Alguien. Besos. Pedrito.

Esta semana he tenido ocasión de ver “Alien vs. Predator“. Y tengo que decir que me ha gustado. Así de claro, sin coñas ni segundas lecturas.

(OJO! SPOILERS ACECHANDO POR TODOS LADOS)

No es que el film sea perfecto, claro:

– el argumento tiene la misma complejidad que el manual de instrucciones de una servilleta;

– la caracterización de los personajes… bueno, tan sólo diré que tiene su máximo exponente en las frases “¡A mí nadie me da la espalda!” (que suena como que alguien está a punto de hacer algo estúpido y peligroso -¡referencia, referencia!-, y efectivamente lo hace), y “Una pistola es como una caja de condones: prefiero llevarla y no necesitarla, a necesitarla y no llevarla” (la cita no es literal), que aún no estoy seguro de si es propaganda de la Asociación Nacional del Rifle o forma parte de una campaña de control de la natalidad. Y hasta ahí llega la caracterización de personajes;

– la ecología de los Aliens, con ese ciclo reproductivo tan acelerado, sigue siendo un completo despropósito: con esta, ya llevamos cinco entregas de la saga “Alien” (tebeos aparte), y aún no se ha mostrado una sola especie a la que los Aliens depreden y cuyo ciclo reproductivo sea capaz de mantener el ritmo del de éstos;

– y los Depredadores son un pelín “nenazas” en comparación con los de las dos primeras entregas: baste decir que, de los tres que aparecen, dos mueren a la primera de cambio y el tercero es violado en cuanto se descuida un momento. Y eso que se supone que son más fuertes, más resistentes, tienen el nivel tecnólogico más avanzado, bla, bla, bla, y, a diferencia de todos los demás, ellos sí saben desde el primer momento para qué están allí. Unos nenazas, insisto.

Vale, esta es la carátula del videojuego. ¿Y qué? Pero lo cierto es que nada de todo lo anterior importa: si lo que quieres ver cuando vas al cine son argumentos complejos, un acercamiento científicamente riguroso a la biología de un ente orgánico, personajes bien caracterizados y tipos feos muy machotes, te vas a ver un rollo de Erice, Haneke o uno de esos en el que se muestre con todo lujo de detalles y en tiempo real cómo el proceso de podredumbre de un melocotón afecta a las relaciones de poder en el seno de un sindicato de estibadores del puerto. Pero cuando lo que vas a ver se titula “Aliens vs. Predator“, tienes que tener claro que vas a lo que vas.

Y en conjunto, hay que decir que la “pinícula” es MUY entretenida. Ofrece exactamente lo que uno se espera cuando entra a verla, es decir:

a) que es predecible. Y en su mayor parte lo es: sólo hay dos cosas que, relativamente, me sorprendieron: los Predators flojuchos, como ya he dicho, y que el arqueólogo acabe muriendo: sólo puedo suponer que los productores temieron que a un público esencialmente masculino y adolescente le costaría aceptar la “humillación” de que un tío pueda ser salvado por una chica (sí, lo sé: en “Aliens“, Ripley acababa salvando a todos los que llegaban a la Sulaco, Hicks incluido; pero ya sabemos cómo quedó “arreglado” eso al principio de “Alien al cubo“, ¿no? (sí, esa del Alien-perro. Después de eso, podemos esperar que cualquier día nos sorprendan con un Alien-koala, un Alien-marmota, un Alien-gerbo…))

b) pero también que no defrauda tus expectativas si tienes claro qué es lo que esperas encontrar: yo fui con esa mentalidad, y en efecto vi lo que esperaba ver.


Y entre lo que esperaba ver: esta guapísima mujer de la izquierda, poco conocida aún pero perfectamente capacitada para tomar el relevo de Halle Berry en cuanto ésta comience a dar muestras de que se está quedando fondona (lo cual, desgraciadamente, ya no puede tardar mucho).

(Por cierto, que ya van dos veces consecutivas que los Predators acaban aceptando a un negro como un igual; en contraste con el de la primera entrega, que, aun moribundo, no ceja en su empeño de matar como sea al muy ario Chuache: ¿tal vez alguien está intentando decirnos algo?)

En fin, que está lejos de ser un películón pero se deja ver. Recomendada para pasar un buen rato sin necesidad de pensar mucho.

Ahora, a esperar la segunda parte. Estaría bien “Alien vs. Predator vs. Ewoks“. O, mejor aún: “Alien vs. Predator vs. Freddy vs. Jason vs. Terminator vs. Goa’ulds vs. Species vs. Inteligencia Borg vs. La Invasión de los Ultracuerpos vs. Independence Day vs. Godzilla vs. Mars Attacks vs. Ewoks (sobre todo muchos, muchos, muchos Ewoks)“. Lo único malo que podría tener una secuela así, es que esos tipos enfermos y sin escrúpulos que infestan Hollywood son capaces de hacer que ganen otra vez esos pequeños bastardos.

(Sí, soy consciente de lo muy poco que he aprovechado este post para reseñar los elementos más ADLianos de una película que tanto se presta a un análisis de este tipo. Es deliberado: prefiero dejar ese placer para los comments.)

Del papel al celuloide

El traspaso del papel al celuloide siempre es complicado. Son dos medios diferentes y aunque comparten algunas reglas, el acertar en transformar aquello en lo que se diferencian es lo que marca que una adaptación sea buena o no.

El año que viene volverá a ser interesante para el binomio viñeta/fotograma. Destacarán en la gran pantalla Elektra, Batman Begins y Fantastic Four. Y seguramente llegará a España la 4ª temporada de Smallville que ahora mismo se está emitiendo en USA.

Lo normal sería que no supiéramos si alguna de estas producciones nos va a gustar antes de verla pero siempre hay excepciones.
Desde ahora quiero decir que ya tienen una entrada vendida para las películas y también pueden contar conmigo para el share de la serie de televisión.
¿Los motivos?

Efectivamente. Ha caido en mis manos una copia pirata de los guiones, robada de los sets de rodaje, y las historias tienen muy buena pinta.
O algo así.
Y ya sé que no he dicho nada de Sin City. Es que me quiero contener un poco.

Aviso: Si alguna lectora de este blog quiere reivindicar los motivos por los que a ella le interesan estas (u otras) producciones, queda invitada a escribir una réplica y mandármela por correo a sage@arrakis.es. Dicha réplica será publicada en este blog y, por supuesto, firmada con su nombre o nick.

Superman – Superalegre


Aunque hay que tomarlo con cautela por tener un semaforito amarillo, el Mariñas de los cómics americanos nos trae esta semana un rumor sobre quien puede ser el protagonista de la próxima película de Superman dirigida por Brian Singer. Sobre el director nos dice:

“As an openly gay activist, he’s wanting to give the world a new young gay role model, and is looking to employ someone who is either openly gay or closeted gay, who’ll come out during publicity for the movie.”

Que traducido gracias al google significa:

“Como activista abiertamente alegre, él está deseando dar al mundo un nuevo modelo alegre joven del papel, y está mirando para emplear a alguien que sea abiertamente alegre o closeted alegre, que vendrá hacia fuera durante la publicidad para la película.”

Si el rumor se confirma parece que lo que tendremos es una película en la que el actor protagonista será un tío muy cachondo para que la gente simpática se pueda identificar con él y que en el caso de no encontrarlo buscarán a alguien muy serio pero que durante la promoción de la película cuente unos chistes y se destape como la alegría de la huerta.

Clar y Legs han calado hondo.
Los fans de Joel Schumacher están de enhorabuena.
Festival del humor habemus.

DVD News

Una de anuncios de DVDs relacionados con el cómic.

Daredevil DC: Se anuncia en los USA una nueva edición en DVD de la película Daredevil que tiene como novedad 20 minutos de escenas añadidas. Como es lógico todos los fans del personaje que tienen el Daredevil de Miller en formato normal, los tomos de “Grandes autores” y el “Coleccionable Daredevil” no pueden dudar ni por un momento en comprarla y así tendrán la edición normal, la edición en dos discos y la Director’s cut.

Un aviso para que nadie piense que lo han timado. Lo que tiene son escenas añadidas, no escenas cortadas. Así que los que esperaban una edición en la que no saliera Ben Affleck tendrán que seguir esperando.

Spider-Man 2: Se podrá escoger entre 4 ediciones. La normal de 2 discos, la que llevará sonido DTS, un pack con la primera parte y aquí viene la buena de verdad un pack de coleccionista que entre otras cosas incluye una reproducción en miniatura del Amazing Spider-Man 50.
¿Miniatura? ¿De qué me sonará a mi esto? ¿Será que cierto editor de Forum ya ha encontrado trabajo ante el Apocalipsis que llegará en Enero?

The Punisher: Que si extras, que si tal, que si cual. Y por tiempo limitado un tebeo de Garth Ennis y Steve Dillon a modo de precuela. ¡¡Madre mía!!, madre mía!!. La que se va a liar por conseguir esta pieza de coleccionista que por supuesto no sacará Marvel en el previews nunca nunca nunca. O pronto.

Lo que no entiendo es por que no regalaban la precuela de Rondador escrita por Austen con el DVD de X-Men 2. Pero si al tío hasta le hacían una entrevista en uno de los extras. Esta gente ni tiene criterio ni gusto ni ná de ná.

Hellboy: Tres ediciones para esta película que todavía no se ha estrenado en España. Una normal de dos discos, la del Director’s cut y una con un busto de Hellboy. Con una película que no está estrenada aún aquí es difícil para el coleccionista compulsivo escoger que edición a comprar.
Si compras la normal no sabes como serán las escenas añadidas. Si compras la del montaje del director no sabes como era el montaje original. Si compras la de la estatuilla es que quizá las hay mejores.
¿Solución? Se compran las tres y además vas corriendo a algún foro de internet para decirlo y así ser la envidia del resto del rebaño. Además, si la compras ahora podrás chafarle la película al resto de tus amiguitos antes de que se estrene. ¡Ah! ¿Qué está en inglés? No importa. Seguro que es igual que los tebeos. Todo el mundo mira los monigotes y el guión… ¿Dónde está el guión?

Concluyendo. Liefeld & Company tenían razón. Lo de múltiples ediciones, trading cards de regalo, y portaditas holográficas era un gran invento. En jolibud lo saben y lo han copiado.
Y nosotros nos quejaremos de que nos quieren sacar los cuartos, que no tienen vergüenza, que como tenemos una pistola apuntándonos a la cabeza las tenemos que comprar todo por narices…

Open Water. ¿Dónde está Lobdell?

Ayer gasté 15 euros con mi parienta entre entradas y demás (palomitas, bebida, etc, esas cosas que con 18 años odias que lleve la gente para acabar convertido en lo que odiabas… afortunadamente) para ver esta casi obra maestra del cine (politono Pumares: off): Open Water.

Pocas veces me había sentado en una butaca… y al minuto de película darme cuenta de su GENIALIDAD. Tengo cintas de VHS en casa de hace 10 años que se ven mucho mejor que esto, su argumento podría entrar en la mitad de un ticket del metro, y los diálogos precisaban de un Lobdell o alguien de esa calaña que puediese llenar el vacío en esta adliana película.

Si algo tiene Open Water es que te provoca reacciones casi a cada instante (de querer marcharte, de gritar “¡¿Pero loqué es esto?!”, de aprovechar que estás a oscuras para hablar o hacer guarreridas, de pensar qué tal te ha ido el día, pero sobre todo de lamentar lo que te has gastado en ella), y es algo que se agradece.

Desde aquí os recomiendo encarecidamente su visionado. Y no, los que ya la tenéis en divx (picarones), no es que “esté mal”, es que “se ha filmado así”. Buscar una lógica a cada una de las cosas que acontecen es ilógico. Me quedo con las escenas del mosquito en la habitación del hotel, la del pesao que no tenía gafas de bucear, la llamada de telefono a la chica al comienzo, los primeros planos de palomas en el hotel, todas fundamentales en el desarrollo de la película, así como del negro que no sabe contar hasta 20, dato clave. Y con la frase de los que tenía en la fila de detrás: “Pero… nos darán entradas para otra película, ¿no?”.

Esto lo ponen en Antena 3 un domingo por la tarde, y a ver quién es el guapo que se queda sentado hora y media. En ADLO! todos, eso lo doy por supuesto.

NUFF SAID!

¡¡¡ Primicia en exclusiva !!!

Hoy se estrena en España Spider (guión) Man 2. Esta es una información en primicia para todos aquellos que:

-No lean los periódicos.
-No vean la tele.
-No escuchen la radio.
-No vayan al cine.
-No usen Internet.
-No hojeen las revistas.
-No sepan leer.
-No hablen con los amigos.
-No salgan a la calle.
-No entiendan el castellano.
Y en general para todos aquellos que no vivan en este santo país.

El resto de los mortales es imposible que no nos hayamos enterado con el bombardeo publicitario de los últimos días.