Visibilidad

Atendiendo a la agenda, estamos ya en temporada alta de eventos y novedades del mundillo. Sin ir más lejos, este pasado fin de semana se ha celebrado una importante convención, y para la próxima semana está previsto que una importante editorial lance una nueva linea de títulos. Calentando motores pues para nuestra particular Wrestlemania, el evento antaño conocido como Salón Internacional del Cómic de Barcelona. Pero no lo parece mucho ¿verdad?

En estos tiempos de memes y bulos, para ser noticia no basta con ser noticia. Hay que considerar el impacto y la viralidad si quieres llegar al gran público. Sabemos más sobre la futura saga mutante o el guionista de Superman que lo que sucede aquí al lado. Toda la información está disponible ahí afuera, sí, pero para según qué cosas sólo la encuentra quien la busca. O a veces ni eso. Sin ir más lejos, el evento de Valencia ha llegado principalmente a medios por haber invitado a Cersei Lannister (en realidad, a una actriz que la interpreta). El tema tebeos puede ser noticia local si algún paisano recibe un reconocimiento (y que de saberse serviría para promocionar cosas, pues aunque lleva tiempo ahí, para el común de los mortales pasa como con el anterior Premio Nacional: primera noticia) y poco más. A lo mejor es que no visito los sitios adecuados, por supuesto, pero tras dos días visitando la web de la organización y rastreando su twitter, todavía no consigo saber si se concedieron los Premios José Sanchis Grau honoríficos a toda una carrera o han quedado desiertos hasta una próxima generación de autores. De lo de la línea nueva de títulos, al menos me ha quedado claro que no, que esto no son todavía los Berger Books de Dark Horse. De hecho, una nueva búsqueda me ha hecho ver que lo de Berger ya ha comenzado a publicarse en España de manos de Medusa. Igual es que estoy más empanado que de costumbre, pero si también vosotros de alguna de estas cosas os habéis enterado “en el blog de Adlo!” igual algo no está funcionando como debería en la transmisión de información.

Que cada cual habla de lo que quiere, por supuesto, sea un grupo de amigos o una gran corporación. De lo que quiere o de lo que le renta. Pero en la era del infotainment esto crea zonas de confort personalizadas en la que a cada consumidor le llega únicamente aquello de lo quiere enterarse. Lo demás no sucede. A nosotros ya nos va bien, pues predicar la Palabra de ROB! tiene la ventaja de que ROB! tiene tirón mediático (“el creador de Deadpool“) y todo lo que hace termina siendo noticia. En este aspecto, nuestra labor está hecha, tenemos una sociedad más adliana. Pero esto también va de descubrir cosas nuevas, de salirse a veces del camino conocido, no de que traigan como autor hot a Jon Bogdanove.

Sirva pues el lloro de hoy para ver si algún alma benévola me pasa ese par de direcciones donde estar más al día de lo que sucede en el mundo del tebeo. De lo que sucede, no de lo que informan. Que luego todo va sesgado. Que si 80 años de Batman, que si 90 de Popeye…y ni mención a los 100 que en Diciembre cumplirá Olive Oyl. Aprende, Susan Richards.

Otra cosa de la que os habréis enterado “en el blog de Adlo!

Heroes Comic Con Valencia: el elemento diferenciador

La organización de Heroes Comic Con Valencia quiere que su evento se distinga claramente de otros (como por ejemplo de Heroes Comic Con Madrid), y el camino que han elegido es potenciar el cómic europeo por encima del estadounidense, como se ve en las categorías de su lista de premios

A pesar de tan notable iniciativa, ya se escuchan las primeras quejas en la categoría de novela gráfica europea

Que qué pinta en esa lista Berlín, me dicen. Que cómo puede ser que una obra de Jason Lutes, un señor de Nueva Jersey que ha publicado siempre para editoriales estadounidenses, cuente como europea. La respuesta es bien sencilla

¿Dónde está Berlín, eh, listos?

Cosas de PNs

La semana pasada se anunció la resolución del Premio Nacional del Cómic. Este galardón, recordemos, se concede a aquella obra de autoría española que un jurado resuelve considerar como la mejor entre lo publicado en la añada anterior.

En sus cuatro primeras ediciones (2007-2010), era un Premio sin apenas sorpresas, ya explicamos aquí por qué. Posteriores ediciones siguieron premiando otras obras, y su fallo apenas suscitaba discusión, pues si bien es difícil hacer escalas de calidad para saber si una obra es mejor que otra, lo cierto es que la obra escogida siempre solía estar entre lo mejor de aquel año. Lo dicho, apenas suscitaba discusión hasta este año. Pues este año se han atrevido a premiar por primera vez a una… a una… a una… venga, voy a decirlo…

…a una obra primeriza.

Y claro, ya se sabe, no es lo mismo confiar en un resultado cuando gana una obra de autoría consolidada que otra cuya autoría es la primera vez que escuchas ¿de dónde ha salido? ¿qué había hecho antes? ¿por qué se lo han dado a esta? (a esta obra).

Así que por determinados sitios ha comenzado el debate, el típico “yo-no-soy-primericista-pero“. Hay también quien opina que ya tocaba. Sin embargo, las obras premiadas anteriores tenían ya un nombre, un público y unas ventas antes de ganar el Premio, aspectos que este luego impulsó, mientras que este año el Premio ha tocado a una obra menos conocida y popular, precisamente por ser primeriza. Sí, ya había ganado el Premio de Autor Revelación del Salón de Barcelona, pero esta es una categoría que se tiende a pasar bastante por encima y eso no consiguió que se hablase más de ella. De la obra.

Y como el que no quiere la cosa llegan los comentarios (o dicho en neolengua: “arden la redes”) de si es por corrección, que si es por ser primeriza y lo demás da igual, que si… y que a ver cuándo se ha visto esto antes, que de repente una obra primeriza gane un premio grande.

Pues sí ha pasado, sí. Fuera de aquí, claro. Este mismo año.

Y aquí ni fuera, nadie se ha rasgado las vestiduras con este título.

¿Cual ha sido el secreto para evitar polémicas cainitas y no quedar como un primericista? ¿Cómo han conseguido más de 25 listas premiar como Mejor Novela Gráfica del Año a una obra primeriza sin que se caiga Internet? muy sencillo.

EMIL FERRIS

Firmando con nombre de tío.

Viernes en la Heroes Con Carlos Giménez Madrid

sandmanuela

Ganado

Yo venía aquí a hablar de otra cosa. Pero la actualidad manda. Así que imagino que para el jueves o así algún otro compañero habrá hablado de Bill Paxton. Que mira que se merece aparecer por esta página.

Pero, a lo que íbamos, actualidad manda y todo eso. Y resulta que ha ganado un ÓscarTM nada menos que Suicide Squad. Ya sé que no está hablando la gente de esto porque está muy ocupado celebrando la victoria de Luz de Luna, que mira que se lo merecía sobre todo tras la muerte de Al Jarreau.

Entre eso y los comentarios sobre lo que las acusaciones de denuncias por acoso sexual pueden causar en la carrera de un actor como le ha pasado a Casey Affleck la gente puede que no haya estado tan centrada. Pero sí, Suicide Squad ha ganado el premio… ahm… Maquillaje y Peluquería. Eso, ahora ya sabéis cómo maquillaros y peluquearos.

Sabemos que eso os estará haciendo preguntas. Además de “¿Es esta la película ganadora de peluquería con más actores calv… rapados?” o, ¿qué pinta hablar de los premios esos aquí? Como si no lo supierais…  Lo que la gente se peguntará fijo es… ¿Cómo va entonces el marcador?

La Comisión Electoral ha estado reunida, y en cuanto se ha terminado el alcohol ha decidido que…

Marvel: 2 estatuosas. Una por Spider-Man 2 a alguna cosa loca como Mezcla de Sonidos o Catering o algo así. Y otro para Big Hero 6. Efectivamente, de las dos películas de Marvel con ÓscarTM una es de Sony y la otra de Steven T. Seagle con una mini de Lobdell. Y no, Men in Black ganó uno por… yo qué sé… Decoración, o algo. Pero ya sabemos todos que era un cómic canadiense que Marvel compró para cambiarle las portadas y publicar en USA. Lo que hoy en día llamaríamos un Original Netflix. Así que no, no cuenta.

DC: 5 + 1. A la de Suicide Squad podemos sumarle las dos de The Dark Knight 2 a, yo qué sé, la cosa esa de Sonido, supongo. Ah, y Mejor Actor Muerto. Esa también la ganaron. Luego ya el Batman del ’89 ganó nosequé. Dirección artística o algo así. Canción no, por lo visto había película de Disney. Por último Road to Perdition ganó algo. Cinematografía o algo igual de inventado. Paul Newman estaba también de candidato pero cometió el error de estar vivo durante las votaciones. En cualquier caso: Paradox Press 1 – Vértigo 0. ¡Chupaos esa, ingleses! Ah, el +1 es porque a Superman le regalaron un Special Achievement Award. Se ve que no se fiaban y, oye, mejor esto que competir de verdad.

La victoria de DC no es solo importante frente a su enemigo jurado, además va logrando alejarse de Dick Tracy que ganó 3 premios ella solita. Deja así detrás también a Birdman, The Matrix y ET con 4 cada una.

Mientras tanto Marvel sigue esperando a poder llegar a tener tres premios como The Bourne Ultimatum o Rocky o la cosa aquella que tenía a Jack Kirby pero luego no… Argo. Eh, no es como si pudieran reclutar a Guillermo del Toro o Peter Jackson (suponiendo que no sean la misma persona), que luego te pones a mirar King Kong o El Laberinto del Fauno y resulta que… pero da igual. Lo importante es que consigan premios uniéndose así a películas tan prestigiosas como La brújula dorada o El Hombre Lobo de Benicio del Toro.

Así que ya sabéis, lo mismo para el año que viene podemos estar por aquí contando que DC -¡O Marvel, cosas más raras se han visto!- han alcanzado por fin el número de premios que logró la película que más dinero recaudó en 1977:
Star Wars. Ganadora de 6 (+1, yo tampoco sé). Sí, la que más recaudó y la segunda película en premios de aquel año, la típica historia de culto que solo unos pocos comprenden y aprecian. Quizá no la conocierais de antes, incluso.

Que, ¿a que ahora preferiríais poder sumar el de Ex Machina? Pero ya se sabe, para esto de los ÓscarsTM no hay como fingir que eres la adaptación de un cómic. Es una cosa de poder, y responsabilidad. Sobre todo al dar los premios. Que le pregunten a Tía May. Perdón, a Marisa Tomei.