también hacíamos campañas por nuestra cuenta. Que los de marketing también sabemos ser creativos ¿eh?

-Bueno, yo nunca he pensado lo contrario. De hech…

-Pero ¿se nos reconoce nuestro trabajo? ¡NO! ¿Se nos llama para ir a esas convenciones de videojuegos? ¡NO! ¿Nos mencionan los libros sobre historia del medio? ¡NO!

-Perdona, Dan, tu apellido era…

-Kramer. Dan Kramer.

-Claro, ya decía que me sonaba. Tranquilo, Dan, mi libro va a abarcarlo todo. Del arte al diseño del hardware pasando por el marketing. Y descuida que os voy a nombrar a todos.

-¿De verdad? ¿Lo dices en serio? Oh dios mio, estoy tan emocionado, no sé qué decir…

-Tienes mi palabra, Dan, de que mi libro dejará constancia con fotos, nombres y apellidos de todo lo que hicisteis en Atari. Y cuando digo todo…

…quiero decir TODO….

El Grito

Esteban Maroto, Partido Popular, 2020.

Geyper Man, Geyper (Matel), 1975

¿Coincidencia? ¿Serendipia? ¿Homenaje?

¡TÚ DECIDES!

Obviamente es…

Coincidencia (o serendipia)
Homenaje a Los Juguetes que Nos Hicieron
Taquiones
NADA que ver oiga, uno es un monigote manipulable por quien lo ha comprado capaz de adoptar cualquier postura sin rechistar. El otro un recordado juguete de los 70…
Created with Quiz Maker

No hay que dormirse en los laureles

La compañía de rifles Daisy estaba en su apogeo en los años 40 y 50, pero las leyes del capitalismo hicieron inevitable que quisiera crecer aún más. Así que echaron mano de una de las figuras favoritas de la chavalada para soporte publicitario: el vaquero de los tebeos y los seriales Red Ryder

Por cierto, esta alianza para vender rifles a los niños (y a los padres o abuelos nostálgicos) continúa hoy en día