Caretas

Poquito a poquito se va pasando el verano. En otra época las editoriales comenzarían a planificar la próxima temporada con las salidas especiales para las campañas de Navidad y salones, pero ahora van todas a piñón fijo editando al máximo cada mes y no hay apenas esos saltos entre meses tranquilos o intensos. En Agosto sí se para la cosa un poco, claro, que si las librerías hacen vacaciones a ver dónde colocan las cosas. Pero esto se aplica a las editoriales asentadas, mientras que las vías de distribución más novedosas todavía están optimizando su dinámica. Hay una vía, de hecho, cuyos meses más intensos siguien siendo precisamente Septiembre y Navidades: la de los fascículos coleccionables, que aprovechan esos momentos de regreso vacacional para hacernos tentadores propósitos de cambio. Y en esto de los tebeos hay ahora un combo ganador, la maniobra Salvatecc, que para esta rentreé nos proponen celebrar los 25 años de Vértigo con una tentadora colección que ofrece algunas de sus series más emblemáticas (uf, casi escribo la palabra «variedad»…).

Sugerencia de presentación. Monete no incluido.

Ochenta entregas, que al incluir completos títulos extensos como Sandman (14 tomos), Predicador (13), Y El Último hombre (10) o Fábulas (26), no cunde tanto como podría parecer. Aunque claro, se supone que el que ya tenga este material no es el público objetivo de esto. El público objetivo de esto debe de ser…debe de ser el que no tenga absolutamente nada y al pillar la primera entrega con la mitad de V de Vendetta vea la luz y pase de la nada a pillarse los ochenta. Ese debe ser. Otra opción más probable es el lector habitual al que le falte algo (por ejemplo, tenerlo todo excepto la entrega 75: Los Leones de Bagdad) y que decida pillárselo todo de todas formas para que no le haga cosas raras el dibujito de los lomos. No es tan descabellado, los dibujitos de los lomos son poderosos. Cuando Norma publicaba Vertigo los lomos no tenían dibujo pero sí un numerito, y más de un afortunado (no por suerte, sino por recursos monetarios) pillaba lo que saliera por no dejarse huecos en la cole.

Una vez establecido el escenario (80 entregas) y el contenido, es inevitable hacer cábalas sobre lo que cada uno considera sobre el material que sobra y sobre todo el que falta. Inevitable, repito, pues dentro de cada español habitan un seleccionador de fútbol, un líder de Ciudadanos y un planificador editorial. Se puede entender que al ser una colección destinada al gran público (el del párrafo anterior) no se hayan incluido cosas como el Morrison transgresor de la Doom Patrol, El Asco o Los Invisibles, de forma que el autor esté representado sólo por un tomito con We3. Se trata de, dentro de lo alternativo, bucar lo emblemático y que sea más mainstream. Y como en el fondo es material DC, obviar cualquier referencia fílmica (como Los Perdedores). Pero aún dentro de esas reglas, hay cosas que podrían haber estado.

A mi me falta Peter Milligan.

Que sí, que Milligan ha tenido rayadas muy gloriosas (Shade, Enigma…) que pueden no ser para todos los paladares, pero hay una obra suya asequible, bastante breve, y con la que podrían haber representado el toque noir de Vertigo que les faltaba al no haberles cabido 100 Balas. Esto hablando de Blanco Humano.

Que todo este previo era para decir que me la he releido este verano y he disfrutao como un gorrino. Milligan construye y deconstruye de manera portentosa al hombre con tantas identidades que no tiene ninguna. Un personaje al que creemos conocer porque cree conocerse, pero dónde todo puede cambiar al girar la página. Juegos de engaños, equívocos, mascaradas e identidades reemplazadas. Y si a un Milligan en plena forma le sumamos que la mayor parte del peso gráfico lo llevan Javier Pulido y Cliff Chiang, dudo que nadie se apeara de las entregas de Salvatecc por haber incluido esto. La propia ECC los tiene editado en 4 tomos, aviso por si el público objetivo u otro despistado no tiene bastante con la oferta de 80. Y cómo buen título de Vertigo no hay tema que no se atreva a tocar:

Edición Planeta, aclaro.

Tocar creencias e iconografías religiosas es un clásico del sello, incluso antes de que este naciera, como pudimos ver en el DC News de «ayer». El sexo también, claro, que eso vende siempre, incluso con algo de hetero se han atrevido.  Lo de la política es menos habitual, si acaso en series con espionaje se tratan tramas de multinacionales y complots gubernamentales de política exterior y…

…y con Vertigo debes esperarte lo inesperado.

También hay que decir que uno se esperaría de un guionista de Vertigo una postura más aperturista, pero en descargo de Milligan podemos argumentar que en un título con tantos juegos de actitudes impostadas y falsas identidades…

…en aquel momento no era él (y no es la primera vez que le pasa).

El Milli

vampas.jpg
Este mes de Junio se cumplen dieciocho años desde que Norma lanzó al mercado los primeros ejemplares de su Colección Vertigo, en el que englobaba todo lo que salía de aquel entonces prestigioso y adulto sello de comic americano. Lo destacable de esta efeméride es que tanto tiempo después nadie ha sido capaz todavía de superar sus precios para material y formatos semejantes. La primera entrega contenía tres episodios americanos por el equivalente de 7.20 euros, y su formato más usual al inicio de su andadura eran 48 páginas por 4.50 euros, material de calidad para bolsillos de calidad, no como estos mondongos de ahora que cuestan lo mismo pero tienen el doble de páginas.


(Aunque tampoco es que haga falta una razón para hablar de este aniversario, que a mi esto de las fechas me pone tontorrón, sin ir más lejos el fin de semana pasado desempolvé y releí
El Vecino, que por cierto me gustó más que la primera vez, y recordé aquellas entrañables broncas, y el lectus interruptus de su última página y…¿ya estoy divagando?¿tan pronto? ¿por qué no me ha dicho nadie que cierre el paréntesis?)

Vertigo. Todo lo que llegó a ser y lo que es ahora, snifs. Aquella regla que se cumplía siempre con sus portadas, que cuanto más McKeanífera fuera más chungo sería el arte de lo dentro. Recuerdo aquellas que hizo Gavin Wilson para Sandman Mystery Theatre y me sigue pasando lo mismo con la de su número 9:

12397.jpg
Es tenerla delante y no puedo dejar de ver en ella a Ortega Cano.

Pero, ey, que al menos era adulto y sofisticado y todo eso, algo de lo que presumir, no como lo de ahora que te sacan cada cosa que…menos mal que no nos llegan ya casi en castellano.

ss ss.jpg

Salvo reediciones o Astro City, que ahora es de Vertigo también, que Vertigo puede estar de bajona pero SIEMPRE dará más caché que pertenecer al Universo DC que toque.

Total, que nostálgico me pusé a repasar en Tebeosfera el listado de las 292 entregas de la Colección Vertigo. Sacaron de todo. Series largas, series cortas, especiales, y salvo causa mayor como fue la pérdida de derechos o series demasiado largas, todo lo que tuviera un numero de episodios razonable lo sacaron completo.

¿Todo, todo?

No.

Hubo una excepción. Su número 109.

theminx.jpg
The Minx, de Peter Milligan y Sean Phillips. Un tomo con sus tres primeros episodios. La serie completa duró ocho, y ya estaba terminada en origen cuando Norma editó este primer tomo. En sus ciento ochenta y tres entregas siguientes nunca encontraron el momento para concluir la serie ¿tan repelente fue aquello acaso?

Pues no especialmente. De Milligan pueden esperarse tanto cosas geniales como GENIALES!, pero por regla general, tanto antes como ahora, ante una cosa suya para Vertigo o se pasaba de editar o se publicaba entera. Hasta Greek Street y todo. Sólo The Minx permanece todavía inconclusa en nuestro país. Y Sean Phillips para lo que era Vertigo era de lo más top.

La obra se enmarcaba en los temores al cambio de milenio, con el anuncio del advenimiento de un Dios Mono que se dirige en un cohete hacia nuestro planeta. Una sociedad temerosa e histérica ante un posible cataclismo futuro. Aunque no tanto cataclismo como la película que echaron anteanoche después del fútbol, la de Soy Leyenda con Will Smith de 2007, que planteaba, por culpa de los provacunas, el más apocalíptico de los futuros posibles para 2012. Es ver ese paisaje urbano desolado y tiemblo.

320173.jpg
¿Qué pasaba en aquellos cinco episodios que nos siguen negados para que jamás viesen la luz en nuestro idioma? he hecho, por supuesto exclusivamente con intereses didácticos, un rastreo digital del contenido de esta historieta y he encontrado tan sólo una escena que si bien no parecía demasiado escandalosa para lo que eran entonces Milligan y Vertigo, tal vez hoy en día sería un poco…bueno, baste decir que esperemos que a nadie se le ocurra nombrar a Milligan concejal de cultura de ningún ayuntamiento. Por si acaso.
The_Minx_06_p11.jpg
The Minx. Una obra maldita en nuestro país, pero esto mismo le da un punto de morbillo. De manera que aprovechando la mayoría de edad del sello en Norma que celebramos hoy invito a los editores actuales a que si se deciden en alguna celebración (cualquier fecha es buena, si no es ahora que sea el veinte aniversario, o el veinticinco del sello, total) a sacar el pertinente megatocho con mucho material representativo que todo el mundo en teoría tiene pero que igualmente se vende, podría aprovechar para incluir en el mismo las cientopocas páginas de este material. Milligan de Vertigo inédito. Poca broma.

JLA, con L de López

Lo de la adoración de los americanos hacia los guionistas británicos tiene fácil explicación. Hemos de tener en cuenta que se trata de una nación como el que dice recién nacida y que apenas ha tenido tiempo de desarrollar una mitología propia. Por eso no es extraño que fabulen historias basadas en personajes reales recientes dotándoles de cualidades extraordinarias, como sus mismos Presidentes. Tómese como ejemplo las películas de Independence Day, Abraham Lincoln Cazavampiros o la gran cantidad de portadas de la Wizard que coparon Barack Obama y familia. En ese rizar el rizo a la búsqueda desesperada de referentes a los que asirse, el que haya una civilización que también hable inglés y que les lleve siglos de ventaja desarrollando historias les tiene embelesados. Y para los escritores británicos, nada más fácil que adaptar para el público yanqui las historias que ya tienen sabidas por su propio folklore o mitologías vecinas. Y no, no vamos a hablar hoy de Sandman. Porque lo del arenero es sólo la punta del icéberg, que aquí quien más quien menos todo el mundo copia adapta referentes.

Lo que nos lleva a Peter Milligan y su Kid Amazo.

kidamazon.jpg

Así como con muchos escritores ya se conoce uno las referencias que pilla y los truquitos que tiene de forma que se tiene una idea previa bastante acertada de si gustará o no, con cada nueva obra de Milligan es como abrir un melón, hasta que no se prueba no se sabe si será pepino o ambrosía. Sus referencias son tan variadas y distintas que es capaz de lo mejor y de lo peor. Ahí cada cual ubique sus obras donde crea conveniente (pero no olvidemos que le dieron el honor de tomar la mítica cabecera de X-Force y la terminó cancelando).

Lo cierto es que es divertido buscar de dónde pueden estar fusilando los británicos las ideas que les venden como nuevas a los norteamericanos. Tenía un especial interés por Kid Amazo por su enrevesada historia editoral. Dentro escáner:

largaspera.jpg

Con tantos años preparándolo incluyendo un cambio de dibujante, la cosa tendría que verse bastante trabajada, pero más allá de los dibujos de Alfredo Carlos D’Anda, nada demasiado original. Un chico que descubre que su padre es un androide malvado, lo cual le convierte a él también en androide, y que posee los poderes de la Liga de la Justicia. Con Milligan, lo que debería ser una ensalada de castañas desde la página uno se convierte en un culebroncillo juvenil sobre si el chico debe seguir los pasos de su progenitor y abrazar el lado oscuro o si tiene libertad para elegir sus acciones. Como bien dice la wikipedia, hasta lo del hijo del androide malvado dejó de ser original en el tránsito de tres años del proyecto de novela gráfica a la miniserie de grapa en colección antológica en que terminó saliendo, ya que entretanto apareció en Marvel el segundo volumen de la serie de los Runaways y con ellos el hijo de Ultron.

Pero aún así encontré algo destacable, cómo se resolvió finalmente el conflicto de la JLA con el chico robot ya desatado: con psicología.

pelea00.jpg

Aquí un Batman semidesnudo porque Kid Amazo le ha quitado el uniforme (no preguntéis) expone la situación, y ahora viene la parte genial, atentos.

pelea01.jpg

Se cuestiona el papel de cada uno de los componentes dentro del grupo y se origina el conflicto.

jla02.jpg

Los miembros se pelean y el androide, imitando el comportamiento de los mismos termina como no puede ser de otra manera…

pelea03.jpg

…petando:

jla04.jpg

Fatal Error y ganan los buenos. Hasta aquí la historia, y ahora llega la hora de las valoraciones.

Para un crítico impresionable, la cosa tendería por la querencia de Milligan con los conflictos paternofiliales, la predestinación frente al libre albedrío, el amplio bagaje cultural del autor británico y todo eso.

En cambio nosotros vemos la verdad. Sabemos de dónde fusilaste esta, Peter.

El androide con los poderes del equipo, los problemas con la jefatura…

Vosotros también lo veis ¿verdad?

¡Si está clarísimo!

 

supergg.jpg

hechar.jpg

Un buen escritor es aquel que disfraza bien sus referencias, o que al menos tiene claro que su público no sabra reconocerlas.

(y sí, en la última imagen hay una falta de ortografía ¡el efecto Adlo! es poderoso!)

Lección asimilada

-¡Igor! ¡Ven aquí!
-¿Qué desea de mí, Amo?
-Quiero ver si has asimilado bien lo que te expliqué la semana pasada
-Sí, Amo. No he vuelto a dejar ningún chicle pegado debajo del asiento
-¡No, eso no! ¡Lo de cometer errores aposta para que los weblogs publiciten gratis tus tebeos por internet
-Sí, eso también lo comprendí, Amo
-Muy bien, vamos a comprobarlo. Vas a meter una errata en una de las tres series de la Patrulla-X que publicamos. ¿Cuál crees tú que es la serie que más necesita un empujón?
-Veamos… Patrulla-X y X-Men acaban de ser relanzadas con nueva numeración, así que la serie que menos vende debe de ser Astonishing X-Men, que ya lleva mucho desgaste
-¡No! ¿Es que no hay forma de que comprendas nada? ¡Joss Whedon es lo mejor que ha pasado a la Patrulla desde que a Bryan Singer se le antojó rodar una película con los personajes!
-Entonces, la serie a la que hay que ayudar es la Patrulla-X, porque Chris Claremont no conectará con las nuevas generaciones de lectores
-¿Qué nuevas generaciones? ¡Si nuestro lector tipo lleva una media de veinte años comprando la serie todos los meses! ¡Hay un montón de putos frikis que no pueden prescindir de Claremont! Sería como si les arrancaras las uñas de los pies
-Así que la serie que queda es…
-X-Men. La serie que guioniza Peter Milligan, un tipo raro de esos que hacen tebeos de Vertigo de los que no se compra ni Dios y que dibuja Salvador Larroca, que lleva tantos años en la franquicia que ya está quemado, pero no lleva los suficientes como para ser entrañable. Un desastre
-Entendido. Errata en los X-Men, de Milligan y Larroca. A ver qué tal así:


-Audaz, Igor. Me gusta que la errata esté en letras grandes y en negrita, aunque me preocupa que si llamamos tanto la atención puedan acabar descubriendo que lo hacemos adrede
-Lo siento, Amo
-¡Es una broma! Si la masa de lectores aún no ha descubierto que hay gente que gana dinero de verdad con los tebeos, podemos seguir manipulandolos con estas chorradas hasta que las ranas críen pelo
-¡Qué gracioso es usted, Amo! Debería ser guionista de tebeos
-No, ser Genio del Mal está mejor pagado