A Alan Moore se le ve el cartón

-¿Qué te parece cómo nos ha quedao Jerusalén? Niquelao, ¿no?

-Hombre, no sé yo. ¿No nos ha salido el estuche un poco grande? ¿No se ve mucho hueco?
-Las fotos promocionales las hacemos por la parte que no se ve y arreglao

-Pero, ¿no bailarán los libros en la distribución? ¿No se estropearán las cajas al apilarlas?
-Tranquilo, que lo tengo todo pensado

-Le metemos un cartón en el hueco y ya no se mueven los libros mientras los llevamos en la fragoneta. ¿Ves qué fácil se arregla todo?

Los jueves de Kojima, los miércoles de periodismo

Bueno, hoy no vamos a hablar del Death Stranding porque es miércoles. Y ya sabemos que el día para hablar de Kojima es el jueves.

Pero no he venido a hacer leña del árbol caído, que el pobre Ángel Luis lleva sin tuitear nada desde el día 4, demostrándose así pionero de la estrategia en redes sociales de un buen puñado de opinadores del PSOE que llevan 6 meses diciendo que pactar con Podemos es inaceptable.

A lo que yo he venido a es a hablar de periodismo. Ya sabéis, de vez en cuando me gusta dar un repaso por lo que se escribe desde la prensa generalista sobre “lo friki”.

Ha sido comidilla durante la semana pasada el siempre certero Ramón de España, ese señor con nombre de historieta de El Jueves, por su… vamos a llamarlo crónica sobre el “Manga Barcelona”. Y es que al parecer a los catalanes les gusta llevar la contraria, y si en Madrid tenemos a la Heroes Con Adolfo Suarez Madrid Barajas cada vez con más nombres, ellos han decidido quitarle la palabra Salón y las preposiciones al suyo, solo por joder. Cómo son los catalanes.

Sin embargo, esta atención sobre el citado evento ha eclipsado uno igualmente importante y relevante que se daba en Madrid. Os hablo, evidentemente, de la Batcon, evento organizado por los GENIALES editores de ECC. A 10 euros de nada la entrada el evento ofrecía diversas (¡7 a lo largo de 2 días!) mesas redondas y charlas, prácticamente todas con una unidad de ponente femenina para evitar movidas en Twitter. Indudablemente, tan atractiva oferta cultural a precios razonables atrajo a una gran cantidad de público interesado en el mito del Hombre Muerciélago.

¡Pero como he dicho, no hemos venido a hacer leña del árbol caído! Hablemos de historias de éxito. Por ejemplo, aquí tengo una noticia del Diario de Sevilla sobre un exitoso crowdfunding español que…

Vale, hemos dicho que no vamos a hacer leña del árbol caído y lo decía en serio. Hablemos de una historia de éxito. Por ejemplo, hablemos de Planeta Cómics, que ha decidido alcanzar las cimas más altas de la edición en tebeos en castellano editando un Omnibus de Darth Vader.

75€ por 25 números. ¡Al mismo precio por grapa que Panini! ¡Cómo son estos italianos, marcando la marcha, señalando la tendencia! Eso sí, los compañeros de Planeta han tomado buena nota. También nos regalan este año con un coleccionable para montar una armadura de Ironman.

La primera entrega a 1€ puede parecer incoherente, pero por suerte a la tercera entrega ya se pone en un precio de verdad, 10,99 durante las restantes 97 entregas. Al final, la cosa sale por unos económicos 1070 euretes de nada. A 214 euros el Kg de Ironman. Y voy a la ruina.

Yo quería hablar de periodismo, de modo que me he puesto a leer las reseñas de la nueva serie de HBO de Watchmen a ver qué decían. Pero no he encontrado nada que comentar aquí. Igual que la serie todos los críticos patrios han decidido obviar lo más importante, el dildo del Dr. Manhattan los cómics.

Planeta, saca un coleccionable si te atreves.

Nosotros y los japos

A ver, decid ¿quién ha dibujado así a Andrés Iniesta?

La solución, al final del posteo.

Y cuando hablo de la solución, no me refiero a quién lo ha dibujado, sino a quién diréis que lo ha dibujado, que parece lo mismo pero no es igual.

Y es que aunque parece que el manga y anime japonés ya están plenamente integrados en nuestra sociedad, tampoco ha llovido tanto desde que comenzó a implementarse en nuestro mercado como una cosa exótica, y sobre todo a rebufo de Dragon Ball. Un tiempo en el que se debatía si el formato idoneo para el manga eran el cuaderno de 48 páginas o había que subirlas a 96, se discutía si dejar de espejar el orden de lectura podría producir disxelia a los lectores, y la estrategia de mercado mandaba que si un manga se quería colocar en el mercado culto debía contar con portada de autor español. A ver quién era el gafapasta que compraba algo de Tezuka con una portada de Tezuka, por Diso.

Y en ese ambiente hostil, los imaginativos creativos editoriales debían idear llamativos anuncios que cautivasen al público potencial. Y en aquellos esplendorosos noventa, gracias a la tecnología disponible, creaban sus llamados con imágenes, textos y fondos en los que desplegaban sus reclamos. Mirad por ejemplo la chulada que les quedó para anunciar Outlaw Star:

Algo original, algo agresivo. O lo compras o te preparas, que soy un dibujo inquietante. Y ten cuidado porque si no lo haces le pegaré a ella (o él, que con estos japos no se sabe) también. Es su si no.

¿A qué esperas? ¿Acaso necesitas más información?

Anuncio tipo de manga de PlanetaDeAgostini en los inicios del boom. Elaboración propia con creatividad, complicidad con el público y toda la información necesaria.

Incluyendo, evidentemente, datos sobre el formato de la edición y el autor de la obra.

Lo que pasa es que entonces aquellos nombres tan raros nos parecían todos iguales y si queríamos informar en vez de confundir debíamos tirar de referentes más que de datos. Entonces éramos así de brutos, tampoco hay que esconderlo.

Al menos podemos presumir de haber aprendido, evolucionado y cambiado a mejor.

Con la excepción, claro, de los que a la pregunta de Iniesta hayamos contestado que «el de Campeones» (aka «el de Oliver y Benji»).

Temporada de patos

La verdad es que da un puntito de rabia cuando tu autor o serie preferida de culto se vuelve mainstream.

Es casi como una traición, se pierde parte de la exclusividad que tenías tu para ellos y ellos para contigo. Tú eres el que les apoyaba en los momentos difíciles, quien se sabía de memoria su tebeografía, el que pujaba online por aquel ejemplar rosoño y subido de precio pero que tenía cuatro páginas que no se habían publicado en ninguna otra edición. Eres el que has completado tus huecos con ediciones de países remotos, seis formatos, cuatro idiomas, tres tamaños, y te falta muy poco para tenerlo casi todo. El que difruta cada nuevo hallazgo en su colección como una pieza más de un Santo Gríal que será el tener por fin la Obra Completa. Hay un par que están bastante complicados, pero el resto confías en poder completarlo en unos pocos años. Y entonces pasa.

Lo que quiero decir es que puedo comprenderlo. Puedo entender que hayas memorizado en que número de Four Color, de Vacation Parade, de Comics and Stories… aparece cada aventura del personaje, que tengas en tu agenda de Favoritos librerías online que venden ejemplares y chequeas con regularidad por si bajan de precio, que compres una segunda copia de un ejemplar que ya tenías porque se encuentra en mejor estado de conservación, que tengas los tres más antiguos expuestos en una vitrina, que creas de justicia que algún día la concejalía de Cultura de tu población debería contactarte para montar algún tipo de exposición, y que entonces…

…entonces llegue Salvat y te saque a traición la obra completa de Carl Barks en orden cronólogico (comenzando por el tomo 12, años 50, material goloso) en 48 tomos en tapa dura. Sí, a traición, saliendo en quioscos ¿cuándo se ha visto eso de publicar cómics en quioscos? ¡a la vista de todo el populacho! ¡con gente pillándose el primero por probar! ¡con niños dejándolos por ahí tirados en su cuarto!

A ti, que hasta pasaste por caja para pillarte cada uno de esos cuatro tomos de Planeta en formato de lujo con la esperanza de que les fuera rentable y terminasen llegando a sacar lo que te faltaba a ti, aunque fuera en castellano.

Ains, Planeta, los que parecía que iban a salvar Patoburgo ¿pero no eran ellos los que tenían los derechos de Disney? ¿qué están haciendo ahora?

Ah, lo de siempre vender tapasduras de 10 euros a los niños, a ver eso a quién le intere…espera ¿trae material de Luca Usai?

Dreamers Museum: Yuu contra Jaime Rodríguez

En primavera de 1999, coincidiendo con el 17º Salón del Cómic de Barcelona, el Cómic a Gritos se transformó durante unos días en Planeta a Gritos, con los editores de la editorial barcelonesa participando en el foro y respondiendo preguntas. Otra de esas buenas ideas de Nacho que le traerían más de un dolor de cabeza

planeta1

Entre los que aprovecharon para preguntar estaba Yuu, uno de los contertulios más jóvenes del Manga a Gritos

planeta2

Más jóvenes y más entusiastas, porque a los quince minutos volvió a añadir una nueva tanda de preguntas

planeta3

Al día siguiente, al ver que Jaime Rodríguez no le respondía, Yuu empezó a impacientarse

planeta4

Y por fin apareció el editor manga de Planeta, aunque solo fuera para hacer lo que ahora sabemos que se llama «seudomención»

planeta5

Y la historia acaba como tenía que acabar, claro: con un fan convertido en enemigo de por vida

planeta6

P.S.- Me dice Sark que el comentario de Yuu sobre lo poco serio de «las pintas» de Jaime Rodríguez necesita contextualización. Aquí está, gracias a Antonio Martín y Tebeosfera

jaime rodriguez 1999

No olvidéis a Bill Mauldin (II)

¿Recordáis cuando os expliqué a raiz de la tira de Snoopy del 11 de noviembre de 1988 que Bill Mauldin no era el nombre de un pub?

19891111_snoopy

Pues a la traductora de Planeta a la hora de traducir la tira del 11 de noviembre de 1989 ya se le había olvidado

COLECCIONISTAS

En estos tiempos convulsos, los checklists me aportan sosiego.

Pues me reconforta ver que editoriales establecidas en la Catalonia anticipan novedades a varios meses vista, rebasando el horizonte de incertidumbre de la fecha que asalta nuestros informativos a diario. Y además con sus precios todavía en euros, como demostración de seguridad y fuerza ante el improbable catalaclismo* que insisten en augurar algunos. Pase lo que pase, seguirán habiendo tebeos.

(que si no, tocaba pasar el mes a base casi sólo de Astiberris, ojo)

(*7 resultados del palabro en Google, de manera que recordad que prácticamente lo leisteis aquí primero)

Y entre estos anuncios, destaca el de Planeta Comic, que de cara a las entrañables festividades navideñas nos regala con la salida de no uno, ni dos, ni tres, sino de cuatro novedades de Mickey Mouse realizadas por autores europeos.

Ouvres d’auteur de entre 48 y 80 páginas que son un primor con sus cubiertas acartonadas y su papel de buen gramaje, que llegan avaladas por buena crítica y premios de allende los Pirineos.

Esta salida fue anunciada el pasado viernes por la editorial en redes sociales, siendo convenientemente megusteada, hasta el punto que el manager comenzó a dar más información de las ediciones. Y en vez de dejarlo en un aséptico «Precio por determinar» como hace Panini, determinó. Vaya si determinó.

Eso sí, siempre dejando claro para quien no lo tuviera que la compra de golpe de las cuatro obras no es obligatoria. Y que además del trabajo del artista hay todo un esfuerzo de producción editorial (licencia, materiales, producción, traducción, rotulación, otra vez producción…) que deben forzosamente repercutir en el precio final, como sucede en sus demás ediciones. Y haciendo números sale lo que sale. Y sobre todo dejan bien claro que se trata de ediciones de coleccionista.

Esto no es para el público casual, para alguien que pase por la calle y lo vea en un escaparate y se lo quiera pillar con lo que lleve suelto, no. Esto es para coleccionistas. Para esos que se lo pillan prácticamente todo porque su presupuesto aguanta eso y más. De los que adquieren siempre dos ejemplares, uno para leer y otro para guardar, con sus cajas de cartón antiácido y esas bolsas individuales que cada equis años hay que cambiarles el celo porque se pudre. Los coleccionistas, ese es el target. Aquellos que no conforman con lo habitual, los que buscan lo exclusivo, lo original, lo…

Los que buscan lo original.

Las ediciones originales.

Y en un mundo globalizado, lo original está a golpe de clic.

Porque ¿para qué esperar a final de año si ya están publicados en el país de al lado (Francia)?

¿Su precio? Cuando el material lo merece, un coleccionista no lo mira. Y no lo miré, fue mi señora la que lo hizo al revisar el extracto bancario. Con la suerte de que contando gastos de envío todavía salieron por menos de la mitad de lo que costarán en castellano ¡conseguí convencerla de que estábamos ahorrando con la edición original! es una de esas (raras) ocasiones en que ser coleccionista compensa.

Dejo también referencia de tamaño con un tomo tamaño comic-book cualquiera para que el interesado se haga una idea de las dimensiones.

Y si no te animas con la lengua de Molière ni tampoco con la inglesa, consuélate pensando que el precio aquí no es comparable al que impondrán en otros territorios de habla hispana.

Bueno, ahora a esperar que me llegue el segundo envío, con los ejemplares para guardar, y podré dar por cerrado el asunto del último intento de Planeta con material Disney. Que aunque muchos pensasen que podría tratarse de material accesible a todos públicos y edades con ediciones populares, los tenedores de la licencia prefieren tratarlo como ediciones coleccionistas y…no, esperad, que vuelvo arriba un momento a releerlo…no, no dijeron coleccionistas, no, no usaron el plural…

Ediciones coleccionista, eso han dicho. En singular.

Eso lo explica todo. Es material muy exclusivo. Tanto que solamente un primigenio universal puede considerarse digno de poseerlos.

De manera que cuando reviséis en el futuro las películas donde el personaje aparezca, echad un vistazo detenido frame a frame su casi infinita Sala de Trofeos.

A lo mejor el pato que aparece lleva un gorrito de marinero.

No olvidéis a Bill Mauldin

¿No estáis cansados de que cada vez que alguien nombra la palabra «Maus» a continuación aparezca alguien como impulsado por un resorte que se siente obligado a añadir «tiene un premio Pulitzer»? Después de leer este posteo podréis responder al sabelotodo de turno con un «pues Bill Mauldin tiene dos»

bill mauldin 1

«Dame solo un par de aspirinas, ya tengo un Corazón Púrpura»

¿Y quién es Bill Maudin? Un soldado de la Segunda Guerra Mundial (aclaración para millennials: la del Capitán América, no la de Wonder Woman) que empezó a hacer dibujitos para entretener a los soldados en los ratos que le dejaba libres lo de matar italianos y alemanes

bill mauldin 2

«Ese no puede ser un combatiente; va buscando pelea»

Durante el conflicto los dibujos de Bill en principio destinados solo a sus compañeros se fueron haciendo famosos y hasta llegaron hasta Estados Unidos, sirviendo a sus compatriotas de pequeña ventana para ver la verdadera vida de sus soldados en el frente

bill mauldin 3

«Joe, ayer me salvaste la vida y te dije que te lo pagaría. Aquí está mi último par de calcetines secos»

Uno de sus mayores admiradores fue el también humorista gráfico Charles M. Schulz, el autor de Peanuts, que todavía se empeñaba en hacer referencias a Mauldin bien entrados los años ochenta, aunque su fama ya hubiera menguado (extracto de Carlitos y Snoopy 1987-1988, edición de Planeta)

schulz mauldin

Aquí tenéis la tira del 11 de noviembre de 1988, donde Snoopy va a casa de Bill Mauldin a beber con él, pero el dibujante no acepta ninguna de las ideas del perrito piloto para sus viñetas

peanuts 1988 11 11

Pero la traductora de la tira es una de esas personas que no lo sabían y deberían saberlo, porque toma a Bill Maudin por una especie de pub irlandés

maudins house

¡Preguntad siempre a vuestros mayores, traductores!

Tuiteando en junio

Hoy tenía previsto darle un último empulón al mecenazgo de RosaViento, pero como ya está conseguido el objetivo (y le sobran cien euros y tres días) paso a rellenar el resto del posteo con reposiciones veraniegas (indistinguibles de las reposiciones del resto del año, lo admito)

Os supongo enterados de que Dolmen ha sacado el cuarto tomo de la Puta Mili de Ivà. Y si no lo estabais, ahora ya sí #1990-1992

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Slutshaming setentero #marvel #mokf39

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Sí, sigo leyendo las Historias de la Puta Mili de Ivà, el cuarto tomo (1990-1992) de la edición de Dolmen

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Lo de la liberación de la mujer #dc #mm5 #jackkirby

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Superman y los yeyés #dc #jo144 #jackkirby

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el