Cuestión de perspectiva

Me informan por el pinganillo de que ya se saben datos sobre la subida de precio de las ediciones de Panini España para los tebeos de Marvel este 2020. El año con menos hype sobre el MCU en los últimos tiempos nos regala una gama de precios por los que una grapa de 24 páginas de Marvel cuesta…

Tres conos repugnantes del McDonald’s.

Dos o tres bandanas de Naruto de Aliexpress para la próxima invasión al Área 51.

Algo más de una entrada de la Fiesta del Cine para ver Youker.

Una caja de Chocopocs si le escamoteas un céntimo a la cajera del Alcampo.

1/5 de pollo de speed para compartir con los amigos.

1/6 de una Estatua de 3 metros de altura en el Museo del Cómic de Benavente.

1/10 de Novela Gráfica Original de Watchmen.

1/22 de la Edición de HeroQuest 25º aniversario que nunca verá la luz.

1/29 entradas para Disneyland París.

1/163 del precio de alquilar un zulo de 15 metros cuadrados en Madrid.

1/426 contendores barceloneses.

1/266.666 casoplones de Pablo Iglesias e Irene Montero según OkDiario.

1/376.000.000 de la recaudación mundial de la boicoteada Capitana Marvel.

¡Y eso si no contamos con el precio de las grapas dobles!

Horizonte 2020

Play

Ha sido uno de los Grandes Momentos en la Historia del Deporte. En el transcurso de la prueba de salto de longitud de los Juegos Olímpicos de México 1968, el estadounidense Bob Beamon consiguió de forma inesperada la estratosférica marca de 8,90 metros, superando en nada menos que en 55 centímetros la anterior plusmarca mundial. Ni siquiera los recursos técnicos de medida del acontecimiento estaban preparados para una batida semejante, aquel salto se salió literalmente de las escalas. Tal diferencia hubo entre aquel salto y todo lo que se hacía por entonces, que muchos predijeron que se trataría de un récord que no podría batirse hasta el futuro siglo XXI. Y no andaban tan desencaminados, pues fue una marca que se mantuvo hasta 23 años después, 1991, cuando Mike Powell consiguió rebasarlo por unos escasos 5 centímetros.

En 1997 aquí ya estábamos civilizados. El estándar de publicación del material americano era la grapa de 24 páginas, a tamaño americano y papel satinado por 225 pesetas (1,35 euros). Ya habiamos dejado atrás algunas extravagancias ochenteras como el formato Prestigio, quedando tan sólo como remanentes algunas ocurrencias editoriales de Zinco de combinar dos episodios de series regulares sofisticadas, el germen de Vertigo, portadita de cartón, dos gotas escasa de cola, y precio también sofisticado. Había que sobrevivir. Los tebeos de Sandman, de 48 páginas, publicados así tenían un precio de 575 pesetas (3,46 euros). En comparación, alguno de los productos populares (o sea, de Marvel) de 48 páginas también, costaba en 1997 375 pesetas (2,25 euros).

Los quioscos de entonces eran muy eclécticos

En aquel contexto, Zinco no pudo sostener los derechos de DC, de forma que el material lo adquirió Norma en 1997. Y el estándar de publicación más habitual de la editorial siguió siendo 48 páginas con dos episodios americanos con tapita de cartón por…750 pesetas (4,51 euros).

Fue uno de los Grandes Momentos de la Historia de la Publicación en nuestro país. Un salto cuantitativo tan brutal que puede compararse con aquel salto de Bob Beamon, incluyendo la predición de que fue un hito que tardaría también mucho tiempo en superarse. Y será también 23 años después, para Enero de 2020, cuando se consiga tal hazaña.

Una gesta que a buen seguro hará que nos conciencemos más sobre el cambio climático, la deforestación del Amazonas y la tala de árboles, querido lector.

La parte positiva del asunto es que el record de 1991 de Mike Powell sigue sin haberse superado a día de hoy. Esperemos que en esto también se repita la historia…y que la gente siga pagando por ir a los estadios.

Garantías

Pocas cosas hay que más rabia den al bolsillo del lector que las subidas de precio en las series regulares, y este año nos enfrentamos por segunda vez a una. Vale que a principios de año se tratara de Panini y ahora lo haga ECC, pero al no haber sido simultáneas tenemos derecho a protestar dos veces.

Que no es por la cantidad, seguramente seguiremos siendo las grapas más baratas del mundo para ese material. Pero esas oscilaciones en los precios producen intranquilidad, sobre todo ante series abiertas de larga duración (todavía queda alguna). Muy bien, me la subes a 2.25 de momento, pero ¿cómo puedo saber que en Navidades no la meterás a 2.75 y luego un poco más cada seis meses? por macrocausas similares se implantó en su día en nuestro país el sello garantista de «Precio Estable«

Para evitar que los mercados se tambaleen, querido lector, ECC nos tranquiliza en este sentido con un anuncio de una grapa que no tiene previsto renumerar o pasar a tomo en un futuro cercano: la recopilación del material Noventero del Batman de animación, que comenzó a aparecer a principios de año y que va por su septima entrega.

Si la línea Kodomo es para niños, entonces todos lo somos

Como puede verse a partir de ahora y hasta la trigesimosexta y última entrega no habrá variaciones en el precio, lo que garantiza estabilidad hasta Diciembre de 2021. Precio estable. Garantizado.

Y todo sabemos que nos podemos fíar cuando ECC nos garantiza algo.

Seguro que en unos días os piden la dirección postal para el tomo de Kamandi.

Un ofertón de los que ya no se ven

Por un lado tenemos este tomazo de Kamandi. Aún no existe, pero ya lo imprimiremos. Y cuando lo hagamos, su precio será de 55€

Y por otro lado tenemos estos cuatro estupendos tomos del Cuarto Mundo a 35€ cada uno salvo el último, que cuesta 37€. El pvp de todos juntos suma 142€

¡Pues ahora te ofrecemos esta sensacional oferta! Todo este material, que tiene un precio conjunto de 142+55=197€ puede ser tuyo en un sensacional PACK KIRBY por solo…

¡Luego no digáis que en ECC no ajustamos los precios!

Difíciles decisiones

-Vamos a sacar esta grapa de 24 páginas. ¿Qué precio le ponemos?
-Dos euros
-Ojo, que la grapa es de Hellboy y nosotros somos Norma
-Pues cuatro euros. Espera, ¿es nueva?
-No, es Semilla de Destrucción. Ya la hemos sacado varias veces los últimos veinticinco años
-Vale, ponle «edición 25º aniversario» en portada. Y seis euros
-¿Y por qué van a comprarlo otra vez los que ya la tengan?
-Publícalo gigante. De medio metro de alto
-¿No será muy caro?
-Lo sacamos en blanco y negro «para apreciar mejor el dibujo» y así no se disparan los costes de imprenta
-¿Y tras esos cambios qué precio le ponemos?
-Es una grapa tan especial que se merece un precio especial… Ocho euros
-¿Seguro que a ocho euros lo comprará alguien?
-Claro, los mismos cien tíos que compran todo lo que sacamos
-Y si tenemos cien tíos que compran todo lo que sacamos, incluso una grapa que ya tienen en blanco y negro a ocho euros, ¿qué hacemos rompiéndonos la cabeza por un euro más o menos? ¡Mételes caña!

Valor seguro

Seguimos viviendo tiempos inciertos cada vez que visitamos la librería en busca de novedades. El surtido americano, otrora tan estable, comienza a generarnos dudas cada vez que sopesamos una nueva aparición ¿esta grapa/tomo inicia una serie regular o es limitada desde el principio? ¿de cuántos números puedo prever que constará si la anuncian como abierta? ¿Cuánto tiempo se mantendrán al frente los autores publicitados en el primer número? ¿llegarán a concluir el arco argumental inaugural? ¿si renumeran y cambian de autores seguirá interesándome o tendrá un enfoque completamente cambiado? ¿la editorial española seguirá sacando más entregas? Rutinas a las que nos habiámos habituado cambian ahora sin cesar. Se pierden costumbres tan ancestrales como aquella de iniciar el Año Nuevo con aquel texto de «Querido Lector«…

Durante bastante tiempo la diferencia temporal entre la aparición de un título en origen y nuestro país hacía que supiéramos bastante sobre los entresijos de autores y argumento de los mismos, pero al reducirse el margen a los 3 meses en el caso de Marvel/Panini y a X en el caso de DC/ECC, la información previa con la que contamos en cada caso es más bien poca. Por eso, en el caso de los lectores que lo que valoran es la tranquilidad, etapas largas y estables a cargo de autores conocidos y fiables, la alternativa ideal es refugiarse en los clásicos.

Y pocas veces mejor dicho eso de «refugiarse»…

…pues al tratarse de material previamente acumulado permite su edición en multitud de formatos, tamaños y precios. La imaginación y la capacidad editorial de riesgo es el límite.

Y mientras que el presente es lo que hay y el futuro está por verse, la cantidad de material clásico va creciendo mes a mes. Todo puede terminar siendo clásico si esperamos el tiempo suficiente.

Todo. La Golden Age, con la que se iniciaron las historietas seriadas hasta el hachazo del inocente seducido a mediados de los años 50. La Silver Age, con el nacimiento de los universos superheroicos hasta los años 70. La Bronze Age entre los años 70 y 80, con la consolidación de universos, personajes, títulos y autores. Y lo que vino después, que ya ha pasado suficiente como para ser considerado etapa clásica ¿Cómo vamos a llamarla? pregunta retórica pues ya tiene respuesta:

Cour Age, la Edad del Corazón en francés culto.

Este año va a pintar bien.

Dreamers Museum: los precios de Norma

En este posteo recordábamos el momento en que Zinco interrumpe la publicación de DC en España y Norma anuncia que se ha hecho con los derechos de Lobo y de la línea Vertigo. Unas semanas después se anuncian los detalles de la edición… y resulta especialmente llamativo el precio, que desata las iras de los lectores

norma 1

norma 2

norma 3

norma 4

norma 5

norma 6

norma 7

norma 8

norma 9

norma 10

norma 11

Así estaba la cosa aquella primavera de 1997: cabreos, insultos, peticiones de boicot e incluso algún listo usando varios nombres para darse la razón a sí mismo. Pero el que lo tenía más claro era este

norma 12

Porque, a pesar de la subida de precios respecto a Zinco…

norma 13

…los frikis son la mar de predeciblesnorma 14

 

COLECCIONISTAS

En estos tiempos convulsos, los checklists me aportan sosiego.

Pues me reconforta ver que editoriales establecidas en la Catalonia anticipan novedades a varios meses vista, rebasando el horizonte de incertidumbre de la fecha que asalta nuestros informativos a diario. Y además con sus precios todavía en euros, como demostración de seguridad y fuerza ante el improbable catalaclismo* que insisten en augurar algunos. Pase lo que pase, seguirán habiendo tebeos.

(que si no, tocaba pasar el mes a base casi sólo de Astiberris, ojo)

(*7 resultados del palabro en Google, de manera que recordad que prácticamente lo leisteis aquí primero)

Y entre estos anuncios, destaca el de Planeta Comic, que de cara a las entrañables festividades navideñas nos regala con la salida de no uno, ni dos, ni tres, sino de cuatro novedades de Mickey Mouse realizadas por autores europeos.

Ouvres d’auteur de entre 48 y 80 páginas que son un primor con sus cubiertas acartonadas y su papel de buen gramaje, que llegan avaladas por buena crítica y premios de allende los Pirineos.

Esta salida fue anunciada el pasado viernes por la editorial en redes sociales, siendo convenientemente megusteada, hasta el punto que el manager comenzó a dar más información de las ediciones. Y en vez de dejarlo en un aséptico «Precio por determinar» como hace Panini, determinó. Vaya si determinó.

Eso sí, siempre dejando claro para quien no lo tuviera que la compra de golpe de las cuatro obras no es obligatoria. Y que además del trabajo del artista hay todo un esfuerzo de producción editorial (licencia, materiales, producción, traducción, rotulación, otra vez producción…) que deben forzosamente repercutir en el precio final, como sucede en sus demás ediciones. Y haciendo números sale lo que sale. Y sobre todo dejan bien claro que se trata de ediciones de coleccionista.

Esto no es para el público casual, para alguien que pase por la calle y lo vea en un escaparate y se lo quiera pillar con lo que lleve suelto, no. Esto es para coleccionistas. Para esos que se lo pillan prácticamente todo porque su presupuesto aguanta eso y más. De los que adquieren siempre dos ejemplares, uno para leer y otro para guardar, con sus cajas de cartón antiácido y esas bolsas individuales que cada equis años hay que cambiarles el celo porque se pudre. Los coleccionistas, ese es el target. Aquellos que no conforman con lo habitual, los que buscan lo exclusivo, lo original, lo…

Los que buscan lo original.

Las ediciones originales.

Y en un mundo globalizado, lo original está a golpe de clic.

Porque ¿para qué esperar a final de año si ya están publicados en el país de al lado (Francia)?

¿Su precio? Cuando el material lo merece, un coleccionista no lo mira. Y no lo miré, fue mi señora la que lo hizo al revisar el extracto bancario. Con la suerte de que contando gastos de envío todavía salieron por menos de la mitad de lo que costarán en castellano ¡conseguí convencerla de que estábamos ahorrando con la edición original! es una de esas (raras) ocasiones en que ser coleccionista compensa.

Dejo también referencia de tamaño con un tomo tamaño comic-book cualquiera para que el interesado se haga una idea de las dimensiones.

Y si no te animas con la lengua de Molière ni tampoco con la inglesa, consuélate pensando que el precio aquí no es comparable al que impondrán en otros territorios de habla hispana.

Bueno, ahora a esperar que me llegue el segundo envío, con los ejemplares para guardar, y podré dar por cerrado el asunto del último intento de Planeta con material Disney. Que aunque muchos pensasen que podría tratarse de material accesible a todos públicos y edades con ediciones populares, los tenedores de la licencia prefieren tratarlo como ediciones coleccionistas y…no, esperad, que vuelvo arriba un momento a releerlo…no, no dijeron coleccionistas, no, no usaron el plural…

Ediciones coleccionista, eso han dicho. En singular.

Eso lo explica todo. Es material muy exclusivo. Tanto que solamente un primigenio universal puede considerarse digno de poseerlos.

De manera que cuando reviséis en el futuro las películas donde el personaje aparezca, echad un vistazo detenido frame a frame su casi infinita Sala de Trofeos.

A lo mejor el pato que aparece lleva un gorrito de marinero.