Valor seguro

Seguimos viviendo tiempos inciertos cada vez que visitamos la librería en busca de novedades. El surtido americano, otrora tan estable, comienza a generarnos dudas cada vez que sopesamos una nueva aparición ¿esta grapa/tomo inicia una serie regular o es limitada desde el principio? ¿de cuántos números puedo prever que constará si la anuncian como abierta? ¿Cuánto tiempo se mantendrán al frente los autores publicitados en el primer número? ¿llegarán a concluir el arco argumental inaugural? ¿si renumeran y cambian de autores seguirá interesándome o tendrá un enfoque completamente cambiado? ¿la editorial española seguirá sacando más entregas? Rutinas a las que nos habiámos habituado cambian ahora sin cesar. Se pierden costumbres tan ancestrales como aquella de iniciar el Año Nuevo con aquel texto de “Querido Lector“…

Durante bastante tiempo la diferencia temporal entre la aparición de un título en origen y nuestro país hacía que supiéramos bastante sobre los entresijos de autores y argumento de los mismos, pero al reducirse el margen a los 3 meses en el caso de Marvel/Panini y a X en el caso de DC/ECC, la información previa con la que contamos en cada caso es más bien poca. Por eso, en el caso de los lectores que lo que valoran es la tranquilidad, etapas largas y estables a cargo de autores conocidos y fiables, la alternativa ideal es refugiarse en los clásicos.

Y pocas veces mejor dicho eso de “refugiarse”…

…pues al tratarse de material previamente acumulado permite su edición en multitud de formatos, tamaños y precios. La imaginación y la capacidad editorial de riesgo es el límite.

Y mientras que el presente es lo que hay y el futuro está por verse, la cantidad de material clásico va creciendo mes a mes. Todo puede terminar siendo clásico si esperamos el tiempo suficiente.

Todo. La Golden Age, con la que se iniciaron las historietas seriadas hasta el hachazo del inocente seducido a mediados de los años 50. La Silver Age, con el nacimiento de los universos superheroicos hasta los años 70. La Bronze Age entre los años 70 y 80, con la consolidación de universos, personajes, títulos y autores. Y lo que vino después, que ya ha pasado suficiente como para ser considerado etapa clásica ¿Cómo vamos a llamarla? pregunta retórica pues ya tiene respuesta:

Cour Age, la Edad del Corazón en francés culto.

Este año va a pintar bien.

Dreamers Museum: los precios de Norma

En este posteo recordábamos el momento en que Zinco interrumpe la publicación de DC en España y Norma anuncia que se ha hecho con los derechos de Lobo y de la línea Vertigo. Unas semanas después se anuncian los detalles de la edición… y resulta especialmente llamativo el precio, que desata las iras de los lectores

norma 1

norma 2

norma 3

norma 4

norma 5

norma 6

norma 7

norma 8

norma 9

norma 10

norma 11

Así estaba la cosa aquella primavera de 1997: cabreos, insultos, peticiones de boicot e incluso algún listo usando varios nombres para darse la razón a sí mismo. Pero el que lo tenía más claro era este

norma 12

Porque, a pesar de la subida de precios respecto a Zinco…

norma 13

…los frikis son la mar de predeciblesnorma 14

 

COLECCIONISTAS

En estos tiempos convulsos, los checklists me aportan sosiego.

Pues me reconforta ver que editoriales establecidas en la Catalonia anticipan novedades a varios meses vista, rebasando el horizonte de incertidumbre de la fecha que asalta nuestros informativos a diario. Y además con sus precios todavía en euros, como demostración de seguridad y fuerza ante el improbable catalaclismo* que insisten en augurar algunos. Pase lo que pase, seguirán habiendo tebeos.

(que si no, tocaba pasar el mes a base casi sólo de Astiberris, ojo)

(*7 resultados del palabro en Google, de manera que recordad que prácticamente lo leisteis aquí primero)

Y entre estos anuncios, destaca el de Planeta Comic, que de cara a las entrañables festividades navideñas nos regala con la salida de no uno, ni dos, ni tres, sino de cuatro novedades de Mickey Mouse realizadas por autores europeos.

Ouvres d’auteur de entre 48 y 80 páginas que son un primor con sus cubiertas acartonadas y su papel de buen gramaje, que llegan avaladas por buena crítica y premios de allende los Pirineos.

Esta salida fue anunciada el pasado viernes por la editorial en redes sociales, siendo convenientemente megusteada, hasta el punto que el manager comenzó a dar más información de las ediciones. Y en vez de dejarlo en un aséptico “Precio por determinar” como hace Panini, determinó. Vaya si determinó.

Eso sí, siempre dejando claro para quien no lo tuviera que la compra de golpe de las cuatro obras no es obligatoria. Y que además del trabajo del artista hay todo un esfuerzo de producción editorial (licencia, materiales, producción, traducción, rotulación, otra vez producción…) que deben forzosamente repercutir en el precio final, como sucede en sus demás ediciones. Y haciendo números sale lo que sale. Y sobre todo dejan bien claro que se trata de ediciones de coleccionista.

Esto no es para el público casual, para alguien que pase por la calle y lo vea en un escaparate y se lo quiera pillar con lo que lleve suelto, no. Esto es para coleccionistas. Para esos que se lo pillan prácticamente todo porque su presupuesto aguanta eso y más. De los que adquieren siempre dos ejemplares, uno para leer y otro para guardar, con sus cajas de cartón antiácido y esas bolsas individuales que cada equis años hay que cambiarles el celo porque se pudre. Los coleccionistas, ese es el target. Aquellos que no conforman con lo habitual, los que buscan lo exclusivo, lo original, lo…

Los que buscan lo original.

Las ediciones originales.

Y en un mundo globalizado, lo original está a golpe de clic.

Porque ¿para qué esperar a final de año si ya están publicados en el país de al lado (Francia)?

¿Su precio? Cuando el material lo merece, un coleccionista no lo mira. Y no lo miré, fue mi señora la que lo hizo al revisar el extracto bancario. Con la suerte de que contando gastos de envío todavía salieron por menos de la mitad de lo que costarán en castellano ¡conseguí convencerla de que estábamos ahorrando con la edición original! es una de esas (raras) ocasiones en que ser coleccionista compensa.

Dejo también referencia de tamaño con un tomo tamaño comic-book cualquiera para que el interesado se haga una idea de las dimensiones.

Y si no te animas con la lengua de Molière ni tampoco con la inglesa, consuélate pensando que el precio aquí no es comparable al que impondrán en otros territorios de habla hispana.

Bueno, ahora a esperar que me llegue el segundo envío, con los ejemplares para guardar, y podré dar por cerrado el asunto del último intento de Planeta con material Disney. Que aunque muchos pensasen que podría tratarse de material accesible a todos públicos y edades con ediciones populares, los tenedores de la licencia prefieren tratarlo como ediciones coleccionistas y…no, esperad, que vuelvo arriba un momento a releerlo…no, no dijeron coleccionistas, no, no usaron el plural…

Ediciones coleccionista, eso han dicho. En singular.

Eso lo explica todo. Es material muy exclusivo. Tanto que solamente un primigenio universal puede considerarse digno de poseerlos.

De manera que cuando reviséis en el futuro las películas donde el personaje aparezca, echad un vistazo detenido frame a frame su casi infinita Sala de Trofeos.

A lo mejor el pato que aparece lleva un gorrito de marinero.

Tuiteando en junio

Hoy tenía previsto darle un último empulón al mecenazgo de RosaViento, pero como ya está conseguido el objetivo (y le sobran cien euros y tres días) paso a rellenar el resto del posteo con reposiciones veraniegas (indistinguibles de las reposiciones del resto del año, lo admito)

Os supongo enterados de que Dolmen ha sacado el cuarto tomo de la Puta Mili de Ivà. Y si no lo estabais, ahora ya sí #1990-1992

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Slutshaming setentero #marvel #mokf39

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Sí, sigo leyendo las Historias de la Puta Mili de Ivà, el cuarto tomo (1990-1992) de la edición de Dolmen

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Lo de la liberación de la mujer #dc #mm5 #jackkirby

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Superman y los yeyés #dc #jo144 #jackkirby

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

El día de El cómic no es gratis

¿Os habéis parado a pensar cuál es el precio que pagáis por cada tebeo? No, no estoy hablando del precio de venta al público que viene impreso (o no) en cada publicación, sino del precio real. Porque, por ejemplo, este Omnigold de Panini…

omnigold estela

…tiene un pvp de 39,95€. Pero ya he adelantado que esto es solo el principio. Porque el cómic, una vez lo tienes en casa, hay que guardarlo en una estantería. Por ejemplo (la opción más popular del mercado) en una estantería Billy de 80cm de ancho y 2m de alto (65 eurillos de nada)

billy

En cada una de sus seis baldas caben 14 tomos Omnigold…

omnigolds

…con lo que llenamos la estantería con 84 Omnigolds (sí, hipotéticamente se podría amontonar más tomos en la parte superior pero ¿qué somos, salvajes?). Esto nos da un aumento de 65/84=77 céntimos por tomo. Que no es nada al lado de lo que viene ahora

Porque la estantería tiene que estar en alguna parte. Descartamos trasteros y similares porque lo que mola es tener los tebeos a mano, y miramos a cuánto está el metro cuadrado de una vivienda, por ejemplo en Idealista: aproximadamente 4.000€ en Barcelona, 3.000€ en Madrid, 1.500€ en Las Palmas o 1.000€ en Cuenca (redondeo tanto porque varía mes a mes)

Siguiente paso: ¿cuánto espacio ocupa nuestra estantería? La medida de su base es 80x28cm, pero también habrá que dejar un espacio vacío delante para acceder a los tebeos. Pongamos que todo junto son 80x80cm=0’64 metros cuadrados

billy2

Y esos 0,64 metros cuadrados, con una regla de tres, nos costarían 2560€ en Barcelona, 1920€ en Madrid, 960€ en Las Palmas o 640€ en Cuenca

Ahora dividimos el precio del espacio de almacenamiento entre los 84 tomos que hemos dicho que caben (y le sumamos los 77 céntimos que cuesta la estantería en sí), y nos sale que almacenar cada tomo Omnigold nos cuesta 31’47€ en Barcelona, 23’62€ en Madrid, 12’20€ en Las Palmas y 8’39€ en Cuenca

Conclusión: cuando alguien te regala un tebeo en realidad te está obligando a gastar aproximadamente entre un 20% y un 80% de su precio de portada para conservarlo. ¡Para que te fíes del Día del Cómic Gratis!

El Honor tenía un precio

Lobezno de Chris Claremont y Frank Miller. Ediciones Forum, 1983

lobezno 1983

Lobezno de Chris Claremont y Frank Miller. Panini Cómics, 2017

lobezno 2017

lobezno 1983 2017

Para mí que la subida de 1,50€ a 18€ va a ser…

Causada por la implacable evolución de la inflación
Una consecuencia natural de la dignificación del medio
Porque nos timaron con el cambio de la peseta al euro
¿Tú sabes lo que cuesta la encuadernación holandesa?

surveymaker