Allá por el mes de julio…

…esto era lo que lo petaba, según mi cuenta de Tuiter

Difícil de Premiar

Aunque aquí intentamos centrarnos en las bondades del Noveno Arte, no es menos cierto que somos un sitio de crítica cultural en que también nos hacemos eco de otros artes residuales, sobre todo del Séptimo (la cinematografía) por lo mucho que toma inspiración y provecho del cómic. Es por ello que os informo que el pasado domingo tuvo lugar en un teatro de Los Ángeles la gala de Premios de la mayor Cinecón de los Estados Unidos. Los Academy Awards son muy seguidos por el frikerio del cine, y tienen en cuenta sus resultados de cara a sus próximos visionados. Aunque por cada ganador hay siempre una retahila de nominados que se quedan a las puertas de la gloria y cuyo nombre cae prontamente en el olvido. Es inevitable, somos muy de agasajar al triunfador y de considerar rápidamente perdedores a los subcampeones. Es algo aleatorio y también injusto, pues por coincidir en el tiempo con obras de mérito no te llevas el reconocimiento que sí hubieras tenido de haber salido un año con menos producción reseñable. Pero cuando esta situación se da varias veces a lo largo de la carrera de un artista, debemos hablar de muy muy muy mala suerte. En la cinematografía este gafe lo encarna Peter O’Toole.

Se trata de un intérprete irlandés que entre 1962 y 1982 fue nominado nada menos que en siete ocasiones al Academy Award a mejor actor, por sus trabajos en Lawrence de Arabia (1962, lo ganó Gregory Peck por Matar un Ruiseñor), Becket (1964, lo ganó Rex Harrison por My Fair Lady), El León en Invierno (1698, lo ganó Cliff Robertson -el tío Ben de los Spiderman de Sam Raimi– por Charly), Adiós, Mr Chips (1969, lo ganó Marion Morrison por Valor de Ley), La Clase Dirigente (1972, lo ganó Marlon Brando por El Padrino), Profesión: el Especialista (1980, lo ganó Robert de Niro por Toro Salvaje) y Mi Año Favorito (1982, lo ganó Ben Mandarín Kingsley por Ghandi). Suponemos que el hombre ya iría a las últimas ceremonias con pocos nervios. Y luego decimos que lo de Didio con Giffen y DeMatteis era crueldad.

Los organizadores de la Cinecón consideraron que podían al menos concederle a dedo el Premio Academy a toda una carrera cuando el intérprete iba a cumplir los 70 años. Éste fue reacio al principio, pues consideraba que ese galardón sería una forma prematura de jubilarle, cuando él consideraba que como cualquier otro actor varón cis blanco todavía le quedaba cuerda en la industria para merecer alguna otra nominación y tal vez el codiciado galardón en justa competencia. Llegó a pedir en una carta abierta retrasar este honor a 2012, cuando cumpliera 80 años. Aunque finalmente accedió a recoger dicho premio honorífico en 2003.

Pero O’Toole se quedó con la espinita clavada y siguió esforzándose en sus trabajos posteriores. Tanto fue así que fue nominado con 74 años una octava vez por su interpretación en Venus (2006).

Tampoco pudo ser. Aquella vez se lo llevó Forest Whitaker por El Último Rey de Escocia.

Peter O’Toole falleció en 2013 a los 81 años de edad. No ha vuelto a ser nominado desde entonces .

(eh, que tampoco hubiera sido tan improbable, la semana pasada salió un nuevo Pequeño Spirou…).

La probabilidad (y también un mínimo de educación) dicta que estando entre cinco candidatos en cada ocasión, esas ocho nominaciones debieron haberle merecido una o dos estatuillas. Una o dos más de las que le terminaron concediendo. En uno de los obituarios que le dedicaron fue calificado como uno de los más grandes perdedores de este galardón.

Uno podría pensar que este cero de ocho sería algo insuperable…pero hay un autor que ha conseguido superarlo en los más grandes galardones de nuestra querida historieta, en los Premios Eisner. Un autor que desde la primera edición en 1988 hasta la del año pasado ha sido nominado un total de nueve veces y todavía no sabe lo que es ganarlo. Un autor que con 54 años de edad todavía es considerado demasiado joven para acceder al Hall of Fame de los Eisner, pero que aun puede seguir incrementando la leyenda con algunas nominaciones más.

Y no penséis que se trata de alguna categoría menor o muy técnica, no. Hablamos de alguien con nominaciones a Mejor escritor, Mejor obra, Mejor serie regular, Mejor arco argumental, Mejor historia corta, Mejor álbum… Premios mayores e importantes, vaya. Aunque hay que reconocer que en categorías más escondidas a veces son bastante monocultivo.

Sin más preámbulos, por tanto, con todos vosotros el Peter O’Toole de la historieta.

Steven Seagle.

(«Quizás quisiste decir…», cállate, Google)

En 1988, en la primera edición de los Eisner, su obra Kafka, realizada con Stefano Gaudiano para Renegade Press, fue candidata a mejor serie limitada. El nombre de la editorial tiene su enjundia, pues la fundó Deni Loubert tras separarse, editorial y matrimonialmente, de Aardvark-Vanaheim. Se ve que prefirió ponerse ella algún nombre apropiado antes de que fuera su excoeditor el que la bautizara. A Loubert se le quedó un hueco editorial y dijo a los jovenzuelos Seagle y Gaudiano que si eran capaces de sacar su propuesta con cadencia mensual, adelante. Aquellos estudiantes inexpertos accedieron, se dejaron las pestañas con aquello y tuvieron como recompensa la candidatura a aquella primera obra profesional realizada a correprisa en tierra peligrosa. Poco pudieron hacer frente a una propuesta algo más elaborada de un par de británicos.

Dos candidaturas más obtuvo en 1995. La de Mejor escritor por su trabajo en Sandman Mystery Theatre,…

…cuyo primer Annual fue nominado a mejor número unitario.

Tres candidaturas más en 1999, todas por su trabajo en Sandman Mystery Theatre: Mejor escritor…

…mejor serie regular…

…y mejor arco argumental por The Hero en los números 69 y 70.

Tras la decisión crítica de cerrar Sandman Mystery Theatre, su obra It’s a Bird con Teddy Kristiansen le valió la nominación a Mejor álbum en 2005.

Y, buscando justicia, este pasado 2019 su antología Get Naked y un equipo de ataque de varios dibujantes para Image Comics le mereció ser nominado a Mejor publicación de humor…

…y a mejor historia corta.

¿Qué más podemos decir? pues que esperamos que siga en alerta máxima para conseguir su golpe al amanecer antes de su tiempo límite. Que ningún juego sucio ni red de corrupción se interponga con su venganza ciega. Nosotros siempre le tendremos en nuestro corazoncito por su Patrulla-X, aquella etapa que prometía mucho más de lo que finalmente mostraba por las interferencias editoriales. Los editores debían ser jurados de los Eisner o amigos de Bobbie Chase (rechinar de dientes de Sebastian Santos). Al menos por esto le dieron un premio Wizard.

AVIV LÄGAES!

Un acercamiento

Es prodigiosa la decisión de llevar la cultura al pueblo. Puede que la cultura sea veloz, pero el pueblo corre más. Motivo de sobra para buscar medios de transporte con los que facilitar ese acercamiento. Uno puede encontrarse, por ejemplo, en uno de los coches del metro a uno de los más recientes y celebrados cómics de los últimos años.

Os pondré la foto que, junto con lo demás, es cortesía de Peube.

Como veis, la iniciativa Libros a la Calle ha permitido que todos podamos leer una viñetas del ganador del Premio Nacional del Cómic del año pasado, logrando así que sea más fácil familiarizarse con estas grandes obras.

¡¡¡No puedo esperar a que el gobierno regional consiga para los viajeros el Premio Nacional del Cómic de 2019!!!

En septiembre te tuiteé

Sí, hoy toca otro de los famosos días vagos del abajo firmante

Jokers del futuro pasado

A veces la tentación es fuerte. Por algo tengo la carrera de Periodismo, lo llevo en la sangre, me lo pide el cuerpo: ir a la Wikipedia (o fusilar un hilo de Twitter de alguien que lo haya hecho) y dejaros una lista de películas de superhéroes que ya tiene un Oscar.

Lo sé, lo sé, probablemente es lo que muchos están esperando. Pero creo que supone darle demasiada importancia a los premios. Y todos sabemos que la crítica está comprada, y que todo esto es papel mojado para hacer algo de clickbait con unos premios cuyas nominaciones todavía no conocemos sobre una película que todavía ninguno hemos visto.

¿Qué importan los premios cuando puedes dejar un legado, una huella indeleble sobre la Historia? ¿Qué es un Oscar o, por decir algo, 3, al lado del papel fundamental que Joker ya ha dejado en la cultura popular para la posteridad?

Se han acabado los prejuicios contra el cine de superhéroes. Ya no volverá a pasar que nadie nomine a media docena de premios a, yo qué sé, una película de Marvel de 2018, para que a final no se lleve nada. Nunca más tendrán que preocuparse los superhéroes de que solo se puedan llevar premios menores como Mejor Película de Animación, Mejor Maquillaje o esa chorrada de Mejor Actor de Reparto. Ahora, gracias al Joker, cualquier película ganadora de un Oscar A LA MEJOR PELÍCULA podría NO estar basada en un cómic de superhéroes.

Por ejemplo, la Ganadora del Oscar a Mejor Película en 2017.

O la Ganadora del Oscar a Mejor Película en 2015.

O, por decir, la de 2014

O incluso más atrás. Podría ser la Ganadora de un Oscar a la Mejor Película de 1993.

O la de 1990.

Incluso películas anteriores a que existiera eso que llamamos el cine de superhéroes podrían estar NO basadas en un cómic de superhéroes.

Como por ejemplo, la Oscarizada Kramer contra Kramer.

¡Un nuevo mundo de posibilidades se abre ante nosotros!

¡Viva el CINE!

¡VIVA JOAQUÍN FENIX!

¡VIVA YOUKER!

Los Duques del Hugo

No hay como un premio para que todo el mundo quiera saber qué es eso. Por ejemplo, el Hugo que acaba de ganar Archive of our Own sirve para echarle un ojo a lo que ahí tienen de cómics.

Sí, me refiero a este premio.

No, no sé para qué lo van a usar.

Lo importante es que es una web de ficción fan, un poco como lo que hacen las editoriales grandes pero sin cobrar. Así que, como os podría contar Roy Thomas, hay gente dispuesta a continuar la labor de los creadores para contar su propias historias. Y de ahí que haya una sección dedicada por entero al cómic.

Que es una poca, claro.

De entrada, tiene una sección propia, y dentro de ella se puede encontrar de todo. En serio. De todo.

Así que la forma de evitar tener que escribir hoy una entrada, en mitad de esta mezcla de entrada y salida de mediados de agosto, es obviamente, hacer un repaso de algunas de las cosas que os podéis encontrar.

Como, por ejemplo, de:

2000 ADDC CómicsMarvelArchie

Por supuesto también hay de Asterix TintínSpirou

Incluso de Spawn Invincible TMNT Usagi YojimboFlaming Carrot.

¿Que preferís más Garfield Calvin y HobbesDilbert Krazy Kat ?

O entre los independientes LumberjanesBone.

Incluso podéis fingir que sois como DC y sacarle partido a Alan Moore desde Watchmen From Hell

Hay hasta un hueco en español con Mafalda Blacksad Mortadelo.

Al fin y al cabo, en esa web caben historia de todo. O de CASI todo.

¿Que si eso significa que también hay un hueco para ROB!?

¡Por supuesto! Pero no creo que queráis leerlo, la verdad.

Visibilidad

Atendiendo a la agenda, estamos ya en temporada alta de eventos y novedades del mundillo. Sin ir más lejos, este pasado fin de semana se ha celebrado una importante convención, y para la próxima semana está previsto que una importante editorial lance una nueva linea de títulos. Calentando motores pues para nuestra particular Wrestlemania, el evento antaño conocido como Salón Internacional del Cómic de Barcelona. Pero no lo parece mucho ¿verdad?

En estos tiempos de memes y bulos, para ser noticia no basta con ser noticia. Hay que considerar el impacto y la viralidad si quieres llegar al gran público. Sabemos más sobre la futura saga mutante o el guionista de Superman que lo que sucede aquí al lado. Toda la información está disponible ahí afuera, sí, pero para según qué cosas sólo la encuentra quien la busca. O a veces ni eso. Sin ir más lejos, el evento de Valencia ha llegado principalmente a medios por haber invitado a Cersei Lannister (en realidad, a una actriz que la interpreta). El tema tebeos puede ser noticia local si algún paisano recibe un reconocimiento (y que de saberse serviría para promocionar cosas, pues aunque lleva tiempo ahí, para el común de los mortales pasa como con el anterior Premio Nacional: primera noticia) y poco más. A lo mejor es que no visito los sitios adecuados, por supuesto, pero tras dos días visitando la web de la organización y rastreando su twitter, todavía no consigo saber si se concedieron los Premios José Sanchis Grau honoríficos a toda una carrera o han quedado desiertos hasta una próxima generación de autores. De lo de la línea nueva de títulos, al menos me ha quedado claro que no, que esto no son todavía los Berger Books de Dark Horse. De hecho, una nueva búsqueda me ha hecho ver que lo de Berger ya ha comenzado a publicarse en España de manos de Medusa. Igual es que estoy más empanado que de costumbre, pero si también vosotros de alguna de estas cosas os habéis enterado «en el blog de Adlo!» igual algo no está funcionando como debería en la transmisión de información.

Que cada cual habla de lo que quiere, por supuesto, sea un grupo de amigos o una gran corporación. De lo que quiere o de lo que le renta. Pero en la era del infotainment esto crea zonas de confort personalizadas en la que a cada consumidor le llega únicamente aquello de lo quiere enterarse. Lo demás no sucede. A nosotros ya nos va bien, pues predicar la Palabra de ROB! tiene la ventaja de que ROB! tiene tirón mediático («el creador de Deadpool«) y todo lo que hace termina siendo noticia. En este aspecto, nuestra labor está hecha, tenemos una sociedad más adliana. Pero esto también va de descubrir cosas nuevas, de salirse a veces del camino conocido, no de que traigan como autor hot a Jon Bogdanove.

Sirva pues el lloro de hoy para ver si algún alma benévola me pasa ese par de direcciones donde estar más al día de lo que sucede en el mundo del tebeo. De lo que sucede, no de lo que informan. Que luego todo va sesgado. Que si 80 años de Batman, que si 90 de Popeye…y ni mención a los 100 que en Diciembre cumplirá Olive Oyl. Aprende, Susan Richards.

Otra cosa de la que os habréis enterado «en el blog de Adlo!«

Heroes Comic Con Valencia: el elemento diferenciador

La organización de Heroes Comic Con Valencia quiere que su evento se distinga claramente de otros (como por ejemplo de Heroes Comic Con Madrid), y el camino que han elegido es potenciar el cómic europeo por encima del estadounidense, como se ve en las categorías de su lista de premios

A pesar de tan notable iniciativa, ya se escuchan las primeras quejas en la categoría de novela gráfica europea

Que qué pinta en esa lista Berlín, me dicen. Que cómo puede ser que una obra de Jason Lutes, un señor de Nueva Jersey que ha publicado siempre para editoriales estadounidenses, cuente como europea. La respuesta es bien sencilla

¿Dónde está Berlín, eh, listos?