One more time

Portada del último número de la miniserie House of M.

Unos meses antes en el despacho de Joe Quesada

riiiinggggggg, riiiiiinnnnggggg, rinnnnngggggg

– Marvel Comics dígameeee, le atiende Joe
– Hola Joe soy BMB
– ¿Sí?
– Sí
– Ya
– ¿Ya?
– No, que ya. Que ya está bien. Que si eso dejamos estar el chiste que ya huele un poco
– Perdón, es la costumbre
– A ver, Tú me dirás.
– Tengo una idea cojonuda para la portada del último número de House of M
– Suelta por esa boquita
– Imagínatelo. Lobezno con las garras extendidas amenazando a Magneto. Como si lo fuera a rajar. ¿Original verdad?
– Esto… No sé cómo decírtelo… Es que Morrison ya hizo algo parecido
– Ya, pero esto es diferente
– Claro, claro… pero es que Lobdell también…
– ¿Me estás diciendo que Morrison copió a Lobdell?
Chssssssssssstt ¡Calla coño! Todavía se va a enterar alguien que la etapa de Morrison es un refrito de historias anteriores y nos caemos con todo el equipo.
Lo que quería decir es que además de Grant y Scott también lo hizo…
– Que no, que no sigas por ahí. Ya te he dicho que esto es diferente.
Esta va a ser la definiva.
– ¡¡¡Qué me dices!!! ¿La historia definitiva de Lobezno y Magneto?
-Exacto
– …
– …
¡¡¡BWHAHAHAHAHAHAHA!!! ¿Y luego qué? ¿La historia definitiva de Fénix? ¡¡¡BWHAHAHAHAHAHAHA!!!
¡¡¡BWHAHAHAHAHAHAHA!!!
– Joder Brian ¡coff! ¡coff! yo es que me parto contigo.
– Sí ¡coff! ¡coff! es que tengo una chispa…
– Venga, haz lo que quieras. Si total se va a vender como rosquillas.
– Vale
– Vale
– ¿Vale?
– No, Brian, que vale ya, de verdad, que lo poco gusta y lo mucho cansa.
– Perdón, ya sabes, la costumbre.

¿Cuántas veces tendrá Lobezno que meterle las garras hasta la campanilla al pobre Magneto para que la espiche de una santa vez? ¿Una más? ¿Dos? ¿Un millón?
La respuesta, efectivamente, es: Todas las que sean necesarias.

Portadas. Genialidades. Adivinanzas.


De un tiempo a esta parte, las portadas de los tebeos nos van dando alegrías a los que preparamos candidaturas para los próximos PicADLO!s. Cosas como el Calderilla de Recerca Editorial o la indescriptible genialidad de Pratt (otra de tantas) para emborronar su portada de Exupéry en Norma, forman parte de la sorpresa que cada mes nos aguarda en la libreria.


El número 11 de la variopinta, adliana y siempre interesante TOS, nos ha dejado a unos cuantos de los que formamos este blog con la intriga. ¿Loqué es este dibujo?
Hemos pensado en un principio que era un rostro desfigurado con sombrero… luego nos pareció una escaladora con un pañuelo blanco en la cabeza bajando por la fachada de un edificio ruinoso… o una mujer desnuda asomada por la ventana, mientras su amante queda en silueta.

Desde aquí os pedimos ayuda para interpretar este dibujo. Seguro que tiene su aquello.

Que te pego, leche!

En la portada del Ultimate Elektra #2 de 5 tenemos esas clásicas fotos llenas de dinamismo, en la que, y de manera natural, Elektra se resguarda ante lo que parece un Daredevil poseído por Ruiz Mateos, perfectamente fuera de escala, acompañados de una luna para hacer bulto y dar ese toque romanticón que la escena necesita.

El peligro de estos dibujos no está en su autor, ni siquiera en los personajes.

Son los niños.

Los niños adoptan el rol de sus heroes favoritos, y se dedican a imitarlos. Ese mozalbete mexicano que metió los dedos en un enchufe para emular al Chapulín Colorado y se quedó completamente frito (anécdota real), el otro que se tiró por la ventana creyéndose Supermán.
¿Qué tierno bastardillo no quiere ser Daredevil para… eh… congeniar con la Elektra de la portada?

Por favor, niños… no imitéis la pose de Daredevil en vuestras casas.

Os romperíais la muñeca.

Cuidadín con algunas portadas de tebeos.

Portadas Marvel: La lógica absurda.

Parece que Marvel trata de engañar a los lectores.

En su línea clásica deslumbra al lector con portadas sugerentes que invitan al alivio personal y que no son más que un cebo para el pornógrafo despistado que cae en la trampa. Viendo la portada compra el tebeo y pensando que puede ver a sus heroínas preferidas como siempre las imaginó no tarda en descubrir que nada de nada, que le han tangao el dinero, que se han reído de él.

Pero aún hay más. Desde hace algún tiempo, Marvel tiene la línea Max que sirve para la publicación de contenidos adultos. ¿Y cómo son sus portadas? Son dibujos infantiles si las comparamos a las de Emma Frost, She Hulk o Mystique.
No hacen más que jugar al despiste.
Como ejemplo tenemos el último número de Supreme Power. En portada Wonder Woman pero en versión Marvel tapadita hasta el cuello con una cortina.
¡Que bien!, pensamos, ¡A lo mejor vemos una pelea contra Thor! Lo abrimos y vemos páginas y páginas de una señora o señorita en pelotas.

¿Qué puede suponer esta estafa para la industria? Nada más y nada menos que el caos.
Existe un único tipo de lectores de superhéroes. Los salidos. Todo el mundo sabe que es el único grupo demográfico que lee tebeos de señores con mallas y señoras sin sujetador que salvan el mundo por el puro placer de hacerlo.

Entonces ¿Qué hay de malo en poner esas portadas en la línea clásica de Marvel? Pues que un lector de cómics porno pueda hacerse con uno de estos ejemplares trampa.

Que las ventas de historietas porno son infinitamente superiores a las de cualquier otro género es un hecho. Es más, para algunas editoriales las publicaciones eróticas son el sustento económico que les permite sacar al mercado el resto de sus colecciones. Los lectores de cómic porno son legión y no conviene cabrearlos.

Especulemos un poco. Un lector de historietas de las que se leen con una mano se siente estafado al comprar algún número de Emma Frost. Gracias a Internet informa de su decepción a sus amigos y por todo el mundo mundial se crea una corriente de opinión por parte del fandom erótico-festivo contra la editorial Marvel. Empiezan a movilizarse cual masa furibunda y boicotean todas las producciones cinematográficas de la casa de las ideas. Las pérdidas de los estudios son multimillonarias y como todos sabemos que el único dinero que recibe la editorial americana son las pelis nos encontramos con la debacle.
Marvel cierra. A partir de ahí, el efecto dominó. Cierran todas las tiendas especializadas, cierran todas las editoriales, etc…

Ya tragamos transexuales en la Patrulla X como la Emma Frost de Quitely, prácticas morbosas entre la Avispa y su marido en los Vengadores, relaciones de adultos con menores en el Uncanny de Austen… Nos da igual, nos gusta, ya somos lectores de superhéroes y por lo tanto pervertidos. No hace falta que nos engañen con las portadas.
¿No ven que se están jugando los cuartos?

Señores de Marvel: Línea adulta = portada marrana. Línea clásica = portada asexual.
No es tan difícil.